Índice del Foro Foro de Hislibris Foro de Hislibris
Libros de Historia, libros con historia
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   Regí­streseRegí­strese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 
El pequeño Pataxú, Tristan Derème

La temática del concurso.
Ir a página Anterior  1, 2
 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Concurso hislibreño I
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  

La temática del concurso.
Sólo Historia, por supuesto. A eso hemos venido.
74%
 74%  [ 26 ]
Uy, pues algo de Sci-fi que guarde relación con la Historia... tipo Hyperion...
14%
 14%  [ 5 ]
De cualquier cosa, hombre, por Dios.
11%
 11%  [ 4 ]
Total de votos : 35

Autor Mensaje
Gadatas



Registrado: 08 Ago 2007
Mensajes: 777
Ubicación: Entre Persépolis y Bactria

MensajePublicado: Dom Abr 20, 2008 9:17 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Historia, pero sin crímenes de por medio o templarios con faldas... Gracias.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Koenig



Registrado: 10 Dic 2006
Mensajes: 4759
Ubicación: No muy lejos.

MensajePublicado: Dom Abr 20, 2008 10:38 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

¿Valdría esto?

LA MALDICION

El viejo atlántico tenía un color negro misterio aquella noche, con apenas alguna cabrilla asomando sobre el oleaje. El cielo que lo cubría era un espectáculo aterrador. Allá hacia el norte, los relámpagos de la tormenta se estiraban y cubrían el mar con sus luces repentinas, los redobles de los truenos se oían limpiamente sobre el constante rumor del mar. Pero donde ellos estaban, las nubes eran solo una sábana hecha jirones, que dejaba asomar fantasmagóricos rayos de luna. Era una noche para difuntos, sin duda alguna.
Apenas visible en medio de la oscuridad, brillando a veces como plata manchada bajo la luz de la luna, el submarino se mecía sobre aquel inmenso atlántico, con sus motores parados. En la torre, el primer oficial de guardia y dos marineros asistentes escrutaban el horizonte, en especial la tormenta. Si venía, tendrían que sumergirse.
Habían navegado durante días por la zona asignada, pero ni un solo barco se había dignado cruzar su ruta. Habían recibido mensajes, pero siempre habían llegado tarde, por haber desaparecido su blanco o por haber sido destruido por otro submarino. Eran una nave sin suerte. La sensación de gafe pesaba sobre toda la tripulación, y pronto hubieran vuelto a la base, derrotados, si no se hubiera estropeado el motor. Ahora flotaban en medio del mar, al albur de las corrientes, rezando todos para que el oficial de máquinas y sus acólitos supieran reparar el diesel. Mientras vigilaban, y su vigilancia dio un fruto inesperado.

- ¡Herr Kaleu! – llamó el oficial de guardia asomándose por la escotilla - ¡venga, rápido!

La voz fue pasando de marinero a marinero hasta la puerta de la sala de máquinas, donde el comandante de la nave observaba la labor de sus mecánicos como si su mera presencia fuera a servir para facilitar su tarea. En cuanto le llegó la voz, corrió hacia el exterior ¿Qué pasaba? No podía ser un barco pues se hubiera dado de inmediato la alarma de inmersión. Llegó corriendo hasta la escalerilla y ascendió hasta la torre. Los tres hombres de guardia lo saludaron con respeto.

- ¿Qué sucede?
- Mire.

El oficial de guardia le señalaba la proa de la nave, y la situación era realmente curiosa, pues en ella había un hombre paseando.

- ¿Quién demonios...? ¿Están todos los hombres en sus puestos?
- Sí Herr Kaleu. No ha salido nadie desde que iniciamos la guardia.
- ¿De dónde...?
- Lleva uniforme de Kapitán zur See, Herr Kaleu.

Aquello pareció explicarlo todo entre aquellos hombres. El uniforme parecía ser algo que determinaba al personaje en aquel caso. El comandante del submarino empalideció ligeramente. Descendió por la escalera exterior de la torre y se dirigió a donde estaba el hombre misterioso.

- No entiendo ¿Quién es? No llevamos ningún oficial a bordo – preguntó uno de los marinos al oficial de guardia - ¿Es una broma?
- No, es un fantasma – le contestó este muy serio.
- ¿Cómo?
- Se dice que mandaba un submarino de la marina del Kaiser durante la anterior guerra. Se dice que era un hombre cruel, que azotaba a sus hombres y masacraba a los supervivientes de los barcos que hundía. Luego su nave desapareció. Se dice que encontró el camino hasta el mismo infierno, y que ahora vuelve a visitar las naves condenadas, para advertirlas de su inminente final. Por lo que cuentan, no somos los primeros en verlo en esta guerra. Dicen que visitó a Prien cuando zarpó para su último viaje, también a Henschler y a algunos otros. Eso cuentan los supervivientes, cuando los hay.

El hombre misterioso ya no estaba y el Kaleu volvía hacia la torre con paso lento. Los tres hombres vieron que estaba mortalmente pálido. Cuando ascendió de nuevo hasta ellos se dieron cuenta de que su comandante había cambiado. Una expresión de resignación marcaba sus facciones, que de golpe se habían vuelto pálidas y ojerosas.

- No quiero que nadie más se entere de lo que ha sucedido esta noche ¿Está claro? Informó a los tres hombres. Si oigo algún rumor en la nave, los arrestaré.

En aquel mismo momento subió a la torre el oficial ingeniero.

- ¡Funciona! ¡El motor funciona Herr Kaleu! ¡Lo hemos conseguido!.

Y era una suerte, pues como si la hubiera empujado el mismo diablo, la tormenta había cambiado su rumbo y se dirigía hacia ellos. El submarino tomó rumbo sur para alejarse de ella lo más posible, y de paso recargar las baterías.
La navegación continuó y ninguno de los implicados dijo nada, pero se notaba una extraña pesadez en la nave, como si un manto espeso de temores y augurios funestos los asfixiara. Dentro de las atestadas salas del submarino era como si hiciera más calor del normal, como si la comida fresca se pudriera antes, como si el aire estuviera siempre más viciado. Navegaron durante varios días, hasta que el motor volvió a fallar. Se hallaban entonces a cincuenta metros de profundidad, bajo una tormenta intensísima, y el Kaleu decidió que navegarían con el motor eléctrico, hacia el noreste, hacia Brest, para reparar definitivamente los motores.
Así lo hicieron durante muchas horas, hasta que empezaron a agotarse las baterías. El capitán decidió que era el momento de ascender. Justo en ese momento el hidrófono captó algo.

- Herr Kaleu ¡Hélices! Muchas hélices. Debe ser un convoy ¡Tenemos un blanco!

Los marineros empezaron a gritar vivas. El Kaleu se quedó blanco, parado, como si no pudiera creer lo que pasaba. El primer oficial se quedó mirándolo con sorpresa.

- Detengan motores. Ordenó el comandante. Lo dejaremos pasar.
- Herr Kaleu – protestó el primer oficial – es un blanco. Debemos emerger y dar su posición.
- No lo haremos.
- Es nuestro deber. La patria nos lo exige.

El Kaleu torció la boca. Se quedó en silencio un rato y todos vieron su rostro moverse en los límites de la esperanza, la locura y la aceptación. Finalmente miró al primer oficial.

- Periscopio – ordenó.

El submarino tomó profundidad de periscopio y desde allí el Kaleu pudo observar el convoy, desplegado ante él. Era un blanco perfecto. Cedió el puesto al primer oficial para que mirara. Este observó la situación en silencio.

- Dispararemos – ordenó el Kaleu – luego viraremos tan rápido como podamos para volver a disparar con el tubo de popa.

Las alarmas sonaron y los marineros corrieron a sus puestos de combate. Pronto los cuatro peces proeles volaron hacia su objetivo, y el submarino inició la virada.

- ¡Hélices! Vienen hacia nosotros –advirtió el marino al hidrófono - ¡Destructores!
- Sigan la virada, preparen tubo de popa.

Todo parecía un ejercicio a bordo, como si no corrieran ningún riesgo. Como si aquellos destructores no tuvieran nada que ver con ellos. Toda la tripulación se admiró de la sangre fría de su comandante. Toda menos tres hombres.

- ¡Fuego el tubo de popa!
- ¡Fuego! - todos oyeron como el pez salía hacia su destino.
- "En medio de la batalla, sobrevendrá la oscuridad" – masculló el capitán en voz baja – eso dijo el capitán maldito.

En ese preciso instante, apenas acababa el capitán de pronunciar las fatídicas palabras, las baterías empezaron a flaquear y la nave a perder propulsión. El Kaleu ordenó a toda máquina a sabiendas que en apenas unos instantes las baterías se agotarían y tendrían que hacer superficie. Con el diesel averiado, estaban condenados de todos modos.

- Preparen bombas manuales. Listos para superficie.

Las primeras explosiones se hicieron sentir no lejos del barco. Los lebreles de la flota cazaban a su presa. Fue como si el submarino se hiciera más pequeño. Todos tuvieron la impresión de que los tubos y los cables estaban más abajo, y más juntos. El escualo de acero se convertía en ataúd.
Las explosiones se fueron acercando mientras la nave se detenía. Los hombres se esforzaban con las bombas manuales para salir a superficie. Mejor prisioneros que muertos. Pero fue en vano. Repentinamente un golpe inmenso sacudió el submarino. Las tuberías cedieron y la nave escoró a babor. El redoble se intensificó.

- "Bajo el tronar de los tambores, se abrirán las puertas del infierno" – murmuró el Kaleu, en pie, junto a su periscopio. El submarino había dejado de ascender, e iniciaba un lento descenso hacia el fondo.
- ¿Qué dice Herr Kaleu? – le preguntó el primer oficial.
- Nada. Que evacuen la nave.

La nave su hundía lentamente. Los hombres cogieron sus equipos de evacuación y lo intentaron. El martilleo de las cargas continuó hasta detenerse repentinamente. Tal vez algún superviviente había llegado a la superficie, o algún cadáver, y el enemigo había detenido el ataque.

- "Y contigo serán legión los que desciendan para que los reciba" – murmuró el capitán, de pie a oscuras junto a su periscopio. De forma indistinta, se oyeron cuatro explosiones más a través del agua, lejos.
- Blanco Herr Kaleu – informó el marinero al hidrófono, que no se había movido de su puesto, mientras el ataúd descendía lentamente hacia el fondo del atlántico.
_________________
Tarde o temprano, tenía que volver. ¡Gracias!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Urogallo



Registrado: 15 Oct 2006
Mensajes: 21343
Ubicación: La Ferriére

MensajePublicado: Dom Abr 20, 2008 10:51 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Lamentable, en la marina del Kaiser estaba prohibido azotar a los marineros.

Además, no me gusta el nombre del tio, Kaleu...Deberías probar otra cosa. ¿Pamela?.
_________________
—Tienes la palabra de un oficial romano —dijo—. Vale más que un juramento.-
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Messala



Registrado: 11 Nov 2006
Mensajes: 945
Ubicación: A los pies de los caballos

MensajePublicado: Lun Abr 21, 2008 12:20 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Yo también voto por la Historia. ¡¡Esto es Hislibris!!

Un saludo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Valeria



Registrado: 16 Oct 2006
Mensajes: 5232
Ubicación: Al otro lado del Limes

MensajePublicado: Lun Abr 21, 2008 9:32 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Temática histórica, por supuesto
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
juanrio



Registrado: 24 Oct 2007
Mensajes: 9991
Ubicación: Vicus Albus

MensajePublicado: Lun Abr 21, 2008 10:56 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

historia sin duda
_________________
"Soy el hombre delgado que no flaqueará jamás"

Pedro Casariego

«Quien se arrodilla ante el hecho consumado, es incapaz de afrontar el porvenir» (León Trotsky).
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
clío



Registrado: 18 Dic 2006
Mensajes: 2266
Ubicación: en el monte Parnaso o sea en Torrelodones

MensajePublicado: Lun Abr 21, 2008 12:57 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Historia.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
juaquin



Registrado: 30 May 2007
Mensajes: 260
Ubicación: HIENIPA

MensajePublicado: Lun Abr 21, 2008 5:39 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Historia, por supuesto, aunque se podrán permitir ciertas licencias ¿no?. Espero que la intención no sea coartar la desbordante imaginación e inventiva de los hislibreños...ja,jaja. Laughing
_________________
¿ y allí ?, no sé, la vida...
Pues eso... la vida.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
CORCONTAS



Registrado: 02 Jul 2007
Mensajes: 4327
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Mar Abr 22, 2008 12:55 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Debe ser sobre historia
_________________
He vueltoooo!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
ARIODANTE



Registrado: 02 May 2007
Mensajes: 3937
Ubicación: Mare Nostrum Valentianum

MensajePublicado: Mie Abr 23, 2008 1:58 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Historia...por supuesto. Ficción o no ficción, pero histórica.
_________________
Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente. (Groucho Marx)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
cavilius



Registrado: 15 Oct 2006
Mensajes: 11848
Ubicación: Kallipolis

MensajePublicado: Jue Abr 24, 2008 1:58 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Menos historias y más Historia.
_________________
Otros pueblos tienen santos; los griegos tienen sabios.
Friedrich Nietzsche
La vida solo puede ser comprendida mirando atrás, pero solo puede ser vivida mirando adelante.
Søren Kierkegaard
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Germánico



Registrado: 14 Oct 2006
Mensajes: 11116
Ubicación: En el V Regimiento, a las órdenes de Lukánikos Aristós

MensajePublicado: Vie Abr 25, 2008 8:12 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

¿Nadie se ha leído lo que puso el Koenig? Jó, cómo sóis...
_________________
Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de absoluta oscuridad. Peligro constante. No es seguro volver con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
cavilius



Registrado: 15 Oct 2006
Mensajes: 11848
Ubicación: Kallipolis

MensajePublicado: Sab Abr 26, 2008 12:59 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Pues a mí se me había pasado, la verdad. El relato es muy bueno, pero es que mi ídolo, que me perdone Koenig, sigue siendo un bardo llamado Koenixides el galo y su ya legendaria Historia de la guerra del Foroponeso.
_________________
Otros pueblos tienen santos; los griegos tienen sabios.
Friedrich Nietzsche
La vida solo puede ser comprendida mirando atrás, pero solo puede ser vivida mirando adelante.
Søren Kierkegaard
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Atilio



Registrado: 15 Oct 2006
Mensajes: 415
Ubicación: Más allá de las Columnas de Hércules.

MensajePublicado: Sab Abr 26, 2008 9:33 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Yo sí que lo había leído; y, sí, m parece una buena propuesta.
_________________
El lector -como la mujer- ama más a quien le ha engañado más.

Greguerías.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
efrain



Registrado: 17 Ene 2009
Mensajes: 98
Ubicación: rota-chipiona (cadiz)

MensajePublicado: Vie Ene 23, 2009 5:05 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Historia forever
_________________
Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Concurso hislibreño I Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2
Página 2 de 2
 

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group

eXTReMe Tracker