EL IMPERIO DEL SOL – J. G. Ballard

Como me ha pasado en otras ocasiones, he llegado a la lectura de esta novela, gracias al cine, en este caso la película que Steven Spielberg  adaptó en el año 1987. Aquella producción prácticamente elevó al firmamento de Hollywood a un joven actor llamado Christian Bale, gracias a su maravillosa interpretación de Jim Graham, el protagonista de la novela del mismo nombre, escrita años antes, en 1984. Como todos ya sabéis, la trama nos lleva a los años que transcurren entre el año 1942, tras el ataque de Japón a Pearl Harbour y el año 1945, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Jim vive con sus padres, en el barrio occidental de Shangai. La ciudad está dominada por los japoneses desde 1937, año en que derrotaron a las tropas chinas, pero tras el ataque a los EEUU, los japoneses toman violentamente el barrio internacional, lo que provoca que el chaval se pierda de vista de sus padres, y empiece para él un viaje desupervivencia, primero en solitario  y después en los distintos campos de prisioneros en los que se va asentado, según las circunstancias.

La novela realiza un viaje trascendental en la vida del joven. Su periplo cubre desde los doce a los catorce años, en un continuo aprendizaje por sobrevivir en un entorno hostil, en que por desgracia tendrá que aprender a acercarse a la mejor sombra, con tal de aprovecharse de cualquier situación para no morir de hambre ni sentirse excluido, en un universo en el que sobreviven solo los más fuertes y, aparentemente, los más despreciables advenedizos. Sin embargo, no solo encontramos, dentro de la gran muestra de personajes de la novela, individuos dispuestos a pisar al más débil con tal de subsistir en aquella perentoria situación. También hay personas con corazón, con espíritu solidario, aunque en algunos casos, les lleve a la incomprensión o a la tumba. Con todo, Jim tomará buena nota de todos ellos, en su crecer en la supervivencia, apostando por cierta postura insensible, pero que sin embargo y según las ocasiones, por encima de ello, sus sentimiento y caridad, destellan de vez en cuando, ante situaciones desesperadas.

Este joven luchador, logra mantenerse en la superficie de un entorno casi infrahumano, no solo a base de buen ojo y su espíritu de supervivencia, sino que además subsiste en un universo paralelo mental, del que el autor, J. G. Ballard nos muestra sus sueños, generalmente relacionados con su amor por la aviación, los aviones y los pilotos japoneses con los que convive en la distancia, en el aeródromo que sirve de campo de retención. Conforme pasan los años, varias y recurrentes constantes vuelven a su mente. Por un lado el pensamiento reiterativo por encontrar a sus padres. Esta premisa es una de las grandes razones por las que vivir en el terror de la falta de comida y las enfermedades. Por otro, su personal idea de la guerra, concepto casi apocalíptico con el que autor argumenta el sinsentido de la guerra y las consecuencias terribles en los civiles que la sufren. Esta novela se basa en buena parte en las experiencias del Ballard durante la Segunda Guerra Mundial, y son claras las concordancias con la dura situación que sufrieron los prisioneros, principalmente británicos, tras la declaración de guerra de Japón. La imagen terrible de las condiciones infrahumanas de los campos de concentración o las largas marchas a pie, sin apenas alimento ni agua, que miles de prisioneros tuvieron que realizar en diferentes fases de la guerra, están magníficamente narradas en sus páginas. Además, y punto aparte, es el terrible trato y el asesinato masivo realizado por los japoneses sobre la población china.

Lo que más me ha llamado la atención es la interiorización de protagonista ante las diferentes fases que pasa en los tres años y los distintos compañeros de viajes con los que coincide a lo largo de ellos, constantemente interrumpida por sus ensoñaciones y su fiel amor la aviación, los cazas y bombardeos que constantemente cruzan el cielo de tan desolado territorio, como algo subyacente que siempre está presente, pero escapa a su control más consciente. El crecer en el camino pasa por ser abandonado en múltiples ocasiones y abandonar a los caídos por el hambre, la sed o la enfermedad, a lo largo de su paso por los campos de concentración o las largas marchas hacia quién sabe dónde. En esos casos, la lectura de ciertos párrafos, exhala el horrendo olor de la muerte, la suciedad y el abandono, provocando al lector una extraña sensación de realidad, frente a la huida hacia adelante del joven Jim. Su madurez aprendida con el tiempo, caiga quien caiga, es su guía en su supervivencia.

La narrativa de Ballard, a veces desgarradora, aporta en las páginas de la novela, verdad, sufrimiento, esperanza y crueldad, todo ello de la mano de un personaje complejo, siempre acompañado de una pléyade de personajes, con las que comparte una parte de su viaje vital, con la idea simple pero fundamental por sobrevivir. Estamos pues, ante una novela en la que los valores humanos juegan al equívoco, mostrando la inevitable necesidad de subsistir frente al insalvable herido de muerte. La expresividad y realidad en la descripción de los hechos y los pensamientos de Jim, se conjugan en una narrativa, que si bien resulta a veces reiterativa, como la monotonía de los días en la transcurrir de la vida de los prisioneros, insuflan de sentimiento y esperanza, un texto centrado en un paisaje de muerte y crueldad, en la carrera por la supervivencia del protagonista. Magnífica novela.

Título: El Imperio del Sol
Autor: J. G. Ballard
Páginas: 400
Editorial:  Alianza (2017)

 

     

12 comentarios en “EL IMPERIO DEL SOL – J. G. Ballard

  1. Vorimir dice:

    Esta reseña me recuerda que aun no he visto la película, a ver si con la cuarentena puedo remediarlo. Cine, libros e Historia, gran combinación en este caso. :D

  2. Iñigo dice:

    Y además es un libro literariamente hablando bueno y muy introspectivo a nivel humano, dentro del escenario bélico en el que se mueve. Por cierto, la película que realizó Spielberg, es una estupenda adaptación.

  3. Balbo dice:

    Era raro que este libro no hubiera ya sido reseñado aquí. ¡Enhorabuena! Lo leí hace poco y es de esos casos en que libro y película estan muy equilibrados. Me gustó cuando lo lei y me sorprendió mucho que fuera autobiográfico. Un buen libro que vale la,pena leer.

    1. Iñigo dice:

      Y tanto que merece la pena. Gracias Balbo.

  4. casandro dice:

    Filmada en Trebujena, Cádiz.

    1. Iñigo dice:

      Sabía que había sido rodada en España pero no donde… Muchas gracias por la información.

      1. Casandro dice:

        Muchas gracias por la reseña.

  5. Una vez más, te felicito por la reseña Íñigo. La verdad es que después de leerla me han entrado bastante ganas de meterle mano…

  6. Balbo dice:

    Lo malo de haber visto la pelicula chorrecientas veces, al ritmo de Suo Gan, es que cada vez que salía el protagonista en la novela siempre le ponía la cara de Christian Bale.

  7. Antígono el Tuerto dice:

    Yo vi en su día la película, es una película dura, pero que refleja bastante fielmente la ocupación japonesa en China…si el Frente Oriental en Europa fue muy duro, éste frente fue aún más duro.

  8. Iñigo dice:

    Y traslada bastante bien lo contado en el libro, también muy duro, en algunos momentos, casi inhumano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.