Índice del Foro Foro de Hislibris Foro de Hislibris
Libros de Historia, libros con historia
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   Regí­streseRegí­strese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 
El pequeño Pataxú, Tristan Derème

UNA APROXIMACIÓN A LA POESÍA
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 42, 43, 44 ... 47, 48, 49  Siguiente
 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Off topic
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Lun May 08, 2017 1:37 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

VENTANA A LA PLAZA
José Agustín Goytisolo (Barcelona, 1928-1999)

En raros intervalos, si tú puedes
mirar, saltarte el muro de las luces,
el humo y su cortejo funerario,
entre signos veloces y ancha escenografía
tendrás instantes huecos para ver
lo que hemos construido: volúmenes informes,
fachadas repetidas como gritos cayendo
sobre el gentío acorralado,
ventanas de expresión acusadora, rayos
y antenas recitando al aire
sus mensajes sabidos: todo es
confuso como un buque entre la niebla,
hilo desmadejado que no conduce a nada,
palabrería de neón abstracto. Hay
miles y miles de escaleras y números
y nombres y refugios en el aire
como nidos de pájaros enormes,
anchas plazas lunares y vacías
entre automóviles abandonados. Queda lejos
la imagen que tú guardas de una tierra distinta,
el campo solo, la extendida piel
del mar junto a una playa,
los árboles sin cercas de cemento. Pero
es este tu paisaje, tu mundo,
y de él quedarán luego las señales
salvadas por el tiempo: algunas casas,
el esqueleto de un estadio, agujas
de un tiempo que perviva, igual que ahora
quedan ruinas antiguas entre calles y túneles.
En la ciudad futura, alta y metalizada,
se hallarán huellas de hoy, y alguien estudiará
lo que fuimos, mirando entre espirales
y rampas la pared de un edificio
como el que ahora tú habitas, alguien
intentará saber cómo vivían
los hombres que ahora cruzan
ahí, bajo tus pies. Y entonces ¿qué sentido
ofrecerán balcones y terrazas
y huecos sin cristales de esta ciudad hostil?
Nadie podrá entender que ardió la vida
detrás de tantos muros derribados:
dirán cómo vivimos, no dirán el porqué.
Cierra, cierra el postigo, sumérgete
en tu celda, no abras más la ventana,
no dejes que la luz
muerda también lo poco que te queda:
tu soledad en medio de los gritos,
tu locura en un mundo enloquecido,
el reposo agitado que te lleva
hacia la destrucción, hacia la historia.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Vie May 12, 2017 10:36 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

HALLAZGO DE UNA ESTATUA SUMERGIDA EN EL MEDITERRÁNEO
Rafael Arozarena (Santa Cruz de Tenerife, 1923-2009)

Venid, venid jóvenes atenienses
venid romanos y catalanes ante el espejo azul.
Miradle cuán puro luce en el fondo de la urna
con su cuerpo cristalizado en el mármol.
No tiene galones, medallas ni riquezas.
Sólo una hoja de acanto cubre sus pudores
y así a los siglos desafía.
Inmóvil yace y sonríe
y observa nuestros rostros torcidos por las ondas superficiales.
La espuma veleidosa estalla en el aire salpicando de vacío a los ojos.
De aquí para allá nos lleva la corriente y nuestros
cuerpos danzan y se contorsionan y mil veces al día
se parten en pedazos.

Venid y mirad al hombre de la forma perenne.
Así nos contempla allá en el fondo, desnudo y rompiendo
los dientes al tiempo, con su ángulo facial de 90 grados,
armónico y gracioso en su pureza sonríe.
Venid y miradle
hombres de España, de Italia y de Grecia
heridos luminosos del mediterráneo.
Hoy nos salva que entre el oro y las violetas procelosas
un hombre intacto y desnudo
testigo en lo profundo permanece.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Doc



Registrado: 21 Ago 2014
Mensajes: 473
Ubicación: Er Nolte

MensajePublicado: Dom May 21, 2017 7:59 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

BALADA DE LOS VASCOS HONRADOS
Jon Mirande (París, 1925-1972)

Son anchos de cuerpo, ágiles,
se cubren con boina,
hablan vasco y creen en Dios,
voz nasal —por lo grande—,
son muy, muy honrados,
y se creen hidalgos ...
...Aunque sus maneras sean de villano.
(Que el dios Ortzi me libre
de parecerme a ellos).

En un principio vivían en las tinieblas.
Pero de lo alto llegó la luz a Euskadi:
Dios y Ley Ancestral.
Ahora viven iluminados
iluminados y honradamente
como buenos demócratas.
(Que el dios Ortzi me libre
de iluminarme como ellos).

Tienen una gran cultura,
de cuentos, refranes y nanas,
entienden de política,
pelota, baile, villancicos
y púdicos cantos.
Incluso saben leer el misal.
(Que el dios Ortzi me libre
de leer como ellos).

Saben multiplicar
y se enriquecen en América;
pero también allí son honrados,
se reunen en las sociedades patrióticas,
aunque más a menudo
se reúnen en la iglesia.
(Que el dios Ortzi me libre
De enriquecerme como ellos).

Se casan formalmente
con la bendición
del cura o del alcalde
—porque su gusto es
de lo bueno lo mejor—
con muchachas virtuosas.
(Que el Dios Ortzi me libre
de casarme como ellos).

Se me olvidaba
alabar en estos versos
su nacional vestimenta,
la camisa blanca
que lucen los domingos,
acaso tan limpia como su corazón.
(Que el dios Ortzi me libre
de ser tan limpio como ellos)

Del mismo modo que tú, Javhe,
eres el Señor de los vascos
como lo fuiste de los judíos,
que Ortzi impida,
suceda lo que me suceda,
que me haga tan honrado como ellos.

_________________
Quien no tiene, conoce bien el valor de poseer.
J. Lete
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Vie May 26, 2017 9:46 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

DE CAZADORES Y PRESAS
José Luis Parra (Madrid, 1944-2012, vivió la mayor parte de su vida en Valencia)

No, no era cierto, me engañaba.

Durante muchos años he creído en tu inclemente acoso,
en tu siniestro merodeo.

Nunca pude beber agua en el río
sin oír tu silencio en la maleza.

Has seguido mis huellas, mis cambios, mis temores;
has tatuado mi pecho con indelebles cicatrices;
has hecho de mí un mutilado
rencoroso, un muñón ardiente.

Y sin embargo,
mi aborrecible Sombra,
cuánto debo, en verdad, agradecerte.
Qué mediocre mi vida sin tu aguijón constante.
¿No has sido acaso mi obsesión más provechosa?

Te husmeo. Veo ya muy cerca
tu ojos fulgurantes de felino
que me miran sin odio, indiferentes.

También yo sin rencor te miro.

Pero ahora compréndeme si suelto la traílla
de los perros, si azuzo contra ti
toda la hambrienta jauría de mis sentidos,
la atormentada sed de mis preguntas.

Reconozco mi error. Me equivocaba.

Era yo quien seguía tu rastro, minucioso.
Era yo el que acechaba, era yo el que te olía,
yo quien buscaba tu cubil en cada gota de mi sangre.

Sí.
Siempre he sido yo el cazador.
Y tú, por mí forjada, recreada
hasta los tuétanos,
mi invulnerable presa.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Vie Jun 02, 2017 11:53 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

«El siglo XIX, que en apariencia se revela tan librepensador, tan agnóstico y materialista, sorprende permanentemente con sus huellas de profunda espiritualidad. En este poema de Gérard Nerval (1808-1855) resuena la nota mística con acentos visionarios de los que no está ajena una espiritualidad de origen gnóstico y alquímico. La intuición panteísta del poeta francés sugiere que tanto en el hombre como en la materia reside escondido el espíritu divino que ansía florecer. El epigrafe remitiría a un poema atribuido a Pitágoras, pero posterior a él».
Lino Althaner (todoelorodelmundo.com).

VERSOS ÁUREOS
Gérard de Nerval (París, 1808–1855)

¡Vamos!, ¡todo es sensible!
Pitágoras

¡Hombre!, pensador libre, ¿crees pensar tú solo
en un mundo en que estalla la vida en toda cosa?
De las fuerzas que tienes tu libertad dispone,
pero está el Universo ausente en tus consejos.

Respeta en cada bestia un espíritu activo.
Cada flor es un alma que se abre a la naturaleza.
Un misterio de amor en el metal reposa:
«Todo es sensible».
¡Y todo tiene influjo en tu alma!

Teme en el muro ciego un mirar que te espía:
a la materia misma un verbo va ligado.
¡No la utilices para uso impío!
Suele, en el ser oscuro, vivir un Dios oculto;
y como un ojo en ciernes
cubierto por sus párpados,
crecer tras la corteza de la piedra un espíritu.


***

«En los tres últimos años de su vida, Nerval, previendo quizás, con vertiginosa lucidez, el fatal desmoronamienmto de su razón, entre recaída y recaída, se va reconstruyendo con minuciosa desesperación. Reúne sus escritos dispersos y los corrige y reelabora febrilmente...

Prematuramente envejecido, peregrino en un París ya nocturnal, pobre, sin domicilio fijo, desenganchado de la realidad, a insalvable distancia de sus viejos amigos, en la madrugada del 26 de enero de 1855 se le encuentra ahorcado en un callejón del viejo París. Uno o dos días antes había dejado esta nota para su tía, en cuya casa se alojaba: "No me esperes esta tarde, porque la noche será negra y blanca"».
Pedro José Vizoso (Tinta China, Revista de Literatura).
_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Vie Jun 09, 2017 4:52 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

EL CAMINO NO ELEGIDO
Robert Frost (San Francisco, 1874-1963)

Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo,
Y apenado por no poder tomar los dos
Siendo un viajero solo, largo tiempo estuve de pie
Mirando uno de ellos tan lejos como pude,
Hasta donde se perdía en la espesura;

Entonces tomé el otro, imparcialmente,
Y habiendo tenido quizá la elección acertada,
Pues era tupido y requería uso;
Aunque en cuanto a lo que vi allí
Hubiera elegido cualquiera de los dos.

Y ambos esa mañana yacían igualmente,
¡Oh, había guardado aquel primero para otro día!
Aun sabiendo el modo en que las cosas siguen adelante,
Dudé si debía haber regresado sobre mis pasos.

Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Mar Jun 13, 2017 6:58 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

UGOLINO
Alejandro Duque Amusco (Sevilla, 1949)

Prisionero en la torre de Ugolino,
cercado por el hambre de saber,
yo te maldigo, fortaleza falsa,
pues me hiciste creer una verdad
que no existe, esperar un mundo noble
y sabio y generoso que no existe.
Y el alma se despeña, quebrantada,
por las fronteras de la irrealidad
y la razón se pierde entre su laberinto.
Quise creer. Amar la rosa trémula
de un sueño. Huir de esta prisión de vagas
sombras. Nada es real. Todo, espejismo.

Son ceniza los libros y la muerte.


***

«El 01/07/1288, el arzobispo Ruggieri degli Ubaldini lanzó las masas populares contra los partidarios de Ugolino. Hubo luchas por toda la ciudad, hasta que consiguieron vencer a nuestro personaje y capturarlo.
Fue encerrado por orden del arzobispo en la torre Gualandi, también llamada Mida. Junto con él, fueron encerrados en esa torre, sus hijos Gaddo y Uguccione y dos nietos, Nino y Anselmuccio [de unos veinte años]. El arzobispo les condenó a todos a morir de hambre, prohibiendo que se les socorriera, ni siquiera les permitió la tradicional asistencia religiosa a los moribundos. Incluso tiró al río las llaves de la torre.
En marzo de 1289, cuando ya no se escuchaba ningún ruido en la torre, se procedió a abrir la celda y se les encontró a todos muertos. Sus restos fueron enterrados en la iglesia de San Francesco.
Una leyenda decía que Ugolino había muerto el último, por lo que la única explicación es que se hubiese ido comiendo a los que iban muriendo. No obstante, estudios recientes ponen en duda esa versión, pues no han encontrado ninguna evidencia de antropofagia en los cadáveres».
Juan Vila, La leyenda de Ugolino y sus hijos, en Amantes de la Historia
_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Vie Jun 16, 2017 5:37 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

ALDEBARÁN
Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864-1936)

Rubí encendido en la divina frente,
Aldebarán,
lumbrera de misterio,
perla de luz en sangre,
¿cuántos días de Dios viste a la tierra,
mota de polvo,
rodar por los vacíos,
rodar la tierra?
¿Viste brotar al sol recién nacido?
¿Le viste acaso cual diamante en fuego
soltarse del anillo
que fue este nuestro coro de planetas
que hoy rondan en su torno,
de su lumbre al abrigo,
como a la vista de su madre juegan,
pendientes de sus ojos,
confiados los hijos?
¿Eres un ojo del Señor en vela,
siempre despierto,
un ojo escudriñando las tinieblas
y contando los mundos
de su rebaño?
¿Le falta, acaso, alguno?
¿O alguno le ha nacido?
Y más allá de todo lo visible,
¿qué es lo que hay del otro lado del espacio?
Allende el infinito,
di, Aldebarán, ¿qué resta?
¿Dónde acaban los mundos?
¿Todos van en silencio, solitarios,
sin una vez juntarse;
todos se miran a través del cielo
y siguen, siguen,
cada cual solitario en su sendero?
¿No anhelas, di, juntarte tú con Sirio
y besarle en la frente?
¿Es que el Señor, un día,
en un redil no ha de juntar a todas
las celestes estrellas?
¿No hará de todas ellas
una rosa de luz para su pecho?
¿Qué amores imposibles
guarda el abismo?
¿Qué mensajes de anhelos seculares
transmiten los cometas?
¿Sois hermandad? ¿Te duele,
dime, el dolor de Sirio,
Aldebarán?
¿Marcháis todos a un punto?
¿Oyes al sol?
¿Me oyes a mí?
¿Sabes que aliento y sufro en esta tierra,
mota de polvo,
rubí encendido en la divina frente,
Aldebarán?
Si es tu alma lo que irradia con tu lumbre,
lo que irradia ¿es amor?
¿Es tu vida secreto?
¿O no quieres decir nada en la frente
del tenebroso Dios?
¿Eres adorno y nada más que en ella
para propio recreo se colgara?

---------

Siempre solo, perdido en lo infinito,
Aldebarán,
perdido en la infinita muchedumbre
de solitarios...
¿sin hermandad?
¿O sois una familia que se entiende,
que se mira los ojos,
que se cambia pensares y sentires
en lo infinito?
¿Os une acaso algún común deseo?
Como tu luz nos llega, dulce estrella,
dulce y terrible,
¿no nos llega de tu alma el soplo acaso,
Aldebarán?
Aldebarán, Aldebarán ardiente,
el pecho del espacio,
di, ¿no es regazo vivo,
regazo palpitante de misterio?
¡Tú sigues a las Pléyades
siglos de siglos,
Aldebarán,
y siempre el mismo trecho te mantienen!
Estos mismos lucientes jeroglíficos
que la mano de Dios trazó en el cielo
vio el primer hombre,
y siempre indescifrables
ruedan en torno a nuestra pobre Tierra.
Su fijidez, que salva
el cambiar de los siglos agorero,
es nuestro lazo de quietud, cadena
de permanencia augusta;
símbolo del anhelo permanente
de la sed de verdad, nunca saciada,
nos son esas figuras que no cambian,
Aldebarán.
De vosotros, celestes jeroglíficos
en que el enigma universal se encierra,
cuelgan por siglos
los sueños seculares;
de vosotros descienden las leyendas
brumosas, estelares,
que, cual ocultas hebras,
al hombre cavernario nos enlazan.
Él, en la noche de tormenta y hambre,
te vio, rubí impasible,
Aldebarán,
y loco alguna vez, con su ojo en sangre,
te vio al morir,
sangriento ojo del cielo,
ojo de Dios,
¡Aldebarán!
Y ¿cuando tú te mueras?
¿Cuando tu luz, al cabo,
se derrita una vez en las tinieblas?
¿Cuando frío y oscuro
el espacio sudario
ruedes sin fin y para fin ninguno?
¡Este techo nocturno de la tierra,
bordado con enigmas,
esta estrellada tela
de nuestra pobre tienda de campaña,
es la misma que un día vio este polvo
que hoy huellan nuestras plantas,
cuando en humanas frentes
fraguó vivientes ojos!
¡Hoy se alza en remolino
cuando el aire lo azota
y ayer fue pechos respirando vida!
Y ese polvo de estrellas,
ese arenal redondo
sobre que rueda el mar de las tinieblas,
¿no fue también un cuerpo soberano,
sede no fue de un alma,
Aldebarán?
¿No lo es aún hoy, Aldebarán ardiente?
¿No eres, acaso, estrella misteriosa,
gota de sangre viva
en las venas de Dios?
¿No es su cuerpo el espacio tenebroso?
Y cuando tú te mueras,
¿qué hará de ti ese cuerpo?
¿Adónde Dios, por su salud luchando,
te habrá de segregar, estrella muerta,
Aldebarán?
¿A qué tremendo muladar de mundos?

---------

Sobre mi tumba, Aldebarán, derrama
tu luz de sangre,
y si un día volvemos a la Tierra,
te encuentre inmoble, Aldebarán, ¡callando
del eterno misterio la palabra!
¡Si la Verdad Suprema nos ciñese
volveríamos todos a la nada!
¡De eternidad es tu silencio prenda,
Aldebarán!

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Lun Jun 19, 2017 9:47 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

ADIÓS INTEMPORAL
Elvio René (Córdoba, Argentina, 1947; reside en España desde 1974)

Constelación de Tauro
Cuarto milenio


Acuérdate de Keón.
Durante el largo viaje, recuérdalo con honra.
No hay en Keón espigas que se mecen;
hay un desfiladero,
una grieta continua que fecunda la vida
debajo de las cúpulas.
No hay venas de amarilla savia;
no hay cosechas de añil más allá de los módulos.
Fuera de las Zonas no hay sustento,
ni vértigo, ni grises;
hay un confín cegado de vientos estelares
y abatida espesura mineral.
Desde la torre seis, el negro cielo es místico
y desconoce pausas; Aldebarán calcina
un soplo terminal.

Aquí dejas el clima fraudulento,
los vectores de paso,
el disuelto rudimento del arte.
No está en Keón la cuna que te trajo.
Acuérdate de Keón cuando los años de sueño
y el azul planeta
te despierten.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Lun Jun 26, 2017 6:16 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

HAY UN INSTANTE...
Guillermo Valencia (Popayán, Colombia, 1873-1943)

Hay un instante del crepúsculo
en que las cosas brillan más,
fugaz momento palpitante
de una morosa intensidad.

Se aterciopelan los ramajes,
pulen las torres su perfil,
burla un ave su silueta
sobre el plafondo de zafir.

Muda la tarde, se concentra
para el olvido de la luz,
y la penetra un don suave
de melancólica quietud,

como si el orbe recogiera
todo su bien y su beldad,
toda su fe, toda su gracia
contra la sombra que vendrá...

Mi ser florece en esa hora
de misterioso florecer;
llevo un crepúsculo en el alma,
de ensoñadora placidez;

en él revientan los renuevos
de la ilusión primaveral,
y en él me embriago con aromas
de algún jardín que hay ¡más allá!...

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Sab Jul 15, 2017 5:25 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

POÉTICA
Jorge Brega (Buenos Aires, 1949)

Como Hopper
escrutar desde la noche un cafetín iluminado.
Un claro lunar desde el monte tupido.
No un destino ajeno
de parroquiano acodado al estaño.
Sino una hondura propia.
Un misterio íntimo que la conciencia ronda.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Sab Jul 22, 2017 5:04 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Eduardo Casar (Ciudad de México, 1952)

I KANT

Yo soy un ser en sí que sí se pudre
y procuro pudrirme muy placenteramente.
Si estoy en esta historia
pues que sea de fricción.
Si he de desintegrarme
que salga íntegramente
y que no deje más
huellas que güeyes,
equilibradamente,
y que sea digital
y me vuelva virtual,
sin espacio ni tiempo.
El puro a posteriori.



ESTATURA DE ESTATUA

Mi estatua va cambiando con el tiempo.
Poco a poco y sin que nadie sepa
ni le lleve la cuenta
como que ha ido variando ciertas posiciones,
ciertos ángulos nórdicos, cierto pliegue invisible.
Hace ya unos veinte años
cambió el peso del cuerpo
de una pierna a la otra,
pero lo hizo de noche y hasta estaba lloviendo,
y nadie se dio cuenta: al otro día, cuando el agua se seca,
muchas cosas, nosotros, ya no somos los mismos,
hasta las plantas crecen y miran hacia arriba
cuando el agua se seca. Hay incluso personas
que miran hacia arriba.
Y es que a mi estatua el frío
le tiene sin cuidado. El aire le hace
lo que el viento le hace
a la estatua de Juárez, que está cerca.
Mi estatua ha visto niños que ya tuvieron hijos
y que ya se extinguieron.
Cada milímetro chico de segundo
mi estatua está cambiando. Para el canal de hormigas
sí resulta un problema, pero tú dime a quién
le importan las hormigas: no son osos polares,
no son pandas.
Cuando los zopilotes sean de hierro forjado
mi estatua empezará apenas a intentar preocuparse.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Lun Ago 28, 2017 7:07 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

DIES IRAE
José Luis Gómez Toré (Madrid, 1973)

Es el día de la demolición.
No el día de las demoliciones controladas.
No la piel de la guerra cosida a tu epidermis.
No la alarma en la noche.
No la noche.
No el hambre del bulldozer que levanta
una nube de polvo y de cansancio.

Quienes sin saberlo cuidan
del espacio intermedio
miran cómo se agrietan las palabras,
cómo se tambalean las columnas del aire,
guardan en los bolsillos ese poco de polvo,
echan a andar con prisa entre acechantes,
intactos edificios.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Vie Sep 01, 2017 4:01 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

CONFESIÓN
Enriqueta Arvelo Larriva (Barinitas, Venezuela, 1886-1962)

En pleno campo
asaltóme el miedo.
Y me inquietó el trino claro
y el emboscado ruido.
El sol en acción,
la tendida sombra.
La quietud del tronco,
el estremecimiento de la rama viva.

Y corrí sin ley.
Me llevaba el miedo.
Las cintas filosas de un cañal tupido
me hirieron el rostro.
Corría de miedo.
Y nadie lo supo.
Y me avergüenzo.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
momper



Registrado: 14 Dic 2008
Mensajes: 4270
Ubicación: el chacuatol

MensajePublicado: Dom Sep 10, 2017 9:19 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Waldo Leyva (Remates de Ariosa, Cuba, 1943)

LA CIUDAD

Polvo y aire.
Viento seco que cruza la memoria.
Equivocados puntos cardinales.
Ni siquiera un color en los escombros,
ni alimañas, ni aguas negras,
ni ese podrido olor que anuncia vida.
¿Desde dónde he venido?
¿Por qué busco una ventana que no existe,
aquella puerta de la aldaba azul,
un espejo que me confirme el rostro,
una queja,
una mínima pulsación,
un ruido humano?

Nadie soy si la Ciudad se ha muerto
y si estoy recorriendo sus deshechos
quién puede asegurarme que no vive.



AGRADEZCO LA NOCHE

Aquí estoy, nuevamente amanecido,
dispuesto a soportar hasta que vuelva
la noche irremediable.
Cuento los días y me resulta eterno
el tiempo que supongo me separa
del silencio sin ruido.

Estoy como en un pozo
pero viendo la luz solo en el agua.

En un sitio del mundo
comenzará otra guerra
y vencerán los muertos a los muertos.

De aquello que fue el rostro del amigo
queda sólo una mancha, un tatuaje
que ha dejado la máscara en la piel.

¿Quién le cortó los hilos a la rueca?
¿Quién me dejó sin calles, sin laguna
con una puerta sólo hacia la infancia,
hacia el agua del pozo?
Aquí estoy, nuevamente amanecido,
ha sonado el teléfono,
comienza la ciudad su ruido informe,
y siguen los semáforos en rojo.



HOMÉRICA
(o monólogo de Aquiles)

¿Realmente fue mi lanza la que se hundió en tu pecho?
¿Era aquél tu cadáver insepulto sobre la ardiente arena?
¿Hirieron tu cuerpo muerto mis guerreros
para huir del insomnio
para espantar el miedo?
¿Quién anunció mi muerte frente a la puerta Escea
si tu lengua era el signo del reposo
y en tus ojos vacíos se perdía el origen de la luz?
Ah, Héctor, defensor de los muros,
la historia la contaron de otro modo.
Los dioses, aburridos en sus largas veladas,
inventaron el cuento. Hasta Homero fue falso.
Sólo que en su desidia —los dioses son así— se olvidaron
del juego y ahora yo soy el héroe, clavando eternamente
la pica poderosa sobre mi propio pecho.

_________________
Tu quoque, Eslava Galán?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Off topic Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 42, 43, 44 ... 47, 48, 49  Siguiente
Página 43 de 49
 

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group

eXTReMe Tracker