ENTREVISTA A YEYO BALBÁS Y PEDRO SANTAMARÍA – H. E. A.

Hoy entrevistamos a dos de los autores más populares de la novela histórica patria y estos no son otros que los cántabros Yeyo Balbás y Pedro Santamaría, nominados también a los Premios Hislibris por sus últimas novelas: El reino imposible y El ateniense. Y, por supuesto, ambos se han sometido al friki-test marca de la casa. Pasen y lean.

1.¿Cómo os presentaríais ante los lectores?

YEYO BALBÁS: La verdad es que soy autodidacta en tantas materias, he hecho tantas cosas, y aborrezco tanto las etiquetas, que no sabría muy bien por dónde empezar. A los lectores de novela histórica les diría que llevo trabajando desde la infancia en distintos ámbitos artísticos y narrativos; empecé haciendo cómics, luego escribí relatos cortos, dirigí algún cortometraje y, finalmente, me he centrado en mi faceta como escritor, tanto a nivel de divulgación histórica como de autor de novelas de este género.

PEDRO SANTAMARÍA: Supongo que diría algo así como: “Hola, soy Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir”. Soy cántabro de profesión, amante de la cerveza y la morcilla, de creencias pastafarianas, polífago y anarco-conservador. Una de mis citas favoritas es “El éxito es saber ir de fracaso en fracaso sin perder el ánimo”. Por otro lado Yeyo y yo, nos presentamos conjuntamente como Generación Vargas, por la calle de Santander en la que vivíamos cuando publicamos nuestras primeras novelas.

2. Los dos sois cántabros y eso está muy presente en vuestras novelas, ¿os conocíais antes de esto de la escritura?

YB: Pedro y yo publicamos nuestras primeras novelas con menos de un mes de diferencia. Vivíamos a unos doscientos metros el uno del otro, hacíamos las copias de nuestras “operas primas” en la misma fotocopistería, pero no nos conocimos de nada. El primer contacto fue a través de Facebook, después acudí a la presentación de su libro. En cuanto empezamos con las cervezas fue una amistad a primera vista. Mi teoría es que, si en las tertulias literarias se bebe tanto, es porque se trata del único modo en que los escritores podemos soportarnos unos a otros.

PS: No nos conocíamos y fue curioso comprobar que tanto en la Pax Romana de Yeyo como en mi Okela teníamos las mismas citas de Estrabón. Las novelas no solo salieron casi a la vez (estuvimos meses compartiendo escaparates) sino que, de algún modo, se complementaban. Conocer a Yeyo fue para mí toda una epifanía porque hasta entonces siempre había creído que yo era el único trastornado del pueblo.

3. ¿Se puede vivir en España de la escritura? Como sé que vais a decir que no, ¿por qué escribís entonces?

YB: Eso mismo me pregunta mi mujer. A veces yo también lo hago.

PS: Es evidente: para hacerme asquerosamente rico y así poder disfrutar en calma de mis continuas crisis creativas.

4.La novela histórica es un género muy popular en España y se publican decenas de ellas cada año, ¿qué creéis que aportan vuestros últimos trabajos al conjunto?

YB: El aporte de mis obras a la oferta editorial es algo que deben valorar otros. Creo que, dentro de un género casi monopolizado por los “grandes personajes de la historia”, la obra de Pedro posee la virtud de estar protagonizada por personas de a pie, cuya historia se entrelaza a la perfección con los grandes hechos históricos. Eso le otorga una enorme libertad para idear una narración innovadora, sin limitarse a dramatizar o novelar un conjunto de crónicas. Existen, por supuesto, excepciones a la regla, como El Ateniense. Pero este enfoque, unido a una estructura muy bien ideada para la progresión del relato, junto con un ritmo narrativo ágil, diálogos inteligentes y personajes bien definidos, son sus principales bazas. Además de, por supuesto, un gran conocimiento del periodo histórico. La verdad es que le odio.

PS: Creo que nadie, en el panorama de la novela histórica actual, sabe recrear un período histórico como lo hace Yeyo. Y cuando digo nadie quiero decir nadie, subrayado, en negrita y en cursiva. Yeyo aborda los períodos desde todas las perspectivas imaginables sin que el lector se dé cuenta: cultura material, política, armamento, tácticas, mentalidad, olores, sabores, prácticas médicas… y, lo hace enlazándolo todo con unas tramas que parecen diseñadas por un relojero suizo. Yo también odio a Yeyo, le tengo mucha envidia. Envidia de la mala.

5. Una democracia en crisis dominada por populistas y una ciudadanía inculta fácilmente manipulable y con una aristocracia que tampoco ayuda al defender sus privilegios por encima de todo. Un reino donde sus distintas regiones están más pendientes a enfrentarse entre sí y arrancar privilegios y territorios antes que del bien general. Las bofetadas al mundo actual saltan de vuestras páginas que casi parece que las diesen Bud Spencer, ¿las comparaciones son odiosas? ¿la Historia es la maestra de la vida? ¿el hombre que no conoce la Historia está condenada a repetirse? O sea, ¿tanto (o tan poco) hemos cambiado?

YB: Los hechos históricos no se repiten, pero los mecanismos que los conforman resultan inalterables a lo largo del tiempo. Las políticas populistas, y el arte o el espectáculo como herramientas al servicio del poder, son las temáticas de Pan y circo, mi segunda novela. La Roma antigua es una sociedad que presenta muchos paralelismos respecto a la nuestra. En El Reino imposible, quise emplear el carácter venal que las fuentes otorgan al rey Witiza para presentar un populismo mucho más próximo al del cacique rural, ese político campechano cercano al pueblo, cuyos defectos se convierten en virtudes a sus ojos y recurre a un panem et circenses muy primario. No obstante, al abordar estas reflexiones sobre la realidad política actual, es fácil caer en los presentismos, y se debe hacer con cuidado, sobre todo si abordas un tema tan espinoso como la conquista islámica.

En cualquier caso, creo que el auge actual de los populismos, tanto de derechas como de izquierdas, obedece a la creciente convicción de que los intereses de la clase dirigente —entendida en un sentido amplio— son cada vez más distintos respecto a los de la ciudadanía. Existen buenos motivos para ello: una corrupción política endémica, un desplome del poder adquisitivo de la clase trabajadora occidental a causa de la globalización económica, un elitismo insoportable de esa clase dirigente… Recurrir al tópico del pueblo inculto y manipulable es una consecuencia de esto último —el pueblo siempre está “manipulado” cuando no hace lo que el establishment quiere—. Ese tópico puede servir para articular un discurso político, pero no para comprender los fenómenos sociales. Esto es sólo una opinión personal. Yo aquí he venido a hablar de mi libro.

PS: Puede que las comparaciones sean odiosas, pero vivir es comparar: ¿pizza o kebab? ¿ahora o luego? ¿efectivo o tarjeta? La Historia es una gran maestra, todo es historia, todo tiene una historia. El hombre, conozca o no la historia, está condenado a repetirla.

En Godos traté el asunto de la inmigración, en Al Servicio del Imperio traté sobre las religiones y en El Ateniense me metí un poco con la democracia. En todos los casos me he basado en textos y concepciones de la época en cuestión sobre los temas a tratar. Eso no quiere decir que la situación en la que vivo no transpire (como no podría ser de otro modo), ni que algunos personajes, e incluso algunos discursos, no estén inspirados en personalidades de la política actual. Quien quiera buscar paralelismos los va a encontrar, la cuestión, quizá, es no caer en el presentismo.

6. ¿En qué andáis trabajando actualmente?, ¿hay nuevas novelas en el horno?

PS: Podría decírtelo, pero me temo que tendría que matarte.

YB: Me alegra que me hagas esa pregunta. Ahora mismo, estoy trabajando en dos obras de forma simultánea: la continuación de El Reino imposible, que gira en torno a la batalla de Covadonga, y un ensayo sobre la conquista islámica.

7. Pedro, ¿qué le preguntarías a Yeyo que se nos haya pasado por alto? ¿Y viceversa?

YB: Tengo grandes dudas sobre la intolerancia de Pedro a la morcilla… por desgracia, más allá de eso, lo sabemos casi todo el uno del otro. No se me ocurre nada qué preguntar.

PS: Pues yo le preguntaría si se puede hacer un conjunto con los elementos que no corresponden a ningún conjunto.

FRIKI-TEST A YEYO BALBÁS:

1.Tus tres libros favoritos

El Camino de Miguel Delibes. Meridiano de sangre de Cormac mcCarthy. Y, ya que estamos en un friki-test, la trilogía de El Señor de los Anillos de Tolkien.

2. Un libro que no hayas podido terminar

Cualquiera de José Luís Corral.

3. ¿Cuántos libros tienes?

En casa suelen decir que “demasiados”, lo cual es siempre un concepto relativo. Todavía no tenemos estanterías en el cuarto de baño.

4. Un libro que te ha gustado pero te da vergüenza reconocerlo

Cuando empecé a escribir escenas de sexo consulté muchos libros de esos que nadie lee pero todos conocemos.

5. El último libro que has leído

El Cid de David Porrinas.

6. El que estás leyendo ahora

El Saqueo de Roma, de Pedro Satamaría.

7. El último que has comprado

Heraclius, Emperor of Byzantium de Walter Kaegi.

8. Tapa dura, bolsillo o digital

Esas tres categorías determinan el rango de interés que me despierta la idea de conservar el libro. Utilizo el kindle para la literatura mas fungible y de consumo.

9. El libro escrito por ti del que te sientas más orgulloso

El Reino imposible.

10. ¿Dónde lees?

Donde puedo, básicamente. Lo hago a todas horas. Desde el autobús hasta el trono de las inmundicias.

11. ¿Cómo ordenas los libros?

“Orden” es un concepto que rara vez aparece en mi universo mental. Trato de ordenar mis libros por temática, lo cual no suele ser fácil porque siempre ando escaso de estanterías.

12. Tu libro más valioso

Tengo un gran apego emocional por una primera edición de Los Cántabros de Joaquín González Echegaray que tengo en casa.

13. ¿Qué usas para marcar la página?

Cualquier pedazo de papel que tenga a mano. En mi casa hay papeles por todas partes.

14. ¿Escribes anotaciones en los libros?

Aaggggggrr….

15. ¿Has recibido mensajes raros de tus fans? ¿Alguna anécdota?

Yo no tengo fans, sino lectores. El mensaje más entrañable fue un email desconocido que recibí tras mi primera novela y me conminaba a dejar de escribir de por vida. No sé cómo obtuvo mi dirección de correo electrónico.

16. Y, por supuesto, la tortilla de patata, ¿con o sin cebolla?

Por favor… Eso ni se pregunta. Con cebolla.

FRIKI-TEST A PEDRO SANTAMARÍA:

1.Tus tres libros favoritos

La Ilíada de Homero, Apología de Sócrates de Platón, La Consolación de la Filosofía de Boecio.

2. Un libro que no hayas podido terminar

El Ulises de Joyce.

3. ¿Cuántos libros tienes?

No tengo ni idea…

4. Un libro que te ha gustado pero te da vergüenza reconocerlo

La Biblia.

5. El último libro que has leído

Journey’s End de R.C. Sherriff.

6. El que estás leyendo ahora

Constantinopla de Baptiste Touverey

7. El último que has comprado

The Madness of Crowds de Douglas Murray

8. Tapa dura, bolsillo o digital

Rústica con solapas.

9. El libro escrito por ti del que te sientas más orgulloso

Al Servicio del Imperio.

10. ¿Dónde lees?

¿Dónde no?

11. ¿Cómo ordenas los libros?

He dejado de hacerlo, el orden me aterra. Siempre que ordeno las cosas me cuesta encontrarlas.

12. Tu libro más valioso

Una edición de Máximas Mínimas de Enrique Jardiel Poncela de los años 40 que fue de mi abuela materna.

13. ¿Qué usas para marcar la página?

Un trozo de cartón arrancado del interior de las cajetillas de tabaco.

14. ¿Escribes anotaciones en los libros?

Algunos los guarreo mucho, sí.

15. ¿Has recibido mensajes raros de tus fans? ¿Alguna anécdota?

No sé si raro… un lector me escribió una vez dándome las gracias por escribir Okela. Era el primer libro que leía y jamás había salido de su comunidad autónoma. El libro, para mi sorpresa, le había marcado hasta tal punto que decidió dejarlo todo atrás, tatuarse el escudo del protagonista con un “Molón Labé” en la base (me envió una foto) y se embarcó en un viaje del que aún no ha vuelto, ni del que parece querer volver.

16. Y, por supuesto, la tortilla de patata, ¿con o sin cebolla?

Mientras esté poco cuajada me da igual. Importante también añadir un pegote de mayonesa al lado.

     

14 comentarios en “ENTREVISTA A YEYO BALBÁS Y PEDRO SANTAMARÍA – H. E. A.

  1. Ancient_soldiers_instagram dice:

    Me encanta 😂 brutal entrevista a dos grandes de novela histórica española. Ojalá más 👏👏

  2. Luis Pinto dice:

    por esta gran entrevista y despues de par años pude identificar quièn es el ¨envidioso¨ del exito de Santiago Posteguillo, lo identifiquè por aquel ¨Aaarggg!¨ con que se burlaba de Posteguillo …. pobre señor que siga sufriendo….la envidia es mejor despertarla que sentirla…….hasta pronto señor Envidia Balbas…..
    PD: y como vè el èxito de la serie de Julia…..?

    1. Yeyo dice:

      Me alegro de que esos dos años de concienzuda investigación hayan dado frutos, pero no tengo la más remota idea de qué está hablando.

      1. Luis Pinto dice:

        realmente no hubo investigaciòn alguna….sòlo que coincide su aaagg en la entrevista que me recordò el tema de burla. Seguro que la burla sale de alguien que le carcome las entrañas por el exito de SP Lamento haberlo involucrado, parece que ya varios usamos el aaaggg.

        Ahora, a Vorimir una inquietud: serà que alguna vez ud sea capaz de hacer reseñas menos tediosas y que son mas extensas que el libro reseñado? Tema cerrado. Disculpas al señor Balbàs.

      2. Vorimir dice:

        Pero si mis reseñas suelen ser medianamente cortas (aunque lo de tediosas no lo voy a discutir). Creo que me has vuelto a confundir.

      3. Farsalia dice:

        No vale la pena, Vorimir, los dioses le han dado oídos (u ojos) a quien no quiere escuchar (o leer).

    2. Vorimir dice:

      Luis Pinto, menuda mezcla de churras con merinas está usted haciendo. De los Aaaarg de Posteguillo el primero que se ríe soy yo en mis reseñas para esta web desde su abuso sin sentido en Los asesinos del emperador y siguientes. Y yo no soy Yeyo Balbás. Ahora parece que SP tiene derechos de autor sobre las onomatopeyas Aaaagr y similares.

  3. Balbo dice:

    Con tanto Aaaarg esto parece la convención de marineros de los Simpson XD

  4. Pepe dice:

    Me suscribo al lector que le conmina a que deje de escribir. No comprendo la razón por la que tantos malos escritores se empeñan en insistir con novelas históricas repletas de salgarismos y de personajes que se comportan fuera de su época. Reflejo de escritores, que, incapaces de ser ellos los que se sumerjan en ese siglo, traen a los personajes al nuestro.
    Dos puntualizaciones. Mucho postureo en algunas respuestas de Santamaría y que Yeyo Balbás lea el ideoligizado e infumable Cid De Porrinas, a años luz del Cid de Gonzalo Martínez Díaz, me hace entender muchas cosas que pude captar en las escasas páginas de su libro que leí, el cual, afortunadamente no me costó dinero.

    1. Pedro dice:

      ¡Ay, Pepe! ¿Qué sería de los buenos lectores como tú si no hubiese malos autores como nosotros?

    2. Yeyo dice:

      El libro de David Porrinas es un excelente estudio sobre Rodrigo Díaz en el que no entra en ningún momento en valoraciones de tipo ideológico y los únicos aspectos negativos que menciona sobre su figura son los recursos que emplea para mantener sometida a la población valenciana. Una visión más dura que la de Gonzalo Martínez, o la de Menéndez Pidal, pero desde luego mucho más positiva que la de Lévi-Provençal.

      En el capítulo final Porrinas habla de la figura del Cid en época contemporánea, pero denuncia tanto la “apropiación” de la misma por parte del Franquismo como su “olvido” posterior a causa de la corrección política. Una valoración en mi opinión muy ecuánime. Otra cosa es el modo en que el libro de Porrinas ha sido politizado en la prensa en función de la línea editorial de cada medio, lo cual puede transmitir una visión sesgada de dicha obra en función de la reseña. En cualquier caso no creo que sea muy sensato sentar cátedra sobre un libro que no se ha leído y menos aún acusar a alguien de no se sabe muy bien qué por el mero hecho de que sí lo haya hecho. Sobre todo porque el hecho de leer un libro no significa que se comparta los puntos de vista del autor… Hace años leí Mein Kampf y todavía no he enviado a nadie a la cámara de gas.

      1. Iñigo dice:

        Confirmo la apreciación de Farsalia y Balbás sobre el libro de David Porrinas.

    3. Farsalia dice:

      Pues es un estupendo libro el de David Porrinas, Pepe, y recomiendo mucho su lectura; de hecho, entrevisté al autor en la radio hace unos meses (con errata por mi parte en un momento determinado, por cierto).

  5. Jose dice:

    Creo que huele a troll por aqui. A mi personalmente me ha encantado la entrevista y he disfrutado enormemente con las novelas de estos autores. Solo me quedan por leer una de cada uno de ellos: Godos y la última de Yeyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.