MANUSCRITO ENCONTRADO EN ZARAGOZA – Jan Potocki

Manuscrito encontrado en ZaragozaPara un lector que no haya oído nada sobre Potocki y que se introduzca en la lectura de El Manuscrito enontrado en Zaragoza, le podría parecer que se encuentra ante un autor español del XVIII. Tal es la impresión que Potocki produce con sus narraciones. Bien es cierto que pasó una temporada en España, pero ello no supone necesariamente escribir como un español.

También es muy curioso que el conde Potocki, noble polaco de nacimiento e cosmopolita por su vocación ilustrada, interesado en múltiples investigaciones, viajero, aventurero político, etc., prácticamente no escribiera nada más de ficción. El resto de su obra, muy abundante y prolija, no tiene nada que ver con la que nos ocupa. La constituye casi en su mayoría libros de viajes, históricos o científicos. (Incluso podríamos pensar -pensando mal- que este libro podría ser obra de un negro, en el sentido literario del término. Pero eso, me temo, no podemos saberlo). Normalmente, un escritor suele dejar una parte de sí en cada una de sus obras y sus lectores podemos rastrearle leyéndolas todas. Pero aquí tenemos que concentrarnos en la obra misma, y sólo en ésta. Aunque la verdad es que hay material más que suficiente.

Donde sí hallamos un reflejo de la personalidad de Potocki es precisamente en la estructura misma de la obra: es un conjunto de relatos dentro de relatos que a su vez contienen otra cadena de cuentos (lo que los ingleses llaman frame tales, o tradición oral), pero que conforme va avanzando la narración vamos descubriendo vínculos entre unos personajes y otros, y finalmente el círculo se cierra y la mayoría tiene una cierta ligazón. También vemos dicho reflejo en los temas que se tratan en las narraciones, que son los temas que le interesan a autor: aventuras con aparecidos, teorías cabalísticas, sociedades secretas, teorías filosóficas y científicas algo “arriesgadas”, etc., y que se enmarcan dentro de la tradición gótica, de moda en la época (Radcliffe, Hoffmann, Maturin…), Pero mientras esta tradición pone más el acento en la parte misteriosa y dramática de los relatos, nuestro conde polaco prefiere mirarse a sí mismo con humor e indulgencia: este toque humorístico, que le relaciona inmediatamente con el Quijote y la picaresca española, es lo que le desmarca de los góticos y le da una nota personal.

¿Qué nos dice esta estructura sobre Potocki? El autor fue un personaje que podría haber salido de esa misma historia de historias: viajero incansable, metomentodo, investigador de ciencias ocultas y sociedades secretas, así como intrigante político, historiador y diplomático, enciclopedista, jacobino y librepensador, he aquí un verdadero ilustrado, equivalente en su época al hombre renacentista, que tanto se ocupa del arte como de de la ciencia o la política. El relato de las aventuras que vivió nos llenaría un libro. De hecho, la vida de Potocki fue tan apasionante y turbulenta como su única obra de ficción.

En cuanto a ésta, la estructura no es nueva: en El Quijote ya hay mucho de ello. Y, rastreando, en La Odisea también asi como en la literatura oriental; Las mil y una noches es un maravilloso precedente. De hecho, el autor estuvo profundamente interesado en el mundo musulmán, que visitó en numerosas ocasiones y vivió múltiples aventuras en los países circundantes del Mediterráneo. También los misterios judíos cabalísticos le seducen, y las sociedades secretas (rosacruces, masonería,) que pudo haber conocido en sus múltiples viajes, y, en fin, ¿dónde buscar el crisol que mezcla las tres grandes religiones y sus misterios? Lógicamente, en España. Más concretamente, en Sierra Morena, Andalucía.

Por esos andurriales el personaje conductor de la historia, el caballero Van Worden, nos cuenta lo que le pasó y lo que otros, a su vez, le cuentan que les pasó y cuentan lo que les contaron terceros y así continuamente hasta completar el círculo. El periplo que realiza Van Worden es un viaje iniciático (ha de pasar una serie de pruebas para conseguir ser aceptado en el clan de los Gomélez, y recibir su fortuna); y aunque sus movimientos reales se concentran en una extensión muy pequeña de territorio, tenemos noticia virtual de un sinfín de aventuras que a veces se localizan en Italia, en Alejandría, en el Magreb, en Sierra Morena…, o Madrid. Asimismo, los saltos en el tiempo se remontan hasta la Grecia clásica o al pueblo israelí bíblico.

También, todo hay que decirlo, hay momentos a lo largo de la obra en los que llegamos a perder la noción del espacio y el tiempo y olvidamos quién es quién, dónde nos encontramos y cómo hemos llegado a este punto. Pero asimismo nos decimos que eso ya no importa, lo que cuenta es seguir leyendo, porque todas las historias son interesantes y todas tienen algo que nos hace seguirlas con atención. Incluso el autor, por boca de alguno de los personajes, llega a esta misma conclusión y lo manifiesta jocosamente. Hay quien llega a considerar a Van Worden como un precedente del héroe kafkiano. Y la verdad es que en algunos momentos sí que nos recuerda, en alguna de las situaciones, al protagonista de El Proceso. En la novela encontramos acción, disertaciones teóricas, amor –platónico, y del otro- emoción y mucho, mucho humor.

Hay relatos francamente divertidos (el de Avadoro y la tinaja de tinta) y otros complicadísimos desde el punto de vista filosófico (los que cuenta el Judío Errante) o científico (las explicaciones del geómetra Velázquez). Estas últimas son un tanto farragosas. Las historias de amor son muchas y variadas, unas platónicas y otras francamente provocativas, como la relación que mantiene el protagonista con sus primas musulmanas. También las partes contadas por el jefe Gitano y los protagonistas de sus narraciones, son bastante perturbadoras. Es llamativo el tratamiento del sexo, que, a mi parecer, levanta chispas en algunas situaciones, de un modo bastante novedoso para la época en que se escribió. De hecho, un cierto erotismo recorre la obra, creando algunas situaciones realmente de gran tensión. La poligamia, la infidelidad, el deseo, las propias relaciones sexuales, están tratados con mucha naturalidad. Los personajes femeninos, dentro de que hay una gran variedad, son, en general, fuertes. Rebeca, la hermana del geómetra, o la duquesa de Medina Sidonia, tienen una personalidad férrea y se salen del común de la época. Realmente si nuestro autor hubiera intentado publicar en España, la Inquisición se lo hubiera llevado por delante.

De hecho, El Manuscrito se publicó por primera vez en San Petersburgo en 1804. Pero durante muchos años sus historias fueron plagiadas, recortadas, mutiladas, y no fue sino hasta mucho más tarde que se consiguió editar el libro completo. En el prólogo de Mauro Armiño, en la edición de Valdemar, se detallan todos los pasos que se dieron en los distintos intentos de publicación. De no haberse suicidado, decepcionado y confuso tras la derrota de Napoleón en Waterloo, hubiera podido controlar sus ediciones, probablemente. Nunca sabremos si todo le pertenece realmente a él…

Compra el libro

106 Respuestas a “MANUSCRITO ENCONTRADO EN ZARAGOZA – Jan Potocki”

  1. Trasnochado Dice:

    Dos años después de la última entrada… Por si alguien llega hasta aquí, igual que yo, os recomiendo la edición de 2009 de la editorial Acantilado, “Manuscrito Encontrado en Zaragoza – Versión de 1810”. Es mucho más amplia que las anteriores.

  2. Ascanio Dice:

    Trasnochado, la edición de Valdemar es la edición íntegra de René Radrizzani, con notas al pie obra de los profesores Amalia Álvarez y Francisco Javier Muñoz.
    De todas maneras, conociendo la calidad de la editorial Acantilado, supongo que tu versión será también estupenda.

  3. Trasnochado Dice:

    En 2002, Dominique Triaire y François Rosset, dos investigadores de las Universidades de Montpellier y Lausana respectivamente, lanzados sobre la pista de Potocki y su magna obra, descubrieron seis manuscritos mal catalogados en los archivos de Poznan (Polonia). El estudio minucioso de estos documentos (fechas de fabricación del papel inscritas en las filigranas, grafías de los copistas, forma y lógica de las correcciones autógrafas) les permitió establecer un hecho increíble: no existía una sola versión, sino dos versiones de Manuscrito encontrado en Zaragoza. Una primera, de 1804, que es la que hasta este momento se ha utilizado en todas las ediciones aparecidas, que es la que naturalmente se usó para todas las traducciones en lengua española hasta el día de hoy, y otra de 1810, que es la que presentamos ahora al lector por primera vez en español y que representa la versión más terminada y completa de esta obra cumbre de la literatura fantástica europea.

    En efecto, la edición de 1810 es una obra más amplia, más rica y más sugestiva aún de lo que pudo serlo el texto conocido hasta ahora. No supone esta nueva edición el fruto del perfeccionamiento y del acabado de una obra abandonada, sino la reescritura por su autor de una obra que sufre un cambio radical. Y es que llegó un momento en que Potocki se dio cuenta de que en la redacción de la versión de 1804 todo se mezclaba. De ahí que, en 1810, volviera a redactar todo el libro desde el principio.

    El resultado es un texto organizado, medido, sometido al principio de un orden en el que los grandes ciclos narrativos ya no se mezclan, sino que se suceden; el discurso es aquí más prudente, las energías no brotan todas al mismo tiempo y en todas direcciones, sino que están concentradas y son capaces entonces de empujar a tal personaje hasta los límites de su propio discurso.
    El resto del texto en:
    http://www.acantilado.es/recorridos/manuscrito-encontrado-en-zaragoza-version-de-1810-de-jan-potocki-por-primera-vez-en-espanol–19.htm

  4. Almorro Dice:

    Pues sí, alguien más ha llegado hasta aquí. Y ya lo he encargado, Trasnochado. Muchas gracias por el comentario.

  5. Trasnochado Dice:

    No hay de que Almorro, gracias a ti.

  6. jerufa Dice:

    Afortunadamente, yo tengo la edición de Valdemar. A mi juicio, la mejor.
    Lo que no sé es cuando lo leeré.
    Saluditos.

Deja una Respuesta