LOS GODOS: DESDE SUS ORÍGENES BÁLTICOS HASTA ALARICO I – Fernando Domínguez Hernández

71e59ymsgSLEl arqueólogo e historiador Fernando Domínguez dedicó cuatro años de investigación y trabajo a la escritura del presente libro, el cual fue editado en dos ocasiones ya por otra editorial y ahora recupera en su tercera forma HRM Ediciones. Lo primero que me llamó la atención sobre el mismo con respecto a otros de la misma editorial es su forma física: No es un cuadernillo de un centenar de hojas, es ya un señor libro -de tapa blanda, pero de buena calidad- de casi 400 páginas. 

En los nueve capítulos que lo componen, el autor desgrana los avatares de este pueblo germánico, comenzando por un estupendo y necesario capítulo dedicado a las fuentes históricas y al uso y manipulación que a lo largo de los siglos ha sufrido la historia de este pueblo, reivindicado por unos y otros, con ejemplos tan disparatados tal como la justificación de la Alemania Nazi de sus conquistas en el este de Europa debido a que esas tierras habían pertenecido a los godos, pueblo alemán donde los hubiera.

Continúa por su entrada en la historia del Imperio romano, sus primeros contactos y tensiones y repasa la situación del propio Imperio en esas fechas, detallando su estructura militar. Es una obra bastante minuciosa y trabajada y el autor maneja continuamente ejemplos y detalles extraídos de las fuentes, no dudando en contrastarlas o criticarlas cuando la ocasión lo requiere, así como la de presentar distintas hipótesis sobre algunos asuntos.

Se describen los usos y costumbres de los godos, sus migraciones y conflictos con otras tribus o con la propia Roma, así como su servicio como aliados de la Ciudad Eterna. Al ser una editorial que se dedica mayormente a la historia de la guerra, el propio libro entra en bastante detalle al respecto y, aunque no es un manual de “historia militar de los godos”, da una información muy completa al respecto, complementaria a lo que se está narrando en cada capítulo. Su equipo militar, sus tácticas y formaciones son explicadas a lo largo de sus páginas, así como algunas de sus campañas y batallas más sonadas, como por ejemplo la de Adrianópolis.

Se complementa con unas estupendas láminas a color del artista José Daniel Cabrera -algunas de las cuales recuerdo también haberlas visto en algún número de la revista Desperta Ferro– y una serie de ilustraciones, mapas y explicaciones en blanco y negro al final del libro que lo redondean con mucho acierto. Aquí han dado un gran salto en calidad, sin duda, y es un apartado que se garadece.

Por buscarle algún punto negativo es que, siendo una lectura muy buena y atractiva, quizás eche un poco para atrás a quién no esté realmente interesado en el tema -bueno, eso puede pasar con la mayoría de las lecturas- ya que es un libro más académico que introductorio, aunque tiene un fondo de divulgación bastante fuerte. Yo lo he disfrutado de principio a fin y he aprendido mucho, que es de lo que se trata.

Título: Los godos: Desde sus orígenes bálticos hasta Alarico I
Autor: Fernando Domínguez Hernández
Editorial: HRM Ediciones (2016)
Páginas: 350

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando LOS GODOS: DESDE SUS ORÍGENES BÁLTICOS HASTA ALARICO I de Fernando Domínguez Hernández en Amazon.

10 Respuestas a “LOS GODOS: DESDE SUS ORÍGENES BÁLTICOS HASTA ALARICO I – Fernando Domínguez Hernández”

  1. Arturus Dice:

    Mira por dónde, el otro día compraba yo “Los godos en España”, de E. A Thompson ;-)
    Buena reseña, Vori.

  2. luciano tanto Dice:

    …pregunta que me acompaña desde “siempre”, ¿por qué los “godos” son vistos como españoles -de hecho, la palabra es sinónimo de español sobre todo en am. latina- y los árabes no, después de 8 siglos de presencia y gobierno en el territorio?

  3. Rodrigo Dice:

    Desde fuera, y obviando lo que haya de cuestionable en la formulación de la pregunta, aventuro alguna ideílla básica:

    La hispanidad era un fenómeno en proceso de gestación cuando los godos penetraron y se asentaron en la península ibérica, amalgamándose con los otros elementos étnicos que conformarían la base de lo español. En el caso de los árabes, pues que ellos hicieron el papel del “otro”, el opuesto por antonomasia, en contraste con el cual se desarrolló la idea primordial de una nación española. En una época en que la religión era el supremo factor de identidad colectiva y de cohesión social, el hecho de ser portadores de una religión distinta de la cristiana hacía de los musulmanes en general (no solo los árabes) un elemento extraño y perturbador… aunque ideológicamente muy funcionales: Reconquista de por medio, encarnaban ni más ni más que al invasor, el enemigo plurisecular al que había que expulsar. Por más que una parte de su acervo cultural llegase a arraigar en el humus de la hispanidad (en la lengua, por ejemplo), su misma especificidad religiosa los volvía, en última instancia, inasimilables.

  4. Vorimir Dice:

    También han sido usados por el “nacionalismo español”, por el Franquismo y por la Monarquía como el hilo conductor y el gérmen de la unidad de España; son un elemento más ideológico que histórico para muchos.

  5. Argonauta Dice:

    Especulaciones sobre las motivaciones sociales de ese hecho:
    Se trata de una elite militar y política en la España cristiana, lo que supongo que ya en la Edad Media proporcionó una fuente de raigambre y justificación de estatus social que se querría mantener por esa parte de la sociedad que pudiera argüir su pertenencia a ese colectivo…
    Se produce una similitud curiosa con Los Anglo-sajones (usados como sinónimo de inglés), sin que los normandos hayan logrado esa etiqueta. Probablemente en ambos casos juegue el hecho de la especificidad de su asignación al territorio en exclusiva, lo que no es el caso de los musulmanes ni el de los normandos.

  6. luciano tanto Dice:

    ya. en realidá, sólo quería confirmar un concepto: la “diferencia”, es la religión, causa y efecto de los más sanguinarios conflictos entre individuos y naciones. hasta hoy.

  7. APV Dice:

    El asunto de los anglosajones tiene un matiz, la clase dirigente británica era normanda y angevina, y todos los que querían ser algo aspiraban a incorporarse a esa clase, los anglosajones eran campesinos y los británicos habían sido homologados a los celtas (en realidad cuando la conquista anglosajona no fueron expulsados sino muchos absorbidos).
    Pero como consecuencia de las guerras con Francia esos nobles perdieron sus tierras en el continente y además se hizo impopular ser considerado francés por lo que la sociedad a medida que se separaba de la francesa busco una autoidentificacion como anglosajona.

    Véase qué pasaría tiempo después con una aristocracia y familia real alemanas que incluso se cambio el apellido.

  8. Farsalia Dice:

    El elemento religioso es esencial, en mi opinión. Los visigodos, tras la conversión de Recaredo (hasta entonces eran arrianos) y el III Concilio de Toledo, además de lograr la “unidad” peninsular (conquista del reino suevo, después recuperación de la ‘Spania’ bizantina), se erigieron en el prototipo de “españoles” y de una “españolidad” heredada de los romanos a partir de numerosos textos desde entonces. Una construcción “nacional” que tendría eco en la visión de cronistas y autores bajomedievales (por ejemplo, ‘De rebus Hispaniae’ de Rodrigo Jiménez de Rada), que a su vez entroncaría con “mitos” y leyendas fundacionales (Pelayo, el último visigodo). La historiografía romántica y nacionalista del siglo XIX y primeras décadas del XX también influiría en la creación del pueblo godo como forjador de la nación española. Los árabes, los musulmanes, los invasores… en definitiva, los “otros”, no eran asumidos como “españoles”.

    Recomiendo, muy encarecidamente, para un análisis pormenorizado, Las historias de España: visiones del pasado y construcción de identidad, volumen coordinado (y en gran parte escrito) por José Álvarez Junco, volumen 12 de la Historia de España que editan Crítica y Marcial Pons y que fue publicado en 2013.

  9. iñigo Dice:

    Enhorabuena por la reseña y me apunto este título de HRM con la que tengo que reconciliarme algún día de estos. Este libro me apetece y sus 350 páginas me parece del todo acertado para una primera lectura sobre el tema.

  10. Carmen Dice:

    Es un libro excelente y me ha aportado muchísima información inédita que desconocía sobre este pueblo germánico. Las ilustraciones son de una altísima calidad, al igual que el contenido del libro.
    No me extraña que el autor se pegara 4 años para escribirlo.
    Le doy un sobresaliente a este libro.

Deja una Respuesta