EL NOMBRE DE LOS NUESTROS – Lorenzo Silva

el-nombre-de-los-nuestros-9788423343317Hace algunos meses, en el libro Algún día de Teo García, ya tuve la oportunidad de reseñar unos de los escenarios de la derrota de Annual de 1.921, que los españoles sufrieron frente a las tribus rifeñas de Abd el-Krim. En este caso se trataba de la posición de Igueriben. Tras su lectura, me quedé con ganas de conocer más sobre el desastre y las matanzas de tropas españolas en esas latitudes. Por recomendación de un buen amigo de Hislibris, adquirí este libro. Y mayor fue mi sorpresa cuando ví que no estaba reseñado a pesar de haber hablado sobre él en el foro unas cuantas veces. Así que me he decidido a reseñarlo.

En esta novela editada en el año 2.001, el escritor nos traslada a tres posiciones, las más occidentales del frente que fue atacado y rebasado en el verano de 1.921. Nos referimos a Sidi Dris, Talilit y Afrau. En este caso, la primera y tercera, eran puntos fuertes con salida al mar. Por ello, además, el relato nos traslada a bordo de la cañonera Laya, la cual, junto con otros buques intentaría la evacuación de tropas cuando la defensa de las posiciones fue ya imposible.

Los protagonistas del libro, son realmente los auténticos sacrificados en la operación, es decir, la tropa, ya sean soldados y suboficiales. Bien es verdad que además, asistimos a algunos actos de heroísmo protagonizados por oficiales de bajo escalafón (capitanes y tenientes), pero en definitiva, la tropa, incluida la milicia marroquí adscrita al ejército, fueron los absolutos protagonistas de la defensa de los puestos avanzados. El autor pone nombre propio los personajes que protagonizan el libro, no así a los mandos, a los que en ningún momento nombra con nombres y apellidos. Además llama la atención que no trata a las tropas como españolas, sino como europeas, y la verdad es que no alcanzo a entender el porqué de esta decisión.

El autor a lo largo del libro, nos plantea las dificultades y necedades planteadas por los mandos a comienzos del verano. La idea de sembrar la zona de puestos mal defendidos y mal avituallados, lo único que hizo fue facilitar al enemigo la aniquilación progresiva de todo el frente avanzado, con lo que los rifeños llegaron hasta las puertas de Melilla. Además las tropas estaban pobremente preparadas y equipadas, con munición muy limitada. Con todo ello, el ánimo era escaso, ya que sabían que en caso de ser sitiados, los puestos difícilmente podrían ser apoyados o liberados y además del enemigo, el hambre y la sed harían estragos entre los defensores, como así se pudo comprobar posteriormente.

Es interesante la visión de los integrantes de la cañonera Laya. Estos intentaron con diferentes resultados, apoyar y evacuar las posiciones con salida al mar. La situación vista desde los barcos difiere, por su posición, una barbaridad de lo sucedido en los propios fortines defensivos, pero nos acerca las diferentes actuaciones y las limitaciones que encontraron en las operaciones de retirada.

El autor nos traslada las reacciones de los soldados frente al ataque de los moros montañeses. Desde momentos de histeria, pasando por la locura e incluso la cobardía, hasta los momentos más heroicos, que son muchos, marcan toda la extensión del libro. Es de reseñar como el autor ensalza la figura de las tropas indígenas del ejército español. Si bien algunos de ellos se pasaron al enemigo, otros muchos defendieron hasta el final y de manera ordenada las posiciones, siendo fieles a los mandos y sacrificándose en la defensa, al igual que los españoles.

Además de ser un relato bélico muy bien redactado, con sus miserias, barbaridades y atropellos, el libro pretende criticar la actuación de los mandos y particularmente de los políticos y autoridades que se encontraban en ese momento en la península. De como el adinerado, gracias al pago de cierta cantidad podía librarse, no solo de viajar al frente africano, sino además de evitar salir en las patrullas… Esta crítica a una sociedad aburguesada, en la que se sacrifica al pobre para bien del rico, sobrevuela durante toda la lectura. Sin embargo no olvidemos que ante todo es un homenaje a los chavales que murieron en tierra africana y a los que dieron la vida por un país que a lo mejor, en ese momento no se lo merecía.

En el prólogo el escritor apunta: «Ciertos detalles relevantes de la historia proceden de la experiencia y los recuerdos del sargento del Ejército de África Lorenzo Silva Molina (abuelo del autor). Este libro quiere ser, en su limitación, un homenaje a él y a aquellos olvidados soldados de (Regimiento) Ceriñola, que padecieron el infortunio de encontrarse a la vez en el peor lugar y en el peor momento y que se vieron obligados, por ello, a sacrificarlo todo a cambio de nada».

[tags]Lorenzo Silva, cañonera Laya, guerra colonial[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EL NOMBRE DE LOS NUESTROS de Lorenzo Silva en La Casa del Libro.

21 Respuestas a “EL NOMBRE DE LOS NUESTROS – Lorenzo Silva”

  1. toni Dice:

    Buena reseña Íñigo. La novela vale la pena y sirve como introducción para conocer unos hechos militares penosos de nuestro país.

  2. iñigo Dice:

    Gracias Toni.

  3. ARIODANTE Dice:

    Pues parece interesante…no me imaginaba a Lorenzo Silva escribiendo sobre Marruecos. Pero por lo que cuentas creo que hay que anotarse esa lectura.

  4. iñigo Dice:

    Sin duda. Me la recomendó Juanrio y la verdad es que vale la pena. Está muy bien escrita y es muy realista. Apunta, apunta.

  5. Chantos Dice:

    Estoy de acuerdo. Leí esta novela hace un tiempo, para saber por qué mi abuelo (superviviente de todo aquello) escupía al suelo cada vez que oía el nombre de Millán Astray. Nunca soltó prenda de lo que pasó allí. A mí también me llamó la atención el homenaje que se hace a los indígenas que se mantuvieron leales al ejército español. El heroismo de unos cuantos nunca podrá compensar una logística chapucera y unas decisiones políticas totalmente ajenas a la realidad.
    Muchas gracias por la reseña, Ínigo, y por traer a mi memoria unas páginas de cuya lectura realmente disfruté.

  6. iñigo Dice:

    Un placer Chantos. Millán Astray es el fundador de la Legión, ¿verdad?… Vaya, pues nada, si tu abuelo estuvo destinado en África en la época del libro, vaya por él este homenaje.

  7. Pintaius Dice:

    Como ya habíamos comentado en el hilo de otras reseñas que tocan en tema de la Guerra de Marruecos, como “El Desastre Annual”, de Ricardo Fernández de la Reguera y Susana March, recientemente reseñada por Juanrio, esta es sin duda una de la mejores novelas escritas sobre estos dramáticos hechos, beneficiándose tanto de los buenos oficios literarios de Lorenzo Silva, como de su interés y conocimiento de los sucesos relatados, parece que en gran medida derivados de la vida de su abuelo.

    Una novela altamente recomendable, impulsada ahora por esta buena reseña de Iñigo, que no creo que decepcione a nadie que se adentre en su lectura.

  8. Iñigo Dice:

    Y que lo digas Pintaius. Gracias.

  9. Diocles Dice:

    No conocía esta novela. He leido muchas de este autor , incluida ” Carta Blanca ” del mismo tema y demoledora.
    El hermano de mi abuelo dejó allí la piel con sólo 19 años…
    Buena reseña Iñigo.

  10. iñigo Dice:

    No tardes en leerla, vale la pena, aunque solo sea por saber lo que sufrieron los chavales que como tu tío abuelo murieron en esa contienda.

  11. juanrio Dice:

    Gran reseña de una de las mejores novelas sobre Annual, si no la mejor. La he vuelto a leer hace unos días y la he disfrutado igual que la primera vez. Saber que el protagonista, ese sargento Molina honesto y discreto, está basado en el abuelo del autor le da un plus mas si cabe.

    He leído en estos días también el libro del viaje a esos lugares que escribió el autor, Del Rif al Yebala, que hace aún mas interesante la novela de la que hablamos. Ahí vemos mejor el paisaje en el que se adentró ese ejercito mal equipado, mal dirigido y mal adiestrado hacia la muerte. Como popdemos ver, falló absolutamente todo en esos días y la mayoría de los mandos militares quedaron retratados para la posteridad.

    Me gusta mucho de la novela el papel que tiene la marina, no había leído sobre él en ninguna de las otras que conozco y se agradece que Silva se halla ocupado de trasladarnos una parte de su actuación.

    Pero el punto principal es, como señala Íñigo, los hechos de Sidi Dris, Afrau y Talilit. No hace falta mas que mirar un mapa de la zona o fotografías de los dos puntos costeros para darse cuenta de lo inútil de las posiciones, totalmente aisladas por tierra del resto, y rodeadas por los rifeños desde las alturas. Otro desastre mas.

    No me había fijado en el detalle que señala Íñigo en mi anterior lectura, lo de nombrar a los españoles como europeos, aunque tal vez Silva quiera incluir en tropas españolas a los marroquies leales hasta el final.

  12. Chantos Dice:

    Millán Astray fundó la Legión a imitación de la francesa, durante la guerra de Marruecos, donde se hizo patente que una unidad militar profesional sería más eficiente que un ejército de reclutas forzados y sin formación (como mi abuelo, pobre labrador). La oficialidad buscaba gloria y ascensos a toda costa, aunque representase operaciones suicidas con muchas bajas -de soldados rasos, claro: la tropa que despreciaban y de la que abusaban sin rubor.

  13. juanrio Dice:

    La situación del ejercito español en aquellos años era de una gran debilidad. Se había eliminado el sistema de cuotas en el servicio militar, el pago y la sustitución de un recluta de situación privilegiada por otro de origen humilde, pero se podía reducir en dos tercios el servicio y la adscripción a servicios exentos de ir al frente. Los militares de carrera pasaban mas tiempo en Melilla o en la penisula, alejados de la tropa, que en servicio, lo que hacía que existiera una mayor desviculación y desconocimiento de la misma.

    Un militar como Millán Astray, que por cierto era un auténtico desequilibrado mental, idea la formación de la Legión tomando como modelo la francesa y admitiendo en la misma a cualquiera que se presente y supere la dureza de la instrucción, sin importar quien sea o haya hecho en el pasado. Hay que reconocerle tanto a él como a Franco, nombrado su ayudante con el grado de comandante, y, seguramente, al resto de los mandos de la misma, que asumían mas riesgos de los que por su grado debían tomar, pero era la forma de conseguir que esa tropa especializada, lo hiciera también. Era la única tropa europea, y aquí viene muy bien el uso que le da Silva, de choque con la que contaba el ejercito en esos momentos, aunque no estuvo presente en la campaña de Annual y sí en el posterior contrataque.

    Lo que he leído sobre la actuación de la Legión es fiel reflejo de la imagen que tengo de sus fundadores. Junto a un indudable valor colectivo e individual, con asaltos de puro valor a las posiciones rifeñas, dieron un claro reflejo del salvajismo en que estaban adiestrados asesinando sin piedad, y vejando posteriormente sus cadáveres, al enemigo y a los civiles. Es cierto que la actitud de los rifeños en Annual fue estremecedor, pero no debemos olvidar que los españoles nos considerábamos, al menos la clase política y el común del país, civilizados.

  14. Iñigo Dice:

    Gracias Juanrio. Sobre el tema del término de europeos, respecto a los españoles, he pensado bastante su sentido y se me ocurre que lo que intenta es tratar a las tropas como coloniales en general, y como este término era absolutamente europeo, utiliza este apelativo para denominarlas.
    Respecto a los riesgos asumidos por los mandos de la legión, Astray, creo recordar que fue herido hasta en cuatro ocasiones. Raro en un oficial de alto rango.

  15. Rosalía de bringas Dice:

    Me ha gustado mucho esta reseña. Gracias, Íñigo. Te felicito.
    El tema es muy interesante, cercano y ha pasado el suficiente tiempo para poder arrostrarlo con objetividad.

  16. iñigo Dice:

    Un placer Rosalía. Es un tema que poco a poco se va exprimiendo en estas páginas y creo que todavía hay más que aprender sobre él y sus consecuencias en nuestro país, ya sean indirectas o directas.

  17. juanrio Dice:

    Revisando ayer un libro que tenía por casa, Annual 1921, las imágenes del desastre de Antonio Carrasco García, vi que el autor utiliza la misma denominación para los soldados españoles, tropa europea.

  18. iñigo Dice:

    Curiosa repetición. Lo harán para contraponer las tropas coloniales, en general europeas, de los propios rifeños que lucha contra estos, ya sean españoles o franceses. Digo yo. ????

  19. Pintaius Dice:

    Estupendo libro, básicamente gráfico, el de Antonio Carrasco, Juanrio. Muy bueno para complementar otras lecturas por lo abundante y la calidad de las imágenes que recopila.

    Con relación a la cuestión de “tropas europeas” para designar los soldados españoles, creo que Lorenzo Silva emplea esta expresión de forma análoga a otros autores, tanto de novela como de ensayo, para diferenciar a los soldados de una nación europea de los soldados nativos que combaten por esa misma potencia en cualquiera de los ejércitos coloniales, normalmente enrolados por un salario. De esta manera existirían unidades y tropa europea, y otras que formando parte del mismo ejército no lo serían, y que en el caso de España serían marroquíes (o africanas). Normalmente aparece empleada esta diferenciación al tratar de asuntos como calidad de las tropas o capacidad combativa, entre otros aspectos.

  20. Soldadito Pepe Dice:

    Es tradición africana militar española llamar “europeos” a las tropas españolas para diferenciarlas de los “nativos” o tropas indígenas. Los mismos soldados “nativos” llamaban “europeos” a los soldados españoles. Esta denominación tradicional se mantuvo hasta el Sáhara en 1975.

  21. Alberto Dice:

    Muy buenas , acabo de leer el nombre de Teo García y su novela Algún día , y desearía conocer de si ha escrito algún libro más este autor ?
    Gracias

Deja una Respuesta