EL ARADO Y LA ESPADA – Theodor Kallifatides

El arado y  la espada es la segunda novela de la trilogía que Theodor Kallifatides escribió en los años setenta, dedicada el periodo de la historia de Grecia que va desde los años previos a la Segunda Guerra Mundial, hasta la Guerra Civil que sufrió el país a finales de los años cuarenta. El protagonista de sus páginas es el pueblo de Yalós, una localidad inventada y situada en el sur de Grecia, en la provincia de Laconia, pero plasmada a imagen y semejanza del lugar de nacimiento del autor. Si bien la primera novela, Campesinos y señores, se localiza antes y durante de la ocupación alemana, ésta que hoy nos ocupa, se vuelca en el periodo de salida del los alemanes y el comienzo de la Guerra Civil, un periodo de de esperanza y ocasiones perdidas, en las que se ven envueltos los habitantes del pueblo supervivientes a la guerra de ocupación, envueltos en rencillas políticas y familiares herederas de años de zozobra y odio encallecido.

Kallifatides sigue volcado en narrar las desventuras de quienes protagonizan esta novela que juega entre la épica y el costumbrismo, en una narrativa que apuesta por navegar en la vida de quienes sufren los embates de un país que tras la ocupación nazi, ve visos de nuevos horizontes de libertad, y que sin embargo, se ve empujado a heredar la violencia ideológica y política marcad por los nuevos líderes del país. Es en este momento cuando Inglaterra se presenta como el salvador de Grecia, con la premisa de eliminar a las fuerzas partisanas comunistas que lucharon contra los alemanes, con vistas a apoyar un gobierno conservador que se cimienta en fuerzas fascistas, eternas enemigas irreconciliables de un comunismo llamado a ser derrotado.  Si bien las fuerzas británicas se muestran como un elemento pacificador, su permisividad ante los abusos de los elementos fascistas con tal de controlar un país en ebullición, provoca grandes desengaños y decepciones entre la población. tras la salida de estos del país y después de unas elecciones teledirigidas y la entrega de las armas por parte de gran parte de los movimientos comunistas el país, ahora monárquico, se queda en manos de quienes se empeñan en coartar la libertad de unos y cobrarse venganzas del pasado. El definitivo enfrentamiento civil en ciernes no tardará en llegar, mientras los desmanes de los fascistas y antiguos odios siguen resquebrajando aires de libertad. Como bien dice el autor, tras la 2ª G.M… A aquellos señores no les gustaba ver a los antiguos sirvientes como señores, y a los sirvientes no les gustabas ver a otros sirvientes como señores. Ni siquiera el Plan Marshall promovido por los EEUU aliviará la situación de pobreza, hambre, violencia y confrontación que impera en el país.

Y todo esto sobrevuela al pueblo de Yalós y su población, en un caminar paralelo a lo que sucede en el país. Los desastres de la guerra se respiran ante la falta de los seres perdidos y de los supervivientes que crecen y envejecen en una población donde todo se magnifica, desde lo juegos de los niños ya no tan niños, y las fuerzas vivientes que buscan mantener el poder, mientras aquellos que se fueron vuelven a malas, y otros regresan al monte. Como sucedió en la primera novela de la trilogía, son las mujeres, las que han sobrevivido a tanta maldad y testosterona violenta, las que mantienen la esperanza y la vitalidad sufriente de una micro sociedad castigada hasta la saciedad por las ideologías enfrentadas y las envidias mundanas más enraizadas. Sus personajes sirven de enlace entre unos y otros, ganadores y vencedores, pendencieros y pacíficos, pensadores y activistas, en un pueblo donde el equilibrio entre sus habitantes se rompió antes de la guerra, generando muertes, exilios y, lo que es peor, desesperanza.

Y todo esto, tan humano y tan hiriente, lo narra Kallifatides en un rol literario que juega con pasajes en los que los mundanos juegos pendencieros y violentos recuerdan a los enfrentamientos entre aquellos míticos héroes y semidioses de la mitología griega, convirtiendo lo ordinario y tan tristemente humano en casi mítico. Su construcción literaria de lo narrado en un estilo costumbrista y popular, se acerca por momentos a lo poético, en su afán por enlazar los hechos con leyendas antiguas fusionadas con las tragedias y heroicidades presentadas en el escenario de una Yalós polvoriento marcado por la sangre derramada de unos y el odio volcado sin remisión sobre otros. Todo esta bellamente escrito y narrado, en la realidad sufriente de quien sufrió en su niñez los avatares de los sucesos acaecidos en aquellos años, a la espera de la debacle final de la emergente guerra civil de finales del los años cuarenta, de la que podremos leer el próximo octubre con la publicación del cierre de la trilogía.

******

Theodore Kallifatides. El arado y la espada, traducida por Carmen Montes Cano y Eva Gamundi Alcaide, Galaxia Gutenberg, 2024, 211 páginas.

     

8 comentarios en “EL ARADO Y LA ESPADA – Theodor Kallifatides

  1. Arturo dice:

    Qué buena reseña, Íñigo, gracias. Me encanta Kallifatides; leí de él Timandra (me lo firmó hace unos años en la Feria del Libro) y Un país en la ventana, y no tardaré en ir a por la trilogía que estás reseñando.

    1. Iñigo dice:

      Estas novelas casi autobiográficas, de las que ya he leído la segunda, son tan entretenidas como tremendamente duras. La picaresca se mezcla con el odio de los habitantes del pueblo, los dimes y diretes de sus protagonistas chocan de frente con la crueldad de las guerras que sufre Grecia desde los años treinta. Personalmente «Timandra» no me gustó, pero ya he hecho las paces con el autor, del que seguiré recuperando lecturas poco a poco, más allá de leer la tercera de la trilogía cuando se publique´.

  2. Vorimir dice:

    Una de mis muchas asignaturas pendientes, lleva años en cola su Otra vida por vivir pero no sé si le recomiendas otro si fuese a leer solo un libro suyo.
    Gracias por recordármelo con ña reseña, a ver si voy despejando los pendientes y va subiendo.

    1. Iñigo dice:

      No te puedo decir. Solo había leído «Timandra» y me dejó frío, pero esta trilogía me está gustando mucho.

  3. cavilius dice:

    De Kallifatides leí Timandra, y no estando mal me pareció una novela algo morosa. No descarto probar con esta.

    1. Iñigo dice:

      Nada que ver, amigo, nada que ver. Altamente recomendable y se lee en un plis plas.

  4. José Luis González García dice:

    No conocía a Kallifatides. Me ha bastado comenzar «Campesinos y señores» para darme cuenta de que estaba ante un escritor de calidad y de interés. Espero que se consolide la sensación y que las siguientes páginas me sigan haciendo disfrutar. Si es así, iré a por el segundo de su trilogía sobre la guerra, el que tú comentas.

    1. Iñigo dice:

      Creo que el autor conforme avanza el viaje del autor por su Grecia natal, la trilogía va a más… A la espera de leer el último que se publicará en otoño o invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.