EL FUEGO DEL CIELO – César Vidal

El fuego del cieloPara quien no conozca al autor de este libro, se trata de un periodista y escritor que actualmente dirige el programa nocturno de la COPE. Bien, cuando compré el libro conocía ya al autor y tenía una idea formada sobre él: hombre de cultura oceánica, pero con opiniones tamizadas siempre por la religión.

El libro también recoge esta influencia de forma directa y es una historia de religión, en la que el objetivo central, al fin y al cabo, es exponer un hecho extraño histórico como un milagro cristiano. Hasta aquí, todo perfecto. No está reñida una buena novela histórica con una visión cristiana o con el adoctrinamiento.

El problema viene cuando además, vemos que la historia es más bien simple y mala.

Realmente el libro no cuenta nada, y su desarrollo da más bien para un cuento que para una novela. La gran mayoría del libro narra la historia de cuatro personas, cuyas vidas se cruzan al final, pero estas vidas no aportan mucho a la historia central y algunos personajes son claramente prescindibles.

La parte buena de libro es que los conocimientos de César Vidal son tan amplios, que la representación del mundo romano es algo resaltable. Pero poco más, buen historiador, pero mál novelista.

Resumiendo, una novela simple y tópica, poco recomendable a pesar de tener algún premio aparentemente de importancia.

No hay mayor religión que el servicio a los demás. Trabajar por el bienestar común es el mejor credo. (Albert Schweitzer)

[tags]fuego cielo, César Vidal[/tags]

Compra el libro

 

     

228 comentarios en “EL FUEGO DEL CIELO – César Vidal

  1. Ascanio dice:

    ¡Ja, ja, ja…que me troncho, me desmembro y me desencuaderno!
    Snif, snif…

  2. karateka dice:

    Dioses del Averno, cuanta malicia….

  3. Arauxo dice:

    Es que hay por ahí cada bellaco…

  4. Pol Didac dice:

    Hola.

    No he leído ningún libro de Cesar Vidal todavía. Si, he leido artículos de opinión en prensa. Creo que es una persona que publica en exceso, aproximadamente un libro cada dos, tres meses. creo que no se puede ser riguroso escribiendo en tan corto espacio de tiempo, y no sé de donde saca el tiempo para la correcta documentación necesaria para ese tipo de libros. debe ser por esa razón que los errores en la documentación y en la bibliografía que utiliza son notables.

    por otra parte,creo que es una persona de pocas ideas y malas. casi casi, se puede decir que cae, una y otra vez, en los tópicos, o en la concepción simplista y un poco “petarda” si se me permite la expresión de la realidad que fue oficial durante el franquismo.

    Creo que el señor Vidal es más un arribista que un verdadero intelectual.

  5. Curistoria dice:

    Perdón por mi ignorancia, pero ¿qué es arribista?

    Saludos.

  6. karateka dice:

    Arribista: Persona ambiciosa y sin escrúpulos que aspira a llegar a la cumbre del poder, de la fama o de la riqueza, sin valorar si los medios utilizados para ello son éticos o no.

    A César Vidal también le añadiria el calificativo de listillo.

  7. Aretes dice:

    Pues a mi no me cuadra lo de arribista, que tampoco sabía qué era, con César Vidal.
    Por otro lado no se contrapone a intelectual, vamos, digo yo.
    ¿Listillo, Karateka? No, no lo creo.

  8. Ascanio dice:

    Coincido contigo, Aretes. Se podrá estar más o menos de acuerdo con las ideas de César Vidal, gustarte más o menos sus libros, pensar (o malpensar) sobre la existencia de libros “por encargo”, pero a mí nunca se me ocurriría decir que tiene pocas ideas y malas.
    ¿Pocas ideas? Cielos, ya me gustaría a mí tener tan pocas.
    ¿Malas ideas? Creo que ni buenas ni malas, simplemente son las suyas.
    Arribista, listillo…lo aplicaría a otras personas. A él, definitivamente, no.
    Y que conste que he leído alguna novela suya y, pichí pichá.

  9. karateka dice:

    Aretes y Ascanio:

    Perdonad que no os contestara a su debido tiempo, acabo de ver vuestros últimos comentarios, estoy tan enfrascado con el foro que casi ni vengo por el blog, pero allá va mi respuesta (dos meses más o menos, tampoco pasa nada… ¿no?).

    A ver, lo de llamar “arribista” a César Vidal, no es mio, lo de “listillo”, sin embargo, si.

    Que conste que Vidal, como historiador, es uno de mis preferidos, pero creo que es sospechoso tener un ritmo tan desenfrenado de publicación, por lo que, y como decía algún compañero más arriba, por ahí “huele a negro”. De ahí lo de “listillo”.

    Un saludo.

  10. Ascanio dice:

    Bueeeeeeno, te perdonamos por el retraso, hombre. Lo perdonamos, ¿no, Aretes?
    Sustituyamos entonces el “listillo” por “sospechosillo”, ¿no? Sí, ahí coincido contigo, Karateka. Ese ritmo de publicación es milagroso.

  11. sheenichef dice:

    Saluti..
    voi compartecipe originale le informazioni :-D
    A uomo era debba faccia [URL=http://corsi-massaggio.corsicaferry.net]corsi massaggio[/URL] .
    Scuole corsi legittimati 1994 cnr didattica studenti serale due..
    Hm.. Noi gradirebbe ritrovamento fresco pagine circa corsi di formazione.
    Ammetta quello cercato male :-\

  12. Antonio dice:

    Buenas tardes:

    Como sabéis hay ahí una colección de C. Vidal en la calle. Habría que abrir una página para irla comentando y optimizar las adquisiciones. ¿los que podéis hacerlo estáis dormidos?

    Respetuosamente.

  13. Pol Didac dice:

    Sigo manteniendo lo de Arribista a Cesar Vidal, igual que muchos otros “Doctores” que hace diez años hacian fastamagoria sobre sectas y OVNIS para editoriales de saldo y a base de mucho bombo y platillo¡, acaban escribiendo sobre la guerra civil. me parece perfecto que todo el mundo escriba. que haga un libro sobre la guerra civil y la unica fuente que utilice sea la propaganda franquista,, es como si yo me pusiese hace tratados de teologia basabdome exclusivamente en los libros de JJ Benitez. lo que no lo considero es serio, y ninguna universidad lo considera,
    es arribista porque es un hombre que ya no solo se inventa los titulos academicos que tiene, sino que tambien se inventa las universidades donde los estudió. Tenemos a un licenciado en Derecho, que ni siquiera cursó la diplomatura. haciendose pasar por Doctor en filosofia, teologia e historia, si esto no es un arribista
    seamos serios, si este hombre no tuviera detras, la editorial PLaneta, la Cope, y el PP dandole aurea de sabio, seguiria como hace diez años escribiendo libros de saldo sobre Sectas, OVNIS o o que fuere

  14. Ascanio dice:

    Me gustaría saber en qué fuentes te basas para decir que C. Vidal se inventa sus títulos académicos.
    Afirmar ésto tomando como base sólamente el grupo Prisa es como si yo me pusiese hace tratados de teologia basándome exclusivamente en los libros de JJ Benitez.

  15. Arauxo dice:

    Por lo menos sabe gramática y ortografía…

    Y, por cierto, “áurea” es un adjetivo que alude al oro o a algo que se le parezca. No es un sustantivo que signifique halo ni nada semejante.

  16. Epaminondas dice:

    Reitero la pregunta de Ascanio ¿en que te basas para decir que sus títulos acádemicos los compró César Vidal en un estanco?…Si es cierto habría que desenmascarar a ese farsante, ahora si no es cierto quizá debieras disculparte por llenar de basura el nombre de esa misma persona.

    Opino (al estilo Koenig).

  17. Intronil dice:

    Estamos ante una obra que nos acerca meticulosamente a la Roma del siglo II, a través de cuatro personajes muy dispares pero que vistos en profundidad son tan humanos y tan próximos a nosotros que demuestran que durante casi dos mil años de historia la propia vida humana ha sido un eterno retorno sobre las mismas ideas, inquietudes, ambiciones, miedos y deseos que han marcado nuestra historia. Un presunto mago con poderes paranormales que se gana la vida a través de astutos engaños a aquellos que por las circunstancias dificultosas de su vida, o bien por ansias de confirmar las pulsiones de su propio ego, deben y quieren creer en algo que les infunda esperanza; un joven que desea hacer carrera militar y política y en el que confluyen una peligrosa mezcla de ilusiones e ingenuidad; un veterano combatiente que representa la rectitud, la nobleza, la lealtad y la dignidad, y cuya vida se rige por estos principios; y una prostituta esclava a la que la vida no ofreció oportunidades y que se plantea si algún día podrá escapar de su destino. Todos ellos nos muestran una capital de un imperio en el que el poder y el hedonismo llevado has ta sus últimas consecuencias de una clase dominante comenzaban a alimentar de forma cada vez más patante un decaimiento que se iría extendiendo progresivamente durante las siguientes decadas y que traería como última consecuencia la propia debilidad y destrucción del mayor imperio que jamás haya conocido el hombre. Una Roma que lucha por imponer orden y disciplina como garantes de continuidad de su imperio, y en la que la inmigración descontrolada, la seguridad ciudadana, el respeto a las instituciones imperiales, el miedo a la muerte y a la enfermedad, el propio bienestar físico y económico o la incesante búsqueda de un sentido de la propia existencia formaban parte -al igual que hoy en día- de los pensamientos y preocupaciones de la ciudadanía.

    Y unos personajes que invitan a reflexionar sobre el enfrentamiento de civilizaciones, la lucha por el poder, el respeto por la vida humana, los anbhelos de un futuro mejor y sobre todo, la necesidad de humanizar al hombre a través de la compasión, la caridad y el amor incondicional, que puede llevar al ser humano a una segunda oportunidad si de verdad cree en ello. Como ejemplo, magnífico el diálogo entre el centurión Valerio y el emperador Marco Aurelio sobre la naturaleza del cristianismo y la necesidad de que sus principios y postulados se propagaran y las meditaciones posteriores del propio señor del imperio al respecto.

    Y una ciudad de Roma mostrada con exquisita documjentación histórica, anivel político, social y militar, al igual que la vida castrense que tantos temores y satisfacciones proporcionaba a los propios legionarios. Tal vez puede resultar chocante la anécdota del fuego del cielo, que de título a la obra, pero su descripción forma parte de la documentación histótica, a pesar de que se nutriera de la propia mitología e irracionalidad que tan presentes estaban en la época. Es por ello, por su valor documental y por la extraordinaria narración de los quehaceres de los proptagonistas, así como de la in triga y la emoción que acompañan al relato por lo que la obra fue galardonada con el premio a la mejor novela histótica Alfonso X El Sabio de 2.006. Felicidades, señor Vidal.

  18. Arauxo dice:

    Querido Intronil:

    Bienvenido a Hislibris. Yo no he leído la novela, pero sí puedo decirte con toda seguridad que en Hislibris siempre estamos ávidos de buenos comentarios y enriquecedores análisis. Porque se compartan o no tus opiniones -supongo que habrá quien, habiendo leído la obra, pueda discutírtelos- se agradece la aportación sosegada, reflexiva y analítica en una reseña que ha suscitado lamentablemente muchos más comentarios sobre las ideas políticas del autor que sobre el libro en cuestión.

    Recibe un cordial saludo y -sólo en mi nombre porque no represento a nadie más- una sincera invitación a participar más en estas páginas.

  19. Javi_LR dice:

    A mí me surge una duda respecto a la intervención de Intronil: cuando habla de “Como ejemplo, magnífico el diálogo entre el centurión Valerio y el emperador Marco Aurelio sobre la naturaleza del cristianismo y la necesidad de que sus principios y postulados se propagaran y las meditaciones posteriores del propio señor del imperio al respecto.” ¿a qué se refiere exactamente? Los que hayáis leído la obra, ¿me lo podríais aclarar? Es que me queda la sensación de que Marco Aurelio comulga con el cristianismo, o algo así, cuando podría ser un agón. De todas formas, me parece un tema muy interesante ese de la hipotética conversación.

  20. Curistoria dice:

    Um… mi memoria no da para tanto, lo siento.

    Saludos.

  21. Arauxo dice:

    Um… mi imaginación, tampoco.

  22. Urogallo dice:

    Por cierto, que ya la he visto a 5 euros, y me la he pillado. Veremos que tal, aunque no me espero mucho después del chasco de Artorius.

  23. Urogallo dice:

    Despachado, por que al fin y al cabo es muy, muy breve.

    Bien, entretenido, pero no una gran novela. Hay varios errores de bulto, pero en general tampoco profundiza tanto en la vida de la Roma de la época como para errar.

    Si no tienes otra cosa a mano, se deja leer. No es una mala novela, pero tampoco la recordaré como una obra especialmente original.

    Un cuento con moraleja, bien contado.

  24. MARC dice:

    Me gustó lo que dijo Urogallo acerca de que, España, es el país más laico de Europa y creo que tiene razón. ¿Por qué llegaron a ser un país de escépticos? Yo no lo se, vivo en Sudarmérica donde los matices religiosos, caray, si que son por demás ricos. Solo donde yo vivo, conviven los protestantes, los catolicos, con las ideas religiosas aborigenes, las hebreas y ahora, con la nueva inmigración eslava, las ortodoxas cristianas. Amén de las sectas de orígen cristiano y las sincréticas afroamericanas. Vidal Manzanares fue en su juventud Testigo de Jehová. Luego, paso a militar en las filas del protestantismo evangélico cuyo crecimiento ha sido exponencial, tanto de los sectores conservadores, los fundamentalistas y el pentecostalismo. Solo en Brasil, los protestantes hoy llegan a mas de doce millones de personas. La sapienza de Vidal Manzanares, no se discute. El hombre sabe mucho de teología. Es una pena que España, tan avanzada en el laicismo, este a años luz de Argentina en materia de teologia protestante por ejemplo. Digo una pena, porque lejos de mirar de reojo la religiosidad no catolica, por ahi sería bueno ver otro mundo y creanme, el mundo protestante es definitivamente, otro mundo donde arraigan el cerramiento mas acendrado -creacionismo por ejemplo – hasta el laicismo cristiano capaz de producir un Paul Ricoeur. Claro, saber es una cosa, y ser novelista, algo diferente. Aún asi, se anima al desafío. Interesante obra, escrita claro, para publico ameno. Recuerdo bien que en periodismo se me enseñaba que hay que escribir para gente de unos veinte años de edad. O sea livianito. Como es un libro destinado a producir euros, lejos estaba en la mente de los directivos de la editorial y del escritor, producir algo que solo los intelectuales puedan abordar. Saludos.

  25. Javi_LR dice:

    Interesante lo que dices, Marc; bienvenido a Hislibris.

  26. JJSala dice:

    Acabo de terminarlo.

    Solamente decir que, en lo referente a la novela, estoy totalmente de acuerdo con Curistoria, sin añadir ni quitar una coma.

    La novela es floja y los personajes estereotipados. La prostituta buena, el centurión desengañado, el joven patricio trepador y el egipcio….., bueno, al parecer, tuvo algo que ver en el tema, pero, en caso contrario, podría haber sido suplantado, literariamente, por un judio que hubiera completado perfectamente el cuarteto protagonista….

    Es la primera novela de Cesar Vidal que leo y no me ha satisfecho demasiado, así que me va a resultar dificil leer las otras dos que tengo en mi poder.

    Salud

  27. pitadel dice:

    He leído el libro y me ha gustado primero por la historia, pero lo que más he ha gustado es la facilidad que tiene el libro para contarte o acercarte a la idea de los propios personajes, fruto de su época y su tiempo. Realmente leer una novela histórica que de alguna manera no comete anacronismos a la hora de exponer los pensamientos y la forma de actuar de los personajes, a veces es difícil, simplemente porque muchas veces no se convierte en best-seller, y realmente creo que esta novela consigue abrir cierto claroscuro para acercarte de manera certera, a un mundo donde los limes de la SPQR eran lejanos. Gracias Cesar por darme una pequeña luz sobre este mundo tan distante pero tan cercano.

  28. Publio dice:

    Leí esta novela ya hace un tiempo y me resultó entretenida, es lo mejor que puede decirse de ella. La verdad es que, no me dejó huella alguna y hoy en día recuerdo muy pocas cosas de su argumento.
    En mi opinión, y no lo digo sólo por El fuego del cielo, sino también por otras novelas de César Vidal que he leído es que, es un escritor que escribe de forma desnuda, me refiero con ello a que va directo a lo que quiere decir, ideológicamente hablando, y, no viste las novelas con un ropaje que adorne esas ideas. Así que, estilísticamente son muy secas porque no presta atención a lo que podríamos denominar el adorno literario, sólo centra su atención en la idea que quiere transmitir al lector. Lógicamente todo escritor quiere transmitir sus ideas pero Vidal lo hace de un modo tan evidente que sus novelas carecen de la más elemental belleza literaria, tratando con ello al lector como a un ignorante. El resultado es que, sus obras no dejan huella, son leídas y olvidadas, al menos, eso es lo que a mí me sucede, o bien son leídas con asombro pues el lector no es un niño para llevarle de la mano por donde el escritor quiera pues tiene su propio criterio. Lo cierto es que, tras dejar a medias La noche de la tempestad, se me han quitado las ganas de volver a leer más libros de este escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.