HEINRICH HIMMLER – Peter Longerich

HEINRICH HIMMLER - Peter LongerichTarea dura y ardua la de reseñar este libro que voy afrontar como pueda. Ya sus 937 páginas hacen que uno se lo tome con tranquilad y paciencia.

Esta biografía, razonablemente, empieza con la niñez de Himmler, cuya carrera como asesino de masas se atribuye al conflicto entre padre e hijo, conflicto que según Longerich lo llevó a convertirse en un revolucionario de derechas. El padre de Himmler, Gebhard Himmler, era director del Wittelsbacher-Gymnasium de Munich. Gebhard era una persona muy conservadora, autoritario, sumamente apegado a las normas, etc.

Gebhard llegó a intentar aristocratizar el clan familiar (relaciones con la casa real Bávara) y todo esto hizo que el joven Heinrich y su padre mantuviesen una lucha enconada. Existe una novela autobiográfica, muy recomendable sobre esta época, y traducida al castellano, de Alfred Andersch, El padre de un asesino.

Longerich en las primeras partes del libro habla de lo enfermizo que era Himmler. Por ejemplo, alude a que en un curso escolar estuvo 150 días en cama.

Personalmente el libro no tiene desperdicio alguno. Ahora bien, su lectura puede llegar en algunas partes a ser cansina y pesada, sobre todo las partes de la biografía donde se intenta explicar las estructura y organización de las distintas fuerzas de seguridad del Tercer Reich. Personalmente hago hincapié en las tramas y circunstancias en las que Himmler se fue haciendo con poder o influencia sobre varias áreas hasta que pudo unificarlas bajo su mando. Hay que destacar las ideas casi enfermizas de Himmler sobre los temas relacionados con las relaciones sexuales, la homosexualidad, el cristianismo, la mitología germana, y la historia alemana.

Durante el transcurso de la lectura del presente libro y entre líneas se puede deducir que Himmler es uno más de esos individuos marginales, que por una serie de circunstancias políticas extraordinarias llegaron a convertirse en gobernantes de una nación. No llegando a destacar, si bien Himmler quiso crear una estructura política y social dentro del III Reich, en la cual él mismo tendría un papel primordial, soñando un protagonismo superior incluso al del mismo Hitler. Personalmente creo que él mismo tenía algún complejo de inferioridad en cuanto a los demás dirigente nazis llegándose a verse en un segundo plano, creando para su uso y beneficio la estructura de la organización SS y posteriormente la de la Waffen SS, teniendo un estado político, militar y social dentro de otro estado (III Reich).

El autor a mi parecer peca de no incluir en la citada biografía algo sobre la parte política en la que se movió Himmler en el contexto histórico del NSDAP.

Casi toda la biografía del presente libro gira alrededor de las actividades profesionales de Himmler en la SS, cómo se crearon o desarrollaron sus organizaciones, etc…

Se hace hincapié, como ya he reseñado anteriormente, en todo lo relacionado con la sexualidad y la homosexualidad, que para Himmler tiraba por tierra todo rendimiento reproductivo biológico. «Todas las cosas que se mueven en el sector sexual NO son asunto privado del individuo».

Asimismo, el retrato que Himmler pretendía para todos los componentes de la SS a ojos del pueblo alemán era el de personificar el Ser humano más honesto de Alemania, organizada como «clan de clanes», con sus rituales y símbolos, si bien a nivel estructural interno era como una «Cosa Nostra» en versión alemana y mìstica.

El Himmler que se perfila en este libro, es el de un individuo muy inteligente, astuto, con una cosmovisión propia, un idealista con unas concepciones personales y muy tenaz en su ideas como con el exterminio de los judíos.

Particularmente es un gran libro para los lectores especializados, Longerich se dirige en todo momento a un lector avanzado en la historia del partido nazi, por tanto, no es un libro recomendable para el lector aficionado.

Finalmente, es una muy buena biografía.

[tags]Heinrich Himmler, Peter Longerich[/tags]

ampliar


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el HEINRICH HIMMLER en La Casa del Libro.

     

19 comentarios en “HEINRICH HIMMLER – Peter Longerich

  1. Urogallo dice:

    El padre de Himmler fué el preceptor del príncipe heredero de Baviera ( Teórico pretendiente católico a la corona de Inglaterra) e intentó por todos los medios dotar de una pátina nobiliaria ( Que no logró) a su familia. Himmler tuvo sus propias obsesiones que le perseguirían para siempre, como fué el hecho de ser reclutado como cadete por las fuerzas armadas bávaras ( En las que también servía Hitler) pero sin llegar nunca a combatir.

    La obsesión de Himmler con su propia virilidad es una constante en su trayectoria personal.

    ¡ Casi mil páginas Duqur!. ¡ Te habrás quedado a gusto!.

  2. jaimemarlow dice:

    Yo me leí hace tiempo la de Peter Padfield, y me dejó buen sabor de boca. Por lo que cuentas, creo que se centraba más en el aspecto personal que profesional de Himmler (sin descuidar este último).

  3. Schwejk dice:

    Leí la biografía de Padfield y me pareció correcta, aunque supongo que algo antigua. Esta la tengo hace meses, pero la verdad es que impone… creía que todo eso de echarle la culpa a los padres de lo monstruos el cómo salieron sus hijos estaba ya anticuado. Tooodos los jerarcas nazis tuvieron padres autoritarios, meticulosos, organizados, obsesionados con el ascenso social…. ¿Sólo ellos? ¿Nadie más?
    Me interesa sobre todo la parte de arquitecto del holocausto, ¿cómo trata el tema?
    Saludos, y muchas gracias por tu reseña.

  4. Germánico dice:

    Yo tengo la de Padfield también, en dos volúmenes. A ver si me animo de una vez, porque puede que lleve tres años en casa.

    Uno de mis grandes deseos que jamás cumpliré sería visitar la granja de pollos con la que se arruinó Himmler. ¡Qué experiencia!

  5. David L dice:

    Gracias duqur por la reseña. No veas las ganas que tengo de leerme esta biografía. Ahora estoy acabando la de Goebbels escrita por Ralf Georg Reuth, a ver si publico pronto la reseña.

    ¡Vaya personaje Himmler! Desde luego uno de los artífices del Holocausto judío, el responsable directo de la germanización de los territorios ocupados, pasando muchas veces por encima del que fuera nombrado por Hitler ministro para los territorios del Este, Alfred Rosenberg. Himmler fue un excelente burócrata, un personaje eficaz capaz de poner en práctica una gran parte de la ideología nacionalsocialista patrocinada por su jefe, Adolf Hitler. Salvando las distancias, este hombre era el perfecto subordinado que todo buen jefe querría en su empresa, es decir, una persona con iniciativa, resolutivo, y dejando las cuestiones más peliagudas en sus manos, de tal manera que su jefe pudiera dedicarse a dirigir la guerra sin “preocupaciones”. Por supuesto, su ardua labor fue totalmente criminal. Himmler moldeo, creo, y desarrolló la política represiva y genocida contra los judíos tal y como se fueron incorporando los nuevos territorios conquistados para el Tercer Reich. Él fue el diseñador y ejecutor del Holocausto. Casi nada para ser un personajillo como muchas veces quieren presentar a Himmler. Era una persona inteligente, con unas ensoñaciones en cuanto a la pureza racial fuera de toda realidad, pero como he comentado anteriormente, con la suficiente energía y capacidad como para llevar a buen término su realización para desgracia de millones de personas. Él fue el creador también de la Ahnenerbe, elitista institución de investigación nazi fundada en 1935, dedicada a desenterrar nuevas evidencias de los logros y hazañas de los ancestros de Alemania remontándose, si fuera el caso, hasta el Paleolítico. Himmler era un maestro del engaño, estrictamente meticuloso en todo lo relativo a dejar por escrito cualquier orden relacionada con le eliminación de los judíos, su utilización de un lenguaje que evitara cualquier alusión directa a este hecho es digno de encomiar.

    Muchas veces se valora la figura de Himmler por su aspecto físico, creyendo estar ante un personaje vulgar y corriente, pero en mi opinión esto está totalmente fuera de la realidad. Supo alcanzar las máximas cuotas de poder dentro del nazismo, fue capaz de crear una maquinaria de exterminio tan eficaz como para desarrollar algo tan monstruoso como fue el Holocausto. Era sumamente peligroso porque creía fielmente en lo que estaba haciendo. No era como Goering, al que las ansias de riqueza y ostentación le perdían, su meticulosidad con sus gastos rayaba lo ridículo. Era tan estricto que hasta en plena guerra y con medio mundo en sus manos se cuestionaba pedir un crédito para afrontar gastos caseros. Así era Himmler.

    Un saludo.

  6. Hola, perdón por escribirte por este medio, somos una red de librerías de usados http://www.buscaslibros.com y estamos recopilando información sobre blogs literarios para publicarlos en nuestra página. Ya hemos registrado tu blog para compartirlo con nuestros usuarios dentro de poco. Saludos y si buscas libros agotados, raros, etc, te esperamos por allá!

  7. Urogallo dice:

    ¡ Bravo David L !. La verdad que nunca lo había visto así, pero entre la “florida” personalidad de los líderes del Reich, el fiel Heini si que sobresale como eso: El burocrata perfecto, que cumple con sus responsabilidades sorprendiéndo a su jefe con su eficacia y ocultándole los problemillas varios que podrían distraer su atención de las cosas importantes.

  8. Chuikov dice:

    Felicidades Duqur por la interesante reseña.

    ¿Cuándo leeré yo este libro? Esa es la cuestión. Por cierto, ya hablé esto en una ocasión contigo, David L, no me gustó en exceso la biografía de Padfield, al contrario que a tí, recuerdo. Por cierto, espero tu comentario sobre la bio de Goebbels, que compré el mismo día que la de Himmler y aún espera callada y paciente en un anaquel.

  9. Chuikov dice:

    Por cierto, por cierto!! Y mira que pensaba que había revisado el mensaje!

  10. David L dice:

    Parece que la biografía de Himmler escrita por Padfield no tiene mucho predicamento entre los aficionados. Yo la leí hace tiempo, seguramente con mucho menos conocimiento del que hoy tengo sobre esta figura tan destacada del Tercer Reich. Creo que merece una relectura para poder volver a valorar con pleno conocimiento esta obra. Lo que sí recuerdo es que a mí el libro me pareció fácil de leer, es decir, no aprecié en él una lectura empalagosa, cosa que seguramente no nos pasará con la de Longerich, como parece advertir en su reseña duqur.

  11. David L dice:

    ¡Ah! se me olvidaba Chuikov, sobre la biografía de Goebbels de Ralf Georg Reuth ya tiene la reseña Hislibris, así que sólo hay que esperar a que se publique cuando le toque su turno.

    Un saludo.

  12. David L dice:

    Si el tiempo no fuera oro hace tiempo que habría leído esta magnífica obra del historiador alemán Peter Longerich, un trabajo académico, excelentemente elaborado gracias a la infinidad de archivos consultados con sus consiguientes fuentes primarias y a una excelente selección de las fuentes secundarias. Puedo pecar de excesivo, pero creo que esta obra es un pilar básico para todo aquel que quiera acercarse a la figura de Himmler y a todo lo que supuso para la evolución del Tercer Reich la particular figura de este hombre.

    Longerich afronta el estudio de Heinrich Himmler a través de su personalidad, esto es el tronco por el que a través de sus raíces nacen todas las ramas que formaban metafóricamente hablando el mundo del futuro Reichsführer. Es decir, para el autor, conocer la personal idiosincrasia de la figura de este personaje nos permitirá comprender y entender la creación de la poderosa fuerza paramilitar SS, y a través de su creación descubrir cómo este hombre creó un gran imperio policial y militar sin parangón en la historia moderna. A partir de esta biografía todo aquel que se acerque a la historia de la SS podrá comprobar y reconocer la figura de Heinrich Himmler.

    Estoy de acuerdo con algunos de los comentarios aquí vertidos sobre lo “fatigoso “que a veces ha resultado una parte de esta biografía, tal vez Longerich se expande demasiado en describirnos las organizaciones ligadas a la SS, aunque pienso que es necesario para poder inmiscuirse más en la personalidad de Himmler, un hombre formado en el detalle, en la minuciosidad y, en cierta manera, con un componente voyeur que le hizo involucrarse hasta en los más mínimos aspectos de la organización.

    Otro aspecto muy interesante , y para mí fundamental, es la teoría de Longerich sobre el antisemitismo de Himmler y su posterior desarrollo en la “Solución Final”. Para el autor el componente antisemita del Reichsführer no se desarrolló desde jovencito, al menos no era de momento algo prioritario en su concepción de la vida alemana, la homosexualidad y el poder del catolicismo eran más preocupantes para él en sus inicios políticos que el mencionado odio a los Judíos. Solamente después de conseguir afianzarse en la elite del partido, allá por los años treinta, es cuando Himmler comienza a ligar el futuro Reich germánico a la “cuestión Judía”.

    Longerich, en cuanto al Holocausto, cree que éste no fue un objetivo solamente cercado a la destrucción de los Judíos, sino que “simplemente” era un paso previo para afrontar posteriormente la colonización del futuro Reich germánico, tarea ingente que se aceleró debido al transcurrir de la guerra. Es decir, la eliminación de los Judíos era una parte, y no el todo, en la preparación hacia ese soñado Imperio Racial Germánico.

    Otro de los interrogantes que parecen quedar claros en esta biografía es la libertad de movimientos que Himmler tenía a la hora de “reconducir” las ordenes de Hitler, sobre todo desde que comenzó la guerra y fue acumulando poder. Es estremecedor una frase de Longercich donde viene a decir que sin la figura de Himmler y su particular gestión de los asuntos Judíos tal vez la Solución Final no habría sido llevada con tanto éxito, puede que aquí Longerich juegue a la “historia alternativa”, pero si uno lee hasta el final el libro se da cuenta de la importancia desmedida de este hombre en la consiguiente culminación macabra del asesinato de tantos millones de seres humanos inocentes.

    Un saludo.

  13. Farsalia dice:

    Snyder, en Tierras de sangre (como Mazower en El imperio de Hitler) también imbrican el Holocausto, horrendo en sí mismo, con la germanización del Este soviético y los sueños de un imperio alemán libre de Untermenschen, de Arcángel a Astracán. El exterminio nazi, pues, visto a menudo como un proceso gradual, se convierte con la construcción utópica (aunque sobre bases en parte conseguidas) del imperio racial en una etapa, más que un fin en sí mismo. Todo ello puede llegar a minusvalorar la propia concepción del Holocausto (las discusiones ochenteras acerca de los ‘seis millones’, como comenta con detalle Peter Novick en Judíos, ¿vergüenza o victimismo? El Holocausto en la vida americana), pero me parece que poco a poco sitúa el exterminio nazi en una nueva dimensión.

  14. Schwejk dice:

    Esto… ¿de verdad estas tesis son nuevas? ¿No eran las originales, y el motivo por el que el 1 de septiembre Francia y el Reino Unido decidieron entrar en guerra, pese a no mover un dedo (bueno, sí, la excursión del Sarre) por Polonia? Me parece a mí que tanta bibliografía centrada en el holocausto ya no nos deja ver el bosque del nacionalsocialismo. Recuerdo en particular un discurso de Hitler que lo decía todo muy claro, algo así como que estaban luchando porque, en el futuro, un conde extranjero (¿húngaro?) debería quitarse el sombrero y saludar educadamente a un palafrenero alemán.
    (por cierto, si a alguien le suena la referencia concreta que nos la diga, que yo me he vuelto loco buscándola).

    En cuanto a bibliografía reciente, el título de Goda “Y mañana… el mundo. Hitler, África noroccidental y el camino hacia América” (1998) en Alianza Ensayo creo que ya nos descubría, nunca mejor dicho, el continente americano.

    Saludetes

  15. Farsalia dice:

    No, no son nuevas… y eso es lo interesante, “nuevo” incluso: que el Holocausto no es un proceso al margen, como suele mostrarse a menudo, algo único. Y cada vez más libros van por esa línea.

  16. Schwejk dice:

    Pues será que no conozco muchos libros de esos que hablan del final de la historia a partir de Auschwitz y todo eso, pero yo no me había enterado de que ningún historiador considerara el holocausto un proceso al margen, será que me quedé en Hilberg. ¿Quizás Friedländer?

  17. David L dice:

    Por supuesto, el Holocausto tenía una finalidad, esta no era otra que el exterminio de los Judíos, a los que se asociaba con lo peor por motivos raciales y políticos. Ahora bien, creo que Peter Longerich en su biografía sobre Himmler lo que quiere dejar claro es que este terrible hecho pasó de ser un fin en sí mismo a ser una primera parte de lo que el Reichfuhrer SS buscaba para el Tercer Reich, que no era otra cosa que una “reordenación” racista de dimensiones infinitamente más grandes de las creíbles hasta esos momentos. Es decir, se pasaría de la construcción de un Reich “germánico” a un imperio “pangermánico”.
    Un saludo.

  18. Farsalia dice:

    Exacto, te has expresado mejor que yo. Snyder también incide en ello en su reciente libro, como decía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.