HYPATIA Y LA ETERNIDAD – Ramón Galí

HYPATIA Y LA ETERNIDAD - Ramón GalíPara empezar diré que no estamos ante una novela histórica al uso. Este libro es más una ucronía o un ejercicio de historia-ficción que una novela histórica convencional a la que tan acostumbrados estamos.
Y esto se debe a su argumento; Hypatia de Alejandría es asesinada por una turba enloquecida azuzada por el patriarca Cirilo. Y es con la muerte de la filósofa cuando arranca el motor de la novela. El espíritu de ésta se queda vagando en el tiempo, saltando de la mente de un personaje trascendental en la historia de la humanidad a otro.

Y parece que el estar imbuidos por la presencia de la filósofa hace que estos hombres varíen el curso de acciones que la historia tradicional nos cuenta a nosotros, llevados por un extraño afán de conocimientos y tratando de guiar siempre a sus naciones por ideales justos y siempre prácticos. El Imperio Bizantino consigue resistir a los turcos y no cae, convirtiéndose en el gran imperio europeo, el Islam no es una religión tan agresiva como lo fue, Carlomagno consigue llegar a acuerdos con los pueblos escandinavos para la exploración del atlántico y descubren –y colonizan América… y desde aquí la historia irá cambiando a pasos agigantados. Como si fuesen empujados por la extraña presencia del espíritu de Hypatia gobernantes y científicos llevan a cabo grandes descubrimientos y avances sociales, llevándoles a crear una sociedad regida por la razón y la justicia –que tampoco es que sea perfecta pero que vemos mucho mejor que la actual- donde los avances científicos y tecnológicos estaban a la orden del día.

Sin embargo, no todo será tan fácil y en sus viajes Hypatia se encontrará con que hay otro ente que vaga de la misma forma que ella, y que suele estar presente también en la vida de estos hombres, un ente que se caracteriza por una maldad y ambición desmedida. Así Hypatia sería la razón y la justicia y este ser las pasiones y la mezquindad. Estaríamos ante el mito de Platón del auriga con los dos caballos, donde uno (el alma racional: Hypatia) trata de elevar al hombre y el otro (las pasiones más bajas: el ente) de arrastrarlo y no dejarlo despegar.

Así pues la presencia inmaterial de la protagonista lleva a los prohombres en los que habita a guiarse por el caballo volador y con sus acciones evitar las bajezas e ir construyendo paso a paso un mundo mejor.

Muy entretenido es también tratar de averiguar en qué famoso sabio se va encarnando en los últimos episodios, ya que los nombres de estos no son exactamente los que conocemos hoy día.

Como veis, un argumento extraño y una novela similarmente extraña para aquellos que no gusten de ucronías o fantasías, pero que yo he encontrado muy divertida y que he leído en sólo dos días. Algunos capítulo dan realmente qué pensar.

Sobre el autor: es informático y compagina la profesión de docente con su afición por la historia, el arte, la ciencia y la tecnología (cóctel del que sale esta novela). En el año 2002 resultó ganador del concurso de microrrelatos de ciencia-ficción del periódico El Mundo. Es el autor de la novela La invencible sonrisa de Leonardo publicada en 2008 en la editorial digi, tal Bubok.

Hypatia y la eternidad
EsEdiciones (2009)

[tags]Hypatia y la eternidad, Ramón Galí, Alejandría[/tags]

ampliar


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el HYPATIA Y LA ETERNIDAD en La Casa del Libro.

32 Respuestas a “HYPATIA Y LA ETERNIDAD – Ramón Galí”

  1. farsalia Dice:

    Por cierto, ¿os habéis fijado en la cantidad de Hipatias que han salido como hongos en las librerías? Las editoriales, hay que ver…

    Tomo nota de la reseña.

  2. Koenig Dice:

    Buenas tardes.

    Pues ciertamente Vorimir tu reseña me reconcilia con la dichosa Hipatia, que como dice Farsalia, tiene el mercado mas que saturado estos últimos meses.

    ¿Porqué será?

    Saludos.

  3. Lauso Dice:

    Habría que preguntarle a Amenábar

  4. Ramón Galí Dice:

    Estimado Vorimir, estimados hislibreños:

    Mi nombre es Ramón Galí y soy el autor de la novela de la que has hecho tan fabulosa reseña. Te comentaré honestamente que creo que es una de las más detalladas y sesudas que le han hecho a mi bella Hypatia, cosa que te agradezco enormemente, de corazón.

    Como bien dice Farsalia han proliferado muchos libros con la bella erudita de protagonista que jamás entraría a valorar pero sí es para mí muy importante subrayar algo del mío: como indico en la web de la novela (http://www.hypatiaylaeternidad.com), concretamente en las entrevistas inscritas en el epígrafe Noticias, llevo muchos años labrando este texto…el tiempo dirá con qué fortuna. De adolescente Carl Sagan me dio a conocer al personaje. En 2002 tuve la suerte de ganar un concurso de microrelatos del periódico El Mundo con el argumento central de la novela como eje vertebral. En 2004 saqué a la luz la primera versión. En 2008 presenté al Premio Planeta una segunda y mejor estructurada versión y en 2009 la he visto finalmente publicada. Perdonad lo exhaustivo de mi exposición pero ante el inminente estreno de “Ágora” y lo complejísimo del texto, (“mi” Hypatia recorre 17 siglos de historia y los cinco continentes), siendo la labor de documentación para elaborarla brutal, quiero desmarcarme de cualquier sombra de oportunismo que se pueda cernir sobre mi novela.

    Humildemente admito que no tendo ni idea si mi novela es mala, buena o regular pero sí que he dedicado muchos años de mi vida a escribirla, con la dificultad añadida de ser un hombre de ciencias. Pero cuando desfallecía allí estaba ELLA, mirándome desde su belleza implacable, desde su inteligencia inmaterial, con esa medio sonrisa… ¿cómo me iba a negar a insuflarle de vida de nuevo?

    Fuerte abrazo a todos los lectores de Hislibris y uno “vip”, con doble tirabuzón, para Vorimir.

  5. ARIODANTE Dice:

    Buenaaas; veamos, Vorimir, en la medida en que yo también hice una reseña de otra novela que toca el tema de Hipatía ( “El Jardín de Hipatía”, de Olalla García), me ha quedado una cierta confusión respecto a la novela (entiendo que es un a novela, aunque sea historia ficción)…¿quieres decir que aunque empieza con la terrible muerte de la filósofa, después abarca distintos momentos históricos y personajes diferentes? ¿La acción está interrelacionada? ¿Qué relación guarda ella con el resto de los protagonistas? ¿Es algo en el estilo de El Escarabajo, de Mújica Laínez?
    Saludos, Ramón Galí, y bienvenido. También a ti te quería preguntar, ya que estás a mano, si tu presentación de Hipatía es como una bella joven o una mujer madura donde lo que más cuenta es su inteligencia, sus ideas filosóficas, y no tanto su aspecto físico, del que en realidad no sabemos nada y hay muchas y muy diversas interpretaciones.

  6. Vorimir Dice:

    Pues gracias Ramón por alabvar mi simple reseña. Yo al menos me divertí leyendo tu libro, que no es poco ;)

    Ario, la novela empieza con su asesinato y tras este trágico suceso, el espíritu de Hipatia se queda vagando en el tiempo y se encuentra saltando de siglo en siglo, atrapado en el interior de diversos personajes históricos, los cuales bajo la influencia de Hypatia cambiarán la historia que conocemos.

    Es tanto una ucronía como una novela de cienca ficción (sobre todo en sus últimos episodios), así que dudo mucho que al menos las demás novelas de Hypatia que hayan por el mercado sean parecidas (no diré ni mejores ni peores).

  7. ARIODANTE Dice:

    Pues con esto queda más claro para mi, Vorimir. Y me parece una idea muy novedosa, dentro de que ya es dificil ser original, pero al menos se sale de lo que yo conozco como habitual.
    Y en fin, Ramón, te deseo suerte con tu novela.

  8. Ramón Galí Dice:

    Ariodante,

    Gracias, en primer lugar, por tu bienvenida. Intentaré responderte:

    Mi novela comienza justo en el ocaso vital de Hypatia, justo en el último día de su vida (escribo su nombre con “y” porque era culturalmente griega, con todo lo que ello implica, en modo alguno latina. Ah, y porque ella me susurró al oído que siempre escribió de ese modo su propio nombre, sin ‘H’, claro. Qué cosas, ¿verdad? ;-)

    A Hypatia le apodaron “la perfecta” por aunar una gran belleza concéntrica a una extraordinaria inteligencia. Según la que considero la mayor experta del mundo en Hypatia de Alejandría, la historiadora polaca María Dzielska, en el momento de su cruel asesinato-marzo de 415 d.C-debía contar con unos 45 años por lo que “las nieves del tiempo ya deberían empezar a platear su sien”. No entro en la incipiente industria de las cremas “anti-age” del siglo V d.C.

    En mi narración, tan sólo en los capítulos de introducción tiene cuerpo físico así que pongo sobre el escenario a una mujer madura pero que conserva casi incólume la belleza que ostentó antaño. Después su asesinato y “acurrucada en los pliegues del tiempo” vence a la muerte y se convierte en un “ser eterno”. En ese punto, en esa encrucijada espacio-temporal, justo cuando deja de cabalgar sobre la materia es cuando tiene que desplegar toda su inteligencia (también su sensibilidad), sus principios filisóficos, ahora en estado puro…

    Y voy a dejarlo aquí, que si no destripo toda la novela a algún inconsciente (broma) que todavía quiera leerla…y no es plan :-)

    En la modesta medida de mis posibilidades trataré de responder las potenciales preguntas que se me formulen; a ser posible sobre la figura de Hypatia de Alejandría y de la novela Hypatia y la eternidad, que de fondos de inversión y capitales de riesgo japoneses no estoy muy ducho ;-)

    Saludos cordiales a todos.

    PD: Vorimir, salvo que me digas lo contrario, me gustaría poner un hiperenlace a tu reseña, a esta página, desde la web de la novela.

  9. ARIODANTE Dice:

    Gracias por tu respuesta, Ramón. Respecto a lo que dices de la H de Hypatía, te recuerdo que, en griego clásico, la “y” (= ípsilon), si lleva espíritu áspero, o acento aspirado, ello revierte en una H en la traducción de la palabra. Y perdón por la posible pedantería del comentario,¡jajaja!
    En fin, me estais poniendo intrigada con el tema…a ver si consigo hacerme con un ejemplar y lo reseño en mi blog o en otras páginas.
    Saludos!

  10. Ramón Galí Dice:

    Ariodante:

    Tomo muy buena nota de tu interesante y docta explicación sobre la metamorfosis que experimenta la ‘Y’ hasta convertirse en la traducción en ‘Hy’; me proporciona un argumento más para que “mi” erudita pase de “Ὑπατία” a “Hypatia” (tan española es la ‘i’ como la ‘y’, ¿no?).

    Muchísimas gracias por tus buenos deseos y potencial lectura/reseña de mi novela.

    Saludos cordiales a todos.

  11. Javi_LR Dice:

    Bienvenido, Ramón.

    Para añadir más pedantería, la transcripción correcta al castellano (que culturalmente es latino, no griego) es con “i” latina. Es decir que esto, unido a lo que muy bien dice Ariodante, nos da que la transcripción correcta (que no traducción) es Hipatia. Así que cuando te pregunten, Ramón, di que es originalidad tuya; libertades de autor ;-)

    Saludos

  12. ARIODANTE Dice:

    Gracias Javi, temía no acordarme muy ajustadamente de mis clases de griego…

  13. Cicero Dice:

    Lamentablemente el “poder” del cine ha podido con el “poder” de la literatura y muchos son los que han tratado de oportunistas a autores (seguro que las editoriales si) que han escrito sobre Hipatia sólo porque Amenabar ha hecho una pelicula. Y esta circunstancia es muy lamentable ya que ningún libro se prepara en dos días. Mis respetos para todos los autores y, cómo mínimo, que les sirva para ganar algo más de dinero que bien les irá.

  14. ARIODANTE Dice:

    Bueno, yo creo que aunque es cierto que el cine a veces ha “chafado” el efecto de algunas novelas, sin embargo, tambien ha dado a conocer otras que no habian conseguido saltar a la palestra y han recibido un buen empujón por su causa. Yo soy cinéfila y lectora empedernida y creo que entre el cine y la literatura hay un tira y afloja que no deja de tener su aquel.
    Otra cosa es el tema de los motivos: que ante la actual ausencia de ideas en el mundo del cine (de los guionistas, de los productores, de los directores), cuando surge una interesante, se lanzan todos como buitres, ¡jajaja!
    El caso de Hipatía no sé cómo empezó, pero creo que antes que Amenábar ya hubieron varias novelas escritas. Claro que luego de la peli se habrán escrito o publicitado otras más; es posible. Tambien es posible que surjan secuelas en cine.
    Si les sirve para vender más libros, pues perfecto; yo no voy a ver la peli de Amenabar. Ya he leído un libro en el que sale Hipatía de modo tangencial, y quizás lea éste reseñado aqui, pero más por el tema general que por el personaje de Hipatía, que no me produce ninguna atracción extraordinaria. Los filósofos me interesan por su obra, no por su sexo.

  15. Cicero Dice:

    Es curioso Ariodante que despues de declarate cinéfila digas que no vas a ver la película de Amenaba ¿por qué motivo? Es curiosidad, yo tampoco pensaba ir a verla pero a mi el cine no me dice gran cosa.

  16. Koenig Dice:

    Buenas noches.

    Terciando en este curioso asunto. ¿A nadie le sorprende que se hayan escrito/publicado tantos libros sobre Hipatía en los meses anteriores al estreno de la película? ¿Es la primera vez que esto pasa? Puedo recordar al menos otro caso reciente, que es el de “Valkyria”, otra película que vino acompañada de una importante labor editorial.

    Sobre este tema escuché una explicación interesante. Simplemente las editoriales llevan tiempo informándose con las productoras cinematográficas para saber qué películas van a estrenar en el futuro y así sacar su oferta literaria a rebufo de los evntos cinematográficos.

    El cómo lo hacen: prestando una atención especial a los manuscritos que les llegan sobre estos temas, o encargándoselos a sus escritores habituales, o de cualquier otra manera; no me meto. Pero desde luego si no es una demostración del poder del cine sobre la literatura, al menos lo es del poder del cine sobre la selección editorial, y las ventas.

    Sospecho que es un fenómeno que vamos a ver cada vez mas a menudo.

    Opino.

    Saludos.

  17. juanrio Dice:

    Es que el cine es marketing de primer orden…..En este caso lo más sorpendente ha sido la avalancha de títulos relacionada con una película que no ha sido estrenada…

  18. ARIODANTE Dice:

    ..Y que probablemente no tengan nada que ver con ella; yo he reseñado El Jardín de Hipatía, de Olalla García y sólo se roza el tema tangencialmente. Por eso, quizás, me gustó. Porque hablaba más del contexto. Y porque era una novela con su intriga e interés propio.
    Cicero, los cinéfilos somos aficionados al cine, al Gran Cine. Es como la Gran Literatura y los best sellers. Siento si los seguidores de Amenábar se lo toman a mal, pero en mi opinión, este cineasta, aun siendo correcto, no pertenece a mi santoral, por decirlo de modo suave. Como tampoco pertenecen Almodóvar y unos cuantos más del cine español. Y sigo siendo cinéfila, pero una tiene sus preferencias y no se traga todo lo que le ponene por delante.

  19. Vorimir Dice:

    Como veis por la reseña, ésta tampoco es que trate precisamente sobre la vida y obra de la filósofa. Pero está claro que viendo que se acercaba un estreno sobre el tema las editoriales se muestran más receptivas con libros y novelas sobre Hipatia (yo reseñé un estudio histórico sobre su figura hará unos meses también).

  20. Cicero Dice:

    Hace unos dos años tuve la ocasión de conocer a Olalla García ya que la trajimos a mi ciudad a presentar el libro de “Las Puertas de Seda”. Ya entonces hablamos del libro que estaba preparando (de Amenabar no se sabía nada) y que en principio ni se iba a titular como ha sido finalmente ya que fue más cosa de la editorial, como sucedió con la primera cubierta (en la segunda edición la han modificado). Ya me comentó que su libro iria de un caballero de Cirene (Atanasio) que se iba a Alejandria e incluso me comentó que habría un juicio, etc, etc. Es decir que Hipatia, siendo importante, no era el centro de la novela. Ahora, si no has leído el libro o leido la reseña de Ariodante y la ves en la libreria piensas “otra novela de Hipatia”. este es el juego de las editoriales, supongo que debe ser así, que le vamos a hacer.
    Respecto al comentario de cinefila me ha parecido perfecto, mi mujer es igual sólo le gusta el cine del bueno (el clásico) y el otro casi no lo ve, a no ser que sea Up al que me arrastrado hasta a mi.

  21. Urogallo Dice:

    Yo me he encontrado hoy “otro más”. “El sueño de Hipatia”. De Calvo Poyato.

    Ufff….Cuantas coincidencias.

  22. arwen Dice:

    Y seguro que después la película se queda en simple humo, como pasa con todo lo que levanta demasiadas expectativas.
    Pero bueno, a lo mejor sirve para que todos los ciudadanitos de a pié, como yo, sepamos de la existencia de Hipatia, nos sirva de referencia y acceder a la lectura entonces.
    Todo sirve ,sólo hay que buscar su finalidad

  23. Cicero Dice:

    “Todo sirve ,sólo hay que buscar su finalidad”

    Bueno, todo, todo no :-)

  24. farsalia Dice:

    Ariodante dixit:

    “los cinéfilos somos aficionados al cine, al Gran Cine. ”

    Los cinéfilos somos amantes del cine, lisa y llanamente. Y etimológicamente.

  25. farsalia Dice:

    Yo sí iré a ver Agora, aunque me da miedo: me da miedo que sea, como siempre, un producto muy vistoso pero más hueco que una escayola.

  26. ARIODANTE Dice:

    Pues, tú mismo. ¿Tu cinefilia te obliga a ver todo lo que sale al mercado? A mí, no, desde luego.

  27. farsalia Dice:

    No, mi cinefilia es eso, cinefilia, amor por el cine, por todo el cine. No me trago cualquier cosa, pero disfruto con muchos tipos de cine; pues del mismo modo que hay grandes películas, las hay pequeñas; y del mismo modo que hay momentos para unas, los hay para otras. Y cuando hablo de determinada películas o directores es porque las he visto y las valoro como tal; no podría hablar de algo que no he visto, lógicamente.

  28. ARIODANTE Dice:

    Hombre, yo también disfruto con muy diversos tipos de cine. Únicamente no soporto el mal cine. Y a veces, cuando no tengo información previa, pues veo cosas que no me gustan; pero si dispongo de información o sospecho que no va a ser interesante, ya que no tengo toodo el tiempo del mundo, pues lo evito. Y asi a veces me pierdo alguna buena peli, pero no creas, suelo acertar. Es exactamente lo que procuro hacer con los libros. Hay autores que ni me acerco a ellos y a otros les doy una oportunidad, ante la duda. Que me pierdo muchos, probablemente. Pero ya sólo con lo que me tengo seguro tengo para muuuchos años. En fin, todo esto son obviedades. Sorry.

  29. pepe Dice:

    Los otros es la única película que he visto de Amenábar, Amenábar, moro de la morería, y me gustó bastante. Iré a ver Ágora, por supuesto, con mi hijo, que aguarda el estreno con impaciencia. Y voy a aprovechar este comentario sobre cine para recomendar la película que vimos la semana pasada: Frozen river.

  30. ARIODANTE Dice:

    Hombre, Pepe, ¡felices los ojos! Mira, otro nombre que podemos aplicarle al Juanrio (Juanriverfrozen…o JuanMisticriver, que también)

  31. Molloy Dice:

    Tengo la impresión de que hay ciertas ambigüedades con respecto a la perspectiva que toma la novela de Galí. Es interesante que el “espíritu” de Hypatia sea como un grito de vida capaz de generar agenciamientos que producen “otra ” historia. Pero, por otro lado, subyace siempe algo así como una dualidad del tipo razón- pasión, donde racionalidad y pasión se describen en oposición, como lo bueno y lo malo. Por el contrario, Hypatia es todo pasión, de ahí su grito desesperado por la vida y nada tiene de doctora racional de las frias distancias. El hecho de la transversalidad de dominios en los que se mueve- filosofía, astronomía, aritmética… prueba que Hypatia no hace una apuesta por la mera racionalidad. Precisamente, lo que seduce de Hypatia es que es una artista, por lo que no pueden separarse pasiones y racionalidad, ni tampoco sensaciones… y sobre todo que está comprometida con un devenir vitalista, artístico, científico y político.

  32. Ramón Galí Dice:

    Molloy y demás “hislibreños”,
    Muchas gracias, en primer lugar, por leer y comentar mi novela. He de decirte que me parece muy acertado tu comentario pues, efectivamente, el texto ha pretendido llevar implementada (a nivel micro y macroscópico) esa característica a la que apuntas: la dualidad razón/emoción tan inherente a la condición humana. Mi mente lleva peleándose toda la vida con mi “corazón”, a guantazo limpio, en la toma de decisiones, sin un nítido ganador, como creo que le puede suceder a todo el mundo. El paradigma más preclaro de ello quizás sea mi admiradísimo Leonardo da Vinci, dicotómico casi al “fifty fifty”, científico y artista. De él aprendí que ambas mitades son, en el ser humano (no en las máquinas…de momento), absolutamente indivisibles y complementarias.
    En “Hypatia y la eternidad”, ya el capítulo de introducción encontramos que se llama “Jesucristo versus Platón” (micro), pero es que las dos partes de la novela responden a las etiquetas “La era de Dios” y la “Era de los Genios” (macro). Como bien dices a Hypatia, como científica, le mueve en principio la razón… pero, a pesar de no disponer ya de cuerpo físico tras morir, la pasión es el motor que le impele hacia el futuro de la humanidad intentando que ésta evolucione (en ese universo paralelo) a una velocidad superior que la del nuestro. En su aventura (y sin pretender ser la novela feminista, en la acepción más devaluada del término), ella representa de hecho la mitad ying, femenina, sutil, emocional, frente a la mitad yang que la persigue, masculina, agresiva, endiabladamente racional, el Mal en este caso, que intenta retrasarla en su propósito. Pero a su vez, cada una de esas dos mitades de la realidad, de la circunferencia completa que conforma el llamado por los orientales el Taijitu (o principio generador de todas las cosas) se halla implícita la otra: ella intenta observar la neorealidad que se va abriendo ante sí con ojos racionales y el Mal tiene en el fondo una motivación emocional para actuar contra ella.
    Por todo eso ya he comentado en varias entrevistas que la novela es dicotómica-fractálica, términos que más parecen un insulto y que pueden ahuyentar en estampida a potenciales lectores. Simplemente quieren decir que esa dualidad razón/pasión se halla presente en el texto a todos los niveles. Concluiré diciendo que, al margen de estas profundas consideraciones, quiero pensar que “Hypatia y la eternidad” es, ante todo, una gran aventura, un viaje a través de la lluvia de siglos y los cinco continentes. No en vano me forjé, entre otro muchos, con los grandes escritores de aventuras del siglo XIX, Dafoe, Scott, Swift, Verne, etc, etc. Salvando distancias siderales, nunca mejor dicho.

Deja una Respuesta