HEIKE MONOGATARI – VV. AA.

«El tañir de las campanas en el templo de Gion presta su eco a lo efímero de todas las cosas».

Estamos ante uno de los libros clásicos de la épica japonesa, una de sus grandes obras literarias. Se trataría de uno de los Monogatari que tratan temas del S. XII y que se recitaban ante la población por medio de los Biwa Hōshi, monjes ciegos que desempeñaban un papel similar al de los aedos o al de los juglares en la transmisión de la cultura y de la literatura en esa etapa histórica. 

Así, oralmente, los japoneses narraban las historias de los participantes y de los conflictos que tenían lugar en ese enfrentamiento, algo que se puede apreciar claramente en el uso de mecanismos nemotécnicos en el texto equiparables a los ya vistos en la Ilíada como el uso de frases repetidas o de epípetos o de apodos para referirse a ciertos personajes. Dichas historias serían posteriormente recopiladas en el S. XIV, es decir doscientos años después, lo que hace que se integren elementos culturales del Sogunato de los Ashikawa, que son posteriores a la trama y que, en cambio, la población tenía más asumida, lo que deja en casos algunas dudas si los personajes estarían actuando así en el S. XII.

En cuanto a la trama del Heike Monogatari, como bien dice su nombre nos narra la historia de los Heike, de su plenitud y caída como clan dominante en Japón; todo ello en medio de una tragedia de tintes shakesperianos que enfrenta a dos clanes por la hegemonía los Heike (Taira) y los Genji (Minamoto), que, aunque parece una lucha entre refinados urbanitas y barbaros pueblerinos, eran clanes provincianos de origen militar. Será la Guerra Gempei, que nos recuerda con sus altibajos a la Guerra de las Dos Rosas o en un contexto más ficticio a Juego de Tronos.

Arrancan los primeros capítulos que nos presentan la vida cortesana en la capital imperial, el funcionamiento de la corte y la administración, controlada por los Heike, encabezados por Kiyomori, un personaje que realmente no parece un villano aunque comete villanías. También está presente el emperador retirado Go-Shirakawa, quien durante el relato maniobra para conspirar con un clan u otro para hacerse con el poder y mantenerlo, lo que a la larga acabará con el poder del emperador como soberano de Japón.

A partir de ahí, siguiendo el papel de los numerosos personajes, vemos cómo las rebeliones dan lugar a una lucha entre los clanes principales, a pesar de contar uno de ellos con el apoyo del emperador, y sabemos del ascenso y caída de grandes guerreros de los Genji, como Kiso o Yoshitsune.

Sobre todos, uno de los principales temas del Cantar, junto a la épica del valor de los samuráis, es el Ubi sunt, vinculado a las concepciones budistas de lo fugaz de lo terrenal y mundano, donde la belleza, la riqueza, el poder y la gloria de una persona o de un clan están condenados a desaparecer; así funciona como una parábola moral de la filosofía budista que pregona esa concepción del mundo y de la vida.

El resultado es una obra entre la épica y la elegía, donde el valor se contrapone a la tristeza de los vencidos, que serán eliminados uno a uno. Esto permite a Minamoto no Yoritomo hacerse con el control absoluto, aunque su participación en la lucha y en el propio Cantar sea limitada, sobre todo al final, a través de la eliminación, que en casos resulta paranoica, de cualquiera que piense que pueda llegar una amenaza, sea o no de su familia.

Mientras los Taira desaparecen en las sombras, Minamoto no Yoritomo se había convertido en Sogún de Japón, pero de nuevo esa gloria es efímera, pues, aunque la obra termine ahí, la caída de los Genji es inminente. Ya mencionó uno de los protagonistas, Taira no Shigehira, que es falsa la afirmación de que el favor imperial les duraría siete generaciones a quienes eliminaran a los enemigos del emperador. Así, los hijos de Yorimoto y sucesores serán asesinados uno tras otro, tras ser títeres de los Hojo, la familia de su esposa.

En conclusión estamos ante una obra clásica que merece la pena ser leída con calma, aunque a veces los poemas introducidos puedan romper un poco el ritmo.

     

24 comentarios en “HEIKE MONOGATARI – VV. AA.

  1. Vorimir dice:

    Decir que no la he leído entera, solo algunos trozos y los inevitables resúmenes de la historia aquí y allá pero es sin duda una obra que tenía que estar reseñada en nuestra web. Buen trabajo APV.

  2. Balbo dice:

    Interesante libro. ¿Es facil de leer, o no? ¿Es sencillo o es demasiado retórico? Lo tengo visto en la biblio y no me atrevía a leerlo.

  3. Iñigo dice:

    Me vais a perdonar pero ¿Esa publicidad que veo entre las reseñas de la Papri es algo buscado a propósito o solo lo veo yo o es un accidente informático? Porque la verdad es que es un auténtico incordio.

  4. Iñigo dice:

    Yo las veo cuando me meto en una reseña y entre el texto aparece publicidad.

  5. Farsalia dice:

    Veo esa publicidad desde hace días. Supongo que ayuda a mantener (económicamente) la Papri. Puedes clicar en la x y cerrarla.

    1. Javi_LR dice:

      Si veis que molesta mucho, elimino la publi sin problema.

      1. Farsalia dice:

        A mí no me molesta…

      2. Farsalia dice:

        Por cierto, me encanta la respuesta personalizada, agiliza los comentarios.

  6. Balbo dice:

    Si, yo también la veo. Ahora me quiere vender una X Wing. Preferiero el Halco Milenario :-D

  7. Iñigo dice:

    Ahora avisado… pues lo que decida el jefe. Solo era por ver si solo lo veía yo… La verdad y con sinceridad, no se hasta que punto esto es económicamente rentable más allá de interferir la lectura de las reseñas. Yo estuve pensando poner algo así en mi blog, pero viendo modelos de otros blogueros decidí no hacerlo. Claro que si económicamente es un asunto jugoso quién soy yo para meterme en lo que no me llaman.

  8. Vorimir dice:

    Yo tengo un adblocker de esos y no me sale nada, solo si lo desactivo.

  9. APV dice:

    Yo vine a hablar de mi libro. :) :)

    Personalmente no me importa algo de publicidad si ayuda a la página.

    En cuanto al libro, fácil no es Balbo, es antiguo, a veces se va a asuntos secundarios o mete poemas (con los problemas de meter poesía extranjera y de un estilo tan diferente). Pero en general se lee y es un clásico así que si lo tienes en una biblioteca dale una oportunidad.

  10. Urogallo Heike dice:

    Yo tuve dos acercamientos a esta obra:

    En el primero, la narración me resultó bella, bellísima, pero incomprensible…

    En el segundo, me guié por lo que ya conocía (Dan No ura) y empecé a leer…al revés. Si, esta gesta sería digna de un Katsune, pero no, lo que hice fue leer en el sentido convencional cada capítulo, y hacer una regresión capítulo a capítulo…¿Sus comics no se leen de derecha a izquierda? Sería algo parecido.

    1. Javi_LR dice:

      Qué gran belleza es la mistérica, Uro -_-

  11. APV dice:

    Os voy a ofrecer una alternativa.

    En la década de 1950 Eiji Yoshikawa decidió hacer una reescritura de la obra, empezando antes, ampliando con datos de otras fuentes, añadiendo aspwctos lierarios propios y adaptándola al público contemporáneo.
    Esa versión se publica en España en Ediciones Satori en varios libros bajo el nombre El Cantar de Heike.

    Inspirada en esa versión incluso hay una película de 1955: El héroe sacrílego, que podéis encontrar en la red (sobre los inicios de Kiyomori).

    1. Vorimir dice:

      Tengo ganas de leerlo de hace tiempo pero no anda mi economía para comprar muchas novelas y siempre se me olvida ponerlas en las listas de regalos. De la próxima no pasa. :S

      1. Vorimir dice:

        Pues me voy a quedar con las ganas, el primer volumen está ya descatalogado. :S

      2. Vorimir dice:

        Pues me auto-respondo: me dicen de la editorial que el primero se va a reeditar cuando editen el tercero que está en camino. :D

      3. APV dice:

        Creo que el Cantar de Heike de Rojo Yoshikasa son 9 libros.

      4. Vorimir dice:

        Y en Japón hay una colección de Yoshikawa donde son 16 volúmenes, pero allí los libros suelen ser finitos. De hecho hay una edición americana que lo recopila todo en un volumen de 500 y pico páginas (supongo que letra pequeña). Yo espero que en Satori el tercero sea el último sino sí que me echará para atrás.

  12. Urogallo dice:

    La gran belleza de la obra, más que la narración en si misma, está en los pequeños sucesos que la salpican…

    Particularmente, apreció por encima de los demás, la muerte del joven Heike en la playa…

    1. APV dice:

      Cierto, la obra cuenta con momentos muy destacados.

      A ver si tradujeran otros Monogatari.

  13. APV dice:

    No están traducidos al español los Cantares de Hogen y Heiji que serían las precuelas del de Heike.

    Pero recientemente se ha publicado por Trotta el Taiheiki (Gran Pacificación) que trata los eventos de la caída de los Hijos y el intento de restauración imperial. Y que me gustaría echarle mano.

  14. Urogallo dice:

    Taira no Atsumori

Responder a Urogallo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.