LA FRAGATA ANDORINHA – Luis Delgado Bañón

LA FRAGATA ANDORINHA - Luis Delgado BañónDelgado Bañón no escribe «ese tipo de historia-ficción utilizada con profusión por autores británicos de temas navales». Según sus propias palabras, «todos los hechos históricos narrados en las obras de esta colección (se refiere a la saga de la que forma parte esta novela, UNA SAGA MARINERA ESPAÑOLA) así como los escenarios geográficos, cargos, empleos, destinos, especificaciones de unidades a flote o en tierra, así como las situaciones sufridas por ellos se ajustan en un cien por cien a la realidad histórica, de acuerdo con los fondos consultados con la necesaria profundidad y el compromiso adquirido ante documentaciones contrarias».

Ahí es nada. Estamos, pues, ante historia naval novelada. Y por supuesto, historia naval española. Un nuevo homenaje del autor a nuestra Armada narrada en primera persona por un miembro de la saga de los Leñanza. En la novela que nos ocupa, el protagonista es el capitán Santiago de Leñanza, la tercera generación de esta familia de oficiales, recientemente ascendido al cargo de brigadier, al mando de la fragata «Proserpina». Ya ha sido reseñada en Hislibris otra obra de este mismo autor, El navío Príncipe de Asturias. Trafalgar.

Con una prosa característica que pone de manifiesto el conocimiento de la época y sobre todo de la Armada de esa época, y que supone uno de los elementos más atractivos de esta lectura –pese a que en las primeras páginas pueda resultar algo chocante esta manera de hablar propia de pasados siglos, y tan específica de los hombres de la mar- se despliega ante nosotros una serie de sucesos que, sabiendo el lector de antemano que no forman parte del acervo imaginativo del autor, sino que son acontecimientos que realmente tuvieron lugar, hacen correcto ese dicho de que la realidad supera siempre a la ficción.

Con ritmo ágil, aunando las vivencias personales del protagonista con las vicisitudes propias de la misión encomendada al capitán Leñanza, navegamos a bordo de la «Proserpina» con la encomienda de encontrar a la fragata portuguesa «Andorinha».

Los hechos transcurren en plena guerra de Independencia española. A un poco avispado Virrey de Nueva España se le ocurre que la mejor manera de enviar a la península un valiosísimo cargamento de perlas cultivadas y caudales –por valor de más de doce millones de pesos- es contratar a un ex oficial de la armada portuguesa y fijarle una derrota que ha de llegar a España desde Acapulco a través del mar del Sur en dirección a poniente, atravesando el Mar de China y el Mar de las Indias para finalizar costeando el continente africano, casi circunnavegando el globo. La excusa de esta peregrina derrota es la inestable situación política en las colonias, que en opinión del Virrey requiere deshacerse de ese tesoro cuanto antes, para evitar que caiga en manos de rebeldes, y el acecho constante en las rutas tradicionales de buques franceses con patente de corso. Y claro, la «Andorinha», pues ése es el nombre de la fragata contratada, desaparece. Las necesidades de la guerra y de la propia Armada obligan al gobierno de regencia español a plantearse la búsqueda de dicha fragata por una parte del globo por donde no es habitual que naveguen buques españoles.

Teniendo en cuenta que España está en guerra, los franceses acechan constantemente por ciertas rutas marítimas, los buques británicos nunca se sabe bien a qué naipe juegan, los portugueses –en ese momento nuestros aliados- han perdido el control sobre gran parte de sus antiguos territorios africanos y asiáticos, y en consecuencia no se puede contar con grandes apoyos a esta misión a través de sus representantes políticos o militares, y teniendo también en cuenta que la Armada no tienen apenas conocimientos técnicos de los territorios que forman parte de la obligada ruta, buscar esta fragata perdida parece misión imposible. Sin embargo, el premio es grande, y con gran esfuerzo, pese a las paupérrimas condiciones en las que ya por entonces se encontraba la Armada, se dota a la «Proserpina» de lo necesario para iniciar la búsqueda.

La novela entretiene, con un regusto a veces a las viejas películas de barcos de nuestra infancia: piratas, tratantes de esclavos, princesas indígenas y damas en apuros tienen su cabida en esta travesía. También es una gran fuente de conocimientos sobre nuestra historia naval, que siempre se esconde tras la estudiada prosa de Bañón. Eso sí, sin que al autor le ciegue la pasión, que bien pone de manifiesto los problemas de la Armada en el siglo XIX, de los navíos y la peculiar idiosincrasia de la oficialidad española, algunas veces de manera genial.

Los protagonistas son hombres (y alguna mujer) normales, sin una suerte extraordinaria ni cualidades fuera de lo común, como a veces acontece en otras obras de literatura naval. Eso los hace cercanos y, por supuesto, verosímiles. Ricos en matices, con luces y sombras, vicios y virtudes, y con una mentalidad bastante ajustada a lo que de ellos se espera. La narración en primera persona y las relaciones del capitán con sus oficiales amplía, además, las posibilidades narrativas, al tener mayor protagonismo que en otras novelas de este estilo la oficialidad. En esta ocasión, además, las peripecias de la travesía permiten la aparición en la trama de varios personajes ajenos al barco, lo que proporciona una nota de color y mayor variedad en el elenco de secundarios, siempre conformado, como es de rigor, por la dotación del buque.

Aunque ésta novela es la número 15 de la saga, puede leerse de manera independiente, sin que suponga un lastre no haber leído novelas anteriores. Alguna cosa se perderá el lector, pero nada que no pueda deducir, imaginar u obviar, y que en nada obstaculiza el seguimiento de las aventuras de los Leñanza.

He agradecido especialmente el tono optimista y aventurero que, a pesar de ciertas vicisitudes, se desprende de la historia, que poco o nada tiene que ver con esa desazón que a veces (y con razón) me embargaba leyendo la otra novela reseñada de este autor, Trafalgar. Como aspecto negativo a resaltar, lo de casi siempre (deberán perdonarme esta particular obsesión que manifiesto, compartida con muchos lectores): la ausencia de un mapa. O dos. Que es lo único que le falta a esta más que recomendable novela para los amantes del mar.

Y como se termina esta lectura sabiendo un poco más de nuestra historia, apreciando aún más las hazañas y el coraje de aquellos hombres del mar, y con un puntito de orgullo por lo que fuimos cuando nuestros barcos surcaban las aguas, sólo queda por decir: misión cumplida, señor Bañón.

Datos técnicos:

EDITORIAL NORAY SA
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788474862034
Año de edición: 2009

[tags]La fragata Andorinha, Luis Delgado Bañón[/tags]

ampliar


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el LA FRAGATA ANDORINHA en La Casa del Libro.

114 Respuestas a “LA FRAGATA ANDORINHA – Luis Delgado Bañón”

  1. ARIODANTE Dice:

    Efectivamente, Antonio. El autor empezó a publicar con una editorial diferente y ahora que se ha pasado a Noray, está reeditando y revisando todos los anteriores. Con Noray hay seis publicados ( El navío Asia acaba de salir) más uno revisado, el primero de la serie: La galera Santa Bárbara, al que van a ir siguiendo todos los demás. Lo puedes ver todo en la página de la editorial.

  2. luis Dice:

    Hola, Tasos. He leído tu nota sobre la novela histórica. Yo interpreto que sí que se puede aprender historia de una novela histórica, siempre y cuando se trate de tal clase de literatura. El problema está en confundir la novela histórica con la novela que utiliza referencias históricas como punto de apoyo y que terminan distorsionando la propia realidad en la que se basan. La labor de contrastar, de buscar referencias válidas, bibliografía, documentación, es compleja y lleva tiempo, pero uno puede sacar sus conclusiones bastante correctas a poco que se esfuerce. Lo que no vale es lo primero que nos cuente cualquier cuentacuentos que se alinee con cualquier doctrina para hacerla buena o con cualquier chauvinista metido a juntaletras. Pero créeme, con la novela histórica se puede aprender algo de historia. Un saludo y bienvenido al apasionante mundillo de la naútica.

  3. Tasos Dice:

    Gracias, Luis. Prácticamente comparto tu opinión. Quien lee con frecuencia narración y ensayo puede tener cierto criterio para discernir fabulación histórica de ambientación histórica con más o menos rigor, puede buscar información para verificar datos o hechos; pero no creo que todo el que lea novela histórica sienta una curiosidad tan honda que le haga después correr a cotejar datos.
    Los propios editores deberían dar alguna orientación, aunque claro, la trama perdería parte de su encanto. Bueno haría falta más espíritu crítico, creo yo.
    Estoy descubriendo ese mundillo náutico y es “la mar” de interesante.
    Saludos.

  4. luis Dice:

    No hay de qué. Gracias a tí por ese matiz acertado. Es cierto, no es lo corriente que se contraste la información y eso le da cancha a esos juntaletras de los que hablaba. Un saludo.

  5. ipi Dice:

    Don luis Delgado Bañon hace, a mi juicio, un fiel reflejo de la historia y de la Armada Española, eso si aderezada con personajes e historias particulares que amenizan este rigor histórico.
    Solo hace falta verificar algún dato, el que quiera que se ponga a investigar, yo lo he hecho con uno de ellos, todo lo referente a cualquiera de los barcos que aparecen en sus volúmenes: pertrechos, dotaciones, mandos, partes de combate, singladuras, porte, aparejo, etc, etc. Les puedo asegurar que todo , absolutamente todo, es un fiel reflejo de la historia tal y cual aconteció… Por eso me parece muy bien que Don Luis Delgado no vea con buenos ojos esa especie de historieta naval aderezada convenientemente por muchos autores ingleses donde la historia de la Armada se “acomoda” fervientemente la aventura de la “fabulosa Royal Navy”.
    Por eso, siempre a sus pies de lector, Don Luis Delgado Bañón.

  6. ARIODANTE Dice:

    Vaya, Ipi, Luis tiene contigo un buen admirador. Hasta se te ha contagiado el habla (diría que has aparejado el habla, entrando en sinceros). Yop estoy ahora leyendo -acabando ya- El cañonero Estrago, y disfruto como una enana. En esta obra conjuga a la perfección historia, aventura, emoción y pasión en porcentajes tan equilibrados que navega de bolina y viento en popa (yo también empiezo a contagiarme…). Saludos, Ipi.

  7. ipi Dice:

    El quinto, el quinto…… La fragata princesa….. Magistral, el mejor de toda la saga… increible, sublime. Un derroche de historia a borbotones que deja a muchos ingleses que pasaron por aquellas latitudes en paños menores, incluido el famoso Cook. Y si no te lo crees investiga en serio, como he hecho yo, sobre el piloto español de la época Mourelle de la Rua. Entonces sabrás de verdad quienes fueron los pioneros en las Altas Californias y quienes fueron los exploradores de latitudes más allá del estrecho de Juan de Fuca, en lo que siempre fue la isla de Nutka y en lo que hoy en dia se situa Vancuber, Alaska occidental, etc.

    Simple y descomunalmente histórico. Todos eran españoles al sevicio de la Real Armada, y todo se hizo desde un pequeño apostadero llamado San Blas que todavía hoy existe en la parte occidental de México, a miles de millas nauticas de todo lo explorado tratando de encontrar el paso del noroeste.

    Esto es Don Luis Delgado Bañón en estado puro. HISTORIA NAVAL DE LA ARMADA ESPAÑOLA.

  8. ARIODANTE Dice:

    ¡¡Ya le he acabado!! Es fantástico! Me ha gustado mucho.
    Vaaale, Ipi, haré por conseguir todos los que me faltan y zampármelos en lo que va de año. Los leería seguidos, pero es que tengo otros compromisos, y además, me gusta hacer durar el disfrute.

  9. luis Dice:

    Yo acabo de terminar el navío Asia. Cada vez que leo un nuevo volumen de D. Luis Delgado vuelvo a sorprenderme y siempre para bien. Vuelvo a estar espectante ante la salida de otra novela de la saga. Este hombre ha conseguido que aparque cuanto esté leyendo para entrar a saco en todo lo que escribe, aunque he de decir que no me roba excesivo tiempo, dado que me termino sus novelas en pocos dias por el enganchón que me produce. El lenguaje, como dice Ariodante, también ilustra perfectamente lo que aconteció y engancha…Voy a hacer lo mismo que tú, me voy a conseguir los pocos títulos que me quedan que leer para completar la saga y no creo que pase de final de año sin que hayan caído.
    Un saludo a todos.

  10. Akawi Dice:

    Ariodante ultimamente te veo “sumergida” en varios libros de temática naútica.
    Llevas un verano metidita en agua, ja,ja,ja,…

  11. ARIODANTE Dice:

    Jajaja, siiii ¡¡¡estoy a remojo!!! Me lo estoy pasando en grande con los libros de Luis. Ayer acabé El Cañonero Estrago. Fenomenal, oye. Y aun me quedan dos en casa. Hoy, para variar de tercio, me he empezado las Memorias de Tagore. Las antípodas: nada de acción pero rebosante de poesía.

  12. Akawi Dice:

    ¡Ale!, pues mucho ánimo y no dejes de reseñarlo.

  13. Luis Dice:

    Sí, las novelas de Luis Delgado son estupendas. La saga marinera española es magnífica.

  14. ARIODANTE Dice:

    En breve saldrá la reseña de El Navío Alejandro I que es la última entrega

Deja una Respuesta