DINASTÍAS DE TRAICIÓN – José Luis Sampedro Escolar

DINASTÍAS DE TRAICIÓN, José Luis Sampedro Escolar¿Puede compartir libro Bermudo III con los más rabiosos personajes de las revistas del corazón? Bien, no es el tipo de pregunta que se haga uno normalmente, por muy inquieto que sea. Yo no me la había hecho nunca. Sin embargo la respuesta es que sí, y la prueba, el libro que se reseña a continuación.

Dinastías de traición nos adentra en los oscuros recodos de algunas monarquías europeas. En concreto en el occidente europeo: Portugal, España, Francia, el Reino Unido e Italia.

¿Por qué hablo de oscuros recodos?

Podría uno pensar que este es un libro de Historia, como un libro de Historia nos lo venden, pero la parte propiamente histórica es, opino, escasa, ya que la época en la que más se centra el libro es el siglo pasado (el XX).

Ciertamente el autor no desdeña los tiempos más antiguos. Así vemos pasar rápidamente ante nuestros ojos las vicisitudes de las diferentes dinastías que reinaron durante los siglos pasados en los reinos peninsulares: Portugal, Galicia, León, Aragón, Castilla; más allá, al norte o al este, en Francia e Italia y, tras cruzar el canal, en el Reino Unido.

Sin embargo esta parte del libro es minoritaria, muy minoritaria.

El libro se centra sobre todo en las vicisitudes de las casas monárquicas a lo largo del siglo XX, y cada vez con más detalle según se va acabando este y comienza el presente. ¿Quién es el jefe de la Casa de Borbón? ¿Quién es el actual heredero de la Corona de Francia –si la hubiera-? ¿Dónde fue a parar la Casa de Saboya? ¿Por dónde andan los Grimaldi?

Cerca, muy cerca, cerquísima de la más rabiosa actualidad del corazón, nos lleva este libro. Pero por suerte no es un libro sobre morbo, aunque trate de temas morbosos para muchos, ni de cotilleo, aunque trate de temas sobre los que se cotillea a menudo.

El autor, nacido en Madrid, licenciado en Derecho, es diplomado en Protocolo y Ceremonial por la Universidad de Oviedo y la Escuela Diplomática; miembro numerario de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía y Vicepresidente de la Asociación de Diplomados en Genealogía, Heráldica y Nobiliaria; entre otras cosas. Así pues, domina perfectamente el tema del libro, y es algo que se nota en todo el desarrollo de las explicaciones y tesis que nos propone.

A lo largo de más de 350 páginas nos va exponiendo la sucesión de los diferentes monarcas de las naciones citadas, con especial hincapié en las diferentes ramas de la familia de los Borbones. Para exponer dicha sucesión debe bucear a menudo en las muchas vicisitudes familiares y políticas que marcaron la época de que se trate. Así tenemos la revocación de la Ley Sálica que llevará al trono a nuestra Isabel II; el largo camino de renuncias e inhabilitaciones que determinarán quién es el actual heredero al trono de Francia, si es que algún día deciden «desrevolucionarse» (o «rerrevolucionarse», vaya usted a saber), cuál es el futuro de la vistosa familia real monegasca, o cuál fue el largo proceso de ilusiones y desencuentros que llevaron a reinar en España a Juan Carlos I.

Hijos ilegítimos, padres despilfarradores, ramas secundarias perdidas, órdenes, collares y medallas falsas y verdaderas, hijos misteriosos, procesos políticos… Todo ello cabe en el libro.

Así pues yo no lo clasificaría como libro de Historia, tampoco como libro de histeria, pues trata estos temas con distanciamiento, capacidad de análisis y sensatez. En todo caso podría ser pues un libro de historias. Pero desde luego es un libro, aviso, para interesados en estos temas en particular, o en todos los temas en general. No para los puramente interesados en la Historia.

En el apartado de fallos se me ocurre en primer lugar lo confusos que pueden ser algunos párrafos: donde Fulanito de Cataflús, casado con Menganita de Uffquelejos, tuvo como hijos a Butanito, Fulanito-Gervasio, Zetanito, Gantonito, Criptonita y Marianita; los cuales tuvieron como hijos a Fulanito, Eufrasio, Rofrasia y Gafrasio en el caso de Butanito, que había casado con Rocanita, hermana de Colonito de Nosedonde; mientras que su hermano Fulanito-Gervasio, casado con Rigoberta de Porallí tuvo como hijos… Esto, hasta conseguir que el lector asalte vicioso la reserva casera de analgésicos.

Y en segundo lugar me parece un poco simple exponer la ambición de los personajes como motivo mayoritariamente principal de todas las luchas sucesorias entre hermanos, primos, sobrinos, nietos e hijos. Quiere uno suponer que además de la ambición pudo haber motivos más admisibles como el sentido del deber, el idealismo o el simple patriotismo. Motivos que el libro no refleja demasiado.

En fin. Libro interesante, pero sólo para quienes quieran saber sobre el tema en concreto.

Opino.

P.D: A efectos de no dejar colgado a nadie, aclarar que Fulanito-Gervasio de Cataflús-Uffquelejos y Rigoberta de Porallí tuvieron como hijos a Sebas, Subes y Sobas de Cataflús-Uffquelejos y Porallí, apellidos que tras tremenda trifulca familiar cambiaron por Pérez González.

José Luis Sampedro Escolar.
DINASTÍAS DE TRAICIÓN.
La Esfera de los Libros.

[tags]Dinastías de traición, José Luis Sampedro Escolar[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Dinastías de traición” en La Casa del Libro.
   

     

24 comentarios en “DINASTÍAS DE TRAICIÓN – José Luis Sampedro Escolar

  1. Ascanio dice:

    Ja, ja, ja, muy buena la postdata, Koenig.
    Pues mira tú que me parece que este librito lo voy a dejar para una mejor ocasión… Y es que a mí, esto de los mejunjes dinásticos (y sobre todo si son del siglo XX) no me va demasiado.

  2. Koenig dice:

    Soy el hombre de los lunes.

  3. cavilius dice:

    Hum… ¿seguro que Uffquelejos va con dos efes?

  4. Koenig dice:

    Absolutamente. Son de ascendencia germánica.

  5. Akawi dice:

    ¡Definitivamente no!. Estas dinastías las dejo para quienes tengan que recuperar alguna corona para colocar en su distinguida testa. Además a Subes y Sobas los conozco personalmente y prefiro dejarlos que discutan entre ellos.
    Al margen de estos datos la reseña de Koenig, como siempre, muy elocuente y clarificadora; gracias por la advertencia.

  6. Incitatus dice:

    Pues yo creo que la familia Cataflús es realmente la de los Cataphlux de origen heleno…

    Creo no me pillan con este libro en las manos

  7. farsalia dice:

    El “Hola” es genial para estar al tanto de las casas reales europeas y para seguir las líneas secundarias de los Bourbones…

  8. Incitatus dice:

    a mi del HOLA lo que más me divierte son las casas que salen en sus primeras páginas… si soy un caballo marujo

  9. Ascanio dice:

    Eso es; caballo marujo en vez de caballo cartujo.

  10. Valeria dice:

    Me encanta decirlo (pero voy a disfrutar un poquito de este momento de ahorro de tiempo y dinero….mmmm …. ): Pues este libro no me lo voy a comprar.

  11. Strategos dice:

    A mí lo que me hace gracia es la castellanización del pobre Vermudo III (sí, su nombre es con uve de “veremudo”), que fue el rey de León al que se cargaron sus propios nobles que prefirieron irse con su cuñado Fernando I, que nunca fue rey de Castilla, sino de León (el primer rey de Castilla fue su hijo Sancho, aquel que murió de forma vergonzosa atravesado por una lanza del héroe leonés Vellido Adolfo -también con “v” su nombre original- aliviando el estómago al lado de un árbol cerca de Zamora).

    La cuestión es ver las cosas por donde se miran. Vellido Adolfo es traidor para los castellanos y Vermudo III pasa a ser Bermudo por la influencia de ese latín vasconizado que llaman castellano. Qué cosas tiene la historia de los vencedores.

  12. Koenig dice:

    A estas alturas espero que no empecemos a pegarnos por la independencia de León, bella tierra cruelmente sojuzgada por el castellanismo centralista.

    Espero.

    Saludos.

  13. Incitatus dice:

    En el último caso que nos trata yo solo que se deberían crear de nuevo Las Asturias de Santillana ;-)

    abrazos

  14. Ascanio dice:

    ¿Latín vasconizado que llaman castellano? ¿Y eso qué puñetas quiere decir? ¿El castellano también desciende de los bereberes?

  15. Strategos dice:

    El castellano es una lengua muy influida por otras lenguas limítrofes, está claro. Pero para saber de dónde proviene hay que conocer algo de historia.

    El castellano es de las pocas lenguas romances (la única en la península) y no sé si casi la única de todas ellas) que elimina la “f” inicial (“fillo” por hijo), no distingue pronunciación fonética entre las letras “b” y “v”, entre otras muchas cosas que no te voy a explicar aquí.

    Para colmo de males el castellano nace en los territorios vascones de las coronas leonesa y navarra (vitoria, la rioja, álava, guipúzcoa) para más señas. Y si suponemos que las cuestiones que te he explicado antes como la falta de ‘f’ inicial y la cuestión fonética de la ‘b’ y la ‘v’ son propias del euskara y, para colmo de males, el latín evoluciona hacia el castellano en la zona vascoparlante… lo del latín vasconizado es claro, evidente e impepinable.

    En todo caso, hay que darse cuenta de que cada lengua romance ibérica (levantino-occitano-catalán, aragonés, castellano, asturleonés y galaicoportugués, aparte del sefardí) es influida a su vez por el árabe (almohada, aljarafe, alcalde…). Con lo cual, también podríamos decir que gran parte del español en que se convirtió el castellano sí ha sido parte de idioma bereber (almohades y almorávides eran bereberes, aparte de gran cantidad de la nobleza musulmana ibérica).

    Y, ya puestos, digamos que el español es mezcla de varios idiomas, entre ellos con mucha potencia el francés y el inglés, pero también del gallego, el catalán, el asturleonés y el aragonés y los diversos dialectos del castellano como el andaluz, el canario, el extremeño y tantos más.

    Ascanio, que tú tengas manía a los vascos (como infiero de esa pregunta o de la posterior, que a ver qué tienen que ver aquí los bereberes si no es porque te hayas enfadado), no te escuda del desconocimiento de historia básica como excusa para ofenderse por verdades que desconoce, porque en ese momento el que queda mal eres tú. Y éste es un sitio de sabiduría donde nadie debe quedar mal y donde todos debemos disfrutar de conocer más cosas.

    Pues claro que el castellano es, en esencia, latín vasconizado, así como el asturleonés es, en esencia, latín asturizado; y como el galaicoportugués es, en esencia, latín ‘galaecizado’; el francés latín franconizado y el rumano, latín barbarizado.

    Y por ello no hay que molestarse.

  16. Ascanio dice:

    El castellano es una lengua muy influida por otras lenguas limítrofes, está claro. Pero para saber de dónde proviene hay que conocer algo de historia

    Y claro, tú, Strategos, que nunca has aparecido por esta página, de 4 años de antigüedad, (uy, perdón, hiciste una aparición fugaz en noviembre para hacer publicidad de tu blog, qué casualidad), apareces ahora para darnos clases de Historia -por cierto, con mayúsculas, Strategos, con mayúsculas-. Gracias, hombre, por descender a nuestro básico nivel y honrar a esta página con colaboraciones eruditas como la tuya.

    Para colmo de males el castellano nace en los territorios vascones de las coronas leonesa y navarra (vitoria, la rioja, álava, guipúzcoa) para más señas.

    ¿Para colmo de males de quién, Strategos? ¿Tuyo? ¿Por verte relacionado con Castilla? Ay, que piensa el ladrón que todos son de su condición… Porque si lo dices por mí, Strategos, te aclaro que me honra el hecho de hablar un idioma nacido en territorios tan históricos, tan españoles y tan nuestros como los que citas -y que también deberían estar en mayúsculas- y que tanto aportaron después a la Historia de España, como por ejemplo el Señorío de Vizcaya, en la Corona de Castilla. ¿Habrá algo más castellano, más español, que este señorío? O incluso el mismísimo Reino de León, también tan indisolublemente unido a la Historia de la Corona de Castilla? Sí, a pesar de que te piten los oídos, el Reino de León, unido a Castilla. ¡Será para colmo de bienes, no de males!

    lo del latín vasconizado es claro, evidente e impepinable.

    Claro, es impepinable porque lo dices tú, Gran Oráculo. Todo el mundo sabe que esto de la Historia (con mayúsculas otra vez, Strategos), la Filología y la Lingüística son ciencias exactas con lógica matemática, fuera de toda hipótesis y teorías. Visto tu conocimiento absoluto de la Verdad verdadera del mundo mundial, me atrevo a preguntarte si conoces también algunas otras verdades históricas que a los demás mortales nos son desconocidas. Se me ocurre, por ejemplo… a ver… déjame pensar… ¿Sabes cómo se construyeron las pirámides? Porque es evidente que, a ese respecto, existen diversas teorías que tú, seguramente, serás capaz de desentrañar. O también: la extinción de los dinosaurios, ¿fue causada por un meteorito? O incluso: ¿sabes cuáles fueron las palabras exactas e impepinables de César cuando cruzó el Rubicón? Hombre, te lo pregunto a ti porque eres un experto erudito en Historia Militar, entre otras disciplinas, según veo.

    son propias del euskara

    En castellano, por cierto, ese idioma se llama vascuence, querido Strategos, como el inglés es inglés y no english, o Londres es Londres y no London.

    Y, ya puestos, digamos que el español es mezcla de varios idiomas, entre ellos con mucha potencia el francés y el inglés, pero también del gallego, el catalán, el asturleonés y el aragonés y los diversos dialectos del castellano como el andaluz, el canario, el extremeño y tantos más.

    Y ya puestos, digamos que todos los idiomas beben de todos los idiomas. Bueno, miento; no sé si el idioma de la gallina de corral andaluza es autóctono de Lepe o se originó en territorios vascones con la fuerte y potente influencia del idioma gallináceo inglés y francés; pero seguramente tú, Strategos, podrás alumbrar nuestras mentes ignorantes.

    Ascanio, que tú tengas manía a los vascos (como infiero de esa pregunta o de la posterior, que a ver qué tienen que ver aquí los bereberes si no es porque te hayas enfadado), no te escuda del desconocimiento de historia básica como excusa para ofenderse por verdades que desconoce, porque en ese momento el que queda mal eres tú.

    Strategos, que tú tengas manía a los castellanos (como se deduce de tu comentario torticero del día 27 de abril) no significa que todos seamos como tú ni tengamos que comulgar con ruedas de molino leonesas. ¿Que a ver qué tienen que ver aquí los bereberes? Pues mira, te lo voy a contar: la relación entre la lengua vasca y la bereber forma parte de ciertas teorías sobre el origen del vascuence, Strategos. Hablamos de teorías, como en todo aquello que se refiere al origen de las lenguas. Y las palabras “teoría”, “evidente” e “impepinable” no deberían formar parte del mismo sintagma en ningún caso.

    Y éste es un sitio de sabiduría donde nadie debe quedar mal y donde todos debemos disfrutar de conocer más cosas.

    Evidentemente, por eso los hislibreños entramos en Hislibris para comentar libros de Historia, para abrir horizontes y para a-pren-der, Strategos, A-PREN-DER, no para lanzar piedras, molestar a la gente de bien, reinterpretar la Historia y luego intentar ser “guay” y dar lecciones de pedantería a los demás.
    Y si tan bien conoces Hislibris, y tan a menudo lo visitas, deberías saber que te equivocas de sexo. Soy mujer, no hombre. Cualquiera que visite esta página con regularidad lo sabe.
    Acéptame un consejito, sin acritud; paséate un poco más por Hislibris (y no sólo para sembrar cizaña) y descubrirás que todos somos bastante más humildes y tolerantes que tú; y que una persona se retrata por sus comentarios; por aquello de lo que presume y por aquello de lo que carece.

    Y por ello no hay que molestarse, hombre.

  17. Urogallo dice:

    ¿A Bermudo III se lo “cargaron” sus propios nobles?.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Tamar%C3%B3n

    ¿Y la hermosa, e histórica, narración del combate singular contra Fernando Iº?.

  18. arwen dice:

    Chapó Ascanio

  19. Strategos dice:

    A ver Ascanio (a). Dí lo que quieras, pero.

    Primero. Mi familia es riojana. Castellana para más señas.

    Segundo. Nací en León, que no es Castilla, aunque esté relacionada con ella porque es la madre patria de Castilla, por cierto.

    Tercero. Mi apellido es vasco, de la Corona de Castilla, para más señas. Vizcaíno, más español que nadie, como bien se decía en ‘El Quijote’

    Cuarto. El vascuence o euskara, como prefieras llamarlo, es español (mal que les pese a los independentistas vascos). Y es la lengua que provoca los cambios en el latín para convertirlo en castellano. Impepinable y punto.

    Quinto. Los leoneses no son castellanos. Lo dice un castellano. Y también digo que la versión castellanista de la Historia que se da perjudica a los propios castellanos, porque les echan culpas de lo que no tienen y otros se arrogan (catalanes por ejemplo) cosas que son mucho más antiguas y nacen en León y que les podrían callar la boca en muchas ocasiones.

    Quinto. Que yo haya entrado pocas veces no te da derecho tampoco a ti a tener más autoridad que las cosas que demuestra la Filología y es algo incontestable hasta para un científico “exacto”.

    Sexto. Decir que la filología es una ciencia poco fiable porque no es una ciencia exacta con lógica matemática es algo indefendible. Si nos ponemos axiomáticos, las matemáticas no dejan de ser filosofía y, como tal, igual de inexactas que las demás ciencias (sólo deberías conocer algo de su historia para ver cuántas veces se han cambiado dogmas y axiomas para ajustarla a la coherencia). Los filólogos hacen su trabajo tan bien como los matemáticos, no en vano unos trabajan con un lenguaje (matemáticas) y otros con otros lenguajes que son, en esencia, pura expresión de reglas matemáticas. Aunque creo, que si nos ponemos a discutir ahora de axiomas filosofaremos… pero dudo que un gran científico de “exactas” (joder, tan exactas son la Física cuántica como la relativista… pero no cuadran y, además, cambian cada dos por tres y no hacen más que buscar teorías unificadoras y explicar cosas que no son más que filosofía pura y dura) sea tan desagradable como tú a la hora de definir otra ciencia como la Filología…

    Séptimo. Soy castellano, nací en León, de familia vasca, soy español y odio profundamente a aquellos que miran las cosas sólo por un concepto como “veo que no te gustan los castellanos” cuando lo único que defiendo es que los errores de la historia romántica han de ser eliminados, sean de quien sean… porque conducen a errores básicos que luego se convierten en hidras difíciles de eliminar.

    Cosas ciertas y no gustos, Ascanio.

    Como cierto es que el castellano es una evolución del latín influenciada por el vascuence (y eso te lo dirán TODOS los filólogos a los que desprecias).

    Como cierto es -y se lo digo a Urogallo para contestar a su pregunta sin querer meterle en este lío, pero aprovecho-, que en la autopsia de los restos de Vermudo III se vio cómo lo habían alanceado 42 veces (y la historia real es que se adelantó a sus huestes en la batalla de Tamarón… y estas le dejaron solo ante el enemigo, que lo alanceó; con lo que muchos historiadores deducen que los nobles leoneses eran más del bando de Fernando y no “ayudaron” a su rey; así que la versión de la Wikipedia no es la más adecuada).

    Como cierto es que si tú quieres tener la verdad sobre las cosas por una cuestión de que no me gustan las mentiras en la Historia (y, en este caso, la escrita por la escuela castellana; y si me vieras atacar a los catalanes verías que es así en todos los casos) y te pones muy castellanita en plan “ay, el leonesista”; pues por mí te puedes quedar con tu verdad.

    Pero vamos, también me resulta desagradable todo esto.

    Espero que no vayas detrás de mí tocando las narices y no distinguiendo entre personas (castellanos a los que adoro y admiro y son mi familia) y errores históricos (que no soporto por las razones que te he explicado).

    Porque hija, nacionalista no me llames. Pero tu forma de contestar al principio sí que lo ha sido (aparte de bastante maleducada, por cierto). Y el españolismo extremo es tan molesto y estúpido como el de los gallegos, catalanes, vascos y castellanos que no son capaces de mirar a la verdad por defender que son mejores que nadie.

    Como ves, la única que ha prejuzgado mi forma de ser eres tú. Y me molesta mucho que hayas dejado la educación básica en casa.

    P.S: Y no sé qué tiene que ver aquí mi blog. Qué lástima, pensé que utilizarías cosas para debatir (y aprender algo más) en vez de tirar contra las cosas de los demás que nada te han hecho. Y si no supuse que eras mujer, creo que me dejas bien evidente porqué te has puesto así. El orgullo es mal consejero, sobre todo cuando no hay más que asentir a lo que se te dice o rebatirlo (cosa que, ejem, no has hecho, por cierto). Ejemplos claros: atacar sin fundamento a la filología utilizando el viejo truco de la ciencia exacta, contestar con tal certeza sobre el lenguaje de las gallináceas y, por último y descalificante, sacar a la luz que eres mujer cuando no viene a cuento. Pero bueno, será que por ser mujer tienes derecho a tener más cultura que nadie y a juzgar lo que es verdad o no. Te pido perdón por ser hombre (y tonto, por lo que veo, al seguir contestando tus excelentes y exactísimos argumentos científicos y perder el tiempo con ello).

  20. Strategos dice:

    Para no dejar “colgado” lo de Vermudo III, lo que se sabe es que azuzó al caballo tanto, queriendo enfrentarse a su cuñado el conde Fernando que se descuidó, separándose de sus huestes y fue alanceado por siete castellanos. La autopsia de Encina Prada realizada en el Panteón de los Reyes de San Isidoro (León), si mal no me equivoco, evidenció las marcas de esos 42 lanzazos. Por cierto, que Vermudo era un gigantón pelirrojo bastante fortachón.

    Como se indica en una crónica medieval, recogida en el libro ‘Crónicas asturleonesas’ de 1985: “pero la muerte, lanza en ristre, que es criminal e inevitable para los mortales, se apodera de él (Vermudo) y le hace caer de la carrera de su caballo; siete caballeros enemigos acaban con él. García (rey de Navarra) y Fernando presionan sobre ellos (los leoneses). Su cuerpo es llevado al panteón de los reyes de León. Después, muerto Bermudo, Fernando asedia a León y todo el reino queda en su poder”.

    Lo cual parece indicar que la versión de la wikipedia de la batalla de Tamarón es inexacta. No fue Fernando quien buscó a Vermudo (aunque no dudo que lo hiciera) sino que Vermudo fue a por Fernando. Y aquí viene la cuestión que se baraja en la Universidad de León por medievalistas contrastados: que la guerra de Vermudo contra Navarra no convenía a muchos nobles leoneses que dejaron “irse” al rey pese a “apoyarle” en la batalla, porque confiaban más en Fernando que en Vermudo.

    Por cierto, que erróneamente se ha venido diciendo que Fernando fue el primer rey de Castilla, cuando él se intituló y ungió como rey de León (nunca se ungió ni hubo ceremonia religiosa para intitularse rey de Castilla). La verdad que nos deja la Historia (hasta que se encuentre otra prueba) es que el reino de Castilla nace a su muerte, cuando deja en herencia a Sancho (el hermano de Alfonso VI de León) su condado castellano convertido en reino.

  21. Urogallo dice:

    Pérfidos nobles. Quizás sus destreros no fuesen lo bastante rápidos.

  22. Arauxo dice:

    Strategos ante dixit:

    Ascanio, que tú tengas manía a los vascos (como infiero de esa pregunta o de la posterior, que a ver qué tienen que ver aquí los bereberes si no es porque te hayas enfadado), no te escuda del desconocimiento de historia básica como excusa para ofenderse por verdades que desconoce, porque en ese momento el que queda mal eres tú. “.

    Strategos post dixit:

    Como ves, la única que ha prejuzgado mi forma de ser eres tú. Y me molesta mucho que hayas dejado la educación básica en casa“.

    Es fantástico. Primero prejuzga absolutamente a su interlocutora, que en ningún caso había proferido agresión personal alguna, y le imputa manía a los vascos porque él la deduce de un comentario de dos líneas (sí, sí, el primero fue de dos líneas: basta volver a leer los comentarios para comprender el orden de los acontecimientos); inmediatamente prejuzga -con absoluta imprudencia, cuando no temeridad, habría que añadir- sus conocimientos sobre la materia; prosigue afeándole la conducta, presuponiendo (otra vez prejuzgando) no sé qué ofensas; hace gala de la más ordinaria y ridícula pedantería, presumiendo de sabiduría (una sabiduría, por cierto, que desconoce palmariamente las teorías sobre las conexiones entre el vascuence y el bereber; claro que algunos no nos atrevemos a calificar una simple teoría como una verdad impepinable…); y termina con una magistral y barriobajera lección de inelegancia, subrayando precisamente la ignorancia de su interlocutora en la Historia que él considera “básica” y sobre otras supuestas verdades no sé si de Agamenón o de su porquero.

    Y apenas unas horas después y unas cuantas líneas más abajo, tiene la desfachatez de decirle a su interlocutora que es “la única que ha prejuzgado” su forma de ser. Y encima se permite el lujo de molestarse (sí, el mismo que niega a los demás sus “excusas” para ofenderse) y “mucho porque su interlocutora “haya dejado su educación básica en casa“, después de haber incurrido en la solemne grosería de comentar sus hipotéticos enfados y ofensas, sus supuestas excusas y, sobre todo, en el colmo de la descortesía, su aparente ignorancia.

    No sabemos, la verdad, si es simple incoherencia o mayúscula desvergüenza. Pero lo que sí sabemos es que cualquiera que haya escrito el primero de los párrafos se descalifica a sí mismo para escribir el segundo. Y cuando escribe ambos, incurriendo en flagrante contradictio in terminis, nos concede a los demás el privilegio de tomarnos su intervención, por mucho que se ofenda y por muchos “exactísimos argumentos científicos” que pretenda enarbolar, como lo que es: una simple provocación y un berrinche infantil que mueven a guasa, a chufla y a choteo, por no decir a puro cachondeo o a coña desbocada y desternillante, que es exactamente lo que merece.

  23. vitoria-gasteiz y mallorca dice:

    http://www.youtube.com/watch?v=FayYbtTry7w

    http://www.youtube.com/watch?v=ZDav2pKZZsM&feature=related

    Que mala es la envidia eh?¿ ajo y agua………..el idioma español lo crearon los vascos jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.