YO FUI GUARDAESPALDAS DE HITLER, 1940-1945 – Rochus Misch

yo fui guardaespaldas de Hitler Um… ¿Cómo decirlo? A ver… Este tipo, Rochus Misch, es un hombre ya anciano, que ahora ha contado cómo fue su época en la SS, cuando fue escolta de Hitler y estuvo con él durante la Segunda Guerra Mundial y los últimos días en el bunker. Afortunadamente el libro es corto. Y digo afortunadamente porque su narración se parece a lo que cuentan esas personas de los programas del corazón, que son primos de un amigo de un tipo que pasaba por allí el día que un famoso estornudó. Pues es lo mismo.

Es decir, el libro pasa hojas sin contar nada interesante. Todo se resume en cuestiones como “y viajamos aquí…” y “las cosas iban mal pero nadie hablaba”. No hay “chicha”. Frente a cualquier cuestión interesante, el escolta se limitaba a estar en la recepción de la cancillería, o a decir, que nadie hablaba de ello y él no se enteró.
Vamos, que salvo un par de cosillas, el libro no cuenta nada interesante o digno de mención. Lo único que se libra, es que sirve como forma de acercamiento a la forma de trabajar y al día a día de la cancillería del Tercer Reich.

El inteligente se percata de todo; el tonto hace observaciones sobre todo. Heinrich Heine

[tags]Yo fui guardaespaldas de Hitler, Rochus Misch[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Yo fui guardaespaldas de Hitler” en La Casa del Libro.

73 Respuestas a “YO FUI GUARDAESPALDAS DE HITLER, 1940-1945 – Rochus Misch”

  1. Rodrigo Dice:

    A las 200 páginas, ya afilaba el lápiz para la reseña. A las 700, el lápiz volvía a su lugar en el cajón.

    En efecto, Germánico, esa pareja de policías le resta toda seriedad al libro.

  2. Germánico Dice:

    Decepcionante, aunque con un par de momentos realmente estremecedores. Por ejemplo, el hijo de Hoss (comandante de Auschwitz) vestido con ropas de un niño judío asesinado, y alguna cosa más por el estilo. Pero nada, desde mi punto de vista, que justifique una ardua lectura de más de 900 páginas, con capítulos de hasta 300 páginas y más, con muy pocos puntos y aparte, con el diálogo integrado en los párrafos descriptivos,… De verdad que no sé cómo logré terminarla.

  3. juanrio Dice:

    Germánico tu no quieres una reseña, tu lo que quieres es castigar a alguien. De momento hemos leido la novela Rodrigo, tu y yo y no nos ha gustado a ninguno de los tres, así que a ver quien se la releé y le hace una reseñita…..jejeje

  4. Germánico Dice:

    ¡Síiiiiiiiiiiiiiii! ¡Sangre!

  5. Desdeelsur Dice:

    Leo con lastima una vez mas, que ya muchos se hicieron adictos a la sangre vertida en paginas y paginas sobre el III Reich. Sin embargo, cuando un hombre honesto cuenta su historia y solo lo que realmente sucedió, esto ya no impacta a nadie. Los invito a mirar la historia sin prejuicios
    ni segundas derivadas impuestas por los vencedores de turno; verán un mundo en donde hay mucha gente que hasta el dia de hoy no se explica, por ejemplo, como se puede inventar una leyenda de 6 millones de judios muertos sin en toda europa no habia mas de 4 millones contando incluso los paises no ocupados por Alemania.

    Saludos.

  6. Urogallo Dice:

    ¿Los contaste tú?.

    Atrevida suposición, solo en tiempos del Imperio Romano, en una extensión inferior a la del III Reich había más de 12 millones…Y resulta que en 1939 solo había 4.

    Veamos las cifras de la época para 1933:

    Polonia: 3.000.000 de judios.
    Distritos occidentales de la URSS: 2.500.000 judíos.
    Rumania: 1.00.000 de judíos.
    Estados Bálticos: 250.000 judíos.
    Alemania: 500.000 judíos.
    Hungría: 500.000 judíos.
    Austria: 250.000 judíos.
    Resto de países ocupados por Alemania:1.000.000 de judíos.

    Salen bastante más de 4, la verdad.

  7. Desdeelsur Dice:

    Y esos seguro los contaste tu !!!!

  8. jenofonte Dice:

    Hola, nose si esto se puede leer…

  9. Desdeelsur Dice:

    Fuera de bromas, cito la fuente de esta y otras estadísticas imparciales de la época al respecto.

    “La Mentira de Ulises” por Paul Rassinier
    Versión española de
    Bernardo Gil Mugarza
    Ediciones ACERVO
    Barcelona
    1961

    de HistoricalRevisionism Website

  10. Curistoria Dice:

    Hola Desdeelsur:

    no voy a entrar en datos y demás. Me ceñiré a lo que comentaba en la reseña. Este hombre no cuenta nada, y no digo que se lo calle, igual es que no se enteró de nada, y eso es lo que yo reseñé. Para no leer nada interesante, mejor coger otro libro.

    Saludos.

  11. juanrio Dice:

    Desdeelsur dice “cito la fuente de esta y otras estadisticas imparciales de la época al respecto” y al final de su mensaje aparece

    “de HistoricalRevisionism Website”

    Despues de esto me quedo sin palabras….

  12. Germánico Dice:

    ¿Y de dónde pensabas que salían, Juan? Esta gente toma una única estadística de oscurísimo origen, y la enarbola como base de sus mentiras. Y ya puedes confrontársela con tooooooooodas las pruebas del mundo, que van a decir que lo único cierto es su patética mentira.

    Lo mejor sería ignorarlos, claro, pero bueno…

  13. Desdeelsur Dice:

    Señores,

    El origen de la información está en “La Metira de Ulises”, de verdad les recomiendo esta lectura. No espero que cambien de opinión respecto del tema. Al leer sus reaccioes me recuerdo del dicho “una metira repetida mil veces se puede parecer a la verdad”. cuando hablan pellorativamente de “esta gente” cuando alguien no piensa igual que ustedes me deja super claro que no se trata de un foro de discusión sino de tratar de imponer una posición que si fuera la verdad resistiría la divergencia.

    Adios.

  14. Koenig Dice:

    ¿Acaso no la resiste?

    Se me ocurre que de no haberla resistido, hoy sería minoritaria.

  15. juanrio Dice:

    Acabo de leer “Yo quemé a Hitler” de Erich Kempka, que fue el chofer de Hitler desde 1932 hasta su muerte. El libro está en internet y afortunadamente no hay que comprarlo, ya que para lo que cuenta bastaría con ver la película de “El hundimiento”. Habla de lo bien que le trataba Hitler, lo amable que era, etc… Tambien hace algún retrato de el médico de Hitler, Morell, y de Martin Borman, y esto es lo más interesante del libro. Confirma la muerte de Borman ya que iban juntos huyendo del bunker cuando este murio. Lo bueno la gratuidad y que es cortito, por si alguien está interesado.

  16. Curistoria Dice:

    Gracias por el apunte :)

  17. Germánico Dice:

    O sea, Juan, que… ná de ná, ¿no? Pepe, bórratelo de la lista.

  18. juanrio Dice:

    Hombreeeeee, en mi caso que lo he descargado, gratis, es cortito y encima lo he leido en el “trabajo” pues bueno…ahora, si me lo hubiera comprado, fuera largo y lo hubiera tenido que leer en mi tiempo libre….desentierro al tal kempka y tenemos una conversación

  19. Germánico Dice:

    Ah, vale. Je, je.

    ¿Cita la famosa frase “Corre, no te lo pierdas: ¡el Jefe está ardiendo!”? No recuerdo quién se la atribuye a Kempka. Es una tontería, pero me hace gracia, la verdad.

  20. juanrio Dice:

    No en ningún caso dice esa frase, en estas memorias. Lo que cuenta es que Günsche le llama y le pide que le lleve 200 litros de gasolina y el le contesta que no tiene, ya que los depositos están bajo el fuego de la artillería soviética. Al final consigue algunos litros menos sacandolos de los depósitos de los coches destrozados que quedan en la cancillería. Luego cuenta que al llegar, Günsche, le dice que Hitler y Eva Braun han muerto y proceden ha sacarlos del bunker. Cuenta que cuando sacan los cadaveres tambien hay un fuerte bombardeo y tienen que refugiarse en la entrada del bunker. Consiguen prenderles fuego a los cadaveres y al final quedan con él Günsche, Goebbels, Borman, Linge y el Dr. Stumpfegger.

  21. Germánico Dice:

    Pues lo que tú has dicho: la correspondiente escena de “El Hundimiento”…

  22. gunsberg Dice:

    tengo el libro y no es tan malo pwero contra gustos no hay nada escrito

  23. julio cesar Dice:

    gracias , me es útil el análisis.
    un abrazo desde Colombia

Deja una Respuesta