EL ENIGMA DE LA ILÍADA – Florence Wood & Kenneth Wood

dbl_2465«”¡Aquiles […] el más sublime de los aqueos! Eres más fuerte que yo y me superas no poco con la pica, pero quizá yo en juicio te aventajo mucho, porque tengo más edad que tú y sé más cosas” (19,216). Homero afirma aquí que la estrella personal de Odiseo, Arturo α Boötis (de magnitud -0,04), no es tan brillante y poderosa como la de Aquiles, Sirio α Canis Majoris (de magnitud -1,4), pero sí de mucha “más edad”, pues ha estado a la vista sobre el hemisferio norte desde tiempo inmemorial».

Historia de un hallazgo

Conviene, para entrar un poco en ambiente y asumiendo el mal gusto intrínseco en el hecho de hacer una reseña hablando del reseñador, explicar un poco cómo este libro llegó a mi poder, o cómo yo llegué al suyo, que quién sabe a qué lado se hallan en toda esta cuestión las fuerzas causales y las casuales. Allá va, y que los astros lo vean.

Lo localicé en un frío rincón de un estante de una estantería de una estancia de una librería que no suelo frecuentar. No suelo frecuentar el rincón ni el estante ni la estantería y ni siquiera la estancia, pero sí la librería. Tras ojear el interior (del libro, no de la librería ni del rincón ni del estante ni de…), me pareció curiosón y pintoresco, y además los autores se apellidaban igual que el autor del último libro que yo había reseñado: Wood. “Ante una señal cósmica me hallo”, pensé; pero el precio del ejemplar, rebajado aunque no tanto, me persuadió para que dejara dormitar a los Wood en el rincón del cual los había rescatado.

Como suele pasarme, y quién sabe si a causa de mi volubilidad congénita o de que algún astro se alineara con las lunas de Júpiter o algo así, al cabo de unos días volví a la librería para comprobar si esta vez mi interés era superior a mi indecisión. La cuestión de mi indecisión quedó sin decidir ya que el libro había desaparecido del rincón del estante de la estantería etc. etc., así que supuse que alguien con más peso específico que yo en el fluctuante mundo de las decisiones se lo habría llevado a su casa. Entonces entré en crisis, porque cuando uno piensa que siempre que quiera, podrá, está tranquilo, pero cuando sabe que ya nunca podrá aunque quiera, le crece el ansia en el pecho y la angustia en el cerebelo. Y me obligué a olvidar el libro, ya que el libro me había olvidado a mí.

Pasaron cerca de tres meses, y un día, tras no haber pisado en los treinta y dos anteriores la librería, volví. Y allí estaba. La librería, obviamente, pero también, y ya no tan obviamente, el libro de los Wood. No ya en el famoso rincón sino en otro lugar más recóndito e incógnito si cabe. Me dio por echar un vistazo a unos cuantos libros apilados y tras haber apartado todos los que tenía encima, allí, en último lugar y como sustento, soporte y garante de la estabilidad de los que le ocultaban y oprimían, estaba el libro. “Por poco los trees no me dejan ver el wood”, pensé con mi habitual y casposa chispa. Así que finalmente la decisión de resolver mi indecisión pudo culminarse; y como premio a ello sin duda, y sin duda también bajo la bendición de algún astro benigno o compasivo, resultó que el libro rebajado estaba ahora aún más rebajado. “El cosmos entero y todo lo que contiene quieren que este libro tenga un dueño digno de él”, pensé con autocomplacencia. Pagué con regocijo y me lo llevé entre piruetas y cabriolas.

Historia de una lectura

El libro se las trae, expresión esta que quiere decir ni más ni menos que el libro se las trae. El venerable matrimonio Wood (venerable porque en algún lugar mencionan que son jubilados) formado por Kenneth y Florence lo publicó en 1999 y con ello consumó, sobre todo ella, el deseo y el trabajo de Edna Leigh, madre de una y suegra del otro, quien pasó una buena parte de su vida dedicada a esta investigación Tras luengos años de estudio, Edna murió en 1961 sin llegar a terminar su trabajo y por tanto sin verlo publicado, de modo que su hija Florence por devoción a su madre, y su yerno Kenneth por imperativo legal (digo yo) decidieron continuar con la labor de madre y suegra respectivamente.  Recopilaron los papeles de Edna Leigh, la documentación recogida a lo largo de toda una vida, y continuaron su tarea hasta acabar con ella (con la tarea). ¿Y en qué consiste ese estudio? Pues en pocas palabras: la tesis de Edna Leigh, secundada por su hija y su yerno (y por poca gente más, todo hay que decirlo), afirma que el poema Ilíada del poeta Homero, al margen de que cuente unos sucesos, reales o ficticios, acaecidos durante el asedio de unos guerreros llamados aqueos a una ciudad llamada Troya, al margen de esto y de hecho trayéndole a Edna Leigh esta cuestión completamente sin cuidado, es una exposición, con fines preservativos (para preservar, vamos), de todo el conocimiento astronómico existente en los tiempos de Homero, conocimiento que por supuesto poseía el autor y que describe en sus versos. El poema es un tratado de astronomía homérica. Pues sí. Esto se merece como mínimo un punto y aparte.

Repitamos lo dicho: La Ilíada es un poema astronómico. Cosas más raras se han visto: me viene a la cabeza el De rerum natura de Lucrecio, del siglo I a.C., que es un poema filosófico (la mitad de extenso que el de Homero, ciertamente). Homer’s Secret Iliad, que así se titula el original de este original libro de los Wood, tiene un recorrido desigual, o al menos eso me ha ido pareciendo durante la lectura. Sus primeras decenas de páginas, hasta la sexta o séptima, son introductorias. Mientras las lee, el ingenuo lector que soy yo mismo no acaba de situarse: se le ha dicho que, en efecto, en la Ilíada está el conocimiento de los astros, de las constelaciones y del firmamento todo que un griego antiguo podía ver sobre su cabeza. Pero ¿cómo?, o sea, ¿cómo está eso metido ahí? Porque es cierto que en alguna que otra ocasión Homero menciona astros y constelaciones, y que muy a menudo habla del “cielo estrellado”, y que cada dos por tres cita a “la aurora de rosáceos dedos”, pero tan escaso parece esto que extraña que se diga que eso es todo lo que se sabía sobre el tema. Pero pasado el primer cuarto de páginas el libro se centra, se crece, se gusta a sí mismo y acaba con unos últimos capítulos apoteósicos. En cuanto al lector, también le pasa algo parecido, alegóricamente hablando al menos. Y es que la alegoría es la respuesta: el poema de Homero es una alegoría de su conocimiento astronómico.

De modo que alegría, que tenemos alegoría. La cosa sucedió así, según cuenta el tándem Florence & Kenneth: a la señora Edna Leigh se le ocurrió un día comparar la distribución geográfica de las ciudades aqueas de la bahía de Pagasas, al norte de la isla de Eubea y al sur de Tesalia, ciudades estas que Homero nombra en el famoso Catálogo de las Naves (canto II de la Ilíada), con la constelación de Pegaso, y el resultado fue que la forma de lo uno y lo otro coincidía. Y es que con imaginación y buena voluntad, añado yo, cualquier cosa puede coincidir con cualquier cosa. Luego pensó en buscar los hechos que le suceden en la Ilíada a Eumelo, jefe de los aqueos de Feras, ciudad de la citada bahía, y resultó que también coincidían con los rasgos propios de la constelación de Pegaso y de sus estrellas. ¿Y cómo puede coincidir un suceso, una acción, algo que le pasa a alguien o que alguien hace, con un rasgo propio de una estrella o de una constelación? Pues con imaginación y buena voluntad, ya digo, cómo si no. Y con esa receta Edna Leigh siguió buscando coincidencias entre el firmamento y la Ilíada: Micenas, la de la famosa Puerta de los Leones, no podía ser otra constelación que Leo, y su rey Agamenón no era otro que la estrella más brillante de la misma, Régulo, α Leonis para los entendidos. No solo encajaba el asunto leonino sino también la distribución geográfica de las ciudades nombradas en el Catálogo de las Naves con la de las estrellas de esa constelación, y los rasgos de Agamenón con los de la estrella Régulo. Armada con esta aguja de coser Edna Leigh cosió el reino de Pilos con la constelación del Auriga, el de Esparta con la de Escorpio, el de Salamina con la de Argo Navis, el de Ítaca con la del Boyero… Y también los troyanos encontraron su correlato celeste: Héctor y Paris coinciden con la constelación de Orión, Eneas con la de Virgo, etc. Así hasta los cuarenta y cinco regimientos, entre uno y otro bando, mencionados por Homero en el Catálogo naviero. Cuarenta y cinco regimientos, cuarenta y cinco constelaciones, que son exacta y casualmente las conocidas en esa época por aquellos pagos. Y de los setenta y tres personajes citados también por Homero en ese pasaje iliádico, todos ellos jefes o figuras destacadas de sus respectivos regimientos, los setenta y tres tuvieron su estrella particular: Agamenón es Régulo, como se ha dicho ya; Eneas es Espiga, Menelao es Antares, Odiseo es Arturo, Aquiles es Sirio, Paris es Betelgeuse, Héctor es Rigel… Es más: Edna Leigh se quedó en setenta y tres pero Florence siguió la identificación hasta llegar a casar, en todo el poema, seiscientos cincuenta guerreros con seiscientas cincuenta estrellas.

Para quien no lo haya entendido: cada constelación coincide con una región geográfica puesto que sus estrellas están colocadas en el cielo como las ciudades homéricas de dicha región lo están en la tierra; cada jefe coincide con la estrella más brillante de su constelación; y cada guerrero destacado por Homero coincide con alguna de las estrellas, también especialmente brillantes, de su constelación correspondiente. Y también las hazañas, mitos, etc. de esos guerreros se corresponden con los rasgos propios, con las características de las correspondientes estrellas o constelaciones. O sea que, digo yo, ¿entonces una estrella vale tanto para una ciudad como para un guerrero? Pues será que sí, qué hay de malo en ello, ya puestos. Pero el libro, como he dicho antes por ahí, a medida que avanza se crece y se gusta a sí mismo: no solo ciudades, no solo guerreros: también las mujeres homéricas son alegorías del firmamento, tal que así: Andrómaca, esposa de Héctor, perdió la pobre a seis hermanos y al padre a manos de Aquiles; por tanto es razonable buscarla por los alrededores de la constelación de Héctor, Orión, y la de Aquiles, Can Majoris. Y en efecto, por esa región celeste hay una constelación de ocho estrellas: la de la Liebre. Sus dos estrellas más brillantes serían Andrómaca y su padre, las otras seis los hermanos. Y otras dos estrellas más tenues que también están por allí serían su hijo Astianacte y su nodriza. Estrellas para todos, como en una tómbola. Y el libro sigue in crescendo: no solo ciudades y personajes son alegorías de estrellas y constelaciones; también el atrezo empleado por Homero lo es: los carros, las lanzas, los escudos, las armaduras… Y los regalos que se entregan en los juegos por el funeral de Patroclo, en el canto XXIII, también son estrellas. Y ¿qué son los dioses, en semejante escenario? Pues ¿qué han de ser sino planetas y similares? Hera es la Luna (¿qué son el cuarto creciente y el menguante más que los “níveos brazos” de la diosa, qué es la luna llena sino “Hera la de ojos de buey”?), Ares es Marte, Atenea es Júpiter, Afrodita es Venus, Posidón es Saturno, Apolo y Hermes son Mercurio… y Zeus es el cielo todo, obviamente. Espera un momento: y cuando Hera seduce a Zeus y se lo lleva al lecho, ¿eso qué es? Pues un eclipse de luna, claro. Ya digo, apoteósico.

Aparte de la coincidencia geográfica, de hombres, mujeres, etc., sucede que las estrellas y constelaciones se comportan (¿se comportan? sí, se comportan) tal y como Homero dice que se comportan sus alegóricos personajes en el poema. Pero seamos justos: todo esto, todas estas coincidencias, están debidamente argumentadas, no se basan (al menos no solo ni explícitamente) en la clarividencia de los autores y/o su madre/suegra.  ¿Y cómo por ventura acontece tal cosa? Hay reglas. Tres. Y son:

-La regla del rango: que una estrella brille más que otra indica que el personaje es de rango superior al otro. De “rango superior” quiere decir que Homero lo destaca, bien por ser un jefecillo o por llevar a cabo alguna hazaña.

- La regla de las heridas: si un personaje es herido en un ojo, en el vientre, en el pie, en la cabeza, etc., su estrella será la situada en el ojo, vientre, pie, cabeza, etc. de su constelación.

- La regla de la magnitud: un personaje nunca puede morir a manos de otro cuya estrella sea de menor magnitud que la suya. De verdad. Y funciona, en serio: en el poema Patroclo mata a Sarpedón, Héctor mata a Patroclo y Aquiles mata a Héctor; lo cual coincide con que la estrella Proción, de la constelación del Can Menor (Patroclo) brilla más que Pólux de la constelación Géminis (Sarpedón), Rigel de la constelación Orión (Héctor) más que Proción y Sirio, de la constelación Canis Majoris (Aquiles) más que Rigel. De hecho Sirio es la estrella más brillante del firmamento, como debe de ser puesto que Aquiles es el guerrero más invencible de todos.

En el poema todos los enfrentamientos entre unos y otros, las trayectorias de los proyectiles arrojados, lanzas y flechas, todo eso sirve para posicionar las estrellas y constelaciones en el firmamento, y por tanto para confeccionar un mapa celeste. Si Paris dispara una flecha a Macaón, uno mira al cielo estrellado y detectará una serie de estrellas que indican una línea de trayectoria entre las estrellas y constelaciones respectivas: Betelgeuse (α Orionis para los listos) en la constelación de Orión y β Ophiuchi en la constelación de Ofiuco. Las descripciones, acciones, vestuario y movimientos de Paris, Néstor, Odiseo, Diomedes o Aquiles aparecen en sus constelaciones y en las evoluciones de estas por el cielo. Aquiles persigue y mata a Héctor como la constelación del Canis Majoris persigue en el firmamento a la de Orión. Y así todo, y cuando digo todo es todo.

En fin, que acaba uno el libro y se queda con el mensaje siguiente: Homero escribió un poema sobre la inevitable precesión de los equinoccios. ¿Eh? ¿Y eso qué es? Pues no voy a explicarlo a estas alturas, léase quien quiera el libro y lo descubrirá (o en su defecto hágase con un manual de astronomía). ¿Pero en serio que Homero se inventó un poema épico sobre eso? A lo mejor solo pretendía preservar el conocimiento astronómico de su tiempo y no se le ocurrió manera más fácil y clara que hacer una alegoría de quince mil hexámetros en la que unos guerreros asedian una ciudad. En fin, que imaginación no le faltaba. O puede que a quien no le faltara fuera a Edna Leigh, que dedicó toda una vida a estas cosas. O puede que sea a mí a quien le falte. O puede que a fin de cuentas la imaginación no tenga nada que ver en este asunto. Y hablando de imaginación, ¿qué hay de la Odisea, también es alegórico y todo eso? Pues no sé pero los Wood tienen escrito un Homer’s Secret Odissey, así que…

Ahora cualquiera hace la reseña del libro…

Historia de un sueño

En la mitad del camino de mi vida, me encontré en una selva oscura porque había extraviado la buena senda. Con ojos cerrados y pies inmóviles, oí una voz que me sacaba del letargo y me decía: “¿duermes y me olvidas?”. Como el ánima de Patroclo a Aquiles, vino a mi encuentro en medio de aquella selva un hombre barbado y venerable, que sostenía un largo bastón en la diestra. “¿Quién eres?”, dije. “¿No reconoces a aquel que abandonó su vida de campesino en un villorrio cercano a Tebas a cambio de una vida de viajero; a aquel que aprendió el arte de la lectura y la escritura de un fenicio afincado en Eutresis; a aquel que escribió un poema inspirado en Megacles el peludo? ¿No reconoces a Meleso, hijo de Meleso?”. “Meleso, sí, claro. ¡Entonces tú eres Homero!”. “Así me llaman”. “¿Y por qué te me apareces, sabes acaso por qué estoy aquí, qué he perdido, en qué me he extraviado?”. “En el sentido de la vida”, contestó, “pues este no es más que el sentido que le das a lo que haces, y este el que le das a lo que lees”. “¿Entonces me he extraviado en mis lecturas?”, pregunté, y él me respondió: “no, sino en el sentido que le das a ellas”.

Meleso se sentó frente a mí y continuó hablando: “«No leas para contradecir y refutar, ni para creer y dar por descontado, ni para encontrar materia de charla y conversación, sino para sopesar y reflexionar». Dentro de dos mil quinientos años, o hace cuatrocientos, como prefieras, un escritor llamado Francis Bacon dirá, o dijo, esta sentencia; pero yo te la digo ahora porque es en esto en lo que te has extraviado”. “Pero eso yo ya lo sabía sin que nadie me lo dijera”, me defendí. “Pues mayor es tu falta en ese caso, porque sabiéndolo no lo aplicas. Vamos a ver: ¿con qué espíritu has leído ese libro que trata sobre mi poema?”. “Bueno”, balbuceé, “puede que mi actitud haya sido algo escéptica”. “Lo ha sido, en efecto”, me reprendió el buen Homero, “al leerlo y antes de leerlo. Quien tenga ojos que los abra y vea, y tú no los has abierto. ¿Por qué dices que mi poema no habla de astros y constelaciones? ¿Acaso no está escrito que «allí puso la tierra, el cielo, el mar, el sol infatigable y la luna llena; allí las estrellas que el cielo coronan, las Pléyades, las Híades, el robusto Orión y la Osa, llamada por sobrenombre el Carro, la cual gira siempre en el mismo sitio, mira a Orión y es la única que deja de bañarse en el Océano»?”. “Sí”,contesté con timidez, “pero eso no es una alegoría y el libro dice que el poema entero lo es, que donde hablas de Aquiles te refieres a Sirio, y donde lo haces de Héctor, a Rigel, y donde…”. Pero Homero me interrumpió, como ausente, como sumido en un sueño más profundo que aquel en el que yo me hallaba, y prosiguió con su reprimenda: “¿Y acaso no está escrito que «el anciano Príamo fue el primero que con sus propios ojos vio venir a Aquiles por la llanura, tan resplandeciente como el astro que en el otoño se distingue por sus vivos rayos entre muchas estrellas durante la noche oscura y recibe el nombre de perro de Orión, el cual, con ser brillantísimo constituye una señal funesta, porque trae excesivo calor a los míseros mortales»? ¿Es así o no, pobre incrédulo?”. “Así es, alabado Homero, pero…”. ”¿Me hablas de alegoría? Yo te diré cuál es la auténtica alegoría”.

Homero, el buen Meleso, se removió en su asiento y siguió hablándome: “Te extraña que ese libro diga que mi poema es un tratado astronómico. ¿Por qué crees que el magnánimo rey Príamo le pregunta a Helena por el nombre de los jefes aqueos después de nueve años de guerra? ¿Crees que no los sabe? No, no es por las razones que dan esos que tú llamas historiadores, filólogos o helenistas; es para poder describir las constelaciones del cielo estrellado y poder compararlas en tamaño unas con otras. Esos eruditos, tristes mentes pensantes que dan vueltas alrededor de la misma rueda sin darse cuenta de que hay tantas ruedas como estrellas en el cielo, se devanan los sesos preguntándose cómo pude en mi poema hablar de cosas que existieron y de hechos que sucedieron cuatrocientos años antes de mi nacimiento. Ingenuos, ¡eso son minucias!, ¡si pudieran ver que de lo que en verdad hablo es de cosas que sucedieron en el firmamento hace milenios! ¿Qué crees que es el escudo de Aquiles sino un mapa celeste, con la que llamáis Vía Láctea y todas sus estrellas? Y ahora dime: ¿cuál piensas que es la razón de que yo cantara ese poema? ¿Para recordar las hazañas de los guerreros del pasado?”. Y yo contesté: “el libro dice que aparte de querer preservar toda la ciencia astronómica que atesoras, pretendías poner en evidencia la precesión de los equinoccios”. “¡Tonterías!”, rugió, “eso es lo que tú has entendido, pero no lo que dice el libro en realidad”. Con voz trémula le dije: “bueno, tal vez el libro sea tan alegórico como tu poema y por eso no he sabido captar bien su sentido”. “No seas sarcástico, pobre ingenuo. Cuando el divino Aquiles se retira de la lucha por la afrenta ignominiosa de Agamenón, pastor de hombres, no es él quien se retira del campo de batalla sino la estrella Sirio la que desaparece del firmamento. ¡Y eso sucedió según vuestra manera de medir el paso del tiempo, en el año ocho mil novecientos antes de vuestra era!” “En el… noveno milenio antes de Cristo?”, tartamudeé. “Y cuando”, prosiguió Homero, presa de un arrebato cuasi místico,”el caballo Janto, que tira del carro de Aquiles, habla a su amo antes de llevarle al encuentro con Héctor y le dice que algún día ha de morir, ¿de qué crees que le está hablando sino de que en el futuro Sirio desaparecerá de nuevo del cielo estrellado durante miles de años?”. Boquiabierto, asentí a lo que me decía mientras sus palabras seguían brotando incesantes del manantial de su boca. “Triste alma cándida que crees saber y no tienes remota idea de lo que hay ante tus ojos, tu espíritu no está sobrio sino que se halla ebrio de soberbia y tu mente también está ensoberbecida; ¿cómo, con qué coraza de arrogancia te revistes para atreverte a suponer qué es lo que mis versos dicen o no dicen? Permitiéndosete levantar la cabeza y mirar hacia arriba y contemplar el cielo estrellado, miras hacia abajo y no ves más que el suelo. Dime pues por fin: cuando en el poema una y otra vez se anuncia cuál será el fatídico destino de Ilión, la ventosa Troya, que no será otro que caer destruida víctima de la astucia y la furia de los aqueos de hermosas grebas, ¿qué crees, por todos los dioses que habitan el espacioso Olimpo, los que moran en el terrible Hades y los que viven sumergidos en el vinoso ponto, qué otra cosa crees, pobre infeliz, que significa la caída de Troya más que el declive e inexorable derrumbamiento de la gran Thuban, conocida por vosotros como la Estrella Polar?”

Ante esa revelación no pude ya mantener por más tiempo mis ojos cerrados, pues así habían permanecido todo el tiempo, y los abrí. Y al abrirlos todo se desvaneció, la selva en la que me hallaba se esfumó y Homero con ella. Y yo me encontré tan perdido como al principio.

Historia de una reseña

Hace poco fui en busca de Sirio. No en las mejores condiciones en que dicha búsqueda debería realizarse pero en las circunstancias en que me encontraba, hice lo que pude. Era la medianoche y estaba acompañado de otras personas, seres desconocidos entre los que sin duda no habría ninguno que tuviera en mente lo mismo que yo: Sirio, Homero, los Wood, el cielo estrellado… Ascendimos casi ochenta metros en pocos segundos, y en el minuto y medio siguiente bajamos, volvimos a subir, a bajar de nuevo, y así varias veces. Entretanto intenté localizar en el firmamento el Canis Majoris, Orión, el Boyero… Busqué también la estrella polar pero me fue imposible encontrarla. En medio del griterío que me envolvía yo permanecía en silencio girando la cabeza a izquierda y derecha tratando de ver, como me dijo Meleso; con los ojos bien abiertos miré hacia arriba en lugar de hacia abajo, pero no pude ver nada. No eran las mejores circunstancias, seguramente, pero al menos lo intenté. Y no pude evitar pensar que quizá aquellas circunstancias no dejaban de ser una alegoría del poema de Homero, poema en el que tampoco había sido yo capaz de encontrar una mísera estrella.

Supongo que Homero/Meleso tenía razón (los clásicos siempre la tienen y si son griegos, más aún), así que tomé la decisión de volver a mis humildes orígenes conceptuales, tratar de hacer tabula rasa antes de abordar un libro, no empezar a leer partiendo de ideas preconcebidas, etc. Decidí también que sería mejor no hacer reseña del libro woodiano; después de la bronca que me había echado el poeta, que había venido desde vete a saber dónde para colárseme en la mollera y sacudir de ella mis prejuicios -o instalar en ella otros, que aún no lo tengo claro-, solo faltaría que desde el Hades viniera también a visitarme el ánima ofendida de la Sra. Edna Leigh y entonces sí que me iba yo a comer con patatas mis opiniones sobre su libro. Un libro que me había hecho reaccionar inconscientemente contra aquellos orígenes conceptuales míos, y es que quizá su principal mérito sea ese mismo: el de poner a prueba al lector y ver hasta qué punto es capaz de hacer bueno lo que dijo Blaise Pascal: “muy débil es la razón si no llega a comprender que hay muchas cosas que la sobrepasan”. De todos modos, y al margen de todas las incertidumbres en que me sumió su lectura, al menos hay una cosa que tengo más clara que antes: si tanto se fijó el buen Homero en el cielo y las estrellas, digo yo que de ciego tendría poco…

 

27 Respuestas a “EL ENIGMA DE LA ILÍADA – Florence Wood & Kenneth Wood”

  1. Farsalia Dice:

    Resultan más interesantes los avatares que rodean y envuelven la reseña que el propio libro reseñado… :-P

  2. Valeria Dice:

    Llevo un rato imaginandome al maestro Meleso que, perdida la paciencia, desesperado e iracundo porque no puede meter en la mollera de uno de sus mejores alumnos la inmensidad del saber, le amenaza con la vara mientras señala un cielo oscuro en el que asoman tímidas las primeras estrellas. Y el aventajado pero acongojado alumno, con la cabeza hundida entre los hombros, intenta conciliar el respeto que le inspira su maestro con las dudas cartesianas que un exceso de lecturas han inoculado en su sesera, asumiendo con resignación que solo sabe que no sabe nada, haciendo garabatos en la tierra …. y pensando que el cosmos entero y todo lo que contiene se han confabulado, pero ya no sabe para qué. Porque él sólo quería leer una historia sobre unos valientes guerreros.

    Cavi returns :-)

  3. iñigo Dice:

    Oh my God!!!
    Vaya reseñita. Gran trabajo, pero la verdad es que no te creas que me he enterado de mucho… Curioso si que parece el librito de marras.

  4. cavilius Dice:

    Que no es una reseña, que son solo cavilaciones postlectivas. A mí es que me da cosa decir que el trabajo de toda una vida de una señora ha sido una pérdida de tiempo, porque seguro que no lo ha sido y prefiero pensar que yo no he sabido verlo…

    Animo a cualquiera a leer el libro y reseñarlo. Me haría un favor.

  5. iñigo Dice:

    Ahhhhhhh!

  6. cavilius Dice:

    Eso, eso decía yo a cada página…

  7. iñigo Dice:

    ¿Y lo acabaste, eh?

  8. Farsalia Dice:

    Apuestas a que aún está en ello… :-P

  9. Clodoveo11 Dice:

    La impresión que da el libro tras la reseña de Cavilius es que es el típico caso de quien tiene una teoría en la cabeza y quiere forzar los hechos a la misma. Algo parecido a cuando Von Däniken veía extraterrestres en la Biblia o en los hallazgos de la Antigüedad, o a cuando Ribero Meneses afirma que la civilización y el ser humano provienen de los montes cántabros. ;-)

    Pero también es cierto que las interpretaciones sobre los mitos han sido siempre y recurrentemente parecidas. Ya en el XIX se decía que los mitos reflejaban fenómenos atmosféricos, anteriormente que eran alegorías de variada índole, que se referían a acontecimientos históricos o, más modernamente, que eran subproductos de la mente irracional, soñadora o expresión de nuestros temores y anhelos subliminales. Todo ello intentando dar sentido a algo que posiblemente nunca lo haya tenido o sea un constructo de véte a saber qué cosas.

    Podemos tomarnos a risa las elucubraciones de los Wood, pero no son ni más ni menos esperpénticas que las que hacen y han hecho eruditos sobre el tema. Estos días ando leyendo (o sufriendo) el libro de Lane Fox “Héroes viajeros ” (http://www.hislibris.com/heroes-viajeros-robin-lane-fox/) y puedo asegurar que las suposiciones y especulaciones a las que se entrega son tan poco de recibo como éstas. Según Fox los mitos clásicos situados fuera de Grecia fueron completados y elaborados por supuestas confusiones lingüísticas y antropológicas de supuestos viajeros (euboicos, casi en su totalidad) a según qué puntos del Mediterráneo en donde supuestamente fundaron ciudades y supuestamente contactaron con fenicios o autóctonos. El fuego de unas montañas del Tauro visto de noche sería la Quimera de Belerofonte, Europa e Io serían heroínas del Levante costero por confusiones lingüísticas traídas de los pelos, Mopso haría referencia a una “casa de los Muskis” neohitita escasamente definida, etc. Digo con ello, en resumen, que el ser profesor de Oxford o ser jubilados de calceta no inmuniza a la hora de especular y desbarrar escandalosamente, y que el mundo de la mitología siempre ha seguido estos patrones en lugar de tomar los mitos como simplemente fantasías de diverso origen y prolongada deformación e interpolaciones, de las que posiblemente nunca saquemos nada de provecho histórico o antropológico. O dicho de otra manera, que como de los mitos y su origen-motivación no tenemos ni puñetera idea, igual hasta pudiere resultar que las especulaciones de los Wood, o de Lane Fox, tan aparentemente delirantes, encerrasen la clave para resolverlos si ese es nuestro deseo y objetivo. Que lo más seguro sea que no, pero véte a saber.

    Vamos, digo yo. :-)

  10. Lopekan Dice:

    Una buena regla nemotécnica que ayude a recitar quince mil hexámetros sería la chuleta escrita en el cielo. Estrellado.

    Los banquetes no se animaban de verdad hasta que el Sol se ponía, oscureciendo los caminos; y terminaban bien antes de la llegada de la Aurora de rosáceos dedos.
    Los aedos tendrían el atril en el cielo y en el regazo la cítara.

  11. iñigo Dice:

    Y entonces es cuando se celebraban las orgías, a la luz de la luna. ;-P
    Vaya nivel, señores, vaya nivel.

  12. cavilius Dice:

    Sí, claro que he acabado el libro. Malpensados…

    El libro se hace eco de la noticia que hace a Simónides de Ceos inventor de la técnica mnemotécnica, y lo relaciona, no recuerdo cómo, con el poema de Homero. Pero sucede que Simónides vivió en el siglo VI-V a.C. y Homero bastante antes, me temo. En cualquier caso, menciona solo de pasada lo que yo creo que es clave en este asunto de recordar carretadas de versos: las fórmulas, los esquemas repetidos, los epítetos épicos, recursos estos que permiten construir el poema y enlazar un suceso con otro, una acción con otra. No recuerdo en qué libro leí qué porcentaje del poema supone este tipo de fórmulas, y era sorprendentemente (o no) grande. En cualquier caso, si la chuleta para recitar el poema, según la tesis woodiana, está en las estrellas, entonces solo podría ser cantado de noche y con cielo despejado…

    Tengo por casa el libro de Lane Fox, Clodoveo11, aún no me he decidido a leerlo así que no puedo opinar. Pero es cierto que las salidas de tiesto también son aptas para los eruditos.

  13. Clodoveo11 Dice:

    Pues cuando te toque leerlo prepara una caja de Omeprazol para tener a mano, Cavilius. Porque se forma una madeja en el estómago que…

    Creo recordar que andaban por un 70% las fórmulas repetitivas, según los expertos. Pero eso se explica por la mnemotecnia necesaria para la oralidad y los cambios de registros y auditorios a lo largo del tiempo. De todos modos es curioso que el personal siga comiéndose el coco con lo que significa o no la Iliada cuando lo más probable es que sea un relato ficticio basado en un posible acontecer histórico de menor importancia y embellecido y maquillado con el tiempo, hasta que Homero le diese su acabado definitivo quizá por la necesidad de plasmarlo en escrito.

  14. Javi_LR Dice:

    “… lo más probable…”. Ahí está, creo, la respuesta de la comida de coco, Clodoveo11. La carga y el porcentaje de ficción versus aconteceres entiendo que son lo suficientemente atractivos, por no hablar de la propia figura y dimensión de Homero. Se me vienen a la cabeza disquisiciones mil veces menos interesantes ;o)

  15. cavilius Dice:

    Sí, todo esto es muy interesante pero el caso es que nadie dice nada del Shambhala…

  16. angle Dice:

    Vaya! Si q se lo ha currado. Pero en mi modesta opinión deberían poner un límite a la extensión de las reseñas…y más cuando se intenta leer desde un teléfono. Imagínense ustedes….

  17. Sança Dice:

    He aqui un hombre con la cabeza bien amueblada y con los engranajes funcionandole al 100%.

    Creo que hasta Bragi le tendria envidia :)

    Al libro seria dificil para mi meterle mano, pero para que, con lo bien que lo ha explicado Cavi.

  18. cavilius Dice:

    Bueno, angle, supongo que sí que hay un límite a la extensión de las reseñas pero probablemente se trata de un límite técnico más que convenido. De todos modos, hoy en día se venden unos teléfonos con unas pantallas muy grandes que…

    Si lo de los muebles va por mí, Sança, gracias pero te equivocas: debo de tener el peor mobiliario mental que existe, y además cada dos por tres estoy recolocándolo. A veces creo que el busto de Homero que tengo en la habitación me está mirando y piensa “pero qué voy a hacer con este infeliz…”.

  19. Antígono el Tuerto Dice:

    Oh, que gran reseña. Ya sólo por ella merece la pena intentar leer el libro, más que nada para poder traer de las sombras del Hades al gran Homero y que me revele los más ocultos secretos cósmicos de sus poemas.
    Si el libro está a la altura de la reseña de cavilius vale la pena, por Zeus.

  20. cavilius Dice:

    Es lo que yo digo: que los libros hay que leerlos para poder juzgarlos, aunque a veces uno los lee y le entran más dudas de las que ya tenía…

    Gracias, Antígono Monoftalmo. En realidad el libro y la reseña (que no es tal) no es que estén a la misma altura sino en la misma línea…

  21. Lopekan Dice:

    Que Zeus el que amontona las nubes no permita que pase otro verano sin que el preclaro Antígono se empape las errabundas andanzas de Odiseo, fecundo en ardides.

  22. cavilius Dice:

    Sí, sí, pero ¿y del Shambhala qué? ¿Ein?

  23. Antígono el Tuerto Dice:

    ¿Shambhala no es Shangri-La?
    http://es.wikipedia.org/wiki/Shambhala
    http://elportaldeshambhala.ceindi.net/shambhala.html
    http://es.wikipedia.org/wiki/Sangril%C3%A1

  24. cavilius Dice:

    Caramba, qué poco (port)aventureros sois…

    El enlace correcto es más bien este:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Shambhala:_Expedici%C3%B3n_al_Himalaya

  25. Antígono el Tuerto Dice:

    ¿Y hay monjes budistas en estado de Iluminación o Nirvana, o no?

  26. cavilius Dice:

    Pues vete a saber: si los hay, recorriendo mil quinientos metros en un minuto, yendo cabeza abajo y bandeando a un lado y a otro frenéticamente es difícil verlos. Además, yo iba buscando a Sirio mayormente.

  27. Lopekan Dice:

    Lóbrego laberinto ese de PortAventura, cuando cae la noche. La (es)tupida Jungla de la Polinesia no me dejó ver las estrellas y orientarme hacia la salida. ¡En qué nos vimos para coger a tiempo el último tren!

    Cuando los fríos empiecen se verá bien a Sirio como el perro que persigue al gigante Orión en su carrera por el cielo.

Deja una Respuesta