AFÁN DE GLORIA – Luis del Val

AFÁN DE GLORIA, Luis del ValEstamos ante un libro que narra una época que, para mí, es una de las más interesante y atractivas. El cambio progresivo de la Edad Media al Renacimiento, el fabuloso siglo XVI.

Las insistentes guerras por dominar el Milanesado o Nápoles, las intrigas políticas, las funciones de los papas, más allá de lo meramente religioso, los mecenas protectores de grandes artistas, las Españas de Ultramar, hacen de este siglo un auténtico huracán de cambios políticos en los que los casamientos por dominar unos u otros países y la defensa a ultranza del catolicismo, en fuerte oposición a los protestantes de Lutero, hacen una Europa convulsionada por todos estos acontecimientos.

En la España de Fernando el Católico, nace Ignacio de Loyola, el benjamín de trece hermanos. Su padre, D. Bertrán, señor de Ofiaz y de Loyola, ante la imposibilidad de darle una buena educación, se lo entrega a D. Juan de Velázquez y de Cuéllar, Contador Mayor de Castilla y Consejero Real, para su tutela. Ignacio vivirá en castillos y palacios bajo la firme mirada de D. Juan, será educado primero como paje en la Corte y al servicio de Dña. Germaine de Foix. A lo largo de estos años de juventud, es un osado aventurero con cada una de las mujeres que se va encontrando, casadas éstas o doncellas. Con una locura impetuosa en sus conquistas pero, aún más, en su deseo de ser soldado y emular al Gran Capitán.

Este ímpetu que adorna su carácter, le llevará a luchar contra el Emperador Carlos V en la defensa del Señorío de Arévalo durante el mes de febrero de 1.517 y, más tarde, con ese alarde de valentía y coraje, defenderá el sitio de Pamplona que se hallaba amenazado por tropas francesas. Ni en uno u otro lugar, llega a conseguir su anhelada batalla triunfadora; al contrario, es gravemente herido en las piernas y, tras sufrir dolorosas operaciones, queda cojo de por vida e inútil para el ejército.

Estos últimos hechos le hacen caer en una angustiosa melancolía, en encierros prolongados en los que piensa en su futuro, el cual le parece excesivamente vacío. Su hermana, al apreciar ese decaimiento, le ofrecerá los dos únicos libros de que disponen, dos libros religiosos sobre santos. Ignacio los lee con pasión y, desbordado por las vivencias expuestas, recapacita sobre su anterior vida y decide ir en peregrinación a los Santos Lugares.

La vocación se despierta. Empieza a predicar y a estudiar latín, tras conocer a Miguel Ángel y a Erasmo de Róterdam, con el que dialoga a través de un monje traductor. Se enfrenta en ocasiones con la Inquisición, a la que no le agrada nada sus «ejercicios espirituales» ni sus charlas sobre Cristo.

Su obsesión por ser soldado y su tardía vida religiosa le lleva, con un grupo de sacerdotes amigos y seguidores de sus convicciones, a fundar la Compañía de Jesús, un pequeño ejército que defienda Jerusalén y a los cristianos. Ignacio y su Compañía estarán presentes en muchos lugares pero jamás irán a Jerusalén.

Una novela sobre Ignacio de Loyola, que nos describe el ambiente de la corte, la política de Europa, las intrigas del papado; todo ello, de la mano de Luis del Val, escritor y conocido periodista; una figura importante en la radio y en otros medios de comunicación, como columnista en Diario 16, La Vanguardia, Interviú y Tiempo, en donde sus historias llaman la atención del público en general por su audacia e inteligentes comentarios.

No se trata de una biografía al uso, sino que, al ser novelada, avanza y retrocede en el tiempo sin hacer pesada su lectura. El libro me ha enganchado desde el principio, siendo esta parte primera, la mejor de la historia sin desmerecer el resto.

Un libro aconsejable para adentrarse en su vida y que, como dice la contraportada:

«Ignacio de Loyola, unos de los españoles más famosos en todo el mundo… y menos conocido.»

Un abrazo.

Akawi.

[tags]Afán de gloria, Luis del Val[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Afán de gloria” en La Casa del Libro.
 

     

38 comentarios en “AFÁN DE GLORIA – Luis del Val

  1. Koenig dice:

    Buenas tardes.

    Hay que ver lo que tienen las portadas. He visto la novela varias veces, y siempre había pensado que sería una de esas sagas de espadachines estilo Alatriste o Forcada. Y resulta que es sobre San Ignacio de Loyola.

    Gracias por la aclaración, Akawi.

    Saludos.

  2. juanrio dice:

    Desde luego la portada la eligieron sin leer, o si, y quisieron engañar un poco al público.

    Buena pinta le das a la novela, Akawi, además, como dices, el autor es bien conocido, de hecho yo le escucho todas las mañanas y me parece un tipo brillante y culto. Nunca he leído nada suyo, quizá ésta novela no sea un mal comienzo.

  3. Nes dice:

    Hola

    Pues la tengo en casa esperando, la verdad no me decidía a darle por ahora una oportunidad, pero leyendo tu reseña, ha avanzado algún puesto en la cola.

    Un Saludo y… buen finde

  4. Clío dice:

    Akawi, querida, estas lanzada a la escritura: dos reseñas casi seguidas y un relato, ¡que brujilla eres!. Pues si, una figura impresionante la de Ignacio de Loyola, el año pasado leí un libro de Sanchez Adalid, sobre la otra gran figura jesuítica: Francisco Javier, y aunque trata el encuentro de los dos, por supuesto se centra más en este último, así que tendré que leer el que aconsejas para completar el conocimiento de estos personajes tan interesantes que vivieron en un siglo tan convulsivo.

  5. Ariodante dice:

    Akawi, enhorabuena, la reseña es estupenda y el tema, francamente interesante. Es cierto que de los jesuitas se habla muchísimo pero de Ignacio de Loyola no tanto. La verdad es que me has abierto el apetito…
    Un abrazo, compatriota!

  6. Vorimir dice:

    Vaya si engaña la portada. Aquí otro que pensó en un nuevo libro sobre un espadachín Alatristesco.

    La apunto para un posible regalo para un ex-compañero de facultad enamorado de la historia moderna.

  7. Urogallo dice:

    Akawi en su perfidia nos ofrece una reseña mejor que el propio libro reseñado.

    ¡ Notable proeza !.

    Y es que yo ya lo he ojeado varias veces, y no termina de engancharme…Akawi tratará de convencernos de lo contrario con su prosa evocadora, pero a mí me parece otro intento descafeinado de vendernos una novela de encargo.

  8. Urogallo dice:

    Juash, que mal ha quedado lo ultimo.

    El intento, naturalmente, es por parte del autor y la editorial, no de la reseñadora.

  9. jerufa dice:

    Si te explicas bien, Uro.
    De Akawi no dudamos, de la editorial, sí.
    Como sigo por aqui enganchado, me gustaría unirme también al coro de animador@s de la reseñadora, ya que últimamente está disparada. ¡Que tía!

    Bonita reseña. Pero ya empiezo a seleccionar muy mucho lo que compro, más que nada porque adquiero más que leo y eso, en el fondo, es una tontería. ¿o no?

  10. Aretes dice:

    Perfecta la reseña, Akawi.

    Me resulta curioso que se apunte a S. Ignacio como un personaje poco conocido, aunque a lo mejor el que los jesuitas hayan estado presentes en mi vida desde que tengo uso de razón hace que me choque la observación. Aún así, yo te contrataría para la contraportada a ti.

  11. Akawi dice:

    ¡Pero qué agradables y buena gente sois todos! Gracias por las flores.
    Al final me lo voy a creer y todo.

    ¿No os habéis fijado que además de la espada lleva un rosario? Pues eso.

    Compré el libro al ver en la T.V. una entrevista a Luis del Val; me encanta este hombre, es tan agradable, irónico, jocoso, a la par que elegante y simpático, que me hice con la novela por el autor, no por el personaje. Después me gustó la época, la historia y el hombre; el ser humano que hay en Ignacio de Loyola con su impetuosidad y sus pecados.

    No sé si habrá quedado claro que se nota la mano del periodista, más que la del novelista y que esta manera de escribir, no a todo el mundo gusta.

    Amiga Clío, sí que narra un poco su amistad con Fancisco de Javier.

    Aretes, se sabe que fundó la Compañía de Jesús, pero de su propia vida, no se conoce mucho. Sus andanzas en la corte o lo de mujeriego, nada de nada, al menos yo.

    Urogallo,…esto…umm…. ¡Envidioso! A mí me gustó, sin lanzar cohetes, pero está bien.

    Gracias nuevamente.

    Un abrazo a todos.

  12. Sangón dice:

    Me ha gustado tu reseña, Akawi; coincido contigo en la valía de Luis del Val, pero el personaje central no me atrae en absoluto por lo que esta vez lo dejaremos pasar.

  13. Berta dice:

    Akawi, muchas felicidades por tu reseña. Sabes, siento cierta debilidad por tus comentarios, ya que fuiste la primera persona con la que contacté de Hislibris, y la que me animó a que fuera parte de ella.

    No sé que leer primero, si el relato corto, o la reseña, o el libro que recomiendas. Se me acumula el trabajo, pardiez. ¡No sé cómo te lo montas para hacer tantas cosas seguidas!

    A mí también me has hecho interesarme por el libro, ya que no conozco demasiado al personaje. Pero como dice Jerufa, ahora mismo la pila de lecturas pendientes es tan grande y el espacio para guardar los libros tan pequeño, que mucho me temo que tengo que descartar nuevas proposiciones, por el momento.

    Por cierto, a Luis del Val también le oigo a veces por las mañanas en la radio, y al contrario que a tí, todas sus virtudes como periodista, de las que estoy totalmente de acuerdo contigo, no me acaban de convencer como escritor. ¿Todos los periodistas han de escribir novelas de historia?.

    Un abrazo,

  14. Akawi dice:

    Hola Berta, gracias por tu apoyo, pero no tengas debilidad por leer mis comentarios, ¿no te has dado cuenta que estoy un poco loca?. Creo que tú eres mucho más sensata que yo.

    Leí el libro por el autor y después descubrí al personaje; a mi me gustó pero como he dicho arriba, tampoco es para lanzar cohetes, es entretenido y bueno para conocer la vida del santo y de su tiempo. Por otro lado observé en la novela, el lado del periodista más que el de novelista. Y me hago la misma pregunta.

    Debes leer lo que más te apetezca, no te dejes influenciar por las reseñas.
    Al principio yo le hacía caso a todas y me anotaba las que más me podrian gustar, pero en realidad el tiempo es escaso y hay que ir a lo positivo. ¿No crees?

    No leo, ni escribo mucho, es que ha dado la casualidad de que todo se ha editado al mismo tiempo.

    Gracias por seguir por aquí.

    Sangón, no creas que el personaje de Ignacio de Loyola es lo único destacable en el libro, está la época, ese siglo XVI que para mí es de los más atrayente.
    Gracias por tu comentario.

  15. Pedro Maluenda dice:

    Leí la novela el mes pasado y me pareció bastante mejor que las novelas históricas al uso, pero hay otras dos novelas de Luis del Val que me gustaron mucho más: “Crucero de otoño” y “Volveremos a Venecia”.
    Pedro

  16. Ascanio dice:

    Hola, bruja-más-que-bruja.
    Nos has hecho una reseña estupenda de un libro muy interesante; y además sobre un tema muy original y poco frecuente por estos mares hislibreños.
    Y desde luego coincido en que, con esa portada, lo último en que habría pensado es en la vida de San Ignacio de Loyola.
    Oye, india, ¿este Luis del Val es uno que ha publicado también varios libros de relatos? ¿Has leído alguno? ¿Alguien ha leído alguno? ¿Qué tal están?

  17. Bernardo de Claraval dice:

    Gracias Akawi por la reseña, pero ¿ habla el libro de los alumbradistas ? porque creo y no afirmo que por eso es por lo la inquisición lo encarceló ?
    ¿ menciona el libro uno de los articulos fundacionales y ley para cualquier hombre que quiera ser jesuita ? dice así más o menos, si el Papa de Roma o el Proposito General dicen blanco aunque veas negro dirás y creeras blanco.
    ¿menciona el libro quien fueron sus maestros alumbradistas?

    gracias nuevamente y rogaría si está en tu mano contestación

    pd. ¿ “la secreta monita” existe y es real o es un invento de los antijesuitas?

    saludos y abrazos a todos

  18. Akawi dice:

    Ascanio, ya somos al menos tres las brujas, contando con la gallega y contigo. Gracias por tu comentario.

    Es el primer libro que leo de Luis del Val y según cita en el dorso:
    Es autor de varios libros tanto de ficción como de no ficción, entre los que destacan “Buenos días, señor ministro” (Premio de novela Café Gijón 1987), ” Las amigas imperfectas” (Premio Ateneo de novela 2003), “Crucero de otoño” (Finalista Premio Primavera 2008), o “Prietas las filas”; también ha escrito piezas teatrales como “Ls caballos cojos no trotan”. Hasta aquí es lo que sé.

    Bernardo de Claraval, hola y gracias. En la novela no dice nada sobre los
    alumbristas, sólo que a los señores de la Inquisición no les hacía gracia que fueran predicando por ahí, ni que sus oyentes hicieran “Ejercicios Espirituales”; habla de la Universidades de Alcalá de Henares, Salamanca y la Sorbona de Paris, que fue a ésta última a la que llegó huyendo del Santo Oficio, pero no comenta más que se convenció por la lectura de libros sobre santos, y no hace alusión ni a leyes, ni artículos de fundación pues no llega narrar la fundación de su Compañía.

    Abrazos

  19. Bernardo de Claraval dice:

    Mil gracias, gracias mil Akawi, pero es que este individuo Ignacio de Loyola me parece fascinante, pero no me dejo deslumbrar por los fuegos artificiales, me interesan las raices atómicas del Ignacio y su Compañia, pues es clave para entender la historia de los ultimos 500 años tanto en occidente como en Oriente, de hecho aún hoy en día tienen un poder inimaginable para el común de los mortales, un ejemplo para que os
    alumbréis, la universidad de Georgetow en Washington es de la Compañia, Bill Clipton estudió allí y en el despacho del rector hay una foto de Bill arrodillado rezando delante de una escultura de San Ignacio, no olvidar que Bill en anglicano cristiano. Al igual que Saul de Tarso ( Paulo-Pablo-san Pablito ) y Constantino fundaron el Cristianismo Paulista que no tiene nada que ver con el cristianismo de Jesús, este individuo fundó una ” Compañia ” que es el paradigma y la envidia de todas las organizaciones secretas del planeta Tierra, incluida la masoneria, como final os diré: Alumbradismo es sinónimo de Iluminismo, y hoy en día están de moda los Illuminatti, el comunismo no lo invento Marx ni Engels ni Troski ni Lenin, lo inventaron los Jesuitas 200 años antes en la comunas indígenas de Sudamerica, por todo esto y por mil razones más me parece interesantísimo San Ignacio y sobre todo su ” Compañia “, pero os recomendaría humildemente no quedaros con los fuegos artificiales … gracias Akawi ,
    abrazos y besitos.

  20. Aretes dice:

    Bernardo, vaya por delante que los jesuítas no son santo de mi devoción, pues cuanto más conoces algo o alguien, más sabes de sus defectos, que suelen aparecer al cabo del tiempo.

    Aún así me parece que el que se queda en los fuegos artificiales eres tú.

  21. Bernardo de Claraval dice:

    Hola a todos, y saludos cordiales,

    Aretes te recomiendo leas ” el conde de Montecristo ” del gran Alexandre Dumas, como seguro ya sabes la historia de cabo a rabo, ¿ quien es para ti el conde de montecristo ? me refiero obviamente a un personaje histórico contemporáneo de Alex, de carne y hueso y que el gran Alexandre Dumas camufló genialmente tras el Conde.

    Por favor Aretes, el que afirma debe justificar sino se califica por si mismo.

    Perdona la ingerencia Akawi, pero creo que abrirnos la mente a descubrir nuevos conocimientos sobre el pasado o el presente nos enriquece a todos, eso sí, dando datos, ejemplos, referencias en fin ilustrándonos mutuamente y no descalificando gratuitamente,

    saludos y abrazos a todos

  22. Ascanio dice:

    Hola, Bernardo de Claraval.
    Por favor, ¿podrías explicarnos por qué has elegido ese nick?

  23. Pedro el Venerable dice:

    Y además los masones jesuitas y comunitas paleocristianos opusinos fundaron la inquisición retrospectiva y se iluminaron a sí mismos con un flexo fluorescente y socializante de San Agustín y don Serafín que pa qué ti via contá…

  24. Ascanio dice:

    Y tengo otra duda, ¿quién es para ti el Conde de Montecristo?
    ¿Podrías ilustrarnos esa coincidencia (que espero que nos aclares) con datos, ejemplos y referencias?

  25. Aretes dice:

    Bernardo, tristemente no dispongo de tiempo en estos momentos para ampliar alguna cuestión que planteas, así que lo dejaré para otra ocasión.

    Sí querría “justificar mis afirmaciones para no calificarme a mí misma” (lo siento, pero sigo sin saber cómo va lo de las cursivas):

    El primer párrafo puedo probarlo con papeles, como dirían en mi pueblo, pero hasta ahora nunca ha sido necesario aquí. Valga decir que la relación data desde 1970, no veo razón para explicar las circunstancias concretas, pero es una relación de trato frecuente, laboral, educativo y de amistad, que de todo hay.
    El segundo es más fácil: sólo es una impresión, como otras tantas. Creo que lanzar titulares y tópicos, sin justificar ni razonar, es lo más similar a la pirotecnia. Mucho ruido y luces que no se sostiene.

    Saludos.

    PD: ¿Venerable? Aaaaaanda ya.

  26. Aretes dice:

    Se me olvidaba: ni idea de lo del Conde de Montecristo.

    Siempre se me han dado fatal las adivinanzas. Me rindo.

  27. Akawi dice:

    ¿Por qué no leemos el libro, si es que nos interesa y dejamos a los jesuitas en paz?

  28. pepe dice:

    Estupenda reseña, Akawi, felicidades. La influencia que la Compañía ha tenido en la vida política, económica y cultural de muchos países es notable y constituye, sin duda, uno de los temas de discusión más interesantes que se pueden abordar en este hilo. Su historia a lo largo de cinco siglos tiene suficientes luces y sombras como para estar aquí varias semanas. Hagámoslo con tranquilidad y sosiego. No abandonemos un tema tan interesante que no había salido antes en Hislibris y animemos a aquellos que tienen algo que aportar a que lo hagan, recordando la frase que repite siempre mi padre cuando hay que hacer algo con cuidado: despacito y buena letra.

  29. Bernardo de Claraval dice:

    Akawi yo personalmente me leeré el libro porque aunque soy consciente de que no es una biografía, me interesa infinitamente más que la vida de cualquier don nadie de la historia por muy héroe que fuese.

    Akawi, Aretes, yo en ningún párrafo o frase me he metido con los jesuitas, ni a favor ni en contra, solo he descrito hechos irrefutables, como lo de Georgetow, eso no es bueno ni malo, es.

    Ascanio me puse Bernardo de Claraval como me podía haber puesto Hypatia de Alejandría, por cierto a ésta la ha resucitado del olvido Amenabar. Ascanio aunque no es Santo de mi devoción Bernardo de Claraval tampoco lo odio, entre otras cosas porque no tuve el gusto!! pero es un personaje clave en la historia y tan desconocido!!!

    En cuanto al conde de Montecristo, va por Ascanio y Aretes y por supuesto por todos en especial por Akawi. El conde no es otro que el propósito general de los jesuitas en esa época concreta, ¿ porque ? Alexandre Dumas era un genio, tanto que su metáfora aún hoy en día pasados 200 años muchos eruditos y profesores universitarios no la han comprendido, el como genio sabía que si escribía sin una metáfora lo suficientemente sutil lo matarían, como hoy en día han matado a varios periodistas-escritores que han denunciado la corrupción en Rusia, al mismo tiempo ¿ como conseguir que la plebe leyera ? porque el sabía de la ignorancia del pueblo, el que sepas leer no significa que entiendas lo que lees, así pues el genio de Alexandre Dumas nos contó la historia de Edmundo Dantes, simple, personal y casi para niños de 12 años, pero lo que de verdad contó fue la de los jesuitas durante 40 años, con su proposito general-conde de MONTECRISTO, solo tenéis que atar cabos, incluye la revolución francesa que aterrorizó a toda la aristocracia europea, porque a la francesa sabemos lo que le pasó…Así pues por lo que intuyo en mis amigos y demás personas Alexandre Dumas escribió para el futuro, para un futuro donde la gente supiera leer que no es lo mismo que entender lo que se lee, y mi desazón llega cuando pienso que todavía no ha llegado ese futuro.

    Descubrimiento Históricos-literarios varios he hallado y del calado de éste, el último es quien es realmente Don Quijote históricamente, vamos, de quien se burló Cervantes. Pero como bien dice Pepe, despacito y buena letra,
    además mi madre me dice, “el que tiene un secreto y lo cuenta se queda sin él ” no me importa regalar a la humanidad mi poesía, pero comprender amigos que en un futuro próximo podría morirme de hambre y vivir debajo de un puente…!!! He terminado un guión de cine que en la reserba espiritual de occidente no lo quieren ni los más progres, lo estoy transformando en novela tipo Conde de Montecristo, he escrito un ensayo filosóficos sobre el alma camuflado en una novela de un viaje en el tiempo en el cual mi prota habla con Buda, Jesus, Socrates, Ensitein, y varios más, llebo una novela, escritas 150, que sería de la envergadura intectual del Quijote, pero necesito dinero para viajar, conocer a los sabios-filosofos del siglo XXI, osease, los fisicos cuanticos, Así pues rogaría a Akawi o a cualquiera que leyera esto y que estuviera en el mundo editorial me recomendara una o un agente editorial honrado y que sepa leer y entender lo que lee, gracias.

    Perdonar, en especial a Akawi, pero vivo en un pueblo cuyo nombre no está en los mapas, ni tan siquiera en Googleeart, no conozco a nadie en el mundo editorial ni se moverme por el mundo de los negocios, solo se pensar, leer y escribir, y esto último necesitaría uno o varios técnicos correctores pues no soy Lázaro Carreter pero intento mandar mi dardo a la palabra más bonita y biensonante y por supuesto que diga lo que quiero decir…
    saludos, besos y abrazos…

  30. Akawi dice:

    Después de releer mi comentario anterior, parece que suena muy fuerte. En plan queja, como si estuviera enfadada. No era esa mi intención.

    Lo que quería decir, es que cuidemos los diálogos; que se comenten sin agresiones verbales, pues generalmente ocurre que temas tan espinosos como éste, puede dar lugar a insultos personales y eso si que me molesta.

    De acuerdo con Pepe en que puede ser una discusión muy interesante, que abra nuevos criterios y puntos de vista diferentes.

    Yo sobre la Compañía de Jesús, no se mucho más, de lo que aporto en esta reseña y algunos comentarios sobre el poder que llegaron a tener o que en alguna época estaban un tanto perseguidos.
    Así que por mi parte, estupendo, despacito y con buena letra.

    Abrazos.

  31. Urogallo dice:

    Mi estimado Doctor Melifluus, ¿No temes tu también que tu vida esté en peligro si algún jesuita lee esto?.

    Peor aún.

    ¿No temes que la vida de Alejandro Dumas quede ahora amenazada que has revelado su propósito secreto?.

    ¿No nos has puesto en peligro a todos revelandonos una conspiración de tanto alcance, que ahora la Compañía de Jesús tendrá que silenciar acabando con todos?.

    Tiemblo como una hoja, como una hoja cualquiera de las 150 que ya llevas escritas…

  32. Ascanio dice:

    ¡¡Jajajajaja!! Pues no dice que a Hipatia la ha resucitado Amenábar… Ay, que me mondo… Será para ti, Bernardo, que no la conocías. Y decir que Bernardo de Claraval es un desconocido manda lo que dijo Trillo. En fin, qué aburrida sería Hislibris si de vez en cuando no aparecieran estos iluminados para hacer que nos tronchemos de risa…
    Oye, Bernardo, ¿también descubriste a Leónidas, a Aquiles y a Alejandro cuando viste las películas de Hollywood?
    Por cierto, con tantos saludos, besos y abrazos te estás poniendo de un pegajoso y un pringoso que no te digo…

  33. Bernardo de Claraval dice:

    Urogallo dices algo nuevo que enriquezca la conversación, aparte de que es un libro de encargo? Enriquecenos!!! Yo te afirmo: los jesuitas jamás liquidaron a los ignorantes y a los soplagaitas pues esos se liquidan entre ellos.

    Ascanio una persona tan docta y culta como tu seguro conocía a Hipatya, pero pregunta a tu alrededor, y lo de Bernardo me lo voy a cambiar entre otras cosas porque soy ateo, y ya veo que es más famoso que Elvis, me pondré por ejemplo Stephen Jay Gould que estudió la evolución como nadie y llegó a la sorprendente conclusión de que no vivimos en el reino de los mamíferos sino en el reino de los artrópodos, la cucaracha Ascanio es un artrópodo. Como descubrí presonajes en la historia obviamente no en el cine pero tampoco en los libros que a ti te dieron de mamar y te pudrieron el cerebro, porque yo no voy llorando por ahí para que me digan quien está detrás del conde de montecristo,
    Lo cortes no quita lo valiente, sino quieres saludos ni abrazos te vas a un bar te enborrachas y hablas y conversas con los de tu calaña evolutiva okey Ascanio porque contigo no gasto ni un segundo más.

    saludos y abrazos a los que quieran enriquecernos también a los que quieran simplemente aprender con humildad

  34. Urogallo dice:

    Doctor Melifluus, mi ambición no es enriquecerme ( Para eso tengo preparadas mis tres novelas, éxitos asegurados) ni enriqueceros a vosotros ( Para eso podeís invertir en acciones de la editorial que publique mis novelas), si no advertirte del peligro en que te pones a tí mismo, puesto que tu mismo aumentas el riesgo advirtiéndo de tu preclara inteligencia, lo que te convierte en un objetivo claro a los comandos de caza jesuitas.

  35. juanrio dice:

    Y yo que pensaba que los jesuitas, hoy, sólo eran un peligro para la jerarquía católica. Es posible que esté equivocado, pero creo que la Compañia de Jesús hace años se desmarcó de su historia y decidió dedicarse a luchar por los más pobres de la Tierra.

  36. Ascanio dice:

    Buaaaaaaaaaaaaaa… Bernardo ya no va a hablar con una cucaracha marciana como yo (por lo menos se ve que ha leído a Kafka; ¿o será que ve “La abeja Maya”?)
    Buaaaaaaaaaaaaaaaa…

  37. Koenig dice:

    Que nooooo Ascanio. No te pongas así mujer. yo creo que ha querido decir que eres cuca y vivaracha, y se ha comido un par de letritas de nada.

  38. Bernardo de Iberia dice:

    juanrio adivinas de quien es la universidad de Durham en Nueva York? y Georgetow?
    eso tiene un nombre, educar a las elites allí donde estén, incluso en japon…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.