Webs de escritores: ANTONY BEEVOR

Continuamos con nuestros paseos por las páginas web de los autores más comentados en el blog. En este caso le toca a Antony Beevor, autor de Stalingrado, Berlín o La guerra civil española entre otros. La dirección, www.antonybeevor.com, y la primera duda al entrar, ¿es esta su web oficial o la de algún tipo de aficionado? La respuesta, ni idea, pero es la que hay.

El diseño de la portada, el formato de la página, la tipografía o la ausencia de cualquier tipo de forma de contacto hacen pensar que igual esta es la web de un aficionado y no de un escritor de la talla de Beevor. Claro, que al menos tiene web. En fin, vamos a los contenidos…

Básicamente, la página está dividida en “sus libros” y “su biografía”. Sus títulos son los siguientes: Berlín: la caída 1945, Stalingrado, París despúes de la liberación 1944-1949, la batalla de Creta, la guerra civil española, el misterio de Olga Chejova, A writer at war y A tuskan childhood (estos dos últimos, creo que sin traducir a español).

Los contenidos sobre cada libro responden más o menos al mismo esquema:

  • Introducción (Introduction): página introductoria del libro.
  • Editoriales (Publishers around the world): listado de las diferentes editoriales que editan sus libros alrededor del mundo.
  • Críticas (Reviews): compilación de las críticas aparecidas en las principales publicaciones estadounidenses.

Además de estos contenidos, el libro de Berlín tiene 3 secciones más:

  • Anexos (Annexes): cronología de enero a junio de 1945, glosario de términos, organización militar y tabla de rangos militares.
  • Versión completa (Author’s cut): párrafos que fueron eliminados del libro, organizados por capítulos.
  • Erratas y actualizaciones (Errata and Addenda): fe de erratas y actualizaciones.

Aparte de los libros, la única sección dedicada al autor es la referente a su biografía, donde no comenta gran cosa salvo que fue militar y estudió en Winchester y Sandhurst junto al historiador John Keegan. Parece ser que se salió del ejército para dedicarse a escribir y poca cosa más nos cuenta.

En definitiva, una página bastante sencillota y algo pobre de contenido (especialmente remarcable que no tenga un contacto) en la que se salvan los extras de Berlín y poco más.

[tags]Antony Beevor[/tags]

     

25 comentarios en “Webs de escritores: ANTONY BEEVOR

  1. Germánico dice:

    Si no puedes hacer pedidos “on-line”, seguro que no es la página oficial.

    Oye, ¿no habla de la novelita que escribió al poco de marcharse del ejército? ¿Ni del libro sobre París que escribió con su mujer?

    saludos.

  2. richar dice:

    Los libros sí que tienen un enlace para comprarlos en Amazon y viendo la cabecera de la página, me temo que sí es la web oficial.

    En cuanto a lo que preguntas, el que escribió con su mujer es el de “París después de la liberación” que sí está. El otro no sé cual es.

    Saludos,
    Richar.

  3. David L dice:

    Por cierto, en mi opinión un gran libro el de “Paris después de la liberación”, indispensable para conocer como transcurrió la depuración de la sociedad colaboracionista francesa y las nuevas relaciones entre los gaullistas y la otra gran fuerza dominante tras la guerra, el partido comunista francés.

    Saludos

  4. Germánico dice:

    Siempre he sentido reparos hacia ese libro, David. El rollo de estar escrito con su mujer y tal, no sé… Suena a montaje. Y teniendo en cuenta que algún libro suyo me ha decepcionado, lo he dejado pasar. Ahora, si tú lo dices, merecerá leerse. Pero esperaré al bolsillo.

    Del que he leído malas críticas es del último de Kershaw, ¿lo conoces? No recuerdo ahora mismo el título, pero trata de un noble británico que mantuvo peligrosas relaciones con losnazis.

    Saludos.

  5. David L dice:

    Ya sabes, Germánico, lo subjetivo que puede ser recomendar un libro, en el caso del mencionado de Beevor y de su mujer Artemis Cooper, tal vez el calificativo de “indispensable” podría ser sustituído por el de interesante.

    Es un libro rápido de leer , (unas 330 pág) , uno de los aspectos más interesantes de este libro es el que muestra la posición tomada por una parte de la intelectualidad francesa ante la ocupación alemana, y las consiguientes contradicciones entre los partidarios de aceptar el nuevo orden llegado de Berlín y la ruptura total con el sistema republicano francés al que se acusaba de todos los males de Francia.

    El libro en cuestión se divide en tres grandes bloques:

    -la colaboración y la caída de París( depuración y juicios políticos)

    -la llegada de De Gaulle y la complicada toma del poder con un PCF más fuerte que nunca.

    -la preparación y posición de Francia ante el nuevo status que le corresponde ocupar ante el comienzo de la Guerra Fría.

    En líneas generales este es el esquema de este interesante libro de Beevor, libro que me gustó tanto como Stalingrado o Berlín, salvando claro está, las diferencias de contenido, más político el primero y más centrado en los aspectos militares los segundos.

    Saludos.

  6. Germánico dice:

    Pues nada, resignación: otro para la lista.

    Gracias, David.

  7. Ignacio argentina dice:

    El libro Stalingrado lo leí, de lo mejor que se ha escrito sobre dicha batalla. Muy buena documentación. Tambien recomiendo el “Hitler” de kershaw.
    saludos de ARGENTINA

  8. David L dice:

    Germánico, no he tenido la oportunidad de leer el libro que mencionas de Kershaw titulado: “Un amigo de Hitler: Inglaterra y Alemania antes de la segunda guerra mundial”. Parece que la trama se centra en un primo de Churchill, en concreto se trataba de Lord Londonderry, personaje de la nobleza británica y con cierto poder político. De todas formas el tema me resulta sumamente interesante. No todo fueron alabanzas a Churchill durante su mandato, antes de que llegará al poder, los partidarios de Halifax( el que había sido ministro de AAEE en Munich) contaban con éste para jefe de gobierno tras los fracasos en los Fiordos y el ataque alemán a la Europa occidenta; por suerte para GB Halifax no aceptó( siempre fue un partidario de llegar a un acuerdo de paz con Hitler)…¿quién no te dice que los partidarios de acuerdos de paz, y, si me apuras, de contactos más estrechos con el régimen nazi no eran una parte importante de los políticos británicos? yo creo que ahí hay tela todavía que cortar.

    El mismo Franco en la GCE tuvo el apoyo de importantes sectores de la clase política británica. Mussolini había sido alabado por Churchill. Ya sabemos que hay excepciones como el que fuera ministro de AAEE con Churchill, Sr. Eden, pero…repito, el tema puede dar que hablar.

    A ver si puedo hacerme con él y lo uno a los numerosísimos libros que tengo en la lista de espera.

    Un saludo.

    Un saludo también para Ignacio de Argentina. Bienvenido compañero.

  9. Germánico dice:

    Ese msmo es, David. A mí, la verdad, no me interesa particularmente. Probablemente me compre en los próximos días el suyo sobre el París de la Liberación. Ya está en bolsillo…

    Ignacio, si te gustó el de Kershaw (aquí tienes una entrevista con él: http://www.lateral-ed.es/tema/077ikershaw_troman.htm ), prueba a leer la biografía de Fest (ya está en bolsillo, al menos en España). Esta te advierto que es más “coñazo”, ya que se basa, fundamentalmente, en el estudio político del sujeto, pero creo que es otro de los libros fundamentales para el conocimiento del Fui. Y no te pierdas, del mismo Fest, “El hundimiento”. Magistral.

    Saludos.

  10. Germánico dice:

    Perdón, el de París de Beevor, quiero decir. El que comentamos más arriba.

  11. estoy creando la pagina todavia esta cerrada en la misma estaran los rangos e todo el mundo alguien puede decirme los argentinos??? de tierra

  12. Germánico dice:

    Prueba en el foro de esta página:

    http://www.elgrancapitan.org

    Saludos.

  13. Angelito dice:

    Hola a todos. Quisiera exponer, y en su caso comentar y debatir, una sensación personal que me deja cierto sabor amargo siempre que acabo de leer los libros Stalingrado y Berlin. Ante todo y sobre todo quiero dejar clara mi admiración y agradecimiento al Sr. Beevor por estas dos magnificas obras, que nunca falten escritores así en el mundo para explicar las cosas bien, con seriedad y con conocimiento, y más las cosas relacionadas con la guerra.
    He leido varias veces los dos libros, mas de dos y mas de tres veces, porque son excelentes, no me canso de decirlo, pero no puedo dejar de percibir e incluso constatar en lo que leo, la poca importancia que el escritor atribuye al colosal sacrificio de soldados y civiles rusos que supuso la guerra en las campañas del Este, que el autor quiza con una cierta ligereza y bastante frialdad achaca, muy machaconamente a la inferioridad tactica de los mandos sovieticos o a la intrigante mente de Stalin, como si así, con esta simple explicación, se pudiera uno olvidar de tantos y tantos miles de muertos.
    Ciertamente, el autor tiende sistemáticamente a atribuir connotaciones politicas a casi todos los episodios del libro, incluso permitiendose algunas licencias y sarcasmos que la seriedad del tema no admite de ninguna manera, pero que yo recuerde no menciona en ningun momento, a no ser poniendolo en boca de la propaganda sovietica, que los soldados morían no por la ineptitud de sus mandos, o quiza no solo por eso, sino que bien pudieran estar muriendo por defender a su pais o sus familias. Este es un detalle que muy penosamente se le escapa, de manera intencionada o no, al autor.
    Lo que quiero exponer es que el sacrificio de una cantidad de vidas tan monstruosa queda, de alguna manera y siempre a mi entender, muy “adelgazado” por el autor en sus libros, en los que poco o nada se dice de los verdaderos sentimientos que pudieran tener los soldados que morían en el frente.
    No es el caso, por cierto, de los episodios, que los hubo y muchos, relacionados con la violencia, el saqueo y las violaciones que los soldados sovieticos, según el autor, llevaron a cabo durante su avance, que aparecen profusa y profundamente documentados y analizados, cosa que los lectores le agradecemos, como no podía ser de otra manera. Curiosamente olvida mencionar los bombardeos con bombas incendiarias sobre Berlin en el libro Berlin, que unicamente tenian a civiles como objetivo y que el alto mando britanico estuvo repitiendo hasta febrero-marzo de 1945, ocasionando decenas de miles de muertos.
    En definitiva, personalmete creo que son grandes obras que no merecían dejar al lector, o en todo caso a mi, con mal sabor porque el autor sienta una mas que evidente aversión hacia Stalin, el comunismo o lo que sea.

  14. richar dice:

    Saludos Angelito y bienvenido al blog.

    Yo sólo he leído el de Stalingrado y ya hace un tiempo, así que no recuerdo haber tenido esa sensación. Vamos, entre otras cosas porque no recuerdo demasiado del libro, y es que tengo una memoria bastante deplorable.

    Aun así, agradezco el comentario que haces con tu punto de vista, ¿los que habéis leído los libros de Beevor tenéis también esa sensación? No recuerdo haberlo leído por aquí antes.

    En cualquier caso, bienvenido y esperamos verte a menudo por aquí.

    Richar.

    PD: me has dejado anonadado con eso de que te los has leído más de tres veces… arg…

  15. David L dice:

    Creo que a Angelito no le falta cierta razón en lo que comenta. Muchas veces se infravalora o se menosprecia a los soldados soviéticos, parece que fueran carne de cañón simpelmente envíados por Stalin al matadero. Seguramente ésto ocurrió, nadie creo que dude de ello, pero el soldado soviético también lucharía para conservar su patria, su familia, sus tierras, etc(..) frente al invasor extranjero, no sólo por temor al “Jefe Stalin”.

    Un saludo.

  16. Sergio dice:

    Yo también he leído ambos libros (sólo una vez, no dos ni tres veces como dice Angelito) y si es posible que Beevor deje traslucir cierta…no sé…despego por Stalin y sus tropas. Pero yo creo que lo justifica, y en parte lo comparto, por tratarse de tropas militarmente (y socialmente) de una cultura muy por debajo de las derrotadas alemanas.
    Seguro que los rusos también lucharían por su familia y su país, pero éstos en su gran mayoría cayeron en los primeros años de la guerra; de tal manera que en las últimas ofensivas rusas del 44 y del 45,la gran mayoría de las tropas no eran “rusas” desde el punto de vista europeo, si no mongolas, culturalmente atrasadas, que ignoraban qué narices era Rusia, Alemania y la guerra que las enfrentaba. Estas tropas se vieron forzosamente arrastradas desde el interior profundo de la URSS a la guerra por el régimen de Stalin para hacer frente a las ingentes bajas sufridas por los rusos (a Stalin nunca le importó demasiado el número de bajas de sus súbditos. Beevor comenta la sorpresa que experimentaban esas tropas cuando penetraban en territorio alemán por Prusia Oriental y veían un desarrollo hasta entonces nunca imaginado.También comenta Beevor que, una vez acabada la guerra, el régimen de Stalin tuvo serios reparos en que esas tropas volviesen a Rusia después de haber conocido otra sociedad largamente más avanzada, de manera que puso en marcha un sofisticado proceso de “limpieza” mental a sus tropas antes de volver. Estas tropas son las que generalmente cometían las tropelías y violaciones a medida que avanzaban por este paraíso que era Alemania, sobretodo las que avanzaban en segunda línea, detrás de las que rompían el frente, y arrasaban con todo ante la falta de orden y policía. Ante tanto desarrollo, no se explicaban por qué lo que los alemanes buscaban en Rusia al invadirla.
    Yo creo que Beevor no intenta desmerecer al ejército rojo, pero si dejar claro que no era exactamente eso … un ejército profesional como el alemán… y menos después de la purga de oficiales hecha por Stalin en los años 30. Quizá más una masa humana que arrollaba todo por su inmensidad numérica. No olvidemos que murieron nada menos que unos 20 millones de rusos en la II GM.
    Un apunte acerca de un gran desconocido de Beevor: su libro de la toma de Creta. Me encantó.
    Un saludo

  17. David L dice:

    Comparto totalmente tu punto de vista Sergio. Por cierto, creo que eres uno de los pocos compañeros a los que parece haberle gustado el libro de Creta. En el foro del GRANCAPITAN, y en este mismo, la obra de Beevor sobre Creta parece no haber tenido mucho éxito entre sus lectores.

    Un saludo.

  18. Germánico de la XIII dice:

    A mí no es que no me gustara; simplemente, no respondió a las expectativas que me había creado al haber leído previamente los de Stalingrado y Berlín.

    Volviendo al asunto de los desmanes soviéticos, me llamó mucho la atención el comentario que hace Beevor, y que he visto después en otras obras, acerca del comportamiento de los soldados con la población civil. Al parecer, según narran los testigos, el comportamiento de las tropas de asalto era, por lo general, correcto. Los problemas, muchos y graves, se producían, también en general, con la llegada de los segundos escalones, es decir, de las tropas de ocupación, no de combate en primera línea. Curioso…

    Saludos.

  19. richar dice:

    Curioso, sí. Casi sería más esperable de las tropas combatientes, ¿no?

    Por cierto Sergio, gracias por tu estupenda intervención y bienvenido al blog.

    Un saludo,
    Richar.

  20. Sergio dice:

    Respecto a “Creta”, la opinión de Germánico es la más compartida por la mayoría de mis compañeros, que no la mía, como ya dije. Y es comprensible, si partimos del hecho de que la comparamos con las batallas de Stalingrado y Berlín, lo que a mi personalmente me parece injusto.

    En mi opinión, la batalla de Creta fue presisamente eso … una batalla militar … precipitada, novedosa, tácticamente importante,etc. Pero sólo eso, una batalla puramente militar.

    En cambio Stalingrado y Berlín, fueros también grandes batallas militares, pero sobre todo fueron grandísimas batallas entre dos ideologías en un escenario, Europa, que ideológicamente bullía como una caldera a presión desde principios de siglo. Salvo los partidarios de las democracias, cualquier persona que viviese en esa época estaba alineado con una u otra de las ideologías que se enfrentaban, bolchevismo y fascismo (sin entrar en refinamientos). Es por eso que esas batallas tuvieron, y tienen todavía hoy, una gran carga emocional para el que las vivió o las estudia en el presente, hasta el punto de nublar la atención en otras grandes batallas muy interesantes militarmente (Creta, Alamein, Tobruk, etc) pero poco ideológicamente.

    Yo creo (sólo creo) que casi todos nosotros vemos, emocionalmente, de distinta manera un combate entre alemanes e ingleses (choque entre dos potencias) que entre alemanes y rusos (choque entre dos visiones del mundo). Entre los primeros se percibe una lucha con cierto respeto mutuo, entre los segundos una lucha a muerte por la supervivencia.

    Para mi gusto, Creta es de esas batallas, cuyo desconocimiento general las hace precisamente más interesantes. Su repercusión en el escenario del Mediterráneo fue importantísima, aunque mal aprovechada (en eso me recuerda a Lepanto…). El papel desempeñado por las tropas paracaidistas fue de lo más novedoso históricamente (pasando por alto Holanda). El coste en bajas altísimo (tanto que Hitler no permitió jamás otra operación por el estilo). La repercusión en el frente del desierto fundamental para el Afrika Korps de Rommel (Ay!!!… si hubiesen rematado la faena con la toma de Malta…). En cualquier caso, es muy especialmente recordada por aficionados a la historia militar tanto ingleses y como alemanes.

    En fin, insisto en que no son batallas, ni libros, comparables. Por otra parte, no olvidemos que “La batalla de Creta” fue escrita por Beevor a principios de los 80 (ya ha llovido), lo cual le da más mérito todavía. Berlín y Stalingrado, en cambio, se han beneficiado de la reciente apertura de los archivos militares de la URSS, lo que le ha permitido a Beevor darle un contenido del que carecían otras obras del mismo tema.

    Un saludo a todos.

  21. Germánico dice:

    Lo que dices es cierto, Sergio, y además hay que tener en cuenta que fue su primer libro. Aún así, a quien ya ha leído algo de él, creo que es difícil que no le decepcione algo. Quizá lo mejor sea empezar por este libro…

    Saludos.

  22. sanpifer dice:

    Si bueno, pero no parece extraño que Creta se escribiera casi sin consultar fuentes griegas?

  23. Magnito dice:

    Estoy en general bastante de acuerdo con los elogios y críticas a las obras de Beevor. Recientemente he leido la batalla de Creta y Berlin, y comparativamente se nota una gran diferencia de investigación y en el estilo de narración. Respecto a la primera, se podría dividir claramente en 2 partes, una circunscrita en la batalla en sí, que me parece de lo más brillante que ha escrito el autor, centrándose (en el punto de vista británico siempre) en la defensa de la isla, buscando especialmente las causas de la derrota, y sin obviar (aunque de forma menos presentee que Stalingrado y Berlin) atrocidades del bando Aliado aparte de las del Eje. Una de las partes más brillantes son la batalla por la toma del aeropuerto de Maléme y la retirada y evacuación a Sfakiá. La segunda parte es un intento desigual y a veces muy sesgado e incluso sobreestimado del papel de los agentes del servicio secreto británico para organizar la resistencia en la isla durante la ocupación, es más un homenaje a unos camaredas de los que AB siente profunda admiración, dándole un aire de aventura épica, casi novelesca, y un respeto casi de leyenda por el carácter del pueblo cretense. La crítica viene en que quizás chirrían muchos comentarios de carácter político, sobretodo cuando habla en ‘comunismo’ o ‘comunistas’, y en los análisis políticos dentro del seno de los aliados (quizás en Berlín llegan al punto del patetismo cuando habla del papel que jugaron Churchill, IKE y Stalin, sobretodo cuando intenta recalcar algun tipo de ironía en algún comentario de este último, con muy poco acierto por cierto), ahí quizás el autor está fuera de su salsa y se mueve con increíble partidismo (no olvidemos su pasado de oficial militar británico). De todas maneras, son otras obras que creo de imprescindible lectura ,en especial La Batalla de Creta (las fotografias son impresionantes, en este sentido recomiendo también el libro “Battle of Crete” de George Forty).
    Un saludo.

  24. Gilberto Londoño Barco dice:

    Respetados Señores:

    Deseo adquirir el libro Guerra Civil Española de
    Antony Beevor. en castellano, pues en Bogotá Colombia, no lo he podido adquirir. Necesito de su ayuda.
    Mi correo lonbarco@verizon.net
    teelef 2655484 celular 3163530369
    Ibagué Colombia
    Cordialmente Gilberto Londoño B.

  25. Germánico dice:

    Yo no lo he leído, Gilberto, pero, si te va a dar muchas molestias comprarlo, piénsatelo bien. Gente que conozco muy versada en la guerra civil española me ha hablado mal del libro. Además, se trata de una simple actualización de un texto con, creo recordar, más de 20 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.