EL INVIERNO DEL DIBUJANTE – Paco Roca

el-invierno-del-dibujante-3-ed-9788492769810Un hecho que podemos calificar de puntual, por su escasa dimensión en el tiempo, la creación de una cooperativa llamada D.E.R. (Dibujantes Españoles Reunidos), es el asunto central de la historia que nos traslada el libro de Paco Roca, presentado en forma de viñetas.

Lo cierto es que aquel asunto representó un caso único en España, cinco nombres míticos de la historieta, Conti, Cifré, Escobar, Peñarroya y Giner, hartos de la situación que vivían en la Editorial Bruguera, deciden embarcarse en una nueva aventura, la de ser editores de su propia obra, conciben la cabecera de “Tío Vivo” y se lanzan a la arena para competir en condiciones bastante desiguales. Hay otros ejemplos de actuaciones de este tipo en EE.UU. o Francia, pero ellos lo hicieron en un país sin libertades y en un momento histórico complejo.

Aunque Bruguera ofrecía unas condiciones, sobre todo en el aspecto salarial, que dignificaban bastante la figura del historietista, había algunas zonas oscuras, por así decirlo, que empañaban la dignidad de aquellas personas, no siendo la menor que la editorial se quedara con todos los derechos sobre los originales publicados. De este modo, se dieron situaciones bastante pintorescas (por darles un apelativo suave), como la conocida de Ibáñez que, años después de los hechos que narra el libro, se quedó sin sus personajes Mortadelo y Filemón, los más famosos del mundo de la historieta patria, porque eran propiedad de Bruguera y se embarcó en una pelea por recuperarlos que marcó un camino para otros autores.

Volviendo al libro que reseñamos, apuntar que, aunque la historia central es la efímera vida como publicación independiente de Tío Vivo, lo que Roca nos cuenta es mucho más que eso, pues a través de sus páginas se revive una parte de la vida cotidiana de la España del momento. Los dibujos de Paco Roca, que a mí me recuerdan mucho a los de la época clásica del cómic (el anglicismo se evita en el libro), aquellos de los años 40 y 50, en parte puede ser porque se sitúa a finales de los 50, nos trasladan a la Barcelona del momento y estoy seguro de que quien viva o haya vivido en esa ciudad, puede encontrar rastros en las viñetas de paisajes conocidos, pues algunos están aún presentes y de otros quedan recuerdos en la memoria colectiva.

Muy bien recreado el entorno de trabajo de los dibujantes, la redacción, los bares en los que tomaban sus tentempiés, incluso los domicilios particulares, donde completaban el trabajo que no habían tenido tiempo de acabar en la editorial. Asistimos a los momentos de nerviosismo en las redacciones por las pruebas a enviar a la censura, las discusiones con los jefes, los apremios para que acaben cuanto antes las historietas que han de salir en el próximo número; también a las bromas, a los comentarios sobre los compañeros, el momento sociopolítico o la situación familiar de cada cual. El relato está salpicado de anécdotas reales, como las relativas a la vida de Vázquez, un tipo con una peculiar manera de ser, todo un trapisondista profesional, algunas de cuyas situaciones mejoran (por increíbles) cualquier guión de historieta.

Una auténtica delicia para cualquier aficionado a la historieta, pero particularmente para quienes crecimos con las creadas por los autores que desfilan por el libro y que traen de nuevo a nuestra memoria a La familia Cebolleta, El Capitán Trueno, Agamenón, 13, Rue del Percebe , Sir Tim O’Theo, Doña Urraca, Rigoberto Picaporte, Pascual, criado leal, Carioco, El reporter Tribulete, Carpanta y tantos y tantos otros. La escuela Bruguera sigue siendo un referente para muchos de nosotros que tenemos una deuda impagable para quien durante nuestra infancia y juventud formó parte tan importante de nuestro aprendizaje, pues aunque colecciones como Joyas Literarias Juveniles hayan tenido reconocimiento desde que nacieron, para las historietas de El Jabato, El Capitán Trueno, Hazañas Bélicas o las que aparecían en revistas como Pulgarcito, DDT, Can Can, Tío Vivo, Pumby o TBO, el reconocimiento como algo más que una tira de viñetas, llegó mucho después, menos por aquellos que las leíamos y disfrutábamos, pues ya nuestras mentes de niños percibían la inteligencia de sus guiones y la calidad de lo que teníamos entre manos.

Muy buenos los dibujos, pero además, quiero hacer especial mención al trabajo de documentación que ha hecho el autor para poder reproducir lo más fielmente posible el entorno en el que se desarrolla la acción, es una delicia recorrer con la vista los recovecos de cada viñeta y descubrir en algunas de ellas detalles que nos hacen apreciar y agradecer, hasta qué punto ha sacado provecho de la documentación gráfica de la época que ha manejado.

Magnífico homenaje de Paco Roca a algunos de los historietistas que pusieron una sonrisa sobre la mordaza de aquella España pacata y triste, que nos trasladaban cada semana a un mundo maravilloso que, en ocasiones, era aquel en el que vivíamos adornado con una pizca de humor y con sus dibujos y chistes geniales. Un pequeño homenaje, aunque no se escape una crítica ácida, a aquella editorial Bruguera que, como dice Paco Roca en su libro, en nuestra imaginación era algo tan maravilloso como la fábrica de chocolate de Willy Wonka.

[tags]Paco Roca, cómic, viñetas, Bruguera, historietas[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EL INVIERNO DEL DIBUJANTE de Paco Roca en La Casa del Libro.

     

14 comentarios en “EL INVIERNO DEL DIBUJANTE – Paco Roca

  1. juanrio dice:

    Que cantidad de recuerdos de infancia has levantado Trecce. Yo crecí con esos tebeos, esos personajes me acompañaron durante años, hasta que fueron sustituidos por los super heroes de Marvel y DC.
    Roca me parece un magnífico guionista y dibujante, consigue transmitir muchísimo con sus dibujos, apoyados en historias sólidas y contundentes. Arrugas me parece de lo mejor que ha aparecido en el mundo del cómic español.

  2. Trecce dice:

    A mí me ha ocurrido otro tanto, Juanrio, forman parte de mi vida.

  3. Boudica dice:

    Estupendo libro Trecce, una entretenida forma de aprender para los que no sabíamos la historia que narra. Y las ilustraciones son estupendas. Muy recomendable, sin duda.

  4. Trecce dice:

    En efecto, los dibujos son estupendos.

  5. malaparte dice:

    «El invierno del dibujante» es una obra maestra. Si no ganó con ella Paco Roca el Premio Nacional de Cómic es porque ya se lo habían dado con «Arrugas».
    Hay un aspecto que se suele pasar por alto y es el retrato que hace de Rafael González, el editor de lápiz rojo. Baste como ejemplo la reunión en casa de los hermanos Bruguera (páginas 65-70), donde se decide el futuro de «Tío Vivo»: el sr. González fuma en silencio en la esquina de la viñeta.
    Todos venían de la guerra civil, todos tenían mucho talento y todos necesitaban comer a diario.

    (Por si le interesa a alguien aquí y aquí hay una crónica de la batalla de Teruel firmada por su enviado especial, Rafael González)

  6. Lopekan dice:

    Me ha tocado el corazoncito, Trecce, que antepongas El Jabato al resto de personajes de la segunda ristra :’)

    Recomiendo completar este libro sobre las desventuras de la historieta española con la relectura de «Los profesionales», de Carlos Giménez, ambientado también en Barcelona pero años más tarde, en torno a la esforzada editorial Toutain:

    http://www.carlosgimenez.com/obra/profesionales.htm

  7. Pintora dice:

    Entrañable y didáctica. Muy recomendable.

  8. Trecce dice:

    Muchos de ellos venían del bando perdedor de la Guerra Civil y hubieron de buscarse las habichuelas como pudieron. Algunos casos, como el de Víctor Mora, son de sobra conocidos; Mora, miembro de Partido Comunista Catalán, hubo de marcharse a Francia en el 62. Curioso que alguna gente de izquierdas de la época estuviera convencida de que el autor del Capitán Trueno o El Jabato, tenía que ser un fascista redomado.
    Pero de otros no se sabía tanto, como el caso de Rafael González que cita Malaparte.
    Ya les habían extirpado la dignidad y el orgullo, así que sobrevivieron como pudieron, por eso mismo es más admirable que nos trajeran diversión y entretenimiento a pesar de los dramas personales de sus vidas y, también por eso, a pesar de todos los pesares, es de reconocer la decisión de Pantaleón y Francisco Bruguera de contratar personas por su valía profesional sin mirar filiaciones políticas que, an alguno de los casos, como ocurrió con tanta gente anónima, sólo dependía de haber estado viviendo en una zona u otra.

  9. Balbo dice:

    Pillado en la biblio… en cuanto finiquite una lectura me pongo a ello. Tiene una pinta excelente. ¡Enhorabuena por la reseña! ;-)

  10. Lucía dice:

    Gracias Trecce por esta reseña que toca mis recuerdos infantiles, con tantos y tantos personajes que tan buenos ratos me hicieron pasar. Ahora ya como adulta, utilizando, en mi mísma la expresión de «abuela Cebolleta» cuando cuento batallitas me pondré a la tarea de saber qué mundos había detrás de esos dibujantes.
    Es un libro que compraré y que espero disfrutar tanto como se nota, al leer tu reseña, te ha gustado a ti

  11. JJSala dice:

    Los tebeos de mi infancia.
    Cuantos grandes momentos me hiciron pasar.
    Que alguien pensara que el Victor Alcazar (Victor Mora) debía ser un fascista es porque no prestaba demasiada atención al contenido de los mensajes subliminales de los guiones.

  12. Trecce dice:

    Gracias a todos por comentar, además de a los que ya he contestado al prinicpio, a Lopekan, Pintora, Balbo, Lucía (con beso añadido, que para eso tiene preferencia) y JJSala. Los que podáis leerlo y ver las viñetas, espero que lo disfrutéis.

  13. Manuel dice:

    Sabía, cuando se lo di a tu hijo para que lo leyeras, que te gustaría. Ya veo que no fallé. Es un gran cómic… si tienes oportunidad, lee Arrugas.

  14. Trecce dice:

    Muchas gracias, Manu. Ha sido todo un gustazo leerlo y todo gracias a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.