TRES HOMBRES EN BICICLETA – Jerome K. Jerome

TRES HOMBRES EN BICICLETA - Jerome K. JeromePublicada también como Tres ingleses en Alemania se trataría de una obra escrita 11 años después de Tres hombres en una barca.

Nuestros protagonistas han seguido con su vida y amistad, alguno se ha casado y formado una familia, pero en esencia siguen siendo los mismos, con sus torpezas; si bien se echa mucho de menos la presencia del perro.

Nuevamente para curarse sus males, en este caso la pesadez de la vida familiar, deciden los tres hacer un viajecito (un Bummel como describe el autor) para descansar de sus familias, lo que les parece una magnífica idea hasta que sus esposas también apoyan esa idea para descansar de ellos.

Así, como había pasado con el viaje en barca (que curiosamente el anterior libro popularizó), de nuevo entramos en otro de los divertimentos del fin de siglo XIX: la locura ciclista o boom de bicicletas. En la década de 1890, en medio de una crisis económica, el desarrollo de la “bicicleta segura” provocaría un auge de su venta y distribución entre el conjunto de la población, en las diversas clases sociales. Por ese motivo, los personajes se proponen hacer un recorrido en bicicleta por la Selva Negra alemana para disfrutar del paisaje.

Leyendo la novela, se puede decir que la parte relativa a la bicicletas y al viaje por los bosques es la que conserva un humor más intemporal, con escenas muy graciosas como la de “repasar” la bicicleta antes de un viaje o el asunto de los accesorios, mientras en la parte sobre Alemania nos permite ver la opinión estereotipada que había sobre ésta.

En ese sentido, el viaje al extranjero con el asunto de la lengua (interesante la parte de la enseñanza donde la burla es más bien hacia los ingleses) y los líos que organizan los protagonistas son interesantes y con humor, pero se echa de menos un elemento de unión como lo era el Támesis en la anterior novela, frente a los saltos entre diversas localidades (Berlín, Dresde, Praga,…) que parece que rompen el relato.

Hay que mencionar la parte de topicazos sobre los alemanes: muy ordenados (incluso aplicándolo a la Naturaleza), disciplinados, obedientes con la ley,… Todo ello es gracioso pero el paso del tiempo no le ha sentado tan bien, pues lo sucedido en los 45 años siguientes hace a uno pensar sobre esos defectos, aquí hiperbolizados, y si no tuvieron parte en los futuros acontecimientos no tan graciosos. Y provoca que párrafos como el siguiente se vean con una luz más oscura:

Hasta ahora, el alemán ha tenido la fortuna de haber estado excepcionalmente bien gobernado, y si las cosas siguen como hasta aquí, todo irá bien, pero quizá empezaran sus males cuando algo, por cualquier motivo comience a entorpecer el funcionamiento de la máquina gubernativa. Quizá su método tiene la ventaja de proveer una continua serie de buenos gobernantes; por lo menos, hasta ahora así lo parece.

En conclusión, es un libro de nuevo costumbrista, que nos permite ver otra parte del divertimento social de fines del S. XIX y la visión caricaturizada que había sobre Alemania, y aunque hay partes del libro donde nos permitimos la misma sonrisa al imaginar la situación como sucedía con la anterior obra, le falta esa frescura y unidad necesaria, lo que lo hace algo inferior.

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando TRES HOMBRES EN BICICLETA de Jerome K. Jerome en La Casa del Libro.

Deja una Respuesta