HELLENIKON – Luis Villalón Camacho

HELLENIKON, Luis Villalón CamachoEs curioso eso de ver la vida desde lo alto de un olivo. Se ven muchas cosas, se otean otras tantas e incluso llega el aroma de lo añejo, a veces de lo dulzón, otras de lo amargo. Si le preguntáramos a un viejo olivo, la de cosas que nos diría… Bien, basta ya de extravagancias. Toca reseñar la novela de un autor novel, pero ya curtido en estas lides. No creo que necesite presentación, y posiblemente le dé corte que hablemos de él, así que mejor hagámoslo con su novela.

Iré al grano: no me ha gustado la novela. Vaya manera de empezar la reseña, dirá más de uno… Pero es cierto, no me ha gustado. No me ha gustado el tono de los personajes en sus diálogos (aunque entra dentro de lo habitual en el género), no me ha gustado uno de los temas de fondo (el poder de los dioses de influir en las decisiones humanas), no me ha gustado alguna incongruencia respecto al protagonista, el espartano/plateense/ateniense Arimnesto, o del «inferior» Hypógenes, no me ha gustado el final (que incluso me ha cabreado hasta cierto punto). Pero, sobre todo, no me ha gustado que la novela sea tan corta, apenas 200 páginas quitando apéndices y demás. Porque la cosa da para todo un novelón justamente en aquello que sí me ha gustado de Hellenikon: un repaso a la historia helénica sin entrar en o apenas esbozando lo que esperamos de una novela histórica de esta temática (Maratón, las Termópilas, Salamina, Platea…), con una serie de personajes ficticios (o no) que asumen el protagonismo que habitualmente se llevan los personajes históricos, con una cadencia estilo novela río (aunque demasiado corto este río…), con muchas emociones y sensaciones.

A través de la óptica de Arimnesto, el espartano de Platea, ya desde que al pie de su olivo junto al monte Olimpo ve pasar un ejército inmenso, damos un repaso a la historia griega de los años 510-478 a.C., aproximadamente, con dos epílogos en los años 465 y 427 a.C, respectivamente. Mucha historia – no sólo las guerras médicas, sino también la forja de la democracia ateniense (críticas incluidas) y la consolidación de la sociedad espartana (ilotas que vienen de serie) – en, lamentablemente, tan pocas páginas. Porque el lector, una vez superadas sus manías particulares (y yo tengo muchas), se engancha con la trama, con las andanzas (y nunca mejor dicho) de Arimnesto, con las conversaciones con el viejo Cavílides, el otro gran protagonista de la novela (es imposible no sonreír en la escena con cierto ateniense que va a ser ostraquizado), con el ir y el devenir de los personajes secundarios (Hypógenes, Evandro, Timandro, Sibotas, la nuera de Cavílides, los plateenses), con lo que se nos cuenta de los reyes espartanos Cleómenes y Demarato, etc. Y, sin embargo, al final de la novela, superada la molestia por el propio final, uno se queda con un pensamiento: «ay, qué hubiera sido de la novela si el autor le hubiera añadido cien o doscientas páginas más». Porque hay mucho para contar, siguiendo el estilo de narrar con los hechos históricos en segundo plano, influyendo pero no siendo absolutos protagonistas de la acción.

Hellenikon, el sentimiento de «lo griego», en palabras del autor y de Herodoto. El autor llena la novela de lo griego, quizá hasta incluso demasiado (sigo con mis manías, qué le voy a hacer…). De eso trata la novela, más allá incluso de las reflexiones y las aventuras de Arimnesto o de las críticas de Cavílides al sistema político que le toca vivir, él que parecía más contento con el dominio de los tiranos. Pero, ¿qué es lo griego? ¿Cuál es esa «helenicidad»? El autor nos da su visión, puesta en boca de varios de los personajes. Queda en manos de los lectores decidir si esa versión les convence (a mí, en algunas cosas), no me voy a entretener mucho más. Tampoco quiero en esta reseña robarle al autor de la novela el protagonismo que merece. Porque (y basta ya de quejas) la novela gustará a los habituales del género (sobre todo a los que no son tan tiquismiquis como el que esto escribe, que más le vale dejarse ya de meter la zarpa). Gustará por un estilo ágil, casi lacónico en muchos aspectos, sin aspavientos. Gustará por la temática, enormemente atractiva. Gustará por el modo de contar la Historia de fondo a través de las historias personales de los diversos personajes. Gustará porque se lee con placer a lo largo del relato sin que resulte aburrida. Gustarán varios de los personajes de la novela, posiblemente más los secundarios que el protagonista. Gustará, en definitiva, porque es una buena muestra del género (a pesar de lo que se le pueda criticar), porque ofrece aire fresco en un género en el que lamentablemente se cae en lo habitual y porque, qué carajo, es obra de un hislibreño y nos apetece leer algo de alguien que conocemos (cibernéticamente hablando).

Posiblemente, para ir concluyendo, haya lectores que también se sientan decepcionados por lo que la novela no ofrece, pero desde luego no podrán hacerlo (a grandes rasgos) con aquello que sí ofrece. Disfrutadla, leedla, haced el favor de decirle a quien escribe esta reseña que es un bicho raro y que sus manías son sólo suyas, y que la novela de Luis Villalón Camacho es más de lo que se desprende de su opinión.

[tags]Hellenikon, Luis Villalón Camacho[/tags]

ampliar
Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando «Hellenikon» en Ediciones Evohé con los gastos de envío gratis.

     

169 comentarios en “HELLENIKON – Luis Villalón Camacho

  1. Javi_LR dice:

    Pasaba yo por aquí y me he dicho: «Uf, cuánto tiempo de esta reseña, y… no, no dije nada. Bueno, ahora creo que podré exponer largo y tendido lo que yo pienso acerca de esta obra y, por qué no, de la reseña del gatito». A ello que voy.

    1. Javi_LR dice:

      Pues ya será mañana, porque me está saliendo un ladrillo del tamaño de una catedral de las grandes. Además, ha empezado el Madrí.

  2. Valeria dice:

    Mardito fúrgol!

  3. Ascanio dice:

    Pues el ladrillo se debe haber transformado en un pilar de la pirámide de Giza…

  4. Aretes dice:

    Ya decía yo que qué hacía otra grúa al lado de las torres de Madrid…

  5. juanrio dice:

    No le habéis entendido, está escribiendo Hellenikon II….

    1. Javi_LR dice:

      Ains… Como no se hagan las cosas al acto…

      La verdad es que es una buena sábana, sí.

  6. Aponopa dice:

    Pues será verdad todo lo que decís pero yo no puedo opinar porque no encuentro la obra en formato electrónico por ninguna parte, ni comprada legalmente ni descargada sindezmente.

    Y me conideran un buen ratón buscador, pero nada.

    Si alguien puede darme una pista… Gracias.

    1. Javi_LR dice:

      Uf, ni esa, Aretes. ¡Contra la pared!

      Aponoga, se está preparando en formato digital. ¿Quieres que te avise por correo electrónico cuando esté finalizada?

      Saludos.

  7. Aponopa dice:

    Si, por favor, te lo agradecería mucho.

  8. cavilius dice:

    A mí también, por favor. Estoy también muy interesado.

    1. Javi_LR dice:

      Anda, el que me contestó a las semanas…

      Aponopa, ¿me puedes escribir al correo genérico de Hislibris y te comento? Gracias.

  9. Aretes dice:

    Cachis… Hacía tiempo que no me mandaban al rincón.

  10. Uro Cornelio Gaio Achaicus dice:

    Es curioso que para mí esta novela siempre vaya a estar relacionada con un comentario de Clio. «El olor del hinojo».

    El olor del hinojo embriagador, casi divino, como la señal divina que el protagonista necesita para combatir al medo, al persa de larga cabellera.

    Siempre se ha dicho que no existe Esparta, existían los Espartanos, como una colectividad fuera de la cual la existencia de un espartano no tenía sentido ni objetivo. Pero sabemos que hubo espartanos exiliados, reyes naturalmente, que han merecido el recuerdo de la historia.

    ¿ Por qué no otro tipo de espartanos, con motivos no menos razonables?

    Esa es la vida del protagonista. Otro hombre en busca de su destino, como han estado todos los hombres desde el principio de los tiempos. Y, en este caso, dejando aparte la religión oficial, el culto organizado tan fundamental para los griegos, busca el protagonista su propia respuesta individual frente a la divinidad.

    ¿ Cual es la voluntad de los dioses?

    Esa voluntad busca el protagonista huyéndo de la sagrada Esparta, recorriéndo Grecia, regresándo, dejándo atrás al hijo propio para educar al ajeno y salvar al de su enemigo…La figura del padre, a través del anciano, amigo del protagonista, no es la menos dimenión de la novela.

  11. Lopekan dice:

    Tengo entendido que «marathon» significa «campo de hinojos». ¿Será ese su significado? Otros dicen que se diría «marathrón».

    En cuanto al libro: puede que le falte algún capítulo que otro, pero tengo claro que no le sobra ni un solo párrafo.

  12. cavilius dice:

    Gracias, Lopekan.

    Los expertos en griego dirán pero por lo poco que yo sé, se cuenta que la llanura de Μαραθών recibió su nombre porque en ella había extensos campos llenos de hinojo, μάραθον.

  13. Vorimir dice:

    El año pasado me quedé con las ganas de escribir reseña para mi blog después de leerla al fin. Ahora, con el blog nuevo, he subsanado el asunto:

    http://latorredevorimir.blogspot.com.es/2015/11/resena-de-hellenikon-de-luis-villalon.html

  14. Iñigo dice:

    Fantástica lectura. La disfruté con gusto. Con permiso… http://elpuentelejano.blogspot.com.es/2016/09/hellenikon.html?m=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.