ROMA Y LOS BÁRBAROS: UNA HISTORIA ALTERNATIVA – Terry Jones y Alan Ereira

ROMA Y LOS BÁRBAROS: UNA HISTORIA ALTERNATIVA. Terry Jones y Alan EreiraEntre los ensayos de los últimos años sobre la relación entre romanos y bárbaros destaca la reciente aportación de un outsider del mundo académico y miembro de un grupo cómico, los Monty Python: Terry Jones y su libro Roma y los bárbaros: una historia alternativa (Crítica, 2008). Un libro editado conjuntamente con Alan Ereira, productor televisivo, pero que en realidad sale prácticamente de la pluma de Jones en solitario. Un libro que viene a seguir una senda que inició, también en compañía de Ereira, con Crusades (1994) y Medieval Lives (2004), no traducidos todavía. Una serie de libros que acerca la Historia a la gente común, rompiendo mitos y planteando preguntas y dudas sobre las “verdades” históricas tradicionales.

En esta línea, Roma y los bárbaros: una historia alternativa mantiene este estilo y pone el dedo en la llaga sobre las “luces” de la romanidad, luces que brillan más aún en comparación con las “sombras” de los pueblos bárbaros. Estructurado en cuatro partes (celtas, germanos, griegos y persas, y por último hunos y vándalos, para sintetizar), el libro de Jones pone un ojo en los datos de las fuentes escritas y el otro en las evidencias arqueológicas y la investigación académica, quedando un “tercer ojo” para ponerle al tema esas dosis de humor montypythoniano tan habitual en quien nos deleitó con películas como La vida de Brian o Los Caballeros de la Mesa Cuadrada. Y de este modo se da un repaso a pueblos como los galos, los diversos pueblos britanos, los dacios, los persas, los visigodos, los hunos y los vándalos, ofreciendo una imagen diferente de todos ellos, no distorsionada ni interesada, y de la “leyenda negra” que desde entonces se fraguó en torno a ellos. Jones no pretende reivindicar ni justificar a personajes como Alarico o Atila, por ejemplo, pero sí colocarlos en su contexto y en relación con la imagen que las fuentes clásicas han dado de ellos desde un principio.

Jones, como una parte de la historiografía reciente sobre el tema (sobre todo los últimos 25 años), secundada además por numerosos hallazgos arqueológicos, rompe con la idea de ‘nosotros’ (romanos) y ‘ellos’ (bárbaros). Como dice Jones recientemente en un reportaje: debido a que la palabra bárbaro, tal como la empleamos nosotros, es en esencia un término que utilizaban los romanos para definir a quien no lo era, deberemos comenzar por Roma. Los romanos tenían una idea muy clara de sí mismos. (…) Todos los demás, todos los que eran extranjeros, eran bárbaros y había que temerlos.

Jones argumenta en su libro, y es de hecho una de las tesis centrales, que la mayoría de pueblos que llamamos ‘bárbaros’, tanto en Oriente como en Occidente, alcanzaron niveles culturales elevados, más de lo que hasta ahora hemos pensado, pero que el Imperio derrotado y engullido por los bárbaros, de hecho su cultura, acabó por reescribir el pasado. Una reescritura que llega hasta el presente incluso en el cine o los cómics. En una entrevista, Jones comenta: Asterix, por ejemplo, aunque expresa cierta simpatía por los galos, al mismo tiempo ha extendido muchas ideas erróneas de los celtas. Este ir más allá de lo tradicionalmente establecido (y aceptado), es uno de los atractivos del libro de Jones. Y de manera documentada y contrastada, muy en boga con la investigación académica de los últimos años.

Como también remarca el autor, una de las razones [del triunfo romano sobre los pueblos ‘bárbaros’] es que Roma tuvo un ejército permanente, con soldados que recibían su paga, de forma que ese ejército podía estar en pie de guerra de todo año. Sin embargo, los ejércitos bárbaros normalmente eran fuerzas voluntarias, por decirlo de algún modo, y cuando llegaba la cosecha se iban a casa para ocuparse de los trabajos del campo.

Continúa el autor: Roma empleó su ejército para eliminar las culturas que la circundaban, y pagaba a sus soldados con las riquezas que arrebataba a esos pueblos. Romanizó las sociedades conquistadas y dejó el menor rastro posible de ellas. Lo cierto es que gran parte de lo que entendemos por civilización romana procede del pillaje cultural por el que un buen número de elementos del mundo bárbaro pasaron a manos romanas. Las conquistas de los romanos se realizaron con espadas, escudos, corazas y piezas de artillería copiadas a los pueblos contra los que combatían; sus ciudades se edificaron con el botín arrancado a las culturas más prósperas de la periferia romana. (…) Hoy estamos empezando a comprender que la crónica de esa supuesta involución que nos habría hecho pasar de la luz de Roma a las tinieblas del orbe bárbaro es totalmente falsa. (…)

Ciertamente, hay que tener en cuenta que no se trata ahora, en pleno siglo XXI, de lanzar a los romanos a la arena y que los leones historiográficos los devoren, de reescribir la historia poniendo a los romanos en el papel donde hasta ahora estaban los bárbaros. No se trata de un “revanchismo” a posteriori, sino de situar la historia de Roma y los bárbaros en su contexto. Podríamos decir que lo novedoso en el libro de Jones es ver a los “bárbaros” en su contexto y su cultura material, y a la luz de intepretar su historia no sólo en función de lo que dicen los “civilizados” romanos. Se trata de superar la dicotomía civilizados/bárbaros, pues ni unos ni otros tienen la exclusividad de la etiqueta.

En definitiva, nos encontramos con un libro documentado, riguroso, pero con un toque de amenidad e incluso de comicidad que se lee con enorme placer, que deja buen sabor de boca y que nos induce a replantearnos, sin hacer necesariamente tabula rasa, algunos clichés hasta ahora universalmente aceptados.

Como conclusión, siempre nos queda por preguntarnos, como hace Jones, ¿cómo habría sido la historia de haberla escrito únicamente los bárbaros?

[tags]Roma, Bárbaros, Terry Jones, Alan Ereira[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Roma y los bárbaros” en La Casa del Libro.

79 Respuestas a “ROMA Y LOS BÁRBAROS: UNA HISTORIA ALTERNATIVA – Terry Jones y Alan Ereira”

  1. Retógenes Dice:

    En Numancia, Escipión llevó 4 legiones, pero sus cronistas (alguno estuvo en el alto llano numantino en aquella campaña) cifran en 60000 soldados los que sitiaron la capital arévaca. Por supuesto, llevaban consigo tropas auxiliares de hispana (celtíberos e íberos) y númidas (caballería ligera, onderos, arqueros y algún elefante…) y mercenarios de Asia Menor. Creo que el autor puede estar en lo correcto

  2. maria aydali bermudez Dice:

    Yo aconsejo leer el libro a mi me perecio interesante y creo que es una historia alternativa critica un libro conjuntaneamente con alar aleira productor televisivo peor que en la realidad sale praticamente de la pluma jones

  3. maria aydali bermudez Dice:

    yo creo

  4. maria aydali bermudez Dice:

    yo creo que el libro estuvo interesante te recomiendo leerlo

  5. oscar ruiz Dice:

    ¿que razones tubieron los pueblos barvaros para acabar con roma?

  6. oscar ruiz Dice:

    y tambn les recomiendo el libro es buenisimo :)

  7. Javler Dice:

    Llego tarde y veo que la excelente reseña de Farsalia lleva ya un tiempo. He leído el libro y me ha encantado. Un pelín demasiado sesgado a favor de los bárbaros para mi gusto, en el sentido de prácticamente sólo hablar bien de ellos, de lo bueno que hicieron e intentar justificar algunas cosas malas.

    Si tenemos claro que el libro va de esto, es muy aprovechable, con muchos datos novedosos y muy fácil de leer.

    Contestando a Oscar Ruiz, la respuesta es que los bárbaros no tenían la intención de acabar con Roma, al menos no al principio, cuando entraron a principios del siglo V. La evolución posterior fue compleja y larga en el tiempo.

  8. Mario Dice:

    Gracias Javler me ha sido de mucha ayuda la respuesta que le diste a oscar ruiz. :)

  9. Antígono el Tuerto Dice:

    Javier, los bárbaros no eran seres malvados como los orcos de Mordor, simplemente hicieron lo que todos hacían en la época…recuerda que para los griegos los romanos eran bárbaros también, el concepto bárbaro varía según los pueblos, y los romanos no eran nadie para tratar de bárbaros a los demás.
    De todas formas es gracioso que los romanos después de conquistar el mundo a palos se pusiesen a lloriquear porque los germanos conquistasen su imperio, al fin y al cabo es lo que habían hecho ellos antes.

  10. Javler Dice:

    Totalmente de acuerdo, Antígono. Lo único que quería señalar era el sesgo probárbaro del libro, una forma equivocada, a mi juicio, de combatir el más típico sesgo prorromano.

    Si nuestra única fuente de información fuera el libro no pensaríamos “los bárbaros no eran tan malos” o “los bárbaros eran igual de malos/buenos que los romanos”. No, pensaríamos que los bárbaros eran estupendos, mucho mejores que los romanos. Y no es así, como bien dices, hacían lo que todos en esa época.

    Por cierto, ya que estamos lanzo al aire una pregunta, ¿en qué sentido se supone que nuestra época es menos “bárbara”?

  11. Antígono el Tuerto Dice:

    “¿en qué sentido se supone que nuestra época es menos “bárbara”?”
    Interesante cuestión, somos más avanzados técnicamente pero en nuestros deseos, pasiones e ideas somos muy similares a la gente del pasado…aunque no nos guste verlo.
    Pero yo pienso que el término bárbaro no es correcto, es un término peyorativo que denota un juicio de valor sobre alguien, ¿erán bárbaros los germanos?, ¿y los romanos?, ¿y los mayas?, las respuestas dependían del observador no de hechos objetivos.
    Lo de presentar a unos como buenos y a otros como malos, es una manía cada vez más extendida entre ciertas obras “divulgativas”; parece ser que el público actual no entiende las cosas si no es desde un cierto maniqueísmo, es algo triste.

  12. Javler Dice:

    Entiendo el problema que planteas, pero creo honestamente que es una batalla perdida. Hay términos que están demasiado arraigados. Fíjate, por ejemplo, en que “vándalo” también tiene un significado peyorativo, similar a “bárbaro”. ¿Dejamos de llamar vándalos a los vándalos? ¿y cómo los llamamos, entonces?

    Lo importante no es tanto el lenguaje sino la actitud de la persona frente al conocimiento. Quien tiene interés por la verdad irá más allá de los estereotipos e indagará qué hay de cierto y de falso sobre los llamados “bárbaros”. Quien no tiene interés por la verdad no tiene interés para mí.

  13. Pamplinas Dice:

    ¡Qué mala fama tienen los orcos de Mordor!

  14. Antígono el Tuerto Dice:

    Es lo que tiene ser un caníbal repugnante que mora en la Oscuridad…pero los orcos también tienen su coranzoncito, negro y frío, pero lo tienen.
    “Quien tiene interés por la verdad irá más allá de los estereotipos e indagará qué hay de cierto y de falso sobre los llamados “bárbaros”. Quien no tiene interés por la verdad no tiene interés para mí”
    Cierto, pero mucha gente se queda en eso, en estereotipos, y de ahí no los sacas ni con aceite hirviendo.

  15. Javler Dice:

    Vaya, espero que no seas uno de esos revisionistas que quieren rehabilitar a los orcos. Porque se empieza por ahí y se acaba hablando bien de banqueros y políticos :-)

  16. APV Dice:

    Bueno es que los orcos era unos ilustrados, de una sociedad en plena revolución industrial, que se enfrentaban a la superstición de un estancado mundo medieval. Como señalan revisionistas como Yeskov.

    Por cierto que bárabaros era simplemente extranjeros, para los griegos todo lo no helénico era bárbaro (aunque fuera más rico y poderoso) o incluso semibárbaro (como los macedonios). Para los romanos todo lo que estuviera fuera de su Imperio era bárbaro.
    Pero esas concepciones etnocentristas también las tenían otros como los persas o los chinos; incluso grupos tribales que se consideraban los únicos seres humanos.

  17. Antígono el Tuerto Dice:

    Y algunos incluso lo mantienen, APV; es el caso de los japoneses que denominan a los extranjeros con el término gaijin, que significa tanto extranjero como bárbaro…debe ser la monda la traducción, te preguntará el tipo de la aduana: ¿es usted japonés o bárbaro?…si algún día voy al Japón tengo que averiguar como se dice “sí soy un bárbaro sediento de sangre”, ja, ja, ja ;-)
    PD: Respecto a Yeskov, es un aguafiestas, como puede defender a los salvajes orcos con los ultracivilizados elfos y dunedain; por favor, es como defender a los vikingos contra los bizantinos.
    Tranquilo Javler no llegaremos a tanto de defender a banqueros y políticos…que si se piensa bien deben ser dos subespecies de Uruk-Hai :-)

  18. Rac Dice:

    Uf…¿Por donde empezar? Yo me compre el libro (y bien que lo lamento) por la reseña de contraportada de W. Pohl, uno de los especialistas de mundo Germánico de la Escuela de Viena. Yo estoy -espero que- finalizando mi tesis sobre mundo visigodo en la península, y la opinión de alguien de la reputación de Pohl en mi mundillo fue lo que me decidió a hacerme con el libro. Pues bien, despues de leerlo, han conseguido que mi opinión acerca del profesor Pohl empeore bastante…Como especialista, no recomiendo en absoluto este opúsculo. Hay pasajes que me parecen auténticamente sonrojantes, como la descripción introductoria de los germanos, en la que suelta perlas que no hubieran desentonado en un libro de Kossina…o en un discurso de Goebbels (más menos viene a decir que los germanos son los autenticos padres de Europa, “dominadora del mundo”…-toma jeroma…-).Me parece que el libro destila importantes dosis de mala leche y tergiversación de datos históricos, cuando no de un racismo solapado.Como ejemplo, en el pasaje acerca de los Partos, cuando habla de la arquitectura “parta” vuelve a dejar claro que los romanos están incapacitados para crear algo que no sea una máquina de guerra, y dice que es imposible que los romanos hubieran creado una cúpula de la belleza de las orientales ya que están incapacitados para coordinarse del modo en que lo hacian los obreros parto sasánidas-. Parece ser que según este “señor” el Panteon es una basura arquitectónica achaparrada y con una bóveda aplanada que no tiene ningún merito técnico, lo que ilustra bastante bien la ignorancia y la mala baba del autor – en realidad, el especto exterior de la bóveda del Panteón puede parecer aplanado, pero el interior conforma una esfera perfecta desde el techo hasta el suelo…por no hablar de Santa Sofia, que en realidad es una obra más romana que bizantina – los especiliastas en Bizancio indican que el reinado de Justiniano es en realidad una continuación del periodo romano en todo, y no es muy apropiado denominarlo Bizantino-. Lo bueno de todo esto es que los siguientes libros de este señor me los puedo ahorrar…Por cierto, hablando de Uruk Hai, ¿soy el único al que los Partos y Griegos del libro de Jones le recuerdan a los elfos de Primera Edad, tipo Feanor y cia.?

  19. Rac Dice:

    Perdón por los errores en la escritura del tipo “me-como-las-letras” y otros como “especto”…ya me vale. Se me olvidó comentar, al hilo de si P. Heather o Ward Perkins, yo recomendaría Heather y desaconsejaría Ward Perkins…(quien me lo hubiera dicho hace unos años…). Si os interesa la transición del mundo romano a la Alta Edad Media, la refencia indiscutible es Wickham, aunque esté exclusivamente orientado a los especialistas del periodo es la mejor visión de conjunto de lo que pasa entre el siglo IV y el X en zonas tan dispares como Egipto e Irlanda.

  20. juanrio Dice:

    Gran aportación, Rac, y muchs gracias por las recomendaciones.

  21. Antígono el Tuerto Dice:

    ¿Así que los romanos eran unos mantas construyendo?, lo que hay que oir, en fin, ya se sabe puestos a ser revisionistas, hacerlo hasta el final.

  22. Vorimir Dice:

    El libro hay que tratar de leerlo desde 0, sin pensar mucho en lo que uno sepa. Te vale bastante para contraponer posturas y saber por donde van los tiros del revisionismo sobre Roma en Europa. Es más que cierto que patina demasiado a lo bestia demasiadas veces, pero tiene partes interesantes también.
    De vez en cuando es refrescante leer algo desde el punto de vista “anti-romano.”

  23. Antígono el Tuerto Dice:

    Ahí le doy la razón a Vorimir, siempre se agradece leer algo antirromano, aunque sea exagerado, porque en los últimos tiempos han tenido una propaganda los romanos que ni que fuesen una ONG

  24. RAC Dice:

    Varias cosas:

    No creo que el libro lo tengamos que leer desde 0. Ese enfoque me parece correcto para una novela histórica, pero no para un trabajo que pretende ser de divulgación. Yo tambien esperaba encontrar algo desde “el otro lado del espejo”, creo que es factible y deseable ese tipo de lecturas (en efecto, los romanos eran de todo menos una ONG, como habeis dicho por aquí arriba- la mayoría de las fuentes que nos cuentan las “excursiones” de los emperadores al otro lado del limes suelen terminar con un “…y mato bárbaros de todas las edades y exclavizó otros tantos…”-). Lo que no podemos aceptar es que se menoscaben los logros de una civilización porque nos caiga mal, sobre todo cuando se pretende analizar esta desde la óptica de las sociedades actuales (otro error). Y menos aun presentando datos que son falsos, como la incapacidad de los arquitectos romanos frente a la pericia de los arquitectos persas (aunque el unico ejemplo que propone de “arquitectura oriental” es un edificio !!mogol!! del siglo XVII). El enfoque del libro no es incorrecto, pero la cantidad de datos falsos que proporciona para tratar de demostrar su punto de vista es inaceptable. Como ejemplo, cuando habla de el africa romana habla del estado ruinoso que se encontraron los vándalos cuando llegaron a Africa…es muy triste que lo que podía ser un magnifico ejemplo de que los Vándalos eran menos “vándalos” de lo que se dice quede reducido a un pastiche sentimentaloide sin ninguna base científica. Cuando los Vándalos llegaron a Africa, esta era de todo menos pobre. En el siglo IV, Africa se ha convertido en una de las provincias más ricas de todo el imperio, y con diferencia la más rica del Imperio Occidental (las importaciones de cerámica sigillata africana -ARS- “inundan” la propia Roma, y la cantidad de aceite y vino procedentes de esta provincia desplazan en el mercado a las exportaciones de la Betica, hasta el punto de que se puede decir que el relanzamiento de africa es la ruina de la betica). De ruina nada de nada. Pues bien, cuando los Vándalos toman el control, en contra de lo esperado no hay una contracción en el flujo comercial, sino más bien todo lo contrario: la cantidad de exportaciones africanas, ya de por si bastante alta, se incrementa…este ejemplo es elocuente en cuanto a que los Vándalos no eran tan brutales, pero no he visto ni una alusión en todo su episodio correspondiente.Tal vez es que el “señor” Jones no puede admitir que hay una provincia romana rica, por lo que prefiere soslayar este aspecto y presentarnos otra provincia decadente, como el resto del imperio, más acorde con sus ideas…y en eso se queda el libro…una buena idea retorcida de tal forma que el resultado es sencillamente bochornoso. Mantengo lo que comente anteriomente. No recomiendo en absoluto este libro, la cantidad de datos falsos son inaceptables, y pobre de aquel que lo compre y no tenga una base para poder diferenciar lo que son datos reales de las elucubraciones del autor (le auguro un futuro pagando birras a los colegas por piques tipo trivial…)

  25. Javler Dice:

    Discrepo en parte del compañero RAC. Cierto que el libro de Jones es poco riguroso, que tiene datos falsos, etc., ¡pero que tire la primera piedra quien esté libre de pecado!

    Si uno lee críticamente obras “consagradas” puede encontrar un buen número de “errores”, omisiones, valoraciones distorsionadas, análisis tendenciosos, etc.

    Lo importante aquí, a mi juicio, es que si Jones se pasa de rosca por un lado, la mayoría de los libros, especialmente si son un poco antiguos, se pasan por el otro. No es de recibo pintar el salvajismo bárbaro junto a la civilizada Roma, que es la impresión que uno saca de la mayor parte de la bibliografía sobre el tema.

    Entonces, sobre recomendaciones mi consejo sería leer el libro de Jones JUNTO A otro libro que dé una versión opuesta de la película. ¿Cuál? Pues para el nivel divulgativo y superficial en el que nos movemos, yo recomendaría tranquilamente los dos de Asimov, La República Romana y El Imperio Romano. A partir de ahí, reflexionar mucho sobre lo leído y luego pasar a bibliografía más actual, seria y ponderada.

  26. Antígono el Tuerto Dice:

    Pues si el autor pretendía comparar la arquitectura persa con la romana podría haber tomado otros ejemplos, como Persepolis o las ruinas de Ctesifonte…no se que tiene que ver la arquitectura de los mogoles del siglo XVII con los persas; por cierto que no se en que se basa Jones para incluir a los persas (el otro gran imperio de la Antigüedad) entre los bárbaros.
    Respecto a los libros de Asimov, yo tampoco los recomendaría, son casi un calco de los despropositos de Gibbon en su obra sobre el imperio romano y mantiene sus prejuicios contra todo lo bizantino u oriental…además su idea de la decadencia del imperio esta muy desfasada. Asimov esta bien para la ciencia-ficción, pero como divulgador de Historia no doy ni un ochavo por él. Yo me compré su libro de los egipcios y las patadas que da en él dan ganas de enterrarlo en las arenas del desierto; como cuando dice que los árabes destrozaron el sistema de regadíos del Nilo porque eran unos bárbaros nómadas del desierto que no veían ninguna utilidad a esa tecnología.

  27. Urogallo Dice:

    Juash, Juash. Los libros de Asimov son maravillosos, pero por lo bien escritos que están y la visión general que aportan. Se tira mucho por los detalles curiosos y no pierde nunca de vista que está escribiéndo para un público que solo quiere una visión general.

    Son muy amenos, pero claro, no una recomendación crítica para la historia de Roma. ( Aunque a mí me gustaron).

  28. Jordanes Dice:

    me ha encantado tu publicaciòn, tengo un sentimiento que quiero compartir con vosotros y que se materializa en este link:

    http://issuu.com/novelaestigmadelbarbaro/docs/el_estigma_del_barbaro_altoindividual

    Estamos en la misma sintonìa

    Saludos!

  29. UNA GUÍA DE LA ANTIGÜEDAD PARA LA VIDA MODERNA – Natalie Haynes » Varios » Libros de Historia, libros con Historia – Hislibris Dice:

    […] o diferente de las élites: de este modo, por ejemplo, Terry Jones y Alan Ereira nos evocaron una imagen alternativa sobre los bárbaros en la época imperial romana, Javier Negrete nos ofreció una panorámica sobre el mundo griego, e incluso pretenden contarnos […]

Deja una Respuesta