LOS MOSAICOS DE SARANTIUM – Guy Gavriel Kay

LosMosaicosdeSarantiumXXLSin duda se ha escrito mucho sobre el Imperio Bizantino y la época de Justiniano I. Artículos de investigación, tesis, ensayos y, por supuesto, novelas de menor o mayor relevancia. De entre estas últimas yo, humildemente, destacaría dos que me han llamado mucho la atención. Entre los clásicos de la novela histórica es casi obligado citar a Robert Graves y su obra El conde Belisario, centrada en la figura de este gran general romano, el último que recibió los honores de un triunfo por sus conquistas en África y que, sin embargo, fue tan injustamente tratado por su emperador. Sin llegar al nivel de Yo, Claudio y su continuación, es una excelente novela que representa muy bien la época de Justiniano, llamado El Grande. La otra novela es mucho más reciente y de un autor español, se trata de El sueño de Justiniano, obra de Salvador Felip cuyo “leit motiv” es la construcción de Santa Sofía y los avatares que suceden a los diversos personajes implicados en la brillante trama. Estas dos novelas son de corte histórico, centradas en personajes y hechos reales, pero quizá faltaba una visión diferente de una civilización tan mítica y preñada de magia y misterio como fue Bizancio, y esa nos la ofrece el autor canadiense Guy Gavriel Kay, admirador de la obra de Tolkien y amigo y colaborador de su hijo Christopher en la edición de El Silmarillion. Kay es un escritor de obras calificadas como “fantasía histórica”, es decir concebidas basándose en hechos históricos pero dándoles una vuelta de tuerca con elementos provenientes del género fantástico y ambientadas en lo que podrían denominarse mundos paralelos. Estarían, pues, cercanas al género de la ucronía pero con un carácter propio dado por su afinidad a la fantasía. 

En efecto, en la portada del libro aparece la frase “una fantasía histórica en pleno imperio bizantino”. Mejor hubiera sido decir Imperio Sarantino, pues este es el nombre de la parte oriental superviviente de lo que antaño fue el Imperio Rhodiano, caído en su parte occidental en manos de los bárbaros Antae, quienes ahora reinan en la península de Batiara, cuya capital es, por supuesto, Rhodias. El emperador, Valerius II, ambiciona la reconquista de Occidente, pero tiene un objetivo prioritario ante sí, que es la construcción del templo de la Sagrada Sabiduría de Jad en la gran capital, Sarantium. Para ello ordena llamar a los mejores artesanos, entre los que se cuenta el famoso mosaicista Martinian de Varena, ciudad situada al norte de Rhodias. Pero Martinian es viejo y decide enviar en lugar a su ayudante, Caius Crispus, también llamado Crispin, un notable mosaicista pero de temperamento colérico y amargado además por la desaparición de su familia durante la Gran Peste acaecida años atrás. Aunque Crispin no lo ve nada claro, termina aceptando viajar a la lejana Sarantium, no sin antes visitar al alquimista y amigo de Martinian, Zoticus, quien le proveerá de buenos consejos para su viaje y de un curioso regalo, un pequeño gorrión llamado Linon, hecho de metal y cuero con el que se puede comunicar mentalmente puesto que, en realidad, se trata de una de las almas de las personas sacrificadas en los bárbaros rituales de las tribus paganas y que Zoticus tiene la habilidad de atrapar en los pájaros mecánicos de su invención. Crispin también se verá envuelto, sin quererlo, en las grandes intrigas palaciegas de las cortes de Varena y Sarantium, pues Gisel, la joven reina por herencia de los Antae de Batiara, ve peligrar su vida y su trono si no encuentra pronto un rey consorte. Conociendo las ambiciones de Valerius II, entrega un mensaje a Crispin para el emperador y, así, Crispin se pone en camino acompañado de un sirviente y del sarcástico Linon, con quien mantiene continuas conversaciones mentales que, dicho sea de paso, distraen de la trama y no aportan gran cosa, a mi parecer. Durante el accidentado viaje a través de las tierras de Sauradia y Trakesia, se les unirá Kasia, una joven a quien salvan de ser sacrificada a las deidades paganas de los bosques y que les acompañará hasta la misma Sarantium, donde todos ellos se verán atrapados en la telaraña de ambiciones, crímenes e intrigas que rodean al emperador y a la emperatriz Alixiana, al estratega Leontes, al eunuco Gesius y a otros varios personajes, todo ello con la construcción del templo de la Sagrada Sabiduría y las discusiones teológicas sobre Jad y su sagrado hijo Heladikos como fondo…

Huelga decir que en la novela hay continuas referencias y guiños a la historia bizantina de la época. Sin ir más lejos, en Sarantium existe un grandioso hipódromo donde se celebran carreras de cuadrigas de las correspondientes facciones, azules contra verdes (y rojos y blancos); hay varios palacios imperiales y la vida urbana y de la corte imperial de la capital es muy similar a la Constantinopla histórica, con su particular versión de la revuelta de la Niká incluída; existe una hostilidad militar permanente con las tribus bárbaras del oeste y del norte así como con el gran imperio basánida de la frontera oriental y la vida religiosa del imperio está regida por el patriarca de Sarantium y el culto a Jad, la divinidad solar que sustituye a Dios, y a su hijo Heladikos, el auriga, asimilable a Cristo. Precisamente el aspecto teológico y el tema de las representaciones de lo sagrado, los cuales afectan especialmente al protagonista como artesano mosaicista, están bien trabajados y constituyen uno de los puntos fuertes del libro. Por desgracia no ocurre lo mismo con los aspectos puramente fantásticos. La presencia del gorrión parlante resulta inverosímil y a ratos irritante, estropeando un argumento y una ambientación que en realidad funcionan bastante bien, y el encuentro con el Zubir, una especie de deidad de los bosques en forma de gigantesco bisonte que exige sacrificios humanos, podría haber estado más trabajado. Por lo demás, tanto el emperador Valerius II y su emperatriz Alixiana (antigua bailarina, of course), como el estratega Leontes, el patriarca sarantino o los eunucos y guardias imperiales, constituyen trasuntos perfectamente reconocibles de los auténticos personajes históricos, lo cual quizá resta originalidad a la novela pero no desmerece la trama, entretenida y ágil, ni los personajes, bien trabajados y con carácter.

Estamos, pues, ante una novela que, sin ser muy conocida ni constituir un referente del género, sí que tiene las suficientes cualidades como para entretener ofreciendo una interesante versión histórico/fantástica de la Bizancio del siglo VI y que tiene una continuación, Reino de luz y tinieblas, que espero leer pronto y, quizá, también reseñar.

LOS MOSAICOS DE SARANTIUM, Guy Gavriel Kay. Plaza & Janés, 464 páginas, 1ª edición 2001

 

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando LOS MOSAICOS DE SARANTIUM de Guy Gavriel Kay en La Casa del Libro.

18 Respuestas a “LOS MOSAICOS DE SARANTIUM – Guy Gavriel Kay”

  1. urogallo Dice:

    Lectura largo tiempo postergada…

  2. Nausícaa Dice:

    Magnífica reseña de una novela que leí hace muchos años, pero que se grabó en mi memoria con fuerza. Coincido en todo lo que dices sobre ella, y pienso que el punto fuerte de Kay son sus personajes. Sí, yo también le habría pegado una pedrada al pájaro de marras. Son esos detalles que impiden que Kay sea el autor redondo que podría ser.

  3. Antígono el Tuerto Dice:

    Yo leí la novela en su día (como forofo del género fantástico en general, y devoto de la novela Tigana de Gavriel Kay en particular) y nunca pude concluirla.
    No me gustó nada, quizá por el tema de la “fantasía histórica”, híbrido de géneros del que no soy nada devoto, o se opta por lo fantástico (y ahí hay que ser muy original y creativo o se opta por lo histórico, pero meter un género sucedáneo a mi nunca me convenció. Quizá por eso esta novela, y otras del estilo de Kay, nunca me convencieron.

  4. Orion Dice:

    Buena reseña de una lectura muy antigua ya, y que aún conservo. No estaba mal, pero no me impacto lo bastante para releerla nunca. Cosa que me pasa en general con el autor, tampoco fui nunca muy fan del Tapiz de Fionavar. Tigana nunca la lei, pero en general es un autor con el que no conecto mucho.

    A pesar de lo dicho, para amantes de la literatura histórica y del periodo bizantino, es una lectura curiosa.

  5. Arturus Dice:

    Uro, creo que es una buena lectura para el verano…
    Nausícaa, muchas gracias, veo que coincidimos en lo esencial ;)
    Antígono, tengo que leer “Tigana”, ya sois unos cuantos los que habláis bien de ella. A mi, en cambio, el género histórico/fantástico sí me tira, siempre que esté bien trabajado.
    Gracias, Orión, como dices resulta una lectura original cuando menos.

  6. Arturus Dice:

    Ahora estoy con el móvil, pero en cuanto pueda pongo un enlace con un mapa que he encontrado. Fallo gordo, por cierto, no incluirlo en la novela.

  7. APV Dice:

    A mi tampoco me gusta esa idea de hacer un corta pega de lo histórico con nuevos nombres. Diferente es que se tomen elementos de la Historia, pero si los personajes y los hechos son los mismos…

    Por cierto que en el foro hay un enlace a una dura reseña sobre el Tapiz de Fionavar.

  8. Arturus Dice:

    Hombre, un cortapega no, más bien diría que se trata de un punto de vista “paralelo” de la Historia mezclado con elementos fantásticos, creo que es como hay que verlo para disfrutar de la novela.

  9. Arturus Dice:

    Bueno, aquí el enlace al mapa:
    https://www.google.es/search?q=sarantium+map&espv=2&biw=1366&bih=667&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ved=0ahUKEwjyv6uk9bnNAhXL2R4KHauZCXA

  10. Arturus Dice:

    Por cierto, muy bonita la cabecera :)

  11. Nuruialwen Dice:

    Agradecidos, Arturus. También por tus letras :)

  12. Valeria Dice:

    Siempre que alguien habla de la mezcla de géneros histórico y fantástico, me acuerdo de una novelita que encontré de pura chiripa y que nunca he dejado de recomendar. “La caída del águila”, de J.S. Charles, seudónimo de un autor español, Juan Carlos Sánchez Clemares. Libro de Medea Ediciones.

    Con mezcla de elementos históricos y sobrenaturales, relata la huída de un grupo de legionarios del desastre de Teotoburgo a través de los bosques germanos. Recuerdo haber comentado esta novelita en más de una ocasión por estos lares porque siendo la mezcla de ámbos géneros (algo que nunca me había llamado especialmente la atención), había devorado el libro. Incluso recuerdo que en alguna librería de Madrid, buscando más datos sobre esta novela, un librero me había confesado que él también había intentado ponerse en contacto con el autor.

    Por eso me puse a escribir este comentario, para recomendársela a Arturus y a aquellos que estuvieran interesados.

    Buscando información para escribir esta parrafada, he descubierto encantada de la vida que esta novela, y ¡una segunda parte! están disponible en formato electrónico, al menos en Amazon, eso sí: con el nombre del autor sin seudónimo. “La caída del águila” y “La sombra del águila”. Así que, hecho el comentario, me voy corriendo a comprar esta segunda parte.

  13. Arturus Dice:

    Gracias por la info, Valeria, a priori parece bastante interesante…

  14. Publio Dice:

    Interesante reseña, Arturus. Aficionado como soy al género fantástico nunca he leído ningún libro que realice una simbiosis entre historia y fantasía. Así que, voy a dar una oportunidad a los mosaicos de Sarantium.

  15. Arturus Dice:

    Gracias, Publio, ya contarás qué tal.

  16. Vorimir Dice:

    En mi época de lector de fantasía más “a full” nunca terminé de leerme nada de este hombre, ni la famosa “Tigana” ni “El tapiz de Fionavar”. Ahora me ha picado un poco más la curiosidad: ¿Imperio bizantino y fantasía? No pinta mal del todo. :D

  17. Arturus Dice:

    Yo tampoco había leído nada de Kay hasta ahora y reconozco que siempre he sido más de ciencia ficción que de fantasía, pero esta novela me ha convencido lo suficiente para ir a por la segunda parte, que ya estoy leyendo. Como le he dicho a Uro, una buena lectura para el verano;)

  18. Urogallo Dice:

    Hace poco me he lanzado con “Los leones de Al-Rasham”.

    Sólo decir que al tercer capítulo terminó para siempre mi relación con Kay.

Deja una Respuesta