EL OCASO DE BIZANCIO – Salvador Felip

El Ocaso de Bizancio. Salvador FelipEl ocaso de Bizancio es una novela, como su título indica, ambientada en los últimos meses del imperio romano de oriente. La portada nos lo confirma, con una Bizancio en llamas sirviendo de fondo a un soldado con cota de mallas y espada curva.
Situada la novela y a sabiendas de que el Titanic se hunde irremisiblemente, voy a tratar de decir algo de la historia sin cargármela. El autor nos traslada por los acontecimientos narrados siguiendo varias tramas: Mahomet II y sus ministros, luchando entre ellos, dan la contraparte a Constantino XI y su secretario Jorge Frantzés. Son los extremos políticos de la contienda el nivel más encumbrado: todos ellos grandes hombres; tal vez un poco mas cruel el sultán, tal vez un poco mas cerca del pueblo y menos imperial el emperador.

En un nivel intermedio encontramos a Giovanni Giustinianni Longo, el capitán genovés que dirige la defensa de Constantinopla. Sin contraparte turco que dirija los asaltos, la trama militar de la historia gira en parte en torno a él, y en parte en torno a algunos de su capitanes: Cattaneo, los hermanos Bocchiardi, el escocés Grant… También en ese mismo nivel están los políticos, Genoveses y Venecianos, Ortodoxos y Católicos, y las discusiones, las reuniones, la intransigencia y la tolerancia de unos y otros.

Pero todos estos personajes no son mas que el marco en el que los protagonistas: Francisco de Toledo y Helena, la joven encargada de las estancias de la futura emperatriz, se conocen, se enamoran y sufren múltiples vicisitudes.

La novela de Salvador Felip narra hechos ya narrados en la magistral novela de Mika Waltari “El Ángel Sombrío”, cosa en cierto modo lógica pues tanto los hechos como los personajes históricos fueron los que fueron. Pero la historia no es la misma, el autor individualiza la obra a través de la historia del castellano y la bizantina. En torno a ellos, rozándolos a veces, impactando de lleno en otras, se teje un entramado de traiciones, celos, miedo, odio y locura. Pero también de amistad, de valentía, de abnegación… Es en el desarrollo de estas tramas alejadas de la magnificencia del marco histórico, estas historias del día a día, donde la obra tiene todo su interés. No falta en ellas el humor, encarnado en un inmenso guardia, o la picardía, mientras seguimos los planes de Francisco para ligarse a Helena, entre otras muchas circunstancias que acercan la historia al lector.

Una vez destripada, espero que no demasiado, la trama, comentar que, en oposición a demasiadas novelas en que los párrafos son demasiado simples, demasiado líquidos, pasando casi sin dejar sabor, la historia se expresa “con la consistencia de unas buenas natillas” (voy a cobrar, lo sé). El estilo es agradable, denso, bien expresado, los párrafos se disfrutan, están llenos de significado, las descripciones de los escenarios están bien estructuradas, y las tramas, esas mismas que he comentado antes, se entrecruzan de forma lógica y suave, sin saltos que pierdan al lector.

Con respecto al autor, poco se puede hablar de él, pues esta es su primera novela. Ingeniero, consultor de seguridad informática, aficionado a la historia militar, amabilísimo en sus dedicatorias… En próximas novelas más.

Por otro lado hay aspectos de la novela que me han gustado menos. En primer lugar su parecido con la de Waltari, son los mismos acontecimientos y casi los mismos personajes, en ambas aparece un misterioso familiar del emperador, y en ambas este vive una historia de amor. Por suerte, como ya he dicho, en la individualización de dicha historia es donde esta novela se distancia, y, a mi entender, se vuelve interesante. También lo previsible de algunos personajes es una circunstancia que hubiera podido mejorarse, pero no abundaré mas en ello.

Terminar diciendo, en general, que la novela merece la pena, es entretenida y bastante buena (no la clasificaría yo como lectura de verano, sino tal vez para una tarde de lluvia)

Opino.

Salvador Felip
EL OCASO DE BIZANCIO
Ediciones B.

Technorati Tags: , , , ,

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “El ocaso de Bizancio” en La Casa del Libro.

73 Respuestas a “EL OCASO DE BIZANCIO – Salvador Felip”

  1. CORCONTAS Dice:

    Muy buena reseña Koenig, felicidades

  2. Sito Dice:

    Es un placer leerte Koenig. Por cierto, me has fastidiado un libro que acabo de empezar que trata sobre un barco, el mas grande jamás construido, que viaja de Londres a …………..

  3. Salvador Felip Dice:

    Estimado Koenig,

    Enhorabuena por la reseña. Resulta muy gratificante para un recién iniciado en este mundo comprobar que mi primera obra puede gustar a lectores expertos en novela histórica.

    Me han encantado tus apuntes sobre mi libro, incluida la parte de las natillas :) Cierto que mi novela trata el mismo momento histórico que la de Waltari, aunque debo añadir en mi defensa que no leí la obra del finés hasta terminar el libro para evitar demasiados parecidos. Prometo ser más original en la próxima (si la editorial decide publicarla, ¡cruzaremos los dedos!) También añadiré que, en mi caso, el misterioso pariente del emperador es un personaje histórico que aparece nombrado en las crónicas de la época. Pero prefiero no comparame con Waltari, que me siento como la mortadela al lado del jamón ibérico…

    En fin, no quiero despedirme sin agradecerte el interés que has puesto en la lectura, estas cosas animan a continuar echando horas por las noches delante del ordenador tratando de expresar en un papel lo que imaginamos que sería la vida en otra época.

    Un saludo

    Salvador Felip

  4. Javi_LR Dice:

    Bienvenido a Hislibris, Salvador Felip. Te deseo suerte en tu andadura literaria y mucho ánimo con la siguiente novela. Da gusto que los autores os paséis por aquí. Por cierto, te voy a decir una cosa: también hay mortadela ibérica.

    Koenig, ¿para una tarde de lluvia? Esas son las mejores lecturas. ¿Con pipa o sin ella?

  5. Salvador Felip Dice:

    Gracias Javi,

    Llevo tiempo siguiendo vuestro foro y es probable que me pase alguna que otra vez. Eso sí, hacéis las reseñas a una velocidad endiablada, cuesta seguirlas todas.

    Un saludo

    Salvador Felip

  6. CORCONTAS Dice:

    Pues, pronto opinaré sobre el libro, ya que lo he encargado.
    Bienvenido Salvador (que es mi nombre tambien), es un placer leerle.

  7. Salvador Felip Dice:

    Gracias Corcontas, tanto por la bienvenida como por la compra. Espero no defraudar y, por supuesto, estaré encantado de leer tus opiniones.

    Un saludo

    Salvador Felip

  8. sito Dice:

    Joer Salvador Felip, un honor poder saludarte en persona y evidentemente darte la enhorabuena por tu libro. Simplemente el escribir un libro, el esfuerzo que requiere, el trabajo, la dedicatoria…………vamos…….a tus pies, si señor. Esperemos que tengas mucha suerte en tu aventura pero al menos, estoy seguro que te has quitado una espinita clavada, ¿no?.

  9. Salvador Felip Dice:

    Hola Sito,

    Gracias por la bienvenida. Efectivamente, no te puedes hacer a la idea de la emoción que se siente cuando recibes la llamada de la editorial en la que te dicen que quieren publicar tu libro. Estaba en el trabajo y tuve que irme a dar una vuelta por que era incapaz de quedarme sentado. No es que te quites una espina, es un clavo del 12 lo que desaparece.

    Escribir un libro requiere mucha constancia, robar cientos de horas al sueño y, sobre todo, paciencia. El peor momento es cuando vas por la mitad, cuando todavía te quedan doscientas páginas por delante y no acabas de ver el final.
    Sin embargo, es una aventura excepcional. Para los que tenemos un trabajo normal y corriente, de los de ir todos los días a la oficina a hacer más o menos lo mismo cada jornada, ver cómo los personajes se van formando resulta casi mágico.

    Os animo a todos a probar.

    Un saludo

    Salvador Felip

  10. Akawi Dice:

    Encantada de poder saludarte Salvador Felip y enhorabuena por el libro.

    Gracias a uno de los mejores reseñadores que tenemos por Hilibris, el amigo Koenig, que nos da la oportunidad de leer un buen libro y además casi que nos presenta al autor. Esto es un lujazo.

  11. Sito Dice:

    Lo que nos acabas de decir Salvador Felip da aún mas valor al libro. Me das una envidia sana y me haces darme cuenta de que si uno se lo propone los consigue.
    Tienes toda la rzón Akawi, Koenig es un crak como reseñador y es un lujazo poder hablar con el autor, yo es que me emociono. Casualmente he conocido en un año en persona a tres autores diferentes, y de verdad es un placer escucharles hablar de sus libros, se denota un sentimiento muy especial, el mismo que con sus palapras nos transmite Salvador Felip.

  12. Koenig Dice:

    Buenos días.

    Por fin me tomo unos minutos para aparecer por aquí tras un fin de semana movidito.

    En primer lugar agradecer a Salvador Felip tanto sus palabras como su amable dedicatoria en el libro. (que no podía yo agradecer en la reseña sin que hubieran aparecido los lanzadores de cuchillos).
    En segundo lugar, pues agradecer a Salvador Felip que se haya tomado a bien las pequeñas críticas que hay en la reseña, y explicado su “idilio” con Waltari. La deportividad siempre es un grado (ahora si, estoy viendo llegar a los lanzadores de cuchillos :-) ), y desearte ánimo con la próxima novela, que yo al menos, esperaré con interés.

    Y ahora pasando a cosas mas mundanas. Con pipa, por supuesto. Y en cuanto a lo de crack, la edad me tiene algo cascado, es cierto, pero de ahí a roto del todoooo.

    Saludos.

  13. Koenig Dice:

    Por cierto, para aquellos que os acordeis, recuerdo que esta es la quinta reseña que no va de batallas.

    Saludos.

  14. Salvador Felip Dice:

    Gracias de nuevo a todos por vuestra bienvenida. El lujo es para mí, por poder conocer a tantos buenos lectores.

    Y mal escritor sería si no aceptara las críticas. Es de ahí de donde se extraen las buenas lecciones. De las frases típicas del tipo: ¡Qué bien escribes! no se saca nada en claro. Para los novatos, la prueba y error es la única forma de aprender. Así que tenéis luz verde para cualquier opinión sobre mi libro.

    Un saludo

    Salvador Felip

  15. Clío Dice:

    Pues felicidades por tu opera prima, Salvador y preparate para los diversos comentarios cuando leamos tu novela….con la cantidad de tardes de lluvia que hay ahora…

  16. Aretes Dice:

    Llevamos la cuenta, Koenig.

    Por cierto ¿cuántas tenías que hacer como penitencia arauxiana?

  17. cavilius Dice:

    Cincuenta eran, ¿no?

  18. juanrio Dice:

    Si, encima animadle :-) (a mi tambien me gustan las de batallas)

  19. Valeria Dice:

    Felicidades a reseñador y reseñado por sus respectivas criaturas. Yo no he leído el libro de Waltari, pero me tomo muy en serio las recomendaciones, y soy experta en tardes de lluvia. Aunque últimamente soy demasiado exigente con las historias de amor. Koenig, aprovechando que el libro no es de batallitas, opina, hombre, opina sobre ese aspecto.

  20. Koenig Dice:

    ¿Sobre las batallitas que están narradas en el libro?

    Valga por delante que los libros de batallitas que leo son de ensayo, no novela. Sin embargo creo que por oposición a las batallas, noveladas y de ensayo, donde se nos habla de formaciones y grupos, en “el ocaso de Bizancio” las batallas son narradas desde el punto de vista de una persona concreta. Que se cae, se retira a descansar, sustituye a un compañero. Es mas, esa persona es, al principio, inexperta en el combate y aprende sobre la marcha, aspecto en el que también se detiene el libro. Este enfoque personal me parece un acierto. Del mismo modo que cuando asistimos a una batalla que dura horas, esas horas no son de constante combate, no habría fisico que lo aguantara. Si no que el combate se rompe, los contendientes se separan, descansan, se tiran de todo y vuelven…

    Y eran cinco. A partir de ahora ¡Ancha es Castilla!

    Saludos.

  21. Aretes Dice:

    Creo que ésa no era la pregunta… ¡qué mala es la abstinencia!
    Igual tienes que repetir penitencia y se te estrecha un poco Castilla

  22. Valeria Dice:

    Pues no, listillo. Según tú, todos esos personajes son el marco de la historia de los protagonistas: Francisco de Toledo y Helena, la joven encargada de las estancias de la futura emperatriz, se conocen, se enamoran y sufren múltiples vicisitudes Pronúnciate sobre esa historia.

  23. Incitatus Dice:

    Koenig echo de menos tus batallas… ¡VUELVE!

  24. Koenig Dice:

    Precisamente siendo esa historia la que me pareció el eje central de la novela… Estoy pensando que son los lectores quienes deben descubrirla.
    ;-)

    (para Clío: guiño pícaro acorde al guión y dejando el asunto cerrado que no hay mas que decir por mi parte).

    Saludos.

  25. Clío Dice:

    Ves, como es fácil, traducción cortita y prístina y una se queda tan conforme, si total el trabajo es el mismo, y ¡la alegria que aporta!!.
    Saludos agradecidos

  26. Vorimir Dice:

    Bueno, aunque es verdad que el libro de Waltari será dificilmente superable… dentro de poco tendremos “El Ocaso de Bizancio” en las estanterias de la biblioteca de mi pueblo :P

    Así podré ojearlo tranquilamente.. jumjum…

  27. cavilius Dice:

    Salvador, tengo una pregunta de carácter profesional sobre tu novela, que no tienes por qué contestar si no quieres, claro:

    ¿Tienes niños pequeños en casa? (Lo pregunto totalmente en serio). Es que lo de “robar cientos de horas al sueño” me ha emocionado.

    Saludos y enhorabuena.

  28. Javi_LR Dice:

    Lo que son las cosas. El sábado, merendando con la mia mamma, me comentaba que la semana pasada había estado en la presentación de un libro de temática histórica en el Casino de Madrid. Y hete aquí que se trataba del libro de Salvador. Me señaló que había sido todo un éxito, así que ¡enhorabuena!

  29. Salvador Felip Dice:

    Hola a todos,

    Respondiendo a Cavilius, te diré que no, aún no, pero tampoco puedo dejar de lado a mi mujer y encerrarme en el cuarto del ordenador, así que escribo por la noche, una o dos horas al día, según la inspiración del momento. Antes o después tendré algún pequeñajo rondando por la casa y entonces veremos en qué queda mi producción literaria.

    En cuanto a la presentación, ¡qué casualidad! Fue el martes pasado y resultó bastante bien, aunque he de admitir que yo no acabé de enfocarme cuando hablé. Pero como llevaba un gran presentador no se notó demasiado.
    Desde luego, el mundo es un pañuelo…

    Un saludo

    Salvador Felip

  30. Maica Dice:

    Hola a todos,

    Yo soy una de las que suelta la típica frase de !Qué bien escribes! que no te saca nada en claro pero según parece eres muy amable con tus lectores y seguro que no me lo tomas en cuenta. Se nota que te gusta la estrategia militar, que disfrutas con ello y lo trasmites. Reconozco que lloré con el final…(a lo mejor soy un poco cursi, pero no me lo esperaba).Sólo quería decir que el libro me encantó y darle ánimos al autor para la próxima novela, ya estoy desando leerla. Enhorabuena por tu libro. Va a ser un éxito!!

  31. cavilius Dice:

    ¿Una o dos horas al día? ¿Y cuánto has tardado en escribir las 560 páginas de tu novela?

  32. Germánico Dice:

    No es mala media, Cavilius. García Márquez dice que un folio satisfactorio al día, es un óptimo resultado.

  33. Germánico Dice:

    Claro que una cosa es el tiempo dedicado y otra lo aprovechable del asunto…

  34. Salvador Felip Dice:

    Depende del día Cavilius, si tuviera que hacer una media supongo que sería más exacto decir 10 horas por semana, dos por cada día de diario, por que los fines de semana no suelo tener tiempo (aunque parezca increíble)
    Como comenta Germánico, tiempo empleado y productividad no siempre van de la mano. Hay horas en las que no consigues escribir más que un par de párrafos y otras en las que el teclado comienza a humear y te gustaría tener cuatro manos para poder descargar todas las palabras que se te acumulan en la cabeza.

    Escribir la novela me llevó unos siete meses en total, más uno para corregir errores o realizar cambios. A eso hay que sumar los cerca de dos años de documentación previa, en los cuales dejas prácticamente de leer novelas y aprovechas cualquier hueco para empaparte de documentación.

    Si te encuentras a alguien en el metro leyendo la cronografía de Psello en lugar de ‘La catedral del mar’ o ‘Un mundo sin fin’ ese soy yo…

    Un saludo

    Salvador Felip

  35. juanrio Dice:

    De lo cual se deduce, Salvador, que lo tuyo son los best-sellers….

  36. cavilius Dice:

    El problema de no tener tiempo para nada durante los fines de semana no es nada increíble, al menos para mí. De hecho, en mi caso ese problema se hace extensivo a los 5 días semanales restantes.

    Gracias por tu sinceridad, Salvador. Y suerte con la próxima novela.

    Saludos.

  37. JoeSpqr Dice:

    Saludos a todos! soy un fiel lector de esta página… la visito diariamente… tambien AMO la Historia y me causa un grandioso placer ver que un autor escribe a sus lectores… en este momento voy saliendo a una libreria que tiene este libro que desde que lo vi me creo grandes ganas de leerlo…

    Estudio Educacion mencion ciencias sociales en Caracas – Venezuela… felicitaciones de antemano! y seguramente estare comentando a medida que avance la lectura… estaria muy interesado en contactar con usted para que me de ciertas recomendaciones para mis estudios!

    Exito en todo! y espero estar en contacto con usted Sr. Salvador Felip!

    PD: Koening excelente reseña! incremento las ganas de adquirir este libro… en total felicitaciones a TODO el grupo de hislibris, ya que hay pocas paginas como uds!

    Jorge Aray desde Caracas – Venezuela

  38. juanrio Dice:

    Jorge, no sabes donde te has metido. Gracias por unirte a este club con el que compartes afición.

  39. Salvador Felip Dice:

    Hola Jorge,

    ¡Desde Venezuela!, vaya, tener un lector internacional son palabras mayores. Espero que te guste el libro y, por supuesto, agradezco cualquier comentario sobre la novela.

    Ánimo con esos estudios, que aunque a veces se nos hagan un poco cuesta arriba es cuestión de paciencia.

    Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en el correo salvador.felip@terra.es
    No sé si mis recomendaciones pueden ser muy útiles, pero te echaré una mano en lo que pueda.

    Un saludo

    Salvador Felip

  40. Daalla Dice:

    Me encontraba disfrutando de la lectura de su libro “El ocaso de Bizancio” cuando al llegar a la página 30 leo lo siguiente:”…lo que cada ciudad buscó apoyos diplomáticos en contra de su adversario. Venecia con Aragón, azuzando a los reyes catalanes en Cerdeña contra el dominio genovés,…”. Como “experto en historia militar” como dice de Vd. la solapa de su libro, debería de saber que JAMÁS hubo tales “reyes catalanes” sino que se trataba de los Reyes de la Corona de Aragón, siendo el Principado de Cataluña una división administrativa de la misma. Me indigna encontrar en tantas y tantas novelas “históricas” los mismos y repetidos “errores”, palabra que escribo emtrecomillada pues, o tales errores demuestran muy poco conocimiento de la realidad o son errores interesados en hacer caer en el error al lector, tergiversando la historia, la historia de Aragón, la mía, pues soy aragonés y no me cansaré de denunciar todos los intentos de tergiversación de la historia por dignidad mia y de mi tierra.
    Es por eso por lo que voy a seguir leyendo su libro y volveré a escribir en este blog si vuelvo a encontrar nuevos “errores”.
    Un saludo

  41. Javi_LR Dice:

    ¿Vas a seguir leyendo algo que al parecer no te gusta para encontrar errores, amenazando con escribirlos en este blog? ¡Je! Estás en tu derecho, pero qué triste, hombre. Sé algo más condescendiente, ¿no crees?

    Cómo está el patio. Cualquiera dice que Rencesvinto era un rey visigodo. O Trajano un emperador hispano. Encima, siendo el Trastámara medio castellano-gallego…

  42. Ascanio Dice:

    Bueno, a mí me ha parecido interesante la puntualización de Daalla. Lo otro (lo de leer para buscar errores) ya me parece más rarito. Se lee para disfrutar, hombre de Dios…y si entre parrafito y parrafito se encuentra algún gazapo, pues lo comentamos entre todos.

  43. Javi_LR Dice:

    Sí, si estoy de acuerdo en que es interesante, pero no creo que en este caso se trate de algo más que de una mera convención en un medio literario. Yo soy el primero al que no le gustan ese tipo de errores cuando parecen tener mala fe y, sobre todo, pertenencen al ámbito académico. En este caso, opino que está fuera de lugar; tengo la sensación de que a veces perdemos la perspectiva.

  44. Daalla Dice:

    Una cosa es que la lectura de “El ocaso de Bizancio” me pueda gustar o no(de hecho me gusta, como me gustan otras muchas novelas del mismo cariz) y otra que me vaya a quedar tan tranquilo a la vista de los manifiestos errores y contradicciones que voy descubriendo página a página. Errores y contradicciones que van siempre en la misma línea de ninguneamiento de Aragón o de una manifiesta tergiversación de la historia en aras de unos intereses nacionalistas (los catalanes) que buscan ensalzar a una Cataluña medieval que nunca fue y a unos sentimientos catalanistas que nunca fueron realidad hasta el siglo XIX.
    La cabeza la tenemos para pensar y no para tragarnos pasivamente lo que nos quieran dar. Se pueden entender algunas licencias que se toman los escritores para hacer más amenos sus libros, pero no se deben tolerar los errores interesados, menos aún cuando llueve sobre mojado. Menos condescendencia y más veracidad.
    Invito a los lectores a que busquen esa misma veracidad cuando lean sobre Recesvinto, Trajano, el Trastámara o cualquier otro personaje histórico. Yo, por mi parte, seguiré leyendo este libro y denunciando su falta de veracidad, siempre que la encuentre, en este foro y en cuantos otros pueda.
    Gracias a Javi_LR por su comentario que servirá, espero, para que al menos haya algo de diálogo sobre este tema. No obstante, sería bueno que el señor Felip manifestase también su parecer, tal como ha hecho en anteriores comentarios -laudatorios, eso sí- de su libro.

  45. Javi_LR Dice:

    Pero, Daalla, ¿de verdad piensas que es un error interesado? Por lo que sé, no me cuadra en absoluto. Da un voto de confianza a la gente; no se puede comenzar una cruzada por algo que puede ser nimio, un simple desliz o una adjetivación amfibológica. Aparentemente, hay más interés y vehemencia en tu crítica que el que veo en la cita transcrita en tu anterior comentario.

  46. Salvador Felip Dice:

    Hola Daalla,

    Lamento no haber contestado antes, pero lo primero es el trabajo, que es lo que paga la hipoteca. Lamentablemente la escritura no da para muchos lujos…

    Me alegra que te guste mi novela aunque me sorprende muchísimo tu comentario. Sobre todo el segundo. Da por hecho muchas cosas que creo conviene aclarar.

    En primer lugar, me extraña la acerba animadversión a ‘reyes catalanes’, teniendo en cuenta que en la misma frase se expone la alianza de Venecia con Aragón (no Cataluña)
    Creo que, por el contenido de la frase, resulta evidente que se trata de un gazapo, como bien dice Ascanio, y, en ese sentido, se agradece la puntualización. Lamento el error y pido disculpas por ello.

    Sin embargo, lo que no quiero ni puedo pasar por alto es que me acuses de que me encuentro envuelto en algún tipo de conjura juedo-masónica para enmascarar y tergiversar la historia de Aragón.
    Si mi novela versara sobre Cataluña, Aragón o las relaciones entre ellas, puedo entender que se mirara con lupa, pero habla de Bizancio y, sinceramente, creo que en este caso el pecado está en el ojo del que mira.
    Soy consciente de que muchos políticos están aprovechando la pésima educación actual para reescribir la historia a su manera y barrer para casa mintiendo de forma descarada, pero yo no soy un político. No tengo interés alguno en reeducar subliminalmente a mis lectores ni en propalar engaños o falacias históricas. No niego que existan novelas que busquen rentabilidad política o nacionalista o, simplemente, alimenten una hoguera ya creada en busca de la rentabilidad económica que tiene reescribir la historia pero, vuelvo a reiterar, no es mi caso ¡yo hablo de Bizancio!

    Comentas que ves muchos errores interesados página a página y siempre en el mismo sentido. Sinceramente, te agradecería que me los detallaras por que, excepto el comentado en el punto anterior, no se me ocurren cuales pueden ser.

    En fin, que bastantes conjuras tenemos en el mundo como para que yo añada más leña al fuego.

    Por cierto, en mi descargo diré que el título de ‘experto’ me lo adjudicó la editorial al hacer las solapas. Yo no me hubiera atrevido a ponerlo sin sonrojarme…

    Un saludo

    Salvador Felip

  47. Daalla Dice:

    Mira, Javi_LR, cuando alguien como yo o como cualquiera de los que vemos esta página ha leído tantas y tantas novelas históricas, muchas de ellas teniendo Aragón como tema central o tangencial, se le afina el sentido crítico, pues realmente es inmenso el número de errores que encuentra uno en muchos libros, siempre en contra de los mismos y a favor de los mismos. Lejos de mi intención iniciar cruzada alguna pero dicen que quien calla otorga y que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. Los lectores aragoneses estamos hartos de ver que nuestra Comunidad, que pinta muy poco en nuestra España actual a pesar del esfuerzo que ponemos en levantarla, tiene además que soportar cómo nos quieren arrebatar una gloriosa herencia para dar más lustre a la historia de comunidades que, por el hecho de tener más riqueza y más habitantes, llevan la batuta en nuestro país y se les consiente todo. Y encima quieren que seamos comprensivos y complacientes.
    Puedo asegurarte que aún no he llegado a la página 70 y ya la lista de tales erores y omisiones empieza a ser larga (no temas,no voy a exponerla). No puedo, por tanto, considerarlos deslices ni términos anfibológicos.
    Por otro lado no es mi intención ofender a nadie ni crear polémica. Lo cierto es que ésta es la primera vez que se me ocurre publicar en voz alta lo que pienso y no deseo crear mal rollo, por lo que pido perdón si es que lo he hecho.
    Un saludo.

  48. Ascanio Dice:

    Pues a mí me encanta el Pirineo Aragonés.

  49. Daalla Dice:

    Hola Salvador Felip,
    Ante todo gracias por tu respuesta a mis comentarios que entiendo que te hayan sentado mal, aunque no era mi intención, créelo, ser ofensivo. Disculpa si lo he sido.
    Mira, es tal el aluvión de libros de novela histórica que nos invade que, forzosamente uno ha de ser crítico con lo que lee pues yo, una gran parte de la historia que sé se la debo precisamente a muchos de estos libros que han hecho que me cuestione, que investigue y que confronte. Este es el gran valor de la novela histórica desde mi punto de vista.
    De ese aluvión al que me refiero, una buena parte de obras tocan en alguna medida (como es el caso de tu libro) o en su totalidad el tema de la historia de Aragón, de sus reyes e instituciones, aspectos que compartimos durante siglos con nuestros vecinos catalanes, valencianos, mallorquines, provenzales y de medio Mediterráneo en lo que se dio en llamar Corona de Aragón.
    En los últimos años parece que hay un gran interés no sólo por políticos, sino también y lo que es peor, por círculos sociales y culturales en ningunear nuestra historia, ignorándola o manipulándola groseramente para inventarse al mismo tiempo una nueva historia de Cataluña,convirtiéndola en reino y a los monarcas de la Corona de Aragón en “reyes catalanes”. La triste (o no) realidad es que Cataluña (de la que no podía hablarse así con propiedad en la Edad Media, pues sencillamente no existía con tal denominación) era a la Corona de Aragón más o menos como la actual provincia de Castellón a la Comunidad Valenciana, por poner un ejemplo.
    En esa línea te apunto algunos ejemplos de los que yo considero errores en tu libro. Por ejemplo, en la página 43 hablas de los “mercenarios catalanes”,. Supongo que te referirás a los famosos Almogávares, tropas de mercenarios tanto catalanes como aragoneses como de muchas otras procedencias de la Corona de Aragón, pero en cualquier caso que actuaban en nombre de Aragón, el cual era uno de sus gritos de guerra, silenciado interesadamente en muchos libros.
    Tales Almogávares, que consiguieron para Aragón o, si queremos, para la Corona de Aragón grandes conquistas en el Mediterráneo Oriental, bien pudieron haberse asentado en el Ática, como escribes en la página 52. Pero me parecería más correcto hablar de Aragoneses o bien de Almogávares y no de “catalanes” como vuelves a decir.
    Asímismo, en las páginas 57, 60 y 61 aludes al “cónsul catalán”, cuando lo más correcto es que habláramos del “consul aragonés” o “cónsul de Aragón”, ya que un cónsul es el representante de un país en una nación extranjera y no puede en ningún caso hablarse de Cataluña como “país” hasta fechas muy recientes y siempre en ámbitos nacionalistas.
    En fín, me has pedido que te detallara algunos de los que yo considero errores y ahí van algunos. Acepto tu explicación de que no son intencionados ni responden a intereses espúreos, aunque quizás te has dejado contagiar un poco de algunas lecturas que sí tienen la intención de “reeducarnos” y contarnos cuentos en lugar de “Historia”.
    A algunos les parecerán detalles nimios pero créeme que ya estamos muy hartos de manipulaciones y nuestra sensibilidad está exacerbada por tanto desafuero. Es bueno que cada cual defienda lo suyo pero no a costa de pisar a los demás.
    No obstante, te reitero mis disculpas y seguiré leyendo tu libro, por placer pero también te digo que con una crítica constructiva.
    Un saludo.

  50. Salvador Felip Dice:

    Hola Daalla,

    Lo primero decirte que no veo mal la polémica, a fin de cuentas creo que ese es el espíritu del foro, compartir ideas sobre los libros que se leen, aunque debo confesar que he sido un poco picajoso con los comentarios sobre tergiversación, pero entiendo que sólo tratabas de decir lo que pensabas y que tienes razón en que algunas novelas son netamente partidistas.

    Te agradezco que me expongas esos dos puntos nuevos, los almogávares y el cónsul catalán. Me permitirán demostrarte que las dudas sobre mi novela son simples malentendidos.

    En mi libro se habla de los almogávares, pero desde el punto de vista bizantino. Para los bizantinos eran catalanes, ellos no diferenciaban las distintas nacionalidades de la tropa. Sus desmanes y devastaciones por Grecia causaron tan hondo y horrible recuerdo entre los bizantinos que, años después, cuando querían llamar a alguien salvaje o bruto le llamaban ‘catalán’.
    En este punto no es menosprecio hacia Aragón, simplemente se expone el punto de vista griego (es una bizantina la que habla de ellos) y, según los libros de historia, para ellos los almogávares eran catalanes. En este caso, que un bizantino hablara de aragoneses sería incorrecto desde el punto de vista histórico.

    Los almogávares se afincaron en el Ática, creando los ducados de Atenas y Neopatria, que ofrecieron al rey de Aragón. Pedro el Ceremonioso, prendado del Partenón, puso una guardia de ballesteros en el monumento, de uno de los cuales dice descender el protagonista de la novela cuando habla con un bizantino. De nuevo, para los bizantinos todos son catalanes, pero si vuelves a leer el párrafo, comprobarás que Francisco habla de su descendencia ‘aragonesa’ dado que, como castellano, él sí conoce y distingue los distintos reinos y poblaciones de la península.

    Otro dato histórico es que el propio Constantino llegó a Constantinopla en barcos catalanes. Así lo consignan las crónicas bizantinas. No puedo garantizar que no fueran barcos valencianos o napolitanos y que los bizantinos los identificaran como catalanes por agrupación, simplemente me he acogido a lo que dicen los libros.
    También es cierto que había una presencia notable de catalanes en la ciudad, debido a la relación comercial de Constantinopla con Barcelona, no tan fuerte como con las ciudades italianas pero innegable. Ofrecieron su apoyo como comunidad a Constantino y, convendrás conmigo, que un mercader barcelonés del siglo XV no se definiría a sí mismo como aragonés, sino como catalán o barcelonés. ¿Habría aragoneses entre ellos? es posible, pero dado que la historia sólo consigna el ofrecimiento de ayuda por parte del cónsul del mar, él sólo habla de catalanes.

    En cuanto al cónsul catalán, no se trataba de un cónsul como lo conocemos ahora, un diplomático. Pere Juliá era cónsul del mar. Éste era un cargo puramente mercantil, una especie de representante de los mercaderes barceloneses en las ciudades de mayor comercio. No era un diplomático del gobierno o de la corona, representaba únicamente intereses comerciales, pero su nombre era ‘cónsul del mar’ (así figura en la ‘Historia de la Corona de Aragón’ de la UNED y en el ensayo sobre la caída de Constantinopla de Steven Runciman) y tal vez el nombre lleve a confusión. Era, por tanto, catalán, (barcelonés, para ser preciso) y no aragonés.

    De hecho, en la versión original del manuscrito introduje notas al pie para los nombramientos, pero finalmente se quitaron (excepto una errata a mitad del libro respecto al dux de Venecia) En ellas se explicaba éste último título como los griegos de megaduque o protostrator.

    Espero haber aclarado tus dudas y que no sigas pensando en mí como un conjurado anti-aragonés.

    Un saludo

    Salvador Felip

  51. Turriano Dice:

    Vaya, he pasado de pensar que Salvador era uno de esos nacionalistas que meten el tema catalán con calzador y que se inventan su propia historia después de leer el último comentario de Daalla, a pensar que realmente sólo ha intentado ser objetivo a tenor de las fuentes y que lo de reinos catalanes ha sido un gazapo. menos mal , porque tengo el ibro en casa y ya estaba preparando la hoguera, pero de momento y a no ser que Daalla me de mayores argumentos mantendré el libro fuera de la hoguera. Creo que el último comentario de Salvador es inapelable.
    En cualquier caso entiendo a Daalla en general, porque se ve cada cosa por ahí increible.

  52. Daalla Dice:

    Puedo asegurarte, Turriano, que podría haber hecho más hogueras con novelas “históricas” que como poco ocultan la verdad cuando no la tergiversan descaradamente, que Pepe Carvalho en la chimenea de su casa de Vallvidrera.
    No quisiera yo ni por asomo parecerme a alguno de los bomberos que, en la obra de Bradbury Fahrenheit 451, tienen como misión no la de apagar incendios sino la de buscar y quemar libros políticamente incorrectos. Así que lee si quieres el libro de Salvador Felip (te recomiendo hacerlo), pues nada tengo que objetar a las explicaciones que me dio en su último comentario, las cuales he podido contrastar en varias fuentes.
    En cuanto a ti, Salvador, vaya por delante que sigo con la lectura de tu libro y que estoy disfrutando con ella. Te animo a que en tus siguientes novelas no permitas que se eliminen las notas a pie de página o bien al final con todas las aclaraciones que sea menester. Puedo asegurarte que no sólo no recargan la lectura sino que se agradecen por lo que aclaran y lo que enseñan, amén de que evitan que lectores tan sensibilizados como yo con su propia historia te encuadren en conspiraciones de diverso signo, cosa que por mi parte dejé de hacer después de leer los documentados argumentos de tu último comentario.
    Gracias por ellos y un saludo.

  53. Ascanio Dice:

    Hay una frase maravillosa que dice: Hablando se entiende la gente. .

  54. Salvador Felip Dice:

    Me alegro que todo se haya aclarado y que mi libro se salve de la quema. Espero que así podáis disfrutarlo sin cortapisas.

    Un saludo a todos

    Salvador Felip

  55. Koenig Dice:

    Buenas noches.

    Quisiera en primer lugar manifestar mi alegría por el entendimiento logrado. No es mala cosa que un intercambio que haya comenzado con cierta tirantez se haya resuelto después con brillantez y buen animo (lástima, no cabe decir animez).

    Por otro lado me gustaría manifestar cierta preocupación por estas tiranteces. Cierto es que hay sectores que pretenden reescribir la historia. Y digo sectores porque son muchos, y tienen cada uno su propia intención, ajena a la historia en si, y principalmente política.

    Lo que me pregunto (y aclaro que no pretendo con ello criticar al ususario Daalla, quiero dejarlo claro) es si no les hacemos un poco el juego poniéndonos primero suspicaces, para enmendarnos después. Quiero pensar que es mas sabio preguntar primero, entender después y sacar conclusiones finalmente.

    Claro que igual esto no casa demasiado con este caracter meridional nuestro. :-)

    Opino, por supuesto.

    Saludos cordiales en todo caso.

    Koenig.

  56. Ascanio Dice:

    Pero Koenig, querido, ¿no crees que las suspicacias son producto de la situación? Creo, sinceramente, que es a lo que nos tienen acostumbrados. Y no quiero seguir, porque prefiero que este debate haya acabado tan estupendamente como lo ha hecho. Yo también felicito de todo corazón a Daalla y a Salvador Felip.

    Un saludo.

  57. carlos Dice:

    casi me parecen más interesantes los comentarios, las críticas y contracríticas, que el propio libro. Gracias a Dios, Daalla y Salvador han encontrado el punto de acuerdo.
    Por ello os estoy agradecido. Ahora me dedicaré al libro.
    No obstante, estoy de acuerdo con Daalla cuando dice que se reescribe la historia con intereses espúreos.
    Habrá que leer ¿ Que es la Historia?, no recuerdo ahora el autor,para saber cómo se escriben los libros de Historia.

  58. Salvador Felip Dice:

    Hola Carlos,

    Espero que cuando leas mi libro te resulte más interesante si cabe que las réplicas de este foro.

    La verdad es que el hilo de la discusión ha dado bastante de sí, pese a que, sinceramente, no esperaba este tipo de argumentación sobre mi novela. Para la próxima me he ido al siglo VI, así que no creo que esta vez nadie pueda pensar en dobles intenciones :)

    Un saludo

  59. Facu Dice:

    Hola a todos. He comprado el libro y estoy a punto de terminarlo.
    He leído muchas novelas y autores, y creo que es buen relato cargado de mucha data y descripción; es allí donde podemos apreciar la profunda investigación por parte del autor para acercarnos a la época. Con esto quiero decir que pude crear en mi mente una imagen de lo que cada página relata, algo díficil que no todos pueden lograr. Otro aspecto positivo es el relato prolongado de un asedio, dentro y fuera de la ciudad, cóimo se vive el día a día en cada ejército.
    Pero por otra parte, creo que es una novela muy caballeresca, creo que falta más violencia, más descripción y relatos bélicos, mayor rigor en los diálogos (muchas veces livianos), y tener presente lo primitiva que era la vida por aquél entonces en las calles. El autor ha otorgado mucha importancia a la historia de amor y no al asedio de la ciudad. De esta forma creo que se evitarían algunos baches que apraecen en la mayoría de las novelas.
    Finalmente creo que es una buena novela y valió la compra! Es un buen registro de aquella época y la verdad es que me hacía falta en mi biblioteca.
    Un abrazo
    Facundo

    P/D: Recomiendo los siguientes libros para apreciar el detalle en la batalla: Trilogía de las cruzadas de Jan Guillou, El orgullo de Cártago de DAVID ANTHONY DURHAM, Alexandros de V. M. Manfredi.
    Para mostrar la vida en las calles: Ciudadano del imperio de BRADSHAW, GILIAN
    SON OTROS MOMENTOS HISTORICOS PERO SON EXCELENTES NOVELAS, QUE MUESTRAN EL TIPO DE LIBROS QUE ME GUSTAN. NO SOY EXPERTO PERO ES MI OPINION, SALUDOS !

  60. Salvador Felip Dice:

    Hola Facundo,

    Con la distancia que dan los tres años que han pasado desde que escribí El ocaso de Bizancio y, sobre todo, con los comentarios que he recibido, he de confesar que ahora cambiaría unas cuantas cosas en el libro. En cualquier caso, me alegra ver que has disfrutado con mi novela y que su lectura ha merecido la pena.

    Un saludo

  61. Facu Dice:

    Buenas noches Salvador
    muchas gracias por tu respuesta, es la primera vez que recibo el descargo de un muy buen autor al cual leí; creo que el foro es una gran posibilidad de intercambiar saberes y lecturas.
    Disculpa mi desconocimiento, pero si has escrito otra novela histórica (bélica) por favor déjame el título así la consigo.
    Ahora estoy leyendo El tirano, de Manfredi, un buen relato cargado de mucha violencia.
    Saludos
    Facundo

  62. Salvador Felip Dice:

    Hola Facundo,

    Mi segunda novela se llama El sueño de Justiniano. La primera parte de esta obra transcurre en las dos semanas de insurrección que se conocen como revuelta de la Nika, mientras que la segunda parte se centra en los cinco años que se necesitaron para reconstruir Santa Sofía, quemada durante las revueltas. Es, por tanto, una novela menos bélica que El ocaso de Bizancio, pese a que disponga de algunas escenas de lucha durante la insurrección.

    En cualquier caso, te invito a que entres en mi web http://www.salvadorfelip.es y descargues el primer capítulo, para que compruebes antes de adquirirla si podría gustarte su temática.

    Un saludo y gracias por tus comentarios.

  63. Facu Dice:

    Hola Salvador,
    Estoy bajando el primer capítulo de la novela. Me interesa, sobre todo porque no hay muchos libros que muestren el imperio romano de oriente; además las descripciones edilicas y urbanas son muy detalladas, y eso me interesa ya que soy estudiante de arquitectura de la UNL, Santa Fe, Argentina.
    Cuando termine de leerlo te comento, muchas gracias por tus respuestas

    Saludos

  64. Liliana de Córdoba-Argentina Dice:

    Nunca una novela histórica, que son mis preferidas, me atrapó desde la primera página como me ocurrió con “El ocaso de Bizancio”. Aún sin tiempo para leer, he destinado minutos libres para avanzar la lectura, llevando el libro en mi bolso para ello. Estoy ya en la última parte y me apena llegar al final. Se que me costará salir de esta historia y ese escenario tan perfectamente descritos que me produce la sensación de ser parte de ellos. Es la primera vez que envío un comentario sobre textos leídos, porque creo que esta novela lo merece. Ojalá escriba otras de la misma calidad. me gustaría saber si hay o habrá una próxima para buscarla.

  65. Salvador Felip Dice:

    Hola Liliana,

    Agradezco muchísimo tus palabras, sobre todo porque acabo de llegar de vacaciones y me dan ánimos para comenzar de nuevo con la rutina del trabajo.

    Tengo otra novela escrita, El sueño de Justiniano, aunque aún no está disponible en Argentina. Creo que saldrá allí a finales de este año o principios de 2012, espero que puedas leerla y te deje tan buen sabor de boca como El ocaso de Bizancio.

    Un saludo

  66. Lucia de Buenos AIres, Argentina Dice:

    Hola! Es un placer poder encontrarse con un autor tan dispuesto a recibir criticas de sus lectores! :) Me fascina la Historia, y poder aprender o enriquecer mis conocimientos a través de una novela es algo hermoso. A mi parecer el libro tiene todos los ingredientes necesarios para el éxito, las descripciones, los personajes, un poco de romance, un aporte considerable de vocabulario (que varias veces me hizo ver obligada a ir en busca del diccionario) y eso particularmente me gusta cuando leo. Aun no lo he terminado, llegue a la mitad y no he retomado la lectura por falta de tiempo y estudio, es un pendiente que tengo para mi semana de vacaciones. :) Prometo volver a escribir cuando lo termine, no hay dudas de que asi lo haré porque al final de cualquier libro siempre queda un sabor entre dulce y amargo del inexorable fin que me hace querer compartir mi muy humilde opinión con alguien, mejor aun si es el autor!
    Desde ya mis felicitaciones por esta obra que ocupa un lugar en mi biblioteca y tantas otras.

    Saludos desde Argentina y hasta pronto!
    Lucia Mariel Bertinat.

  67. Salvador Felip Dice:

    Hola Lucía,

    el placer es mío por tener la oportunidad de recoger vuestros comentarios, sin ellos no tendría manera de progresar como escritor. Me alegra ver que te gusta mi novela y espero que cuando la retomes en vacaciones el final te cautive mucho más que la primera parte. Estaré encantado de leer tu opinión final sobre el libro.

    Un saludo

  68. Publio Dice:

    Novela muy bien escrita y con muy buenas descripciones. Te engancha desde el comienzo y aunque es una novela coral las tramas están entrecruzadas de tal modo que en ningún momento se vuelve dispersa. Está salpicada de un fino humor bien dosificado a lo largo de todo el libro, y, la trama romántica no se vuelve empalagosa en ningún momento más bien sucede al contrario.

    Muestra perfectamente la importancia que en los conflictos bélicos tienen las redes de espionaje y asimismo la importancia que las casualidades en principio sin importancia juegan en los hechos históricos.

    En fin, que he disfrutado mucho con su lectura y estoy deseando poder leer pronto El sueño de Justiniano.

  69. Salvador Felip Dice:

    Hola Público, gracias por tu comentario. Espero que mi segundo novela te resulte tan interesante como El ocaso de Bizancio

    Un saludo

  70. Salvador Felip Dice:

    Publio, no público. Esto de los correctores automáticos no es lo mío

  71. Farsalia Dice:

    Segunda novela también muy adictiva…

  72. Salvador Felip Dice:

    Gracias Farsalia

  73. Farsalia Dice:

    Reseñada también en esta noble página, of course:

    (Moderación por el enlace, seguro…).

Deja una Respuesta