ESPARTACO, LA REBELIÓN DE LOS ESCLAVOS – Max Gallo

Espartaco, la rebelión de los esclavosUna novela que inicia una saga siempre resulta apetecible, sobre todo cuando la firma un autor de cierto renombre y se ambienta en una época o recrea un episodio histórico que nos atrae. De modo que el Espartaco de Max Gallo, anunciado como la primera novela de una saga de cinco ambientada en la época romana y titulada, en un derroche de imaginación, “Los Romanos”, prometía un estupendo divertimento y, tal vez, algún detalle histórico desconocido que podríamos aprender desde la novela. Los próximos volúmenes de la saga serán: Nerón. El reino del Anticristo; Tito. El martirio de los judíos; Marco Aurelio. El martirio de los cristianos y Constantino el Grande. El Imperio de Cristo.

Lo malo es que, desde el principio, la cosa se vaya desviando de lo que uno –modestamente- considera una buena novela, sea esta histórica o no. En el primer capítulo, Gallo imagina a Espartaco como un guerrero tracio de rancio linaje que, intuyendo su derrota final, captura poco antes de que ésta se produzca a un legado romano y le ofrece salvar la vida si jura divulgar su historia personal y proteger a sus amigos tras su muerte. El oficial jura y se convierte en narrador. Hasta aquí, todo bien. La novela es mía y hago narrador a quien me da la gana. Pero estamos en la página 31 y los argumentos literarios comienzan a escasear.

La novela se inicia, pues, justo antes de la derrota final, y de ahí se retrocede hasta el principio de la historia del gladiador. Resulta cargante la machacona insistencia en el carácter orgulloso e independiente de Espartaco, que empieza su relación con Roma, paradojas de la vida, ayudando a salvar a una centuria atacada por un grupo de dacios. La trama es tan simple que causa sonrojo y los diálogos llegan a ser aberrantes, de puro absurdos e inverosímiles. Tal vez haya quien piense que esto es una exageración, así que aquí tenéis un diálogo de besugos al completo, protagonizado por Espartaco y Nomio Cástrico, rancio quírite romano, para vuestro disfrute:
(Espartaco y sus hombres acaban de ayudar a una centuria romana a salvarse de un ataque de guerreros dacios, y el centurión se dirige al héroe)
Nomio: Has luchado como un romano – dijo el centurión.
– Los dioses os han enviado, a ti y a los tuyos, en el momento de mayor incertidumbre de la batalla. Has dado tajos en el cuerpo de esos bárbaros como quien poda un árbol. ¿Quién eres?

Espartaco: ¿Y tú?
Nomio: Soy el centurión primipilo al mando de la primera cohorte de la Séptima Legión de la República Romana.
– Esto es todo lo que queda de mi centuria. Los dacios son tan peligrosos como los lobos de las montañas de Tracia, las fieras de África y las serpientes de Macedonia.
– Me llamo Nomio Cástrico.
– Sigo sin saber nada de ti. Sólo que, y eso me satisface, has luchado por Roma contra los bárbaros. ¿Pero quién eres?

Espartaco: Pertenezco al pueblo meda, uno de los que habitan Tracia.
– Es nuestra tierra. Es libre, como los hombres que la poseen.

Nomio: Eres orgulloso.
Espartaco: El linaje de los Espartaco ha reinado sobre las tribus de Kerch, al borde del mar. […]

He eliminado algún pequeño párrafo de descripción entre frase y frase, y los clásicos “prosiguió, dijo”, etc. Es gran parte de la conversación extractada. Pero os podéis hacer una idea. Y podríamos continuar con otros aspectos de la novela. Lo de menos es la ambientación histórica, que también podéis imaginar: detallada a más no poder, claro, y respirando verosimilitud por todos los poros. El propio lenguaje literario de Gallo tampoco me ha gustado: el uso excesivo del presente de indicativo para ambientar una acción del siglo I aC (tipo “Espartaco se levanta. Coge una espada, la afila…”) se me antoja, personalmente, inadecuado. Los personajes principales, Espartaco, su esposa y sacerdotisa de Dionisos Apolonia (gran aficionada, por cierto, a relajar al meditabundo guerrero a base de repetitivas y cansinas – al menos para el lector – sesiones de sexo cada dos capítulos), Jaír el judío (un extraño judío del s. I aC éste, que come, vive y viaja en compañía de gentiles politeístas) y un griego llamado Posidionos (aficionado, cómo no, a los muchachos, para no romper el entrañable tópico), son artificiales y, en muchas ocasiones, hasta burdos. Los escasos secundarios no se libran de ser una simple pincelada, como el centurión citado más arriba.

En fin, estoy que no vivo esperando el resto de la saga. Es la primera novela que leo de Max Gallo, del que tenía una impresión de autor de gran solidez y buena prosa, tal vez por haber visto – que no leído – su voluminoso “Napoleón” en alguna que otra ocasión. No es bueno rechazar ni ensalzar a un autor por una sola obra, pero hay que reconocer que tampoco anima mucho a repetir autor una experiencia como ésta. Y encima el libro cuesta 20 eurazos…

[tags]Espartaco, rebelión esclavos, Max Gallo, novela histórica[/tags]

 

Compra el libro
 

     

37 comentarios en “ESPARTACO, LA REBELIÓN DE LOS ESCLAVOS – Max Gallo

  1. Urogallo dice:

    Parece que Espartaco nunca conseguirá una novela a la altura de su leyenda ( No, no me gustó el otro Espartaco).

  2. Turriano dice:

    Hombre Paco T, no es que sea un diálogo de premio novel, pero tampoco me parece absurdo. Puede que mi ignorancia haga que no repare en los detalles que lo hacen inverosímil…Lo mismo es que como tengo el libro no quiero reconocer que es tan malo …en fin , y lo he leido varias veces …

  3. Turriano dice:

    He leido varias veces el diálogo que pones , el libro aun no lo he leido

  4. Valeria dice:

    Gracias, Paco T, por tu valiosa opinión. No siempre es fácil argumentar por qué te decepciona un libro en el que has puesto tus expectativas. Pero tu en un par de frases, lo dices todo.
    No se por qué nunca me ha apetecido leer novelas sobre Espartaco. Tal vez por lo que dice Uro, porque su aura legendaria es difícil de domeñar, y temes que te va a saber a poco cualquier cosa que leas.

  5. Casio dice:

    ¿El de Fast, Uro?
    Pues sí que hay poca cosa sobre Espartaco, no sabía yo…

    En cualquier caso, Paco T, se agradece que la reseña no se ande por las ramas. Uno que descarto.
    Así da gusto, las cosas claras y el chocolate…

    Saludos.

  6. Urogallo dice:

    El de Fast, ese mismo.

  7. Paco T dice:

    Saludos a todos. El libro me supuso una gran decepción, aunque al igual que Uro, tampoco me había gustado el de Fast, ni el de Koestler. Me gustaron muchísimo más las pinceladas que da de este personaje Colleen McCullough en uno de sus libros sobre la caída de la República romana (creo que en “Favoritos de la Fortuna”), donde en algunos capítulos dedicados a la revuelta de los esclavos encabezada por Espartaco, le concede unos rasgos y una personalidad muchísimo más fascinantes que los que le habían dado los autores arriba mencionados.
    Turriano, no es que el diálogo en sí sea absurdo, pero a mí me parece, desde luego, un diálogo para besugos. Claro que, por supuesto, yo lo observo desde el conocimiento de haber leído la novela completa, como tú señalas. Fuera de contexto, como lo puse en la reseña, me pareció que aún resultaría más absurdo, pero no tiene por qué ser así. Los detalles que hacen inverosímil la novela son múltiples y repetidos, pero yo destacaría la deficiente ambientación histórica, o al menos, la nula capacidad evocadora de Gallo en este aspecto.
    Saludos a todos

  8. pepe dice:

    Paco, gracias por la estupenda reseña. Hace poco vi el libro en una librería y lo sometí a la prueba de la primera página (si, una vez leída ésta, aún quedan ganas de seguir leyendo, entonces se pasa a valorar otras cosas y se decide si se compra). Recuerdo perfectamente que ésta novela no la pasó. Sin embargo, tengo en casa otra novela de Max Gallo que se titula La cruz de Occidente (que obviamente sí debió pasar la prueba). ¿Alguien la ha leido?

    Saludos.

  9. lola2 dice:

    Gracias por la reseña,es una pena que sea tan malo uno menos para la lista.

  10. Paco T dice:

    Tendré que empezar a realizar la prueba de la primera página de Pepe con mayor detenimiento, porque otro fiasco como este y mi maltrecho presupuesto bibliográfico se irá directamente al garete… Debí pensarlo un poco más. Fue una decisión demasiado impulsiva, porque me estaban esperando. Pero bueno, no todo van a ser siempre aciertos como el del libro de Barbero.

  11. Julio dice:

    A mi sí me gustó su novela sobre el Emperador, pero aquella sobre Julio César (Cesar Imperator) es más mala que las de Cesar Vidal…

    En fin ya no se que esperar de Max Gallo, así como de Manfredi (por una buena saca cinco malísimas), saludos

    Julio

  12. Capitantrueno dice:

    Conincido con la mayoría sobre Max Gallo. Leí recientemente Cesar Imperator y lo terminé por verguenza torerera, y mira que sobre Cesar me leo lo que sea, pero ese libro en concreto me pareció infumable, horroroso. Desde luego tardaré mucho en volver a leer algo de este hombre, a no ser que en alguna reseña lo pongáis por las nubes, aunque me cuesta creerlo, visto lo visto.
    Gracias por la reseña, Paco T, pues algunas veces uno en su infinita bondad puede verse abocado a dar una segunda oportunidad a algún escritor, y más si tiene cierto renombre como este, pero en este caso me has ayudado a bajar el pulgar y condenarlo… al menos de momento.

    Un saludo

  13. Aretes dice:

    Mira que hacer una reseña es difícil pero si encima el libro, o lo que nos deja no ayuda.. y poder transmitirlo con mesura y claridad es todavía más complicado.
    Buena reseña Paco T, valiente y honesta. No he leído nada del autor pero ayuda a decidir en beneficio de ese presupuesto que mencionas.

  14. Ascanio dice:

    Evidentemente, gracias a Paco T, parece que este librito no estará en la carta a los Reyes Magos de este año. (Bueno, también daba igual, porque sólo me van a traer carbón…)
    Creo que tenemos algo de Gallo en casa, ¿no Arauxo? Pero siempre he pensado que era un autor un poco tostón, supongo que será por haber leído comentarios vuestros, así que, de momento (un momento muy largo) se va a quedar esperando.
    Yo sólo he leído el “Espartado” de Koestler, y me pareció una novela con un trasfondo político absolutamente cargante (sí, Germánico, ya sé que hay que tener en cuenta la época en que fue escrita, pero aún así me resultó un pestiño).
    Y ahora una pregunta que me hago: ¿Por qué esa manía de hacer series de 5 novelas? ¿Es un número mágico, como las 9 sinfonías, las 7 maravillas o los 3 cerditos?

  15. Ascanio dice:

    Por supuesto, quería decir “Espartaco”, no “Espartado” (ni “Espantado” tampoco).

  16. Arauxo dice:

    Pues muchas gracias, Paco T, por una reseña sincera que agradezco absolutamente. Eso es lo que distingue Hislibris de muchas otras revistas con reseñas: nosotros no nos casamos con nadie (ni con los autores, ni con las editoriales, y me atrevería a decir que ni siquiera con los lectores) y no debemos lealtad más que a nosotros mismos. Por eso, el lector de Hislibris puede o no compartir los juicios que emitamos, pero tiene la certeza de que nuestras opiniones son auténticas, sinceras y honestas.

    Cuando vi en las librerías este nuevo proyecto de saga -o de serie, hablando en puridad-, casi lo descarté de entrada. Una pentalogía sobre Roma recuerda demasiado a otros proyectos editoriales o narrativos de gran éxito y eso… es sospechoso. Es verdad que una mera sospecha puede ser infundada; por eso se agradece una opinión clarificadora como la tuya, Paco T. Respecto a la calidad literaria de Gallo… prefiero ahorrarme los comentarios para no seguir haciendo amigos.

    Y además… otra vez Espartaco. ¿Pero es que no hay más personajes sobre los que escribir, por Marte?

  17. Arauxo dice:

    Por cierto: el de Fast es mucho mejor que el de Koestler. Me batiré en duelo con quien afirme lo contrario. Y lo retaré a demostrarlo.

    Y sobre Fast… es verdad que sus novelas pueden o no gustar, pero si de literatura hablamos, comparar a Fast con Gallo es casi una herejía. E incluso con Koestler.

  18. Arauxo dice:

    Anécdota del día en respuesta a Ascanio:

    En efecto, hasta Shostakovich, el número 9 en una relación de sinfonías parecía a los ojos de cualquier músico un número fatídico y maldito. Muchos grandes compositores románticos y postrománticos habían escrito 9 sinfonías: Beethoven, Shubert, Dvorak, Bruckner, Mahler… Curiosa e invariablemente, en todos los casos, la novena era la obra maestra, la mejor sinfonía de su producción… y la última, porque los creadores se morían después de componerla. Por eso, los nuevos compositores no querían, de ninguna de las maneras, llegar al 9, ese número trágico y gafe que parecía poner fin a la vida de los músicos.

    Con Shostakovich -que llegó a componer 15 sinfonías-, el número 9 perdió su reputación, pero no sin practicar cierto conjuro contra la maldición. Contrariamente a lo que la tradición parecía imponer y a lo que el público esperaba -la “obra maestra” y final del compositor- Shostakovich compuso en 1945 su novena sinfonía, uns sinfonía… cómica, una auténtica bufonada divertida y sin pretensiones. Y se rió hasta de su propia sombra.

  19. Germánico dice:

    ¿Esa es la de Leningrado? La tengo en casa, pero sólo la he oído una vez; me pareció rarísima. Por cierto, hoy “estreno” una novelita, entre cuyos múltiples protagonistas está este músico soviético.

  20. Arauxo dice:

    No, hombre, Germánico, la Sinfonía Leningrado (que es la séptima) no tiene nada de cómica pero sí -y mucho- de trágica y épica. Es verdad que suena “rarita” a nuestros oídos, pero si la oyes una segunda o una tercera vez, puedes encontrar momentos muy dramáticos y muy descriptivos. Resulta muy útil escucharla con una guía de audición, porque facilita notablemente la comprensión de la música. Y cualquiera de ellas te dirá, por ejemplo, que en el primer movimiento se refleja el avance progresivo, inexorable, despacioso y aterrador de las tropas alemanas…

  21. Germánico dice:

    Volveré a escucharla, pues. Gracias, Arauxo.

    Oye… ¿no te ha picado la curiosidad con lo que he dicho de la novelita?

  22. cavilius dice:

    Ya sé que en este hilo no corresponde, pero con la venia, y ya que ha salido el tema:

    Digo yo que si la sinfonía esa (o la que sea) hay que escucharla 2 ó 3 veces para encontrarle algo de gracia, y que si encima no viene mal una guía de audición (que no sé lo que es pero me lo imagino), es decir: si la gracia de una música está en que tenga los “apoyos” convenientes, resultaría entonces que podríamos justificar hasta el sonido que saliera de una zambomba, ¿no? Lo de escucharla más de una vez me parece correcto (el Amarok de Mike Oldfield, por ejemplo, no entra a la primera pero a la novena es música celestial), porque no salimos del terreno acústico, por decirlo así. Pero lo otro, no sé, no sé…

    Perdón por la digresión.

  23. Blom dice:

    Pues acabo de comprar Napoleon de este mismo autor, habra que ver que pasa con esta novela.. por lo menos ha sido en edicion de bolsillo..

  24. Aquiles dice:

    En mi opinión, lo que sucede con esta novela es que no se la puede considerar histórica si hablamos con propiedad; percibo en ella una clara intencionalidad ideológica que se apoya en un trasfondo histórico concreto, pero nada más. De hecho, es significativo que Max Gallo dedique su novela a Arthur Koestler y su “Espartaco”; es una buena pista que sirve para intuir por dónde van a ir los tiros. Los personajes son bastante planos, empezando por el propio Espartaco que se comporta como un líder muy dado al fatalismo y que flaquea en exceso a la hora de ejercer el mando; como bien dice Paco T, su mujer es una auténtica ninfómana que lo arregla todo del mismo modo y Posidionos se comporta como un arquetipo de griego comerciante. Con todo, para mi gusto es Jair el que se lleva la palma: ese tío me pone muy nervioso, habla mucho y no hace nada salvo poner en cuestión todo lo que hacen los demás. Un tocapelotas y un inútil, vaya.
    En cualquier caso, reitero que en mi opinión lo que sucede es que el texto está totalmente supeditado a una intencionalidad ideológica que pretende cuestionar qué es la libertad, qué uso se puede hacer de ella e incluso si la gente puede tener miedo de ser libre. Resumiendo, lo que pasa es que se trata de una buena idea pobremente expresada.

  25. Messala dice:

    El formato del libro me parece que es para tirar a la editorial por un puente: letras grandes (no sé si llegará a 20 líneas por página) y mucho margen. Si ese libro lo pasan a un formato parecido a los de Roma de McCullough, no llega ni a las 50 páginas.

    Si ya eso me había cortado de comprarlo (parece un timo), la reseña de Paco_T ha despejado cualquier duda: no compro ni un libro de estos.

    Por cierto, interesante reseña.

    Un saludo.

  26. Arauxo dice:

    (Comienza el inciso)

    (Retomando el camino de la sinfonía -ruego me perdonen, pero debo contestar-, he de decir a Germánico que por supuesto que sí, que me tiene intrigado. No lo he preguntado porque me enfrasqué en el comentario de la Leningrado y se me fue el santo al cielo. Así que ya estás desembuchando…)

    (Querido Cavilius: sí y no. Es verdad que hay obras de arte que no precisan explicación; son las grandes obras maestras cuyas virtudes todos reconocemos al primer contacto. Otras, sin embargo… sí la requieren, al menos, para llegar a comprenderlas del todo. Por lo que dices, supongo que “tú eres de los que piensas” -qué requetebonita expresión- que no hay que tener ningún tipo de formación para disfrutar del arte ¿no? Yo, con toda humildad, discrepo. Creo que la formación y la cultura son determinantes para llegar a entender una obra de arte y coadyuvan, y de qué manera, a su goce y disfrute. Un chino -sin demasiados estudios- dentro de San Pedro de la Nave, podrá disfrutar, no lo dudo, de su contemplación, pero estoy seguro de que su satisfación sería infinitamente mayor si supiera algo del Reino de Toledo y del arte visigodo. Y esa misma función es la que cumple una guía de audición: facilita la comprensión del oyente, independientmente de lo “rarita” que suene una obra. Además y en el caso que nos ocupa, la Sinfonía Leningrado tiene una característica que refuerza el argumento: es una sinfonía “descriptiva”; intenta narrar o conmemorar un hecho histórico como fue el famoso asedio durante la Segunda Guerra Mundial, lo que exige, por parte del oyente, cierto conocimiento previo de la realidad para captar la obra en toda su plenitud.)

    (Fin del Inciso)

  27. Germánico dice:

    Pues… puedes perder todo tu interés en el librito, Arauxo (“Europa Central”). Al no haber hecho antes de comprarlo la “prueba de la primera página”, tuve que aplicarle, al precio de casi 30 euros, la “prueba de la primera tarde”. Y ahí se quedó. Parece que el hombre se tomó demasiado en serio a sí mismo, y quiso escribir una obra realmente importante… Lamentable.

  28. Arauxo dice:

    Jó, cómo eres…

  29. Casio dice:

    [Siguiendo con el inciso]

    (Y, ¿no sucede también al contrario?
    Me refiero a esas obras que te encandilan, te atrapan desde el principio y son las que inducen a informarse. Son muchas veces ellas las que casi nos obligan -y es una obligación gustosa- a documentarnos.
    Pero creo, al igual que comenta Arauxo, que una vez satisfechas nuestras ansias de información, el goce es aún mayor).

  30. Arauxo dice:

    (Sigue el inciso)

    (Qué sabio eres, Casio, siendo tan joven…)

  31. Germánico dice:

    (Se lo han chivado)

  32. richar dice:

    Pues la verdad es que por los comentarios de Paco T, lo que parece que os gusta el autor y lo sospechoso de la serie de 5 libros… como que casi me ahorro siquiera el pensar en el libro como posible.

    Por cierto Pepe, creo que Anthos se ha leído el libro que mencionas de La cruz de occidente.

    Saludos,
    Richar.

  33. Nelson dice:

    Pepe pregunta por La Cruz de Occidente..hace poco la he leido..fascinante. De hecho, despues de leerla, entre ahora a buscar en google que más había de novela histórica de este autor (Max Gallo) y la verdad que lamento que lo de Espartaco no sea bueno al parecer. Sì efectivamente, como dice Paco en Favoritos de la Fortuna, de McCulloug hay algo de este personaje Espartaco mas interesante, aunque el estilo de la novela tampoco sea apasionante, segun mi modesta apreciación.

    Primera vez que entro a un foro de este tipo, un gusto!.

    Saludos:
    Nelson

  34. Germánico dice:

    Pues nada: bienvenido.

  35. Bernardita dice:

    He leído dos libros de Max Gallo y ambos me han gustado. No podía dejar de leer César Imperator y me ha gustado mucho como así mismo Napoleón .
    En cuanto a Espartaco de Gallo no lo he leído, pero no me vengan a decir también que es malo el Espartaco de Howard Fast, porque es muy bueno. No estoy para nada de acuerdo con Uds. en lo único que sí lo estoy en la mirada de Mc collough a Espartaco.

  36. Eric dice:

    Lei dos libros de Gallo, las biografías de Cesar y Napoleón y pensé que esta novela sobre Espartaco sería interesante, pero ademas de mal escrita, a mi juicio, peca de aburrida, muy mal delinados los personajes y llena de cliches tontos y dialogos pobres. Además, tiene por lo menos un error histórico grave: según la propia novela, Espartaco vivio en los 70s antes de Cristo, pero su compañero de viaje, el judio Jair, habla sobre un supuesto Maestro de Justicia, al cual escuchóhablar en Judea, en una clara alusión a un Cristo q nacera en 70 años. Otra escena muy mala en la novela es donde están unos seguidores de la diosa Cibeles, mutilandose a si mismos. Es un capitulo tonto y queno aporta nada a la trama. Estoy en la página 77 y estoy pensando seriamente tirar el libro ala basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.