AZINCOURT – Bernard Cornwell

AZINCOURT - Bernard CornwellOtra vez volvemos a pisar el barro, a oler la sangre y a empuñar el acero.

Otra vez leemos a Cornwell.

Me ha gustado.

Sinceramente, me ha gustado. Con bastante maestría, Cornwell ha escrito algo diferente a lo habitual, pero sin renunciar a su estilo. Es lógico que a un escritor con su éxito no le gusten los experimentos, y su novela no escapa de la estructura típica de sus obras. Pero la verdadera historia, el escenario gigantesco, es la campaña de Agincourt, que plantea con auténticas trazas de verosimilitud.

Por un lado tenemos lo que ya podemos esperar. Presentación del personaje, crisis personal, planteamiento de la enemistad con unos malos tan espantosos que son mera caricatura y, como trasfondo, un conflicto militar del mismo tipo, histórico naturalmente, que se va desarrollando y llega a su desenlace al mismo ritmo que el de tipo personal del protagonista. Ambos confluyen y se resuelven simultáneamente, sin escatimar algo de romance con una mujer de belleza alucinante y algunas gracietas a cargo del amigo chistoso de turno.

Pocas novedades respecto a la mayoría de sus novelas.

Pero en ésta Cornwell complica más la trama aumentando los personajes y, por una vez, no nos presenta a un super-héroe invencible y de certera astucia como protagonista. Hook, el arquero, no tiene ningún mérito visible aparte de una relativa buena suerte. Es un ejemplo perfecto de los arqueros que participaron en la campaña, de la mentalidad y el comportamiento que podría tener un campesino de aquella época. No excesivamente inteligente, sumiso, sin demasiada iniciativa, un miembro del rebaño bajo el control de los nobles. Puede no resultar muy atrayente, pero sí resulta muy verosímil.

En cuanto al desarrollo de la campaña en sí, tampoco muestra su habitual inquina contra los enemigos de Inglaterra. Es cierto que se regodea en la muerte de los franceses, pero estamos hablando de una campaña que supuso un auténtico desastre para éstos. Plantea detalladamente su propia visión del desarrollo de la batalla, que acaso peca de un tono excesivamente épico para el bando inglés, pero que no resulta en absoluto contradictoria con las fuentes.

Así que Cornwell nos ofrece una buena novela sobre una batalla, y una buena novela de aventuras, aunque no es ésta la gran novela sobre una batalla que podría haber escrito.

Y es que, cuando se tiene tanto éxito como él, ¿hace realmente falta intentar algo radicalmente nuevo?

[tags]Azincourt, Bernard Cornwell[/tags]

ampliar


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el AZINCOURT en La Casa del Libro.

     

44 comentarios en “AZINCOURT – Bernard Cornwell

  1. Belibaste dice:

    Concisa y directa, buena reseña Uro. Que cuando las cosas van bien no las toques estoy totalmente de acuerdo Uro, pero estarás conmigo que Cornwell lo puede hacer muchisimo mejor, y estamos en la obligación de exigirlo los lectores que hemos sido testigos de su talento. Sabes que creo que Cornwell tendría que cambiar de época de forma radical para su proxima novela. Misma estructura, las batallas ni tocarlas pero te imaginas un Cornwell metido en el Imperio Romano, o mejor aun en la 2ª Guerra Mundial, ahi tiene sitio para darle jabón a su querida Inglaterra.

    Saludos Uro.

  2. Richar dice:

    Buah, yo lo quiero ya… llevo tiempo sin leer nada de Cornwell (creo que lo último fue el segundo libro de Normandos y sajones) y tengo mono.

    Anotado queda, gracias Uro.

    Saludos,
    Richar.

  3. Pere dice:

    Enhorabuena por el comentario de una novela que debe llevar un mes justito en el mercado, pero que a mi entender no es el mejor libro del maestro Cornwell.

    Se lee de maravilla pero le falta buena parte del gozoso fluir que caracteriza todas y cada una de las novelas de las series que tan bien conocemos. Esas narraciones impecables en su rigor histórico que van siempre tres pasos por delante del lector, sorprendiéndole, envolviéndole, dando giros, enlazando situaciones, elevándose ingrávidas en el cielo de la imaginación y a las que debo tantas horas inolvidables de la más completa felicidad. Conste que si decidí lanzarme la lectura de los libros de Cornwell, suspicaz como estaba de la calidad que daría de sí tan ingente montaña de papel, fue en buena medida a causa de los comentarios de este blog, cosa de la que no me he arrepentido en ningún caso. Sin embargo Azincourt, y que conste que está muy bien, tiene una estructura poco ágil en comparación al ritmo febril y contagioso con cuya expectativa uno relamía. Quizá es únicamente cuestión de la expectativa puesta. Quizá me contagié del andrajoso y miserable estado en que el ejército inglés llega a la batalla final, que las pasan canutas los pobres.

    A ratos el libro me ha recordado a Sharpe en Waterloo, que juzgo la novela menos buena de esta serie y le pido por ello al espíritu del sargento Harper que se reprima de dispararme con su trabuco múltiple. No sé. Quizá los grandes episodios bélicos de su patria hacen ponerse trascendental al maestro restándole espontaneidad. Quizá la recreación minuciosa de los episodios históricos va en detrimento de la novela de aventuras que estas anhelando. Quizá las descripciones de batallas que llegan a las 100 páginas (o 200) son difíciles de digerir, incluso para un adicto. Y no me quejo de la longitud de 650 páginas, otros libros de Cornwell la igualan, sin que la lectura hipnótica decaiga una sola línea. Pero reconociendo que hay pasajes magníficos, mayormente el asedio de Harfleur, y celebrando que haya sido del agrado de un lector tan autorizado como Urogallo, la sensación final es, sin llegar a ser un encargo alimenticio, sí de libro escrito sin pasión, a pesar de todo cuanto heroísmo y gallardo combate. No es este el libro del maestro que yo regalaría a quien quisiera hacer feliz.

    Saludos

  4. Urogallo dice:

    Pués si Belibaste, se podía esperar mucho más, lo que se había anunciado: La gran novela-batalla del que se dice es el mejor escritor de batallas…Y se queda lejos, muy lejos.

    Sus y a ellos Richar.

    ¿Impecable en la recreación histórica Pere?. No puedo hablar por los sajones, obvio, y tampoco soy un experto en la Inglaterra artúrica…Pero sus libros de Sharpe se dan de bofetadas con la historía alegremente. Y reconocido por el propio Cornwell.

  5. Derfel dice:

    Como experto reconocido de la obra de Cornwell, leeré esta novela. Eso sí, cuando se me pase la indigestión de “Arqueros del rey”, madre mía…

    De hecho, si no he gestionado aún la adquisición del libro, es precisamente por miedo a que se parezca a aquélla.

    Estimado Prof. Urogallo: ¿está Vd. en condiciones de establecer la genealogía del protagonista de esta novela, en especial, su relación con Thomas de Hookton?

    Reciba un cordial saludo, etc.

  6. Urogallo dice:

    Pués imposible, por que no me he leído la de los arqueros. Pero he leído por ahí y por aquí ( Aquiles) que la única familiaridad es la mención gloriosa a Tomás de Hokcton como ejemplo de arqueros.

  7. Belibaste dice:

    En efecto Thomas de Hookton es el protagonista de la saga de los Arqueros. Para mi el primero de la saga, Arqueros del Rey, es incluso superior a este de Azincourt, el problema es que luego baja muchisimo el nivel. Cornwell le pone morro nombrando a Thomas de Hookton como si fuese algun personaje historico o algo parecido.

  8. Vorimir dice:

    ?Bernard Cornwell? ¿Este no es el barbas que nos debe una entrevista?

  9. Aquiles dice:

    Preguntas, Uro, si es necesario intentar algo radicalmente nuevo cuando se tiene tanto exito; quizas no sea necesario, pero si es conveniente, porque esta novela sabe a mas de lo mismo en relacion a la trilogia “Arqueros del rey”, pero con menor calidad. Al relato le falta sustancia, de hecho – es mi opinion – los personajes protagonistas son perfectamente olvidables, es decir, no dejan poso en el lector como sucede con los de la saga “El señor de la guerra”. Me queda la sensacion de que Cornwell ha hecho una faena de aliño, que no se ha esforzado en absoluto; creo que le hubiera quedado una novela mucho mas digna si se hubiese centrado en el antagonismo que representan sir John y Lanferelle. Por cierto, el estudio que Cornwell reconoce como su fuente mas fiable sobre la batalla – el ensayo de Juliet Barker – ha salido a la venta en español hace menos de un mes editado por Ariel.

  10. Pilar Alonso dice:

    Belibaste, pues yo espero que no escriba nada ni sobre Roma ni sobre la II Guerra Mundial, dos temas de los que parece que últimamente se publica a peso, especialmente del segundo.

    Me gusta que los escritores se atrevan con otros períodos históricos, lástima que las editoriales no siempre quieran sacar partido de ello.

  11. Pilar Alonso dice:

    Uys, por cierto, Uro, que buena reseña ;)

  12. Urogallo dice:

    Era una pregunta retórica querido Aquiles. Es necesario para su estima como autor y para su evolución profesional, pero innecesario para su cuenta corriente.

    Gracias Pilar.

  13. Urogallo dice:

    Noticia curiosa en el facebook de His Libris:

    Prensa Edhasa

    ¡Hola! Nos alegra que os guste. Como muy bien dice Hislibris, no forma parte de la trilogía Arqueros del Rey.

    Sin embargo, es posible que sea el inicio de una serie sobre grandes batallas en las que el bando vencedor fue el que en principio tenía menos posibilidades.

  14. Arauxo dice:

    ¿Y qué puñetas tiene de malo la Historia de la Edad Media para recrear sus historias en novela? ¿Ein? ¿Es que todo tiene que ser romanitos y tanquecitos? ¿No es suficientemente atractiva la Guerra de los Cien años? ¿Ein? ¿Y porqué ahora se dice batalla de Azincourt cuando toda la vida de Dios ha sido Agincourt? ¿Ein? ¿Y porqué nadie cita el épico drama histórico de Shakespeare Enrique V, que tiene en la batalla de Agincourt sus principales escenas? ¿Ein? ¿Y porqué nadie menciona la estupenda película de Laurence Olivier sobre el mismo drama? ¿Ein? ¿Y porqué nadie menciona la también estupenda película de Kenneth Branagh? ¿Ein? ¿Y porqué nadie comenta la soberbia arenga ante las tropas que Shakespeare porne en boca del rey Enrique antes de la batalla? ¿Ein? ¿Porqué, ein, porqué? ¿Acaso porque Enrique V no es César ni Rommel? ¿Y porqué Derfel no es tan desagradable como en otras ocasiones? ¿Ein? ¿Y porqué nadie felicita a Pilar Alonso por su comentario? ¿Y porqué Urogallo primero dice que le ha gustado y después pone la novela de Bernardito a caer de un burro? ¿Ein? ¿Y porqué dejáis al Arauxo que escriba en esta página? ¿Eiiiiiiiiiiin?

  15. Derfel dice:

    1º.- Araucho ha dado en el clavo: es costumbre del reseñador practicar ese doble juego con B.C. Dicen las malas lenguas que la explicación reside en esa relación amor-odio que sólo se da en las más tórridas historias de amor…

    2º. – El discurso, emotivo, sí señor:

    Nosotros pocos, felices pocos, nosotros, grupo de hermanos;
    Pues el que hoy vierta conmigo su sangre
    Será mi hermano; por villano que sea,
    Este día le hará de noble rango:
    Y muchos caballeros de Inglaterra, que ahora están en la cama
    Se considerarán malditos por no haber estado aquí,
    Y les parecerá mísera su valentía cuando hable alguno
    Que combatiera con nosotros el día de San Crispín.

    3º-. ¿Yo soy desagradable habitualmente? O sea, que no sólo lo piensan en casa…

  16. Belibaste dice:

    Arauxo, ¿que fue antes el huevo o la gallina?.

  17. Urogallo dice:

    Pffff, una película ( La de Sir Lawrence) totalmente sobrevalorada y condicionada por el momento histórico ( Lejísimo de su auténtico momento de Gloria, la Tragedia de Rey Ricardo III).

    La de Kenneth Brannagh, una pijadita para pasar el rato.

    Por lo mismo nos podríamos haber acordado de algo que tenía auténtico potencial: CAMPANADAS A MEDIANOCHE.

    El discurso es un trasunto literario, y nunca me ha parecido de los mejores, pero ya se sabe…los guiris.

    Donde esté aquel de:

    “Arzobispo, vos y yo aquí muramos”.

    Toma contención castellana.

    En cuanto a Cornwell, cada cual tiene su cruz, y yo tengo a Derfel.

  18. Derfel dice:

    Ya lo dice el refrán: cantaverdades…

  19. Urogallo dice:

    Cuando el diablo no tiene que hacer…

  20. Derfel dice:

    …se lee el último de Cornwell y lo reseña.

  21. Urogallo dice:

    Maravillosamente, además.

  22. Derfel dice:

    Sí, esu ye verdá…

  23. Urogallo dice:

    Gracies casín.

  24. ignacio el argentino dice:

    Reseña muy buena Uor, cortita y preciza, como me gustan a mi.
    En la navidad le voy a echar el guante aeste libro.
    Saludos

  25. Valeria dice:

    Yo confieso. A mí me gustó Enrique V. La obra de Shakespeare, la peli de Branagh y también la banda sonora.
    También me gustó la trilogía del Señor de la Guerra
    ¿Lo mío es grave, doctor?

  26. Ascanio dice:

    Bueno, tan grave como lo de Arauxo… o sea, sí. Gravísimo.

  27. Urogallo dice:

    Exceso de hierro en sus dietas señoras. Tengan cuidado por la peste negra.

    Les recomiendo un poco de imprenta y productos del Nuevo Mundo.

  28. cavilius dice:

    Pues yo no he visto el libro ni he escuchado la película ni he leído la banda sonora. Y hasta ayer pensaba que Azincourt era un jarabe contra el estreñimiento.

    Y creo que lo sigo pensando.

  29. Urogallo dice:

    Has forzado demasiado el argumento.

    O eso, o no te has probado un jarabe en tu vida ( Cosa de la que tengo que dudar seriamente).

  30. Arauxo dice:

    Valeria: al Uro, ni caso. Lo suyo será la crítica, la novela o el ensayo, pero el cine definitivamente, no. Ni el teatro, desde luego. Y mucho menos, la música.

    Pedazo de banda sonora de Patrick Doyle, claro que sí, Vale. Y emotivísima su versión del NON NOBIS, DOMINE, NON NOBIS, SED NOMINE TUO DA GLORIAM.

  31. Urogallo dice:

    No, la música seguro, no tengo oido.

    Pero vamos, esas dos “diversiones” habría que enfocarlas como películas cómicas.

    Por favor, lo de los caballeros subiéndo con gruas…Toma verosimilitud. Bueno, al fin y al cabo se trataba de enseñarles a los carristas de Inglaterra que ya habían desembarcado antes en Francia con acorazados…De hecho Sir Winston no dejó de entrometerse en el rodaje, modificando el guión y metiéndo veteranos de guerra como extras en pequeños papeles. Incluso censuró la profecia de la pérdida de Francia.

    Y el Kenneth Brannagh…Insuperable. En la comedia, of course. Había que hacer algo distinto, y vaya si lo hizo.

    Y de comedias hablamos, ¿No?.

    Ricardo III. 1955.

    Dios, que peliculón. Con un control artístico total por parte de Sir Lawrence.

    La peli tuvo tanta influencia en su momento que se re-estrenó 10 años después, y se considera la adaptación Shakesperiana más lograda y popular.

    Tanto que hay quién dice que inspiró la primera parte de la Saga Blackadder. Otro clásico.

  32. Urogallo dice:

    Ojo, San Crispin y San Crispiniano, mártires y hermanos.

  33. farsalia dice:

    El ataque sobre Harfleur, “versión” patrick Doyle:

    Once more unto the breach!

  34. farsalia dice:

    ¿Otro track más? Venga, la vigilia de la batalla:

    Upon the king

  35. Pere dice:

    Estoy de acuerdo con los cinéfilos. Los hechos históricos de Azincourt ya estaban colonizados por el arte. Y por tierra, mar y aire. Teatro, poesía, cine, música, Branagh, Olivier y coronándolo todo Shakespeare, queridos amigos. Palabras mayores. Es difícil entrar en la novela con la mirada neutra. El maestro Cornwell mete su relato con fórceps pero ni siquiera a el le esta permitido desalojar del pensamiento al viejo Will. Cada vez que aparece el rey en la novela la intuición te dice que no cuela. Cornwell se lo tenía que haber currado de otro modo, que recursos ha demostrado que los tiene pero no en este libro. Lástima.
    Gracias farsalia por colgar la banda sonora que en su día a inicios de los noventa escuché una y otra vez mientras devoraba los versos de Shakespeare.

  36. Urogallo dice:

    A mí no me desagrada nada la personificación del rey que plantea Cornwell. Ese punto de locura divina le queda perfecto.

  37. Pere dice:

    A mi modo de ver el asedio de Harfleur es la mejor parte del libro. El relato bélico medieval cambia de sopetón a una guerra de trincheras con zanjas, duelos de artillería y golpes de mano por sorpresa. Los adversarios tienden minas y contraminas donde para pasmo y gozo del lector, hombres equipados con armadura lucharan encarnizadamente en las profundidades de la tierra. En estas páginas es donde brilla el genio cornwelliano genuino que convierte unos hechos históricos en “su” batalla. Al cerrar el capitulo, y como en pasa en todas sus otras obras, yo habré estado allí mientras aguardaba insomne la orden de asalto con los pies helados metidos en las charcas fétidas de los parapetos ingleses. Y las escenas heroicas de un puñado de hermanos que exclaman una vez más a la brecha amigos míos, una vez más, no van a interferir en la composición mental, porque van a corresponder a otro asedio; el de Shakespeare, o el de Branangh, lejos del mundo creado por este querido maestro de la pluma del que aguardo que en sus siguientes trabajos las ordenes de asalto estén acertadas en toda la extensión del relato.

  38. Derfel dice:

    He leído unas 200 páginas y me está pareciendo flojísimo. Por cierto, ya estoy harto de que los héroes del BC siempre se lleven al huerto a las chicas en las riveras de los ríos, digo yo que en la edad media habría también otros lugares en plan picadero…

    Le doy de margen 100 páginas.

    1. Javi_LR dice:

      A ver si lo vas a dejar en la antepenúltima página, Derfel.

  39. Derfel dice:

    Je, je…

    Pues mira tú por donde, que este verano abandoné “El asedio”, de Pérez Reverte, en la página 700, y creo que tiene 800. El pobre APR se ha vuelto un auténtico pesadín, siempre con la misma temática (héroe cansado, España negra pero heróica, etc.)

    Es que la vida es muy corta, Javi…

  40. Urogallo dice:

    Se la llevó al río creyéndola mocita.

    Lo que pasa es que no has sido capaz de captar su profunda referencia poética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.