EL DIARIO SECRETO DE ANA BOLENA – Robin Maxwell

El diario secreto de Ana BolenaLas aventuras del rey Enrique VIII y sus famosas seis esposas nunca me han atraído lo más mínimo. Pero desde la lectura del libro de Carlos Carnicer “Forcada, un espía español al servicio de Felipe II”, me había quedado el gusanillo de conocer algo más sobre esa parte de la historia de Inglaterra. Ana Bolena no era , en principio, más que una excusa para acercarme a personajes como Isabel I, Tomás Moro o Cromwell, o para abordar los orígenes del cisma religioso que llevó a Enrique a convertirse en la cabeza de la Iglesia Anglicana. Todo ello como antesala de acontecimientos apasionantes en la historia de Europa: Flandes, la Armada Invencible, la muerte de María Estuardo, las guerras de religión, el reinado de Felipe II, etc.

El argumento del libro es el siguiente: a manos de la joven reina Isabel I llega un diario escrito por Ana Bolena, ocultado tras su muerte por una las damas que la acompañaron en sus últimos días, y a través del cual Isabel descubre a su madre, ajusticiada siendo ella muy niña. El diario relata la educación de Ana en la corte de Francia como dama de compañía, su relación amorosa y posterior matrimonio con el rey Enrique VIII, y su muerte, acusada de adulterio, incesto, herejía y traición.

A medida que leía, me venían a la cabeza esas novelas románticas que uno se encuentra a veces en los quioscos o en las revistas de libros, y que a juzgar por sus títulos o por el resumen de la contraportada parece que relatan siempre la misma historia, aunque unas veces el romance tiene lugar en la edad media en los Highlands de Escocia y otras en la Inglaterra Victoriana. Pues así avanzaba yo en la lectura, pensando que si en vez del diario de Ana Bolena me estuvieran leyendo el guión de un culebrón televisivo, poca diferencia habría. Todo era resistirse al amoroso acoso del ardiente enamorado, que por supuesto estaba casado y era muy rico y poderoso, intentando no ceder a la pasión mientras no se desvaneciera el vínculo matrimonial anterior. Sí, es verdad que a veces Ana Bolena citaba de pasada a un tal Tomás Moro, y que alguna vez mencionaba a Cromwell, que también pasaba por allí; incluso la protagonista relataba orgullosa cómo el apasionado Enrique había pasado de ser “Defensor de la Fe” según el Papa, a cabeza visible de una nueva iglesia por el amor de una mujer con convicciones luteranas (y por el deseo ferviente de un heredero varón), pero todo ello como un trasfondo prescindible en relación con las emociones de la dama.

La novela me ha parecido aburrida y superficial. El género literario, la fórmula del diario personal, tampoco ayuda mucho, pues el monólogo resulta monocorde, reiterativo, carente de emociones. No hay reflexión, no hay profundidad en el personaje ni en el relato de los acontecimientos. En resumen, me parece un libro prescindible. Es mejor alquilar “Ana de los mil días” en el videoclub. Película que, por cierto, estuvo requetenominada en los Oscars de 1969, en liza con títulos como “Danzad, danzad, malitos” “Dos hombre y un destino”, “Cowboy de medianoche” o “Hello Dolly”. Traigo a colación el cine, porque la autora del libro ha desarrollado una amplia actividad profesional como guionista cinematográfica.

Sobre la autora: Además de dedicarse a la actividad profesional que he citado, Robin Maxwell ha escrito otras novelas, centradas en esta misma época, entre ellas “El bastardo de la reina. El hijo secreto de Isabel I”. Y si mi inglés no me falla, según las informaciones que he encontrado en internet, su último libro, no editado aún en español, se titula “Mademoiselle Boleyn” y narra la estancia de Ana Bolena en la corte francesa, durante su infancia y juventud, lugar a donde había sido enviada por su padre ….. como espía.

¿Qué más quieren que les diga? Yo prefiero la película.

[tags]diario, secreto, ana bolena, robin maxwell, novela histórica[/tags]

Compra el libro

51 Respuestas a “EL DIARIO SECRETO DE ANA BOLENA – Robin Maxwell”

  1. diariotoledo Dice:

    creo que sera muy buen libro me lo acaban de regalar y todavía no lo e leído

Deja una Respuesta