CATALINA DE MÉDICI, LA REINA MALDITA – Delalande, Mogavino y Gómez

Bueno, pues otra vez las Humanidades y la Historia vienen a salvarnos del metódico tedio pandémico. Una vez encontré una frase preciosa que decía que quien lee, vive muchas vidas antes de morir. Y puesto que vamos a comentar un cómic histórico, y además biográfico, creo que viene al pelo. Pues de eso trata “Catalina de Medici, la reina maldita”, de contarnos su vida de una manera tan brillante que al final, gracias al texto y a los dibujos, cobra vida ante nuestros ojos.

Cuando vivía en Marruecos, había en el zoco una callejuela llena de librerías de baratillo, donde llegaban los libros liquidados de las editoriales francesas. Allí entré en contacto por primera vez con el cómic francés, una escuela asombrosa, fascinante, y que me permitió atisbar todas las posibilidades artísticas de un género que yo desconocía, y que no tocaba desde que era niño. Por eso me lancé sin reparo a este cómic. Y, de nuevo, fui conquistado.

Lo primero que he de decir es que la obra en sí me ha fascinado. Es una obra muy ambiciosa, dirigida a narrar con detalle la vida de un personaje asombroso, que además gobernó Francia en su hora quizá más oscura, con las guerras religiosas que siguieron a la muerte de Francisco I. Lo digo ahora con mucha naturalidad, con mucha familiaridad, porque la obra es tan rica y detallada que me ha servido para entrar y en este pedazo de la historia que yo desconocía. Muy positiva, por lo tanto, mi valoración global, que a continuación paso a desgranar.

El guion de Delalande y Mogavino, un elemento fundamental teniendo en cuenta la gran cantidad de hechos históricos narrados, es estupendo. En un cómic no hay mucho texto. Se podrían contar las palabras que tienen estas 168 páginas, y llegaríamos a un número ridículamente bajo para lo que cuenta. Pues bien, los guionistas han conseguido destilar los textos y diálogos hasta reducirlos a su esencia más pura. A través de voces directas y hechos narrados en pasado, usando muchos recursos narrativos, tanto los diálogos como el resto de texto son capaces de transmitir una acción extraordinariamente rica y compleja. No hay detalle que no se toque, que no se explique. No hay personaje relevante que no aparezca, y además, con su propia voz, bien diferenciada de los demás personajes.

Un expresivo escorzo

El dibujo corrió a cargo del argentino Carlos Núñez. Bien, si el guion es bueno, su fusión con el dibujo de Núñez, en mi opinión, da un resultado asombroso. Ha sido la primera vez que he tenido la sensación de que los personajes eran “actores” interpretando su papel de forma brillante. El dibujo de los personajes, sus expresiones, su lenguaje corporal, es brillante. Tenemos decenas, o quizás más de cien, rostros diferentes, perfectamente identificables, que se estremecen, sonríen, gritan, lloran, con una expresividad tal que consigue transmitirte toda su personalidad, todos sus conflictos y pasiones. Además, el artista maneja con soltura cinematográfica la posición, el encuadre y la perspectiva, poniéndolo a favor de la narración y la expresividad de sus viñetas. En efecto, alterna los contraplanos, los escorzos,  las cenitales, una posición de la “cámara” a diferentes alturas según el punto de vista que quiera destacar, con absoluta maestría. Además, sobre todo en las escenas donde aparecen muchos personajes, tanto en los tumultos exteriores como en las escenas de palacio, merece la pena detenerse a recorrer con la vista a todos los presentes, porque veréis muy diferentes actitudes entre ellos.

Una dinámica alternancia de puntos de vista en una acalorada discusión

Sobre todo en los palacios, es fascinante descubrir que los testigos de la acción principal, incluso dibujados y tratados con menor detalle que los protagonistas de la viñeta, tienen su propia personalidad e intereses: están los aduladores, los que sonríen con satisfacción, los que observan la escena con desconfianza, los que están en contra y se muerden la lengua… Son estas escenas complejísimas y muy ricas, y tuve que leer el cómic una segunda vez, ya sin la presión de ser arrastrado por el texto para avanzar en la historia, para captar todos estos detalles que el dibujante ha dejado ahí.

Una escena palaciega con muchos testigos…

Un ejemplo de la brillante creación de personajes es sin duda, Miguel Ángel. Aunque aparece poco, me encantó su expresividad, su realismo, y claro, poco después vi un autorretrato, y me llevé el susto de mi vida. ¡Ja! Núñez hizo un excelente trabajo de documentación, claro.

Y puesto que la historia se desarrolla entre Florencia, Roma y París, la arquitectura adquiere un peso extraordinario en la creación gráfica de esta obra. Y de nuevo, Núñez no deja de asombrarnos. Si habéis recorrido estas ciudades, no dejaréis de reconocer sus rincones más trascendentales para el desarrollo de esta historia. Tanto en exteriores como en interiores, el artista nos muestra su maestría para recrear los escenarios. Pero lo hace, además, dotándolos de vida. No son fríos estudios arquitectónicos. Veremos con asombro como hay viñetas en los que casi son personajes o, al menos, elementos que se ponen al servicio de la historia y de su expresividad (lo que es necesario para narrar con las pocas palabras que hemos mencionado en el párrafo sobre el guion).

Florencia.

Y el color de Río y Salvo , desde luego, no desmerece el brillante trabajo de los demás artistas. Alternando la brillante luz de Italia, con escenas callejeras nocturnas y con un cuidadísimo tratamiento de la iluminación de los interiores y las sombras, en especial sobre los personajes, el color aumenta la expresividad de la obra. Las escenas nocturas, iluminadas por fuegos, velas y antorchas, creo que están especialmente cuidadas. Por ejemplo, el uso de los rojos en los nocturnos durante el saqueo de Roma, por ejemplo, transmite esa idea de fuego y destrucción que quiere transmitirnos el cómic, esa idea de “infierno en la tierra” desatado por las tropas del Emperador.

El saco de Roma

En los sucesos de la noche de San Bartolomé, en cambio, se usa una paleta de azules y grises, destacando así la nocturnidad y alevosía de la acción.El horror transmitido por estos hechos está, sin embargo, escrito en los cadáveres amontonados, que si los observamos con detalle, consigue cada uno narrar su triste historia.

La Noche de San Bartolomé

A destacar, sin duda también, el excelente vestuario, dibujado por Núñez y llevado a la vida por la paleta de los artistas. Estos detalles te meten en la historia con una facilidad pasmosa. Te hacen viajar a aquel siglo XVI. Sobre todo en las escenas palaciegas, se puede recorrer con placer toda la vestimenta de los personajes e imaginar sus texturas, brillos y su frufrú al moverse.

En resumen, no conocía esta serie, y me ha encantado poner mis zarpitas sobre ella con este tomo de Catalina, que además es el sexto. Así que espero ir echando el guante a la colección en los próximos meses. He disfrutado de una obra con un altísimo nivel artístico y un indudable valor histórico que, además, me ha servido para introducirme en una época que no conozco con tanto detalle. No me queda sino aplaudir a todos los creadores que han participado en esa estupenda obra. Bravo, bravo y bravo.

Simona Mogavino, Arnaud Delalande y Carlos Gómez, Catalina de Médici, la reina maldita. Yermo Ediciones, 168 páginas.

     

5 comentarios en “CATALINA DE MÉDICI, LA REINA MALDITA – Delalande, Mogavino y Gómez

  1. cavilius dice:

    Leyendo esa reseña, me entran ganas de ir corriendo a por el cómic. Y lo haría si no fuera porque ya lo tengo. La verdad es que sería difícil expresar mejor la calidad del cómic de como lo has hecho, caliban66.

  2. Vorimir dice:

    Sí, un gran cómic. Yo tengo algún número anterior de esta serie y son unas obras impresionantes, sin duda. Gran reseña.

  3. Alicia dice:

    Gracias por la reseña. El cómic es de verdad muy intrigante

  4. Antígono el Tuerto dice:

    Interesante cómic. De estilo similar a Murena, por las viñetas que he visto.
    La época en la que se ambienta es muy apasionante, no solo para la historia de Francia, sino para Europa en general. Estamos en pleno Renacimiento, con sus luchas del poder, sobre todo en esa Italia que es un nido de escorpiones, Papas incluidos.

  5. Farsalia dice:

    Simona Mogavino envió este comentario:

    “Buongiorno, sono veramente molto toccata dalla sua recensione. Le vostre parole sono il nostro carburante per cercare di fare sempre meglio. Tutta l’equipe di Catherine de Medici vi ringrazia di cuore.

    Simona Mogavino”

    No aparece entre los comentarios pendientes, pero sabemos que llegó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.