EL QUE TENGA VALOR QUE ME SIGA – Eduardo Garrigues

SOBRECUB-EL-QUE-TENGA-OK.indd“Una bala de a treinta y dos recogida en el campamento, que dirijo y presento, es de las que reparte el Fuerte de la entrada. El que tenga honor y valor que me siga. Yo voy por delante con el Galveztown para quitarle el miedo”.

Bernardo de Gálvez es una de esas figuras de las que tanto abundan en la historia de España: Gran militar y gobernante, capaz de dar lo mejor de sí mientras está rodeado por las dificultades de otros hombres de menos valía que medran en puestos más elevados. Bien podría aplicársele esa famosa frase de “¡Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor!” y es, junto a Blas de Lezo, una de las figuras del siglo XVIII español menos conocidas cuando sus hazañas bien merecen más atención. 

Nacido en Macharaviaya, un pequeño pueblo de la serranía de Málaga, se formó en la academia militar de Ávila y pronto fue enviado como coronel y gobernador a la provincia de Luisiana, donde el rey Carlos III tenía gran interés en conservar sus posesiones y extenderlas por la zona del Misisipi y el Golfo de México en unas fechas en la que las colonias norte-americanas luchaban por su independencia frente a los ingleses, esperando que Francia y España apoyasen su lucha; sin embargo, aunque por un lado ambas potencias veían bien la derrota de su antiguo enemigo, los españoles sabían que la victoria de los rebeldes podía crear dos graves problemas: primero, un peligroso precedente en el que sus propias colonias pudieran verse reflejadas, y segundo, que las colonias independientes acabasen formando una nueva potencia económica y militar cuya expansión terminase por llevarla a la guerra contra España por sus posesiones americanas en un futuro quizás no muy lejano.

En este delicado conflicto internacional, Bernardo de Gálvez consiguió hacer llegar armas y equipo militar a las colonias americanas y expulsar a los ingleses de la región, infligiéndoles una gran derrota en el asedio de la plaza fortificada de Pensacola, gracias a un asalto por tierra y mar que él mismo encabezó desde su navío, el Galveztown, y desde donde envió la nota con la que comienza esta reseña a los demás capitanes de navíos, quienes se mostraban dubitativos ante la idea de seguir a la lucha al militar macharatungo.

Inició poco después el gobierno de la región y recibió el título de Virrey de Nueva España; su gobierno fue corto pero próspero y estuvo inspirado por los preceptos de la Ilustración francesa, lo que muchas veces le granjeó la animadversión de los ciudadanos más conservadores, hecho con el que la novela juega para darle un sentido más dramático a su repentina muerte.

Los estadounidenses reconocieron su importancia durante la guerra de la Independencia: Una estatua suya puede contemplarse en Washington D.C. y recibió la ciudadanía honorífica -a título póstumo, se entiende- de manos del presidente Obama en el año 2014. Parece que los propios estadounidenses le tienen en más estima que los españoles actuales. Como curiosidad, entre los colonos españoles que repoblaron algunas zonas de Luisiana bajo su mandato estaba la familia de uno de sus marinos, Antonio Garrido, familia originaria de mi mismo pueblo y cuyo linaje aun vive después de más de dos siglos en la región bajo el apellido Gary; diversas investigaciones genealógicas han puesto en contacto a ambas ramas de las familias y mi propio municipio (Alhaurín de la Torre) se encuentra hermando con el de Nueva Iberia debido a estos descubrimientos.

Así, siempre está bien que una nueva publicación nos acerca estas figuras desconocidas pero que bien merecen un reconocimiento mayor. Ahora bien, ¿que tal está la novela reseñada? A ello voy ya.

Esta corta novela (300 páginas) se lee rápidamente, estando estructurada en capítulos breves y escrita en una prosa para nada ampulosa. La ambientación es bastante buena -aunque todo sea dicho, para nada soy un experto en la España del XVIII, pero en general parece bastante trabajada- y resulta curiosa la división de los capítulos entre un narrador omnisciente -el propio autor- y los distintos personajes de la novela, principalmente el propio Bernardo de Gálvez, pero también -en menor medida- un pequeño grupo de secundarios que nos ayudan a ver hechos que afectarán a la vida de nuestro protagonista. En general es una novela agradable, pero esa misma prosa ligera -a veces parece que estemos ante una mezcla de novela y crónica- cae ocasionalmente en repeticiones de palabras, nombres y expresiones de unos párrafos a otros, que creo afean un poco la lectura (y eso sin contar que en un momento dado un personaje firma una carta y su apellido está mal escrito). En conjunto no termina de ser particularmente emocionante ni parece tener mucho pulso narrativo, sin llegar realmente a engancharte a la historia que parece simplemente fluir como las aguas del Misisipi. Puedo decir que no estamos ante una novela a la altura del personaje, pero que al menos sirve para conocer mejor a uno de tantos héroes olvidados por la historia de este, nuestro ingrato país.

Título: El que tenga valor que me siga
Autor: Eduardo Garrigues
Editorial: La esfera de los libros (2016)
Páginas: 329

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EL QUE TENGA VALOR QUE ME SIGA de Eduardo Garrigues en La Casa del Libro.

     

15 comentarios en “EL QUE TENGA VALOR QUE ME SIGA – Eduardo Garrigues

  1. Vorimir dice:

    Comentar también que mi suegro la terminó la semana pasada y me dijo que le había gustado, que se leía rápido y estaba bien. Creo que a él le ha gustado más que a mí.

  2. Ricardo dice:

    Buenos días, he leído la novela y coincido con la valoración de la misma.
    Hay un dato en la crónica que creo que está mal:

    “… recibió la ciudadanía honorífica -a título póstumo, se entiende- de manos del presidente Obama en el año 2004”.

    El año real que recibió la ciudadanía fue el 2014.

    http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2014/12/19/obama-ratifica-bernardo-galvez-ciudadano/730806.html

    Un saludo.

  3. Vorimir dice:

    Gracias Ricardo, que cabeza la mía. Difícilmente iba a ser presidente Obama en el 2004, jejeje. En breve, los electroduendes lo arreglarán. !Gracias de nuevo!

  4. urogallo dice:

    Se dijo que este iba a ser el año de Gálvez igual que hasta ahora habíamoa vivído en la épica de Blas de Lezo. Interesantes iniciativas.

  5. GuyCarleton dice:

    Don Bernardo vivió 40 años, este señor dice en una entrevista que escribió la novela en 40 días;un día/año…En fin…

  6. Guy_Carleton dice:

    Entrevista al diario El País “En 40 días plasmó la vida de De Gálvez en el papel”. Se me cae el alma al suelo al leerlo… Don Bernardo es un personaje rico en cualidades, complejo, apasionante, magnético,…y este tratamiento me parece tan frívolo…

  7. Vorimir dice:

    Lo de escribirla en 40 días explicaría algunas cosas… entre ellas lo ligero del tono y lo planos de los personajes. La verdad es que estoy de acuerdo en que todo daba para bastante más. A ver si, como dice Uro, empiezan a aparecer obras dedicadas a Bernador de Gálvez y esto es solo el pistoletazo de salida. :D

  8. Arturus dice:

    Buena reseña, Vori. Aunque, como decís, la novela no sea nada del otro mundo, que al menos sirva para no dejar en el olvido a este personaje ya es suficiente para justificar su lectura. Yo ni siquiera había oído hablar de él:-(

  9. Vorimir dice:

    Gracias Arturus; pues si no lo conocías lo dicho, la novela ya ha cumplido su cometido, por muy regulera que sea. :D

  10. Pintaius dice:

    La cubierta de la novela está tomada de un cuadro de Ferrer-Dalmau, que me parece una auténtica maravilla, como todo que pinta este hombre…

    1. Vorimir dice:

      La verdad es que sí, es una gozada.

  11. Dani dice:

    Buenas noches.
    Viendo del interés en la figura de Bernardo de Gálvez, quería aprovechar para hacer un poco de difusión sobre su cómic, “Bernardo de Gálvez. Pensacola 1781”, que trata precisamente sobre este capítulo de su vida, la batalla de Pensacola. Y del que tengo el orgullo de ser autor.
    Les dejo un link a una breve información sobre la publicación, en mi página web: http://www.danieltorrado.com/publicaciones
    Si alguien estuviese interesado puede hacerse con él poniéndose en contacto, o con mi persona, o con la asociación de voluntarios de Madrid.
    Un saludo,
    Daniel Torrado Medina.

  12. Griselda Ruiz dice:

    Hola estoy interesada en comprar 3 ejemplares de este libro, el que yenga valor que me siga, vivo en Mexico, me los podrian enviar?

    1. Vorimir dice:

      ¡Buenas! Nosotros no vendemos libros, solo los comentamos.
      Si la editorial no los distribuye en México prueba en esta web:
      https://www.bookdepository.com/El-que-teng-valor-que-me-sig-Eduardo-Garrigues/9788490606049

  13. urogallo dice:

    ¡40 días! (¿Y 40 noches?)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.