ENTREVISTA A DAVID YAGÜE – H. E. A.

Y aquí está al completo la entrevista a David Yagüe, flamante ganador del premio honorífico en los recientes X Premios de Literatura Histórica. Yagüe, lector, escritor (es  autor de dos novelas: Bravo Tango Siete, el contratista y Los últimos días del imperio celeste, ambas en Roca Editorial) y periodista cultural en 20 Minutos, medio en el que desarrolla el blog XX Siglos.

Balbo:
-¡Hola! Lo primero decirle que enhorabuena por el premio y decirle que suelo seguir su blog con gran interés. Y por eso ¿cómo combina su labor de bloguista con la de escritor de novelas históricas? ¿Es difícil deslinlardas o una a la otra le enriquecen?

Muchas gracias Balbo. Pues, lamentablemente, el arranque del blog en 2015 y la llegada de mi primer hijo poco después ha hecho que mi labor como novelista haya decaído bastante. Durante estos años me he concentrado más en la labor como periodista, bloguero y padre. He seguido planteando proyectos, escrito algunos relatos, pero mi faceta como escritor ha salido claramente perjudicada. Habrá que esperar, pero volveré no tengo ninguna duda. De todas maneras, como indicas en la segunda pregunta creo que ambas facetas enriquecen: por un lado, creo que el haber escrito una novela histórica me da claves para leer las de los demás y hablar de ellas a los lectores; y por otra, no tengo dudas que haber conocido a escritores, editores, lectores y leer tantas novelas y ensayos como me ha permitido este blog me está haciendo mejor escritor.

Iñigo:

 -¿Cómo organizas tu tiempo a repartir entre tu faceta de novelista, tu dedicación al blog y tu vida personal o laboral?

Hola Íñigo, gracias por tus preguntas, ¡me gusta mucho tu blog!

Como respondía en una pregunta anterior, mi faceta como novelista ha decaído en los últimos años, pero no va a desaparecer jamás. Ahora mismo reparto mis tiempo entre mi vida familiar, mi labor como periodista (soy portadista de 20minutos, además de tener el blog) y algunas otras cosas, como ser jurado en el premio Ciudad de Úbeda. No es fácil, porque además el blog implica leer mucho y ser metódico en la publicación, pero lo logro, a veces no sé cómo, pero con dedicación, flexibilidad y algo de organización, se puede. Y el poco tiempo que sobra, si lo hay, lo dedico a pensar en novelas, documentarme o escribir alguna cosita.

-Y por otro lado, ¿cual es tu relación con las editoriales de las que analizas sus publicaciones relacionadas con la historia? Es decir, ¿cómo funciona esa carretera de ida y vuelta entre esas editoriales y tu blog, a la hora de publicitar y reseñar sus novedades, ya sean ensayos o novelas? ¿Cuánto hay, en estos casos, de marketing negociado con la editorial y cuánto de tu verdadero interés personal por hablar de una u otra determinada publicación?

Mi relación con las editoriales es muy buena y no he sentido presión por su parte, a excepción de, muy ocasionalmente, preguntar cuándo voy a publicar tal o cuál cosa sobre un libro. No, como indicas, todos en este mundillo entendemos que nuestra relación es beneficiosa para ambos, ellos ofrecen contenidos interesantes y nosotros, al escribir sobre ellos, promoción. Trabajé dos años en prensa en editoriales y sé que su trabajo es duro, y también sé que presionar a los periodistas es más contraproducente que otra cosa, al menos en este ámbito. En XX Siglos no hay ningún contenido negociado con las editoriales, más allá de gestionar entrevistas o que me informen de sus próximos lanzamientos, hago mi propia selección y por eso intento también dar espacio a editoriales más pequeñas o menos conocidas. ¿Es únicamente el interés personal lo que dicta mi criterio? No, claro. Piensa que XX Siglos no es un blog personal, hecho por afición: es un espacio dentro de la edición digital de un periódico como 20minutos, generalista nacional de los más leídos que intenta ser un espacio de encuentro y de referencia para el género de las narrativas históricas. Así que mi criterio tiene que ir más allá del interés personal, aunque mi mirada impregne todo mi trabajo. Te pongo un ejemplo, imagínate que no me interesara en absoluto Simon Scarrow porque no me interesa la época romana (algo que sabéis que no es así), ¿si me ofrecieran una entrevista con él, la rechazaría porque no me interesa? No, porque intento que XX Siglos sea un espacio donde casi todos los lectores y lectoras de género histórico encuentren cosas que les interesen. Es difícil y siempre me pierdo cosas y hay obras y autores que tengo que dejarlos pasar, pero intento hacerlo así: no solo trabajar con lo que me interesa personalmente, si no representar un panorama lo más amplio posible del género histórico. Y a nivel personal, a veces es muy gratificante porque te dejas sorprender y descubres cosas que si solo siguiera mi gusto e interés personal no habría visto.

Dicho todo esto, y sobre la relación con el márketing editorial que preguntabas, añado que hay un mal que afecta a casi todo el periodismo cultural, yo incluido: somos muy esclavos de las novedades. Y es difícil romper esas dinámicas e intentar establecer una agenda más propia, más cuando muchas veces los propios lectores lo favorecen y demandan.

Farsalia:

Vamos a lo básico: ¿cómo se convierte David Yagüe lector en David Yagüe periodista y escritor?

Buenas Farsalia, muchas gracias por tus preguntas. Lector he sido siempre, en mi casa siempre hubo muchos libros y se leía mucho, así que solo tuve que dejarme llevar. Tengo que agradecer a mi madre que en una época que solo leía cómics, me pusiera delante El Hobbit, de J.R.R. Tolkien. Me gustó tanto que pasé inmediatamente a El Señor de los Anillos y de ahí me convertí en un lector voraz de gustos muy variados. Y ahí sigo. También en esa época desarrollé el gusto y disfrute por escribir mis propias historias (varios cuadernos llenos de ellas -algunas ya históricas- en casa de mis padres dan cuenta de ello) y eso me fue llevando hacia la carrera de periodismo. Otro hecho que considero fundamental en este amor entre literatura, mundo del libro y periodismo, fue el trabajar dos años y pico en editoriales y conocer profesionalmente el sector editorial. Fue apasionante y desde entonces no he podido desengancharme de un modo u otro de este mundo. Sumas todo esto que te he contado y aquí me tienes.

¿Cómo ves el estado de salud de la novela histórica en la actualidad? ¿Ha muerto de éxito o es como los ojos del Guadiana?

Creo que estamos en un momento muy bueno y de una saludable madurez que tiene pinta de que va a durar. No está muerto de éxito, pero tampoco en un momento de boom como pudo estarlo hace bastantes años ya. Creo que se mezclan autores de larga trayectoria con recién llegados, fenómenos de masas ocasionales (Posteguillo, Almudena Grandes, María Dueñas) con autores desconocidos, autores más literarios con otros más comerciales… Pero en general tenemos una amplísima lista de buenos narradores y narradoras y una mirada muy amplia, que hace que los novelistas ya no traten solo temas autóctonos españoles y se metan en temáticas que hasta hace años solo parecían terreno de autores anglosajones (por ejemplo, Asia) y que se atrevan a mezclar géneros como la novela negra y el terror con el histórico. A eso sumo que creo que hay un interés creciente por la historia, no muy profundo, pero sí popular que se puede sentir en la propia actividad política, en la industria audiovisual y en los medios, que muchos están dedicando espacio a temas históricos. Es un buen momento, pero hay áreas de mejora: por ejemplo, una mayor experimentación literaria y dedicar más atención hacia el lector juvenil e infantil, que ahora es más bien escasa. Vaya, creo que voy a tener que escribir una entrada en XX Siglos y desarrollar más esto.

¿Cuáles son tus referentes en el género de la novela histórica?

Soy lector de este género principalmente por Rosemary Sutcliff, Robert Graves, Patrick O´Brian y Lindsey Davis, tengo pocas dudas: los descubrí pronto y me marcaron. Como referentes añadiría por ejemplo a Gore Vidal (Juliano, el apóstata, qué maravilla), Arturo Pérez-Reverte (creo que Alatriste, guste o no, fue un paso adelante decisivo en la novela histórica española), Bernard Cornwell (sobre todo el de la trilogía de Arturo, la serie de los Arqueros del Rey y la de Uhtred, cuando se pone más contemporáneo, como con Sharpe y demás me resulta mucho menos interesante), y más recientes, Hilary Mantel (sus novelas sobre Thomas Cromwell me parecen de lo mejor de la actualidad) y Philipp Meyer (su novela El hijo es fascinante). Y paro aquí, pero mi lista podría ser bastante más amplia.

¿Trabajas actualmente en alguna novela? ¿Se puede adelantar algo, en caso afirmativo?

Como comentaba antes, mi faceta de novelista lleva unos años algo resentida. Pero sí que te digo que en esos ratos de reflexión, poca escritura y documentación llevo años trabajando en un proyecto de novela histórica ambientada en la Antigüedad Tardía, que es una época que me encanta y que creo que tiene muchas posibilidades en ficción. Ojalá algún día no muy lejano os pueda contar algo más.

Cavilius:

Qué tipo de novela histórica prefieres: épica, con batallitas, intimista, de acción, de personajes, trágica, cómica, dialogada, descriptiva, narrativa, griega, romana, medieval, ochentera (los ochenta ya son Historia, ¿no?), testosterónica, femenina, profunda, de sangre y trueno, de vino y rosas, que haga pensar, que haga lo contrario…

Hola Cavilius, gracias por tus preguntas e interés. A nivel puramente personal me gustan las novelas históricas de aventuras, épica con batallitas y que traten de ir más allá o hacer reflexionar sobre personajes relacionados con el poder (como esto parece un poco ambiguo, te pongo un ejemplo: En la corte del Lobo de Hilary Mantel). También me gustan las novelas históricas que mezclan con otros géneros como el policíaco o el terror, aunque creo que es una fórmula difícil y bastantes me acaban no gustando. Lo que menos me gusta es la historia novelada: leo también ensayo y me gusta que la ficción trate de ir más allá de dar color y poner diálogos a la Historia.

Teniendo ya un poco definido lo que te gusta, ¿en tu blog comentas esas novelas nada más, o también las que no te han hecho gracia? ¿Dejas alguna mal? Porque en Hislibris hemos dado más palos que un aceitunero a un olivo…

Sí, comentaba a otro compañero más arriba que en el blog tengo una mirada lo más amplia posible e intento que esté casi todo lo que buscan la mayoría de los lectores del género. Y eso implica hablar de novelas que no me han gustado, claro. Suelo señalar lo que no me gusta o no me funciona de las novelas sin ningún problema, aunque no hago críticas solo destructivas, siempre destaco algo positivo que haya encontrado. Intento tener una mirada periodística porque sé que hay elementos que a mi no me puede gustar que pueden interesar a otros. Te diré, eso sí, que he tenido una cierta autocensura con novelas de autores muy poco conocidos, noveles, que publican en editoriales pequeñas o autopublican… Con ellas siempre he preferido no hablar a no decir nada bueno. Pero cuando descubres a un buen autor desconocido, es una sensación maravillosa. Sí, os leo desde hace muchos años, no te creas, y os he visto muchas de vuestras críticas… y, qué demonios, hacéis bien, Hislibris tiene que ser así.

Blas Malo:

Hola, David. Enhorabuena por el premio. Te hago preguntas:
– Existen libros de ciencia y de ciencia-ficción. Existen novelas históricas, ¿existen novela de historia-ficción? La última que he leído para mí lo era, porque ni me entretuvo ni me la creí. ¿Qué opinas?

Hola Blas, siempre es un placer charlar contigo y leerte. Gracias por tu interés.

Entiendo lo que quieres decir, pero yo no usaría ese término de “historia-ficción” como algo negativo: para mi la ciencia-ficción no lo es y creo que en esos dos términos está lo que que debe ser la buena literatura histórica. Creo que la novela histórica es un género muy difícil porque además de cumplir con las exigencias narrativas y dramáticas de toda novela debe cumplir unos requisitos de rigor y verosimilitud para ganarse el apellido de histórica. Eso le da más oportunidades de resultar fallida. Y por eso, como en todos los géneros donde se escribe y se publica mucho hay bastantes novelas fallidas, además de otras que son directamente malas. Encontrar el equilibrio perfecto es difícil. Ahora, soy de los que prefieren una novela bien construida, escrita y emocionante que pinche en lo histórico, a una novela de ambientación histórica infalible y que falle en lo demás.

-¿Eres capaz de ver el futuro y apuntar tres novelas históricas que serán Clásicos reconocidos dentro de 100 años?

¡Qué pregunta más difícil y, a la vez, qué interesante! No, realmente no me siento muy capaz, porque para estas cosas me falta criterio académico, que para decidir clásicos siempre es algo fundamental. Aún así me lanzo: creo que a nivel internacional, El hijo, de Philipp Meyer, y la trilogía sobre Thomas Cromwell de Hilary Mantel, podrían acabar siéndolos: son indudablemente grandes obras literarias, de calado y de mirada histórica sobresaliente; han atesorado grandes críticas y reconocimientos y cierto reconocimiento popular (han tenido, con desigual fortuna, adaptaciones televisivas), lo que las convertiría en buenas candidatas a ser recordadas dentro de un siglo. En el panorama nacional me cuesta mucho más,… pero creo que diría El capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte, sobre todo las primeras novelas hasta quizá El caballero del jubón amarillo, quizá porque como comentaba antes supuso un indudable paso adelante en la novela histórica española y porque mezcló recursos históricos y literarios, culturales y populares con sabiduría y equilibrio.

-Y por curiosidad. Se sabe que existen grandes hornos para incinerar libros. ¿Has visitado alguno? ¿Los conoces? (Me encantaría ver uno, debería ser visita obligada para todos los que escribimos)

Cuando trabajé en editoriales ya sabía lo de la eliminación de stocks (algo que también he sufrido como escritor) y era algo que, quizá de forma algo romántica, me daba pena. Pero lo de esos hornos no lo conocía. Si te enteras de uno y te dejan visitarlo, ¿me avisas y vamos juntos?. Y lo de que debe ser obligatorio, ¿es como cura de humildad? Seguramente tengas razón, pero me partiría el alma ver arder decenas de ejemplares de una novela mía.

Vorimir:

-¿Cómo nació la idea de dedicarte al periodismo cultural y el blog XX Siglos?¿Se puede vivir de ello?

Soy un apasionado de la literatura de género y llevaba mucho tiempo pensando que en la prensa nacional había muchos espacios dedicados a la novela negra y casi nada a la histórica. Estaba seguro de que había demanda por parte del público. Así que preparé un proyecto para la dirección de 20minutos. Y debo agradecer a la actual directiva y a la anterior el apoyo y la confianza total que han mostrado en XX Siglos. En visitas ha funcionado estupendamente y soy consciente que sin estar encuadrado en un periódico como 20minutos la repercusión que ha tenido habría sido imposible.

Es interesante que me hagas esa pregunta: siempre había soñado en dedicarme a cultura, pero quitando los años que trabajé en editoriales, mi labor periodística siempre había estado relacionado con la actualidad. Llevo 13 años trabajando en 20minutos y siempre he estado encuadrado en esa sección, incluso ahora donde mi trabajo en XX Siglos es un extra de mi sueldo y mi labor principal es la de portadista de la web. Pero sí, claro que se puede, el periodismo cultural es difícil, hay poco espacio, pocas vacantes y nunca parece estar de moda. Es complicado, pero hay excelentes compañeros en España que demuestran que es posible. Y es interesante y gratificante, eso te lo garantizo

-¿Cómo ves el futuro editorial y librero en los próximos años? Ya se augura la desaparición de muchas editoriales pequeñas y el cierre de no pocas librerías…

Lamentablemente, las cosas pintan mal. Estaba empezando a verse algún destello tras la crisis y ahora ha venido la pandemia, de la que creo que aún no podemos ni imaginar qué consecuencias traerá. Te voy a dar mi opinión de cómo veo las cosas, aunque creo que nadie puede saber qué va a pasar. Creo que las librerías y editoriales pequeñas lo van a pasar realmente mal, porque además de la propia situación, las grandes son mucho más capaces de adaptarse, capear el temporal y ocupar rápidamente el espacio de que vayan dejando las que vayan desapareciendo. Y son las que más fuerza pueden hacer para aprovechar el incremento de comercio electrónico que parece inevitable. Ya se han producido cierres y habrá más.

Por otra parte, creo que quizá se dé un incremento -que parece que se notó en el confinamiento- de soportes totalmente electrónicos como audiolibros y libros electrónicos, aunque no creo que nadie en su sano juicio piense ya que van a desterrar al formato físico o a resultar una alternativa al mismo. Sin embargo, creo que pueden subir como importantes complementos.

También espero que las administraciones se vuelquen con la cultura, en general, y el mundo del libro en particular, pero no soy especialmente optimista. Por lo visto hasta la fecha, parece que habrá ayudas pero no creo que sean suficientes. Otros países apuestan con más fuerza por sus industrias culturales, y tengo la sospecha que para muchos políticos de aquí la cultura no va más allá del cine o de las fiestas patronales.

Dicho todo esto, no sabemos cuánto va a durar la pandemia, si habrá nuevos rebrotes o confinamientos o cuál será el efecto económico y social de todo esto. Quizá vea que me he pasado de pesimista o quizá dentro de un año piense que he sido hasta optimista.

Me voy a quedar, sin embargo, con la imagen de mi primera visita a una librería de barrio, el pasado mayo, cuando reabrieron y pude ir. En los últimos años, por prisas y por coincidencias, había comprado la mayoría de libros en cadenas, grandes superficies o por internet, así que en ese momento decidí ir a una librería pequeña y cercana a comprar. Fui y cuando estaba pagando me di cuenta de que estaba realmente llena, había cola para pagar y todos los que estábamos en ella, como yo, llevábamos varios libros -infantiles, ensayo, narrativa,…-. Quizá fuera un hecho aislado, pero vi que la gente había salido con ganas de leer, de comprar y apoyar a la cultura. Me pareció esperanzador, porque al final los lectores podemos hacer bastante. Ojalá dure.

FRIKI-TEST:

1.Tus tres libros favoritos

¿¡Solo tres!? Venga, vamos allá… El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien; El poder del perro, de Don Winslow; y Yo, Claudio, de Robert Graves. Aunque te digo que si respondo mañana la pregunta, salvo el primero, igual cambiaban.

2. Un libro que no hayas podido terminar

Adiós a las armas, de Hemingway. No sé explicar por qué… Quizá lo leí en un momento y con una edad equivocada, pero nunca he sentido el impulso de retomarlo.

3. ¿Cuántos libros tienes?

No los he contando nunca, pero muchos… Y eso que dejé bastantes en casa de mis padres y que tengo varias cajas llenas en el trastero. Pero tengo mi casa llena de ellos; y a eso hay que sumar varias pilas en casa y la redacción, de los que me envían las editoriales. Yo te respondo que muchos, pero mi familia igual te dice que demasiados, jajaja.

4. Un libro que te ha gustado pero te da vergüenza reconocerlo

¡Si me diera vergüenza de verdad no te lo diría! Pero, de verdad, no me parece que haya que avergonzarse de leer y disfrutar ningún libro.

5. El último libro que has leído

El juego de Ender, de Orson Scott Card (me habéis pillado tras una semana de desconexión histórica, ya os vale)

6. El que estás leyendo ahora

Tres a la vez, El hombre que volvió a la ciudad, de George Pelecanos, Los griegos antiguos, de Edith Hall, y Rodas, la hija del sol, de Gillian Bradshaw.

7. El último que has comprado

Comerciantes de atención, de Tim Wu

8. Tapa dura, bolsillo o digital

Las tres, leo en las tres por diversos motivos. Pero la que más me gusta es tapa dura.

9. El libro escrito por ti del que te sientas más orgulloso

Me siento tremendamente orgulloso de mis dos novelas. Pero creo que por dificultad y resultado me quedo con la última Los últimos días del imperio celeste, que además es histórica y de aventuras. Y que yo recuerde, ¡no la habéis reseñado¡

10. ¿Dónde lees?

En cualquier lado, la verdad. Pero prefiero hacerlo por la noche, en casa, en el salón o en la cama.

11. ¿Cómo ordenas los libros?

No soy nada ordenado. A veces intento hacerlo por temáticas, pero acabo desordenándolos rápido.

12. Tu libro más valioso

Tengo libros valiosos emocionalmente, porque no tengo libros que realmente tengan un valor económico o histórico: un ejemplar de Los renglones torcidos de Dios que me regaló mi esposa; un ejemplar bellísimo de El señor de los Anillos con ilustraciones de Alan Lee que me regaló mi familia para jubilar mi edición de bolsillo que estaba tan trillada que se le caían la cubierta y cuardenillos enteros (y aún así guardo); una biografía de John Wayne que me regalaron mis amigos de la facultad… Y algún día me traeré de casa de mis padres el ejemplar de El señor de Bembibre, de Enrique Gil y Carrasco, de mi abuela materna (que era su novela favorita).

13. ¿Qué usas para marcar la página?

Tengo muchos, de editoriales, de libros, traídos de viajes y regalados. Y aún así a veces tiro de trozos de papel arrancados e incluso de doblar esquinas.

14. ¿Escribes anotaciones en los libros?

No demasiadas, pero sí, alguna vez. Sobre todo, marcas y subrayados.

15. ¿Has recibido mensajes raros de tus fans? ¿Alguna anécdota?

Como escritor no recuerdo ninguno muy raro, la verdad es que, en general, recibí cariño e incluso las críticas más duras fueron bastante educadas. Como periodista, con las redes y los comentarios, ya sabéis que se recibe de todo, desde insultos hasta alguna acusación conspiranoica. Uno que me hizo mucha gracia en XX Siglos fue de una lectora que me abroncó porque siempre sacaba cosas de novela histórica, que llevaba leyéndome varios días y que siempre eran cosas de ese género y que a ella no era el que más le gustaba y que por qué no escribía de fantasía y ciencia ficción. Estuve tentando de preguntar cómo había caído en XX Siglos y aguantado varios días.

16. Y, por supuesto, la tortilla de patata, ¿con o sin cebolla?

CON y poco hecha. Pero vamos que la tortilla, en el plato, cae casi de cualquier forma.

     

11 comentarios en “ENTREVISTA A DAVID YAGÜE – H. E. A.

  1. Iñigo dice:

    Vaya entrevista más jugosa…
    Por cierto, ruborizado me he quedado.
    Gracias David.

    1. David Yagüe dice:

      Gracias Íñigo. Nada de rubores, comentario merecido. Abrazo y a seguir así¡

  2. Farsalia dice:

    ¡Estupenda entrevista!

    1. David Yagüe dice:

      Gracias Farsalia¡ Mérito compartido, que las preguntas han dado juego. Ha sido un placer responderlas y poder hablar de ciertas cosas. Abrazo¡

  3. Blas Malo dice:

    Entrevista fenomenal. De autores, solo me he encontrado la experiencia de David Morrell con un horno crematorio de libros, bastante deprimente. Me gustaría ver uno. Pero parece secreto vedado. Seguiré investigando.

    1. David Yagüe dice:

      Gracias Blas¡ Pues lo dicho, si encuentras acceso me llamas. Por cierto, me tendrás que contar de quién es la novela que comentabas (aunque creo que lo sé). Abrazo¡

  4. cavilius dice:

    Muy interesante todo, gracias a David por su tiempo.

    1. David Yagüe dice:

      Gracias a vosotros Cavilius. Para mí ha sido un placer. Espero veros pronto¡

  5. Vorimir dice:

    Tengo en el kindle “Los últimos días del imperio celeste”, lo mismo si hay suerte y se alinean los astros se arregla eso de la reseña. Aunque a medio plazo. XD

    1. David Yagüe dice:

      Jajajaja Pues nada, cuando se pueda, yo estaré encantado de saber que te ha parecido Vorimir. Mientras tanto, un placer estar entre Hislibreños. Abrazo¡

      1. Vorimir dice:

        Llevo varios ensayos leídos y ahora toca desconectar un poco. Ayer la empecé pero solo la introducción. Poco a poco, jejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.