ENTREVISTA A BLAS MALO – H. E. A.

Hoy entrevistamos a Blas Malo, prolífico autor de novela histórica, algunas aquí reseñadas como El Mármara en llamas o El señor de Castillagranadino de adopción e hislibreño de corazón. Entre otras muchas cosas nos hablará de sus dos obras más recientes, El  veneciano y El guardián de las palabras, así como se atreverá con el desafío del friki-test marca de la casa. Esperamos que disfruten tanto leyéndola como nosotros haciéndola.

1. ¿Quién es Blas Malo Poyatos?

Nací en 1977 (se publicó El Silmarillion; la NASA envió al espacio las sondas Voyager; nací yo). Soy un lector apasionado por la Historia, la ciencia y la arqueología, que un día decidió participar en un concurso de relato breve y ganó. De ahí, ampliando ese relato, salió la primera novela (hasta la fecha, entre ediciones varias en papel y digital y formatos diferentes va por la décima edición). Y como gustó tanto siguió escribiendo como un inconsciente.

Ahora lo pienso todo más que antes, pero escribiendo mi mundo es mejor.

2. Ingeniero, padre y escritor prolífico, ¿de dónde sacas el tiempo? ¿o es que tienes un puñado de monos con máquinas de escribir en el sótano?

Los monos se hartaron de escribir sin ser reconocidos. El tiempo es escaso, pero no hay que parar. No quiero parar. No quiero que dentro de veinte años me pregunte a mí mismo «¿Y qué has hecho estos años?», y tenga que decir «Nada. Porque me dio miedo o pereza». Leo cuando puedo, y escribo cuando no leo, niño mediante. Aprovecho la tecnología y escribo y leo con el móvil aparte de con el ordenador. Por la noche, cuando la fiera duerme. A mediodía, entre la jornada laboral. Los fines de semana, madrugando.

Escribir no es solo teclear, también es que pensar, y cuando no puedo teclear, pienso en la trama, los personajes, los detalles… Los monos se hartaron de escribir y del gin-tonic aguado y la falta de cacahuetes.

Es un buen simil con lo que pasa con los autores, y las razones por las que se mueven de unas editoriales a otras.

3. ¿Se puede vivir en España de la escritura? Como sé que me vas a decir que no, ¿por qué escribes entonces?

¡Sí! Algunos pueden vivir de escribir, los conocemos todos: Reverte, Eslava Galán, Sierra, Posteguillo, por ejemplo. ¿Es utópico querer lo mismo? También. No creo que nadie reniegue de vender millones de libros si lo logra. Pero entretanto, mientras se alcanzan esas cifras para escapar de trabajos desagradecidos pero paga-facturas (algún día; o nunca), escribimos por culpa de algunos lectores, que dicen que le gustan lo que escribimos, y nos lo creemos porque no queremos pensar que no es cierto. Hay ego de por medio aunque lo neguemos tres veces. Hay esperanza de inmortalidad y reconocimiento; de que te igualen con Mika Waltari, Robert Graves, Gary Jennings, John Steinbeck, Nicholas Guild, Alejandro Núñez Alonso, Vicente Blasco Ibáñez, Benito Pérez Galdós… Nosotros, enanos; ellos, gigantes. Queremos ser como aquellos que admiramos.

La realidad es gris y deprimente muchas veces, de ilusiones y ficciones se vive, o más bien se sobrevive. Por eso escribo.

4. Sé que hiciste tus primeros pinitos literarios con dos aventuras amateur para el juego de rol de El Señor de los anillos: Nieve en rojo y Miedo en las sombras. Y lo sé por que las jugué hace la tira de años antes de leerme si quiera tu primera novela. ¿Iluvatar los cría y ellos se juntan?

Estimular la imaginación es el inicio de un relato. Y somos relato puro, la capacidad de relatar nos engarza recuerdos y sensaciones de forma ordenada y nos hace personas con memoria, como dice Eduardo Mendoza; si no somos capaces de organizar lo que hemos vivido, no somos más que sensaciones balbuceantes, no un pasado, no un presente, no un futuro. Ilúvatar los cría y los junta, y la influencia de J.R.R Tolkien es alargada. Que yo conozca (yo mismo incluido) algunos escritores que han reconocido su influencia son: Steven Saylor, Sebastián Roa, Javier Pellicer, Teo Palacios, Issac Asimov, Robert Jordan, George R.R. Martin, David Eddings, Javier Negrete, Margaret Weis, Pat Murphy, Stephen R. Donaldson, Terry Brooks, etc. Y muchos más. ¿Por qué? Porque su obra es grandiosa y está hecha (atención) de palabras. Palabras engarzadas en un relato. Imitar ese asombro es lo que a mí me movió a escribir.

5. ¿Qué nos cuentas de El veneciano, tu anterior novela publicada hace un año? ¿Qué tal ves el cambio de editorial al venir a Edhasa desde Ediciones B?

Estoy muy contento con Edhasa. Lo digo: más contento que con Ediciones B. ¿Mejor ser cabeza de ratón que cola de león? Bien: mejor es estar donde te traten bien y con respeto. Edhasa tiene renombre y un prestigio que mantiene desde hace 40 años en la narrativa histórica, y sobrevive en España entre los dos gigantes, Penguin y Planeta, que lo están fagocitando todo. Edhasa ha superado el bache de la crisis, y poco a poco vuelve a crecer. Conozco a otros autores de su catálogo de histórica que han migrado de los dos gigantes a Edhasa. ¿Casualidad? ¿O será que no importan solo las cuestiones económicas, sino también el trato hacia el autor, y el respeto a sus opiniones y a su obra?

El Veneciano fue finalista de la primera edición del Premio Edhasa Narrativas Históricas, el ganador fue Laín el bastardo, de Francisco Narla. ¡Finalista, de entre 424 manuscritos que se recibieron! No había finalista en las bases del premio, pero gustó y Edhasa quiso publicarlo. Me sirvió para sentirme más seguro de lo que hago con las palabras. El jurado lo había leído y había opinado para bien, ese fue mi premio. Quedar segundo no está nada mal. En ella hablo de Venecia, y quise narrar el final de la República Serenísima en 1797, a imitación de Mika Waltari y su novela El ángel sombrío, con el final del imperio bizantino en 1453. Y creo que me quedó bastante bien.

6. ¿Y de este nuevo retoño literario que es El guardián de las palabras?

Juan Manuel, de la casa de los Manuel, es la historia de este libro. Fray Rodrigo de Dios es la novela. Descubrí a Juan Manuel para otras de mis novelas, donde aparece en algunas escenas. Investigué y me dije que sí o sí merecía una novela para él solo. Pero es fray Rodrigo, un fraile dominico que le sigue a todas partes, que será más que su sombra, más que un siervo, más que un amigo y más que un enemigo, alrededor del que gira toda la historia. Tiene la fortuna o la desgracia de servir a Juan Manuel, soberbio, altivo, custodio de su linaje y de su honra por encima de todas las cosas, y el hombre religioso se deberá enfrentar al mundo, cruel, peligroso y también lleno de mujeres.

Política, honra, caza y libros movieron a Juan Manuel a no ser como los demás nobles de Castilla o de Aragón. «Y de muchos dijeron: murió el hombre y murió su nombre. Pero no será eso lo que me ocurra a mí, sino que dirán, por mis hechos y mis libros: murió el hombre, pero no murió su nombre». Ese ansia por sobrevivir a la muerte le hizo insomne, como otros grandes hombres: insomnes fueron también Ibn al-Jatib, prolífico literato y visir de Muhammad V de Granada, y el emperador Justiniano el Grande, en Constantinopla. Hay guiños en este libro también a mi gusto por el imperio romano de Oriente, como el linaje bizantino que está presente en la sangre de Juan Manuel; o la influencia que ejerce Procopio, el cronista autor de la Historia Secreta sobre Justiniano y Teodora.

Ese afán de inmortalidad también lo novelo en su preocupación por tener descendencia. Ahí coincidió como ese mi mismo afán en el momento de escribir este libro. Por eso está dedicado a mi hijo, Blas Carlos Malo Rejón. Con suerte y tiempo, escribirá libros, y en los lomos pondrá Blas Malo II. ¿No sería maravilloso iniciar conmigo una estirpe de escritores? Algo de Juan Manuel hay en mí; mucho de mí hay en Juan Manuel.

7. Por tus historias se te ve un apasionado de la Edad Media de nuestro país, ¿fue una época tan oscura y cruel como la pintan?

Eso se ha pensado durante mucho tiempo. Así me lo enseñaron a mí: era una época de decadencia. No es cierto. Ninguna época es oscura. En esta lo que hay son muchos cambios: se afianza poco a poco el poder real no como un poder personal y patrimonial de los reyes sino como un poder refrendado por instituciones que controlan y limitan el uso particular del poder a criterio de los reyes. Los nobles son sometidos a esas instituciones. Y desde Aragón llegan influencias del Imperio de Oriente, así como el contacto con Granada lleva influencias del mundo árabe. Las fronteras siempre son permeables a los comerciantes, y llegan ideas, peregrinos, saberes, conocimientos… Es una época viva, difícil pero no todo era miseria, también había alegrías, también hubo grandes avances, y no es oscura sino inspiradora, a mí la Edad Media me habla de gestas, héroes, leyendas, traiciones, magos, sabios, valientes señores y escuderos. Todo muy inspirador, todo pre-tecnológico. Será por eso que me gusta tanto.

8. ¿Algo que te gustaría contar a los lectores de Hislibris y se nos haya quedado en el tintero?

Estamos en una Edad de Oro de la novela histórica en nuestro país, nunca se había escrito tanto, de tanta variedad y mucho, además, bueno o muy bueno. Nuestros escritores patrios ya no desmerecen a los escritores anglosajones. En parte, Hislibris tiene culpa de ello, porque ha sido estos años (y sigue siendo) semillero de narradores, y decenas de autores que han publicado novelas han pasado antes por su concurso anual de relatos.

¿Hay crisis de libros? Puede. Se escribe mucho, y parece que haya más autores que lectores en las redes sociales. Creo que todo lector empedernido lleva dentro a un escritor. Como lector, estos años estoy descubriendo nuevos autores, y hay tanto donde elegir que uno se abruma. Pero hay mucho autor nuevo, y muy bueno. Como lector eso es genial.

¿Y si hay tanto buen autor, qué pasa, por qué se cierran librerías todos los días? Yo creo que la respuesta es la obvia: porque se lee menos libros. A ver, se lee mucho más si tenemos en cuenta que todo el mundo estamos todo el día con los ojos en las pantallitas de los móviles, pero ¿eso es leer? ¿140 caracteres dan para una presentación, nudo y desenlace? Eso no es leer, aunque puede ser el preludio a leer un libro, en papel o digital. ¿Piratería? Los que almacenan miles de libros en una tablet porque los encuentran gratis no son lectores para mí. No creo que influya tanto en los números de los libros vendidos. Un lector valora un libro, y está dispuesto a pagar por ello, pero eso exige un quid pro quo: una buena historia, bien maquetada y a un precio razonable. Eso no siempre se obtiene. La lectura hoy comparte nicho con otros productos de consumo y entretenimiento. ¿Se puede hacer algo? Los escritores, lo que pueden hacer, solo una que yo sepa: escribir mejores libros. El Guardián de las Palabras es mi sexta novela publicada (sale a las librerías el 19 de febrero) y yo me sigo sintiendo novato e inseguro sobre cómo lo recibirán los lectores. Así que mi respeto es total hacia aquellos que consiguen atraer lectores a sus libros, sea del modo que sea, digital o en papel, o consiguen reimpresiones. Cuando leo sobre eso, me alegro, puede quedar alguna esperanza.

FRIKI-TEST:

1.Tus tres libros favoritos

El Silmarillion, de J. R. R. Tolkien

La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson

El ángel sombrío, de Mika Waltari

2. Un libro que no hayas podido terminar

Ulises, de James Joyce. Mucha fama, pero menudo pestiño. 15 páginas.

3. ¿Cuántos libros tienes?

Pocos. Mi mujer no me deja poner más estanterías. Siempre he leído mucho de préstamo de biblioteca. Unos cuantos centenares.

4. Un libro que te ha gustado pero te da vergüenza reconocerlo

El Pollo Pepe. Para mí es un asombro editorial. A mi hijo se lo habré leído cientos de veces. Un libro de 10 páginas, con 60 palabras, que cuesta 20 euros y que iba por su décimo séptima reimpresión hace ya tres años. Qué barbaridad. Un gran éxito de los autores y de los editores. Con lo que tardo yo en escribir mis novelas. 60 palabras, señores. Dan ganas de cambiar de género, a lo mejor me cundiría más. Pero lo aprecio: ha convertido en lectores a miles de niños pequeños. ¿Véis como no hace falta escribir tochos de 1400 páginas para lograr un best-seller?

5. El último libro que has leído

La corte de los engaños, de Luis García Jambrina.

6. El que estás leyendo ahora

Ahora estoy con dos: una novela, El guerrero a la sombra del cerezo, de David B. Gil; y un ensayo, Imperio y Bárbaros, de José Soto Chica.

7. El último que has comprado

El guerrero a la sombra del cerezo, de David B. Gil

8. Tapa dura, bolsillo o digital

Tapa dura o bolsillo. Digital si es documentación. Para emocionarme quiero sentir el papel.

9. El libro escrito por ti del que te sientas más orgulloso

El guardián de las palabras, que es el nuevo, es que más tiene de mí. Me dejó exhausto. Ya lo veréis.

10. ¿Dónde lees?

En cualquier parte, pero necesito silencio. Sí, en el “trono” también, como todo el mundo (¿Por qué será que no lo confiesa nadie?)

11. ¿Cómo ordenas los libros?

Por temáticas de época o imperio. Luego llega mi mujer y me lo revuelve todo, y así no hay quien encuentre nada.

12. Tu libro más valioso

Memoria de un dogado, con las memorias de Ludovico Manin, el último dogo de Venecia. Edición 1876

13. ¿Qué usas para marcar la página?

¡Sacrilegio! A veces marcapáginas, pero las más doblo las esquinas para estar seguro que puedo localizar algo que quiero (una escena, un dato, una frase)

14. ¿Escribes anotaciones en los libros?

No, pero ¡sacrilegio!, a veces subrayo con fosforito. Ojo, adoro los libros, pero están para usarlos, no para guardarlos en una urna.

15. ¿Has recibido mensajes raros de tus fans? ¿Alguna anécdota?

Tengo algunos que se definen como superfanes. Uno me perseguía en las presentaciones, pero era inofensivo. Claro, esas cosas te demuestran que un escritor tiene responsabilidades hacia quien te lee. Hay que ser respetuoso con quien compra tu libro y además lo lee.

16. Y, por supuesto, la tortilla de patata, ¿con o sin cebolla?

¡Sacrílego por pensarlo! Con cebolla, que no falte, bien dulce y pochada.

     

8 comentarios en “ENTREVISTA A BLAS MALO – H. E. A.

  1. Iñigo dice:

    Que entrevista más chula. Enhorabuena a ambos!!!!

  2. Hassah dice:

    Excelente entrevista, y una agradable sorpresa conocer un poco más del motivo del autor. ¡Ah, esas personas tras las novelas, que desconocidas incluso para quieren les leen!

  3. caliban66 dice:

    Chulísima.
    Ay, Tolkien vive en nosotros como la luz de los silmarils. Coincido contigo, Blas.

  4. ave dice:

    Muy bien, Blas, la entrevista, y un placer de que participes en el foro del concurso. En las navidades del 2018, hace poco más de un año, me regalaron un bestseller de aquel momento, que cambié apresuradamente en la tienda por tu novela “El Veneciano”, la cual estaba recién sacada del horno. Espero leer también la de Don Juan Manuel.

  5. Blas Malo dice:

    Gracias a todos. A ver qué tal gusta el libro.
    Hoy es 18, hasta el 23 de febrero estáis a tiempo de ganar un ejemplar dedicado de mi nueva novela en la web de EDHASA:

    http://foro.clubdellector.edhasa.es/viewtopic.php?f=8&t=686

  6. Balbo dice:

    A la del Veneciano le tengo ganas. Lo tengo pedido a la biblio para que lo compren y lo pueda leer. ¡Buena entrevista!… y con lo de la tortilla con cebollas has ganado otro lector. ;-)

  7. Blas Malo dice:

    A todos, os dejo una entrevista que ha salido hoy 11 de marzo en XX Siglos:
    https://blogs.20minutos.es/xx-siglos/2020/03/11/que-diria-don-juan-manuel-si-supiera-que-hay-una-novela-historica-sobre-el/

    Creo que ha quedado francamente bien, divertida y desenfadada, y diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.