EL TRAMPERO – Vardis Fisher

Desde aquel día de mi infancia, en el que tuve la suerte de visionar la película de Sydney Pollack Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972), he deseado tener y leer este libro. Para un entonces niño como yo, que siempre estaba entreteniéndose con pelis y «tebeos» de aventuras, y reproduciendo las que eran del Oeste en «versiones libres» con mis figuritas de «Comansi», este film fue un auténtico acontecimiento que me dejó deslumbrado. Que estaba basada en la novela Mountain Man (1965), de Vardis Fisher, ponía en los créditos de la película; ¡mmm!, tengo que encontrar este libro, pensé. Pero el libro no aparecía por ninguna parte; los libreros, cuando les preguntaba, no sabían de qué les estaba hablando. Este libro se convirtió para mí a partir de entonces, en un objeto de deseo legendario y mítico comparable a el Arca perdida. Casi cuarenta años después, el libro está en mi biblioteca. Una joya más en mi colección; porque el libro es una joya, no solo por lo que representa para mí, sino porque literariamente lo es. Ahora puedo constatar que la película de Pollack, aun siendo muy buena, se queda corta respecto al libro de Fisher.

Vardis Fisher se muestra como un grandísimo narrador de aventuras, ameno, agradable de leer y creíble, con una prosa sencilla no exenta de recursos; muy documentado. Escoge muy bien el tempo que la historia necesita en cada momento. Fisher es un escritor sin prisas, se toma su tiempo, pero no aburre, porque sabe darle un sentido al engranaje general de la historia. Pero hay más, mucho más. Este libro no se queda en una excelente historia de aventuras escrita en tercera persona; va más allá.

Es también una obra antropológica, en la que trata y detalla con extensión las formas de vida y costumbres de los indios crow, pies negros y flathead principalmente; y las de los tramperos, auténticos montaraces con la libertad como forma de vida irrenunciable; hombres duros y curtidos en la difícil vida de las montañas, con sus durísimos inviernos y peligros de todas clases. Fisher trata con respeto, tanto a indios como a tramperos, pero también saca a relucir los trapos sucios de unos y otros. Sam Minard, el protagonista de esta historia, es el paradigma de este tipo de hombres. Solitario, menos cuando se encuentra con sus colegas de profesión y menos cuando esta acompañado de su squaw india; capaz, solvente en su trabajo y perfectamente adaptado a su hábitat. Fisher no lo pinta como un superhombre. Sam, aun siendo un verdadero «crack» de las montañas, a veces tiene dudas, a veces se equivoca, a veces pierde, al igual que todos los demás hombres indios y blancos que aparecen en la narración. Es uno de los personajes más profundos que he leído nunca. Y llegando aquí, hay que decir que la mayoría de los tramperos y exploradores que aparecen en este libro existieron realmente, como por ejemplo: Mick Boone, Bill Williams, Tom Fitzpatrick, el legendario Kit Carson, y el no menos legendario Jim Bridger. Los que más son personajes activos y otros aparecen por boca del narrador o de los personajes, lo cual le da al producto un tono de leyenda realmente encantador.

También estamos hablando de una obra que tiene mucho de naturalista. Fisher nos describe con auténtico entusiasmo, ya sea directamente o por boca de su protagonista, la zona de las montañas Rocosas comprendidas  en los territorios de Montana, Idaho y Wyoming. Describe extensamente la geografía, la vida y costumbres de su variada fauna y vida vegetal, llegando en muchos momentos a cotas muy bucólicas y de gran lirismo, pero sin caer en ñoñerías; muestra siempre lo cruel que puede llegar a ser la madre Naturaleza; hoy cazas tú, pero mañana tu puedes ser el cazado. Esta es la vida del trampero.

También es una obra ecológica. La gran preocupación de los tramperos, es que «la civilización», que ya va mostrando intenciones de invasión, degrade con sus dañinas costumbres toda esa tierra tan hermosa y acabe con su romántica forma de vida. En esto Fisher da una «caña» constante y cruel durante buena parte del libro. Se me olvidaba decir que la historia transcurre en los años anteriores a la guerra de Secesión, y de que no os perdáis la presentación. Y seguiría escribiendo y escribiendo sobre este libro, tal es su riqueza y extraordinario colorido.

Eso si, antes de acabar, unas breves notas sobre el autor. Vardis Fisher (1895-1968), nació en Idaho. Fue profesor universitario, periodista, ensayista, funcionario, novelista y poeta. Esta novela, Mountain Man, recibió el premio Spur Award en 1965 en la categoría de novela histórica.

Traducción de Gonzalo Quesada
Colección: Frontera / FR-002
año: 2012
ISBN: 97884-7702-728-7
págs: 400

[tags]Vardis Fisher, el trampero, exploradores, civilización[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EL TRAMPERO en La Casa del Libro.

 

     

22 comentarios en “EL TRAMPERO – Vardis Fisher

  1. iñigo dice:

    “Las aventuras de Jeremiah Johnson” son también un referente narrativo en lo que se refiere a la película… es una de mis favoritas. Este libro que reseñas es una gran noticia para todos los aficionados a wstern y sobre todo a la vida y desventuras de esos primeros pioneros solitarios del oeste americano. Es una reseña que rebosa cariño por un género que ha sido mimado en el cine y denostado en su literatura. A ver si entre todos los recuperamos.

  2. rosalia de bringas dice:

    Me ha encantado leer esta reseña, Hagakure.
    Se nota que te ha gustado la novela por como nos lo transmites; un auténtico ejercicio de seducción literaria.
    No es el género que más me gusta, la verdad; pero solo por la pasión y el interés que has puesto en mostrárnosla, estoy pensando en adquirirla.
    Muchas gracias y un saludo.

  3. Darklyes dice:

    Gran Reseña, Hagakure. Compartu tu pasión por la película de Pollack, a mi también me deslumbró de niño y me sigue apasionando hoy día. No tenía ni idea de la existencia de este libro en el que se basa y me voy a hacer con él FIJO

  4. Melni-bone dice:

    Sólo por ser un poco talibán ortográfico:

    se dice “el Arca” y no “la Arca”, por esas cosas de la cacofonía, o era homofonía, o que se yo. Que suena mú má, joé.

    Por otro lado, buena reseña. Otro libro pa la saca

    Elric

  5. juanrio dice:

    Gran reseña, Hagakure

    Estuve ojeando la novela el viernes en la llibrería y la tengo apuntada como próxima adquisición, en cuanto me quite de encima unas cuantas lecturas voy por ella.

    Si no recuerdo mal, ya la película es muy naturalista y se ve el respeto que por la misma siente el autor, y el protagonista de la misma. En cuanto a la invasión de la naturaleza por la civillización, acabo de leer el libro “Las guerras apaches” y una de las razones que les dan a los mismos para firmar un tratado de paz es ese avance imparable de los pionero por abarcar toda la extensión de los Estados Unidos en busca de riqueza o simplemente de encontrar un sitio para vivir. Los indios estaban derrotados hicieran lo que hicieran por el número casi infinito de sus enemigos. La naturaleza también esta derrotada por el mismo enemigo, el hombre.

  6. Lucía dice:

    Interesante y buena reseña, Hagakure. La película Las aventuras de Jeremiah Johnson es una de las que más nos gustan en casa y, si como dices el libro es superior, no hay
    tiempo que perder para hacerse con él.

  7. Sança dice:

    Has sabido expresar tambien y con tanto sentimiento la esencia del libro, que no me queda otra que hacerme con él. Y tendré que ver tambien la pelicula :)

    Que poco nos queda ya de esa naturaleza salvaje tan añorada.

  8. ARIODANTE dice:

    A mi también me gustó mucho Jeremiah Johnson. Y no sabía que estaba basada en este libro. He visto muchas pelis de tramperos y de vida al aire libre en el lejano oeste, pero he leído pocas novelas, curiosamente, sobre el tema.Tu reseña me abre el apetito, Hagakure. De los autores norteamericanos que tratan estos temas solo conocía a J. Fenimore Cooper , Zane Grey, Jack London…poco más. Lecturas de infancia.

  9. Hagakure dice:

    Gracias a tod@s por vuestros comentarios.

    Darklyes, este libro ha salido hace poco. Es el segundo de la colección “Frontera” de Valdemar.

    Melni-bone, te agradezco de veras la aclaración.

    Juanrio, este de “Las guerras apaches”, me gusto mucho; un gran ensayo que se lee como una novela. No tiene reseña, por cierto.

  10. Lopekan dice:

    Qué comentarios tan sentidos, Darks. Se nota que es uno de esos libros que enhebran todo el largo de una vida.
    Old Shatterhand estará diciendo: “Quién pillara un reseñador así”.
    ;)

  11. Lopekan dice:

    Hagakure, perdón ^_^

  12. Hagakure dice:

    Sança, Ariodante y Lopekan, gracias por vuestros comentarios.

    Old Shatterhand y Winnetou; en mi humilde opinión, sus aventuras funcionaron mejor en “comic” que en libro.

  13. Akawi dice:

    Estupenda crónica Hagakure, me ha encantando.
    A mí me pasa también como a los demás que conozco la película pero no tenía ni idea de este libro.
    ¡Tomando nota!

  14. Horus-chan dice:

    Pero, vamos a ver, Hagakure. ¿Tú no eras el de los arcos y flechas? Entonces… ¿no tendrían que gustarte más los indios que los cowboys? ;-P

    Bueno, ahora en serio, buena reseña, compañero. Veo que te has animado mucho en esto de reseñar, pues últimamente hemos leído ya unas cuantas. Felicidades, pues.

  15. Hagakure dice:

    Ja,ja, muchas gracias Horus. Esto de reseñar es una actividad fascinante.

  16. Endeavour dice:

    Gracias. De verdad. No sabía que la habían editado. Soy fan de Fenimore Cooper y he buscado tiempo ha esta obra. Recomiendo El cazador de Ciervos. Lecturas de juventud que nunca vuelven a saber igual. Pero esta me la tengo que llevar a la tumba, jejeje. Lo dicho, gracias por la reseña y por la anécdota inicial.

    un saludo.

  17. Hagakure dice:

    Gracias a ti, Endeavour. Un saludo.

  18. Endeavour dice:

    Gracias a ti Hagakure. La tengo apuntada para cuando salga de cacería la semana que viene ya que gracias a Dios yo puedo tener vacaciones este año aunque no marche a ningún sitio. Pero leer, siempre.

    Por cierto, ¿puede ser que se editara alguna vez en castellano como “Los salvajes? ¿O es otra obra de Fisher? Es que tengo localizada una edición pero todavía no la he podido palpar y no se si será la misma novela.

    un saludo.

  19. Hagakure dice:

    Pues oye, no tengo ni idea. Se que tiene una titulada “THE WILD ONES (Violence in the Idaho Backwoods)”, pero no se si es la que tu te refieres.

    Buenas vacaciones y buena lectura.

  20. Endeavour dice:

    Gracias, lo mismo os deseo a todos.

    un saludo.

  21. Javitrucha dice:

    Buena reseña Hagakure. No se te da mal el lápiz. Salvo esas correcciones que te hacen, ¡Pelillos a la mar! Mi recomendación: tenéis que conocer a Alfredo Lara, Librería Opar, calle Goya, Madrid, el verdadero artífice de la colección frontera. gran tipo y experto de verdad en literatura del oeste.

  22. José Luis dice:

    Saludos Hagakure, brillante reseña. La verdad es que no puedo estar más de acuerdo contigo en el placer que me produjo, hace ya muchos años, el visionado por primera vez de la peli. Todavia disfruté más, mucho más, con la lectura de El trampero. Igual que tú, fuí detras de la novela durante muchos años. No fúe sino hace un año que dí con ella y la tengo a mi alcance. Tanto la pelicula como la novela me retrotraen a mi infancia y adolescencia, allá por los sesenta, cuando con mi padre iba a ver todas las peliculas del oeste que se estrenaban. Enamorado de Ford, Hawks, Peckinkah, etc, y como nó, de novelistas que tuvieron muy presente “el viejo oeste”, como Dee Brwn ,Oakley Hall (fabulosa su trilogia), Willa Cather, Cormack Mackharty (la trilogia de la frontera) etc., los grandes espacios, la naturaleza, la tierra de promisión, la colonización del far west, y como no, la sugestiva vida de los tramperos, suponen para mí una mina evocadora. Para no extenderme te recomiendo, si es que no la conoces,
    “Un tronar de tambores y otros relatos” de James Warner Bellah, obra en la que se basa la trilogia de la caballeria de Ford. Excelentes relatos. Repito, enhorabuena por la reseña y por los recuerdos que me han traido. José Luís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.