YO, CLAUDIO – Robert Graves

Yo, ClaudioNo es tarea fácil reseñar un clásico de esta relevancia en un sitio web tan prestigiado y su cantidad de lectores asiduos a la novela histórica. Es en este sentido que prefiero comentarlo y dejar algunas impresiones de carácter general.

Estamos hablando de una de las mejores novelas históricas de este siglo, según la cubierta del libro. Yo me atrevería a pensar no solo eso sino que ha sido un patrón para los novelistas subsecuentes (créanme, un patrón muy alto de alcanzar) ya que Graves incorpora distintos elementos que observamos en novelas posteriores: La traición, los desamores, los envenenamientos en la corte, humor e hilaridad y hasta batallas de tal alcance que los maestros Cornwell y Pressfield envidiarían (Calígula y sus germanos enfrentando a Neptuno y sus fuerzas del mar!!!). Encontramos inclusive algunos elementos culturales e historiográficos que Eco y Manfredi pudieron haber conocido por primera vez en estas páginas inolvidables.

Si pudiera resumir en una sola palabra el primer tomo de la novela de Claudio, lo intentaría no con un adjetivo calificativo, sino con un sustantivo: elegancia. Para ilustrar, un ejemplo. El autor describe la brutalidad y crueldad de la época con un estilo tan elegante que nos hace recordar que no es necesario presentar las perversiones de Tiberio y Calígula con frases y descripciones vulgares para cautivar la atención del lector.

Otro mérito de Graves, en mi opinión, es llevar el relato en primera persona de un personaje tan relevante como el emperador Claudio. ¿Cuántas veces no hemos leído una novela en primera persona de algún paje, escudero o fusilero de cierto personaje relevante como el Rey Arturo, Napoleón y hasta el ficticio Capitán Alatriste? Pero escribir una novela desde el enfoque del emperador romano Claudio debe ser aún más complicado que interpretarlo en el cine o la televisión. Imaginen que durante mi lectura se me ha olvidado en repetidas ocasiones que Graves era el autor y no Cla-cla-cla-claudio el emperador tartamudo. Más allá de Claudio, recuerdo que los demás personajes son profundos y bien detallados a pesar de su complejidad como el emperador Augusto, Livia y alguna referencia a Julio Cesar y Marco Antonio.

Qué mas puedo decir que no se haya dicho o escrito de un clásico tan influyente, solo que he disfrutado y aprendido más en estas 500 páginas que en todos los cursos de la historia romana de la secundaria.

Finalmente una nota sobre la edición. Ésta es excelente, con una encuadernación magnifica y hojas de primera calidad. El problema viene con el árbol genealógico y el mapa que sirve de soporte a los lectores que, como yo, nos perdemos entre tantos Julios, Julias, Cayos, bla, bla, bla. Edhasa, no sé porqué razón, incluye el árbol de Herodes de Judea y un mapa de Oriente Medio (en vez de uno de los Julio-Claudios y un mapa de la península Itálica) cuando, al menos en este primer volumen, no se hace mención más que una sola vez al rey de los judíos.

[tags]Yo Claudio, Robert Graves, novela histórica[/tags]

     

96 comentarios en “YO, CLAUDIO – Robert Graves

  1. Germánico dice:

    “Yo, Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico, y esto, y lo otro y lo de más allá”. Para mí, uno de los mejores y más clarificadores comienzos de la literatura: irónico y escéptico desde el principio. Ya te indica por dónde van a ir los tiros.

    Pese a sus fallos históricos, que los tiene, y a la “modernización” de ciertos términos (¿¡capitanes!? ¿¡azagallas!? ¿¡coroneles!?), es uno de los libros con los que más he disfrutado en toda mi vida. Se acusó a Graves de simplemente ilustrar la narración de Suetonio, y algo de eso hay. Pero me da lo mismo: es magnífco. Y no hableos de la serie de TV…

    Por cierto, ¿leíste los dos volúmenes o sólo el primero?

    Saludos.

  2. nando dice:

    De Graves he leido solo un par de cosillas: el primero de las aventuras del Sargento Lamb y el autobiográfico “Adios a todo eso”.

    Me compré hace poco el pack de la serie de televisión y me gustaría que alguien me dijese que tal es la adaptación. Soy un poco vago y he preferido comenzar con los DVDS antes que leerme la novela.

    … ah… y se me olvidaba: de Graves conozco un “par” de cosas más: su armónica y austera tumba en el incomparable cementerio de Deiá y a un amigo común que le conoció hace ya muchos años.

  3. Julio dice:

    Hola Germanico, leí el primero y decidí regresar a la edad media por lo pronto, pero por lo que veo no tardaré en regresar al 2do tomo. Tienes toda la razón en que el inicio del libro es espectacular. Y ni se diga del título que por lo visto ha marcado pauta para muchos “Yo, Isabel”, “Yo, Moctezuma”, etc.

    Por cierto, ayer en la librería me encontré una serie sobre Julio Cesar llamada Emperador de un tal Conn Iggulden, la conoces?
    saludos

  4. Urogallo dice:

    Yo no entiendo su fidelidad a Suetonio ( y a Tácito) como una crítica, si no que debe ser entendido como una alabanza que un autor acepte ceñirse a una narración histórica como base de su obra.

  5. Germánico dice:

    Tienes razón, Urogallo. Pero fue un absurdo argumento que se usó en su contra.

    Julio, el segundo es casi mejor. Vas a disfrutar con él, sin duda. La serie que mencionas no la conozco. Me atrevo a recomendarte la de Colleen McCullough. Son cinco o seis tomos de unas 700 páginas cada uno (al menos, en la edición de bolsillo, que es la que tengo yo), pero valen la pena. Abarca el periodo de Mario a Augusto. Si no la conoces, te dejo más adelante los títulos.

    Saludos.

  6. Gino Martini Robles dice:

    Saludos: Interesante, lo que estoy leyendo sobre la novela Historica. Qusiera saber si es de vuestra preferencia, que la cita de los autores consultados, se detallen pagina por pagina o se haga una lista en la parte final de un libro (bibliografia).

  7. Urogallo dice:

    Eso depende, ¿En un libro histórico,no?. Es muy de agradecer que se haga página por página, sobre todo para facilitar lecturas de ampliación.

  8. Germánico dice:

    Yo, antiguo que soy, prefiero la bibliografía al final del volumen. Pero habla mucho en favor de la coherencia del autor, que las citas tengan su referencia al pie de página. Y, adermás, es más cómodo.

    Saludos.

  9. Javi_LR dice:

    Antes de nada, pedir perdón por la extensión del comentario, pero éste, éste sí que es un grande. Robert graves, que escribía como los ángeles. No sin razón: antes que novelista se consideraba poeta. “Yo Claudio” es una de las mejores, y más logradas, novelas históricas; no así su secuela, o segunda parte, que es bastante inferior. Que decir de la serie de la BBC, simplemente genial y en algunos aspectos mejor que la obra literaria.

    Unos datillos:

    «Ser poeta es una condición más que una profesión»
    Esto lo dice un hombre que supo vivir bien, apartado en su precioso rincón mallorquín, donde veía los más bellos atardeceres mecidos en el mar. Lo dice un hombre que supo tener grandes amigos tanto en sus conocidos, desde Laura Riding hasta Ava Gardner, Alec Guinness, Peter Ustinov o unos aún niños García Márquez y Stephen Hawking, como en los autores que leyó y tradujo. Lo dice un hombre que supo tener enemigos como Anthony Burgess. Lo dice un hombre que escribió un clásico como Yo, Claudio. Y lo dice el hombre que tiene una sencilla lápida en un cementerio local y en la cual reza una frase: POETA

    ¿Tienen el honor de conocer a George Sand? Con este pseudónimo escribió Amandine-Aurore-Lucille Dupin numerosas obras, una mujer con firma de varón, de artista, cómo sus amantes. Entre sus amados figura Frédéric Chopin, que, tuberculoso y por recomendación médica, estableció su residencia en Mallorca con ella, su cuidadora. Allí escribió un bellísimo libro titulado «Un hiver à Majorque». Quien tradujo esa obra al inglés, con interesantísimas anotaciones, fue Robert Graves, otro «insigne isleño»:

    “Este es uno de aquellos paisajes que aplanan porque no nos dejan desear ni imaginar nada. Todo cuanto pueden soñar el pintor o el poeta lo ha creado la naturaleza en este lugar. Conjunto inmenso, variedades inexpresables, formas confusas, contornos vigorosos, vagas profundidades, todo ello está allí y el arte nada puede añadir…”

    Este paraje lo conocía bien, sin duda. Vivió en él durante muchos años.

    Robert Graves nació en Wimbledon, en el año 1895. Tras sus estudios en Oxford estalló la primera guerra mundial. Allí, en la cruenta batalla del Somme, fue herido, quedando sus pulmones maltrechos. Le trasladaron a Inglaterra en donde vivió el final de la contienda. Tras probar sin éxito el mundo de los negocios se dedicó a menesteres académicos y editoriales y, tras una breve estancia en la Universidad del Cairo, decide establecer su residencia en Deià, donde permaneció, salvo en un interludio de diez años debido a la guerra civil española, hasta su muerte en 1985.

    El siempre se consideró poeta: «Los libros en prosa son perros de muestra que yo crío y vendo para mantener mi gato». Más claro no se puede ser. Su poesía es muy ecléctica, apasionada y con un orden claro; sin llegar a adscribirse a ninguna corriente él hizo de sus versos líneas totalmente personales, muchas veces con un claro sabor romántico y universal: muestra de ello son sus dos libros de poemas «hadas y fusileros» y «poemas completos». En la era de los «ismos» y las vanguardias a él sólo le preocupaba su claridad y sentimientos:

    “No ahora, ni mañana, sólo ayer,
    un largo ayer inventado por nosotros para tragar hoy con mañana.
    ¿Cuándo estuvo escondido tu poema bajo mi almohada,
    cuándo fue plantado tu rosal bajo mi ventana, sólo ayer?.
    Hojas verdes, rosas rojas pintadas en la nieve,
    un largo ayer, hoy con mañana, siempre y sólo.”

    Pero como él mismo sabía y reconocía: «no hay dinero en la poesía ni poesía en el dinero», y la fama se la dieron sus escritos en prosa, sus novelas y sus ensayos, ante todas una, «Yo, Claudio», reflejo de la Roma de principios del Imperio, de las tensiones de poder, de los asesinatos de familia y de la psicología de aquellos personajes. Le siguió la secuela «Claudio el dios», notablemente inferior a su antecesora. Tras estas obras publicó «el conde Belisario», fiel representación del Imperio Bizantino del siglo VI y quizá su mejor obra histórica, «el vellocino de oro», curiosísima visión del mito impregnada por sus ideas acerca del devenir mediterráneo, «rey Jesús» y finalmente la especulativa «la hija de Homero».

    Y es que si algo marca su prosa es la especulación añadida a su gran erudición. Sus ensayos son muestra de ello. Buceando por la mitología y poesía galesa y el simbolismo arbóreo concibe una particular idea acerca de la inspiración poética y forja su opinión de la Gran Madre, una divinidad común a todos los hombres de la que surge una sociedad antigua con un fuerte carácter matriarcal, todo ello lo publica con el nombre de «la diosa blanca»:

    ” Todos los santos la vilipendian, y todos los hombres sobrios que se rigen por el justo medio del dios Apolo, despreciando a los cuales navegué para buscarla en lejanas regiones, donde era más probable hallar a aquélla a la que deseaba conocer más que todas las cosas, la hermana del espejismo y del eco. ”

    Luego expone otra singular visión acerca de la mitología en sus «mitos griegos», entretenidísimo compendio de dioses y héroes; harían bien, es nuestro consejo, en leerlo con una cierta actitud crítica y distanciamiento. Antes de esta obra publica, en compañía de Raphael Patai, un erudito ensayo acerca de «los mitos hebreos».

    Su labor como traductor es igualmente destacable, junto a Omar Ali Shah traducen los Rubaiyat de O mar Kahyyám, poeta sufí del siglo XI. Es esta una lectura muy recomendable:

    «Puesto que ignoras lo que te reserva el mañana,
    esfuérzate por ser feliz hoy.
    Coge un cántaro de vino, siéntate a la luz de la luna y bebe pensando
    en que mañana quizás la luna te busque en vano.

    Rápidos huyen nuestros días
    como el agua de los ríos y los vientos del desierto.
    empero, dos días me dejan indiferente:
    El que pasó ayer y el que vendrá mañana.»

    También traduce al inglés clásicos españoles como Ramón J. Sender. El resto del tiempo lo distribuye editando libros, escribiendo cuentos y relatos -una pequeña versión mitológica muy elemental por aquí, una personal visión de la guerra de Troya por allá- y paseando por la sierra de Tramuntana o descansando en su paraíso, en su «casa lejana», en su Canelluñ.

    Como dijimos, «don Roberto» fallece en Mallorca en el año 1985; en una simple lápida del cementerio de Deià se puede leer todo lo que quiso ser:

    POETA

  10. richar dice:

    Pues mira que he leído un rato de libros de Roma y otro buen porrón de novelas históricas y todavía -mal que me pese- no he leído nada de Graves. Un pecado, lo sé, que intentaré remediar en breve.

    Julio, tu post me ha encantado y si me faltaban alicientes para hincarle el diente, ya no me queda ni una duda.

    Javi_LR, no te gusta casi nada este autor, ¿no? Un buen complemento al post.

    Un saludo,
    Richar.

  11. Antonio Penadés dice:

    Richar, imperdonable que un inmenso lector de novela histórica como tú eres no haya leído a Graves…

    Vaya post el de Javi LR! Incontestable e insuperable. Enhorabuena.

    Sólo quería añadir que Claudio el Dios me pareció tan magnífica como Yo, Claudio. Los mitos griegos es un libro un poco áspero, muy útil como guía. Además, son excelentes El vellocino de oro y, sobre todo, La hija de Homero, en la que Graves lanza la idea de que la Odisea no fue escrita por Homero, sino por una hija suya… a Graves se le permite todo porque es un maestro.

  12. richar dice:

    Bueno hombre, que no lo leí para poder leerme el tuyo… ji, ji, es broma. Sí, la verdad es que es un desastre, pero con los clásicos me pasa que como están ahí, se me van quedando almacenados. No sé, aparece cualquier novedad y me lanzo del tirón, pero los de toda la vida me cuesta cogerlos…

    Por cierto, un pequeño matiz: el post es de Julio. De Javi_LR es uno de los últimos comentarios, realmente complementario.

    Saludos,
    Richar.

  13. Germánico dice:

    Yo la única novela de Graves con la que no pude fue con la primera del sargento Lambs. La segunda ni lo intenté, claro.

    Saludos.

  14. Julio dice:

    Vaya Javi que te gusta Graves!! Ni se diga de Germánico y de Antonio!! Germanico: Esos libros de McCoullogh que comentas los tengo en mente desde hace mucho, gracias por la recomendación que seguro me dará mayores incentivos. ¿Hay ya alguna reseña en el blog? Y regresando a Graves: venga Germanico, va tu turno de reseñar el segundo tomo!!! Saludos a todos y gracias richar por tu comentario y publicar la reseña.

  15. Javi_LR dice:

    Mucho, me gusta mucho. Siempre he apreciado a los escritores que eran poetas: a la hora de novelar son exquisitos. Además este hombre era un auténtico erudito, aunque algo atrevido y especulativo.

    Si tengo que recomendar alguna obra suya lo hago con -a parte de Yo Claudio por supuesto- El Vellocino de oro, evocador y magnífico; con La diosa Blanca, curiosísimo estudio que tiene auténticas joyas; y sus mitos griegos, eso sí, conviene con éstos tener a mano otro diccionario un poco más canónico porque se le va mucho la olla. Ah, se me olvidaba El conde Belisario, su libro histórico más acertado.

  16. Germánico dice:

    Gracias por la invitación, Julio, pero tendría que releerlo. Y teniendo todo lo que tengo pendiente… La serie de Colleen McCullough léela sin prejuicos. El hecho de que también sea la autora de “El pájaro espino” hizo que por muchos años me resistiera a leerla. Hasta que caí, claro. No he leído sus novelas sobre Troya. Ahí están, pendientes.

    Por cierto, ayer, rebuscando entre mis libros, me re-encontré con un curiosísimo libre de Graves soxbre los mitos hebreos. ¿Alguien lo conoce?

    Saludos.

  17. javi L_R dice:

    Yo lo tengo, en una edición de Alianza editorial. Personalmente la encuentro un poco plomiza; tiene la misma, o parecida, estructura que sus mitos griegos, pero con los hebreos se corta más y resultan más densos.

  18. Germánico dice:

    Sí, yo también lo tengo en Alianza. El co-autor es Raphael Patai. Es curioso, el librito… y pesado.

    Saludos.

  19. Urogallo dice:

    El problema de los libros de McCollough es que no tienen un solo personaje, si no una pléyade, cuando en el último volumén la trama se concentra casi por completo en César-Catón-Octavio y se vuelve comprensible, la saga alcanza su climax.

  20. Germánico dice:

    Je, je. No te falta razón: en los primeros títulos, a veces (sólo a veces) no sabes por dónde van los tiros. Pero está muy documentada, y escribe bien. La acción es constante y variada, y aprovecha los vacíos históricos para inventar historias curiosas a los personajes reales. ¿Qué te pareció la incursión germana de Sila, con bastardo incluido? A mí me gustó mucho…

    Además, la traducción es bastante buena.

    Saludos.

  21. Urogallo dice:

    La documentación es apabullante, pero en la historia de Sila encuentro precisamente el fallo de McCullough en sus primeros volúmenes: ¿Por que no concentrarse solo en Mario-Sila-Sertorio y luego ir transfiriendo el protagonismo a nuevos personajes?. Quiere abarcar demasiado, y deja muchas cosas en el camino, la incursión de Sila y Sertorio ( tratando de aclarar si Sertorio mereció o no la corona gramínea) podría haber sostenido mucha más acción que las pesadísimas historias de traiciones y conjuras en Roma.

  22. Germánico dice:

    Pues a mí, la parte “chismes” me gustó. Le da alegría a la cosa. Aunque tienes razón: quizá si se centrara más en el “trío” ambicioso, habría estado mejor.

    Saludos.

  23. Urogallo dice:

    Chico, me perdía con tantos Cornelios patricios y plebeyos, catón de joven y de viejo, nerones claudios y reinetas…La buena señora ha obtenido un doctorado honoris causa en historia por su investigación para la novela, ¿Pero sigue siendo una novela después de tanta erudicción?. Positivamente sí en la parte de César…luego en el resto…no sé,no se‘.

  24. Julio dice:

    Yo empecé con “Favoritos de la Fortuna” y lo dejé a las 100 páginas por la misma razón que comentas Urogallo, sentí que no haber leído los 2 anteriores me hacía un poco a un lado. Nunca me hallé pero siempre he pensado regresar a terminarlo, o empezar la serie completa o de plano brincarme hasta “Cesar” que creo es el 5to. de la serie. Me han dicho que también se puede leer ese solo sin necesidad de los anteriores (considerando el volumen de cada uno), ustedes que opinan?

  25. richar dice:

    Yo leí sólo el primero y la mitad del segundo. El motivo de que lo dejara a medias es bastante diferente… no es que no me gustara, es que le gustó demasiado a mi perro y se lo zampó :-(

    Hasta el momento me estaba gustando, así que si el can tiene a bien algún día devolvérmelo, igual lo continúo… con mascarilla eso sí.

    Saludos,
    Richar.

  26. Germánico dice:

    Efectivamente, César es el quinto, Julio. La serie es así: “El primer hombre de Roma”, “La corona de hierba”, “Favoritos de la Fortuna”, “Las mujeres de César”, “César” y (creo recordar, no lo tengo delante) “El caballo de César”. ¿Leerlos independientemente? Hombre, sí que se puede, pero yo te aconsejo toda la serie y uno por uno. Para que no te líes, o por lo menos, para que te líes menos, puedes comprar “Quién es quién en la antigua Roma”, de John Hazel (Acento), un ameno y sencillo diccionario sobre los principales protagonistas de la historia romana. Creo que Urogallo también lo tiene. A ver qué nos dice.

    Richar, mi perro se zampó una vez un Anuario de la Guardia Civil. ¡Hay que ver! (y no era mío, por cierto).

    Saludos.

  27. richar dice:

    Pero eso tiene mucho más sentido…

  28. Germánico dice:

    Eso le dije al dueño del libro…

  29. Urogallo dice:

    No lo tengo en propiedad, pero lo manejo, y desde luego es una base excelente para enfrentarse a tanto secundario en estas novelas. Respecto a la lectura independiente…Solo “El primer hombre de Roma” y “El caballo de César”, pueden leerse realmente de modo independiente si es el deseo del lector, del resto yo diría que es fácil, obscenamente fácil, leer la serie en 2 tandas: La saga de los “viejos” que va de El primer hombre a favoritos pasando por la corona ( con el ascenso y desaparicion de Sila,Sertorio y Mario) y luego la saga propiamente cesariana, Mujeres, César y el Caballo. César aparece, claro está, en “Favoritos de la fortuna”, pero es un personaje pesado, mal dibujado y totalmente prescindible, aparte de insitir machaconamente en el episodio de Nicomedes de Bitinia para gloria de una perspectiva heterosexual del personaje.

  30. Germánico dice:

    Sí, la imagen que da del joven César es bastante repulsiva: un niñato sabiondo que responde más a la imagen del Repelente Niño Vicente que a la del propio César.

    Y luego lo de Bitinia… ¿Cómo era aquella canción que le cantaron las legiones durante el triunfo sobre los galos? Je, je. Creo recordar que en alguno de los volúmenes sale la letra (¿tomada de Suetonio? Vaya, ahora no recuerdo cuál es la fuente original).

    Saludos.

  31. Urogallo dice:

    Una de las versiones era algo así como que compró una flota con su cuerpo…De todas formas la acusación más directa, era esta, citada por Suetonio:

    Hizo sus primeras armas en Asia con el pretor M. Termo; mandado por éste a Bitina en busca de una nota, se detuvo en casa de Nicomedes, corriendo el rumor de que se prostituyó a él; rumor que creció por motivo de haber regresado pocas jornadas después a Bitina, con el pretexto de hacer enviar a un liberto, cliente suyo, cierta cantidad de dinero que le adeudaba

    Y sigue:
    Habiendo entonces dicho uno para afrentarle: ?Eso no será fácil a una mujer?, respondió como aludido: ?Sin embargo, en Siria, reinó Semíramis y las Amazonas poseyeron gran parte de Asia.

    De las canciones:

    Cesar sometió las Galias; Nicomedes a Cesar. He aquí a César que triunfa porque sometió las Galias, mientras Nicomedes que sometió a Cesar no triunfa.

    Ciudadanos, esconded vuestras esposas, que traemos aquí al adultero calvo; en la Galia se dedica a fornicar eón el oro robado a los romanos

    De la página que nos pasaste.

  32. Julio dice:

    Interesantel. Relacionado con eso, recuerdo haber iniciado un libro llamado “Cesar Imperator” de Max Gallo, tuve la impresión de que el libro giraba en torno a César como “La Reina de Bitina”. Que no es que uno quiera brincarse esos sucesos pero cuando sientes que los autores lo hacen con la intención de causar “impacto” se vuelve una lectura tediosa a mi parecer.

  33. Urogallo dice:

    En McCullough encontrarás lo contrario: La intención es clarísima desde el principio, defender la heterosexualidad triunfante de César por encima de todo, incluso a costa del pobre Sila ( al que hay los mismos argumentos para acusar de homosexualidad, un solo caso dudoso).

  34. Germánico dice:

    Gracias, Urogallo. Ya sabía yo que lo había leído por algún lado.

    Por cierto, Julio, Max Gallo me parece un autor muy aburrido. Su novela sobre Napoleón… ufffffffff. La de César ni me molesté en echarle un vistazo.

    Saludos.

  35. Julio dice:

    De hecho gracias a su Napoleon fue que decidí comprar el de César. A mi sí me gustó la de Napoleón pero tengo que reconocer que la prosa no es muy amena. En todo caso estamos hablando de Bonaparte y su época ¿quién no podría hacer un libro épico con semejante personaje? saludos

  36. Julio dice:

    Aun con los cruces de Dostowieski, la fantasía y las guerras del Peloponeso puedo decir que terminé Claudio el Dios. Magistral como el primero, Herodes Agripa es de esos personajes inolvidables y qué decir del soldado griego Panthera (vaya que nunca se me olvidará esa cita sobre Jesús). Ni qué decir de esa frase de Herodes a Claudio:

    “Hay tontos que quieren aparentar ser sabios y sabios que quieren aparentar ser tontos, pero tú, Claudio, eres el primer tonto que aparenta ser tonto…”

  37. richar dice:

    Bueno,

    por fin acabé hace unos días de leer “Yo, Caludio”, y he de decir que me ha gustado bastante. Aunque es cierto que esperaba más. Y no porque el libro me haya parecido flojo ni mucho menos, sino porque de tanto escuchar que es un libro impresionante, que es la mejor novela histórica y que tal y que cual, al final te haces una idea en la mente de que vas a leer la obra definitiva. Y claro, nunca se llega a tanto (o al menos yo aún no lo he logrado).

    En fin, que me ha gustado mucho, aunque al principio me lío un poco con tanto nombre (en la versión de tapa blanda que yo tengo no hay árbol genealógico… arg….). Pero luego le fui cogiendo el ritmo y me ha absorvido por completo. Qué grande Cla-cla-claudio. Y como ya decís, el comienzo es sencillamente sublime.

    Por cierto, la duda que me quedó, ya que no controlo demasiado el tema, es si la subida de Claudio al poder, tal y como la cuenta, fue más o menos real. Sinceramente, me pareció cogida con pinzas y algo absurda, pero claro, después del comportamiento del amigo Calígula, igual la elección de Claudio no fue tan extraña.

    Una última cosa, y es que tras haber leído el libro, la reseña de Julio me parece más acertada aún.

    Un saludo,
    Richar.

  38. Germánico dice:

    Según cuenta Suetonio, la subida fue tal cual, Richar. Y probablemente sea cierto. Al menos yo me lo creo. Tras el periodo final del reinado de Tiberio y durante todo el de su sucesor Calígula, la guardia pretoriana había ganado un gran poder, en detrimento de la todavía emergente autoridad imperial. Tras un golpe de esta magnitud, no es de extrañar que alzaran al poder a un miembro de la dinastía a quienes ellos creían un cretino.

    Se ve que no pensaron en la frase preferida de mi mujer: “Yo muy listo no soy, ahora: a tonto no hay quien me gane”.

    Pues eso.

    Saludos.

  39. Germánico dice:

    Oye, no te pierdas “Claudio, el Dios”.

  40. richar dice:

    Gracias por la aclaración. Te juro que me había parecido un poco pillado con pinzas, pero puede encajar, claro.

    En fin, en breve seguiré con la segunda entrega.

    Saludos,
    Richar.

  41. Julio dice:

    Hola richar,

    A mi me pasó algo parecido con Puertas de Fuego, supongo que será por las expectativas generadas. Coincido con Germanico con que no te pierdas el 2do. pero mejor ya no digo más para no inflar las expectativas.

    Por cierto que Mesalina tendría que ser mi personaje femenino histórico favorito, al menos del imperio romano. Saludos,

    Julio

  42. Messala dice:

    Yo, Claudio me parece un libro fundamental para cualquier lector de narrativa histórica. La reseña de Julio es muy acertada y estupenda, como magnífico el comentario de sobre Graves que hay más arriba. Quizá yo añadiría que el personaje de Claudio está disfrazado de ciertos ropajes caricaturescos. El segundo libro me parece inferior o quizá sea que es diferente y yo me esperaba algo similar.

    Por cierto, últimamente se habla de que la llegada al poder de Claudio fue ligeramente diferente a como nos la describió Suetonio, pero, claro, estas hipótesis no tienen ningún fundamento histórico ni documental.

    Un saludo.

  43. Urogallo dice:

    Hay que tener en cuenta que Suetonio solo da una versión…la suya.

  44. Julio dice:

    Bueno Messala gracias por los comentarios a la reseña. Opino igual que Graves da un toque caricaturezco a Claudio pero igual eso le da más sabor a la novela, saludos

    Julio

  45. tochigui ken nazushiobara enero 2 del 2007

    hola a todos los leyentes la novela es sensacinal robert graves fue y sigue siendo un maestro de la pluma se refire a todo lo q paso en la epoca no com palabras q manchan su pluma si no con escenas q dejam mucho q pensar y q inpresinan referiendode a claudio caligula neron puaf q escenas q dejan perplejo desde la narracion y la escena me hubiese gustado vivir en aquella epoca aun no leo el segumdo tomo ni tengo dvd me gustaria conseguir desde el primer tomo y los demas tomos com cd o dvd los compro pero no se a donde ya q aqui en japanes dificil encomtrar me gustaria conectarme com personas q tengan dvd o cd pofis tb por fis hablar sobre esta novelaaaaaaaaaaa fabulosa chau saludos

  46. Julio dice:

    ?????

    Alguien entendió???

  47. Ascanio dice:

    Pero Julio…¡ni que hiciesen falta los puntos, las comas, los puntos y comas, los acentos, las mayúsculas, las interrogaciones, las exclamaciones…para entender un comentario!
    No seas tan exigente, hombre…

  48. Julio dice:

    Ascanio ¿y qué quiso decir pues?…

  49. Ascanio dice:

    ¡Julio! ¿Tú crees realmente que yo me he enterado de algo?
    Mi comentario no podía ser más irónico…

  50. cavilius dice:

    Pues yo lo he pillado en seguida: es un mensaje mortífero que al ser leído en voz alta produce la muerte por asfixia.

    O eso, o lo han escrito desde tierras niponas A lo mejor richar puede averiguarlo…

    Saludos

  51. Julio dice:

    ok Ascanio es que la ironía escrita no es lo mío, sayonara

    Julio

  52. nia dice:

    Este libro demuestra la sociedad romana en todos los sentidos y como, la gente más humilde puede ser la mas amiga (por ejemplo, aquella ramera) y los más ricos, los más traidores(Livia). Claudio era un hombre con un gran corazón, que se le creía tonto pero que era, enrealidad, muy inteligente. Aunque, por su bondad, perodnaba y perodnaba, haciendo que todos le tomaran el pelo(Mesalina, vaya guarra la tía).

  53. Julio dice:

    A mi me gustaría leer una biografía objetiva de Messalina, por varios comentarios recibidos me da la impresión de que la versión de Suetonio sobre ella es bastante parcial, saludos nia.

    Julio

  54. nia dice:

    Una cosa que me sorprendió mucho, y , es una gran tonteria fue que, en la época romana hubiera alarma de incendios, y mira que en 500 página,s eso apwnas sale pero, a pesar de que esa sociedad era muy desarollada, no tenia ni idea

  55. Askaniekes dice:

    Bueno, bueno,nia…eso de “guarra” sería aplicable también a muchos señores de esa misma época, ¿no?
    ¿O es que ellos eran unos conquistadores y ellas unas “guarras”?

  56. Germánico dice:

    Bueno, no sólo alarma de incendios; también una especie de cuerpo de bomberos, los “vigiles”, cuyo principal cometido era, precisamente, el de vigilar la ciudad, ocupándose también de los posibles incendios. Fue lo más parecido a una organización policial que tuvieron los romanos. Estaban bajo el mando de un tribuno, y se organizaban en cohortes.

    Aunque viene al caso sólo de refilón, esto me recuerdo al caso del famoso Creso, quien, mientras los vigiles intentaban apargar el fuego de una “insula”, negociaba con su propietarios su compra por cuatro sestercios…

    Saludos.

  57. Messala dice:

    Uf, Julio, si sabes de una biografía de Mesalina, házmelo saber, que esta antigua pariente nos trajo muchos quebraderos de cabeza a la familia.

    De todas formas, es un personaje bastante secundario en la historia de los julioclaudianos y no creo que tuviese mucha influencia sobre Claudio. Más destacadas son Livia (de la que hay una biografía en castellano de Anthony Barrett) y Agripina la Menor (sobre la que no he encontrado ninguna por ahora, salvo la novela de Pierre Grimal) quien sí influyó de manera notable en el reinado de Claudio. Mesalina ha quedado retratada como paradigma de la mujer de vida licenciosa (gracias, en parte, a Suetonio), pero no es como para llamarla guarra. Probablemente no fue muy diferente a otras aristócratas de su época (una época un poco más laxa en normas morales) que tomaban habitualmente diferentes amantes. Su problema fue ser “primera dama” por lo que estuvo en todo momento bajo “el foco de la prensa rosa”.

    Ay, Germánico, que el famoso Creso no necesitaba negociar la compra de insulas en llamas…

    Un saludo.

  58. Urogallo de la XIII dice:

    Había una biografía de Mesalina ( novelada, por supuesto) en la colección de Novela Histórica de El País.

  59. richar dice:

    Ups, pues yo tengo esa colección y no me suena, ¿cómo se llama el libro, te acuerdas Uro?

    Saludos,
    Richar.

  60. Urogallo de la XIII dice:

    Messalina :D. ¿O era Agripina?.

  61. Urogallo de la XIII dice:

    Memorias de Agripina, Pierre Grimal, lo siento.

  62. Messala dice:

    Sí existe una biografía novelada de Mesalina. Se titula “Mesalina, emperatriz y esclava del placer”, de Violaine Vanoyeke y Guy Rachet.

  63. richar dice:

    Gracias Uro, ya decía yo que Messalina no me sonaba demasiado.

    Saludos,
    Richar.

  64. Julio dice:

    Messala, yo vi una biografía no novelada en uno de esos puestos de calle, no sé si aun la tengan pero si la veo recordaré el autor y te lo digo, saludos

    Julio

  65. hector dice:

    acabo de terminarlo, me parecio bueno pero no tanto como para decir que es la mejor novela historica, Belisario me gusto mas

    se me complico cuando empiezan a ser envenenados los personajes y son adoptados los hijos, llega un momento q no se sabe quien es hijo de quien

    alguien leyo la continuacion, Claudio y su esposa Mesalina, creo q se llama

    saludos, Hector

  66. quicierq poder leer este libro de mesalina esclava del placer

  67. leslie dice:

    por favor necesito me hagan llegar el libro la diosa blanca tomo II, de robert graves

  68. leslie dice:

    mi email es lespr27@yahoo.es les agradezco enormemente de antemano

  69. richar dice:

    Saludos leslie,

    no sé qué te habrá hecho pensar que enviamos libros por email, pero lo cierto es que no lo hacemos. Sólo somos un grupo de aficionados a la Historia que comentamos libros que leemos. Sólo eso.

    Un saludo y siento no poder ayudarte.
    Richar.

  70. Julio dice:

    No sería mala idea richar, como fuente de riqueza para Hislibris jajaja, saludos

    Julio

  71. Alexei dice:

    Yo, Claudio es una obra maestra, casi tan buena como Asterix…:P
    Bueno, he hecho este comentario jocoso pero, dentro de un género menor, Asterix tiene la misma virtud: Evitar el cartón piedra, parecer auténtica y real, sin por ello ser mera transposición y anacronismo.

  72. muy bueno dice:

    xjxgxcdcgc gikgi0g8ggfM M,N CT BD6Dudhiydd 3 3vnfvu

  73. muy bueno dice:

    dhucklc iuhdkcyckcv8 po’tfrdf7 4qenbiv gi

  74. marbenes dice:

    Desde luego, en Hislibris es absolutamente necesario ser políglota

  75. Arauxo dice:

    Sí. Incluso saber idiomas.

  76. marbenes dice:

    Por cierto, acabo de descubrir que se puede usar ¿indistintamente? políglota o polígloto, lo que no sé es si será diferenciador del sexo del versado en idiomas…

  77. Arauxo dice:

    Polígloto es el que habla muchos idiomos.

  78. juanrio dice:

    En ausencia de foro dejo esto aquí. Me he comprado la serie Yo Claudio en DVD este sabado en Carrefour (Las Rosas para los de Madrid) por 10 euritos y he empezado a verla y que gustazo da recordar. Ese comienzo con la serpiente, la música y Derek Jacobi empezando a contarnos la historia

  79. Amiano Marcelino dice:

    No voy a insistir en materias que, de sobra, se han dicho acerca de Yo Claudio, pero sí añadiré unos matices muy conocidos por muchos lectores. En primer lugar, he de indicar que es una de las novelas históricas mejor confeccionadas de la literatura del mismo género. Eso no lo duda casi nadie. En segundo lugar, es cierto, y el mismo autor lo reconoce implícitamente en su prólogo a Claudio el Dios, que sus fuentes principales son los Doce Césares de Suetonio y los Anales de Tácito. Sin ningún atisvo de crítica sobre las mismas obras Robert Graves hilvana uno de los más fascinantes relatos escritos durante el siglo XX. Eso sí, la falta de esa crítica constructiva hace que los rumores y los chismes, vertidos sobre todo por Suetonio, se conviertan en hechos reales.. De ahi la única falta de tal obra. Aunque, en rigor, estoy seguro que el mismísimo Robert Graves, un gran erudito, no tenía intención de contar las cosas tal como sucedieron, sino novelar una época con una intriga cortesana llena de historias mordaces y sugerentes, que al final enaltecían al mismísimo Claudio, que seguramente no era tan tonto como unos decian, pero tampoco tan listo como otros han querido asegurar. Esta es la única tacha que se le puede hacer a la obra. Pues mantiene un interés muy vivo, unas tramas soberbiamente trazadas, unos personajes perfectamente reconocibles. En definitiva, es la culminación de la novela histórica con una perfecta confección y de obligada lectura para cualquier lector de literatura general. Es la perfecta obra que iniciará a más de uno en la Historia y en la literatura.
    Saludos
    Amiano Marcelino

  80. Derfel dice:

    Una reciente relectura de los Claudios me ha deparado una grata sorpresa, un pequeño detalle en el prólogo: el agradecimiento del autor “al aviador T.E.Shaw por la lectura de las pruebas”.

    Deliciosa la imagen de Lawrence de Arabia dando el visto bueno al Sr. Graves. Se ve que tenía buen gusto el hombre…

  81. Amiano Marcelino dice:

    Viendo los “ránkings” de la web y observando con estupor que “Yo, Claudio” ha descendido un millón de puestos resulta, cuanto menos, desalentador dejarse guiar por las valoraciones generales. Creo, desde luego, que la obra es de una lucidez y de una importancia capital para la narrativa histórica. Obra de referencia obligada y lectura recomendada. Siendo, pues, ésta, obviamente, una opinión desde el mayor respeto a la mayoría, he sucumbido a expresar mi tristeza por el puesto que se le asigna.
    Saludos.

  82. Aretes dice:

    Si te fijas, Amiano Marcelino, la serie de Claudio se encuentra en el puesto 10 con 47 votos, lo que supone un mayor respaldo que tener un 5 con 1 o 2 votos.

    A lo mejor es que se ha valorado más el conjunto que la primera parte, cosa que también es significativa pues si te gusta el primero, repites con el segundo.

    Espero haber aclarado algo.

  83. Amiano Marcelino dice:

    Estimado Aretes:
    No era necesaria esa aclaración. Ya he comprobado que la serie televisiva está en un satisfactorio puesto. Mi frustración es literaria. La valoración de la obra no debe pasar por su adaptación a la pequeña pantalla, pues la grandeza de la misma se halla en sus páginas y, por ende, en su lectura, no en su visionado.
    Espero haberte aclarado mi postura y mi tristeza.
    Es más, no pretendo establecer un debate, sino más bien una posición personal de insatisfacción que no involucra a nadie más que a mí mismo, sin menoscabo del hislibris, excelente web, por otra parte.
    Saludos

  84. Richar dice:

    Amiano, cuando se menciona la serie en el ranking se refiere a la literaria, compuesta por los dos títulos de Claudio, ya que el ranking sólo hace referencia a libros y no a series de televisión.

    Un saludo,
    Richar.

    1. Javi_LR dice:

      De todas formas, el ranking está mal actualizado. No deberían aparecer las novelas que tienen menos de diez votos. Me pongo con ello.

  85. MrWilliam dice:

    Una historia apasionante, una familia apasionada y una lectura desbordante. Imprescindible.

    Un saludo

    MrWilliam

  86. Feli dice:

    Leí por primera vez “Yo, Claudio” y “Claudio, el dios” con 13 años, y desde entonces he perdido la cuenta de las relecturas… Mi pasión ha sido siempre la historia, y estos dos libros me hicieron por vez primera al leer una novela histórica transportarme al tiempo y el lugar del que hablan, y me ví a mi mismo como el joven Claudio, tartamudo, cojo, tenido por imbécil, que sobrevive a toda una dinastía de emperadores y generales…

    Quizás sólo le reprocho una cosa, que alguien ha comentado ya: la innecesaria “traducción” de algunos términos y de los nombres de ciudades. Francamente, suena rarísimo leer Nimes, azagaya, Francia o pieza de oro en una novela sobre la antigua Roma. Pero por lo demás, casi inmejorable

  87. Pamplinas dice:

    Menos mal, creí que contestaba el de la novela antihistórica…

  88. SOL dice:

    Sé que llego tarde, porque el post se publicó hace unos años. Pero yo leí “Yo, Claudio” no hace mucho. Le tenía pereza a este libro, después me sentí como un tonto no haberlo leído antes, pues desde el punto de vista narrativo, y también histórico, es un libro enorme. Ahora estoy con la segunda parte “Claudio el dios y su esposa Mesalina”. Es un libro bien escrito, bien armado, y que atrapa al lector. Creo que sus virtudes superan sus defectos.

    Me alegra encontrar otros admiradores de este libro de Graves.

    Saludos.

  89. Akawi dice:

    Un estupendo libro, con un gran texto. Magnífico.

  90. Hagakure dice:

    Me lo he comprado hace poco. Espero agarrarlo pronto.
    Esta claro que es un libro que hay que leer.

  91. iñigo dice:

    Obligado. :-P

  92. Nausícaa dice:

    Es un libro que yo recomendaría leer siempre. Es de muy fácil lectura, muy ameno y literariamente impecable. Para mi una de las mejores novelas que se han escrito jamás.

  93. Yo, Claudio 2.0 dice:

    Obviamente por llamarme como el protagonista del libro era imposible que no lo leyera, es un libro que todo Claudio debería leer.
    Por otra parte me fue muy difícil resistirme a la tentación con tan solo leer (en el pdf que descargue por curiosidad) la primera frase del libro y los atributos que le asignaban sus conocidos (“Claudio el idiota”, “ese Claudio”, “Clau, Clau, Claudio”) antes y después de ser emperador, lo cual debo decir me obligo a ir corriendo a hacerme con un ejemplar de esta maravillosa obra. De la misma manera, una vez terminado el primer libro, me fue imposible no comprar inmediatamente la segunda parte.
    Sinceramente no esperaba que estas increíbles pero amenas piezas me atraparan de esa manera…

  94. zweig dice:

    Un libro muy interesante, …, y ciertamente muy remarcable la serie de tv, sld

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.