SARTINE Y LA GUERRA DE LOS GUARANÍES – Juan Granados

SARTINE Y LA GUERRA DE LOS GUARANÍES - Juan Granados«Los jesuitas fueron los más decididos e inteligentes de las órdenes misioneras. Sus misiones en Paraguay constituyeron el intento más exitoso de conversión y aculturación entre todos los indios sudamericanos.»

(John Hemming, antropólogo)

El año 1750 es una fecha de suma importancia dentro de la historia de América, y más en concreto en la epopeya americana de los españoles y portugueses desde el descubrimiento del continente allá por el celebérrimo año de 1492. Ese año se produjo el Tratado de Madrid, ejecutado por su serenísima majestad Fernando VI y por el Rey de Portugal Juan V, y en el que se estipula una serie de repartos dentro del territorio del Paraguay.

Ambos reinos tenían territorios limítrofes en continuo litigio pues las fronteras en la zona de la Colonia de Sacramento no estaban claras. Por tanto y gracias a este tratado se fijan nuevas fronteras que curiosamente coinciden en gran parte con las actuales del Brasil. Pero este repartimiento de tierras no fue tan sencillo como parece a simple vista. En aquel territorio de Sacramento se alojaban una gran parte de las reducciones jesuitas que tenían a su cargo la educación y control de los guaranies, oriundos del lugar. Debido al tratado entre España y Portugal un buen número de esas reducciones (unas siete en total) pasarían a engrosar la corona de Portugal por lo que la jurisdicción de los jesuitas quedarían a merced de los insaciables esclavistas siempre dispuestos y al acecho de mano barata de trabajo. Como consecuencia ocurrió un levantamiento de estos enclaves guaraníes produciéndose la denominada Guerra Guaraní entre 1752 y 1756 dirigida por el cacique José (Sepe) Tiaraju. Acabó en desastre muriendo un total de 1700 indígenas frente a españoles y portugueses. Años después en 1761 este tratado sería revisado por otro, el llamado Tratado del Pardo en el que se anulaba el anterior, no se entregaban las reducciones jesuitas orientales y la colonia de Sacramento pertenecería a Portugal.

Este es el preámbulo histórico que Juan Granados nos muestra en su última novela de la serie de Sartine titulada Sartine y laGuerra de los Guaraníes. Nuevamente el autor retoma las peripecias de este aventurero a las órdenes del Marques de la Ensenada para mostrarnos uno de los principales episodios de nuestra Historia. Sartine se sumerge totalmente en este episodio que antes les he nombrado y lo hace de una manera vibrante, entrañable y divertida haciendo que el lector pase una lectura de lo más entretenida y agradable. El Marques de la Ensenada esta preocupado con el tema de las reparticiones en el nuevo mundo y antes de que se produzca el Tratado de Madrid decide enviar a su hombre de confianza, Sartine, al Nuevo Mundo para tantear el terreno y ver en qué beneficia y en qué perjudica este nuevo acuerdo entre España y Portugal. Por tanto nos encontramos a nuestro héroe en las cálidas y enigmáticas costas del Paraguay embarcado en una de sus grandes aventuras. En estas no faltará ningún elemento que haga que el lector se despegue del libro: misterios y leyendas como las de la enigmática historia del Rey Nicolás e incluso de la milagrosa Mesa de Salomón; aventuras al límite frente a indígenas y portugueses que no se sabe por qué motivo han decidido que su presencia en aquella tierra no es grata; episodios divertidos y chocantes en los que no faltarán claro está ni sus fieles camaradas siempre dispuestos a echarle una mano o una pistola en su ayuda ni una deslumbrante mujer de rompe y rasga que hará que a más de uno se le contenga el aliento.

Granados vuelve con esta novela de aventuras devolviendo al género histórico toda la fuerza y vivacidad de los grandes héroes, sean estos modélicos o unos oportunistas que solo se mueven por el mero hecho de la aventura sin fin. Sartine es el arquetipo del héroe de toda la vida que ante el riesgo y el peligro extremo esboza una sonrisa, más peligrosa que el filo de una espada, y se ríe en la cara de la muerte mientras salva a la heroína desdichada. No es un hombre perfecto pero sí un personaje inolvidable con el que correrán un sinfín de tramas. Este gran acierto del autor con su personaje también esta propiciado por la construcción y el estilo con el que están efectuadas las novelas de la serie Sartine. Un estilo rápido, sin tregua, directo y sin textos alambicados. Todo ello regado con un humor negro difícil de olvidar. A ello se le añade la importancia que Juan Granados da al hecho histórico en esta novela en concreto y en las precedentes. Sitúa sus escritos con un exquisito mimo enmarcándonos la época con un rigor y didactismo impresionante. La aventura y la historia se funden en estos apasionantes episodios sartinescos.

Les recomiendo que se atrevan a echarle un vistazo al libro de Juan Granados, Sartine y la Guerra de los Guaraníes, publicado recientemente por Edhasa. Un libro entretenidísimo que no les dejará tiempo de pensar pues no deja tregua al aburrimiento. Aprenderán sobre una época histórica y se asombrarán con las ocurrentes aventuras del mítico Sartine. Por cierto, y a modo de colofón les indico que este episodio de los repartimientos de Sacramento y sus reducciones jesuíticas, por si quieren ampliar la información de esta humilde reseña, está excelentemente reflejado en la inolvidable película La Misión (1985), interpretada por Robert de Niro. A lo mejor lo escrito por mí les ha sonado desde el principio por el film. Es un buen complemento a la lectura de este excelente libro de Juan Granados.

Technorati Tags: , , ,


Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando SARTINE Y LA GUERRA DE LOS GUARANÍES en La Casa del Libro.

 

8 Respuestas a “SARTINE Y LA GUERRA DE LOS GUARANÍES – Juan Granados”

  1. ARIODANTE Dice:

    A mi me recordó mucho a La Misión, desde luego. La verdad es que, salvo el episodio ese de la Mesa de Salomón y Villalpando, que me pareció prescindible, el libro se lee muy bien.

  2. ARIODANTE Dice:

    Lo reseñé aquí: http://libros2.ciberanika.com/DesktopDefault.aspx?tabid=28&pagina=letras/g/p05662.ascx
    Por si a alguien le interesa ampliar, aunque la reseña de Balbo es muy completa.

  3. Juan Granados Dice:

    Una vez más, muy agradecido Sr. Balbo, como siempre le digo, es vd. muy amable

  4. Josep Dice:

    Me parece que hay un mundo entre la visión de los acontecimientos de La Misión y la de esta novela, se centran en aspectos distintos de una misma historia, y la desventaja del film es que no aparece Nicolás Sartine, que, lamento disentir, no me parece arquetípico sino muy original y muy rico en matices. De hecho, de mayor quiero ser como él. ;D

  5. Vorimir Dice:

    Gran reseña Balbo, me alegro que sigan apareciendo (y continuando) sagas sobre personajes y épocas de nuestra historia.

    Me voy a escuchar la banda sonora de “La misión”. :D Grande Ennio Morriconne. :D

  6. Pintaius Dice:

    Le tengo echado el ojo a este libro desde que se anunció su publicación en el catálogo de Edhasa. Me gustó bastante la anterior entrega, “Sartine y el caballero del punto fijo”, donde hacía su aparición D. Jorge Juan, un personaje fascinante de la Historia de España, y de la Armada en particular. La condición de Intendente y de personal naval de Sartine fue lo que hizo acercarme al personaje, además de la ambientación en pleno siglo XVIII, una de mis épocas favoritas.
    A mí Sartine siempre me ha recordado mucho a otro personaje literario, D. Alvaro de Soler, creado por Manuel Lozano Leyva, y que aparece en sus novelas “El enviado del rey”, “Conspiración en Filipinas” y “El galeón de Manila”. Me parece recordar que comparte con él la condición de intendente real, y son coetáneos en el tiempo. Otro personaje inolvidable, sin duda, y de gran interés literario.

  7. Norman Moriarty Dice:

    Sentimos disentir de tanto entusiasmo por Sartine. En el número 12 de “La novela antihistórica” encontraréis buenas razones para ver a ese héroe, pesado y nada arquetípico, con ojos más lúcidos.
    Esta novela, como la anterior, es literariamente penosa. Apenas hay episodios a la altura de lo que pretende ser: una novela histórica “de aventuras”. A excepción de lo de los bandeirantes al principio y el enfrentamiento con Carpenter, el agente inglés, en el río. El resto está montado a pedazos mal cosiudos para mayor lucimiento de ese personaje, Sartine, que pretende ser redondo y resulta en el fondo más simple que los de Dan Brown.
    Por otra parte es indignante que siempre se publique la misma imagen pseudohistórica de nuestro pasado. No hay ni una línea en la que Granados explique de qué iba eso del tratado de Madrid, por ejemplo. Ni de la lucha a gran escala entre Francia, España y Gran Bretaña por el control mundial en esa época que ni empieza ni acaba con el Tratado de Madrid. Y para colmo presenta a Felipe II como un rey mitad monje, mitad soldado y no como el mecenas de alquimistas, ocultistas y heterodoxos varios que fue en realidad, como han demostrado las investigaciones de Juan G. Atienza -“La cara oculta de Felipe II”- y Henry Kamen.

    En definitiva, con cuatro tacos más y dos escenas de sexo, siguen vendiéndonos autores como él y editoriales como la que tanto le favorece la misma Historia oficial en la que se sustentó el Franquismo. Exigid, por favor, un poco más de calidad y responsabilidad a esos editores que, además, tienen la cara de decir que publican “novela histórica”.
    Aprovechad ahora que todavía Internet permite que exista la crítica literaria independiente. Apreciaréis la diferencia entre páginas como la nuestra y las que ya están previamente compradas y pagadas en los medios convencionales y no tienen reparo en decir que un trozo de madera es la novela del siglo.

  8. carolina Dice:

    esta es una novela guarani traducida en español? es para un proyecto en 2 días!

Deja una Respuesta