UN ESPEJO LEJANO. EL CALAMITOSO SIGLO XIV – Barbara W. Tuchman

UN ESPEJO LEJANO. EL CALAMITOSO SIGLO XIV. Barbara W. Tuchman“El padre abandonaba a su hijo, la esposa a su esposo, un hermano al otro; pues esta enfermedad parecía extenderse por el aliento y la vista. Y así morían. Y no podía encontrarse a nadie que enterrase a los muertos por dinero o amistad. […] Y yo, Agnolo di Tura, llamado el Gordo, enterré a mis cinco hijos con mis propias manos. […] Nadie lloraba por ninguna muerte, pues todos esperábamos la muerte. Y tanta gente moría que todos pensábamos que era el fin del mundo”

Este libro, escrito por la periodista e historiadora americana Barbara Tuchman, se propone ofrecernos la biografía de un siglo, el XIV, que bien merece el apelativo de calamitoso. Aunque es propio del hombre considerar la época que le ha tocado vivir como la peor y volver la mirada con nostalgia hacia atrás, durante ese periodo nuestros antepasados europeos soportaron tal aluvión de calamidades que resulta fácil disculpar su pesimismo. Es precisamente el paralelismo con otro siglo terrible para Europa, el XX (gran guerra, recesión económica, una epidemia global, crisis espiritual…) lo que presta título al libro y le permite presentarnos a los hombres de entonces como más cercanos a nosotros de lo que podríamos pensar, salvando las grandes diferencias.

El siglo comienza con la pequeña era glacial, un descenso general de las temperaturas que habría de durar hasta el XIX. Como bien indica la autora, el efecto sobre las cosechas y la gran hambruna subsiguiente (tras unos siglos que habían presenciado un crecimiento continuo de la población europea), no hicieron más que abonar el terreno para lo que habría de venir.

Junto a la gran hambruna, el pistoletazo de salida del siglo fue el enfrentamiento de Felipe IV con el papa Bonifacio VII (famosa bofetada incluida), el traslado de la sede papal a Aviñón y la persecución de la Orden de los templarios. Francia, país sobre el que gira la mayor parte de la narración de “Un espejo lejano”, había alcanzado la cima de su poder durante la edad media.

El estallido de la Guerra de los Cien Años con Inglaterra va a marcar en gran medida el siglo y, consecuentemente, el libro. Tuchman dedica tiempo a analizar los sucesivos descalabros franceses (Crecy, Poitiers…) tanto por sus consecuencias directas (perdida de la supremacía francesa frente al arco largo inglés, la gran cantidad de prisioneros llevados a Inglaterra, el campo libre para el saqueo de Francia) como por el choque que supusieron las derrotas para la mentalidad de los caballeros. El ideal caballeresco –bastante tocado ya y que, como todo ideal, siempre había distado mucho en la práctica de la teoría- sufrió otro golpe con la nueva forma de hacer la guerra.

La escritora escoge como hilo conductor de la narración al noble francés Enguerrand de Coucy, ya que su vinculación con Inglaterra (por su matrimonio con la hija de Eduardo III) y al mismo tiempo con Francia, le permitieron jugar un papel “bisagra” trascendental bien como guerrero, diplomático o consejero durante el enfrentamiento entre ambos países. Además Enguerrand fue protector de Froissart, el gran cronista de la época, por lo que su vida está relativamente bien documentada. Con un estilo ágil, casi novelesco en algunos pasajes, seguiremos al señor de Coucy durante su cautiverio en Inglaterra, sus numerosas campañas militares o los problemas que tuvo que afrontar para gestionar sus dominios y mantener el delicado equilibrio entre sus dos lealtades.

Sin embargo, la autora no duda en abandonar cuando le es necesario la vida de Enguerrand para retratarnos la forma de vida, la mentalidad y la percepción que de él se tenía del grupo humano que tuvo que soportar lo peor del siglo: el Tercer Estado. Agobiados por las contribuciones necesarias para la guerra, hubieron de sufrir también el saqueo continuo de las compañías francas, lo más duro de las epidemias y hambrunas, así como la obligación de aportar dinero para los numerosos rescates de nobles franceses capturados (incluyendo al propio rey Juan II, hecho preso en Poitiers). Se dedican también varios capítulos a analizar los distintos levantamientos populares del periodo, entre ellos el más relevante: la Jacquerie, en el norte. El fracaso de estos alzamientos y la brutal represión de los nobles disminuyeron los ya escasos privilegios del pueblo, reforzando los poderes de la monarquía; Francia todavía no estaba preparada, y habrían de pasar otros 400 años antes de que las cosas cambiasen.

Pero si hay un acontecimiento que marca el S. XIV, por encima de cualquier otro, es la llegada a Europa de “La gran pestilencia” o Peste Negra. La población, debilitada por las hambruna de comienzos de siglo y viviendo en condiciones sanitarias lamentables, fue literalmente diezmada. Los cronistas de la época estimaron las muertes en un tercio del total de los europeos y sus cuentas coinciden a grandes rasgos con las estimaciones modernas; pueblos completos acabaron despoblados y determinadas zonas tardarían siglos en volver a alcanzar la población de entonces. La ignorancia de las causas de transmisión, la incapacidad de la iglesia para ofrecer respuestas, su extremada virulencia y el hecho de que afectase por igual al noble y al plebeyo, al justo y al malvado, dejaron una huella terrible en la mentalidad de la época.

Como se encarga de recordar la autora, las buenas noticias nunca son noticia; son los desastres los que se consignan y pueden llevarnos a formar una idea del periodo completamente negativa que no sería cierta. Incluso la peste tuvo sus aspectos positivos: la disminución de la mano de obra mejoró las condiciones de trabajo y la movilidad de los siervos, abaratando además el precio de la tierra. Como ha hecho incluso durante sus peores momentos, el ser humano continuó con su vida normal, y ni siquiera el impacto de la Plaga tuvo un efecto duradero sobre la moral o las costumbres.

Tuchman también dedica parte de su obra a la crisis de la iglesia, minada por el materialismo, la corrupción, el lujo absurdo de la corte de Aviñón (a la que Petrarca llama, cargando las tintas, “Babilonia de Occidente”) y el analfabetismo de gran parte de sus miembros. Para terminar de rematar la faena, a la muerte de Gregorio XI en el año 1378 se produjo el llamado Cisma de Occidente: la confianza en la iglesia, bastante vapuleada ya a esas alturas, se enfrentaba al hecho de tener a dos papas diferentes al frente de la cristiandad. En el horizonte aparecen ya las primeras señales que prefiguran la reforma protestante: en Inglaterra, Wyclif da el primer paso en un camino que más tarde habrían de seguir Lutero y otros reformadores.

Resumiendo, en “Un espejo lejano” la historiadora consigue plasmar un completo fresco, rico en detalles, en luces y sombras, de una época tan tumultuosa y oscura como fascinante. Un libro de historia riguroso, que no obstante se devora a la velocidad de una buena novela, y que no dudo en recomendar a cualquiera, independientemente de su interés por el periodo.

[tags]Siglo XIV, Barbara W. Tuchman[/tags]

ampliar

     

20 comentarios en “UN ESPEJO LEJANO. EL CALAMITOSO SIGLO XIV – Barbara W. Tuchman

  1. Incitatus dice:

    No conocía el libro, pero me voy directo a encargarlo en la librería. Una muy buena reseña de un libro que parece muy bueno, gracias Sertorio

  2. farsalia dice:

    Un gran libro de quien ya tiene un lugar especial en mi biblioteca. El hecho de tomar a Enguerrand de Coucy y su vida (menuda vida, por cierto) como hilo argumental es el mejor acierto del libro: a través de sus vivencias se ofrece una panorámica de un siglo complicado, el XIV, en el que ademés de pestes y guerras centenarias se forjan dinastías, reinos y principados (en el caso de Italia).

    Una obra más que recomendable, casi diría imprescindible.

  3. Koenig dice:

    Si ustedes lo dicen, estaremos al tanto.

    Gran reseña Sertorio.

  4. Guayo dice:

    El libro tiene muchos detractores dentro del mundo académico medievalista, aun con todos esas críticas el libro siempre es muy recomendado, en una oportunidad platicando con uno de sus detractores, parecía más envidia que una crítica, no todos los historiadores pueden escribir un buen libro de fácil lectura para los neófitos en el mundo medieval y parece que Tuchman lo ha logrado. Lo tengo en la lista de próximas compra, es un titulo que parece que debe de estar en la biblioteca de todos los interesados en el tema.

  5. Marbenes dice:

    Vaya reseña Sertorio, has conseguido que me interese vivamente por un ensayo! Por cierto, de precio ¿qué tal anda?

  6. Sertorio dice:

    Gracias por los comentarios a todos:

    Farsalia -> A mi también me parece imprescindible; sin duda de lo mejor que he leído en el último año. Rigor y amenidad de la mano, pasión por los detalles pero sin perder nunca la visión de conjunto. Tengo unas ganas enormes de hacerme con “Los cañones de agosto”, porque mi experiencia con la autora y vuestros comentarios sobre la obra me han puesto los dientes largos.

    Guayo -> Las -por otro lado escasas- críticas que he encontrado contra “Un espejo lejano” no terminan de convencerme tampoco. Se centran en pequeños detalles que han quedado superados por nuevas “posiciones” oficiales (¿pero que libro clásico de historia no envejece con los años?), pero me temo que el principal defecto que se le achaca es, como bien dices, su éxito.

    Marbenes -> Bueno, desde que descubrí Hislibris mi economía se ha resentido de modo notable…así que esa era la idea, devolver ojo por ojo y diente por diente ;) El libro estaba a 23€ en Ed. Península cuando yo lo compré, hace no demasiado. Y digo estaba porque, para mi sorpresa, me he encontrado con el letrerito de “Ed. agotada” al ir a mirar en Casa del Libro. Debería encontrarse todavía en fondos de librería, pero no sé por cuanto tiempo.

    Un saludo

  7. Rodrigo dice:

    Muy buena reseña, Sertorio. Apenas sé algo del período cubierto por el libro, pero, en lo que a mí concierne, el nombre de la autora es casi garantía de calidad -espero que no sea un juicio apresurado, pues sólo he leído un par de obras suyas-. Me lo anoto, sin dudas.

    Enhorabuena por el estreno.

    Saludos.

  8. Max Staub dice:

    Estupenda reseña Sertorio,
    nada, otro libro que apuntar a la lista de adquisiciones futuras…

  9. juanrio dice:

    ¡Que p*****! Agotado. Con tu reseña, Sertorio, me habías lanzado a la librería a buscarlo, pero me temo que va a ser difícil que pueda conseguirlo. Lo intentaré en la biblioteca a ver si hay suerte.

  10. Clío dice:

    Me ha gustado mucho tu reseña, Sertorio, y aunque estoy perezosa pare leer libros de historia, este en concreto lo encuentro de lo más apetecible…

  11. Nivga dice:

    Gracias y enhorabuena por la reseña de un libro que, parece que por suerte por lo que se dice aquí de él, cogí de la mesa de expurgos de mi biblioteca porque me dió buena espina, aunque no sabía nada de la autora o de su obra.

    Solo se me ocurre una peguilla, ¿no dice nada de la península Ibérica?. No podemos aún hablar de España, pero geográficamente se trata de Europa. Y si el libro trata del siglo XIV en Europa …

    Saludos cordiales.

  12. Sertorio dice:

    Gracias de nuevo por los amables comentarios; así da gusto lanzarse a la piscina.

    Juanrio-> Pues sí, yo también me llevé un chasco cuando fui a mirarlo en la página de la editorial. A las malas, el libro puede encontrarse fácilmente en bibliotecas y a través de redes de libreros de segunda mano como Uniliber o Iberlibro (acabo de comprobarlo y hay unos cuantos ejemplares circulando). Esperemos de todos modos que Ed. Península se anime a lanzar una nueva tirada.

    Clío-> Atrévete, seguro que no te decepciona. La clave, aparte lo dotada que está como narradora Tuchman, es el enorme papel que juega Enguerrand de Coucy, cuya apasionante vida daría para escribir más de una novela. La autora consigue que llegues a desarrollar empatía con el personaje; así te ves siguiendo con simpatía sus juegos malabares para no enemistarse con ninguno de los dos monarcas a ambos lados del canal, su matrimonio con la curiosa Isabel de Inglaterra o la frustrada expedición a tierras suizas tratando de ampliar sus dominios.

    No sé hasta que punto la imagen es totalmente verídica o cuanto ha podido influir un probable “enamoramiento” de Tuchman por su personaje, pero la impresión que te queda de él es la del perfecto noble, hábil tanto en los campos de batalla como en la corte y, a diferencia de la mayoría de sus contemporáneos, más pragmático y menos dado a los delirios caballerescos.

    Nivga-> Pescaste una buena pieza ;) Creo que ya lo he dejado entrever en la reseña, pero es cierto que el eje alrededor del cual gira la obra es Francia y, en menor medida, Inglaterra (por otro lado sería imposible abordar la historia de Francia durante ese periodo sin tratar la de su gran rival). El resto de escenarios: Italia, Paises Bajos, Suiza reciben una menor atención, pese a que capítulos como los dedicados a la Peste Negra tienen un enfoque más global y dan una visión del impacto de la plaga en toda Europa.

    En cuanto a España, no aparece demasiado en la obra. Te hablo de memoria pero, si no me equivoco, la península sólo es mencionada por el intento de librarse de las compañías francas empaquetándolas al mando de Du Guesclin para el conflicto entre Enrique II y Pedro I.

    P.D: Si alguien se atreve, recomiendo una maratón lectora muy satisfactoria y educativa, que fue la que yo seguí en su momento: la saga de los Reyes Malditos de Druon y, acto seguido, Un Espejo Lejano. Garantizado que acabas cogiéndole el gusto al vecino francés…

  13. Urogallo dice:

    Las crónicas de Froissart me han llevado a conseguirme el libro, la verdad, me costaba dejar de leer sobre la época.

    “Cargar toda la jornada con estos plebeyos para que al final no sirvan para nada”.

    Un noble francés sobre los ballesteros Genoveses en Crecy.

    “Matadlos a todos, que nos estorban tan sin razón”.

    El rey de Francia sobre los mismos genoveses, poco después.

  14. Cesar dice:

    “En un espejo lejano” de Barbara Tushman es uno de los mejores libros que he leido en toda mi vida, tengo actualmente 62 años de edad y lo lei hace mas de 30 años, me parecio tan buen libro que lo recomende y preste a alguien que no recuerdo, con la esperanza que me lo devolviera aunque secretamente siempre pense que no lo volveria a ver, no importa, es tan bueno que espero que lo hayan leido y disfrutado plenamente, muchos mas.

    No soy critico literario, soy un simple e intermitente lector, que tambien a leido y disfrutado de vez en cuando, a los grandes escritores latinoamericanos, como Garcia Marquez, Vargas LLosa, Cohelo, etc, pero creo que no son el tipo de escritores que realmente sudan la camiseta, a veces hasta me parecen superfluamente acomodadados al proposito de escribir para solucionar su economia, Barbara Tuchman por el contrario, tuvo que trabajar y documentarse tanto, que dejo hasta su sangre en la concepcion de este libro, y creanme que valio la pena.

    Mucho del tema tiene que ver con la “Guerra de los Cien Años”, entre Francia e Inglaterra, las batallas de Crecy y Agincourt, (ver wikipedia donde se explica la superioridad de los artefactos de guerra de Inglaterra que deciden el destino de estas batallas), y aunque no lo crean, sus consecuencias entre estos dos paises hasta nuestros dias, y entre ello Enguerrand señor de Coucy, personaje destacado del libro.

    Excelente de verdad.

  15. Pintaius dice:

    Animado por vuestros favorables comentarios, y en un golpe de fortuna, me he hecho con una edición de 1990 de Plaza y Janés por un precio excelente (4€). Supongo que no tenga muchas diferencias con la de Península, ¿me lo podéis confirmar? Gracias.

  16. Urogallo de Coucy dice:

    Uff…Desde el 2009 que lo tenía colgado…pero en ello estamos.

    Impresionante.

  17. Vorimir dice:

    Desde luego que parece que merece mucho la pena. El siglo XIV Europeo da para tanto… Y siempre que oigo hablar de los libros de esta mujer están hablando bien.

  18. Farsalia dice:

    Y tanto que vale la pena…

  19. cavilius dice:

    ¡Acabo de verlo en Iberlibro a 7’95€!

    … Y 27’62€ de gastos de envío…

  20. Vorimir dice:

    Te lo llevan en helicoptero pilotado por los GEO dentro de una caja fuerte con temporizador y escoltado por dos F-20 Tigershark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.