EL PODER NAVAL DE GRECIA EN EL S. V A. C. – Arturo Sánchez Sanz

EL PODER NAVAL DE GRECIA EN EL S. V A.C.Hubo un tiempo en el que los hombres se lanzaban al mar en buques tan ligeros como veloces. Sobre endebles estructuras de madera, construidas por artesanos expertos para poder ser enviadas al vinoso ponto repletas de remeros. Prodigios de tecnología, en las que sólo la velocidad contaba. Pero una velocidad que se lograba por la simple fuerza física de cientos de brazos. Esas bodegas atestadas de hombres que empujaban sus enormes remos de madera, ya que las velas eran solo elementos auxiliares que no contaban en combate: El verdadero hogar de estos buques. 

Tantos brazos condicionaban su operatividad. Apenas podían pasar un día, dos a lo sumo, en alta mar. Necesitaban no perder nunca de vista las costas para alimentar los músculos que las animaban. No había sitio más que para los hombres que las movían con su esfuerzo. Sudor y madera. Un tiempo de remos que se ha vuelto mítico. El tiempo de los trirremes y las pentecoras.

 El libro se divide entre una exposición principal, destinada sobre todo a describir los trireremes, la operatividad de los mismos, su precio y construcción, sus tácticas y los distintos miembros de su tripulación. Destaca como la introducción del espolón marcó una diferencia fundamental, aportándo una ventaja táctica decisiva, que permitía superar a fuerzas muy superiores mediante la pericia táctica. Pero con mucho cuidado, porque los ataques al espolón obligaban a un esfuerzo tan brutal, que los remeros luego apenas podían moverse.

Nos describe esos buques tripulados por profesionales, hombres libres, y pagados por los hombres más ricos de las ciudades, como un impuesto ciudadano (una obligación honerosa y honrosa, de la que era humillante desertar). Buques que siempre tenían nombre de mujer. ¿Para hacer más valientes a sus tripulantes?

 El grueso del libro describe las grandes campañas navales entre Maratón y el final de la guerra del Peloponeso, el periodo de gloria de estos buques. Salamina destaca como la gran campaña de músculos y espolones. Una campaña larga, compleja, muy combatida y en la que el agotamiento del enemigo es tan importante como la propia fuerza. Destaca como una fuerza más pequeña y profesional, más operativa, puede mantenerse mejor en campaña, precisamente por la enorme vulnerabilidad de estas fuerzas ante las tormentas y la falta de suministros.

Espolones cortando las olas impulsados por brazos sudorosos. Ese fue el tiempo de la guerra naval en la Grecia clásica.

Quiero destacar también las excelentes láminas. Hay que reconocer que las ilustraciones de la editorial no han dejado de mejorar, y que en este caso la autora de las que iluminan el presente volumen ha conseguido transmitir esa idea de cascarones de nuez atestados de hombres.

7 Respuestas a “EL PODER NAVAL DE GRECIA EN EL S. V A. C. – Arturo Sánchez Sanz”

  1. APV Dice:

    Al final el peso del dinero y los recursos es el que acabará con la victoria de un bando u otro. Quien puede contratar mejores marineros ganará las guerras.

  2. Vorimir Dice:

    Lo tengo en la lista de futuras compras, de los primeros, pero hasta que no descongestione la pila nada de nada.
    Buena reseña, Uro.

  3. cavilius Dice:

    Pues me interesa, me interesa; desde luego, el libro se merece un buen vistazo.
    Habla de trirremes con detalle, parece, pero ¿también de otros tipos de barco?

  4. Clodoveo11 Dice:

    Parece interesante, sí. Sobre todo el precio.

  5. Urogallo Dice:

    Habla de pentécoras y menciona otros buques, por supuesto, pero el plato fuerte es la época que le da título.

  6. Soldadito Pepe Dice:

    Acabo de leerlo. Sencillo, escueto, bien ilustrado, estupendo. Gracias por la recomendación, Uro.

  7. Soldadito Pepe Dice:

    Por cierto, Uro, me sorprendió no ver intervenciones tuyas en los comentarios a Hombres Buenos del amigo Reverte, del que como quizas recordarás soy incondicional fanático hasta la muerte clínica por culpa original de mi señora, que me le hizo leer por primera vez y dice que aparte Brad Pitt es el único con quien me engañaria. Recuerdo que en otros tiempos felices las tuyas revertiles eran clásicas. ¿No lo has leido esta vez, o que? Una lástima que perdamos las buenas costumbres. Y tambien por cierto algunos seguimos esperando aquella entrevista que Hislibris le hizo a PR y que nunca fue publicada o alguna informacion en su defecto. Los hislibreños que tambien somos revertianos fieles merecemos una explicata.

Deja una Respuesta