LA PRIMERA CRUZADA, 1096-1099 – Rubén Sáez Abad

LA PRIMERA CRUZADA, 1096-1099 - Rubén Sáez AbadRubén Sáez Abad es un gran conocido para los aficionados a la historia militar. Su línea de publicaciones en este ámbito es amplia y variada, avalada por su doctorado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid, y ganador del Premio Nacional Defensa 2004 otorgado por el Ministerio de Defensa en su modalidad de Historia y Geografía Militar por su trabajo sobre técnicas y máquinas de asedio en la Antigüedad.

El tema central de esta obra es la Primera Cruzada transcurrida entre los años 1096-1099, en apenas 140 páginas vamos a conocer con más detalle cómo se gestó aquella primera incursión cristiana en busca de la liberación de los Santos Lugares desde la llamada del Papa Urbano II hasta la llegada a Jerusalén de los cruzados cristianos. En el año 1095 el emperador bizantino Alejo I envió una delegación de emisarios al Concilio que se estaba celebrando en Piacenza. Su objetivo radicaba en conseguir tropas voluntarias que ayudasen a los bizantinos en su lucha contra los turcos. El Papa Urbano II encontró en ese desesperado auxilio una buena oportunidad para liderar un movimiento que supusiese la reunificación de la Iglesia escindida entre Oriente y Occidente. El Concilio de Clermont-Ferrand, celebrado entre el 18 y el 28 de noviembre del año 1095, sería el escenario elegido por Urbano II para hacer pública su llamada a una Cruzada cristiana. La famosa arenga papal Deus lo volt, Dios lo quiere, sería el lema elegido para arengar a la recluta. Se iniciaba así de esta manera el camino hacia Jerusalén.

Por lo que se refiere la estructura formal de esta obra, destacar su bien ordenada configuración de los tiempos, dándoles a cada uno su valor real. A una breve introducción de las vísperas de la Primera Cruzada le seguirán, ya propiamente dichos, los capítulos en los que el discurrir militar alcanzará su máximo protagonismo. Los mapas son desde luego algo a resaltar y para bien, su calidad es excelente, de lo mejor que se publica en el mercado editorial y toda una garantía para poder seguir el transcurrir de las batallas con gran facilidad.

En su prólogo el autor se cuestiona si ¿realmente el amor a Dios y la defensa de su Iglesia fue la que movió a tantos y tantos Europeos cristianos a morir por la cruz? O ¿podemos esbozar otros motivos, principalmente el económico? Cuando uno comienza el libro con este par de interrogantes en el aire puede quedar ciertamente perplejo si nos atenemos al mito de las Cruzadas. La posterior lectura del mismo responderá, si no totalmente, sí con cierto peso argumental para apostar por los motivos que empujaron a esos cristianos a decidir luchar en Tierra Santa.

La difícil coyuntura del momento, períodos de epidemias y hambrunas, brindó la oportunidad a muchos campesinos de integrarse en las tropas que partirían hacia Oriente en busca de un futuro mejor. Fueron hombres que no tenían nada que perder a los que se les unieron barones de segunda fila, el propio Urbano II no era muy partidario de implicar a los grandes monarcas en esta campaña, su objetivo no era otro que monopolizar dicha cruzada sin la intervención de otros poderes que pudiesen comprometer su liderazgo. Pedro el Ermitaño fue uno predicadores más importantes que contribuyeron a promover la Cruzada; su liderazgo consiguió reunir en la ciudad de Colonia a entre 15.000 y 20.000 seguidores. ¿Cómo sería el paso de estas tropas por los diferentes territorios hasta su llegada a la capital imperial? Tal y como afirma el autor su comportamiento no fue diríamos muy piadoso. Los saqueos y destrucciones estuvieron a la orden del día hasta el punto de que llegaron a ser combatidos o escoltados por los monarcas afectados. Una vez en tierras imperiales su desorden continuado, sus incursiones sin ninguna lógica, la falta de una logística adecuada y una dirección militar pésima de aquella Primera Cruzada Popular acabaría en desastre, siendo trágico el final de la mayoría de sus integrantes. A pesar de ser un capítulo breve, es desde luego un buen entrante para lo que nos espera de esta brillante narración. La Cruzada oficial, con sus excelente tropas bien preparadas, harán cambiar el signo de la batalla. A partir de ahora vamos a encontrarnos con los principales protagonistas de las Cruzadas, los caballeros que comandaron las diferentes tropas puestas al servicio del emperador bizantino. Hugo de Vermandois, hermano del monarca francés, Goodofredo de Bouillon, Raimundo de Saint-Guilles, Roberto de Normandía, Esteban de Fois, Roberto II de Flandes y Bohemundo de Tarento entre otros, serán los personajes más importantes en la Primera Cruzada. Tanto sus maneras de dirigir la batalla como sus ansias de poder serán expuestas magistralmente en la obra. En este eje central que serán los asedios, mayoritarios frente a las batallas en campo abierto, descubriremos el primer envite con el turco en el asedio de Nicea, una ciudad que estratégicamente no podía dejarse atrás sin atacarla si lo que se deseaba era avanzar hacia Jerusalén con las retaguardia asegurada. Fue en Nicea donde se demostró la importancia del cuerpo de zapadores y de servicios de máquinas de asedio a la hora de afrontar fortalezas. La batalla de Dorilea, que siguió al asedio de Nicea, demostró tal y como afirma Rubén Sáez Abad la fragmentación entre las diferentes unidades cristianas, hecho que sin duda debilitaba su fuerza. La toma de Edesa fue cuanto menos significativa, la codicia por hacerse dueño de la ciudad llevaría ya a un claro enfrentamiento entre los cruzados. Los asedios de Antioquía junto al de Jerusalén son desde luego ampliamente estudiados y conforman las dos acciones más importantes de los cruzados, el autor así lo entiende y dedica la mayor parte de este trabajo a ambos.

Apasionante es el juego de estrategias desarrollado tanto por parte de los sitiados como por parte de los sitiadores, no cabe duda de que resultaría de suma importancia llevar a cabo un asalto rápido de las fortalezas antes de la posible llegada de refuerzos que hiciese balancear las fuerzas apostadas en dichos asedios. Para el autor, un factor muy importante para el triunfo final fue la poca cohesión del contingente turco. Este hecho evitó a los cruzados tener que enfrentarse a unas tropas más eficaces y con mayor capacidad de movilización. Los diferentes planes ocultos, además de las divergencias entre los mandos cruzados y la puesta en marcha de operaciones en el que la artillería pesada saldría vencedora frente a la excelencia en el arma de arqueros turcos, son desde luego otro plato fuerte de este trabajo.

Narración trepidante, sobresaliente análisis de todos los detalles tácticos y estratégicos y con un broche de oro: un final donde se expondrá de una manera muy resumida las diferentes opciones de hacer la guerra de asedio en la Edad Media. Este anexo final puede leerse antes de comenzar la lectura de la campaña propiamente dicha; su utilidad a la hora de poder comprender y analizar con más rigor las tácticas y estrategias utilizadas en los diferentes asedios, seguro que será de gran provecho para el lector.

     

16 comentarios en “LA PRIMERA CRUZADA, 1096-1099 – Rubén Sáez Abad

  1. Iñigo dice:

    Con esa extensión entiendo que es un libro introductorio y como tal habría que valorarlo,¿es así?.
    Sobre este tema también recomendaría el notable “Los ejércitos del Cielo” de Jay Rubenstein y publicado en 2012 por Presente & Pasado.
    Buena reseña DavidL

  2. David L dice:

    Por supuesto estamos hablando de una obra de poco más de 130 páginas, pero muy bien estructurada y con un gran objetivo que no es otro que el de divulgar, con un nivel excelente, lo que fue la Primera Cruzada sobre todo en sus aspectos militares. De verdad, lo recomiendo, cumple perfectamente con su cometido principal a la hora de narrar qué fue y qué paso en aquella Primera Cruzada.

  3. Farsalia dice:

    Bien por la reseña, David. Personalmente, estoy pelín harto de libros introductorios, de los que estamos bastante surtidos a estas alturas, y echo en falta más audacia por parte de las editoriales. Sé que para HRM hay un mercado y un público, pero me parece que podrían ir más allá de refritos y libros introductorios.

    Prefiero, como lector, obras como el excelente volumen de Rubenstein (hay reseña por estos lares, no la enlazo para no despertar las iras de la moderación) y los ya clásicos de Runciman (clasicísimo) y Tyerman, que tratan con mucho detalle la Primera Cruzada. Creo que a estas alturas hay que ir más por esa línea… probablemente en otra editorial.

  4. David L dice:

    Creo que no podemos caer en el error de pensar que más es sinónimo de mejor, este trabajo se centra sobre todo en su vertiente militar, con una gran calidad en su cartografía y un excelente análisis de la logística, táctica, y puesta en acción de los diferentes asedios y batallas llevados a cabo durante la Primera Cruzada, además de todo esto, que no es poco, hay que añadirle la magistral clase ofrecida por el autor sobre las técnicas de asedio utilizadas durante la campaña en sí algo que aporta un punto de calidad a la misma. Por supuesto, cada editorial apuesta por un formato y, seguramente, por un lector determinado, HRM así lo demuestra apostando por la Historia Militar con mayúsculas, un género que siempre hemos de agradecer los aficionados a esta temática, donde además no siempre hay mucha oferta en castellano.

    Todo sabemos que no siempre resulta sencillo aglutinar en obras relativamente breves temas tan complejos, pero si hay profesionalidad el resultado suele ser más que satisfactorio. Es el caso de este libro.

    Saludos.

  5. Balbo dice:

    Curiosamente cuando era más joven (más de lo que soy ahora, que conste) me pusieron delante un tocho sobre las cruzadas que era infumable (más de ochocientas ojos a doble columna). Por culpa de él le cogí cierta tirria a esa época hasta que llegó a mis manos tempo ha una novelita titulada “El Cruzado” de Stephen J. Rivelle que me entretuvo mucho y me dió una visión de la primera cruzada muy buena. Yo no soy historiador, y lo que me gusta de la Historia es que me entretenga y me evoque un tiempo, por eso sigo al dedillo la máxima de “Aut delectare, aut prodesse est” Ya sé que habrá volúmenes como los de Runciman o Tyerman que seguramente serán muy buenos (no lo dudo) pero lo que yo sí veo de positivo en los libros introductorios es que acercan a la gente neofita a la orilla de la historia y no la alejan. Bueno, ya me podeis tirar tomates a mansalva…

    1. casandro dice:

      Muy buena el Cruzado

    2. Farsalia dice:

      Es bueno que haya (debe haberlos) libros introductorios, Balbo… pero no “sólo” eso. Echo en falta más ambición y audacia en las editoriales… y desde hace tiempo.

      A mí, en cambio, El cruzado me pareció una chufa. :-P

      1. casandro dice:

        Pues es un libro….

  6. Manteuffel dice:

    Muy a la ligera juzga usted (Farsalia) un libro que parece no haber leído y, lo que es peor, lo tilda de refrito. Ahí queda en evidencia su capacidad crítica y su falta de respeto al trabajo de un autor y una editorial, no sé muy bien con qué objetivo. Como bien dice David es un trabajo que dadas sus dimensiones no es una gran historia de las cruzadas, lo que no impide que cumpla con creces con la expectativa de dar a conocer un tema interesante profundizando por ejemplo en cuestiones de poliorcética. Espero que en sus reseñas sea algo más científico.

    1. Farsalia dice:

      Fíjese usted que mi percepción es como lector, especializado incluso, y que no tiene buenas referencias de lo que suele publicar HRM y que desea encontrarse libros que trasciendan lo anecdótico. Un lector, por ende, exigente y que conoce bien el mercado editorial, algo que a usted quizá no le interese, pero a mí sí, y me preocupa, además. Por tanto, relea mi comentario con esa óptica, pues de ese modo lo escribí.

  7. APV dice:

    Sobre la primera cruzada ya se ha escrito y por ello sería mejor algo más desarrollado. Coincido con Farsalia en la necesidad de dar el paso respecto a los libros introductorios, cosa que por otro lado HRM hace en casos con algunos de sus libros (depende del libro y el autor).

    Personalmente me gustaría trabajos desarrollados sobre las guerras intercruzadas (lombardos), sobre las cruzadas introitalianas (Otón, Garagliano), sobre la cruzada infantil,…

    1. casandro dice:

      Y alguna cosa de las Bálticas….

      1. HistoriaMilita dice:

        El autor de esta pequeña obra ha anunciado que publicará un volumen al año (más o menos). Hay una entrevista a Rubén Sáez en la que declara que va a tratar las cruzadas Bálticas.

  8. Manteuffel dice:

    Lo que me interese a mí o me deje de interesar no es de su incumbencia y mucho menos debería utilizarlo como justificación a su argumento. No será usted un crítico muy avezado cuando opina de los libros y las editoriales a partir de “referencias”. Me da igual HRM o cualquier otra. Personalmente, al margen de las opiniones que se vierten en foros como este, al que todos los interesados en la historia agradeceremos siempre su grandísima labor, no me atrevería a opinar sobre algo que desconozco (ya que entiendo por sus comentarios que no ha leído el libro). No pretendo sentar cátedra ni generar ningún tipo de polémica al respecto, al fin y al cabo son opiniones personales.

    1. Farsalia dice:

      No hay más cera que la que arde: ya di mi opinión personal en los dos comentarios anteriores Y sí, he hojeado lo suficiente el libro y leído algunas páginas como para hacerme una muy buena composición de lugar y descartarlo, prefiriendo otras libros sobre el tema más en relación con mis intereses. Fin.

  9. Vorimir dice:

    Yo soy de los que creen que los libros introductorios, si son buenos pues bienvenidos son. Que a los que buscan más se les quedan cortos está claro pero creo que la editorial tiene otros que sí van más allá aunque tengan mucho catálogo introductorio y haya obras mejores y peores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.