SOMBRAS DE MARIPOSA. LA EPOPEYA DE LEOVIGILDO, REY DE LOS VISIGODOS – Guillermo Galván

SOMBRAS DE MARIPOSA. LA EPOPEYA DE LEOVIGILDO, REY DE LOS VISIGODOS - Guillermo GalvánEsta novela, cuyo título puede llevar a engaño si uno no se fija bien en la letra pequeña, recrea con gran maestría la época de Leovigildo, rey de los visigodos, y de su hijo Recaredo, famoso por haberse convertido al catolicismo y, con él, todo su reino.

La acción se inicia en el año 578. Wylia, hijo natural de Liuva I, vive en Toledo desde la muerte de su padre, en la corte de su tío Leovigildo. Íntimo amigo de su primo Recaredo, recibe la misma educación que él y que otros nobles de alcurnia, entre los que se encuentra Hermenegildo, hijo mayor de Leovigildo. Un desafortunado accidente privará a Wylia del uso de uno de sus brazos, y lo imposibilitará para cumplir su sueño: convertirse en gardingo.

Pero no todo está perdido. Es entonces cuando entra en escena Badwila, un herrero que está forjando una espada para el rey. Guardián de las más antiguas tradiciones de su pueblo, se ocupará de instruir al muchacho en los misterios de una religión que se agota y de prepararle para convertirle en el guerrero que ansía ser. Las piernas y el brazo sano deberán suplir la invalidez del otro, y a reforzarlos dedicará gran parte de su entrenamiento.

Por otro lado su madre, Osoria, que profesa la fe trinitaria en contraposición al arrianismo que él heredó de su padre, insiste en la necesidad de buscar otra ocupación para su futuro. Y para ello, con la anuencia del propio Leovigildo, Wylia pasará algún tiempo en el monasterio de Agali, donde tendrá acceso a una vasta cultura y donde hará amistad con el que luego sería conocido como Isidoro de Sevilla.

Sometido a duras pruebas físicas y mentales, Wylia alcanzará por fin el objetivo de convertirse en gardingo. El manejo de armas apropiadas y el desarrollo de la musculatura del brazo sano y de las piernas, amén de otros accesorios cuyo uso no voy a desvelar, le proporcionarán la habilidad necesaria para la lucha.

Y es ahí cuando comienza el verdadero quid de la historia. Hermenegildo, hijo mayor de Leovigildo, casado con una trinitaria y afincado en Sevilla, decide convertirse al catolicismo y erigirse en nuevo rey. Leovigildo, que hasta la fecha ha logrado cierta tolerancia entre trinitarios y arrianos, no sufre tanto por la renuncia de su primogénito a la religión de sus mayores como por el hecho de su proclamación como rey. Ante tamaña traición la respuesta debe ser contundente, y para ello se prepara un gran ejército.

Es entonces donde la fuerza y el arrojo de Wylia comenzarán a brillar. Apodado Manoseca por quienes no le profesan gran afecto, demostrará su coraje y comenzará a labrarse su propia leyenda.

Ese enfrentamiento entre trinitarios y arrianos que se ha ido explorando a lo largo de la trama, cobra una relevancia especial a raíz de los actos llevados a cabo por Hermenegildo. A partir de ese instante será un protagonista más de la historia, especialmente cuando Recaredo ocupe el trono y se convierta al catolicismo con el objeto de unificar a un pueblo constantemente dividido por cuestiones de religión.

Guillermo Galván recrea con gran acierto todo ese complejo entramado entre trinitarios y arrianos, cuyos máximos exponentes son las figuras de Recaredo y de Wylia respectivamente, y a través de ellos – y de otros muchos personajes – se van a perfilar ambas posturas. El fuego y el miedo serán finalmente quienes forjen los cimientos del catolicismo que hoy conocemos.

Pero no todo es religión y herejía, que la novela cuenta con muchos otros ingredientes igual de suculentos: una buena dosis de aventura, una magnífica ambientación histórica, buenos diálogos y personajes bien trabajados. La prosa, que puede resultar un tanto redundante en ocasiones, es armoniosa y crea una atmósfera de lo más apropiada para sumergirse en un mundo dominado por dioses y espadas.

También es cierto que en algunos momentos las explicaciones históricas, especialmente respecto a hechos acontecidos en el pasado más próximo, pueden avasallar al lector, pero no es menos cierto que a menudo resultan indispensables para entender los sucesos que tienen lugar en ese presente histórico. Y como tal, pese a resentir un poco el ritmo, son sumamente interesantes.

En definitiva, y para terminar, debo decir que Sombras de mariposa me ha parecido una novela fascinante, donde se lleva a cabo, además, una revisión de la figura del mítico Recaredo de lo más sugerente. Sólo añadir que cerré sus páginas con esa nostalgia que te invade cuando te conviertes en cómplice de una buena historia. Una sensación que, seguro, todos conocéis bien.

Pilar Alonso Márquez

La Esfera de los Libros
Madrid, Primera edición Abril 2010
796 páginas

[tags]Sombras, mariposa, epopeya, Leovigildo, rey, visigodos, Guillermo Galván[/tags]


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el SOMBRAS DE MARIPOSA. LA EPOPEYA DE LEOVIGILDO, REY DE LOS VISIGODOS en La Casa del Libro.

     

16 comentarios en “SOMBRAS DE MARIPOSA. LA EPOPEYA DE LEOVIGILDO, REY DE LOS VISIGODOS – Guillermo Galván

  1. Akawi dice:

    Muy buenas Pilar Alonso.

    ¡Cuánto tiempo hacía que no te leía! Me alegro que haya sido con esta reseña tan estupenda sobre un libro de los Godos, que son, por otra parte, los grandes desconocidos de nuestra historia. Gracias chica.

    Tomo buena nota de «Sombras de mariposa» para echarle un vistazo, ya que por lo visto a tí te ha gustado bastante, eso significa que debe ser un buen libro.

    Un abrazo.

  2. ARIODANTE dice:

    Buenaaaas, buenas y felices, Pilar! Digo lo mismo que la emplumada, y aunque este verano estoy muy marinera, voy apuntando en la lista de futuribles.
    El asunto de las explicaciones que por un lado nos vienen bien, porque quizás estamos flojos en detalles históricos de esa época, y por otro aflojan el ritmo de la acción; el equilibrio es difícil e importante, y ahi es donde se nota la mano del autor, si flojea o capea el temporal hábilmente.

  3. Pilar Alonso dice:

    Hola a ambas!! Aunque no me prodigue mucho por estos lares, excepto algún comentario de vez en cuando a vuestras reseñas, me paso cada día. Os estoy vigilando, que lo sepáis :)

    Ario, la verdad es que lo capea con bastante soltura.

    Akawi, dices bien, los grandes desconocidos de nuestra historia. Yo por lo menos he aprendido y recordado algunas cosillas con esta novela.

  4. Akawi dice:

    Pilar no sé si a tí te tocó aprenderte de memeoria la lista de los Reyes Godos, que una vez que te la sabías, no servía para nada pues ahí se acabó el aprendizaje de la historia de los godos.

    Me he pedido el libro, ahora esperaré que me llegue.

    Mucho gusto de verte por aquí.

  5. Vorimir dice:

    Gran reseña Pilar. Como ya dije en una reseña mía sobre una novela pa echar el rato- siendo generosos- sobre la España de los godos, es una lástima que no haya buenas novelas sobre el tema. Me alegra ver que poco a poco van apareciendo algunas que empiezan a llenar ese hueco.

  6. Pilar Alonso dice:

    Pues no, Akawi, no me tocó aprenderme esa lista. Una pena, algo habria aprendido, fijo :)

    Gracias, Vorimir. La verdad es que yo pensé lo mismo, que es un tema sobre el que no se había escrito mucho.

  7. duqur dice:

    Gracias a la compañera ya no tendré que terminar la reseña del citado libro ya que aunque estoy con ella liada, voy algo retrasado debido a algunos problemas físicos.
    En cuanto a la reseña de la compañera es estupenda si bien quiero aportar mi punto de vista, estoy de acuerdo en que el tema de los godosy visigodos en la península es un tema que pocos escritores se ha atrevido con el, por lo tanto es de agradecer que el autor Guillermo Galán se haya atrevido con la citada novela, si bien si debo decir que personalmente la novela me ha parecido algo pesada, cansada o lenta, con un gran adornamiento literario, si ya dicho periodo histórico es algo entramado, el alto complicado por parte del autor, crear un ambiente novelesco, siendo el adornamiento literario que el mismo utiliza lo que hace que a mi parecer la novela sea algo lenta y complicada de leer, esto además de el gran volumen de paginas 796 paginas hace que la lectura de la misma no sea muy cómoda teniendo, no siendo personalmente recomendable la lectura para unas vacaciones.
    Por todo lo demás coincido en la estupenda reseña realizada por la compañera
    Por cierto Akawi no lo pidas mándame por el mp tu dirección o se la pasas a Lorenzo y te lo mando en cuanto termine las vacaciones, por cierto te hemos echado de menos en

  8. Akawi dice:

    ¡Tarde, lo siento! Me precipité, lo sé.

    Aún así gracias Duqur por tu ofrecimiento. Tú opinión la tendré en cuenta y dejaré la lectura de este libro para el invierno, que como ya he dicho por ahí, para mí son más fáciles de leer los libros densos en esos meses de frío. Me concentro mejor.

    ¡Claro! Sin mi presencia os habréis aburrido, ja,ja,ja,…

    Cuídate Duqur, te deseo que te restablezcas pronto y disfruta de la compañía que es muy buena.

    Un fuerte abrazo.

  9. pepe dice:

    Yo sólo quiero felicitar a la compañera por la estupenda reseña. En Toledo se encontraron hace unos tres o cuatros años unos restos visigodos al iniciarse las obras de urbanización de un terreno extramuros. No sé exactamente cual es su importancia, pero quizá alguno de los compañeros tenga noticia. Y ya de paso, a lo mejor la reseñadora nos puede ilustrar con la diferencia entre godos, visigodos y ostrogodos.

  10. juanrio dice:

    Creo que esos restos de los que hablas, hablo de memoria, los taparon con mucho cuidado…los políticos y su visión del futuro. En cuanto a la denominación de los godos, creo recordar que era estrictamente geográfica, visigodos del oeste, ostrogodos del este, pero seguro que alguien sabe

  11. juanrio dice:

    más que yo…..se me cortó….

  12. Pilar Alonso dice:

    Pues pepe, juanrio tiene razón. Era una cuestión geográfica. Godos eran todos, pero parece que en el oeste se llamaban visigodos y en el norte y el este, ostrogodos.

    Ganas de complicarnos la vida que tenían.

  13. JJSala dice:

    Enfrentamiento entre trinitarios y arrianos que, menos de dos siglos después, dió lugar a la mal llamada invasión árabe.

    A mi me tocó aprender la famosa lista. Eran tiempos en que la memorización formaba parte esencial en la educación.

    Felicidades por tu reseña Pilar.

  14. Pintaius dice:

    Me ha gustado mucho y la lástima es que no lo haya podido leer más de tirón, porque debido a su extensión, las pausas hacen que uno pueda desconectarse un poco, no tanto de la trama/s, cuanto de la identificación de la pléyade de personajes que desfilan por sus páginas. Creo que hubiera estado muy bien que el editor hubiera incluido un Dramatis Personae para recurrir a él de tanto en cuanto. Sin embargo el plano de las guardas resulta de gran utilidad para las ubicaciones geográficas, junto con el apéndice final donde figuran las equivalencias entre las denominaciones antiguas y las de las actuales localidades o su localización.

    En general diría que la trama va de menos a más y que el final es muy interesante, resultándome un poco intrigante la Nota Final de autor, que no sé si creerme literalmente, o pensar en ella como una licencia literaria más.

    En resumen, una obra muy interesante y recomendable, ambientada en un pedazo muy mal conocido de nuestra Historia, que el autor hace creíble y vívida, permitiendo conocer muchos detalles de un proceso de evolución histórica que me era totalmente desconocido.

  15. TIGLATH dice:

    Enooooormeee novela! Muy buena reseña Pilar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.