LOS ESPARTANOS – Paul Cartledge

LOS ESPARTANOS - Paul CartledgeHa habido pueblos a lo largo de la historia, de los que no citaré más que el espartano -básicamente porque si cito más habrá quienes discrepen del pueblo citado y no quiere uno arriesgarse a provocar una compleja discusión sobre qué pueblo tiene mas morbo histórico- que han cautivado especialmente la atención de todas las épocas. En el caso de los espartanos podría decirse incluso que también cautivaron la imaginación de su propio tiempo, aunque solo fuera por el exceso de libertad que, se pensaba, daban a sus mujeres.

Pues bien, de espartanos trata este libro lleno de virtudes y defectos.

Si tuviera que empezar por el principio empezaría por una virtud. Y es que hace tiempo que no se encuentra uno con un prólogo que se moleste en presentar al lector un plan de la obra. Un avance de lo que está por venir. Y, ciertamente, se agradece mucho no solo por la curiosidad que excita, sino también por todo el espacio que quita a la, por habitual no menos insoportable, larga lista de motivos y justificaciones para haber escrito el libro que suelen incluir estos prólogos. Como si no bastaran el interés del autor y las ansias de conocimiento del lector.

Si tuviera que definir, rápidamente, la temática del libro diría que es una historia de la Grecia antigua (por englobar la arcaica, la clásica y la helenística) narrada utilizando a Esparta como hilo conductor. Ciertamente esto que digo es discutible, porque la intención del autor parece no ir por estos derroteros, sino que parece pretender narrar una historia de Esparta, o de los espartanos. Sin embargo, esta es una pretensión que no veo cumplida. En tan escaso volumen no puede caber todo lo que se sabe de los espartanos (o de Esparta), si fuera así uno tendría que sentirse profundamente decepcionado con los historiadores. En cambio sí cabe, curiosamente, un resumen estructurado de la historia de aquella Grecia de antes de Cristo, y un pelín después. Eso sí, una historia espartanocéntrica.

Se trata de una historia espartanocéntrica, además, basada fundamentalmente en textos. Por las páginas del libro desfilan Herodoto, Jenofonte, Plutarco y alguno más que no recuerdo ahora. ¿Tan escaso es lo que la arqueología puede enseñarnos de Esparta? Fue la pregunta que me hice más o menos a medio libro. Pues con la excepción de algún monumento concreto de la época, como el templo de Artemisa Ortia, poco se nos habla de piedras y restos no escritos.

Volviendo a las virtudes, hay aspectos interesantes, incluso controvertibles, o al menos que yo no había leído hasta entonces, en el texto. El autor –espartanófilo reconocido, por cierto- nos habla de la famosa «cripteia» como una especie de policía secreta no destinada a «cazar ilotas», sino a «cazar a determinados ilotas»; o nos define la Esparta de la época romana como una especie de parque temático para turistas, con azotamiento de jóvenes incluido.

Sin embargo, salvando estos exabruptos y alguno más que no he citado, no he encontrado demasiada información novedosa para alguien que tenga alguna idea de historia de Grecia. Una lástima, en un autor que es experto en el tema.

Pasemos pues a hablar del autor. Paul Cartledge es especialista en la antigua Grecia, esto no se le escapa a nadie, especialmente en Atenas y Esparta. Se formó en Oxford, doctorándose con una tesis que versaba –curiosamente- sobre arqueología e historia de la antigua Esparta. Después de este, publicado originalmente en 2003, ha publicado (traduzco) Alejandro el Grande, en Busca de un Nuevo Pasado (2004); Ilotas y sus Amos en Lacedemonia y Mesenia: Historias, Ideologías, Estructuras (2004); Termópilas, La Batalla que Cambió el Mundo (2006); y El Pensamiento Político Griego Antiguo en la Práctica (2009).

Volviendo al país de los defectos, me ha parecido un libro farragoso de leer –no sé si porque así escribe el autor o por la traducción- debido al abuso de las subordinadas. Menudean las frases en exceso largas, del tipo: «Los cuatro puntos cardinales son tres, el norte y el sur», aunque en realidad ponga: «Los cuatro puntos cardinales, holgando el complejo este son tres, de las cuales especificaremos el norte y el sur». Vamos, para leer despacito.

Y no quiero terminar sin comentar mi momento favorito del libro. El apéndice final. Un interesantísimo «excursus» titulado La Caza: Estilo Espartano, una interesantísima comparación entre la forma de cazar de la antigua Esparta y la moderna Inglaterra.

Opino.

Paul Cartledge.
LOS ESPARTANOS. UNA HISTORIA ÉPICA
Ariel 2009

Technorati Tags: ,

 

ampliar

 


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el LOS ESPARTANOS en La Casa del Libro.

27 Respuestas a “LOS ESPARTANOS – Paul Cartledge”

  1. Urogallo Dice:

    No dejaré de adquirir este libro antes de mi próxima caceria de zorros.

  2. cavilius Dice:

    Recuerdo que cuando me hice con el libro tenía una altísimas expectativas, básicamente fundadas en ser el autor quien era. Apenas llevaría leídas unas 20 ó 30 páginas y lo tuve que dejar por no recuerdo qué razón, con la promesa de retomarlo en cuanto se hablara de él en Hislibris.

    A ver cuándo llega ese momento, puñetas.

  3. farsalia Dice:

    Tras leer su interesante biografía de Alejandro y el delicioso librito Los griegos, leí de Cartledge su decepcionante libro sobre las Termópilas. Y cuando saió este libro, lo estuve hojeando, pero me pareció más de lo mismo y no lo compré.

    La cosa ya va a gustos, pero me parece que en estos temas el autor podría ir más allá de lo que ofrece, siendo además especialista en la materia. Una lástima, pero no me seduce el libro sobre los espartanos, la verdad.

  4. Balbo Dice:

    Muy buena reseña Koenig. Tienes razon en lo de farragoso. Hace poco tiempo tambien me lo lei, y no me entro nada. Sigo prefiriendo el de Termopilas. Lo acabe donando a la biblioteca. De todas maneras, felicidades por la reseña. ciao

  5. Vorimir Dice:

    Que gran reseña Koenig, y por lo que veo el libro es un poco irrgular. Lo tuve hace tiempo en la mira, y al final lo compré pero para regalarselo a un amigo “fan” de los espartanos. Me dijo que le gustó por lo interesante, pero que le resultó bastante denso y farragoso en muchas partes.

  6. cavilius Dice:

    Pues quizá eso sea sintomático, porque sobre Esparta, tema en el que es experto, este hombre tiene en inglés muchas cosas muy buenas (dicen los entendidos, yo no las he leído) y dirigidas más bien a especialistas, pero al parecer sus acercamientos al género histórico-divulgativo no le acaban de salir bien. Aunque su Termópilas, sin entusiasmarme y teniendo en cuenta sus defectos, tampoco me desagradó en exceso.

  7. MarcosKtulu Dice:

    Es el problema de Esparta, que ha dejado muy pocos vestigios arqueológicos, según dicen, por su escasa ansia de trascendencia, en contraste con Atenas (perdón por la oración larga). Por ejemplo todavía es un misterio cómo se hacían los relevos en la falange (no la de Franco). Supongo que está en especialistas como Cartledge el formular conjeturas, pero coincido, no basándose únicamente en fuentes filológicas.

  8. Aretes Dice:

    A mí me gustaría tener esa elegancia para citar defectos dentro de virtudes.

    Entonces ¿merece más la pena por el repaso de la historia griega que por la espartana?

  9. Licurgo Dice:

    Desde mi punto de vista, ni para lo uno, ni para lo otro.
    A mí me decepcionó profundamente el libro de Cartledge; no estructura bien el texto, para por encima de todos los temas, otros ni los trata…
    Como cita Koenig, da una versión sobre la interpretación de la Cripteia, pero no la confronta con otras teorías.
    Le da mil vueltas el libro de Síntesis, de Dominguez y Pascual, “Atenas y Esparta en el siglo V a.C.”.
    El epílogo, coincido con Koenig, es para raro de narices.
    Saludos.

  10. Ascanio Dice:

    Pues yo, que soy más torpe que una mona, tengo que reconocer que aún ando dando vueltas intentando descifrar el significado de los cuatro puntos cardinales. Por más que leo y releo, sólo me salen dos o, como mucho, tres.
    Así que como todo el libro sea igual, vamos listos.

  11. lucano Dice:

    Muchas gracias por la reseña, aunque ahora estoy bastante interesado en el tema creo que no lo compraré (hislibris es a veces maravilloso por lo que te ahorras, a la par que horriblemente oneroso por lo que te ves obligado a comprar)

    “La cosa ya va a gustos, pero me parece que en estos temas el autor podría ir más allá de lo que ofrece, siendo además especialista en la materia”

    Farsalia, ¿no será que no hay nada más que ofrecer desde un punto de vista estricto y fundamentado? La mayoría de lo que leemos procede de lo que otros opinaban sobre Esparta, y sobre eso se añade el anacrónico enfoque actual del que recopila esas opiniones.
    Esparta da mucho más juego en un ensayo sobre determinadas formas de entender el estado o los derechos de los individuos que en un libro moderno de historia, según yo lo veo. Probablemente no hay mucho más, a lo mejor no es culpa del pobre Cartledge.

  12. txema Dice:

    un poco cansino el tema de esparta no? parece que o exista otra cosa en la historia militar. Si, muy interesante y durante mucho tiempo estuve predispuesto a esparta, pero creo que se está agiotando el tema y mi interés por él.
    De todos modos, enhorabuena koenig por la reseña. Me das mucha envidia por el tiempo que tienes para leer y para reseñar.

  13. Valeria Dice:

    Pues…. a ver si le hago un hueco en mi tiempo a su libro sobre Termópilas, y puedo opinar sobre este autor con algo de chicha sobre la que fundarme.

    Entusiasmo por leer el libro, la verdad, no has despertado. Si acaso, sobre los puntos cardinales, un misterio muy misterioso.

  14. farsalia Dice:

    Lucano dixit:

    “Farsalia, ¿no será que no hay nada más que ofrecer desde un punto de vista estricto y fundamentado? La mayoría de lo que leemos procede de lo que otros opinaban sobre Esparta, y sobre eso se añade el anacrónico enfoque actual del que recopila esas opiniones.”

    Haberlo, haylo, por ejemplo el libro de Adolfo Domínguez Monedero que cita Licurgo, y que no es precisamente un libro con el afán divulgativo de Cartledge. O el de César Fornis en Crítica. Y algunos más. La cuestión es que, en mi opinión, de un especialista como Cartledge uno espera más, sea en el tono que sea, y la realidad es que uno queda decepcionado con sus resultados.

  15. lucano Dice:

    gracias farsalia, ahora tengo que buscar 2 libros más. Eso me pasa por hablar de más, pardiez.

    ¿cita a Licurgo? Eso suena en extremo interesante. Salu2

  16. farsalia Dice:

    Me refiero al Licurgo que ha dejado un mensaje de respuesta a la reseña, jejeje.

  17. lucano Dice:

    jajajaja, saludos pues a Licurgo también

  18. Licurgo Dice:

    Gracias.
    Un saludo.

  19. solharis Dice:

    Pues a mí sí me gustó. No soy un experto en la Grecia Antigua, ni mucho menos, y me gustó tanto el estilo de Cartredge como las cosas tan interesantes que cuenta.

  20. cavilius Dice:

    Tampoco yo soy un experto en Grecia Antigua y tampoco me ha desagradado. Acabo de terminarlo y me parece que el mayor defecto que tiene es que su autor se llama Paul Cartledge. Porque aparte de eso, resulta un libro que se lee con facilidad (aunque con algún que otro punto farragoso, ciertamente), que no profundiza ni es exhaustivo ni mucho menos (como sí lo son, en muchísima mayor medida, el de Fornis o el de Pavel Oliva), pero que tampoco lo pretende ni es su objetivo, como tampoco lo es el no pretender ser riguroso. A mí no me ha parecido ni una historia de Esparta ni de los espartanos, pero tampoco exactamente una historia de Grecia contada desde el cosmos espartano. Me ha parecido más bien una, digamos, ¿charla? sobre la historia de los espartanos, que hicieron esto y aquello, y en el resto de Grecia se lo tomaron así o asá. Como le comenté hace poco a quien firma esta reseña, me ha parecido un libro escrito en tono “de costillada”, o sea, algo así como lo que Cartledge nos contaría sobre Esparta si nos fuéramos con él de copas o a asar carne a la montaña. Un libro escrito sin despeinarse, “sin bajarse del autocar”, como quien dice, pero no por ello un mal libro, precisamente porque hasta en un libro escrito de esa manera el autor, todo un experto en el tema, mantiene el listón arriba. ¿Que no aporta nada nuevo a quien ya tiene algunas tablas sobre el tema? Puede ser, pero en todo caso si eso es un problema, éste no radica en el libro sino en lo que el lector esperaba encontrar en él.

    Defectos: pues tan “de costillada” me ha parecido el tono que incluso diría que Cartledge no ha revisado mucho los capítulos, en los que aparecen de cuando en cuando citas o anécdotas repetidas, o aclaraciones sobre cosas que ya han sido explicadas anteriormente. Pero nada importante. Más defectos: pues que el capítulo final (el anterior al de la caza) dedicado a la gloria posterior de Leónidas se parece mucho pero mucho al que escribiera en su Termópilas, tanto que repite muchas cosas en uno y otro (claro, es que ambos capítulos van de lo mismo, que ya es casualidad). Y el apéndice sobre la caza, interesantísimo, oiga.

    En fin, que es un buen libro divulgativo sobre Esparta escrito por un experto a quien quizá no se le da demasiado bien el tono divulgativo.

    Opino (con permiso).

  21. Koenig Dice:

    Buenos días.

    Estimado Cavilius. No se yo si darte permiso para opinar contrariamente de forma tan elegante que casi pareces darme la razón. ¿O tal vez simplemente tratabas de darme la razón con tanta sutileza que parece que me llevas la contraria?

    En todo caso, para “costilada”, la que me acabo de llevar al pensar que tal vez tengas razón, y la culpa no es del libro, sino del enfoque del lector.

    En fin, supongo que igual que pienso vengarme de Kagan leyendo su obra no divulgativa sobre la Guerra del Peloponeso, tendré que vengarme de Cartledge haiendo otro tanto.

    En todo caso, un placer haber compartido aquellos comentarios.

    Eso si, en lo del “excursus” de la caza tenía razón. ¿Sí o sí?

    Saludos.

  22. cavilius Dice:

    En eso y en todo lo demás, por supuesto. Sólo que te habías expresado como si no la tuvieras.

    Recuerdo ahora eso que dice Cartledge sobre la cripteia: la primera vez que la menciona lo hace con una una cerveza en la mano y dándole la vuelta a las costillas de cordero; la última es ya de noche y está sentado en junto a la fogata viendo que todos le escuchan.

  23. cavilius Dice:

    Por cierto, si hay que poner dinero para comprar un editor para los comentarios, pongámonos a ello…

  24. Javi_LR Dice:

    Hecho… ¿Hucha?

  25. cavilius Dice:

    Qué hacha estás hecho, oche…

  26. Javi_LR Dice:

    Chí.

  27. Koenig Dice:

    ¿Chling?

    Por chierto que reconochoco que lo de la Chripteicha también me chamó la atenchión.

    (No quería desentonar).

Deja una Respuesta