ALEJANDRO MAGNO – Gisbert Haefs

ALEJANDRO MAGNO - Gisbert HaefsALEJANDRO MAGNO - Gisbert Haefs«El nuevo día de Alejandro, cuando guió el barco regio a través del Helesponto, fue su primer día en Asia. Y su último día en la Hélade. Él fue su propio Caronte, como corresponde a un rey, y el Helesponto fue su Estige. Pues ese día murió Alejandro

Me siento ante el folio en blanco reflexionando acerca de la enormidad de las páginas que acabo de dejar atrás. Dudo de mi capacidad para reseñar una obra tan vasta y compleja como ésta pero, quizás, mi audacia supera a mi cordura y me aventuro a dar una opinión, nunca ligera y sí muy subjetiva y personal como son siempre las opiniones. Respetuosa, eso sí, al fin y al cabo con la opulencia de dos volúmenes que se acercan a las mil páginas y que no son, ni mucho menos, una lectura liviana ni insustancial. Es posible que se trate de una chifladura, pero allá voy. Espero me sea perdonado el atrevimiento.

He pasado semanas, meses incluso en el mundo del siglo cuarto a.C., he viajado en naves que surcaban el Mediterráneo poniendo en contacto a gentes de toda la oikumene: karjedonios con persas, helenos con fenicios, sirios con egipcios, macedonios con todos los pueblos que habitaban la tierra conocida. Dicho así, parece una gran aventura, un bonito y emocionante viaje a través del tiempo y de la historia. En cierto modo así ha sido, pues la capacidad de Haefs para el detalle te posibilita adentrarte en el mundo que describe: en el puerto se Sesto rodeado de la vorágine del ejército macedonio que invade Asia, en la planta alta de una taberna en Pella, en los albores de la naciente ciudad de Alejandría o en un templo excavado en la roca a las afueras de Palmira.

Frente a otras obras que afrontan la vida de Alejandro con ligereza y superficialidad, Haefs peca de todo lo contrario. Su estilo es denso, pesado, a veces demasiado tupido y lento. Haefs describe ciertos aspectos de la vida en aquellos lejanos tiempos como si hubiera estado allí. A veces el detallismo parece excesivo. Su conocimiento sobre aspectos como las unidades militares macedonias o los instrumentos musicales del tiempo de Alejandro consigue llevar al lector a terrenos cercanos al tedio histórico.

La obra comienza en el lecho de muerte de Aristóteles que es quien narra las aventuras y desventuras del ya desaparecido Alejandro a Peukestas, un joven soldado macedonio. A través de las palabras del moribundo filósofo y de los textos recogidos en los rollos de papiro que su sobrino el historiador Calístenes le enviaba, Haefs profundiza en la historia de Filipo, haciéndole el gran protagonista de un primer volumen en el que asistimos a las luchas internas en la Helade y a la unificación de todas las ciudades bajo la férrea autoridad macedonia. El segundo volumen nos lleva a la gran invasión de Asia por parte de la Liga helénica con Alejandro al frente de los amigos (hetairos) con los que compartió educación y juventud.

La primera característica de la obra de Haefs es el protagonismo que cobran distintos personajes ajenos a la historia troncal y que nos acompañan durante una gran parte de la novela. Principalmente se trata del músico Dimas, citarista ambulante, esclavo o espía al servicio de importantes poderes. Durante páginas y páginas, abandonamos a Alejandro y a sus ejércitos para seguir las andanzas de un músico errante que nos llevará de Cartago a Babilonia, pasando por Egipto, Pella o Atenas, unas veces siguiendo a los militares macedonios y otras viviendo su propias experiencias junto a su bella acompañante: la negra Tecnef. La presencia del personaje de Dimas, con sus puntuales contactos con Alejandro, le da a la novela un aire más costumbrista y menos biográfico que otras obras alejandrinas. Puede que no te guste abandonar al gran Alejandro Magno para seguir las peripecias de un músico desconocido, es posible. Pero a mí me parece algo interesante que le da un aire muy sugestivo a la historia.

A través de Dimas y de otros personajes, se nos presenta una visión de las relaciones internacionales de la época. Tres grandes potencias luchan por fortalecer su posición en un equilibrio inestable: Persia en el este, en el oeste Cartago y, por otro lado, las ciudades helenas, ora Atenas, ora Esparta o Macedonia. Haefs nos muestra el juego de poder de las grandes potencias, el juego del espionaje y la lucha por la información de una forma eficaz y verosímil.

La persona de Alejandro se nos muestra desde las dudas del joven príncipe que no sabe si su naturaleza es en realidad la del líder que todo el mundo quiere que sea, hasta el precoz anciano de treinta y tres años que asume el papel divino que la historia y su propio empuje le han deparado.

Por otro lado, la obra de Haefs desprende un aire místico que se materializa en la visión divina de Alejandro que nace de la concepción que de su hijo tiene Olimpia como encarnación del dios Ammón o la presencia constante en toda la obra del símbolo del ankh que representa el ojo de Horus. La presencia de lo sobrenatural la encontramos a través de todas y cada una de las páginas de la novela y se convierte, en mi opinión, en el elemento más prescindible de los libros, con multitud de visiones y alucinaciones oníricas y/o místicas que no hacen avanzar la historia sino que, más bien, la enredan sin darle sentido.

Si tengo que recomendar o no la lectura de la novela, me encuentro en una situación delicada. Quien quiera zambullirse en ella debe ir preparado: no es un viaje sencillo; se le va a exigir una voluntad férrea y grandes dosis de perseverancia. Por otro lado, entiendo que en un foro como éste, las cualidades históricas y eruditas de la novela atraerán a un público interesado no sólo en la figura legendaria y aventurera de Alejandro, que la encontrará, sino también en una visión detallada y pormenorizada del mundo en el que el macedonio se erigió en un semidios que conquistó el mundo conocido.

«Quien no tiene el valor de pensar grandes cosas, sólo alcanzará cosas pequeñas».

Menón de Tesalia

[tags]Alejandro, Magno, Gisbert Haefs[/tags]


Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando ALEJANDRO MAGNO en La Casa del Libro.

     

22 comentarios en “ALEJANDRO MAGNO – Gisbert Haefs

  1. farsalia dice:

    No es una novela (las dos en una) complicada de leer, ni tampoco es densa. Es compleja, con muchos personajes, pero también es endiabladamente rápida de leer, te atrapa, te engancha. Y cuando la vuelves a releer, lo mismo; y también la tercera vez, y seguramente la cuarta… Pero, claro, esto ya es cuestión de percepciones personales.

    De los personajes ficticios, el que me pareció peor tratado es el macedonio Emes. No porque estuviera mal planteado, al contrario, sino porque tiene una cierta entidad en el priemr volumen (como Dimas), pero luego prácticamente no aparece en el segundo volumen, con lo cual te quedas un poco… decepcionado.

    Alejandro es todo lo que Menón de Tesalia en su estupenda reseña… y es mucho más. Le sobra algo de idealización del personaje (aunque Haefs no oculta sus defectos), la trama de Roxana (y los paralelismos con “la bruja”) me parecieron algo… rebuscados. Me gustó el modo de contar la historia, dando saltos en el tiempo, sin seguir una excesiva linealidad. Los diversos escenarios, las ligazones casi “mafiosas” (por emplear un término contemporáneo) entre los personajes que mueven los hilos de la intrahistoria alejandrina.

    En definitiva, una magnífica novela alejandrina. Como suele ser habitual en Haefs.

  2. Lauso dice:

    Gracias por la reseña Menon, necesitaba una motivación extra para adentrarme en otra novela Alejandrina, y creo que con lo que contás y con lo que añade Farsalia, esta puesta la mesa.
    Despues de leer la trilogía de Valerio Massimo Manfredi, es definitivamente necesario algo fresco.

  3. farsalia dice:

    Infinitamente mejor que la trilogía manfrediana…

  4. Josep dice:

    ¿Que no oculta sus defectos? ¡Por los dioses! El Alejandro de Haefs es tan perfecto que hasta huele bien (literalmente). Sabe más medicina que los médicos, prepara un garum exquisito, no le huele el aliento ni el sobaco… Por otra parte, ese Gran Plan hace que la verosimilitud se tambalee. ¡Los persas queriendo ser invadidos por los griegos para civilizarse, nada menos! En cuanto a Aristóteles, lo convierte en el sabio universal que nunca fue y en el humanista que tampoco fue (eso sería tema de otro debate).
    Lo único salvable, de hecho, es la trama de espías centrada en Dimas.

  5. Urogallo dice:

    ¿Los griegos usaban garum?. Copiones.

  6. cavilius dice:

    Leí estas novelas hace tanto que debería volver a leerlas para poder decir que las he leído. Recuerdo que me gustaron mucho, eso sí; creo que fueron de las primeras novelas que leí sobre griegos.

    Curioso nick, Menón de Tesalia. ¿Podría decirnos, amigo reseñador, por qué decidió Vd. llamarse así? ¿Por Platón o por Jenofonte? ¿O por ambos, o por ninguno?

  7. Vorimir dice:

    Me pasa un poco como a Cavilius, las leí hace ya más de diez años y estoy seguro de que perdí muchos matices y detalles.
    La novela me gustó muy mucho, aunque por ejemplo, a mi Dimas fue un personaje que me sobró y me aburría su historia.
    Recuerdo la presencia de lo sobrenatural, que daba un toque extraño con los sueños y las visiones y el Ank, pero no mucho más.
    Npo puedo opnar sobre la idealización e Alejandro pq no lo recuerdo bien, pero la trama de la novela era bastante buena, incluido el final, y no ese ¿final? sin fuerza ni nada de las de Manfredi.

  8. Ariodante dice:

    Bienvenido al club de reseñadores, Menon, me parece que esta es tu primera reseña, si no me equivoco. Buen estreno, desde luego.
    he de reconocer que yo no he leído esta magna obra de Haefs, con lo que éste podría ser un buen momento para hacerme con ella. Me di por satisfecha leyendo la trilogía de Mary Renault, que me pareció muy satisfactoria en su momento.
    Alguien que haya leído a ambos ¿me podría decir las similitudes y las discordancias?

  9. Vorimir dice:

    Sin duda la de Haefs es más densa, más llena de algo místico, pero también de personajes secundarios que diluyen la historia (o la alejan del foco de Alejandro).
    La de Renault se centra más en los personajes principales, con Alejandro a la cabeza, en la de Haefs son diversas historias.
    Y bueno, es lo que podría decir tratando de recordar detalles. :D

  10. ARIODANTE dice:

    Gracias, Vori. En fin, ya veremos lo que hago. Mi pila de libros pendientes grita ¡socorro! así que casi preferiría no insistir en un tema que ya he visitado, aunque Haefs me merece muchísimo respeto.

  11. chemuski dice:

    Dimas y Tecnef aparecen tambien en Anibal, otra gran maravilla de Haefs….. que voy a volver a leer tras esta…..

  12. chemuski dice:

    Mmmmm he tenido un lapsus…..

  13. trocero dice:

    Una condenada obra maestra, eso es la epopeya de Haefs sobre los argeadas. Ambiciosa en lo literario como los personajes que retrata, es una delicia. Como todas las grandes obras es exigente con el lector pero le compensa con creces. Personalmente el cambio de traductor de un libro al otro no me gustó demasiado y contribuyó a que me costara más entrar en la segunda parte. Eso y que Filipo me parece aun más interesante que su hijo. Fantástica primera aparición de Parmenión con Emes. Si no se ha leído es obligado darle una oportunidad. Y además gana con la relectura. Junto a Anibal y Troya, lo mejor de Haefs.

  14. Akawi dice:

    Bienvenido a los reseñadores de Hislibris.

    Para empezar un buen libro y una estupenda reseña.

  15. Vorimir dice:

    eeeh, que es su segunda reseña:

    https://www.hislibris.com/el-ejercito-perdido-valerio-massimo-manfredi/

    Por cierto, muy buena. :D

  16. Darklyes dice:

    Pues yo me he leido la saga de Mary Renault y la de Manfredi y ambas me gustaron. Como me atrae mucho el personaje y veo que la de Haefs está disponible en quinteto cuyas ediciones suelen ser baratas seguro que caen. Muy buena reseña.

  17. Akawi dice:

    Perdonaréis mi lapsus reseñil espero, es cierto que es la segunda reseña y además te animé a seguir escribiendo, pero las neuronas hoy están firmes por aquí y otras veces dormidas por allá. Sorry.

  18. tiglath dice:

    Acabo de comprarme la novela en la feria del libro de ocasión de Valencia en un volumen de mas de 1000 páginas, es de edhasa.
    No soy muy de griegos, pero por el precio y tratándose de Gisbert no me lo he pensado, además después de haber leido ” El Hombre de Esparta ” de Antonio Penadés a los giregos los digiero mejor.
    Tengo mucho por leer pero en cuanto pueda le hincaré el diente a esta novela.

    Saludos a todos.

  19. Andres dice:

    Buenas a todos!! Estoy tremendamente interesado en leerme este libro cuando acabe lo que tengo pendiente (el águila en la nieve, yo claudo y la increible aventura de cristobal colon, creo q se llama asi). He estado mirando en la pag web de la casa del libro y me aparece como descatalogado… donde lo podria conseguir? Veo que el la reseña es de 2011

  20. ARIODANTE dice:

    Prueba a preguntar en la librería del Museo L’Iber, en Valencia. Es probable que ellos sí lo tengan o te puedan orientar. Mira en la página del Museo.

  21. TIGLATH dice:

    Prueba en uniliber, por 4 chavos lo tienes.

  22. CARLOS HAHN dice:

    Alejandro, la lei dos veces. Me resulto mágica.: En sus detalles “domesticos” por ejemplo descripción de comidas mágica en la compleja psicología de sus personajes , mágica en el aroma mistico que surge de sus paginas. Actual en las intrigas políticas y económicas. La densidad de sus descripciones desaparecen de repente cuando Haefs lanza en medio de esa atmosfera pesada y densa sus flechas luminosas, es un buen arquero y sabe lanzar sus flechas.
    No me “enamore” de Alejandro pero si de la magnifica descripción de su momento en la historia. Carlos Hahn Buenos Aires mayo 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.