Índice del Foro Foro de Hislibris Foro de Hislibris
Libros de Historia, libros con historia
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   Regí­streseRegí­strese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 
El pequeño Pataxú, Tristan Derème

¿Qué libro has terminado últimamente? ¿Merece la pena?
Ir a página Anterior  1, 2, 3
 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Off topic
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Lun Nov 12, 2018 4:09 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Escape from Camp 14, el excelente ensayo del periodista Blaine Harden sobre Shin In Geun, un joven nacido en el gulag norcoreano, del que sólo pudo escapar cuando contaba ya veintitrés años, un testigo único de la distopía puesta en práctica por la dinastía Kim.

En los campos de trabajo esclavo (con granjas, factorías, minas...), they commonly work and sleep in filthy rags, living without soap, socks, gloves, underclothes, or toilet paper. Twelve- to fifteen-hour workdays are mandatory until prisoners die, usually of malnutrition-related illnesses, before they turn fifty. Los guardas y encargados, además, tienen casi completa licencia para maltratar y violar (The superintendent, a guard in his thirties, wandered among the seamstresses like a buyer at a cattle auction…). Y fuera las cosas no están mucho mejor: desde que desaparecieron los subsidios de la URSS, este montañoso país ha evitado el colapso con la ayuda humanitaria de sus enemigos ideológicos, empezando por los —oficialmente— odiados EE. UU.

La familia del padre de Shin había sido internada por la huida a Corea del Sur de uno de sus miembros, en conformidad con la norma de Kim Il Sung: Enemies of class, whoever they are, their seed must be eliminated through three generations. Con el tiempo, su padre fue emparejado con otra presa desconocida para él (sólo les dejaban cohabitar unos pocos días al año), modo con que se premia el buen desempeño en el trabajo (como fue el caso) o las delaciones. Las relaciones sexuales no aprobadas conllevan la ejecución de los infractores; los embarazos, la muerte de la madre y su hijo, nacido o no.

Shin was born a slave and raised behind a high-voltage barbed-wire fence. He was educated in a camp school to read and count at a rudimentary level. Because his blood was tainted by the perceived crimes of his father ’s brothers, he lived below the law. For him, nothing was possible. His state-prescribed career trajectory was hard labour and an early death from disease brought on by chronic hunger – all without a charge or a trial or an appeal, and all in secrecy.

Ignorado por su padre y su hermano mayor, golpeado a menudo por su madre, con la que compartió de niño una habitación (todo un lujo con el que se la había premiado no se sabe por qué); comiendo prácticamente la misma escasa comida todos los días (que completaba —como otros— con roedores e insectos), conviviendo en la escuela y el duro trabajo con niños hostiles e indignos de confianza, todos (él también) dispuestos a delatar y a participar en el acoso y las agresiones a los señalados, ordenadas éstas a veces por los propios guardias-profesores (sic). Unlike those who have survived a concentration camp, Shin had not been torn away from a civilized existence and forced to descend into hell. He was born and raised there. He accepted its values. He called it home.

Contaba 13 años cuando su madre y su hermano fueron ejecutados por intentar fugarse. La imagen de su madre en la horca lo acosará en su vida adulta y le causará terribles pesadillas… Él los delató (algo que ocultó durante sus inicios en el mundo libre): lo hizo por temor a las represalias y porque “I was more faithful to the guards than to my family. We were each other’s spies”. El guarda que recibió la delación se la apropió, y Shin fue torturado como sospechoso de complicidad. En la cárcel subterránea en que estuvo encerrado seis meses, compartió celda con un amable caballero que llevaba años sin ver la luz del sol y que le habló del mundo más allá de las alambradas, de lugares y sabores que cautivaron su imaginación y convirtieron la sordidez del campo en una tortura… He despised both his mother and father for selfishly breeding in a labour camp, for producing offspring doomed to die behind barbed wire.

Con veinte años se ocupaba de las máquinas en un taller de costura (le cortaron un dedo por caérsele una cuando la llevaba a reparar). Allí por primera vez optó por no informar de un compañero que le habían ordenado vigilar, un hombre de mundo que le habló de China, Corea del Sur y the existence of television, computers and mobile phones… If he informed on Park, he could have earned an extra serving of cabbage, but Park’s stories were much more valuable to Shin.
Cuando consiguió escapar, se sintió conmocionado al descubrir otra vida: It shocked him to see North Koreans going about their daily lives without having to take orders from guards. When they had the temerity to laugh together in the streets, wear brightly coloured clothes or haggle over prices in an open-air market, he expected armed men to step in, knock heads and stop the nonsense.

El colapso de la economía planificada en los noventa socavó un principio esencial de la doctrina juche: la «independencia» del país; algo, por otra parte, que «nunca ha sido ni remotamente posible en un país tan mal gobernado». Desde entonces han florecido los mercados privados, y un ansia de hacer dinero del que participan unos cuadros beneficiados con la gestión de la ayuda internacional: ahora van a los «campos» los comerciantes que no se avienen a pagar sobornos; la frontera con China se ha vuelto porosa para el tráfico de personas y la influencia occidental, en forma de DVD y grabaciones de telecomedias surcoreanas. Eso sí, el régimen continúa ejecutando a los infractores, y cuando en 2004 Corea del Sur organizó el traslado a Seúl de 468 norcoreanos desde Vietnam, la agencia de noticias norcoreana lo calificó de premeditated allurement, abduction and terrorism (!).

Son muy interesantes las vivencias de Shin en China, los recursos (la habituación a lo peor) de que dispuso para salir adelante un joven llegado de otro mundo. El autor se extiende —felizmente— sobre las dificultades de adaptación de los fugados del norte a su nueva vida, pese a lo generosamente que les atiende Corea del Sur, que les otorga automáticamente la ciudadanía y se ocupa de que salven la inmensa distancia que los separa de una sociedad ferozmente competitiva. Se ha calculado que la reunificación le costaría a Seúl dos veces y media lo que costó la alemana, de ahí el desinterés que despierta un tema demorado sine die, pese a las constantes provocaciones, los ataques llevados a cabo periódicamente (que se han cobrado ya cientos de vidas) y las amenazas de una «guerra total» que profiere ese vecino pelma que es Corea del Norte.
_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Lun Feb 11, 2019 12:39 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

The myth of the woman warrior and World War II in soviet cultura, de Adrienne Marie Harris, de la Universidad de Kansas.

Con objeto de preparar al Ejército Rojo —y a la sociedad en general— para la guerra, en la segunda mitad de los años veinte comenzaron en la URSS las «campañas de militarización», que se prolongaron en la década siguiente. En un régimen que hacía una bandera de la igualdad de sexos, cientos de miles de mujeres se sumaron con entusiasmo: These militarized women were hailed as “patriotic daughters of the Motherland” in popular magazines, and upon the Nazi invasion of the Soviet Union June 22, 1941 many of them became snipers, pilots, doctors, nurses, medics, radio operators, and translators. La literatura y el cine coadyuvaron a estas campañas mostrando mujeres soldado, cuya presencia en los campos de batalla era, por otra parte, tradicional en la cultura popular rusa; en las revistas muchas de estas “soldados” aparecían con falda y pelo largo para conservar su aspecto femenino, aunque tras la Revolución se redefinió la belleza de la mujer: the creators of mass cultura began celebrating a new body type: the young woman who is strong, robust, athletic, slim, agile, and tough. Large breasts suddenly became passé, even pornographic… often women either looked androgynous or their breasts and hips were deemphasized by women‘s clothing or their positions.

La doctrina igualitaria oficial se topó con ciertas resistencias a la hora de incorporar a la mujer al ejército, particularmente en la aviación, donde el prestigio de ser piloto hacía particularmente gravosa su competencia (en 1938 todavía tenían vedado el acceso a la aviación militar). Incluso con la Wehrmacht pisoteando ya suelo ruso, en las oficinas de reclutamiento se les dijo a cientos de miles de voluntarias que esperaran en casa su movilización. Y los primeros puestos que ocuparon fueron los que no implicaban participación en combates.
Tras ser aceptadas, en apenas unos meses el modelo de la mujer soldado se vio superado en la admiración popular por la mártir, la que, más allá de su contribución a la lucha, se distinguió por sacrificar su propia vida: actions are secondary to the message of selfless devotion and boundless love for the homeland. These women became saints in the Soviet iconostasis that gave Soviets a model into a believe system in which the totalitarian dictator was God. Una evolución espontánea, en la que los propagandistas del régimen sólo se aprovecharon de la reacción popular a las primeras noticias sobre el martirio de la joven partisana Zoya Kosmodemiánskaya en Petrishchevo, cerca de una Moscú sobre la que se abalanzaban los alemanes.
La veneración a los mártires ya había trascendido el ámbito religioso en las primeras décadas del s. XIX, con la veneración de los revolucionarios a los decembristas y las abnegadas esposas que los siguieron al exilio oriental. Los revolucionarios ejecutados por el zar a medida que adoptaron métodos terroristas se incorporaron al nuevo santoral socialista, así como los proletarios muertos por la causa en el Domingo sangriento. Lunacharskii articulated the Soviets‘ need to recapture the power of myth… Authors transformed old hagiographical forms into works that would fill a new socialist canon. Ahora también se trataba de un sufrimiento que redimiría a la humanidad. Zoya les dijo a sus interrogadores alemanes que su nombre era Tania, por Tatiana Solomakha, una maestra ucraniana devenida comisaria de la Guardia Roja que fue torturada y ejecutada por los Blancos.
A diferencia de sus homólogos masculinos, en la descripción de las mujeres mártires se enfatizaba su pureza e inocencia, ultrajada por el brutal tratamiento de los invasores. Innocence adds dimension to the martyr‘s sacrifice, just as it added to the value of human sacrifices in the premodern era. El dolor por el trágico destino de Zoya, apenas una adolescente cuyo bello rostro podía advertirse incluso en las fotos de su cadáver mutilado, trascendió Rusia y se convirtió en un elemento unificador de los pueblos soviéticos en ese momento decisivo.

Con la desmovilización en el otoño del 45, se empujó a las mujeres a recuperar su papel tradicional de amas de casa. Un empeño ya patente a partir del momento en que la derrota alemana era sólo una cuestión de tiempo, cuando se empezó a desarmarlas simbólicamente.
When writing about women soldiers in World War II, male authors typically re-feminize the woman warrior, creating what we will call a “woman warrior-handmaiden”, a woman character who is subservient, nurturing, and sexually attractive, who acts a complement to a male character. She serves in a nonviolent capacity, usually as a nurse, radio operator, or translator. In keeping with the traditional male gaze, her body is of paramount interest and the reader always knows what she looks like, but not always what she thinks. Her role in novels and movies lies not in heroic feats or death, but in her relationship to a male character… Now that the war had finished, the State tried to put Pandora back in her box.

Afamados autores del deshielo, como Vasili Grossman o Vasil Bykov, concibieron también sus protagonistas femeninas como complementos de los hombres, el objeto de deseo del auténtico soldado. Iulia Drunina, jovencísima (y guapísima) enfermera en la guerra, combatió en su poesía esa imagen de mujeres soldado con «abrigos ceñidos», y reconoció que el ejército fue una oportunidad para liberarse de las limitaciones de una vida convencionalmente femenina. Las mujeres piloto incluso se desempeñaron mejor que los hombres, y llegaron a pensar que muchos prejuicios desaparecerían, pero tras la guerra se las arrinconó mientras la nación, como un todo, era animada a sentirse orgullosa de su papel en la victoria.

In the 1990s, editors of military magazines undress women to appeal to the male gaze. For example, one pilot wears a helmet, but her shirt is open to the extent that one can see the side of her breast. Another, armed with a rifle, smiles at the camera from her vantage point next to a river. She sports a camouflage hat and her camouflage shirt is buttoned, but she is wearing no pants.
Post-Soviet culture has redefined gender roles to the point that, as with other images of women, a woman in uniform becomes a sex symbol
.
_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Nausícaa



Registrado: 29 Oct 2011
Mensajes: 5930
Ubicación: Con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes

MensajePublicado: Lun Feb 11, 2019 7:06 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Pues las tres últimas novelas históricas que he empezado me las he dejado a medias, no he podido seguir con ellas por unos motivos u otros:
Los leones de Aníbal, de Javier Pellicer
Canción de Sangre y Oro, de Jorge Molist
Enemigos de Esparta, de Sebastián Roa.

Una pena, a ver si con las próximas tengo más suerte.
_________________
Somos el tejido del que están hechos nuestros sueños. (W. Shakespeare)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
APV



Registrado: 02 Oct 2008
Mensajes: 2884

MensajePublicado: Mar Feb 12, 2019 11:08 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

momper escribió:
The myth of the woman warrior and World War II in soviet cultura, de Adrienne Marie Harris, de la Universidad de Kansas.

Interesante.
Ciertamente se mitificó el asunto pero también fue un motor de cambio.

Tratar de retrotraer también ocurrió en la sociedad occidental de postguerra (incluso véase la patada que dieron a las mujeres del ejército de la RDA tras la reunificación por parte de la democrática RFA).

Una duda sobre las mujeres pilotos, leí que uno de los motivos para que las asignasen a los Polikarpov era porque se consideraba de aquella que les sería muy difícil pilotar otros tipos de aviones pues exigían una enorme fuerza física sus controles.
¿Se comenta?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Mar Feb 12, 2019 5:16 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

No se menciona ese detalle, pero, de hecho, pilotaron tres tipos de aviones (incluido un caza): After interviewing the women, Raskova placed them in three regiments: a night bomber regiment, flying the PO-2, a divebomber regiment, flying the PE-2, and a fighter regiment, flying the Yak-1; aunque el regimiento formado exclusivamente por mujeres (las famosas "Brujas de la noche") era el de los viejos Polikarpov. En cualquier caso se desempeñaron muy bien en los tres aviones: In all twenty-nine women pilots, from all three regiments, were eventually named Heroes of the Soviet Union. The Soviets awarded the women with decorations, wine, and even high-heeled shoes! (Adrienne Marie Harris).
_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Lun Mar 25, 2019 2:59 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Hitler was my friend, las memorias del fotógrafo Heinrich Hoffmann, un «simpático y despreocupado bon viveur», al decir de su traductor, oficial de inteligencia que había pasado cinco años preso de los nazis.
Hoffmann ya había logrado un gran éxito en su profesión antes de conseguir el virtual monopolio de las imágenes del líder nazi, y su temprana amistad con él le permitió estar en el grupo de los que lo llamaron siempre Herr Hitler. Miembro de primera hora del partido (at that time its programme seemed to offer the only possible solution to the chaotic problems with which my country was overwhelmed), Hoffmann cuenta que no estaba interesado en la política (of wich I knew little and cared less) y que su amistad con Hitler no tenía nada que ver con ella.

El afán por dominar su oficio lo llevó a trabajar en buena parte de Europa, vivencias de un hombre lleno de recursos que tenía que ingeniárselas para estar presente allí donde otros no llegaban, lo que nos depara unas cuantas deliciosas anécdotas.

I found out that he [el Kaiser] had accepted an invitation to visit Herr Marx, the sub-prefect of the district, whom he esteemed highly… In front of Herr Marx’s villa I installed my camera on some scaffolding and sighted it carefully on a point that the Kaiser would be bound to pass as he left the villa. In front of me, a number of army veterans in frock coats and toppers and with gaily-coloured sashes across their chests had taken up their stand.
Above this glistening roof of toppers stood my camera, fixedly aimed at the selected spot, with me beside it, gazing over the sea of heads and holding the rubber ball, ready to release the shutter. All I had to do was to wait and then I’d get him

‘Here comes the Kaiser!’

A rousing roar of hurrahs greeted his arrival. Enthusiastically the veterans hurled their toppers into the air in loyal acclaim of their War Lord. And I? All I did was to photograph a cloud of toppers flying through the air! By the time they – and the excitement – had subsided, there was no further sign of the Kaiser – either in the flesh or on my plates!


Escrito mediados los años cincuenta, su libro da una imagen íntima de Hitler «sin ningún indicio de la oscuridad, corrupción y horror que el régimen propagó por doquier», nos dice Roger Moorhouse, que firma la introducción a la edición del 2011; incluso pasa de puntillas por la famosa anécdota en que su propia hija interpeló a Hitler sobre el trato «brutal» a los judíos. Nos lo pinta como un hombre que «estaba muy solo» y que había sacrificado sus ambiciones artísticas por cumplir la misión a la que se creía llamado. Es particularmente conmovedora (aunque revela la estupidez de sus principios) la historia con «la pequeña Bernile»:

On one occasion a very lovely and eager little child attracted Hitler’s attention, and he had a long talk with her and invited her mother to bring the little girl often to see him. Little Bernile, as the child was named, became Hitler’s admitted sweetheart, and many were the snaps I took of them on the terrace together.
Then one of the many over-zealous busybodies of the Party, who knew the family and had nothing better to do, must needs scurry to Bormann and tell him that the child was not of pure Aryan descent
.
Bormann se habría encargado de que la niña y su madre no volvieran por el Berghof sin decirle nada a Hitler, pero cuando éste lo descubrió… he felt he had to be logical and refuse to see the child any more. ‘There are some people’, he told me, ‘who have a positive genius for spoiling all my little pleasures!’.

Hoffmann se negó a supeditarse a Goebbels, y era de los pocos que podían hablarle con cierta franqueza a un hombre idolatrado (‘leave it to Hitler’ became the slogan of the German people). El propio Churchill escribía en 1938 en el Times: ‘I have always said that if Great Britain were defeated in war I hoped we should find a Hitler to lead us back to our rightful position among the nations’. Curiosamente, su segunda esposa, Erna, pacifista que no simpatizaba con los nazis, se vio en algún aprieto por expresar sus opiniones abiertamente:

On one occasion, some time in the autumn of 1938, when we were staying with Hitler at the Berghof, conversation turned to the subject of war.
‘War!’ exclaimed Erna with horror. ‘I’ve only read one war book, thank you – Remarque’s All Quiet on the Western Front – and I cannot conceive how any decent human being can even think of the possibility of war with complacency!’.
Such remarks, admittedly, would have been impossible in Hitler’s presence once war had been declared. But again and again I had good cause to fear that even my influence with Hitler and his genuine affection for me would not suffice to keep my wife outside a concentration camp. Indeed, shortly after the declaration of war she was subjected to quite a long period of house-arrest for ‘opposition to State Authority’ – and she was lucky to have been dealt with so leniently!


Cuando Gran Bretaña declara la Guerra, con un «ambiente de consternación» en el entorno de Hitler, su esposa le pide que vaya a verlo y use «cada onza de su influencia» para detener el despropósito, pero Hoffmann, que se sabía llamado por algunos el «bufón de la corte», no se ve capaz de hacer nada para «detener la vasta maquinaria del destino que Hitler había puesto en movimiento». Algún tiempo después, en Francia, dos altos oficiales le pedirán que lo mantenga entretenido esa noche con alguna de sus «famosas anécdotas», para que se le quite de la cabeza la idea de invadir Gran Bretaña de modo inminente. Después vendrá la guerra con Rusia, en un ambiente de «sombrío recelo» y con todo el mundo acordándose de Napoleón.
Sitting alone with Hitler in the East Prussian Wolfsschanze Headquarters, I ventured a question. ‘How is it’, I asked, ‘that this new war has come about?’.
‘I was compelled [he replied] to take the first step in what is a war of prevention… It was vital that I should get my blow in first […] the thrust towards the Russian oilfields must at all costs succeed'. He gazed with unseeing eyes into the distance. ‘I could not do otherwise’
.

Hoffman nos habla de la importancia que tuvo para Hitler Geli Raubal:
If there were anyone whom he ardently desired to marry, it was his niece, Geli. His love for this beautiful and intelligent girl was as great as was the political urge that possessed him; and while she would not have hindered the vast work of internal regeneration that he most certainly accomplished, it is quite possible that in the ties of home and family, in the contentment of domestic bliss by which he laid such store, coupled with Geli’s restraining influence, he would have lost his zest for those international adventures that brought him to his ruin.

En cambio, en el caso de la relación con Eva Braun (que trabajaba con él, como su much more fastidious sister, Gretl), nunca le pareció que hubiera una «historia de amor» entre ellos, aunque Eva «les decía a todas sus amigas que él estaba locamente enamorado de ella». Fue su intento de suicidio lo que impelió a Hitler a llevársela a vivir con él, con lo que la convirtió en su chère amie.

That Eva became his mistress some time or other before the end is certain, but when – neither I nor, I think, anyone else can say… the secrecy that enshrouded the whole affair is most strikingly emphasised by the profound astonishment of all of us in his most intimate circle, when, at the bitter end, the marriage was announced.
She was an ordinary, pretty little shop girl, with all the frivolity and vanity of her kind… she saw herself, I think, in a role, to which she was in reality so lamentably unsuited, as a
femme fatale of the future, a sort of modern Madame Pompadour, a dea ex machine, influencing behind the scenes the fate and destinies of nations at the side of the Man Who Loved Her. Nothing could be farther from the truth. As other men turn to soft-beslippered feet on the mantelpiece, a book and a pipe when the day’s work is done, so Hitler turned to the company of attractive young women – and deliberately I emphasise the plural, ‘women’. Later, under the influence of the tremendous events through which she lived, and as the war years marched towards their grim conclusion, Eva’s mental stature grew, and her character broadened and deepened; and by her final gesture and decision to remain at the side of her protector to the end, she attained heights that more than atoned for the vanities and frivolities of the past.

Una vez en el poder, le llegaban a Hitler abundantes cartas de «virtuosas mujeres casadas» que le pedían que fuera el padre de sus hijos, junto a otras tan excesivas que denotaban el desequilibrio que las dictaba; todas ellas estaban archivadas en su despacho bajo el nombre de «Chifladas».

Como otros de sus íntimos, Hoffmann también encontró tediosas las veladas con Hitler, en que podía disertar largo y tendido sobre temas preferidos, ante los que se asentía con la cabeza mecánicamente, o se veían sus películas favoritas una y otra vez.

Initially, Goebbels used to arrange for a preview of new films at Obersalzberg, before they were generally released. On such occasions, of course, the production would be regarded with a particularly critical eye. Eva Braun would express displeasure at some scene or person in the film, Bormann or one of the others would take exception to something else and so on; and the upshot of it all would be that Hitler would order cuts and alterations, quite oblivious of the trouble and expense involved.
Goebbels was furious and quickly stopped sending any more new films. When I told him that I was ‘fed up to the teeth with seeing the same old films again and again’, he retorted: ‘And I, my friend, am not in the least interested to hear critiques of my films from some stupid little flapper’ – Eva Braun – ‘or from a glorified butler!’ – Bormann
.

Con el Reich desmoronándose, las veladas con el Führer (que ahora podían ser a las tantas de la madrugada) se convirtieron en una tortura para sus íntimos, and no longer did we feel that we were living in a gilded cage, but rather in an iron prison. Hoffmann redujo al máximo su presencia ante un Hitler al que no reconocía en su eclipse, pero acudía fielmente en tren o en avión, aunque estuviera a más de mil kilómetros, cuando su amigo, por el simple placer de verlo, lo convocaba a su lado.
Con la ocupación, empezó para él un calvario de cárceles y campos de trabajo, acusado de robar obras de arte de museos de Europa para Hitler y Goering, cuando —como se demostró— había actuado sólo de intermediario en algunas compras. Durante un año fue testigo en los juicios de Nuremberg, y pudo enorgullecerse de la impression que les causó a otros testigos alojados con él en una residencia especial: it is a pleasing thought that many of the important men, when taking leave of me, were good enough to thank me for the unfailing good humour I had always displayed and to say that, all political opinions apart, Hoffmann and his jokes would remain as a happy interlude in an otherwise grim and tragic duty. Pero después de los americanos, llegó el gobierno bávaro, que decidió hacer una cause celèbre de su caso: tras ser estorbada todo lo que se pudo su defensa, fue condenado a principios de 1947 a ‘Ten years in a prison labour camp, confiscation of all property, withdrawal of all civic rights and prohibition to practise any profession on release’.
Las duras condiciones de las prisiones le hicieron mella y, en uno de los sucesivos traslados, sufrió un ataque de nervios: I tried to gash open a vein with a razor blade, and struggled desperately against being put into the lorry. As a result I was sent, not to Langwasser, but to the observation ward of a psychiatric hospital. The same day my devoted wife was there and managed to pacify me… Hoffmann enfatiza la importancia del apoyo de su mujer, Erna, cuya tenacidad ante las autoridades le permitió visitarlo a menudo y llevarle algunos artículos, pese a pasar sus propias privaciones. Al final consiguió que se le redujera la pena a cuatro años de campo de trabajo y confiscación de sólo el 80 % de sus propiedades. At this second appeal thirty-five witnesses were called in my defence and over a hundred documents were produced, sworn statements mostly from people who had been persecuted on political or racial grounds by the Third Reich and whose lives I had saved or whose liberation from concentration camps had been thanks to my intervention.

No pocas entre las imágenes con que se documenta este «enterrado fragmento de historia europea» fueron perpetuadas por un hombre llamado Heinrich Hoffmann.
_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)


Ultima edición por momper el Dom Abr 21, 2019 1:26 am; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Dom Abr 21, 2019 1:12 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Hitler’s “Utopia”: An Analysis of Gleichschaltung in the Third Reich, 1933-1939, breve ensayo de Emma Lichtenberg, de la Trinity.
El termino gleichschaltung podría traducirse aquí como «coordinación», a través de la ley y la propaganda, del gobierno, la cultura y el pueblo alemanes, con objeto de llevar a la «fracasada» sociedad de la República de Weimar hasta la utopía nazi. Se trataba de permear todos los aspectos de la sociedad con la doctrina nazi. Utopic ideology… highly contradictory. It prided itself on restoring the Prussian values of anti-liberalism, simplicity, honor, and courage, yet at the same time wanted to do away with the “elite criteria” of birth, property, and education—three core tenets of the Prussian regime. La «comunidad del pueblo» (Volksgemeinschaft) era redefinida con el reemplazo de los vínculos tradicionales —religiosos, sociales y familiares— por una camaradería nacional alrededor del concepto de raza:

We [the Germans] are more valuable than the others [non-Germans]... We are more valuable because our blood makes us capable of inventing more than the others, of leading out people better than others, because our blood enables us to be better soldiers, better statesmen, to reach a higher level of culture and a higher character (Heinrich Himmler, 1937).

Inmediatamente (abril de 1933) se aprueba una «Ley para la restauración de la función pública» con la que se busca purgar el funcionariado de los no arios (y los comunistas). Seguirán las Leyes de Nuremberg para uniformar, esta vez, a toda la sociedad: la ciudadanía se basaría en la «sangre alemana» y la lealtad al Reich.

Were Germans complacent because they were finally out of the economic turmoil of the Weimar Republic, or were they simply turning a blind eye to the dehumanization of their neighbors? It is impossible to determine the opinions and emotions of millions of non-Jewish German citizens, and while it is likely that many Germans spoke out against the Nazi regime, Milton Mayer’s interview with ten former Nazis recapitulates a sentiment likely widespread: “You were sorry for the Jews... but—weren’t you glad you weren’t a Jew?”.

Detrás de la «movilización de las mentes» de la que habló Goebbels, estaba la despolitización de la sociedad y su sometimiento a una idealizada kultur dictada desde la Cámara de Cultura del Reich, de adscripción obligatoria en sus diversas secciones para cualquiera que quisiera trabajar en este ámbito.

The importance of blood… is made evident in the analysis by the Völkischer Beobachter to analyze Mozart’s “blood heritage”, since creativity was determined by such pedantry. His heritage was later declared as unblemished by Jewish blood, thus allowing his Works to (once again) be a part of German national identity. […] Every remnant of the past must accurately represent the idealistic utopianism of the present and the future. Any impure element threatens the entire system.

El cine ensalza lo «sagrado» de la experiencia bélica al tiempo que la pureza de la vida bucólica, mientras películas como Sin novedad en el frente (1930) eran consideradas por Goebbels una «desgracia cultural, una indignidad que no sería tolerada más». En cuanto al teatro, la autora cita al historiador Gordon Alexander Craig: “theatre-goers whose tastes ran to the modern theatre had a difficult time, for almost everything written during the Republic was forbidden, and most of what was written after 1933 should have been”. Pero la Gleichschaltung de la alta cultura se centró sobre todo en las artes visuales: All forms of visual art under the Third Reich became Nazi propaganda. Lo que no les servía, el arte modernista, era Entartete Kunst (arte degenerado), la «excrecencia del comunismo y el judaísmo»; el arte debía servir sólo para propagar los ideales de la sociedad, de otro modo era una muestra de impureza racial. La imposición de esta cultura de masas «inventada» e impregnada de política encontró poca oposición en una población que, aparentemente, se dejó «ilustrar» dócilmente. La Ley Editorial de 1933 también ponía todos los medios de prensa bajo control del Estado: los editores must possess German citizenship, be of Aryan descent, must not be married to a non-Aryan, have not lost any civic rights, and must not “weaken the strength of the German Reich…, the sense of community of the German people, German defense capability, culture, or the economy, or... [offend] the honor and dignity of Germany”. Curiosamente, hubo que regular el campo de la publicidad tras una temprana eclosión de un kitsch nazi: swastikas and the face of Hitler and other top officials were advertised on items from playing cards to window displays—and ultimately “trivialized” National Socialism and its patriotic symbols.
Como sea, el régimen se aseguró de que el antisemitismo estuviera presente en todos los niveles de la cultura, con lo que se creó una apariencia de homogeneidad en el Volksgemeinschaft; la propaganda difamatoria incidía, además, sobre personas que se beneficiaban del ostracismo de los judíos y a los que se les anunciaba un futuro idílico.

En la esfera privada se puso el énfasis en el reforzamiento de los papeles tradicionales del hombre y la mujer —lo que conllevaba la «remasculinización» de ellos y la «refeminización» de ellas— y en la paternidad que asegurara el futuro del Volk (a la vez que se imponía la esterilización obligatoria de quienes padecieran enfermedades hereditarias):
In almost a militarization of sexual activity, parenthood became a political duty of German adults who were physically and mentally fit. Motherhood, and the gender roles created for women in Nazi Germany, easily became some of the most important undertakings in the Third Reich, since these women were charged with one great task: producing future Nazis… The Nazis’ Gleichschaltung of German female gender roles was also militarized with notions of honor, thus creating a sense of nationalistic pride and duty. In May 1939, the Mother’s Cross was introduced to German women: women who bore eight healthy children received a gold medal, six children a silver medal, and four children a bronze medal.

Para los niños, que no tenían recuerdo del «fracaso» de la República de Weimar, hubo que crear la Hitler Junge, en la que se les formaba «física, mental y moralmente para servir al Volk… en el espíritu del nacionalsocialismo». El programa de las asignaturas escolares —incluidas las matemáticas y las materias científicas— se reorientó para incorporar los principios del antisemitismo en las maleables mentes infantiles (tal como se hace ahora en Palestina, añado yo): se convertía así a los niños en la primera línea del régimen contra la resistencia político-cultural que pudiera haber en los hogares.

Many Germans were, of course, aware of the atrocities the Nazi party enacted beyond their racist propaganda, but these events still transpired because, for nearly seven years, the majority was conditioned to live according to the Nazi ideology.
_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Mar May 07, 2019 1:39 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Kim Il Sung and the DPRK-USSR-PRC Triangle: The Creation of an Asian Dynasty in a Communist State, tesis de Woojoo Kim, de la Universidad de Washington.
El que acabó siendo Gran Líder, Sol de la Nación, Mariscal de la Poderosa República… empezó como un líder guerrillero más entre los muchos grupos comunistas o nacionalistas que luchaban contra la ocupación japonesa. Tras escapar a la URSS, en 1942 se convirtió en capitán de un batallón en la brigada que absorbió los restos de las guerrillas de Manchuria. Y con el Ejército Rojo entró en Corea una vez que, en la Conferencia de Potsdam, la URSS aceptó colaborar en la expulsión de los japoneses:

Through their quick and extensive engagement of Japanese forces, the Soviets won military and political advantage. Militarily, they were in a position to march down the peninsula to Pusan. Politically, they won favor among the Koreans because they saw the Russians come in to the country and fight whereas Americans were unable to reach Korean until early September, and did not fight on Korean soil.

Cuando los soviéticos crearon la República Popular Democrática de Corea, había varias facciones comunistas representadas en los órganos de poder: Pak Hong-yong lideraba a quienes habían actuado desde Seúl y huyeron al norte cuando el gobierno militar norteamericano prohibió sus actividades; la facción Yanan la formaban los que habían huido a China a lo largo de los años veinte y treinta, su líder Kim Tu-bong «tenía una buena relación con Mao y estaba influido por su versión del marxismo-leninismo»; la «soviética», a su vez, la integraban coreanos enviados desde la URSS tras la liberación, [they] had never been to Korea and had not been active in Korea’s independence movement; los Partisanos eran los que habían luchado junto a los chinos en Manchuria y conformaban la facción más débil en la estructura política de Corea, Kim era prácticamente un desconocido cuando Moscú decidió que era su hombre.
En comparación con la Europa del Este, la sovietización de la Corea del Norte se acometió con mucha rapidez: en 1946 ya había un programa de intercambio estudiantil con universidades de la URSS, y en 1948 se abrió en Moscú una escuela especial para formar a los cuadros del nuevo régimen comunista. In addition, the first unit of the North Korean army was established with guidance from the Soviet army in the same year that South Korean police force was established by the United States and South Korea.

A la influencia soviética se unió, después de la guerra, la de China; ambos se convirtieron en socios comerciales preferentes en detrimento de Japón y el resto de la península coreana. Corea del Norte se vio así en medio de las difíciles relaciones entre los dos colosos. En febrero de 1950 estos firmaron un Tratado de Amistad, Alianza y Mutua Asistencia que no disipó las suspicacias recíprocas: Stalin temía que Mao resultara otro Tito, y Mao no olvidaba el entendimiento de Stalin con los nacionalistas de Chiang Kai-shek y, además, no quería repetir el modelo de padrinazgo que había impuesto en la Europa oriental.

After the Sino-Soviet Treaty in 1950, Mao agreed to transfer up to fifty thousand ethnic Korean troops who served in the People’s Liberation Army units to North Korea. The result was to leave Pyongyang in a significantly strengthened military position. EE. UU. había retirado sus tropas de Corea del Sur en junio de 1949, y durante meses Kim Il Sung trató en vano de convencer a Stalin y Mao de apoyar la invasión del sur, donde se había dado cierta insurgencia izquierdista. Sin embargo, a principios de 1950 Truman anunció que no proporcionaría ayuda militar a los nacionalistas chinos en Formosa, It is not clear that how and why this policy impacted on Stalin and Mao; however, the clear fact is the Korean War begun only several months after this policy announcement. Contra toda lógica, Rusia y China nunca han reconocido haber dado el visto bueno a la invasión; ambos recelaban de la influencia que pudiera adquirir el otro en Corea y, además, temían un enfrentamiento directo con los EE. UU. «Éste es un asunto de Kim Il Sung», le dijo Stalin a Krushchev. Pero después de que Kim se dirigiera por radio a la nación para denunciar que tropas del Sur habían cruzado el paralelo 38 el 25 de junio, el envío de material militar soviético quedó justificado, y pronto Seúl estaba en manos del Ejército Popular de Corea. Como se sabe, la situación cambió rápidamente con el desembarco de soldados norteamericanos bajo bandera de la ONU.
Las vacilaciones de Stalin y Mao proporcionaron a Kim una vía de escape para el fracaso: Kim Il Sung purged the Yanan and Soviet factions asking responsibility for the War. [He] attacked the Yanan faction when there was a military disaster in the Korean War before the Chinese intervention was made. Ambas facciones estaban bajo influencia extranjera, y ésta contradecía una propaganda dirigida a enfatizar su papel en liberar Corea del colonialismo japonés; por otra parte, quería diferenciarse del presidente surcoreano, Syung Man Rhee, al que tildaba de «títere» del gobierno norteamericano.

El autor expone con detalle los hitos del progresivo deterioro de las relaciones chino-soviéticas: The distrust between two states was even bigger after the Korea War. In the later years of the alliance, there were frequent and public polemics of political differences between two countries and the alliance finally collapsed in the mid-1960s. Indeed, throughout 1970s, the Soviet Union became China’s worst enemy. Mao rechazó incorporar a China al Pacto de Varsovia y consideró la desestalinización un intento de recuperar el pasado burgués, cuando él defendía la «revolución permanente»: “They’re trying to tie our hands and feet. But they’re full of wishful thinking, like idiots talking about their dreams”. Kim Il Sung también rechazaba la desestalinización y la coexistencia pacífica (ni reconocía al régimen del Sur ni renunciaba al uso de la fuerza para unificar la península), pero se guardó mucho de manifestar desacuerdo con la política que se seguía en Moscú, pues dependía de la ayuda soviética, he made speeches about avoiding Stalin’s personality cult and emphasizing the Party; however, he never implemented a de-Stalinization policy.

No obstante, en agosto del 56 el famoso «Vigésimo congreso» tuvo su réplica en un pleno del Comité Central del Partido de los Trabajadores Coreanos:
A group of top party cadres staged on unsuccessful attempt to replace Kim Il Sung as the country’s leader. Echoing Khrushchev’s speech, they delivered highly critical speeches about Kim and his policies- accusing him of being an adherent to outdated Stalinist methods and personally responsible for numerous distortions of the social legality and rushing into heavy industrialization.
Quienes cuestionaron su política fueron tachados de «revisionistas», expulsados del Partido y arrestados, pero algunos consiguieron escapar a China, y en septiembre llegaron delegaciones de allí y de la URSS para exigirle que cesara la purga de las facciones Yanan y Soviética; Kim hubo de someterse a sus patrones y, para apaciguarlos, hizo que la prensa del país publicara la reincorporación a sus puestos de los líderes purgados.
Following the Hungarian uprising, some students at Kim Il Sung University drew graffiti and distributed handwritten leaflets supporting the Hungarian movement and demanding change in industrial policy in North Korea. Other students, who were recalled to Pyongyang from studies in Hungary and Poland during the uprising, asked lectures improper questions and raised politically sensitive issues.
En la segunda mitad de 1957, intelectuales y profesores (y estudiantes también) se contaron entre los purgados: At the Academy of Science scholars who refused to use the phrase “our beloved leader Kim Il Sung” and who argued for increasing living standards were punished as factionalists. El «terror» alcanzó a los ciudadanos comunes, muchos fueron juzgados como «traidores» por colaborar con las fuerzas del Sur durante los tres meses que ocuparon el Norte. A finales de los 50 las ejecuciones públicas eran habituales, algo a lo que ni Stalin se había atrevido.
Para contrarrestar lo que consideraba influencias extranjeras, Kim promovió el nacionalismo coreano y la doctrina Juche de su elaboración, un marxismo-leninismo a la coreana. Durante las celebraciones en Moscú del cuarenta aniversario de la Revolución Rusa, Mao se reunió en secreto con él y se disculpó por su interferencia en la purga de las facciones, que pudo así ser completada.

Los años de la distensión llevaron a un acercamiento con el Sur y a una nueva constitución (1972) que subrayaba la independencia del país respecto a la Unión Soviética y otorgaba poderes absolutos a Kim (que ya ejercía de facto desde las purgas de los años cincuenta), y en la que, curiosamente, la capital era cambiada por fin de Seúl a Pyongyang. Por aquellos años empezó su meteórica carrera su hijo Kim Jong Il. En esa línea, los nuevos miembros de los órganos de dirección del Partido y el Estado fueron personas related by blood, marriage or patronage to the older Partisan group.

En 1981 se eligió Seúl para albergar unos juegos que iban a servir de escaparate a una potencia económica emergente, además de simbolizar el fin de la Guerra Fría. La prensa norcoreana reaccionó con histeria paranoica al anuncio, y el 9 de octubre de 1983, mientras visitaba Burma, el presidente surcoreano sufrió un atentado orquestado por sus vecinos del norte, en el que murieron varios miembros de su séquito. Con todo, al año siguiente Kim envió ayuda humanitaria al Sur con motivo de unas catastróficas inundaciones.
Con el paralelo 38 a menos de 50 km de la capital surcoreana, finalmente Corea del Norte solicitó ser coanfitrión de los juegos (que acabó boicoteando); Gorbachov hizo alguna referencia a ello en una reunión con los norteamericanos, pero the ideological deference was no longer a high priority… China tampoco presionó en ese sentido, pero, eso sí, a modo de compensación le organizó a Kim Il Sung en los ochenta dos visitas de Estado con todos los honores. Para entonces Corea del Sur ponía en práctica la Nordpolitik (inspirada en la Ostpolitik alemana) con objeto de normalizar sus relaciones con los regímenes chino y soviético. En la primavera de 1990, China estableció relaciones diplomáticas con Corea del Sur: The DPRK slipped further down China’s priority list; un año después la seguiría la URSS, que también entonces normalizó sus relaciones con la propia China.

The Stalinist-Maoist doctrine that a modern economy could be built by an isolated and highly regimented population, devoted to military production and hero-worship, was set aside in both the Soviet Union and China. A la par que ambos países abandonaban sus viejos modelos, decrecía su apoyo a la Corea comunista; historiadores soviéticos incluso se atrevieron a reconocer por primera vez que Corea del Norte había invadido Corea del Sur en 1950.

Kim Il Sung found it difficult to follow Moscow and Beijing… he could not entirely change his policy. From the foundation of the DPRK, anti-imperialism was the key aspect. The DPRK remained in isolation and maintained a clear priority for ideology over economic development. To survive… Kim needed something new: build nuclear weapons.
_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
bill_shankly



Registrado: 19 Abr 2019
Mensajes: 102

MensajePublicado: Mar May 07, 2019 8:46 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Nausícaa escribió:
Pues las tres últimas novelas históricas que he empezado me las he dejado a medias, no he podido seguir con ellas por unos motivos u otros:
Los leones de Aníbal, de Javier Pellicer
Canción de Sangre y Oro, de Jorge Molist
Enemigos de Esparta, de Sebastián Roa.

Una pena, a ver si con las próximas tengo más suerte.


Tenía los 3 en pendientes.

Me descuelgo.

El de Roa? me suele gustar casi todo lo que escribe.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Mar May 28, 2019 3:22 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

The Model of Masculinity: Youth, Gender, and Education in Fascist Italy, 1922-1939, tesis de Jennifer Lynn Nehrt, de la virginiana James Madison University.
En medio del caos político y la debacle económica que siguió a la Gran Guerra, los fascistas lograron la atención de una Italia conservadora aterrada ante el bolchevismo abandonando sus ideas más izquierdistas y practicando un discurso patriótico y antisocialista. Los squadristi le hicieron el trabajo sucio a los terratenientes en lo que era prácticamente una guerra civil: [They] beat, shot, and humiliated peasants, workers, labor organizers, journalists, and politicians from the autumn of 1920 to the autumn of 1922. They targeted Socialists, Catholics, liberals, state authorities, Freemasons, and dissident Fascists.

Se ha discutido mucho si Mussolini, aparentemente un hombre imbuido de una misión, era, en realidad, un mero oportunista; y si los italianos secundaron el fascismo o simplemente se resignaron a él. Como sea, el nuevo régimen quiso conservar en la juventud, considerada los cimientos de la nación, ese impulso inicial que hacía del movimiento algo innovador y excitante: para ello se reformó la educación con vistas a establecer un «control paranoico sobre quién enseñaba qué», y se crearon grupos juveniles que proporcionaban entrenamiento militar y complementaban el adoctrinamiento ideológico en la escuela; la adscripción a organizaciones escolares o juveniles era obligatoria hasta los veintiún años. Many children, some of whom were raised in dissenting or ambivalent home, were first exposed to Fascism at school and youth groups.

En la retórica fascista el concepto de masculinidad era central, lo que daba a entender qué se esperaba de las mujeres; pese a lo cual, la contradictoria mezcla de modernidad y tradicionalismo se revelaba principalmente en lo referente a ellas: los grupos juveniles, cuyas actividades querían reforzar los papeles atribuidos tradicionalmente a cada género, fomentaron en las chicas, paradójicamente, cualidades masculinas.

The girls’ divisions stressed the domestic sciences and focused on first aid, rhythmic exercises, and charity, and offered courses on childcare, flower arranging, and crafts. In contrast with the boys’ military drills, the girls had doll drills where they paraded with their dolls, careful to hold them as if they were real babies.
[…]
Despite being minimized to a small role, the girls’ desire to earn badges and move through the ranks made them aggressively self-confident and competitive. These traits were not typically encouraged in girls by their families and the youth groups allowed girls an outlet where they could express themselves more openly. This ironically allowed girls to enter the public sphere and escape the monotony of home life and the strict gaze of their mothers, almost the antithesis of the traditional roles Fascism encouraged
.

La apelación al heroísmo y a la emulación de las glorias del pasado cautivó a muchos jóvenes que esperaban formar parte de una nueva aristocracia. En enero de 1920 se formó en Milán la Avanguardia Studentesca dei Fasci Italiani di Combattimento, que a finales de año publicaba su propio diario, en el que se abordaba la inminente revolución, anticipada por sus protestas callejeras. Empowering those perceived as radical, violent ruffians was not an appropriate approach to winning the minds of the elite over, así que los líderes del Partito Nazionale Fascista se apropiaron del movimiento estudiantil, ahora llamado Avanguardia Giovanile Fascista y controlado por un consejo designado por el comité central del Partido: The council divided the organization into two separate sections, students and rural youth and workers, to ensure that the more radical ideas of the students would not reach the workers and rural young men.

En junio de 1922 se creó un nuevo grupo juvenil, el Balilla, consagrado a la organización y adoctrinamiento de los niños. Todas las mañanas niños de ambos sexos cantaban el himno Giovinezza, una composición de 1909 a la que Mussolini hizo cambiar la letra en 1924 to focus on the Fascist themes of youth, renewal, nationalism, and belligerent masculinity. En palabras de Mussolini, “The Militia of Avanguardisti and Balilla is intended to give moral and physical training to the young, in order to make them worthy of the new standard of Italian life”. En el entrenamiento militar participaban también unas niñas a las que no se ofrecía, en cambio, otros modelos que no fueran la maternidad y la vida doméstica. Por otra parte, el régimen evitó conflictos con la Iglesia aceptando la instrucción religiosa en la escuela y la presencia de capellanes en los grupos juveniles, a pesar de que the original Avanguardisti would have found the inclusion of Catholicism as a perversion of true Fascism.

La carencia de fondos restó eficacia a las actividades de los grupos, y en los años treinta eran habituales las quejas de sus responsables sobre la falta de auténtico interés en los jóvenes, que se adaptaban a los principios del régimen por mera conveniencia. Además, los grupos juveniles no se revelaron como caminos de movilidad social, «la celebración de la juventud fue un mito vacío»: la vieja guardia del Partido, los que hicieron de jóvenes la revolución, no se hizo a un lado para dejar paso a una generación formada ya en la escuela fascista, pero que no había tenido que arriesgar nada por el movimiento; y la pobre situación económica y limitada industrialización forced students to return to their farms, join military, or become mindless bureaucratic administrators.

La autora analiza en detalle las reformas educativas emprendidas: la fascistissima (Mussolini dixit) del ministro Giovanni Gentile modernizó la enseñanza sin menoscabar los valores nucleares de virilidad, heroísmo y patriotismo; eso sí, any teacher who vocalized anti-Fascist ideas, even in private, was subject to deportation, y en diciembre de 1925 los profesores no afines fueron purgados. Uno de los objetivos de este entonces prestigioso pedagogo fue reducir el número de profesoras, pues pensaba que [they did not possess] “the spirited originality of thought or the iron strength of character which are the highest intellectual and moral endowments of humanity and should be the core of the school that molds the higher culture of the country” (Gentile, Guerra e fede: Frammenti politici, 1919). En 1923 les prohibió ocupar puestos de dirección en la secundaria, y en 1926 les cerró el paso a la docencia de las asignaturas Literatura, Filosofía, Historia, Griego y Latín; un empeño que trasluce el convencimiento de que women teachers created feminine boys y que, a la postre, las guerras hicieron imposible. En cuanto a las oportunidades de las alumnas, [the] education reform limited women from vocational schools and thus denied them economic opportunity and limited them to traditional roles. The dropout rate in primary and secondary schools was highest among girls because their families and societies usually did not expect as much out of them and it seemed impractical to prepare girls for jobs they would never have. Tras tantas puertas cerradas, estas jóvenes que aprendían a ser amas de casa al tiempo que recibían adoctrinamiento político desafiaron las políticas natalistas del régimen y, por regla general, siguieron practicando la planificación familiar.

La elitista y anticlerical (sólo se admitieron clases de religión en primaria) Riforma Gentile no satisfizo a casi nadie, y en 1931 Mussolini tuvo que admitir ante su Consejo de Ministros que había sido un «error». The goal to build an educated Fascist elite became a class-oriented endeavor that funneled students through narrow historical and philosophical studies in secondary schools that were not accessible to the majority of Italians. The lower classes were largely ignored in this system with little thought given to professional and technical training. The Fascists also did not approve of the concessions given to the Catholic Church and wanted more control over the religious private schools’ programs. Con Gentile fuera del ministerio, el Concordato de 1929 entre el régimen y la Iglesia católica devolvió la religión a la secundaria, donde las historias de santos sacrificándose por un deber casaban bien con el ideario que se quería inculcar.

Entre los sucesores de Gentile, el más importante —aunque apenas estuvo dos años en el cargo— fue Cesar Maria De Vecchi, un estricto católico preocupado por la «falta de disciplina» de los estudiantes y cuyo carácter rudo le valió el apodo de «Calígula». Su sustituto Giusseppe Bottai fue el encargado de las «Medidas para la defensa de la raza en las escuelas fascistas», aplicación en la enseñanza de las Leyes raciales de 1938 that forced Jews out of the Italian public sphere and divided the Italian population into “true” Italians and “others”. It was similar to the Nuremburg Laws passed in Germany in the 1930s. It restricted Jewish public employment, forbade employers from hiring Jews, and removed Jewish from the public schools. Desde entonces los judíos tuvieron que estudiar en escuelas separadas.

A lo largo de los años treinta la prensa denunció el «problema de la juventud», la falta de convicción en su (obligada) asunción del ideario fascista. Una carta de un miembro de la Segretaria particolare del Duce abundaba en ello hablando de la educación superior:

The masses in the universities are not yet what the duce wants… Among university students those farthest from us are students of jurisprudence, literature, philosophy: the abstract subjects. Those closest are on the other hand students of medicine and engineering: the exact subjects. I have found among university students a lively sense of autonomy in their relations with the Party, and a spirited disregard of disciplinary and hierarchical bonds.

A finales de los treinta, tras la guerra colonial en Abisinia y camino de la guerra mundial, aumentó el descontento por una revolución que, a ojos de muchos jóvenes, nunca ocurrió. Quienes como Bottai expusieron que young men needed more duties and platforms to voice their opinions, rather than creating more meaningless activities, like parades and youth rallies no fueron escuchados.

Casi todos los universitarios se unieron a los Gruppi Universitari Fascisti, pero pocos lo hicieron con entusiasmo, y quienes lo mostraron recibieron las burlas de sus compañeros. Para ellos el fascismo sólo era «Mussolini, squadrismo y burocracia».
_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4142
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Sab Jun 22, 2019 12:07 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Experiences in Russia 1931, del periodista galés Gareth Richard Vaughan Jones, que visitó la URSS en 1931, en pleno Pyatelatka (Plan quinquenal), which is changing the whole life of the country even more than the initial seizing of power by the Bolsheviks fifteen years ago. Curiosamente, escribió este diario como si el autor fuese su compañero de viaje norteamericano, que, a diferencia de él, no sabía ruso. Gareth, de algún modo, se las arregló para poder hablar libremente con la gente, y hace un retrato real del país que ponía en práctica un Estado del que «habían hablado durante siglos los filósofos».

Ya en el barco (ruso) que lo llevó a Leningrado constató la irracionalidad de los comunistas, que veían en la Depresión el declive inevitable del capitalismo, en contraste con el promisorio Plan quinquenal soviético: I managed to get into conversation with a Labor M. P. who was interested enough in Russia to make a trip there with a friend. It is strange how sane and conservative he seemed after my talks with the Communists, although this type of Laborite is generally considered a radical Socialist.
Sus pasos en la URSS estuvieron guiados por Intourist, la agencia estatal de turismo internacional: visitas a un sanatorio infantil, al Palacio de Invierno, al Hermitage… Pero entre visita y visita, cristales rotos y fachadas desconchadas en otrora famosas avenidas, colas por doquier para comprar comida, borrachos en muchas calles; y prácticamente todo administrado por el Estado: los quioscos, los limpiabotas…

Gareth reproduce muchas conversaciones con gente común (y no tan común).
The daughter of these people [un ingeniero y su esposa] used to say the Lord’ Prayer, but one day she came back from school and asked:
‘Where is God? Show me’.
“Now she says there is no God —said her mother tragically—. I want my child to have a good education, and although I don’t particularly care to have my little girl a Communist, I want her to join the Pioneers and the Komsomol so that she may have a good education. That’s what most parents do with their children.
“The peasants —continued this woman— are dissatisfied with taxes, etc. They were forced onto collective farms, and many were exiled. Peasants say of the Communists, ‘Those devils’. And the killing of Communists still goes on! There is a lot of forced labour. In the forests of the North there is only forced labour.
“But youth believes in all this, and is enthusiastic for better days to come. All who have seen other days, however, are dissatisfied.
“Last winter there were a lot of arrests. There was hardly a big house in which someone was not arrested. Many persons were arrested and tortured to make them give up gold, foreign currency, and jewelry”
.
La queja habitual era lo costoso de todo y la escasez de comida («Mucha menos que antes de la Revolución»). Había mucho fastidio con los «préstamos» periódicos, sólo teóricamente voluntarios, que los asalariados debían hacer al Estado... a fondo perdido. También escuchó deplorar el deterioro de la moral, el aumento del número de divorcios y abortos.

En el hotel de Leningrado se les acercó un espabilado muchacho de trece años que, sin conocimiento de sus padres, cambiaba rublos por moneda extranjera («Sí, es peligroso, pero nichevo [no importa]»):
“We have in my class at school, thirty-six boys. There are only eight Pioneers. The others don’t care about these Pioneers. They don’t think them interesting. What they like is sport and fun. But higher up there are more Pioneers and Komsomols.
“We never listen to our Russian wireless. There is nothing but dull talks on the Five-Year Plan. I only listen to foreign stations. We want fox trots! We dance on the sly. It is forbidden, but everywhere they dance. They say it is bourgeois!
“Boys in our school have given each other American names. I am Babe Joyce. Others are John Smith and John Simonson”.
We decided to go for a walk and our little friend was eager to be our guide. As we walked along the street, a police patrol came clanging by. Our friend said, as he shook his head: “There is trouble for someone. The
Solvovki [prison in the north] is full nowadays - it is hard for religious people”.

En la más limpia y cuidada Moscú, con gente mejor vestida y más coches que en Leningrado, compartió una velada en el cine con la esposa inglesa del comisario de asuntos exteriores, a la que ya se le había dado un toque de atención por relacionarse demasiado con extranjeros; a Gareth le sorprendió verla subir a un atestado tranvía cuando se retiró.
La propia «Madame Krupskaya» (viuda de Lenin), a cargo de la educación primaria en Rusia, le explicó los cambios que la Revolución había puesto en práctica en este campo: fábricas y escuelas se relacionaban entre sí y con las granjas colectivas; al tiempo que se enseñaba así a los campesinos la organización del trabajo colectivo, se aumentaba su alfabetización; los estudiantes, por su parte, obtenían un conocimiento directo de la producción fabril y la vida en el campo. «Por supuesto no enseñamos religión en la escuela».

Se habían abierto colegios y librerías en muchos pueblos, y muchos trabajadores acudían a escuelas nocturnas. Ya en Leningrado el administrador de una compañía extranjera le había dicho que “They are producing quantity, but quality is lacking. They love the excitement of quick work”. Mr. S., ingeniero de una empresa norteamericana, le comentó en Moscú que It is difficult to keep the Russians at one job - they want to learn everything before they know anything well. Their thirst for knowledge is tremendous.
Recientemente habían tenido en su oficina un Chistka (limpieza) y dos de sus mejores ingenieros rusos partieron a Siberia: una simple nota anónima en el buzón del Comité de Disciplina de los Trabajadores (elegido en la propia oficina) podía conducir a «casi increíbles extremos».
The trouble is that there is no central authority outside of the Workers’ Committee. Mr. S. cannot discharge a man if he desires. But he can keep order, at least, and when he leaves, “God knows what will happen!”.
The office employees also go to the country to teach, or to dig potatoes; or to a factory to work on their “off” days
.
Los errores de planificación eran enormes, el miedo a contradecir los planes del comisariado correspondiente hacía que muchos ingenieros rusos se avinieran a llevar a cabo proyectos mal diseñados, y los occidentales se estrellaban contra un muro si advertían de los fallos. Paradójicamente, los propios trabajadores no se atrevían a desafiar la autoridad absoluta de su Comité, tal como le dijo uno de ellos:
They get up a meeting, and pass a resolution by asking who is against it. Nobody wants to get into trouble by putting up his hand. If he did, they would say, ‘Oh, you’re against the government, are you?’. You may disappear…”.

En el libro se recogen muchas interesantes observaciones sobre instituciones, fábricas, aldeas (que visitó, en particular, en el distrito del Volga), así como del día a día soviético.

On the way home… a man was just about to be “framed” by one of those ten-cent-on the-spot-for-the-folks cameras. He was in overalls and cap, dirty of face and hands, and evidently proud of being a worker - the new philosophy of the “dirty shirt” as opposed to the “white collar”.

A Russian engineer opened a conversation with us:
“It’s a good thing the engineers have been put in the first category since September 1st; we hope we will be better off now. I hope my child will be permitted to go to school. We used to be at the bottom of the scale; now we are equal to the factory worker”.


La gente se desahogó con él y le habló del hambre y la explotación traída por la colectivización, de campesinos «tratados como ganado» y forzados a trabajar en las minas ucranianas, o transportados a Asia Central y abandonados allí a su suerte. Una joven le contó que había tenido que escapar de su pueblo porque haber trabajado en un monasterio la había convertido en una lishentka (privada de derechos). Priest: “What is wrong with George Bernard Shaw? Is he mad? He saw nothing at all. If only he could see one-hundredth of what the peasants are suffering. It is unbelievable that he can be so easily fooled”. También escuchó a gente del régimen que le habló orgullosa de los destierros de familias enteras (“to Solovki or Siberia to cut wood, or work on the railways”) con objeto de «extirpar de raíz el espíritu kulak» (sólo se les perdonaba el exilio a quienes contaban con noventa años o más).
Entre quienes estaban conformes con estos atropellos (“¡Cuentos de viejas!», para una joven komsomolka), los más pobres, cuyo resentimiento encontraba una satisfacción mezquina en la desgracia de quienes algo habían tenido hasta entonces.

Gareth Jones fue el primer divulgador en Occidente de la hambruna en los campos soviéticos…
One peasant said:
“They sent all the grain away from our village and left only 1,000 pounds. I heard that in a village thirty versts away they came to seize the grain, and the peasants killed three militiamen. They wanted to have enough grain for themselves instead of starving. The Communists then shot sixteen peasants”
.

En 1933 volvió a la URSS para atestiguar los horrores de la colectivización (del bolchevismo, en realidad), lo que le valió la prohibición de volver a visitar el país. En 1935 (cuando no contaba ni treinta años) fue asesinado en Manchuria por bandidos que lo habían secuestrado para pedir rescate, se sospechó que la mano del NKVD estaba detrás…

Su llegada a Berlín tras el viaje recogido en este libro le había inspirado las siguientes palabras:
Russian experiences begin to have an unimagined glamour and romance. Our curses of Russian discomforts are now but inaudible murmurs, and our most unpleasant experiences have become the best of fireside tales.
But perhaps we are all wrong; perhaps others once doubted the glory that was Greece, the grandeur that was Rome!

_________________
Cuando fueron a por momper guardé silencio... (Martin Niemöller)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Off topic Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3
Página 3 de 3
 

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group

eXTReMe Tracker