EL MANIFIESTO COMUNISTA – Karl Marx y Friedrich Engels

el-manifiesto-comunista-9788415564164«Un fantasma recorre Europa…».

Pasé la tarde hace poco en casa de mis padres, hacía tiempo que no iba así que como es obligatorio me puse a revisar las novedades de su colección de libros. Pero, no encontrando muchos tomos con tales características, me decidí a buscar por libros antiguos que recordase de cuando vivía con ellos, pues aunque de ediciones pobres y baratas son míticos para mí. No dí con ninguno. Le pregunté a mi madre por ellos; al parecer los empaquetaron y guardaron debajo de la cama, así que acabé la tarde escudriñando en las cajas de mi viejo hasta que me topé no solo con un libro, también hallé un recuerdo: Año 1993, plena crisis, en la cocina de nuestra antigua casa  mi padre discutía con varios compañeros de la junta directiva de su cooperativa el modo de sobrevivir. Siendo aquella cúpula tan díscola (llamarlos gestores sería simbólico), sobra decir que cerraron Auto Comercial Ordóñez al poco tiempo, pero en aquella jaula de grillos oí por primera vez el titulo de un par de libros que no dejaban de mentar, y con los que al parecer pensaban plantar cara al inminente desahucio: El Libro de Cocina del Anarquista y El Manifiesto Comunista (normal que cerraran).

Efectivamente ambos son libros que tratan de afrontar «una crisis», aunque a distintos niveles, por su puesto. Del propio El Manifiesto Comunista (EM a partir de ahora) sacamos textualmente; «(…) ¿Cómo se sobrepone la burguesía a las crisis económicas? De dos formas: destruyendo violentamente una gran masa de fuerzas productivas y conquistando nuevos mercados, a la par que procurando explotar más concienzudamente, los mercados antiguos. Es decir, que remedia unas crisis, preparando otras más profundas e importantes, y destruyendo los medios de que dispone para prevenirlas…». La verdad: esto suena a «tertuliano oportunata», pero ¿no es verdad, al comprobar los titulares de prensa de hoy, que ese es el modo del que tratamos salir de esta ahora?… El caso es que cogí el dichoso libro y lo he leído. Con treinta y demasiados años.

Si obviamos los tropecientos prólogos que existen de la obra,  los millares de folios gastados en notas aclaratorias o las exactamente 389 notas a pie de paginas que tiene mi edición, resulta que EM  es una lectura para nada aburrida. He de reconocer el mal trato, hasta hoy, que le he dado a la obra porque nunca la había afrontado con la perspectiva que te dan los desengaños y las victorias, y quizá haya sido esa dulce pátina la que da refugio a estos nuevos pensamientos… El Tiempo.

Siempre que leía el panfleto (sin animo peyorativo alguno) lo hacía como un  leyente de fanzines; asentando inconsciente cada frase que no entendía del todo, o mascullando algún taco entre dientes cuando si lo hacía. Pero claro, leerlo con miles de años más es otra cosa, algo no lo ha hecho envejecer bien in my mind, es decir que lo archivaba en mi mente al ladito del soporífero y científico El Capital (del mismo autor), y justo en frente de El Contrato Social. Cuando resulta  ser un texto mucho mas prosaico, en el buen sentido, y seguramente ahora lo ubicaré entre mis adorados El Aleph y Recuerdos del Futuro. Con EM uno puede sacar lecturas muy claras sin tenerse que quebrar mucho el coco e, incluso entre sus líneas, toparse con alguna magistral (sintética incluso; medio folio a lo sumo cada diez) clase de Historia de las Civilizaciones. Por eso para mí, en la comparativa con El Capital, EM sale ganando de calle (recuerden que hablo de entretenimiento).

Aunque en dichas semejanzas, la mayoría de estudiosos neutros (es decir «no comunatas») elevan El Capital a los altares, casi de la filosofía, y redundan en lo riguroso del trabajo de Marx.  Para luego tildar EM de panfleto; casi siempre, ahora sí, de forma peyorativa. Es lógico que el fulgor de la juventud y la coyuntura en constante huida vivida por Marx le hicieran evolucionar hacia textos más pesados, pero no me atrevo a denostar aún EM, como otros. Ahora bien, reconozco que las inquietudes de Marx no fueron paralelas precisamente a las del marxismo, sobre todo al final de su vida, por lo que a veces me pregunto qué habría escrito Marx si hubiese vivido la revolución rusa, las guerras mundiales o las paces. O las guerras frías, o las paces calientes. ¿Qué hubiese pensado «el teórico» Marx de Lennin «el práctico»? Por no hablar de Iosif «el metálico»… Pues no lo sé, lo que sí sabemos es que Marx no confiaba mucho en que el comunismo resultase en Rusia. Debido al hecho de carecer esta de periodo «burgués» intermedio entre la economía feudal y la revolución proletaria, amén del hecho de no tener en absoluto nociones de política agraria. Como de hecho no triunfó. El que crea que El Telón de Acero o Pol-Pot tienen que ver algo con el comunismo (en minúsculas) es que aún ha de leer algo más.

Es importante, al menos para mí, contextualizar de previa un dato: EM fue un libro escrito en alemán, trascrito casi simultáneamente al inglés, y con traducciones inmediatas (pasado el año de ser publicado a lo sumo) al francés, italiano, flamenco y danés.

Tales traducciones especificadas en la primera pagina de la primera edición por la propia Liga Comunista: «Con este fin se han reunido en Londres

Los representantes comunistas de varios países, y han redactado el siguiente manifiesto, que aparecerá en lengua inglesa, francesa, alemana, italiana, flamenca y danesa».

Ni ruso, ni español, ni por supuesto chino. Es curioso.

Fue Bakunin, precisamente, el primero en traducirlo al ruso ya pasada la década de los sesenta (1860) y José Mesa Leompart en la de los setenta al español. Al chino ni idea.

¿Por qué me parece curioso? Es obvio que en ruso, en chino y en español es en los idiomas que más grandes objetivos ha alcanzado EM, para luego girar de nuevo la rueda de la historia (¿Adelante? ¿Hacía atrás? Quién sabe… Hoy China es la primera).

Me divierte pensar en un estirado snob británico del Partido Comunista Inglés de charla con Marx en el club de lectura, tomando cerveza negra sin darle crédito ninguno a los salvajes rusos, ni a los pobre chinos, ni mucho menos, a esos bajitos con bigotes de España. Al final toda esa panda se fue para el carajo al trasladar La Internacional a Nueva York, quizá si hubiesen permanecido en Londres…

EM me parece un ejemplo perfecto de la desorbitación de una obra. Es un libro que pone enfermo, con pasajes y pasajes llenos de virus, como diría el viejo Billi Burrougs, «aunque no son más que palabras», apuntaría cualquiera. Cierto, solo palabras, pero hay palabras y «palabras». Existen algunas muy poderosas capaces de sembrar y germinar ideas. Ideas que embarazan actos, y actos que traen sangre y muerte. Por lo tanto palabras que son virus. Es Frankenstein y es David Bowie a la vez. Es Frankenstein, evidentemente, por la monstruosa proporción de  «reacciones» (en ambos sentidos) que desató y desata una creación. Y es David Bowie porque, como con el británico con su música, EM es posiblemente uno de los textos que mas a influido en todos y cada uno de los seres humanos que vivieron algún periodo (el que sea) del siglo XX, y quién sabe de los que vendrán… No en vano se considera a Carlos Marx uno de los padres de la sociología (si Tuerto, conjunto con Weber y Durkheim) y según la BBC el pensador más influyente del siglo pasado (curiosamente; sin haber puesto un pie en él: murió en 1883).

¿Qué dice EM? Que la burguesía es revolucionaría, que el capital no es necesario; sino vital. Que gracias al sistema capitalista descubrimos América, y que ello nos trajo las bondades de la globalización. Enriqueció la cultura mundial, puso en contacto al mundo y nos tarjo la modernidad, La Edad Moderna.

Pero dice mas cosas, claro. Abolir la propiedad privada, la familia, los derechos…. «Bah ¿Quién quiere derechos cuando no los necesite?» En realidad todas las proclamas que aparecen en EM lo hacen en forma de  puntualizaciones (como si de previa nos hubiésemos hecho eco ya de tales atrevimientos y buscásemos en él respuesta) que no son para nada esos simples titulares: « ¡Abolir la Familia Ya!» y etcétera, sino que son razonados en cierto modo, pero razonados.

El texto si que pone al lector en la siguiente tesitura muy claramente párrafo a párrafo; elegir entre: «libertad y derechos» o «igualdad y deberes». Es decir; parte en dos El Contrato Social. Ya parecía olfatear el joven Carlos la trampa que se esconde detrás de la preciosa palabra LIBERTAD. ¿Acaso por eso fue tan crítico con las dos primeras revoluciones francesas? ¿Por eso echaba pestes por la boca al hablar de anarquistas? Puede. Pero volviendo a las aboliciones, señalar solo que al hablar de “abolir a la familia” trata de exponer el hecho claro de que solo ciertas “clases” son capaces de disfrutar de las verdaderas bondades familiares, ya que el resto (el ploretariado) está incapacitado para ello por motivos mas que evidentes (recordamos que, por ejemplo los mineros británicos mantenían jornadas laborales de mas de doce horas, y empezaban a trabajar en ellas una vez tenían fuerza de llevar el martillo a su padre). Es decir; no tenían hijos tenían camadas. Como la familia católica aquella de los Monty Python.

Hoy la cosa es muy distinta ¿no?

La abolición de la propiedad privada también está matizada en EM, ya que trata de exponer lo siguiente; nadie, dentro de La Revolución quiere quedarse con nuestra casa, las herramientas (¿Incluiremos aquí nuestro coche?), o las modestas soluciones versátiles para la vida moderna adquiridas en Ikea, por los “no ricos”. No, nada de eso. La expropiación de la propiedad privada que se debe llevar a cabo, según Marx, es siempre en términos macroeconómicos y/o latifundistas. Sostiene que toda adquisición pretérita a La Revolución se debe a un abuso, como mínimo, de los derechos fraudulentos que alguien se otorgó sobre algo, que por supuesto, antes no era suyo. Y la verdad es que es una idea tiene empaque…

Todo lo demás es historia, una peculiar mirada atrás. Es la fotografía de «la edad de las revoluciones y el fin del absolutismo feudal», tomada con una cámara muy «intervencionalista» (aunque cualquier edición con mogollón de notas a pie de página equilibra ciertos desvanes): El prisma de un señor apartida, pobre y sorprendentemente desordenado, cuasi-caótico.

¿Engles? Para muchos un auténtico pagafantas, uno de los mayores de la historia. Para mí, el tipo que asumió la paternidad del hijo bastardo de Marx con la criada, después de financiarlo, muy cicatero eso sí, a él y a su extensa familia durante toda la vida… Es decir, el tipo al que en realidad se le debe todo.

«¡Hislibreños del mundo Unios!»

[tags]Karl Marx, Friedrich Engels, Manifiesto, comunista[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EL MANIFIESTO COMUNISTA de Karl Marx y Friedrich Engels en La Casa del Libro.

     

74 comentarios en “EL MANIFIESTO COMUNISTA – Karl Marx y Friedrich Engels

  1. iñigo dice:

    Eres un monstruo, Lanta y muy valiente para meterle mano a semejante libro.

    1. Javi_LR dice:

      Valiente yo, al publicarlo. Ya verás el ejercicio de moderación que voy a tener (no, señores, no es censura; solo ganas de no leer jilipuerteces). Lo que es él es un inconsciente.

  2. iñigo dice:

    Es la guerra!!! Ya te echaremos una mano, Javi.

  3. Farsalia dice:

    ¿Panfleto en el sentido más pèyorativo de la palabra, dicen algunos? No lo han leído… o no han pasado de la página uno. Un texto muy de época (1848), pronto desfasado, pero en el que unos señores comodones (especialmente Engels; Marx las pasó más canutas) veían la Europa de su época, en plena efervescencia política y social. Hoy en día podemos leerlo con distancia, cierta superioridad moral y ganas de hacer comparaciones con la actualidad; aunque, claro, entonces la gente se jugaba el pellejo de verdad y los adoquines eran armas arrojadizas. Un texto que como los ojos del Guadiana aparece y desaparece, nos interesa y nos parece infantiloide, se recupera y se desprecia, pero que pocas veces se lee sin apriorismos.

  4. lantaquet dice:

    Gracias Javi, pero verás como nadie que lea la reseña se siente ofendido.

    Te recomiendo su lectura Iñigo Muahahahahaja… “Un fantasma recorre Europa”

    ¿Quedamos en que Turquia era Europa o no?

    1. Javi_LR dice:

      Todo inocencia… Hablamos de meapilas, Lanta, no lo olvides.

  5. lantaquet dice:

    Y; cherto, mi amigo félido, es difícil no enfrentarse a la obra con ciertos prejuicios.

    Reconozco que para alguien liberal a la pregunta ¿Que elegiría usted? a)”Derechos y Libertad” o b)”Igualdad y deberes”; obviamente se decante por la opción a)
    Pero para el anarquismo la cuestión es bastante más peliaguda. Y es un duro dilema al que me enfrento cada día.

  6. lantaquet dice:

    Cherto cherto, Javi. Espero que no sean demasiado incordio para ti, verás como pasamos desapercibidos.

    1. Javi_LR dice:

      Sí: hablar de liberales, anarquistas, derechos, libertades, deberes e igualdades es lo mejor para pasar desapercibido, no me cabe duda. Palabras todas que carecen de prejuicios y que sabemos bien qué significan.

  7. Rosalía dice:

    ¡Todo un clásico reseñado de una manera original!
    Te felicito por la audacia, Lantaquet.
    (Verdaderamente tienes un personalísimo modo de escribir; no lo pierdas :)

  8. lanta dice:

    Pues espero que eso sea un cumplido…;0)

    Una cosa que me he reservado para los comentarios postreros eL alarmante

  9. cavilius dice:

    ¿Y nadie ha leído la obrita de Engels El origen de la familia, la propiedad privada y el estado? Fue de lo primerito que leí sobre griegos, hace tanto tiempo que creo que ni siquiera había yo nacido…

  10. lanta dice:

    La alarmante y creciente mala opinión de Marx hacia todo lo no Alemán. O prealemán jeje…

  11. lanta dice:

    Sinceramente, no cavi.

    ¿Iba de algo griego?
    Cuente…

  12. ARIODANTE dice:

    Es Lanta…
    Cavi, no le des ideas! Por favor.

  13. Alfree dice:

    Buenas tardes,

    Perdón por el comentario fuera de lugar (off-topic). ?Alguien ha comprado un celedonio? es que estaba interesado pero me hago un lío en la página de Emporium Hislibris, no sé si hay dos tamaños, si están todos disponibles, lo que cuestan, .. etc. Si alguien puede comentarme algo se lo agradezco.

    Respecto a la reseña, es un libro del que todos hemos oído hablar y seguramente sobre el que hablemos opinado sin haberlo leído. Si no es tan soporífero como el Capital, habrá que darle una oportunidad al menos para poder opinar con argumentos ;)

    1. Javi_LR dice:

      Buenas, Alfree. Te paso el correo: hislibris@hislibris.com y te digo cómo proceder desde allí. Si Jerufa ha conseguido comprarlos, no ha de ser tan difícil ;o)

  14. Horus dice:

    Joer, que buenísima reseña para una obra de tal calibre. Para mi también es lo mejor que salió de la pluma del duo Marx-Engels. Felicidades, incluso me han venido ganas de releerlo (hace eones que no lo hago).

  15. lanta dice:

    Eso me pasó a mi.

  16. iñigo dice:

    Yo compré el celedonio romano, el pequeño. Grande no hay. Y sigo esperando el celedonio griego… Javi….. me escuchas!!!!!!!

  17. ARIODANTE dice:

    ¡¡¡Y yo también quiero el celedonio griego!!!…. si se me permite ese sentimiento de propiedad privada….

  18. lantaquet dice:

    Anda Javi; tu preocupao por la moderaciones y al final lo que hacen es achucharte con el celedonio ático pre-jónico jajajajaja.

    ¿Nadie opinará sobre la dicotomía que propongo?

  19. lantaquet dice:

    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/origen/el_origen_de_la_familia.pdf

    Aqui está el librejo que comenta cavi. Y es mas que interesante…

  20. urogallo dice:

    Sobre esa cuestion opinaba casi coetaneamente otro autor que si bien la libertad real era imposible, la igualdad podia ser efectivamente protegida por las leyes.

  21. Nausícaa dice:

    Los leí ambos hace muchos, muchos años, allá por los 70 y por lo que recuerdo de este, la reseña de Lanta me parece muy fresca, cosa muy agradable al ser sobre un libro en el que a veces parece notarse cierto tufillo rancio, según de donde sople el aire.
    Espero leer muchas más como esta, Lanta. Se agradece el estilo.

  22. lantaquet dice:

    Ojo que la igualdad a la que se refiere El/La Manifiesto/a no tiene nada/o que ver con la tan cacareada/o igualdad zapateril tan reciente…

    Como digo tal tesitura afecta de lleno a un principio anarquista. Susceptible, por supuesto, de ser responsable de los enfrentamientos producidos en Barcelona entre el POUM contra la FAI durante la Guerra civil.

    (Eso, y los alardes armamentisticos de los compañeros de la CNT, mientras que en el frente muchos comunistas acabaron tirando piedras con ondas…)

  23. lantaquet dice:

    Por cierto ¿A que otro autor contemporaneo se refiere usted?

  24. lantaquet dice:

    Quien dice FAI dice CNT perdón.

  25. ARIODANTE dice:

    Los fantasmas…creo que lo más sonado del Manifiesto fue ese comienzo, que es impagable.

  26. urogallo dice:

    Tocqueville

  27. lanta dice:

    ¿Y no le faltaba razón?

  28. Alfree dice:

    Hola! Muchas gracias por la información para los Celedonios

  29. Valeria dice:

    Ya sabía yo que publicar la reseña de “Drácula” iba a traer cola. :-)

  30. lantaquet dice:

    Jajajajaja que bien hilado so canalla…

    ¿Has visto? No me dejarón bi-reseñarla y pasó lo que pasó…

  31. lantaquet dice:

    El caso es que en la reseña solo trato de dilucidar si la mentalidad rusa (a todos los niveles de la sociedad) ¿Estaba preparada para, no ya una Revolución Proletaria, sino para la practica del comunismo?

    Mi opinión es muy negativa al respecto, y a las pruebas me remito.

    Claro que luego se me ocurre otra pregunta ¿Lo está alguien?
    ¿Hay alguna sociedad preparada para recibir el comunismo práctico? ¿Que clase de comunismo? ¿Es China Comunista? ¿Se pueden extrapolar los datos de EM con los que se barajan hoy? Y si la respuesta fuera afirmativa en cualquiera de los casos; ¿En que punto de decadencia se encuentra el actual sistema socioeconómico, señalado en el libro como “Burguesía”, y que hoy hemos dado en llamar “Capitalismo”? ¿Era Marx un poco racista? ¿Lo era mucho? ¿Era cierto que la criada que dejó preñada era en realidad la esclava familiar?
    ¿Cabe la libertad dentro del comunismo puesto en practica? ¿Que clase de libertad?
    Si todo esto es ridiculo ¿Por que los actuales, pasados y futuros poderes facticos mundiales, le teme, mas que a nada, al comunismo?
    El capitalismo recibe las crisis con los brazos abiertos, acepta las guerras como agua de Mayo, se alimenta de los desastres humanitarios como si de pura ambrosía se tratara, crece con los terremotos y demás catástrofes naturales; pero sin embargo siente pánico por el comunismo. Hizo la caza de brujas, comparaba a Chaves con Satanás… Y dice que los yayo-flautas son una célula radical comunista…
    No creo que yo hubiese sido capaz de sobrevivir a ninguna dictadura, ni a la del pueblo, pero si digo una cosa; Churchill no tenía razón cuando hablaba de que “La democracia fuese lo menos malo”. Porque ¿En que se diferencia mi “voto” en el actual sistema democrático, amén de para frustrarme de continuo, comparado con el voto de un chino en 2012? Pues prácticamente en nada. Visto lo cual uno no puede evitar llegar a tales conclusiones; ¿Quien me gobierna en realidad? ¿El que dijo que ya no se podía fumar en publico? O ¿El que dice que o se fuma en su casino o a tomar por culo la baraja (nunca mejor dicho)?
    Nadie confía en los rojos porque da miedo. Por ejemplo nadie lo tenía mas facil que el pueblo griego las ultimas elecciones, era evidente que el mundo capitalista estaba aterrado con la posibilidad de que los comunistas accedieran al gobierno griego, pero la propaganda sistémica de la que es poseedora prefirió que la gente votase antes a los nazis de Amanecer Dorado antes que a los rojos. El comunismo da miedo, y lo peor es que da mas miedo que el nazismo, y lo da por culpa de Stalin, evidentemente, pero también por la penosa condición cultural del ciudadano medio. Mientras, ese sistema y sus herramientas (clase política), deciden que La educación es un lujo. Sinceramente, aún temiendo el “efecto RobesPierre”, envidio profundamente a las personas que el verano de 1789 decidieron dar la vuelta al cadalso…
    Y es mas, añado que una de las soluciones es poner en marcha el funcionamiento de comunas independientes, pero nada de hippieladas, comunas al estilo The Village, en el que una serie de familias decidan dejar de vivir bajo esta lenta muerte que ofrece la vida moderna. Me refiero a personas sin nada que perder. El tipo de personas que primero son considerados majaderos y que la historia le otorga a posteriori la etiqueta de pionero. ¿Por qué que futuro les espera a los hijos de una familia sana desahuciada? Una muerte lenta, y ¿Cuántos hijos de desahuciados hay hoy diá, como para que dicha posibilidad aumente su porcentaje? Hoy cientos de miles solo en España. Por eso digo que los efectos de vivir con seis millones de parados durante tanto tiempo serán catastróficos, si no para hoy, desde luego si para mañana. Y en ese intervalo, nadie le va a poder cortar la cabeza a Cayetano de Alba, por ejemplo…

  32. lantaquet dice:

    ¿Si borro lo de Cayetano de Alba me sacas de la moderación?

    (cof, cof…)

  33. ARIODANTE dice:

    Querido Lanta, nada más lejos de mi intención discutir contigo, porque tenemos unos mecanismos de razonamiento tan dispares que nunca llegaríamos a entendernos. Ahora bien, con lo de envidiar a Robespierre me has llegado al alma…¿Cambiaría algo las cosas si la cabeza de Cayetano de Alba o cualquiera de su familia rodase por el suelo?
    El miedo al comunismo (en su momento, claro, ahora ya nadie le tiene miedo: ya se le ha caído la máscara) era un miedo doble: es el miedo a una idea que salta por encima de la razón y crea fanatismo.
    Y por otra parte, es el miedo a esos seguidores de consignas que, sin pararse a razonar, cortaban cabezas cuando recibían la orden de hacerlo o se les metía en la cabeza que alguien merecía morir. Por muchos parados que haya en un país, cortando cabezas nunca conseguirán un trabajo, tenlo por seguro.
    Obviamente yo sí pienso como Churchill.

  34. iñigo dice:

    Además en el contexto de una revolución un tanto por ciento considerable de las masas actúan por puro borreguismo y ni tan siquiera sabían explicar el por qué de la revolución o las bases sobre las que se sustentaban. Era más importante tener un buen lider encabezando a las masas, con capacidad de palabra y poder de persuasión, que unas buenas bases ideológicas, que muchas veces han acabado pisoteadas por los mismos líderes que luego han llegado al poder. Al final de todo, lo más importante es la capacidad de movilizar a las masas y en algunos casos, incluso de manipularlas. Y cuidado que ahora sucede lo mismo. Por ejemplo en el munod árabe.

    1. Javi_LR dice:

      Yo no me iría tan lejos, querido Íñigo.

  35. iñigo dice:

    Lo se… Además al principio había puesto la parrafada inical en presente, pero después lo he puesto en pasado. No quería entrar en temas actuales y cercanos con la situación que tenemos en el país. Me da no se que. Creo que no es el foro adecuado.

  36. ARIODANTE dice:

    Suscribo. No es el foro adecuado.

  37. lantaquet dice:

    No se porqué siempre acabamos presumiendo que “no es el foro adecuado”; cuando, si es con personas como vosotros, me siento con confianza para tratar cualquier tema. Además muchas veces se confunde “hablar de política” con “Hablar de partidismos”. Una se refiere a charlar de ciertas convicciones, que aún privadas, nunca deberían ser tabú. Y la otra es como hablar de fútbol, poniendo el ventilador en marcha, y reprocharse mutuamente de iglesias quemadas y fusilados de “paseo” en las cunetas, o menos extremo, de Gurtel o de los Eres, de Barcenas o Espadas…
    De momento por aquí no aparece ningún energúmeno que me obligue a pensar lo contrario.

    Ario, sepa usted que mis mecanismos de razonamiento, si no engrasados, los tengo yo sencillotes, y no suelen chirriar mucho. Y te entiendo, “claro que si muhé ¿no te viantendé?” Pero lea usted oiga; No digo envidiar a Robespierre, digo que a veces llego a envidiar una revolución, “aún con el efecto Robespierre” (como mero hecho colateral, no olvidemos que después de El Terror, vino El Directorio, La Comuna, Napo etc.. Es decir, Francia es Francia, gracias, en menor o mayor medida a aquello. ¿Que era un sin vivir (nunca mejor dicho)? Claro, ya sabemos como acabó el ínclito en cuestión, sin cabeza. Pero sin la cabeza cortada de Robespierre; Francia, tampoco sería Francia.
    Y ahora en un alarde de simpleza trataré de de poerte un ejemplo grafico:
    -Un equipo de fútbol es muy malo y siempre pierde (Es decir; el común de la ciudadanía, los no ricos, o proletarios, llámalos equis), el otro equipo es muy muy muy bueno, tiene los mejores jugadores (pongamos aquí a los poderes fácticos, Burguesía, o El capital, como queramos). Y no solo cuenta con la mejor plantilla, sino que además tiene comprados a los árbitros (coloquemos acá a los señores políticos, marionetas [cuando mas alto llegan], o gestores publico, por decir algo).
    ¿De que le serviría al equipo malo dar patadas, ser marrullero, empezar a sacar el codo, insultar gravemente a las familias de los jugadores contrarios, amenazar al linier, darle un puñetazo al arbitro en el ojo y acabar el partido en una tangana barriobajera? De nada, porque perderían mucho mas que el partido, pero por lo menos se quedarían a gusto de haber repartido leña a tutiplé. (Y ojo que en la segunda vuelta el equipo bueno ya sabrá con quien se juega los cuartos, y aunque ganará igual, no será por goleada. Que es lo que pasa en la Francia de hoy, que aunque no es la Panacea, si es un sitio donde violar al ciudadano, sale más caro)

    Espero que este símil futbolístico te haya servido para entender mi simplón parecer.

  38. lantaquet dice:

    Y si Churchill tenía razón, dime ¿En que se diferencia mi voto del de un ciudadano chino?

  39. Farsalia dice:

    ¿No es el foro adecuado? Pues quizá tampoco sea la reseña adecuada, ¿no? Coincido con Lantaquet en cuanto a la Política y… la poítica. Por otro lado, no sé yo si en este partido de fútbol el Manifiesto Comunista es una tarjeta roja, una chilena… o el reglamento de juego. Y me da que ni lo uno, ni lo otro y desde luego tampoco lo tercero. Más bien parece una pancarta del fondo sur… y al otro lado tienen la suya. :-P Por otro (segundo) lado, ¿Robespierre qué diría hoy en día? ¿Se metería en la melé o directamente no entendería nada? Me parece que ya no estamos en el mismo deporte, o quizá sea la liga la que ha cambiado… En 1688. La primera revolución moderna precisamente esta tarde leía un capítulo (el 2º) sobre “revoluciones”…

    1. Javi_LR dice:

      Hombre, Lanta. Yo cuando he dado patadas en el fútbol (recuerdo una vez que saque del campo a un contrario de una brutal entrada y le mande a las gradas), por mucho poder fáctico que tuviese el rival, no me sentía a gusto hasta que no le daba la mano al final del partido. Es decir, a gustico, a gustico por soltar patadas nunca jamás me he quedado. Como bien dices, no vale para nada, pero yo añadiría que ni para darte un placer momentáneo. O no debería.

  40. Vorimir dice:

    Buf, que debate más bueno hay montado aquí.
    Yo suelo jugar de portero, pero cuando antes salía de jugador por necesidades del guión era igual de guarro que Mark Lenders: Al centro del camp a repartir codazos y patadas y al que se quejaba le espetaba eso de: “El fútbol es para hombres, a QUEJARTE vete a tu casa”. Así, la mitad de partidos terminaban y empezaba la velada de boxeo. XD
    Eso era antes, ahora lo poco que salgo de jugador soy más limpio que Mr Propper.
    En cuanto al debate, no sé si es que me he vuelto ya demasiado “moderado”, si estoy hastiado con la política y el borreguismo… pero es que entiendo los argumentos de unos y otros a la perfección, aunque si comparto con Lanta que lo que tenemos no termina de funcionar para los de abajo y algo habría que hacer.
    Lo mismo tendría que volver a dar codazos y patadas. :P

  41. cavilius dice:

    Pues a mí a menudo me nombraban el jugador más limpio del partido…

  42. lantaquet dice:

    Jo Fars que gusto leerte mi alma… Yo creo que en esa melé si se metería, pero lo poco que he leido de Robespierre me lleva a pensar que se metería en la melé si antes de él se metiese otro, a ser posibla alguien a quien odiara.

    Jav, sinceramente, muuuuchos partidos me he ido sin dar la mano a nadie, porque tenía que salir pitando a cortar el agua caliente de vestuario de los árbitros, pincharle la rueda al padre de algún mamarracho (no mas que yo), o prolongar la tangana en la grada… Bah, es una broma, entiendo lo que dices, pero de todos los entrenadores que he tenido recuerdo a Macias, un mister que tuve los tres años de Juveniles. Acabamos ascendiendo a preferente el ultimo año, pero el primero éramos desastrosos: Venían los equipos de colegios de pago (aqui en Sevilla recuerdo el Porta-Celi, el Claret, Salesianos, Padre Pio, Padres Blancos, etc…) y nos metían cinco, seis, ocho. Bueno, pues Macias, en el descanso siempre decía; “¡Coño! ¿Van a venir aquí, se van a reír de nosotros, se van a liar con vuestras novias, nos meten cinco, y no les vais a dar ni una patá?….” Claro que eso era un modo de motivar a adolescentes, cuanto menos, “arriesgado”, pero aprendimos a ser un equipo.
    Con las revoluciones pasa algo similar en el sentido siguiente; Nunca ninguna revolución para el pueblo a alcanzado su objetivo. Ya que en casi todas la gran mayoría que pasaba hambre antes, lo seguirá pasando después de la revolución (es decir, perderán el partido), pero si por el camino se lleva alguien por delante (dar patadas), y poner patas arriba la clase política (corta el agua caliente al vestuario del arbitro) eso que se lleva.

  43. Farsalia dice:

    Cuentan las crónicas, hace eones, que cuando servidor jugaba a fútbol en partidillos de amiguetes (como defensa, aunque yo más bien diría que como mole; puesto que nunca he jugado bien, hacía lo mejor que sabía hacer en estas lides: ser un bulto y molestar) los delanteros me temían… segaba mucho, pero nunca con mala intención. De hecho, siempre me acaba perdiendo mi bonhomía (sí, la tengo); no valdría yo para liderar una revolución. Las revoluciones, por otro lado, no siempre son cruentas y sangrientas, ni tienen por qué serlo. Aunque los jacobinos no se quitarán nunca de encima el estigma del Terror… y los comunistas (¿existieron?) tres cuartos de lo mismo, pero una revolución silenciosa puede ser igual de efectiva. En la actualidad a saber a qué estamos dispuestos en tiempos recios y caninos. ¿Matar al gordo burgués, al seboso aristócrata, al untuoso burócrata? Qué retórica tan antigua, ¿verdad? Los reyes acaban saliendo de nuestras filas y los coronados cada vez más son un absurdo florero (aunque florero al fin y al cabo).

    Volviendo al libro, y aunque sea una de esas preguntas absurdas y de imposible respuesta, ¿qué harían Marx y Engels en al actualidad? Obviamente el Manifiesto Comunista se escribiría en un blog o en Twitter y su reproducción (que no reflexión) sería automática, inacabable, imposible de contener.

  44. urogallo dice:

    ¿Y la reseña de Dracula?

    Porque paso mil de historias de la mili.

  45. ARIODANTE dice:

    No sé qué tienen los chinos que no tengas tú…¿quien era el igualitario aqui?
    Lo siento, Lanta, pero me he perdido por completo con ese despliegue futbolero. Ya decía yo que no quería entrar en esto…Ya te decía que mis mecanismos de razonamiento no eran los tuyos. No por descrédito de los tuyos, sino de los míos, ¡obviamente! Mi mente ha perdido la agilidad de respuesta y después de leer tan largos y prolijos discursos, me quedo anonadada. Sigo estando con Churchill antes que con Robespierre. Al fin y al cabo, Churchill no perdió la cabeza. (Ya sé, ya sé, ambos están muertos…la muerte nos iguala a todos, eso lo sé. Pero murió completo, joer!) Y a partir de ahora me retiro, no estoy a la altura de tal altos razonamientos. Solo sé que Querejeta metió un golazo en su juventud…porque lo he oido esta mañana por la radio.

  46. lanta dice:

    Vaaaaaaaale.

    Uro eso te pasa por jugar a voleibol en el colé…
    Llevas razón con lo de las revoluCiones Farsalia, de hecho la que más cosas cambió fue la burguesa (que si bien trajo muertos, estos eran de bajo valor; no eran blancos)

  47. lanta dice:

    ¿Y la reseña de Drácula?

  48. Vorimir dice:

    Cuando veamos de nuevo al Uro lo inflamos a codazos y patadas y ya está, ya tendrá historias que contar. :P

  49. urogallo dice:

    Jojojo, niños del verano, no queraís jugar a mi juego favorito.

    Una cuestión sobre la igualdad: Si alguna vez ha defendido Hislibris la permanente actualidad de los clasicos, debe permitir la duplicación de reseñas, que sobre sus nuevos puntos de vista atraigan nuevos lectores.

    Dracula ya ha seducido a dos nuevos lectores, me & Lanta.

    Dejad entrar a la oscuridad…

    1. Javi_LR dice:

      Esto es como el DRS, las ruedas y la madre de Paneque en la Fórmula 1, en la cual cada carrera quieren hacerla extraordinaria. Si así se hace, ¿no queda todo de lo más ordinario? Dejemos Drácula, esta, la de mañana y cuatro más. Muy de vez en cuando. Muy muy de vez en cuando.

  50. lantakio dice:

    Suscribo, incluso lo de las patadas…

  51. Horus dice:

    A ver, yo estoy con Lanta. Estamos en un régimen pseudo-democrático donde nos tienen contentos con unas migajas, creando una falsa expectativa bajo la bandera de la libertad, la igualdad de derechos, la democracia… Y todo es una gran mentira donde el rico es rico, y el pobre es pobre. Y cuando un muerto de hambre se hace con dinero, rápidamente olvida su pasado e intenta hacerse un “huequecito” en el grupete poderoso.

    El marxismo planteaba una igualdad total, que para conseguirse, necesitaba una revolución, pues todo aquel que albergara poder, evidentemente, no iba a soltarlo. Una revolución, una posterior gestión temporal (la dictadura del proletariado), y una futura disolución de ésta para llegar a una situación de estabilidad dentro de una especie de “anarquía”. Sin poder al que aspirar, la igualdad es posible. Todo este planteamiento era maravilloso, aunque también poco realista e inviable.

    El afán de poder del hombre hace inviable el marxismo, eso lo tengo claro, pese a ser comunista convencido. El auténtico comunismo es una utopía. Esto ha quedado demostrado con el paso de la historia (y con los burdos intentos de implantar estados comunistas), lo cual no deja de ser terriblemente decepcionante.

    Pero si el capitalismo es el futuro que nos espera, pues eso. Sigamos pisoteando al pobre, sigamos explotando a los paises subdesarrollados, y que se sigan forrando unos pocos a costa de unos muchos. Si este sistema nos parece el menos malo, pues adelante. Así nos va.

  52. urogallo dice:

    Yo quiero elevar a la categoria de normal lo que se queda en las estanterias de los clasicos. Y si hace falta repetir una reseña, la repetiria mil veces.

  53. lantaquet dice:

    Yo puedo hacerla, y como quien no quiera la cosa dejarla caer sobre la mesa de Javi y que ya deciada…

    Horus, para mi te equivocas, es posible que un estado verdaderamente comunista sea útopico, pero es que aún no conozco ninguno que realmente haya existido. La URSS pasó de ser La dictadura del Pueblo, a una simple dictadura con solo una palabra; Stalin.
    Sin embargo el experimento (es decir; poner en practica las ideas de Marx y Engles), si que funciona en pequeñas dosis. ¿Un ejemplo? Marinaleda.

    Y Ario: Si yo vovo en una democracia, y un chino en una dictadura y los dos votamos para que en realidad me gobierne un poder factico ¿En que se diferencian los votos? En nada. Y si no se diferencian, pero yo vivo en España (con seis millones de parados) y él vive emn China (La mayor potencia mundial) ¿Me puedes decir en que coño tenía razón Churchill? ¿En que es menos mala mi democracia? ¿En que no me censuran las cachas de Demi Moore en el cine?
    Pues no me compensa, la verdad…. ¿Me entiendes ahora?

  54. ARIODANTE dice:

    Lanta, disculpa que te diga esto, (me vas a acusar de hacer de madre…) perteneces a una generación que ha nacido o comenzado sus primeros años en democracia. No conoces otra cosa. Y es fácil criticarla, también yo la critico, ojo, no estoy cantando las bondades de una cosa que hace aguas por todas partes. Pero las cosas se ven de distinta manera según la perspectiva de cada uno.
    Los que superamos una edad provecta hemos tenido la suerte o la desgracia de conocer otra cosa antes de esto. Y si te quejas de que no puedes verle las cachas a Demi Moore, te aseguro que en la época de Franco al único que podías verle las cachas era a Fraga cuando se bañó en Palomeras. Para todos los que hemos conocido eso, la democracia, con todos sus males, es el menos mal posible.Por tanto, sigo con Churchill. Hasta ahora no he encontrado ningún argumento en tus intervenciones. Eres encantadoramente expansivo y vehemente, Lanta querido. Demasiado emocional. Paso por alto tu comparación entre los chinos y los españoles. Claro que hay diferencias: en China no hay democracia, chatín, aunque voten. Los nombres de las cosas no implican su existencia: La URSS se consideraba una democracia “popular” ¿recuerdas? Y votaban…La democracia no implica solo votar. Creo que es algo más complejo. Y repito: la democracia en España está francamente lastimada y rota. Pero porque nos empeñamos en romperla, joroba..! Estamos acostumbrados a saltarnos las normas, a pasarnos
    ¿Marinaleda? Al margen de mi opinión personal, que me reservo, una experiencia de ese tipo solo es posible por aplicarse a espacios muy reducidos, con pequeñas poblaciones. Supongo que estarás enterado de cómo funcionan los kibbutz en Israel, por ejemplo. Pero nada de eso es aplicable a un Estado del tamaño del español, mismamente. Y volver al cantonalismo, cuando la experiencia de las autonomías hace aguas por todas partes, ya me contarás. Pero en fin…

  55. ARIODANTE dice:

    Me ha salido el comentario a medio, pero ya no sigo., me cansa el tema. Y parece que al resto no le interesa demasiado porque solo hemos intervenido unos pocos. Mis disculpas: dije que no inervendría y por aquello de las alusiones, intervine. Pero ahora me descuelgo definitivamente. Me interesa más la literatura que la política, francamente. Y creo q

  56. ARIODANTE dice:

    creo que Hislibris es un sitio para hablar de Literatura, Histórica, sí, pero Literatura.

  57. Alfree dice:

    Hola!

    Pues visto desde fuera, y sin bagaje cultural suficiente para opinar con propiedad, sí resulta interesante

    Un saludo,
    Alfree

  58. lantaquet dice:

    Las cachas de Fraga tenian su aquel….

    Me da rabia entenderte y que no me entiendas…
    Y solo añado que, aún sin “democracia”, un chino listo (¿El 99.9%?) se las sabe apañar para verle el muslamen a la Demi…

  59. Farsalia dice:

    ¿Para ver muslámenes hacía falta democracia en la época de Franco? :-P Y sin necesidad de irse a Perpignan… ¿Marinaleda? Eso no lleva a nada, un brindis al sol que nadie se toma en serio. Yendo a lo fundamental. hace falta educación política (de esa que no se enseña en el cole, le pongan el nombre que le pongas), hace falta pedagogía… y el país (no sólo este, muchos) no está por la labor. Conceptos básicos como qué es la justicia, la igualdad, el bien común,… hay que refrescarlos. Hay que leer otra vez a Platón…

  60. lantaquet dice:

    Anda coño. Ya me acuerdo porque estoy enfadado con Ariodante… Y ojo: Tengo razón, hasta en lo de Marinaleda. Joder que si la tengo. Vale, posiblemente sea ventajista decirlo hoy en tras las municipales arrasar los soviets, pero la tenía.
    ¡¡El pueblo ha gritado!! “Indignados”

  61. lantaquet dice:

    Anda coño.
    Tengo razón, hasta en lo de Marinaleda. Joder que si la tengo. Vale, posiblemente sea ventajista decirlo hoy tras en las municipales arrasar los “soviets según Espe”, pero la tenía antes y la tengo hoy.
    ¡¡El pueblo ha gritado!! “Indignados”

  62. alexander dice:

    Lantaquet, eso quiere decir que Podemos es un peligroso partido bolchevique? y el joven Iglesias un Lenin, un Fidel? no creo, es lo mismo, el comunismo acabó kaputt

  63. Urogallo dice:

    Un soviet sólo es un comité.

  64. lanta (Nantucket de oídas) dice:

    Dicho con guasa

  65. lantaquet dice:

    Añadir solo que Marx tenía golondrinos y que era un turras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.