TIGERS. LA GARRA ACORAZADA DE LA PANZERWAFFE – Juan Campos Ferreira

Si hay un carro de combate mítico en la Segunda Guerra Mundial ese no fue otro que el Tiger. No hay aficionado a este conflicto que no haya admirado este magnífico blindado y todos sus derivados surgidos de la matriz de este mismo, aquello que el autor denomina la Familia Tiger y que incluirá, además de los Tiger I y Tiger II, los Ferdinand, los Jagdtiger y los Sturmtiger, versiones y modelos derivados de los mencionados carros de combate que dan título a este libro. De sus características técnicas, del modelo de producción de los mismos, del análisis de las doctrinas militares que utilizaban de su efectividad en el campo de batalla, del liderazgo de sus comandantes y tripulantes y del historial operativo de cada una de las unidades que dispusieron de blindaos Tigers se va hablar en este lúcido trabajo de síntesis de Juan Campos Ferreira, experto en Historia Militar y autor de dos libros más sobre la guerra en el frente del Este. 

El libro está estructurado de una manera muy amena: son nueve capítulos, incluido en estos un anexo con una relación de los más destacados ases que comandaron Tigers y unas ilustraciones con los diferentes modelos de estos mismos carros de combate, además de un buen número de material gráfico muy interesante. En definitiva, casi cuatrocientas páginas de excelente contenido.

Lo primero que me gustaría destacar de este trabajo es su perfecta organización a la hora de ir desentrañando cada una de las características de los Tigers, desde su génesis en los despachos de los grandes industriales del Tercer Reich, pasando por la descripción exhaustiva de las peculiaridades tecnológicas, hasta su implementación en las unidades de combate propiamente dichas, todo ello perfectamente sincronizado como si estuviésemos en una de esas fábricas de carros de combate perfectamente adaptadas al trabajo en cadena. Uno puede llegar a suponer que la obra puede resultar un frío análisis donde las mencionadas cuestiones técnicas desborden la misma, pero no es así; este trabajo va mucho más allá que una mera descripción metódica de estos carros de combate, hay un plus de calidad que se puede observar en el estudio global de lo que no fue otra cosa que un producto industrial creado en un determinado momento de la guerra y su verdadero valor como material de guerra en una contienda que acabarían perdiendo los alemanes, tal y como acertadamente afirma el autor. Desde luego hay un gran trabajo de análisis de los Tiger I y II y los otros blindados surgidos de las entrañas de estos mismo Tigers, además de una brillante exposición de las diferentes formaciones blindadas que se nutrieron de estos carros de combate y su historial operativo. Una obra perfectamente válida para seguir consultando datos durante mucho tiempo, de eso no cabe duda. La narración de las operaciones sobre el terreno de estas unidades harán las delicias de cualquier aficionado a la guerra de blindados.

Cuando he mencionado que este libro va más allá de cuestiones técnicas, me refiero a que la subjetividad del autor se pone de manifiesto en las diferentes conclusiones a las que llega tras un excelente conocimiento del arma y que ofrecen a su vez al lector un gran bagaje: saber sobre los Tiger y todo lo que rodea a este blindado realmente interesante. Intentar conocer los Tigers solamente desde un punto de vista técnico es un gran comienzo, pero hay que ir más allá para entender la filosofía de guerra germana a la hora de construir estos magníficos blindados, seguramente los mejores de la Segunda Guerra Mundial, pero no lo suficientemente buenos como para hacer cambiar el curso de la guerra ni tan siquiera para ofrecer perspectivas de victoria en la misma. Tácticamente fueron de un gran valor, pero estratégicamente resultaron la perdición de Alemania. Desde 1943 Alemania ya no podía implantar su famosa Blitzkrieg y estaba a la defensiva, era la hora de la cantidad más que la calidad y es ahí donde los Tigers no cumplieron su misión, no estaban destinados a ser producidos masivamente por su alto coste. Hay una serie de datos que ofrece el autor que son realmente significativos; por ejemplo, un Tiger necesitaba 540 litros de gasolina para recorrer 195 kilómetros frente a un T34 soviético que podía recorrer 455 kilómetros con 480 litros de gasoil, u otro no menos sorprendente, las miles de horas empleadas en su producción solamente para conseguir destruir a un blindado enemigo que podía haberse materializado también con un panzerfaust que costaba menos de 100 RM. En definitiva, el Tiperprogramm resultó un derroche de consecuencias fatales para la estrategia alemana durante el resto de la guerra. Si además de conocer cómo eran aquellos magníficos blindados nos adentramos en las vicisitudes logísticas, económicas, estratégicas y particulares de los principales actores en la producción de los Tigers, entonces nuestro conocimiento de lo que supuso en la práctica este arma será lo suficientemente amplio para poder valorar en toda su extensión lo que fue la creación del más mítico de los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial: los Tigers.

     

3 comentarios en “TIGERS. LA GARRA ACORAZADA DE LA PANZERWAFFE – Juan Campos Ferreira

  1. Santi dice:

    Excelente reseña, y un libro que debería ser bien recibido, si tenemos en cuenta que la mayoría de bibliografía especializada viene del mundo anglosajón.

    Respecto al coste señalar que, acaso no fueron también un derroche, en cuanto al coste, los super dreadnought, la Linea Maginot o el actual F-22???

  2. Vorimir dice:

    Mal recibido no ha sido ya que al parecer van a publicar la segunda edición en breve. :D

  3. David L dice:

    Sí seguramente Santi los ejemplos que mencionas también tuvieron un coste excesivo, pero aparte de este último condicionante la producción industrial de los Tiger ocupaba un tiempo demasiado lento que Alemania no podía permitirse por el propio transcurrir de la guerra. En el libro el autor muestra dos fotografías de talleres de fabricación de blindados, una en la URSS y otra en Alemania , hay una diferencia muy clara en cuanto a la producción en cadena entre la fábrica soviética y la germana. En la primera se puede apreciar lo que denominaríamos cadena de producción, los operarios se mantenían en sus estaciones de trabajo mientras los carros avanzaban lentamente hacia ellos, en el caso alemán se puede observar como alrededor de los Tiger existen escaleras y andamios con ruedas que eran utilizados por los operarios para trabajar sobre ellos, en el caso soviético la producción en masa sigue la dinámica de la velocidad de las cadenas que arrastraban al carro, en el caso alemán van trabajando sobre el chasis casi artesanalmente. Alemania no podía mantener los niveles de productividad de los Tiger a un ritmo alto necesario para cambiar el rumbo de la guerra.

    Es sólo un ejemplo, pero muy significativo.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.