EN EL CORAZÓN DEL MAR – Nathaniel Philbrick

3338704492_1657733035_zAviso a navegantes. Nos hallamos ante una verdadera obra maestra. Y, si tal vez es imprudente citar así un texto no demasiado conocido y de escasa difusión como éste, pues dejémoslo entonces en que se trata de un trabajo de gran categoría. Ciertamente, con esta lectura nos vemos envueltos desde primer momento, pese a que se nos están narrando unos hechos en principio no demasiado atractivos, la existencia de unos personajes casi anónimos, desconocidos para el gran público. Sin embargo, sus vivencias y desventuras atrapan con una mezcla de terror y admiración, de angustia y patetismo, que no pueden dejar indiferente ni al más frío de los corazones. De hecho, de la experiencia vivida por los anónimos protagonistas de este ensayo surgió la idea que guió al genial Herman Melville a dar a luz, treinta años más tarde, a su más conocido y denso engendro: Moby Dick o la Ballena Blanca.

Un cachalote atacando un buque ballenero hasta el punto de llevarlo a las profundidades del océano, realidad y ficción dándose la mano en este caso de un modo que raya lo salvaje, me atrevo a decir. En efecto, si nos remontamos en la historia de la navegación al año del Señor de 1820, hallaremos un barco ballenero, el Essex, cuya procedencia era el puerto por excelencia dedicado a tan lucrativo negocio; Nantucket. Y veremos como, tras la desaparición en alta mar del buque, fueron hallados náufragos a bordo de barcas balleneras en diferentes puntos del pacífico sur, a miles de millas del punto en que realmente el barco había zozobrado, tras más de tres meses de deriva. Una proeza de supervivencia que superaba infinitamente la meritoria ruta del capitán William Bligh, famoso por su regreso tras ser abandonado en alta mar por su propia tripulación (en el célebre caso de la Bounty). Aquellos náufragos, sin embargo, fueron rescatados en un estado absolutamente lamentable; delgados hasta lo inhumano, quemados por el sol, marcados por el horror del escorbuto, y con la cabeza prácticamente perdida por la desesperación. Los indicios sobre su subsistencia a bordo de las chalupas balleneras en las que fueron hallados no daban lugar a dudas: el canibalismo. La puritana sociedad del momento no encajó demasiado bien aquello, y tan sólo un iluminado como Poe sería capaz de homenajear su conducta, años después, en su siempre sorpresiva narración de Las aventuras de Arthur Gordon Pym.

De los escasos supervivientes, el primer oficial, llamado Owen Chase, publicó un relato sobre las desventuras de la tripulación del Essex, que en su momento se convirtió en una especie de best-seller. Otro tripulante superviviente, el entonces grumete Thomas Nickerson, también relató sus vivencias, muchos años más tarde, en su vejez, y lo hizo desde un punto de vista muy diferente a Chase, contradiciendo algunos argumentos de éste en que él salía especialmente favorecido de la aventura. Sin embargo, este segundo relato quedó inédito por varias circunstancias y, tras ser hallado por casualidad en 1960, no vio la luz hasta 1984, cien años después de su elaboración.

Nathaniel Philbrick es un autor eminentemente naval, miembro de una familia de tradición literaria, así como oriundo de la zona reina de la caza ballenera de entonces, el estado de Massachussets. Ha investigado tanto sobre aquel pretérito negocio que ha acabado afincándose en la misma isla de Nantucket, donde se ha convertido en una eminencia local a nivel histórico. La solvencia de sus argumentos es innegable, pero además su estilo narrativo es ágil y ameno, dinamizando la trama cual si se tratase de una novela, en ocasiones. La reconstrucción de Nantucket, del negocio ballenero y de sus protagonistas de entonces es tan fiel que realmente conseguimos hacernos una idea de cómo debiera ser todo aquel tinglado, hoy en día completamente desaparecido. El resultado sobre el papel es magistral, un trabajo exhaustivo y analítico, que busca siempre la comparación entre los diferentes puntos de vista que cada fuente documental aporta de unos sucesos que, por suerte o por desgracia, nadie más que ellos (a parte del viejo y gruñón Neptuno, evidentemente) podría certificar o desmentir.

El relato es un retrato de una sociedad, de un momento histórico, de un oficio antiguo, el de ballenero, que ha pasado a la historia como algo sucio, burdo, poco noble, especialmente si se aplica sobre él un enfoque en clave actualista con argumentaciones ecologistas de por medio. Craso error, creo yo, pues aquellos hombres no eran más que pescadores, en busca de su propia supervivencia, cuyo empeño estaba especializado en un combate de igual a igual contra unos leviatanes marinos de más de quinientas toneladas de peso. Una batalla legal, a fin de cuentas, con la sombra de la muerte a las espaldas.

En fin, como apuntaba, los sucesos del hundimiento del Essex inspiraron a Melville. Y además, de qué manera. Un hombre como él, implicado personalmente en la pesca ballenera de entonces, es imposible que no fuera tremendamente impactado por la leyenda del horror de lo sucedido al Essex. Leyendo lo ocurrido, asimilando el modo de vida de aquellos pobres diablos, es cuando podemos entender mucho mejor a Melville y su opus magna. Por ello, recomendaría especialmente este libro a cualquiera que diga de sí mismo que adora a la ballena blanca y todo lo que gira entorno a ella.

[tags]Nathaniel Philbrick, ensayo, mar, marinos, Melville, naval, barcos, navío[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EN EL CORAZÓN DEL MAR de Nathaniel Philbrick en La Casa del Libro.

     

24 comentarios en “EN EL CORAZÓN DEL MAR – Nathaniel Philbrick

  1. Valeria dice:

    Horus, guapo, tómate un descanso en tus reseñas, que mis caudales son exiguos, muy exiguos, para tanta buena recomendación que nos ofreces. Me estás llevando a la ruina. :-)

  2. Horus dice:

    Vaya! Ha sido entrar en Hislibris, ver esa cabecera y me ha dado un «subidón»…!

    Ja, ja, ja! Valeria, no me lo tengas en cuenta, es superior a mis fuerzas. Es ver la palabra «mar» en un título y me lo miro con mejores ojos…

    Pero este libro en concreto es muy bueno y, como digo en la reseña, especialmente recomendable para todo aquel melville-maníaco que quiera hacerse una idea del «marco» en que Melville escribió sobre la ballena blanca.

  3. Hagakure dice:

    Siguiendo el estilo de comentario de Valeria: Que buena pinta la de este libro, y que mala pinta la de mi bolsillo, por los dioses!.

    Espectacular reseña y espectacular cabecera de Nuru.

  4. Rosalía de Bringas dice:

    ¡Ay, Señor! ¿por qué hacéis reseñas tan sugerentes?
    Fíjate que a mí el tema marino… Y me dan ganas de leer el libro.
    Muy buena reseña y supongo que un más que buen ensayo, capaz de suscitar el entusiasmo de los lectores.
    ¡Gracias, Horus, por el trabajo y por compartirlo!
    ¡Ah,y es verdad, la cabecera es espectacular!

  5. Horus dice:

    Thanks, compadres. Una buena solución para lo del bolsillo es pasarse por las bibliotecas. En mi caso, este lo hallé en una y me lo traje pa casita de inmediato.

    Y es cierto, la cabecera es una pasada. Me encanta.

  6. Vorimir dice:

    Hoy día me repugna que aun haya caza de ballenas en países como Japón, Noruega e Islandia (aunque sea controlada), estando muchas especies en peligro y sabiendo como sabemos que son tan inteligentes y pacíficas. Y después de este alegato pseudo-ecologista aplaudo la reseña de Horus, y es que los tiempos son los tiempos y pese a todo, a veces uno no puede más que admirar el valor (unido supongo a una buena ración de desesperación) con el que en otras épocas los hombres se ganaban la vida y sin duda este libro es imprescindible para conocer un ambiente y una profesión como era la de ballenero.
    Y me despido con esta canción de Duncan Dhu que va tanto con el tema: Entre salitre y sudor:
    http://www.youtube.com/watch?v=fGRt31C06Qc

  7. Akawi dice:

    Muy buena reseña Horus Chan, y eso que a mí no me entusiasman los libros del mar.

    Para remediar este fallo mío, estoy con la novela de Elías Meana Díaz, editorial Noray, llamada :»Los silencios del Atlántico», basada en hechos reales en la II Guerra Mundial. Una cooperación encubierta de Franco de avituallamiento de carburante a los submarinos alemanes.

    Después de ésta daré paso a «En el corazón del mar», porque estoy segura que hasta ahora no he elegido bien mis lecturas naúticas.

    Gracias chico, un abrazo.

  8. profeballa dice:

    Saludos. Cuántos libros te lees al año? Cómo haces para leer tanto?
    Un abrazo!

  9. profeballa dice:

    No has leído «Nosotros los ahogados» de Carsten?
    Acabo de leer la obra que citas de Poe, no me atrapó.

  10. ARIODANTE dice:

    Vaya! veo que el tema marinero tiene más defensores..¡Arriba y clara!! Horus, estupenda reseña y libro que despierta el interés de mis neuronas. Efectivamente, Valeria: hay bibliotecas físicas y virtuales… ¿Año de edición, por favor? ¿Editorial?
    El problema de la baja consideración de los balleneros no era tanto por pescar ballenas, sino por el hedor que despedían aquellos barcos y todos los miembros de la tripulación. De ahi la consideración de burdo, y poco noble.

    Por cierto, Akawi, el libro de nuestro común amigo Elías Meana lo he reseñado ya para la Revista General de Marina, y saldrá en el número de marzo. Y el miércoles que viene estaré presencialmente en la presentación que Elías hace en Madrid de su libro. ¿Te animas a venir?

  11. Akawi dice:

    Me lo comentó Elías que habías hecho la reseña. También estaba al tanto de su presentación en Madrid, pero no tenía ni idea de que estabas por allí en esas fechas.

    Ariodante. Dime dónde presenta su novela y a qué hora para colgarlo en el facebook, a ver si algún hislibreño quiere asistir.

    Me gustaría estar allí, pero por ahora no tengo planes para la capaital. Voy primero a Granada y luego a Sevilla. Ya sabes. Demasiado para mis bolsillos.

    Un abrazo

  12. Horus dice:

    Vorimir: yo también detesto la caza de ballenas, sin ser ecologista. Es un crimen desproporcionado, y una lucha desigual. En el caso de antaño, aquello era un combate de tu a tu. Los antiguos balleneros «atacaron» especialmente al cachalote, por su valor extra gracias al llamado esperma y al famoso ambar gris. Y, sin embargo, esta especie no está amenazada ni lo ha llegado a estar nunca. Ha sido posteriormente, con buques a motor y con arpones mecánicos, cuando se ha llegado a límites muy peligrosos en relación a especies como la ballena franca, por ejemplo.

    Profeballa: la obra que citas de Carsten la reseñó por estos lares Rodrigo, hace unos meses, y desde entonces que lo tengo anotado y en la lista de futuribles. Pero tiene una pinta excelente, sí.

    Akawi: la novela que citas no la he leído, pero las referencias son buenas. Haremos, pues, por conseguirla.

    Ariodante: la editorial es Mondadori, y el año de edición el 2001. El trabajo original en inglés era un pelín anterior, creo. Si no recuerdo mal, de 1999.

  13. profeballa dice:

    Mil gracias por su respuesta. No lo he logrado conseguir la reseña. Si puede colocarme el link, le agradezco mucho!.

  14. profeballa dice:

    Ya lo conseguí. Ignore lo anterior.

  15. endeavour dice:

    Mil gracias, amigo. Una reseña estupenda. Me la apunto. Como todas las que tengan que ver con mi amado Melville. Qué tendrá este autor que a tantos nos cautivó con la ballena blanca…

    un saludo.

  16. Horus dice:

    Endeavour… con ese «nick» es imposible que no le gusten los asuntos náuticos. :-)
    Gracias, compañero. Si le gusta Melville, esta obra sirve para ahondar e imaginarse el modo de vida que llevó en aquellos duros años como tripulante.

  17. lanta dice:

    Jo que reseña. Seguro que el libro mola.

  18. Horus dice:

    Lantáket, en este libro Nantúket es especialmente protagonista. Se hace una gran descripción de la ciudad y de su importancia en aquellos tiempos en relación con el negocio ballenero. Sólo por eso, creo que tiene que gustar. ;-)

  19. pablo dice:

    Hola, ando absolutamente desesperado buscando este libro, sabeis donde lo puedo encontrar?. Mil gracias

  20. juanrio dice:

    Pablo, no se donde vives, pero el único sitio donde la he visto es en Cáceres, concretamente en el siguiente enlace, suerte:

    http://www.todostuslibros.com/libros/en-el-corazon-del-mar_978-84-397-0877-3

  21. juanrio dice:

    Y si eres madrileño puedes encontrarla en varias bibliotecas de la ciudad:

    http://catalogos.munimadrid.es/cgi-bin/abnetopac/O7784/ID4b7b6f45/NT1#

  22. pablo dice:

    Juanrio, Mil gracias. Lo he conseguido en bolsillo en la tienda de caceres. Ahora empieza la busqueda del de tapas duras!.

  23. Natalia dice:

    hola, yo también estoy buscándolo desesperadamente…pero en el enlace que ponéis más arriba no encuentro la librería de Cáceres…me podéis orientar un poco más? . Gracias

  24. juanrio dice:

    Lo siento Natalia, ahora mismo no está disponible el libro en ninguna librería, que yo tenga controlada a través de la red de Cegal, ni en librerías de segunda mano a traves de iberlibro. La otra opción es la de las bibliotecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.