EL MITO DE LA CONSPIRACIÓN JUDÍA MUNDIAL – Norman Cohn

1492. EL NACIMIENTO DE LA MODERNIDAD - Felipe Fernández-ArmestoEn su intento por comprender el genocidio de judíos perpetrado por los nazis, el historiador británico Norman Cohn (1915-2007) dio con la aberrante creencia de que los judíos estaban desde hace largo tiempo confabulados para minar los cimientos de toda humana civilización y, sirviéndose de medios tan perversos como clandestinos, hacerse con el dominio del mundo entero. Especie de nuevo ropaje de la tradición cuasidemonológica del viejo antisemitismo, esta superchería tuvo su culminación y expresión más delirante en Los Protocolos de los Sabios de Sión, un embuste de turbia trayectoria y perniciosos efectos. Comoquiera que el odio sembrado por esta grosera falsificación sólo podía germinar en terreno abonado –el antisemitismo no es precisamente un mal de origen reciente-, el estudio de la superchería o mito de la conspiración judía mundial y de los antecedentes, forja y propalación del bulo de los mencionados Protocolos no puede ser sino una valiosísima contribución a la historia del genocidio de los judíos, además de una lúcida  advertencia contra la credulidad, el prejuicio y la superstición. En esto consiste, pues, el libro que aquí se reseña (cuya primera publicación data de 1967).

Un mito, el de la conspiración judía mundial, que ha servido a diferentes propósitos. En la Rusia de los zares se lo utilizó para desacreditar a izquierdistas de todo género;  más tarde, los partidarios del antiguo orden lo esgrimieron como explicación de la revolución de 1917 y del subsiguiente triunfo de los bolcheviques. En la Alemania de la República de Weimar la extrema derecha se valió de él para explicar la derrota sufrida en la Gran Guerra y las ráfagas revolucionarias de 1918-1921 en suelo alemán, así como para socavar la legitimidad de una democracia de suyo precaria; los nazis, por su parte, lo explotaron a objeto de escalar posiciones. Al III Reich le permitió reprimir todo asomo de oposición y erigir un sistema de terror; más adelante le sirvió como coartada para justificar su política exterior, en particular el desencadenamiento de la guerra así como el derrotero seguido en su transcurso (implicada, obviamente, la matanza de judíos eufemísticamente denominada «Solución Final»).

En una de sus formas modernas, el antisemitismo arraiga en el desconcierto de sectores tradicionalistas frente al quiebre del Antiguo Régimen y los avances de la modernidad. Fue un clérigo francés, el abate Barruel, quien probablemente sentó las bases del mito de la conspiración judía.  En 1797 publicó un extenso libro que explicaba la Revolución Francesa como fruto de las maniobras de una sociedad secreta cuyos orígenes se remontaban a la Orden de los Templarios y que entrelazaba su evolución con la de los masones, los illuminati y los filósofos ilustrados. Apenas mencionaba a los judíos, pero unos años después Barruel se convenció de que su teoría flaqueaba si no los ponía en el papel principal; esto, a raíz de un documento que parece ser la primera de las falsificaciones que desembocaron en los Protocolos: una carta que en 1806 le remitiera desde Florencia un tal J. B. Simonini, de quien nada se sabe y que se preciaba de haber descubierto que los verdaderos directores de la conspiración revelada por Barruel no eran otros que los judíos, quienes se empeñaban en preparar la venida del Anticristo. El sacerdote distribuyó la carta entre círculos influyentes de Francia y abonó de este modo el terreno para la teoría de la conspiración.

El mito reapareció medio siglo después entre fuerzas reaccionarias alemanas, alarmadas por los levantamientos populares de 1848. Uno de los jalones mayores de la creciente propaganda antijudía fue la novela Biarritz (1868), escrita por un antisemita prusiano de nombre Hermann Goedsche; contiene un capítulo ambientado en el cementerio judío de Praga y que narra una reunión clandestina entre los doce jefes de las tribus de Israel y uno que, se sobreentiende, es el Anticristo. Los presentes dan cuenta del declinante estado del mundo y de su inminente caída en poder de los judíos; la reunión finaliza tras pronunciar uno de los jefes un maligno discurso, el que proporcionó el modelo para la patraña de los Protocolos. Aunque nacida en una obra de ficción, la pieza oratoria fue difundida por separado como si fuese un documento real; bajo el título de Discurso del rabino, ejerció poderoso influjo especialmente en Rusia, donde agitadores antisemitas lo utilizaron para incitar pogromos.

Durante la parte final del siglo XIX, fue en Alemania y Francia que se realizaron los más crudos aportes a la teoría de la conspiración judía (sin olvidar que uno de sus hitos lo constituye el panfleto titulado  La conquista del mundo por los judíos, escrito en alemán por un estafador de apellido Millinger, de origen judío, aparentemente nacido en Serbia y mejor conocido por su alias, Osman-Bey). El antisemita alemán Theodor Fritsch  dio a la luz en 1887 un infame Catecismo antisemita (titulado en ediciones posteriores Manual de la cuestión judía, fue un libro de cabecera de muchos nazis, quienes solían llamar al autor «el gran maestro»). En Francia, primer país del mundo en emancipar a los judíos (1791), la literatura antisemita se vio incrementada por el hacer de gentes como Roger Gougenot des Mousseaux, Édouard Drumont, el abate Chabauty y monseñor Meurin, arzobispo de Port Louis (Isla Mauricio). Pronto se añadió a esta corriente una Rusia que contó con la particularidad de que su propaganda antisemita era patrocinada por el Estado a través de su policía política secreta, la Ojrana; por demás, la violencia dirigida contra los judíos tuvo su principal vivero en este país,  expresada en una sucesión de sangrientos pogromos.  Toda esta era una actividad propagandística que nacía como protesta del orden rural-tradicional o como reacción del despotismo frente a la modernidad y los movimientos revolucionarios. En general, abrevaba en el tópico de la conspiración, usualmente de índole compuesta (conspiración judeomasónica), y en el recurso de tergiversar y atribuir significados malévolos a elementos inocuos como ciertas organizaciones filantrópicas, la Cábala (doctrina mística y teosófica judía), la kahal (forma de asentamiento judía con cierto grado de autonomía) o la simbología y la organización de las logias masónicas.

Fue en el sórdido mundillo ruso de agentes zaristas, publicistas reaccionarios e individuos pseudomísticos que nacieron los supuestos Protocolos de los Sabios de Sión. Su primera versión fue publicada en 1903 por el diario peterburgués La Bandera, dirigido por el antisemita militante P. A. Krushevan (quien fue uno de los creadores de las llamadas Centurias Negras, organización terrorista de extrema derecha). No obstante, el bulo adquirió verdadera connotación como instrumento de agitación a partir de su inserción en la tercera edición (1905) del libro Lo grande en lo pequeño. El Anticristo considerado como una posibilidad política inminente, obra de un tal Sergey Nilus, ex terrateniente empobrecido que se daba aires de santón, gozaba del favor de la corte imperial y ejercía influencia en la jerarquía de la Iglesia Ortodoxa.

Los Protocolos eran presentados como un archivo secreto utilizado en el Primer Congreso Sionista (Basilea, 1897), el que habría sido robado de la casa de un jefe masón alsaciano según algunas versiones, del apartamento vienés del líder sionista Theodor Herzl según otras… Desenmarañando la compleja trama del origen de la falsificación, Norman Cohn detecta las huellas del jefe de la Ojrana en el extranjero, Piotr Rachkovsky, hábil intrigante y falsificador a quien cabe ver como principal instigador de la redacción de los Protocolos. Éstos habrían sido urdidos en Francia entre 1894 y 1899 y su núcleo lo constituye el indiscutible plagio de un escrito de inspiración liberal, Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu (1864), escrito por el abogado francés Maurice Joly y dirigido contra el régimen de Napoleón III. Una primera versión del plagio, atribuible al fisiólogo y periodista político ruso Ilya Tsión, habría sido adaptada en sentido violentamente antisemita por orden de Rachkovsky.

De pernicioso efecto en los estertores de la Rusia zarista, el embuste dio la vuelta al mundo a raíz de la Primera Guerra Mundial y de la Revolución Rusa. Su influjo se dejó sentir al otro lado del Atlántico, en donde el poderoso industrial Henry Ford  fue unos de sus principales difusores, papel que en Europa cupo a los círculos de contrarrevolucionarios rusos expatriados. (A estas alturas, como se puede suponer, la mítica conspiración ya había adquirido el marbete de «judeobolchevique».) Alemania  fue el país  en que ejerció su mayor atractivo: despechados por la derrota militar y el fin del antiguo orden, sectores reaccionarios invocaron los Protocolos y el burdo motivo de la conspiración judía como explicación de sus fracasos y de la situación del país. El antisemitismo así  instigado se erigió en factor político de primera línea, que entre cosas condujo al asesinato de Walter Rathenau (1923), ministro de Relaciones Exteriores de origen judío, y fue uno de los señuelos propagandísticos favoritos del nazismo.

Los Protocolos han probado ser largamente refractarios a las pruebas de su índole apócrifa. Ofuscados por sus aberrantes convicciones, a los antisemitas militantes del período de entreguerras  los argumentos no les hacían mella. El diario The Times de Londres fue el primer medio en publicar evidencias de que los Protocolos eran una falsificación, a través de un reportaje aparecido en agosto de 1921. Pero el daño ya estaba hecho. Quienquiera que suministrase pruebas del carácter espurio del escrito, fuese The Times o cualquier otro medio o particular, sólo podía estar al servicio –deliberado o inadvertido- de los perversos judíos. Si se demostraba fehacientemente que los Protocolos son un plagio del folleto de Maurice Joly, los antisemitas argüían que este autor se llamaba en realidad Moses Joél, un judío, supuesta revelación (completamente falsa) que nimbaba su diatriba política de las más siniestras intenciones. Si a la vista de una serie de testimonios y evidencias, un tribunal suizo determinaba que los Protocolos son una falsificación (proceso celebrado en los años de 1934 y 1935), sin duda era que el caso estuvo amañado desde el principio y que los magistrados habían sido sobornados por agentes judíos. El cocido de cerril obcecación, prejuicio, ignorancia y  sandez que nutre el antijudaísmo ha podido dar  lugar a manifestaciones como la del mismo Sergey Nilus, quien concedía margen a la eventualidad de que los Protocolos fuesen un embuste, pero inmediatamente salvaba la dificultad aduciendo que incluso la mentira servía no sólo como vehículo para la verdad sino, ante todo, como instrumento para los designios divinos. Por demás, en apoyo de los antisemitas concurría la circunstancia de que varios de los más notorios de entre los líderes bolcheviques eran de origen judío, lo que venía a demostrar que la amenaza revolucionaria  no era sino una baza de la conspiración judía.

El que se diese crédito a cosa tan grotesca como la patraña de la conspiración judía es, sin duda, una triste medida de lo que pueden dar de sí el alma y el intelecto de los hombres. Por su parte, el libro de Norman Cohn es una invaluable contribución a la historia de una infamia.

-Norman Cohn, El mito de la conspiración judía mundial. Los protocolos de los Sabios de Sión. Alianza Editorial, El libro de bolsillo, Madrid, 2010. 388 pp.

[tags]Mito, conspiración, judía, mundial, protocolos, Sabios, Sión, Norman Cohn[/tags]


Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando el EL MITO DE LA CONSPIRACIÓN JUDÍA MUNDIAL en La Casa del Libro.

     

19 comentarios en “EL MITO DE LA CONSPIRACIÓN JUDÍA MUNDIAL – Norman Cohn

  1. Koenig dice:

    Interesantísimos el libro y la reseña Rodrigo.
    Pero este Cohn… ¿No tiene un apellido judío? :-)

  2. Rodrigo dice:

    Pues sí… Conspiración, Koenig, todo es una conspiración.

  3. juanrio dice:

    Lo que me sorprende es que se sigan publicando libros como este, claro que por otro lado tienen un mercado entre los nazis y los racistas. Por cierto que ayer en Barcelona destrozaron la Librería Europa, no apoyo lo que hicieron, una librería que en cualquier país serio estaría cerrada hace mucho tiempo.

  4. Vorimir dice:

    Creo Jaunrio, que el libro trata precisamente arremete contra la “teoría” de la conspiración judía, de ahí que hable de ella como “mito”. y por la reseña de Rodrigo -excelente e instructiva como siempre- se extrae que lo consigue y bien.
    El problema es que tengan aun que publicarse libros como este para desautorizar a aquellos que au nesgrimen esas teorías, quizás en boga aun de muchos por los problema de Próximo Oriente, donde los Israelies no son precisamente santos varones pero han sido cuasi demonizados por muchos. Pero eso es harina de otro costal.

  5. Antonio dice:

    Buenas noches:

    Pues es importante que se publiquen obras que desmitifiquen estas creencias largamente dadas por ciertas y que el libro de Norman ayuda a descabezar.

    Ahora, que parece que los totalitarismos socialistas no pueden seguir defendiendo la lucha de clases puede que se refugien en el odio que medio mundo tiene a los judíos.

    Conocer el pasado no nos ha vacunado de aberraciones como el holocausto y hay que estar muy alerta.

    Atte.

  6. Antonio dice:

    Se me olvido agradecer a Rodrigo esta estupenda reseña.

    Atte.

  7. juanrio dice:

    Vaya, debo repasar mi manera de leer, me he enterado del libro al revés….perdón, Rodrigo.

  8. Rodrigo dice:

    No hay problema, Juanrio.

    Agradecido por los comentarios.

  9. toni dice:

    Buena reseña, Rodrigo. Tengo el libro en la estantería a la espera…
    Respecto a la difusión de esta mentira, cuando se quiere creer ciegamente en algo no importa las veces que se demuestre su falsedad. Al final sale una teoría muy ” conveniente “que desmiente los hechos.

  10. Koenig dice:

    Experiencias recientes (y antiguas, pero curiosamente se ha dado el caso hace poco) demuestran que ni siqueira hace falta una teoría “conveniente” como dices, Toni. A veces la misma “duda” basta.

  11. Valeria dice:

    Interesantísimo el libro, Rodrigo. Ahora sólo me queda la duda de si el ensayo, en su redacción, es tan clarito como tu magnífica reseña. Tengo la sensación de que, escrito por tí, todo es mucho más facil de leer y comprender.

    Y leyendo la frase : “El cocido de cerril obcecación, prejuicio, ignorancia y sandez” que nutre ciertas ideas, también he pensado en ciertas intervenciones recientes y antiguas que a veces caen por aquí en relación con temas vinculados a la segunda guerra mundial y el nazismo.

  12. Rodrigo dice:

    No habré pensado lo mismo…

    Gracias, Valeria, pero lo cierto es que el ensayo es insuperable en cuanto a claridad. Estilo llano y directo, buena traducción -por lo que parece-. El libro tiene el interés adicional de los apéndices, en que se reproducen:

    1.- el “Discurso del rabino”, de la novela de Goedsche: ficción disparatada y absurda;
    2.- pasajes paralelos de los “Protocolos” y el “Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu”: prueba fehaciente del plagio;
    3.- pasajes de los “Protocolos” que no se basan en el texto de Joly y que son una buena muestra de la mentalidad delirante del antisemitismo ruso en torno al 1900;
    4.- un comentario de tipo apocalíptico escrito por Sergey Nilus, ese nefasto personaje.

    Saludos.

  13. Tasos dice:

    Lucida y meridiana reseña, Rodrigo, me has animado a leerme el libro.
    Parece mentira lo crédulos o manipulables que somos los humanos cuando se trata de buscar culpables de todos nuestros males… nunca se nos ocurre mirarnos al “espejo”.
    Aunque conviene recordar que el pueblo judío ya arrastra desde antiguo, para el orbe cristiano, el baldón de pueblo deicida, y eso es buen caldo de cultivo para mitos conspiratorios.

  14. Rodrigo dice:

    Cierto, Tasos. Es un precedente insoslayable.

    Espero que te parezca bien, el libro.

  15. JJSala dice:

    Parece mentira lo crédulos o manipulables que somos los humanos cuando se trata de buscar culpables de todos nuestros males… nunca se nos ocurre mirarnos al “espejo”.

    ¿Sólo cuando buscamos culpables de nuestros males?.

    Yo diría que lo somos siempre y en cualquier circunstancia. ¿No?

    Saludos

  16. David L dice:

    Interesante reseña Rodrigo, la verdad es que el manido tema de los Protocolos del Sion han dado mucho juego para usarlos como excusa para iniciar tropelías a lo largo del siglo XX. Igual sirvieron para demonizar a bolcheviques que para hacerlo con los judíos, o para enlazar ambos términos a conveniencia. De todas formas no podemos tampoco dejar a un lado lo pernicioso y la influencia tan extrema que puede aportar una mentira “mil veces” publicada. Mejor ejemplo que el “filósofo” oficial del nazismo, Alfred Rosenberg, no podemos encontrar para explicarnos la influencia de una “intoxicación literaria” de este tipo. Creo haber leído que Rosenberg se convirtió en un verdadero apostol de los Protocolos del Sion cuando llegó a Alemania tras su estancia en Moscú durante la revolución. Lectura perniciosa apoyada por un buen trabajo de propaganda puede ser un verdadero coctel Molotov

    Un saludo.

  17. Rodrigo dice:

    Muy cierto, David.

    Cohn informa que Rosenberg publicó entre 1919 y 1923 cinco folletos y una gran cantidad de artículos relativos al tema de la conspiración judía, además de un volumen entero de comentarios sobre los Protocolos (aparecido en 1923 y con tres ediciones en un solo año). Fue justamente uno de los mayores propagandistas del infundio.

  18. Milka Cohn dice:

    Hola Soy Milka Cohn , Me parece Muy Interesante la Historía de este Libro es Muy Interesante como que; Un mito, el de la conspiración judía mundial, que ha servido a diferentes propósitos.

  19. Antonio dice:

    Buenas tardes:

    En el enlace siguiente David Mandel hace una relación de los motivos por los que la izquierda odia a los judíos y me pareció interesante dejarlo aquí.

    http://exteriores.libertaddigital.com/por-que-la-izquierda-odia-a-israel-1276239154.html

    Atte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.