EL CAPITÁN ALATRISTE – Arturo y Carlota Pérez-Reverte

EL CAPITÁN ALATRISTE - Arturo y Carlota Pérez-ReverteNo era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente.

La oscura noche se cierne pesada sobre las gradas de la iglesia de San Felipe. A esas horas ya no hay curiosos que deambulen preguntando por las noticias de Flandes recién salidas de la Estafeta de Correos, próxima a la iglesia, ni enamorados que con sus chismes y juegos galantes intenten requebrar a las mozas de cántaro y agua de acero. No es momento de flores y rosas… es la hora del cazador. Un hombre joven, sin más compañía que una palmatoria se aproxima furtivo a las gradas camino de su casa en la Calle Mayor. Seguro de su anonimato. De pronto, como si se rasgara la oscuridad que le envuelve se oye el siseo zissssssss de una espada que sale silenciosa y sin artificio de una vaina bien engrasada. Unos pasos le indica que un desconocido se le acerca. «Téngase por vida de Dios, que hasta aquí hemos llegado» le espeta el desconocido y sin más ceremonia se pone en guardia, espada en alto, brillante a la pobre luz de la vela… No hay grandes paradas, ni perfectos movimientos circulares, solo una estocada a fondo que le hunde tres cuartas de hierro al pobre viandante, que sólo había cometido el pecado de utilizar un vuesa merced indebido a un pisaverde en los paseos del Prado. El desconocido se agacha, registra el rico jubón, y con movimientos profesionales limpia la hoja sanguínea en la capa. Todo limpio, higiénico, y metódico. Todo rápido y sin discursos, pues en ese mundo salvaje de a salto de mata no hay momentos de gloria hidalga… solo un brillo de lobo que caza solo, un lobo llamado Alatriste.

Un mundo duro que abre el telón allá por el año 1996 con el comienzo de la magnifica saga del Capitán Alatriste de la mano de Don Arturo Pérez-Reverte. Existen a lo largo de la Historia de la Literatura Española muchas fechas fundacionales, unas motivadas por cambios drásticos en el género literario de la época, o por hechos históricos fundamentales que afectan al devenir de los propios escritores. Pero luego existen otras fechas más pequeñas que suponen una inflexión en el estilo literario posterior a la novela o ensayo en cuestión. Una de estas fechas fue 1996. Aparece en las librerías El Capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte y Carlota Pérez-Reverte, que responde a un género que ya parecía olvidado en nuestros desvanes histórico-literarios: la novela de capa y espada. En un principio esta es la punta del iceberg. Un caballero que anda por Madrid y que se gana la vida a salto de mata, como espadachín frío que mata por dinero… pero pasando las paginas el errado y carísimo lector, como diría aquel divino manco de Lepanto, empieza a darse cuenta que acaba de entrar en un mundo que va más allá de la simple y agraciada novela de aventuras. Acaba de entrar en un autentico y titánico universo literario que le traslada a un mundo olvidado y denostado por aquellas fechas: el Madrid de los Austrias, la España Imperial, el Mundo de la Gran Aventura Hispana.

¿Pero quienes han sido los artífices de esta obra en cuestión? Ciñéndonos al primer libro, El Capitán Alatriste fue la conjunción de dos escritores que se fundieron para lograr la puerta mágica por la que pasa todo neófito al mundo de Alatriste. Comenzaré por Don Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, España, 1951). Fue curtido reportero en numerosas guerras y batallas, arriesgando su vida en lugares como Chipre, Líbano, Eritrea, el Sahara, Malvinas, El Salvador, Nicaragua, Chad, Libia, El Sudan, Mozambique, Angola, Túnez… Un buen currículum. Y es autor de numerosas novelas que quedan inscritas dentro de nuestra literatura, El Maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El Club Dumas, Territorio Comanche o La Piel del Tambor, entre otras, junto a su temprana labor de reportero ejercida en periódicos como Pueblo o desde 1991 escribiendo semanalmente un artículo (Patente de Corso) en ABC, cual Larra actual. Pero el gran salto dentro del panorama literario español y mundial lo dio el autor publicando en 1996, como ya he tenido el honor de indicar,el primero libro de la saga de Alatriste: El Capitán Alatriste. Este reto del autor de enseñarnos de nuevo ese mundo del Siglo de Oro a través de este espadachín a sueldo siguió en años posteriores con libros como Limpieza de Sangre (1997), El Sol de Breda (1998), El Oro del Rey (2000), El caballero del jubón amarillo (2003), y por el momento Corsarios de Levante (2006). Y después de un breve lapsus nuestro literato, como le gusta que le llamen y no historiador, a rebufo de los fastos de la Guerra de Independencia, nos enseñó con su excelente pluma, aspectos de aquella contienda que al igual que la saga de Alatriste teníamos olvidados en nuestra Historia con novelas como Trafalgar, Un día de Cólera o El asedio. Pero no nos olvidemos de la otra autora, pues gracias a ella, en unos momentos lo aclararé, tenemos la gracia de tener entre nuestras manos la gran saga de Alatriste. Carlota (Madrid 1983) realizo buena parte de la investigación histórica general, la reconstrucción de escenarios en el Madrid de los Austrias, y suministró el punto de vista del joven paje Iñigo Balboa. Como ya he indicado más arriba Carlota se convirtió en el punto de inicio de Alatriste. Don Arturo al ojear el libro de estudios de su hija se dió cuenta que la época de los Austrias pasaba de puntillas, casi avergonzada, por los libros de Historia y Literatura. No era aceptable y por tanto Don Arturo decidió mostrar al mundo que aquel mundo ya olvidado por las nuevas generaciones seguía teniendo un vigor excelso. He aquí la génesis e importancia de Alatriste. Una fuerte apuesta por desempolvar a la arrinconada Historia, de volver a despertar a la musa Clío y que alzara su vuelo desde el fulgurante Parnaso.

Y empezó por la más pequeña de las novelas de la saga El Capitán Alatriste. La primera parada la efectúa el autor en la capital de las Españas, la capital del mundo moderno: Madrid. Allí nos presenta a Don Diego de Alatriste y Tenorio, soldado retirado de los Tercios Viejos, en concreto el de Cartagena, y que se gana la vida alquilándose por unas monedas como espadachín y matarife a cuenta de otras personas menos valientes que él. Conoce a su émulo Iñigo Balboa, hijo de su antiguo amigo Lope Balboa, muerto en una terrible encamisada en las aguas frías de Flandes, y que se convertirá en el narrador de las aventuras del valiente veterano. Gracias a esos ojos rápidos y ávidos de vida, y a ese verbo seco y duro, el lector tiene la oportunidad de conocer la España del siglo XVII, con sus grandes hazañas y sus miserias innobles, con sus grandes nombres de reyes, generales, y Papas, pero también con sus nobles y valiente ciudadanos, que como guerreros de honor sabían guardar las fronterasde un Imperio que deslumbraba y hacia temer a los demás reinos de la Cristiandad. No solo en este libro sino en los demás que le siguieron, el autor nos enseña ese Madrid arriesgado, culto y peligroso que se nos fue sino también la situación de una España que se batía conmedio mundo.

Este libro es el más aventurero de todos yaque aparte de ser una lección magistral no solo de escritura y buen hacer histórico, es también un autentico libro de los de capa y espada, en los que el lector esta en un continuo sobresalto temiendo por las vidas de los protagonistas. Don Arturo, no solo rescató de las frías celdas del tiempo a la España del XVII dándole lustre, sino que también supo dar cumplido tributo a un genero del que mucha gente se avergonzaba como demasiado popular. Un autentico tesoro del que nunca tendremos tiempo de darle las gracias al autor por tan excelsa obra maestra, y que muchos a rebufo del éxito posterior quisieron imitar sin llegar a las cimas tan esplendorosas de Alatriste.

No quisiera olvidarme, antes de acabar esta humilde reseña, de otros de los pequeños tesoros que acompañan el libro del Capitán Alatriste, y son sus ilustradores. Los autores, en un principio, optaron por ilustrar el libro con la mano maestra del maestro Carlos Puertas. Dibujos en negro sobre papel grueso a manera de hoja de resma antigua, que acompañan magistralmente un texto de raigambre quevedista. Rápidas pinceladas como rápidas estocadas y sobrio dibujo para un sobrio Madrid. Más tarde pasados algunos libros de la saga el autor decidió utilizar los dibujos de otro excelente ilustrador como eraJoan Mundet, y que actualmente siguen ilustrando los restantes libros de Alatriste, a parte de haber sido el autor del cómic del CapitánAlatriste con guión de de Carlos Jiménez y ayuda de Arturo Pérez-Reverte.

Aventuras sin límites, lances desesperados para evitar vender la anima, escaramuzas sin fin, pasiones, héroes cansados… y una gran dosis de Historia para todo aquel que desee abrir una ventana a un mundo en el que ser hidalgo era mejor que ser hijo de algo y en el que una palabra mal dicha podía depararte un mal encuentro con una persona en la misma Puerta de la Animas y que en un intento de pedir cuartel, te podías encontrar con medio palmo de vizcaína en tus costillas. Un brillo de espadas roperas a la desesperada y mil aventuras en una España gloriosa y temible…

Solo queda batirnos.

Technorati Tags: , , , ,


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el EL CAPITÁN ALATRISTE en La Casa del Libro.

118 Respuestas a “EL CAPITÁN ALATRISTE – Arturo y Carlota Pérez-Reverte”

  1. Hagakure Dice:

    Que raro!!, una reseña que habla de un libro de Reverte sin ningun comentario. Ey! holaa, ¿Hay alguien por ahí?.
    Bueno, quiza hay mucha gente de puente, o tal vez es que se ha dicho ya tanto sobre Alatriste y A P Reverte que ya no sabemos que decir.
    En fin, buena reseña Balbo. A ver si acaba de convencer a los indecisos.
    Para mi este libro fue todo un descubrimiento y el que de verdad me aficiono a la novela historica.

  2. Antígono el Tuerto Dice:

    Sí hay alguien por aquí. Respecto al libro nada que decir, es uno de los mejores libros de Reverte, claro que mi opinión no es nada imparcial ya que soy un fan incondicional de la saga del Capitán Alatriste y no me pierdo ni uno.
    Así que todo lo que diría sería añadir más elogios a los que ya le ha dado Balbo. Habrá que esperar a la llegada de las huestes antirrevertianas para que el tema se anime, y entonces no quedará sino batirse ;-)

  3. Vorimir Dice:

    Todo lo que se diga sobre esta saga y el personaje es poco. Historia viva.

    Chapó a Don Arturo, a su hija y a Balbo por la reseña.
    Poco a poco los tendremos todos reseñados (si no están ya).

  4. Urogallo Dice:

    A mí el primero me gustó, pero le faltaba una trama más contundente.

    Presenta a un personaje fantástico, y quizás solo eso ya se come el libro.

  5. Vorimir Dice:

    Por presentar al personaje y servir de prólogo a la gran saga que la sigue.

  6. Rogorn Dice:

    Recomiendo reseñar la edición especial de esta novela:

    http://www.fantasymundo.com/articulos/2059/capitan_alatriste_edicion_especial_anotada_alberto_montaner

  7. Soldadito Pepe Dice:

    Uro, a mi juicio la trama contundente es la serie completa. No se puede aislar un libro de los otros, sino considerarlo todo en su magnífico y épico conjunto. Por otra parte, el capitán Alatriste es el único personaje de la novela española, desde don Quijote, que se ha asentado en lo popular, cruzando la línea de las obras maestras: es conocido hasta por quienes nunca lo leyeron. Es mas conocido hoy que el que hasta Alatriste era único personaje de serie literaria española: Gabriel Araceli. Es lo convierte indiscutiblemente en un clásico. Y como alguien diga que Pepe Carvalho tambien está a esa altura, le pego fuego a esto. Salud y estocadas.

  8. juanrio Dice:

    De novela española hay algunos más, Soldadito…

  9. farsalia Dice:

    Bastantes más, a ver si va a resultar ahora que desde Cervantes y hasta Pérez-Reverte la literatura española ha sido un páramo…

  10. Antígono el Tuerto Dice:

    Las huestes antirrevertianas han llegado ;-)
    Con don Arturo hemos topado amigo Sancho.
    Este escritor es lo que tiene, genera adhesiones y descontento por igual.

  11. Soldadito Pepe Dice:

    A ver si sabemos leer, queridos contertulios. Y hablamos con propiedad. Yo hablo de personajes de series literarias, no de personajes literarios ni de novelas. Aquí nadie dice que no haya magníficas novelas y personajes en la literatura española (Ana Ozores y numerosa compañía), que claro que los hay, pero leyendo los comentarios anteriores, cualquiera diría que la literatura española abunda en series y en personajes famosos y populares. Eso es a lo que yo me refería. Pero ya que alguno se pone un poco obtuso y lee lo que él quiere leer, estaré encantado de que ese alguien me ilustre al respecto. Pago una cerveza del bar del cuartel (Cruzcampo) a quien me cite Galdós aparte una serie de novelas españolas que haya tenido un exito de público y crítica similar al de Alatriste (El Coyote aparte, con las muy honrosas pero obvias diferencias de cada cual). Y tiene derecho a metopa del regimiento quien me cite de paso un personaje literario español que sea tan conocido, como lo es Alatriste, por quienes nunca leyeron un libro de APR ni de ningún otro. Y ahora por favor, que los listos me agobien de inmediato con profusión de series literarias españolas de éxito semejante y con nombres de personajes literarios de éxito popular, que por lo visto conocen por docenas. Estoy ansioso porque me machaquen con evidencias.

  12. farsalia Dice:

    Ante respuestas a frases como éstas “el capitán Alatriste es el único personaje de la novela española, desde don Quijote, que se ha asentado en lo popular, cruzando la línea de las obras maestras: es conocido hasta por quienes nunca lo leyeron” no sé a qué vienen después comentarios estilo “A ver si sabemos leer, queridos contertulios”… Matízalo si quieres, pero seamos serios…

    Porque personajes de novelas españolas desde el siglo XVII hasta ahora hay muchísimos, incluso conocidos por aquellos que no las han leído. Entiendo la pasión que despiertan las novelas de Pérez-Reverte, pero vamos, ni él mismo se habría atrevido a tamaño despropósito. Un poquito de por favor…

  13. Javi_LR Dice:

    En honor a la verdad, Farsalia, yo había entendido la intervención de Soldadito como luego él la ha explicado: referente a series literarias. Entre otras cosas, por los dos ejemplos que pone. Pero ¡vamos!, a por el alegre, enriquecedor y siempre divertido debate semántico.

  14. Aretes Dice:

    ¿No tiene nada que ver la publicidad? ¿ni el cine?
    Vale que sea conocido, pero eso no avala nada.

  15. Hagakure Dice:

    Es conocido y muy aceptado, lo cual es un aval.

  16. farsalia Dice:

    Yo empiezo a estar un poco harto de que resulte ahora que Alatriste es el gran personaje del panorama literario español de los últimos siglos, como si la novela se hubiera inventado con él y apenas haya habido nada relevante desde el Quijote. Estoy cada vez más saturado del ruido de sables alrededor del personaje, del exceso de propaganda e incluso de panegíricos poco ponderados. Alatriste es un magnífico personaje, ha marcado tendencia en la novela histórica española desde su surgimiento en 1996 y la saga, desigual todo hay que decir, quedará como uno de los grandes éxitos de la literatura española reciente. Ahora bien, Pérez-Reverte tampoco inventa nada (recoge mucho de lo sembrado en esos siglos precedentes, sin los cuales la serie no habría triunfado), ha sabido crear un estilo propio (que tampoco es tan innovador y que bebe mucho de los textos del XVII) y acercar la literatura al gran público. Y eso hay que aplaudirlo y reivindicarlo. Pero sin que las loas nos cieguen ni nublen nuestro entendimiento y, sobre todo, nuestra percepción.

  17. juanrio Dice:

    Yo no le entendí así, por la sencilla razón de que considero las dos partes de El Quijote como un todo…Sí hablamos de personaje de una serie, estamos de acuerdo, lo que no es muy difícil por no existir muchas en la literatura española, salvo lo que se da ahora en la novela policiaca. Ahí ya entrarían los Carvalho, Bevilacqua, Delicado, Galvez, etc….¿Es más popular Alatriste? sin duda, procede de un autor más reconocido, un personaje estéticamente muy reconocible, etc….de ahí a pensar que es mejor va un trecho.

  18. Antígono el Tuerto Dice:

    Ay, Arturo Pérez Reverte y su Alatriste siguen levantando críticas y pasiones varias; dejémos claro que Alatriste es un fenómeno editorial español y literario de la Literatura contemporánea española; ahora bien no diremos que es la mejor novela escrita en español porque ahí probablemente nos equivocaríamos; pero no quitemos el mérito a don Arturo de poder vender libros al mismo nivel que los best sellers americanos, es algo digno de mérito.

  19. Ramón Dice:

    Acabo de volver a ver la pelicula, pero despues de haber leido los 6 libros, y naturalmente, pese a la extraordinaria produccion, a la notable actuacion de Vigo Mortensen, y lo increible de la fotografia, etc, etc… pues quedo desencantado en tanto qeu La OBRA es muchisimo mas completa.
    La pelicula no recoje el espiritu de la obra, el Madrid del siglo de Oro a nivel cultural o La España y su fin como imperio hegemonico a nivel mundial. Desde Flandes a Rocroi, contra Holandeses o Franceses, España le hacia la guerra a todo el mundo, pero la obra recogia a Quevedo, Lope de Vega, Gongora, Cervantes, los usos y costumbres de la epoca y la temible armada española, esa que muchas veces ganaba combates y batallas pero perdia guerras por ineficiencia de sus gobernantes.
    En ese contexto tenemos a un gran guerrero, un mercenario llamado Diego de Alatriste y Tenorio y con el, toda su parafernalia de amigos, protegidos, enemigos, desde el REy Felipe 4, hasta Caridad la Lebrijana.
    La obra es para mi, Mi quijote, y me ayuda a entender a horrores los problemas que tenemos los sudamericanos, no es una guia exacta, son inexactitudes que reglejan el siglo16, y que se ven aun hoy en dia.
    La Pelicula eso si, no tiene nada de los corsarios de Levante ni de limpieza de sangre, pero si tiene algunos datos interesantes, Iñigo en la galeras, Alatriste pidiendole favores a Maria de Alquezar, el ultimo Duelo entre Alatriste y Malatesta, donde Alatriste queda mal herido e Iñigo matandolo finalmente en duelo limpio, la Salvacion de Iñigo coincide con la sellada final de su amistad, y como esa vieja generacion de mercenarios que tenian la gracia del honor consigo, moriria finalmente en esa batalla de Rocroi, incluido el ya viejo Capitan. La Sifilis de Maria de Castro y la enemistad del Conde de Guadalmedina, despues de haber sido intimos.
    Los personajes maduran, no cambian, al contrario, se desarrollan, y eso tambien es rico para la historia. Lo unico que se mantiene es la mirada glauca en el capitan, al momento en que lo desafian o frente a alguna afrenta.
    En general, la obra esta escrita con tal nivel de conocimiento de la historia española por parte de Perez Reverte que nos regala una obra cumbre, llena de detalles que nos trasladan a la epoca, algo muy dificil, al no tratarse de un escritor consumado, pero que ya esta en la Real Academia.
    Que es Alatriste? Heroe Ejemplar o un Asesino consumado? Un caballero o un errante, Capaz de dar la vida por un Amigo pero corta la cara a una dama? Alatriste, es simplemente hijo de su tiempo, solo eso, y tiene un grandioso escritor con la sensibilidad necesaria para describirlo de la manera JUSTA.
    Y desde luego,no sé quienes son Bebilacqua, Delicado,Caralho,ni Galvez. hasa aquí por lo menos no llegaron.

  20. Héctor Dice:

    Dejémonos de marear la perdiz. Alatriste es la mejor invención literaria desde Galdós. Y si no, déjaos de rodeos y citar otras con nombres y apellidos. Y eso de que el amigo PR no inventa nada habría que discutirlo mucho y muy despacio. Inventa un estilo original de narrar lo clásico con un lenguaje calculadísimo rescatándolo para un público moderno. Inventa un personaje original, complejo, oscuro y inolvidable. Inventa una serie en una literatura española ayuna de series de calidad e incluso de series. Y me atrevo a decir que hasta inventa unos lectores de género capa y espada de alta calidad que antes no existíamos. Aver si nos dejamos de tiquismiquis y mezquindades y somos lo bastante nobles y generosos como lectores para reconocer la justicia de lo que es justo. Que parecemos españoles, caramba.

  21. Balbo Dice:

    Para mi el valor esencial de las novelas de la Saga Alatriste, son la reeducacion y redescubrimiento que positivamente ejerce Don Arturo en los jovenes españoles acercandoles el siglo de Oro que en la epoca que aparecio la novela a mediados de los años 90 estaba algo apolillado. Pero esta observacion no es subjetiva mia sino que es avalada incluso en el extranjero, como por ejemplo en este articulo:

    The Spanish Empire and “los tercios” as seen in Arturo Pérez-Reverte’s El sol de Breda
    John C. Mc Intyre (University of Strathclyde). E-journal FULGOR, vol 4, December 2009 – 20/5/2010

    “Pérez-Reverte‟s Alatriste novels seek to educate young Spaniards about their Golden Age”

    Lo dicho lo mejor es la vuelta a abrir el baul de la Historia a los más jovenes a traves de la novelas de Don Diego de Alatriste y Tenorio.

    Un abrazo :-)

  22. farsalia Dice:

    Desde Galdós hasta ahora me vienen a la cabeza, sin orden ni concierto, veamos… el Pijoaparte de Juan Marsé, el (para nada) loco sin nombre de Eduardo Mendoza así como su Onofre Bouvila e incluso su Lepprince, el Paradox de Baroja (y sólo por mencionar uno de sus personajes…), los personajes de La colmena de Cela, las novelas de Miguel Delibes,… y una larguísima lista. Personajes, novelas, maneras de escribir que ya estaban antes de Pérez-Reverte y que no son precisamente moco de pavo.

    Alatriste no sería nada sin la novela picaresca del XVI y XVII, sin Dumas y sus novelas en el XIX (de quien Pérez-Reverte se declara no sólo seguidor a muerte sino incluso discípulo), sin Galdós, desde luego, sin la novela histórica española del XIX (Manuel Fernández y González o Luis Coloma, por ejemplo), sin muchas novelas históricas contemporáneas de todo tipo. En todo ello hunde Pérez-Reverte mucho de su aprendizaje, de su estilo, de su prosa, consiguiendo hacerlo accesible para lectores de todo tipo, ofreciendo con novelas de aventuras en el mejor espíritu clásico.

    Así, que, reconociendo, reivindicando y aplaudiendo lo que ha significado Alatriste para la literatura de los últimos tres lustros, un poquito de por favor…

  23. Urogallo de Contreras Dice:

    Somos hijos de nuestra época, y esta es nuestra literatura. Esta, no los panfletillos pulp que llenan las librerias. Esta, la que tiene permanencia, la que no se olvida, la que permanece en el imaginario colectivo.

    Reverte es lo que es, y sus influencias y sus fuentes están disponibles para todos, pero el único que ha escrito un Alatriste es él. Nombres, nombres, nombres…Y ante ellos un solo hecho: Alatriste.

    Y tiene mucha razón el guiri ese. Muchos spaniards seguirían pensando que un tercio es una mahou escasa de no ser por él.

    Este hombre ha cumplido una misión en el mundo de la CULTURA, con mayúsculas, que es crear una novela HIS-TÓ-RI-CA de masas.

    Ahí queda eso, con mi manto en el suelo, y mi acero brillándo bajo ese sol negro, ese sol hereje…

  24. Soldadito Pepe Dice:

    Farsalia… ¿Una larguísima lista? ¿De que? ¿Una larguísima lista de series literarias de la envergadura y repercusión de Alatriste? ¿Una larguísima lista de personajes de su misma trascendencia y popularidad entre los lectores y no lectores? Sigo esperando. ¿Me estas diciendo que eso que citas son series literarias, porque yo hablaba de eso, o personajes de exito popular? ¿Popular en el sentido de ser conocidos por el pueblo popular de la población populosa?… Te propongo un experimento. Sube a un taxi, al metro, al autobús, entra en un aula de colegio, en un despacho, y pregunta por Onofre Bouvila, por el Pijoaparte o por Silvestre Paradox, a ver qué te dicen. A ver cuantos los conocen. Luego pregunta si saben quien es el capitán Alatriste.

    Y por supuesto que la novela picaresca, y no sólo era picaresca, Farsalia, y las memorias de soldados y la poesía y los memoriales y las relaciones del XVI y XVII estaban ya ahi. Claro que estaban y a disposición de todos los escritores españoles. Pero quien se leyó todo eso, lo digirió de modo magistral y nos los hizo llegar con originalidad y talento fue Arturo Perez Reverte. Eso de que “esa manera de escribir” ya existìa antes no es verdad. El lenguaje de los Alatristes, y ahi te recomiendo la edición crítica del profesor Alberto Montaner, el del Mio Cid, o los articulos de Francisco Rico, el del Quijote, que de eso saben algo, es un prodigio de adaptación y puesta al día del lenguaje clásico. Ni Néstor Lujan, ni Fernán Gómez, ni el de la Gloria de don Ramiro que no me acuerdo ahora del nombre, habian hecho otra cosa que pastiches. Entretenidos, apasionante alguno, pero pastiches, y Alatriste es otra cosa, está vivo. No hay precedentes de CONTAR así las viejas y nobles tramas. Y lo más importante, de conseguir que en los tiempos que corren la gente las lea.

    ¿Hablamos entonces de calidades literarias? ¿Cela es mejor novelista que APR? ¿Cristo versus Arizona es mejor novela que El Asedio? ¿Baroja mejor prosista? ¿Zalacaín el aventurero está mejor escrito que La reina del sur? ¿Marsé mejor montando estructuras? ¿El embrujo de Shangai funciona mejor que El Húsar? ¿Delibes mas leido o más traducido? ¿El Hereje o La hoja roja son más leidos en Francia o Rusia que El club Dumas o Alatriste?… Nadie dice que APR sea mejor que ellos. ¿Pero peor? ¿En que? ¿Por que? ¿Quien establece el canon? ¿Tenemos algo que decir los lectores, o el ser muchos de un mismo libro o un mismo autor nos descalifica?

    Para terminar, lo de Fernandez y Gonzalez como influencia es un chiste, supongo. ¿En tramas? En originalidad y caracterización de personajes? ¿En lenguaje? Tu has leido a FyG? ¿Con ese rigor podrás haberle añadido también El Coyote y el Capitán Trueno.

    Tu lo has dicho. Un poquito de por favor. ¿Tanto cuesta reconocer el mérito cuando es contemporáneo y lo tenemos vivo y cerca?

  25. farsalia Dice:

    ¿Tanto cuesta entender que la literatura española no gira alrededor de Pérez-Reverte? Porque no me cuestan ni me han costado prendas leer, disfrutar, reconocer, reivindicar y aplaudir sus novelas, aunque también me acabe aburriendo últimamente. Pero del mismo modo, no me cuesta prendas decir que Pérez-Reverte no es la leche en vinagre como insistís tanto sus fans irreductibles, Alatriste no es tan universalmente popular. Deberíais salir un poco de esa burbuja alatristense, la literatura española no se reduce sólo a él; lamentablemente, la literatura no es algo de que se hable a menudo en taxis, colegios, autobuses, metros, despachos,… Y desde luego es mejor que tantos y tantos personajes de la literatura española de los últimos siglos; no es tampoco peor, ojo, pero dejémonos de panegíricos sin sentido y poco ponderados, y pongamos al personaje en su justa medida… algo que no veo entre tanto perezrevertiano de turno. La lista es tan larga que tan sólo he apuntado algunos nombres, autores y novelas. De hecho, si Pérez-Reverte leyera esta serie de comentarios, alzaría su voz y diría que basta ya de tanta tontería y, desde luego, un poquito de por favor…

    Esa es mi protesta: basta ya de discursos tan poco ponderados, de presunciones que ni el propio autor asumiría, y veamos y celebremos al personaje como lo que es, con sus muchísimas virtudes, pero no con esos aires que no pretende tener.

  26. farsalia Dice:

    “Y desde luego NO es mejor que tantos y tantos personajes de la literatura española de los últimos siglos…”

  27. Akawi Dice:

    Pero es estupendo que en el siglo XXI se renueve textos de esta índole para dar a conocer nuestro pasado. Es una buena obra, entretenida, históricamente correcta y agradable de leer.

    Y ahí queda para quien guste leerla.

  28. farsalia Dice:

    ¿Y quién dijo lo contrario?

  29. Urogallo Dice:

    ¡ Que grande el Reverte !. ¡ Que pasiones levanta !.

  30. farsalia Dice:

    Él más bien se aburriría siempre con lo mismo… xD

  31. Urogallo Dice:

    Otros en cambio no se aburren nunca.

  32. farsalia Dice:

    ¡La molicie!

  33. Hagakure Dice:

    Estos debates apasionados me recuerdan aquello de:

    “Esas representaciones de las obras de Lope que acababan a cuchilladas”

  34. Rogorn Dice:

    Puse esto tardíamente en el hilo de ‘El sol de Breda’ en relación a comentarios hechos en esa entrada. No sé si alguien lo habrá leído, pero en fin, ahí va.

    Pérez-Reverte ha dicho que Alatriste nunca irá a América. Preguntado sobre todo por México, dijo que no, y que al cono sur “ni de coña”, por la cantidad de tiempo que se tardaba. Su razón es que la gente no viajaba antes tan alegremente de un continente a otro como ahora o como cuando hubo vapor, y que cuando iba no era de visita, sino a quedarse quizá para siempre. Pero bueno, a mí siempre me ha parecido que teniendo en cuenta que por ejemplo las flotas de Indias iban y venían todos los años con buen número de barcos y escolta, creo que no habría problemas en que Alatriste fuera y viniera en unos pocos años, o incluso en uno o dos sólo. Angélica de Alquézar lo hará pronto, de hecho.

    Y al mismísimo Colón le dio tiempo a ir y venir varias veces, aun sin acabar de saber muy bien por dónde andaba. :D

    Reverte también ha dicho que no habrá historias anteriores a la primera novela ni después de la muerte de Alatriste. O sea, ni precuelas ni ‘postcuelas’.

    De todo esto, lógicamente, él se reserva el derecho a cambiar lo que quiera o pueda según el tiempo y la lucidez que le vayan quedando, pero con la serie ya bastante avanzada y cuatro libros aún por escribirse, junto a las demás novelas de otro tipo que también quiere escribir, parece que no debiera haber demasiados cambios en el plan.

    La frase “A mí esa bala” no puede aparecer en la película, ya que pertenece al quinto libro, ‘El caballero del jubón amarillo’, que aún se estaba escribiendo mientras la película se estaba rodando, con un guión que obviamente ya estaba cerrado.

    A pesar de ello, Reverte mandaba a Díaz Yanes capítulos de la novela según los iba escribiendo, y sacó la idea de la futura sífilis de María de Castro del guión de Yanes.

    Hay bastante gente a quien Breda y Corsarios les parecen las novelas que menos les gustan, precisamente por el tema bélico. El título de mejor novela de Alatriste está bastante disputado.

    Y para acabar, Reverte ha dicho que ya no va a escribir más novelas ambientadas en el pasado. Que le comen mucho tiempo de investigar ambientación y que prefiere dedicar más tiempo a escribir más.

  35. Urogallo Dice:

    Bueno, yo había oído la versión más lacónica: No escribiré más novelas históricas.

    Una lástima. Es donde da lo mejor de sí mismo.

  36. Antígono el Tuerto Dice:

    Hombre, siendo un fan de Alatriste, debo decir que sí hay personajes literarios españoles tan populares como él (no nos pasemos), como son Zalacaín o Shantí Andía, que han sido dos best sellers de su tiempo en la novela de aventuras española.
    ¿Por qué será que siempre que aparece Arturo Pérez Reverte se desata una batalla en el foro?, que hombre…este comentario es para relajar el ambiente, que nadie piense mal.

  37. Urogallo Dice:

    Pasión, pasión…Lo que solo despiertan los grandes.

    Antigono, chico, lo siento. Vete a la puerta de un centro comercial a preguntar por Zalacaín el Aventurero.

  38. Antígono el Tuerto Dice:

    Debe ser que estoy obsoleto

  39. Urogallo Dice:

    Desactualizado nada más, hombre.

  40. farsalia Dice:

    Con los tiempos que corren, id a la puerta de un centro comercial a preguntar por algo que no sea un Iphone o un Ipad y a ver qué os dicen…

  41. Urogallo Dice:

    Aunque no te lo creas, en los centros comerciales se venden libros.

  42. farsalia Dice:

    Venderse, se vende; leerlos es otra cosa…

  43. farsalia Dice:

    Y en 2009 un 4% menos de ventas…

  44. Balbo Dice:

    Por que no voy a comprar libros a los centros comerciales, que si no ya veriamos si disminuye ese 4% jejejejejeje :-)

  45. farsalia Dice:

    ¡Eso es cierto!

  46. pepe Dice:

    Todos los que han intervenido en la discusión llevan algo de razón. A la afirmación original del soldadito relativa a que Alatriste está asentado en lo popular no hay mucho que añadir porque ciertamente es así. Lanzaba él además un pequeño desafío acerca de si alguien podía nombrar a un personaje tan popular, y parece que iba implícita la condición de que tenía que ser de serie literaria. Esto último, sin embargo, no estaba claro dado que él mismo decía que Alatriste era el único, de modo que malamente se podría buscar a otro más famoso. Algunos compañeros que entraron a debatir el asunto fueron después reprendidos y animados cordialmente a que aprendieran a leer y a hablar con propiedad. Les está bien empleado por perder su tiempo en esta cuestión habiendo otras tan interesantes en esta misma página. Y como nadie escarmienta en cabeza ajena y estoy ya metido en faena, voy a hacer algunas consideraciones.

    1) El soldadito no anda del todo errado porque no hay apenas series en la narrativa española. Que un autor decida de manera sistemática escribir una colección de novelas con los mismos protagonistas es algo que ha sucedido muy pocas veces, de manera que Alatriste compite en un concurso en el que no hay casi participantes. Si además dejamos fuera al Jabato, al capitán Trueno y al Coyote, por no ajustarse a las bases, la cosa entonces está clara.

    2) No hay modo de saber si dentro de treinta o cuarenta años los taxistas seguirán conociendo a Alatriste (aunque hoy tampoco deben ser tantos los que conocen al matachín, si a eso vamos). Quizá Benasur debió de ser famoso en su tiempo, y los personajes de la tetralogía de Gironella sobre la guerra civil también lo fueron, pero hoy poca gente los recuerda, desde luego ningún taxista. Casi nadie, taxista o presidente de gobierno, sabe quién era Gabriel de Araceli.

    3) Las claves del éxito de la serie son diversas, pero la mayor no es la pericia literaria de su autor, que aunque no carece de ella no es tanta como le adjudican sus partidarios. Farsalia ha apuntado algunas: es heredera de las novelas de aventuras de capa y espada, de la novela picaresca y del folletín del XIX, géneros todos ellos que gozan del favor del público lector menos exigente, (y también de buena parte del exigente, no se ofenda nadie).

    4) La calidad de la serie es desigual, como apunta Urogallo. Este primero por ejemplo es muy malo, hay partes que parecen copiadas de alguna enciclopedia: “y le dijo a Íñigo que se fuera a las gradas de San Ginés a tomarse un chocolate. Sabrán vuesas mercedes que el mejor chocolate de Madrid se sirve precisamente allí, en una chocolatería que ocupa el espacio de lo que antes fuera una tienda de todo a cien venida a menos, regentada por un tal Ginés que era de un pueblo de Toledo y que casó con una flamenca del barrio de San Blas, que atendía al nombre de Belén y que bla, bla, bla…”. (Quizá el mismo APR debió darse cuenta y pensó que los siguientes ya los escribiría él sólo).

    5) Me pregunto cuando se cansará APR de repetir lo de la triste España en la que la bravura de sus soldados solo era comparable a la desidia de sus gobernantes (habría que convencer a la Real Academia de la Lengua para que introdujera una nueva acepción de la palabra cansino). Y ya puestos, también tengo curiosidad por saber cuando llegará el incansable brazo de Balbo a escribir la reseña de la que es la mejor novela de la serie…

  47. Soldadito Pepe Dice:

    Oye, estimado tocayo vestido de civil. Afirmar con cierto tonillo de zanjar el asunto como tú haces no cuesta esfuerzo ni dinero. En vez de poner un ejemplo inventado y grotesco de lo mala que según tu es la prosa de APR, te agradecería me pusieras uno real y entre comillas de los “copiados de enciclopedia”. Incluso alguno, de paso, otro que te parezca mal escrito, para ilustrarnos a los tontos poco exigentes que nos dejamos engañar.

    Por otra parte ni tu mismo te crees que antes de Reverte, en los últimos y muchos años, la gente devorase en España novela de capa y espada “heredera de las novelas de aventuras de capa y espada, de la novela picaresca y del folletín del XIX, géneros todos ellos que gozan del favor del público lector menos exigente”.Porque precisamente otro merito del maestro con Alatriste es resucitar, modernizándolo, un genero literario que antes no leia nadie, o casi nadie, y sin Alatriste seguiría sin ser leido.

    ¿La calidad de la serie es desigual? Pues claro. O a ver si todas las aventuras de la sere Flashman son iguales en calidad, o todas las de Sharpe, o todas las de Jack Aubrey o las de Serlock Holmes o Arsenio Lupin o Fantomas. No hay series homogéneas, ni puede haberlas ni eso le quita valor al conjunto, que insisto debe ser considerado en conjunto. Pero es que tampoco hay una regla objetiva sobre los mejores o peores episodios. Hay quien prefiere Corsarios, o quien prefere Limpieza. Mi favorito, por ejemplo, es el Caballero del jubón amarillo. ¿Quien eres tu para decir que uno es objetivamente mejor o peor? Diras el que te gusta a ti y yo diré el que me gusta a mí. Es es todo.

    Lo del público lector menos exigente no me lo dices en la calle. Ni a mi ni como dije arriba, a quienes lo ponen en clase de literatura, a mi sobrino hasta de Ética, ni al profesor Montaner ni al profesor Rico entre otros. Te recomiendo la edición critica publicada el año pasado.

    Y lo de cansino, bueno. Te cansará a ti, porque a mi y a cientos de miles de lectores no nos cansa nunca. Y ando loco por echar el guante al séptimo de la serie.

    Por cierto. Para no hablar de taxistas. Date una vuelta por una librería francesa o italiana. Pregunta por Gabriel Araceli y pegunta por Alatriste.

  48. Antígono el Tuerto Dice:

    “cuando se cansará APR de repetir lo de la triste España en la que la bravura de sus soldados solo era comparable a la desidia de sus gobernantes (habría que convencer a la Real Academia de la Lengua para que introdujera una nueva acepción de la palabra cansino). Y ya puestos, también tengo curiosidad por saber cuando llegará el incansable brazo de Balbo a escribir la reseña de la que es la mejor novela de la serie…”
    Pues nunca, es el estilo de Alatriste, a veces es un poco machacante pero es parte del personaje de Alatriste y de su encanto.

  49. farsalia Dice:

    Soldadito Pepe dixit:

    “[…] precisamente otro merito del maestro con Alatriste es resucitar, modernizándolo, un genero literario que antes no leia nadie, o casi nadie, y sin Alatriste seguiría sin ser leido”.

    La novela folletinesca, de capa y espada y de aventuras se ha leído y se sigue leyendo muchísimo no sólo en el siglo XIX sino a lo largo de todo el siglo XX, incluida la segunda mitad del mismo. Igual Soldadito Pepe no los ha leído pero somos muchos en Hislibris y el resto del mundo (que no es poco) que llevamos años leyendo a Dumas, sus homólogos españoles y sus sucesores. Pérez-Reverte recoge esa tradición, que nunca ha dejado de existir y de ser leída, y la actualiza.

    Así que, por favor, un poco de criterio, que esto ya empieza a pasar de castaño oscuro…

  50. pepe Dice:

    Dado que el soldadito me lo pide tan gentilmente, voy a transcribir un par de ejemplos de lo que antes he afirmado sin costarme esfuerzo ni dinero. Supongo que a él tampoco le cobran por hablar aquí, y no tengo modo de saber si el tono de valentón y perdonavidas con el que sazona alguno de sus comentarios le cuesta esfuerzo. Prefiero pensar que sí, y que lo hace como divertido homenaje a las decenas de jaques y bravos que pueblan las novelas de Alatriste, o al estilo que emplea el propio autor en muchos de sus articulos, y por tanto no hay que buscar ofensa ni preocuparse. Quizá salgamos de dudas en su siguiente comentario, pero de momento aquí van los fragmentos prometidos, los dos de la novela objeto de esta reseña.

    Me he referido antes a los mentideros de la Corte, lugar de cita de los ociosos y centro de toda suerte de noticias, hablillas y murmuraciones que por Madrid corrían. Los principales eran tres, y entre ellos –San Felipe, Losas de Palacio y Representantes– el de las gradas de la iglesia agustina de San Felipe, entre las calles de Correos, Mayor y Esparteros, era el más concurrido. Las gradas formaban la entrada de la iglesia, y por el desnivel con la calle Mayor quedaban elevadas sobre ésta, constituyendo por debajo una serie de pequeñas tiendas o covachuelas donde se vendían juguetes, guitarras y baratijas, y por encima una vasta azotea a la intemperie, cubierta de losas de piedra, en forma de
    alto paseo protegido con barandillas. Desde aquella especie de palco podía verse pasar gente y carruajes, y también pasear y departir de corro en corro. San Felipe era el sitio más animado, bullicioso y popular de Madrid; su proximidad al edificio de la Estafeta de los correos reales, donde se recibían las cartas y noticias del resto de España y de todo el mundo, así como la circunstancia de dominar la vía principal de la ciudad, lo convertían en vasta tertulia pública donde se cruzaban opiniones y chismes, fanfarroneaban los soldados, chismorreaban los clérigos, se afanaban los ladrones de bolsas y lucían su ingenio los poetas.

    En aquel tiempo se llamaba hacer la rúa al paseo tradicional que todo Madrid recorría en carroza, a pie o a caballo, bien por la carrera de la calle Mayor, entre Santa María de la Almudena y las gradas de San Felipe y la puerta del Sol, o bien prolongando el itinerario calle abajo, hasta las huertas del duque de Lerma, el monasterio de los Jerónimos y el Prado del mismo nombre. Respecto a la calle Mayor, ésta era vía de tránsito obligada desde el centro de la villa al Alcázar Real, y también lugar de plateros, joyeros y tiendas elegantes; por eso al caer la tarde se llenaba de carrozas con damas, y caballeros luciéndose ante ellas. En cuanto al Prado de San Jerónimo, grato en días de sol invernal y en tardes de verano, era lugar arbolado y verde, con veintitrés fuentes, muchas tapias de huertas y una alameda por donde circulaban carruajes y paseantes en amena conversación. También era sitio de cita social y galanteo, propicio para lances furtivos de enamorados, y lo más granado de la corte se solazaba en su paisaje.

  51. Xeo Dice:

    Me han gustado, Pepe, los parrafos que añades. Ahora que me ha dejado la novia y andaba semiretirado igual sabéis aconsejarme en Madrid sitios con características similares a los que cita Pérez-Reverte. Lo digo por dejarme caer como si no quiere la cosa y hacerme de querer.

    Caramba, qué sofoco tengo. Es que hace un calor en la capital que pa qué.

  52. pepe Dice:

    ¿Que te ha dejado la novia? Vaya, Xeo, eso sí que es golpe de remo… No hay mucho que decir en un momento así, como no sea que eso es algo que le ha pasado a casi todo el mundo alguna vez y que a la larga resulta beneficioso. Ánimo, compañero.

    http://www.youtube.com/watch?v=-dpNj0ILCWI

  53. Urogallo Dice:

    Mmmmm…Si que existen más personajes susceptibles de comparación: Mi admirado y heroico Marqués de Bradomín.

    Y parecía que el hilo se quedaba sin comentarios…

  54. Balbo Dice:

    ¿pepe te refieres al Oro del Rey?… pronto caera reseña, no lo dudes, en cuanto termine de releerlo :-)

  55. Soldadito Pepe Dice:

    (Inciso histórico revertiano. Esto acaban de meterlo fresco los del foro Icorso, como articulo del próximo domingo en XL SEMANAL. Por su interés hislibreño lo cuelo. Y luego seguimos hablando)

    LA CARGA DE LOS TRES REYES

    Ya ni siquiera se estudia en los colegios, creo. Moros y cristianos degollándose, nada menos. Carnicería sangrienta. Ese medioevo fascista, etcétera. Pero es posible que, gracias a aquello, mi hija no lleve hoy velo cuando sale a la calle. Ocurrió hace casi ocho siglos justos, cuando tres reyes españoles dieron, hombro con hombro, una carga de caballería que cambió la historia de Europa. El próximo 16 de julio se cumple el 798 aniversario de aquel lunes del año 1212 en que el ejército almohade del Miramamolín Al Nasir, un ultrarradical islámico que había jurado plantar la media luna en Roma, fue destrozado por los cristianos cerca de Despeñaperros. Tras proclamar la yihad –seguro que el término les suena– contra los infieles, Al Nasir había cruzado con su ejército el estrecho de Gibraltar, resuelto a reconquistar para el Islam la España cristiana e invadir una Europa –también esto les suena, imagino– debilitada e indecisa.

    Los paró un rey castellano, Alfonso VIII. Consciente de que en España al enemigo pocas veces lo tienes enfrente, hizo que el papa de Roma proclamase aquello cruzada contra los sarracenos, para evitar que, mientras guerreaba contra el moro, los reyes de Navarra y de León, adversarios suyos, le jugaran la del chino, atacándolo por la espalda. Resumiendo mucho la cosa, diremos que Alfonso de Castilla consiguió reunir en el campo de batalla a unos 27.000 hombres, entre los que se contaban algunos voluntarios extranjeros, sobre todo franceses, y los duros monjes soldados de las órdenes militares españolas. Núcleo principal eran las milicias concejiles castellanas –tropas populares, para entendernos– y 8.500 catalanes y aragoneses traídos por el rey Pedro II de Aragón; que, como gentil caballero que era, acudió a socorrer a su vecino y colega. A última hora, a regañadientes y por no quedar mal, Sancho VII de Navarra se presentó con una reducida peña de doscientos jinetes –Alfonso IX de León se quedó en casa–. Por su parte, Al Nasir alineó casi 60.000 guerreros entre soldados norteafricanos, tropas andalusíes y un nutrido contingente de voluntarios fanáticos de poco valor militar y escasa disciplina: chusma a la que el rey moro, resuelto a facilitar su viaje al anhelado paraíso de las huríes, colocó en primera fila para que se comiera el primer marrón, haciendo allí de carne de lanza.

    La escabechina, muy propia de aquel tiempo feroz, hizo época. En el cerro de los Olivares, cerca de Santa Elena, los cristianos dieron el asalto ladera arriba bajo una lluvia de flechas de los temibles arcos almohades, intentando alcanzar el palenque fortificado donde Al Nasir, que sentado sobre un escudo leía el Corán, o hacía el paripé de leerlo –imagino que tendría otras cosas en la cabeza–, había plantado su famosa tienda roja. La vanguardia cristiana, mandada por el vasco Diego López de Haro, con jinetes e infantes castellanos, aragoneses y navarros, deshizo la primera línea enemiga y quedó frenada en sangriento combate con la segunda. Milicias como la de Madrid fueron casi aniquiladas tras luchar igual que leones de la Metro Goldwyn Mayer. Atacó entonces la segunda oleada, con los veteranos caballeros de las órdenes militares como núcleo duro, sin lograr romper tampoco la resistencia moruna. La situación empezaba a ser crítica para los nuestros –porque sintiéndolo mucho, señor presidente, allí los cristianos eran los nuestros–; que, imposibilitados de maniobrar, ya no peleaban por la victoria, sino por la vida. Junto a López de Haro, a quien sólo quedaban cuarenta jinetes de sus quinientos, los caballeros templarios, calatravos y santiaguistas, revueltos con amigos y enemigos, se batían como gato panza arriba. Fue entonces cuando Alfonso VIII, visto el panorama, desenvainó la espada, hizo ondear su pendón, se puso al frente de la línea de reserva, tragó saliva y volviéndose al arzobispo Jiménez de Rada gritó: «Aquí, señor obispo, morimos todos». Luego, picando espuelas, cabalgó hacia el enemigo. Los reyes de Aragón y de Navarra, viendo a su colega, hicieron lo mismo. Con vergüenza torera y un par de huevos, ondearon sus pendones y fueron a la carga espada en mano. El resto es Historia: tres reyes españoles cabalgando juntos por las lomas de Las Navas, con la exhausta infantería gritando de entusiasmo mientras abría sus filas para dejarles paso. Y el combate final en torno al palenque, con la huida de Al Nasir, el degüello y la victoria.

    ¿Imaginan la película? ¿Imaginan ese material en manos de ingleses, o norteamericanos? Supongo que sí. Pero tengan la certeza de que, en este país imbécil, acomplejado de sí mismo, no la rodará ninguna televisión, ni la subvencionará jamás ningún ministerio de Educación, ni de Cultura.

  56. pepe Dice:

    Hace poco pasé por allí y me detuve en el centro de interpretación que han montado. No está mal: es amplio, tiene una cafetería y una torre del homenaje para dominar el campo de batalla y tratar de entender un poco dónde estaba cada uno y cómo se movieron los ejércitos. Sin embargo, no es posible imaginar aquello porque donde otrora cabalgaran reyes y villanos ahora hay un hermoso bosque de pinos. Aún así me di un paseo con la ingénua esperanza de encontrar alguna punta de flecha, pero supongo que los profesionales del detector de metales tienen aquello bien peinado…

  57. Xeo Dice:

    Gracias, pepe, bonita canción. Pero es otra cosa. Algunas señoras al final no conciben una pareja que no desee “consagrar” la relación con el fruto de la paternidad como es mi caso. Siempre piensan, aunque se lo hagas saber desde el comienzo, que te harán cambiar de opinión, hasta que se cansan. En estos casos es mejor continuar caminos separados, o juntos pero de otra manera.

    Me he adelantado a Soldadito Pepe y he creado un hilo en el que aparece el artículo en el subforo de cine.

  58. Antígono el Tuerto Dice:

    Genial el artículo de Perez Reverte sobre la batalla de las Navas de Tolosa y la victoria de los reyes peninsulares sobre el sultán almohade; sólo una crítica, es un error garrafal que Arturo omita el papel del rey navarro y su ataque contra la mísmisima tienda del emir y su Guardia Negra.
    Por cierto, para el que le interese y vaya estos días a Burgos, informaros que el pendón almohade capturado como trofeo tras la batalla se encuentra expuesto en el Monasterio de las Huelgas.

  59. pepe Dice:

    Xeo: si es así la cosa entonces es menos grave de lo que pensaba. El cuerpo me pide darte un par de consejos, pero no lo haré porque no es nada que no puedas descubrir por ti mismo cualquier día de estos. En lugar de eso te pongo otra canción de desamor. No soy capaz de pensar en ninguna que se acomode a lo que me cuentas, todas son tremendas, pero ésta quizá lo sea un poco menos.

    http://www.youtube.com/watch?v=UGM3ejauj3U

  60. Soldadito Pepe Dice:

    Vamos por partes.

    Farsalia:
    Te falla el rigor, como de costumbre con Reverte de por medio. ¿Me estás diciendo que la novela sobre el siglo XVII español y de capa y espada por extensión seguía siendo era un genero MUY LEIDO en España en la segunda mitad del siglo XX? ¿Muy leido en qué términos? ¿Hislibreños aparte, diez mil, veinte mil lectores tirando por lo muy alto? ¿De Néstor Luján? De reediciones de Fernández y González?¿Y a esos los conocían además en el extranjero? ¿Estás de coña?¿Tú sabes que en diez años la serie Alatriste vendió, según dijo la editorial cuando el ultimo, siete millones de libros sólo en lengua castellana? Leete otra vez mi mensaje de arriba, hombre, que es largo y detallado, despacio y fijándote en lo que digo. Que es bastante completito.

    Tocayo Pepe:
    Sería motivo de larga discusión establecer quien usa un tono perdonavidas (yo contigo, tú con Reverte, vaya usted a saber), pero esa no es la cosa que nos ocupa hoy. Sobre los párrafos que recoges, sólo te diré lo siguiente:
    Cualquiera diria, leyendo lo elegido, que el tono de todo el libro y de la serie es ése: descripciones. Con todo y con eso, los dos párrafos están cojonudamente escritos, en mi opinión. Son eficaces y breves, situados donde deben estar. Nada que ver con la ridícula parodia que escribiste antes. Cuando los leí, me pareció muy interesante esa forma de dar información al lector, insertada entre la acción y los diálogos. ¿Párrafos enciclopédicos? No me fastidies. A ver como se las apañaría el lector, si no, para conocer esa información y ponerla de fondo de la acción. A eso llamaban los clásicos que sin duda conoces instruir deleitando. Ten en cuenta que no todos los lectores, entre los siete millones citados, sin contar los de las traducciones extranjeras, son expertos en el siglo XVII español como lo sois Farsalia y tú. Yo mismo, lector del montón chuchurrío por ejemplo, no lo era. Y no sabes cómo le agradezco al maestro que me ilustre.
    Y del resto de mi comentario anterior te refresco la memoria:
    ”¿La calidad de la serie es desigual? Pues claro. O a ver si todas las aventuras de la sere Flashman son iguales en calidad, o todas las de Sharpe, o todas las de Jack Aubrey o las de Serlock Holmes o Arsenio Lupin o Fantomas. No hay series homogéneas, ni puede haberlas ni eso le quita valor al conjunto, que insisto debe ser considerado en conjunto. Pero es que tampoco hay una regla objetiva sobre los mejores o peores episodios. Hay quien prefiere Corsarios, o quien prefere Limpieza. Mi favorito, por ejemplo, es el Caballero del jubón amarillo. ¿Quien eres tu para decir que uno es objetivamente mejor o peor? Diras el que te gusta a ti y yo diré el que me gusta a mí. Es es todo.
    Lo del público lector menos exigente no me lo dices en la calle. Ni a mi ni como dije arriba, a quienes lo ponen en clase de literatura, a mi sobrino hasta de Ética, ni al profesor Montaner ni al profesor Rico entre otros. Te recomiendo la edición critica publicada el año pasado.”
    Total, que ya me canso, te digo lo que a Farsalia: no me rebates un pimiento. O te dejas de circunloquios y vas al turrón, o ahórrame perder el tiempo, que esto ya me aburre. Sobre todo porque a estas fechas Alatriste y su autor están muy por encima de vuestra opinión y la mía.

    Urogallo:
    ¿También tu niegas al maestro, Uro? ¿Por tres veces, gallo incluido? Lee lo que escribí. Nade niega a otros:
    “Aquí nadie dice que no haya magníficas novelas y personajes en la literatura española (Ana Ozores y numerosa compañía), que claro que los hay, pero leyendo los comentarios anteriores, cualquiera diría que la literatura española abunda en series y en personajes famosos y populares. Eso es a lo que yo me refería. Pero ya que alguno se pone un poco obtuso y lee lo que él quiere leer, estaré encantado de que ese alguien me ilustre al respecto. Pago una cerveza del bar del cuartel (Cruzcampo) a quien me cite Galdós aparte una serie de novelas españolas que haya tenido un exito de público y crítica similar al de Alatriste (El Coyote aparte, con las muy honrosas pero obvias diferencias de cada cual). Y tiene derecho a metopa del regimiento quien me cite de paso un personaje literario español que sea tan conocido, como lo es Alatriste, por quienes nunca leyeron un libro de APR ni de ningún otro. Y ahora por favor, que los listos me agobien de inmediato con profusión de series literarias españolas de éxito semejante y con nombres de personajes literarios de éxito popular, que por lo visto conocen por docenas. Estoy ansioso porque me machaquen con evidencias”.
    Resumiendo, Uro: te pago la Cruzcampo, vale, pero a la metopa no llegas. El dignísimo y querido marques de Bradomín es un nombre más. Araceli y Bradomín, de acuerdo (lejísimos de los que citaba Farsalia). No una evidencia que machaque a nadie. Y de popular hoy, nada. También con él sugiero la prueba de taxista y de la librería francesa o italiana.
    ¡Con lo fácil que es asumir que Alatriste está por mérito propio, por lectores e influencia a la altura de los grandes!

  61. carcaba Dice:

    Normalmente me suelen gustar los artículos de Pérez Reverte pero creo que a veces se pasa se frenada.

    ¿es serio hablar de “tres reyes españoles” en 1.212?.

    Y ya lo de “Pero es posible que, gracias a aquello, mi hija no lleve hoy velo cuando sale a la calle.” me parede degagogia pura y fuera de lugar.

    Seguramente todos vemos por la calle más chicas de origen árabe vestidas como nuestras hijas o hermanas que con velo.

  62. Soldadito Pepe Dice:

    Pues claro. Tres reyes españoles, en España en 1212, en una batalla decisiva para la historia de España. ¿O es que los reyes eran franceses? O vas a explicarme ahora, muy serio y doctoral, que España no existía aún en 1212?
    Y con lo de la demagogia, manda huevos. A veces me pregunto si Reverte se pregunta si de verdad vale la pena escribir para que lo lean algunos y saquen las conclusiones que sacan.
    Es increíble. Como el otro colega que se queja de que no salga el navarro rompiendo cadenas. En vez de disfrutar y elogiar el conjunto y digerir el asunto, todo Dios buscando una rendijita por donde perdonar la vida del autor. Hasta el último mono criticado el limado de la uña del dedo que señala la luna.
    Lo dicho. Menuda tropa.

  63. Urogallo Dice:

    Cuanta perfidia la vuestra, y en especial la del soldadito.

    ¿Por qué elegir a un personaje como Bradomín?. Bueno, por puro esperpento, por eso de la distorsionada imagen de la vida…Y por ironía maliciosa claro, que soy yo el que escribe.

    ¿Como comparar a Bradomín, que es un noble decadente con un espadachín aventurero o con cualquier héroe de folletín?.

    Porque nuestro buen Bradomín también fué soldado, y también trató, a su manera, de ser un héroe. ¡ Un Cruzado de La Causa nada menos !.

    ¿Nadie recuerda sus delirios en Sonata de Invierno soñando con haber combatido con los tercios gloriosos de Italia, cometiendo desafueros al amparo del fuero militar? La genialidad de Valle le lleva a escribir el esperpento de Alatriste un siglo antes de Alatriste.

    Bradomín también es un héroe cansado. De no haber sido un héroe, claro. A Bradomín, como a todo hombre elegante, el heroismo le cuesta.

    No hago carrera de vosotros…

  64. Urogallo Dice:

    Por cierto: Se ha citado a Flashman y no he dicho nada. Pierdo facultades.

  65. farsalia Dice:

    Soldadito Pepe dixit:

    “Farsalia:
    Te falla el rigor, como de costumbre con Reverte de por medio.”

    Yo diría que a ti te falla la perspectiva con todo aquello que no tenga que ver con Pérez-Reverte…

    “¿Me estás diciendo que la novela sobre el siglo XVII español y de capa y espada por extensión seguía siendo era un genero MUY LEIDO en España en la segunda mitad del siglo XX? ¿Muy leido en qué términos?”

    Mucho, pero no sólo la novela sobre el siglo XVII español (comentabas antes lo de que hay que saber leer, te recomiendo que te apliques el cuento, dejes la pasión perezrevertiana a un lado y asimiles lo que se responde…), sino la novela de aventuras y de capa y espada en general, la novela folletinesca. Pregúntales a los generaciones de nuestros padres y abuelos que leían en los años de hierro después de la guerra civil. Qué leíamos nosotros mismos en nuestra infancia y juventud, ya puestos.

    “¿Hislibreños aparte, diez mil, veinte mil lectores tirando por lo muy alto? ¿De Néstor Luján? De reediciones de Fernández y González?¿Y a esos los conocían además en el extranjero? ¿Estás de coña?”

    No, no estoy de coña, igual lo estás tú que no te apartas de esa visión perezrevertianocéntrica, pero ha habido y ha habido mucha más literatura española aparte de Alatriste. Las librerías de viejo atestiguan lo que se vendía y se vende, pero no sólo va de vender la cosa: va de lo que se leía y se ha seguido leyendo antyes y después de Alatriste.

    “¿Tú sabes que en diez años la serie Alatriste vendió, según dijo la editorial cuando el ultimo, siete millones de libros sólo en lengua castellana? Leete otra vez mi mensaje de arriba, hombre, que es largo y detallado, despacio y fijándote en lo que digo. Que es bastante completito. ”
    Ah, que va de ventas la cosa… Muy bien, pongamos siete millones de ejemplares en 14 años… ¿y cuántos ejemplares ha vendido Corín Tellado, la autora más vendida en idioma español, en sus cincuenta años de escritora? ¿250, 300 millones? ¿Y Marcial Lafuente Estefanía? ¿Y Silver Kane?

    ¿Qué tal si nos dejamos de bravatas y asumimos de una vez que Alatriste es un gran personaje pero que la literatura española de los últimos siglos no gira en torno exclusivamente a él? ¿Qué tal si ampliamos un poco la visión y situamos al personaje, y a su autor, en su justa medida?

    “Total, que ya me canso, te digo lo que a Farsalia: no me rebates un pimiento. O te dejas de circunloquios y vas al turrón, o ahórrame perder el tiempo, que esto ya me aburre. Sobre todo porque a estas fechas Alatriste y su autor están muy por encima de vuestra opinión y la mía.”

    Pues si te cansas, no sigas, a mí particularmente me es indiferente. Pierdo mi tiempo muy gustosamente en mantener un debate, que para eso son los debates, si tú no quieres hacer lo mismo es asunto tuyo. Pero no nos sermonees, al menos, y ahórrate las bravatas, que las opiniones de todos los que participamos en este hilo, la tuya incluida, son más que válidas.

  66. Ascanio Dice:

    Pepe (el que no lleva ropa de camuflaje ni se pinta la cara para dar miedo): me descubro ante ti y tus comentarios.
    Eso es elegancia y saber estar, rey moro.

  67. Antígono el Tuerto Dice:

    Respecto al artículo de Pérez Reverte y las reacciones comentadas, simplemente decir que en 1212 España aún no existía, existían el Reino de Castilla, el de León, el de Navarra, etc…
    La palabra España era una expresión meramente geográfica no política (como Italia) pero se suele utilizar como manera de resumir ciertos reinos y épocas, igual que se dice España musulmana (que sus habitantes jamás denominaron así) o España prerromana (que es un término anacrónico pero aceptado en la historiografía).
    Respecto al comentario del velo…bueno, también cuando escribió sobre las Termópilas dijo exactamante lo mismo (lo que es autoplagio) cuando los persas no tenían nada que ver con velos ni coranes pero bueno, así es Arturo, a veces se emociona y reinterpreta la Historia según le sale del Arco del Triunfo; aunque los almohades sí eran bastante fanáticos; y respecto a las chicas con velo y sin velo totalmente de acuerdo con carcaba, es más en algunos países como Turquía o Líbano se ven pocos velos y muchos bikinis…pero es lo que tiene generalizar.
    Menudo pollo hemos montado con Alatriste, al final va aparecer el Gran Turco en persona ;-)
    PD: soldadito pepe a mí también me gusta Alatriste pero no hay que tomárselo tan en serio hombre. Y respecto al monarca navarro, creo que es uno de los momentos estelares de la batalla y que deberían homenajearse…y no soy navarro, así que no tengo intenciones regionalistas ocultas.

  68. Urogallo Dice:

    Antigono, no se plagia, es la historia que siempre se repite.

    ¿Qué se le va a hacer?.

    ¿Y los persas no tienen nada que ver con velos?. Mmmm…Herodoto me traiciona.

  69. Derfel Dice:

    A mí, el tono desabrido de APR me suele hacer gracia, pero el de sus seguidores-imitadores, me carga bastante.

    El personaje de Alatriste está muy bien. Las novelas, regulín-regular. Veremos dentro de 30 años si se leen o no…

  70. pepe Dice:

    Ascanio, gitanilla, hace tiempo que no nos leemos el uno al otro, me alegra ver que andas por aquí. No tenía intención de entrar en este hilo -ni en ningún otro, pues hace algún tiempo que sigo la dieta del cucurucho (hablar poco y leer mucho), pero donde esté una discusión que se quiten el futbol y los toros. ¿Qué tal tiempo hace por ahí?

  71. APV Dice:

    Bueno Antigono los imperios así nacían como un movimiento radical e integrista que se expandía sobre los reinos musulmanes anteriores que consideraban heréticos. Pasados unos años los recién llegados se “relajaban”.
    Les pasó antes a los almoravides y les estaba pasando a los almohades.

    Por cierto que sobre el papel de los voluntarios extranjeros hay mucho que decir recordemos que desertaron en masa por no dejarles cometer masacres y por la situación de la campaña.
    Y Pedro II sufriría en sus carnes a esos “cruzados” ansiosos de tierras, saqueo e intolerancia en Muret.

  72. Urogallo Dice:

    Al pérfido Derfel no le falta razón. El húsar se publicó por primera vez, si no recuerdo mal, en 1986…Eso hacen 24 años…Mmmm. En 6 años quedará demostrada la permanencia de la obra Revertiana…

    ¿Seguidores-imitadores Derfel?. Pon ejemplos. Yo solo conozco una novela de clara inspiración Revertiana…Supongo que habrá más.

  73. carcaba Dice:

    Pues nada Soldadito Pepe, te pido disculpas por no estar de acuerdo con algo escrito por Pérez Reverte.

    La próxima vez, que Javi te envie mi comentario y si le das el visto bueno, pues que lo publique.

  74. Antígono el Tuerto Dice:

    De acuerdo APV, los imperios islámicos siempre surgen para “encarrilar” la pureza de la fe de los decadentes musulmanes anteriores…y también acaban corrómpiendose, lo mismo pasaba con las herejías cristianas, y con las distintas interpretaciones comunistas. El comentario de Arturo sobre los almohades es discutible.
    Urogallo, no entraré en el tema “pérsico”:-)
    Respecto a los cruzados extranjeros, éstos dieron bastante la lata, eran una molestia incluso para los Reinos Cruzados de Tierra Santa…éstos en concreto desertaron antes de la batalla de las Navas.
    Una duda, soy nuevo en el foro (menos de un año), pero ¿siempre que se habla de Reverte se dan estas apasionantes diatribas?. No esta en mi ánimo añadir leña al fuego.

  75. Derfel Dice:

    El Urogallo de Tarna me marca “al hombre”. Pero tampoco le falta razón a él…

    En cuanto a los treinta años, corrijo: quería decir, tras la muerte y desaparición de la figura del escritor. No son pocos los escritores que sostienen su obra en vida. APR es una referencia cultural clara en el panorama actual: artículos, libros anuales, cine, etc. Cuando todo esto pase, veremos qué queda.

    Cuídate, oh, Urogallo de Sama, de la vanidad del tiempo presente…

    PD: respecto a los imitadores de tu ídolo, no me refería precisamente a escritores.

  76. Urogallo Dice:

    Uhá…30 años después de su desaparición…eso ya no lo vemos ni tú ni yo.

  77. Ascanio Dice:

    Pues mira, Pepe de mis enjundias, ayer tuvimos un día de agárrate y no te menees. Lo cual no es de extrañar, teniendo en cuenta que estamos en julio. El mes de junio sí que ha sido raro-rarísimo, porque por las noches hasta hemos pasado frío, pero parece que la cosa se va normalizando (si por normalizarse se entiende esconderse dentro de casa a la sombra y no salir hasta las 7 de la tarde). Ahora sí que echamos de menos junio…
    De todas maneras, en mi casa, por las noches, hace mucho fresco y a veces tenemos que cerrar contraventanas porque pasamos hasta un poquito de biruji.
    Hoy, sin embargo, es un día extraño. Se ha levantado muy cubierto, con nubes (incluso han caído unas gotitas) y con un viento de cuidado. Vamos, que he tenido que salir corriendo a cerrar contraventanas porque los golpes que daban han estado a punto de decapitarme mis macetitas de plantas aromáticas que tengo en la cocina.
    Por cierto, ¿has probado alguna vez unos tomates aliñados con albahaca de verdad y orégano de verdad? Eso sí que está bueno y no las guarrerías desecadas de bote.
    Y sí, es verdad que hace tiempo que no hablamos… Yo tampoco entro mucho últimamente (de hecho hace siglos que no leo una reseña). También sigo la dieta del cucurucho; y ya de paso en Mercadona venden unos minihelados que están de órdago. Y sin azúcares añadidos y con pocas calorías. El almendrado está que pa qué te cuento.

    Esto… ¿de qué iba este hilo?

  78. Derfel Dice:

    De la salsa de tomate: yo, he dejado para siempre la cutre de supermercado y me la curro yo, con cebolla, ajo, orégano y albahaca, y la verdad que sí que se nota la diferencia.
    De hecho, ahora, si hago un plato de pasta con la otra, sólo me sabe a tomatorro.
    Por cierto, que recomiendo la pasta hecha con molde de bronce, es un poco más cara pero merece la pena…

  79. pepe Dice:

    En el Mercadona precisamente compro unos boquerones en vinagre que están de rechupete y los preparo del siguiente modo: se corta una rebanada de pan delgada y se cubre con tomate (rayado con rayador), después se ponen dos boquerones y luego una anchoa, también de mercadona. Se remata con uas gotas de aceite, quizá del propio envase de las anchoas o del que uno prefiera, y una aceituna (opcional). Se recomienda tomar con una cerveza muy fría, según llega uno a casa de la calle, y antes de realizar ninguna otra actividad física o mental.

  80. Aretes Dice:

    Con permiso de Mercadona y dejando de lado las pasiones y gustos que pueda desatar en mayor o menor medida el Sr. Pérez Reverte, no me parece un argumento que se pueda sostener el hecho de que sea más o menos conocido en la historia de la literatura.

    Nos falta el factor tiempo, creemos que el presente es el único dato de la encuesta, pero no sobrevive nadie de siglos pasados para rebatirla, ni probablemente estaremos en un futuro más lejano para constatar que se recuerda al famoso capitán.

    Y aún así, la fama depende en gran parte de la difusión y que en otras épocas se conociera una obra sin el poder mediático que existe ahora, tiene incluso más mérito. El que después de años se siga buscando un libro con verdadero interés que dejó de editarse dice mucho de su huella en la Litaratura con mayúsculas.

  81. Derfel Dice:

    Yo había intentado decir lo mismo que Aretes, pero a la vista está que me falta la gracia…

  82. Urogallo Dice:

    El factor tiempo ( Olvidándo el factor Mercadona) me resulta totalmente prescindible. Y esto, por dos motivos:

    1- Después de mí, el diluvio.

    2- Los “grandes” ya eran reconocidos como “grandes” en vida. Al pobre Echegaray se le negaron homenajes públicos cuando ganó el nobel por la firme oposición de los “jovenzuelos” del 98, ya que consideraban un insulto a la literatura que se concediese ese nobel a Echegaray en vida de Galdós.

  83. Derfel Dice:

    Echegaray: ese gran desconocido…

    Yo cuento con vivir bastante más que tú, y creo que seré testigo del “Revertedammerüng”…

  84. Aretes Dice:

    ¡Que va, Derfel! Eso último ha tenido mucha más gracia que toda mi parrafada.

  85. pepe Dice:

    No es cierto que los grandes siempre fueran reconocidos como grandes en vida, Urogallo. Y con respecto al asunto de la fama y su permanencia, creo que fue Lennon quien afirmó que los Beatles eran más famosos que Jesucristo pero hoy en día no es así: ya no son tantos los que conocen al cuarteto y, entre estos, ¿quienes escuchan sus canciones? Cierto tipo de música ha envejecido muy deprisa, y en cambio otra que se consideró entonces pasada de moda resulta que suena cada día mejor. No hay manera de saber lo que los lectores del futuro valorarán como clásicos, signifique eso lo que signifique, y qué cosas, por el contrario, serán consideradas como literatura de consumo.

  86. Urogallo Dice:

    Un grande, de verdad, es grande en vida.

    Pero bueno, solo por tí. 1,2,3…Conteste otra vez.

    Literatos famosos que no obtuvieron reconocimiento en vida como…Kennedy Toole ( Y forzándo mucho la maquina, que a mi nunca me gustó).

    ( Yo de los Beattles solo me gustó Beatlejuice).

  87. Antígono el Tuerto Dice:

    “Después de mí, el diluvio.”
    Gran frase de Luis XV, aunque no se que opinaría su nieto Luis XVI de ello.
    Pérez Reverte a día de hoy es uno de los grandes autores españoles de nuestro tiempo, y sería de locos negarlo.

  88. Urogallo Dice:

    Hombre, El Bienamado y yo compartimos el sentido de la frase: Que vengan luego a pedirnos explicaciones.

  89. Antígono el Tuerto Dice:

    Supongo, porque en número de mujeres dudo que coincidais ;-)

  90. Urogallo Dice:

    Ahhhh…directo al corazón villano, me das donde más podía doler.

    Le parc aux cerfs…Ese hombre si que SABÍA VIVIR.

  91. Derfel Dice:

    Urogallu, de lo que se está hablando aquí es de escritores que en vida obtuvieron un reconocimiento superior al que les dispensó el paso del tiempo, no al revés.

    Eres un liante

  92. pepe Dice:

    Un autor que no obtuvo reconocimiento en vida fue Stendhal, y si este ejemplo no te parece suficiente puedo añadir el de Kafka, muy poco conocido a su muerte (y que después lo hubiera sido aún menos de haber seguido sus instrucciones de destruir sus manuscritos).

  93. Ascanio Dice:

    Después de todos estos comentarios que, de verdad, no sé a qué vienen, volvamos al hilo original: los boquerones.

    Pepe, yo también compro los boquerones del Mercadona, y los preparo en un platito con aceitunas por encima, cebolla picadita y perejil picadito. Quedan tan aparentes que la gente se piensa que los he hecho yo. Serán pardillos…
    Por cierto, y ya puestos en plan sibarita mercadonero: se compra salmorejo (qué gran novedad y qué gran acierto) que está que no veas, tuestas un pan consistente (que no tenga muchos agujeros porque si no, se te va topabajo), le echas el salmorejo por encima, un poco de jamón del bueno (o sea, de Huelva y de bellota, no me seáis catetos y uséis jamón de York) y luego un huevito de codorniz hecho a la plancha. Pa chuparse los deos de los pies.

    Otra: se tuesta un mollete, se le pone aceite de oliva del bueno (o sea, Fuenroble a ser posible) y se rellena con queso fresco y salmón ahumando con eneldo. Madre mía, que cena más sencilla y más buena…

    Narices, qué hambre me está entrando…

    Derfel: ¿qué cagada es ésa de la pasta y del bronce?

  94. Pamplinas Dice:

    También se podría hacer a la inversa: escritores que en su época tuvieron mucho éxito, como Blasco Ibañez.

  95. pepe Dice:

    El salmorejo de Marcadona me parece demasiado suave, tiene muy poco ajo para mi gusto. Si me permite la inmodestia, yo lo hago mejor. En cuanto a lo del salmón, eso de “ahumado con eneldo” suena bien. ¿Dónde lo compras?

  96. Soldadito Pepe Dice:

    Pepe, tocayo: lamento comunicarte que tampoco tienes ni idea de cómo preparar unos boquerones. Ni literatura ni gastronomía… ¿Has probado con la música?

  97. Ascanio Dice:

    Pepe, es el salmón ahumado normal y corriente, pero luego le echas tú el eneldo. Y si es natural, mejor que mejor (mucho más bueno que si lo usas desecado de bote).
    Yo tengo un problema con el salmorejo: no tengo Thermomix, que es donde mejor sale, así que, como con la minipimer tardo siglos, no tengo más remedio que comprarlo. Y el de Mercadona es un buen sustituto para mi gusto.
    Soldadito Pepe, ¿no conoces la sección “la musiquilla”?

  98. Derfel Dice:

    Antes de contestar a la lista de la clase, ruego me aclare si para ella comer pasta es coger unos macarrones cualquiera, sin especificar, y echarlos en agua, más o menos veinte minutos, hasta que queden bien blanditos.

  99. pepe Dice:

    Hubo un tiempo, los primeros años de casados, en los que era mi mujer quien compraba los boquerones frescos, los limpiaba (eso sí que era una escabechina, y no las Navas de Tolosa) y luego los tenía una noche en vinagre, para terminar poniéndoles ajo picado, perejil y aceite de oliva virgen (de mi pueblo). Ahora que ella no nos lee, diré que le quedaban siempre un poco fuertes de vinagre, pero mis quejas en esa dirección siempre fueron desatendidas porque así era como los preparaba su madre (mi suegra) y, por tanto, no podía hacerse de ningún otro modo. Con el tiempo dejó de prepararlos y cuando los descubrí en el Mercadona fue una bendición, porque resulta que mi hijo se los come a puñados (y es casi el único pescado que le gusta). Y ahora tengo curiosidad por saber cómo los prepara mi tocayo el soldadito…

  100. Soldadito Pepe Dice:

    Si son frescos, coincido con tu señora. O a la plancha con una gota de aceite de oliva y una gota de limón. Si no son frescos, los hago como tú los prefabricados de Mercadona, igualitos con el tomate y la anchoa y todo eso, y se los mando de tu parte a Calvo Poyato y a Carnicer, para premiarlos por escribir sagas de espadachines originales.

  101. Ascanio Dice:

    Menos mal que, por fin, este hilo ha degenerado en algo mucho más interesante.
    Para responder al enterao de la clase, le diré que a servidora no le gusta la plasta de macarrones, como él sugiere. Es decir (por aclararle, más que nada, que ya es conocida aquí la plasta cerebral del Derfel), me gustan al dente.
    Y, por supuesto, cuanto más sencillamente esté cocinada la pasta, más me gusta. Por ejemplo, los espaguetis (frescos, pero sin mariconadas de ésas de cobre o no sé qué) aglio ed olio. Vamos, con ajo y aceite de oliva güeno. Mucho ajo, un chorreón más que generoso de aceite, y parmesano (o grana padano) recién rallado.
    Ah, y por supuesto, al pesto. Con albahaca recién recogidita de mi maceta. Y con muchos piñones. Lástima que los vendan a precio de oro…

  102. Urogallo Dice:

    Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz…..

  103. Ascanio Dice:

    Oye, Uro, en Mercadona tienes varios tipos de café para tus problemas de sueño; parece mentira que con lo aficionado que eres a sus estanterías todavía no los hayas descubierto. Los tienes para expreso, para filtro, descafeinado (este no creo que te vaya bien), en monodosis, liofilizado… Todos ellos sirven, además de para no dormirse, para recuperar el sentido del humor perdido. Cosas de la magia de Mercadona.
    Efectivamente, vas perdiendo facultades como decías más arriba… o cumpliendo años.

  104. Akawi Dice:

    ¿Ha editado el Sr. Perez-Reverte algún libro de recetas de cocina?

    ¡Qué lujo!

  105. Urogallo Dice:

    Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

  106. Xeo Dice:

    Ya es triste que me acerque a este hilo a estas alturas pero es que Mercadona si no me equivoco no vende libros, ni tiene una rama editorial que los publique, ¿no? Me refiero a libros de cocina, claro. Si así lo hiciera en base a lo que encuentro en las estanterias de los dos lugares de la marca que conozco en Madrid me lo pensaría antes de comprarlos. Económicos, seguro. Pero para mi gusto poco surtido. Me atrevería más con un libro de cocina que editara El Corte Inglés, por ejemplo. “Diccionario de exquisiteces culinarias de los tiempos de Alatriste adaptadas a los tiempos actuales. Maridajes”. Aunque me da a mí que el Capitán e Iñigo no debían tener una dieta muy desahogada.

  107. Ascanio Dice:

    ¡Pepe! Tu invento del pan con tomate, boquerones y anchoas… ¡está de lujo!

  108. Urogallo Dice:

    Yo creo muy sinceramente que deberias haberte ahorrado el comentario Xeo:

    Ahora que ha escapado del valladar de tus dientes has perdido el dominio de tu idea, y a no dudar, algún sagaz empresario se lanzará a plagiarte. Lo cierto es que meditando sobre la cuestión no me queda ninguna duda de que pronto asistiremos a la publicación de ese recetario.

    ¿Que podría incluir?.

    Bueno, la extraña tortilla sin patatas y sin cocer de la escena de las caponeras, vino al gusto de caridad la lebrijana, cebollas a la Balboa, y capones a la Alatriste.

  109. Soldadito Pepe Dice:

    Esta es mejor que la prueba del taxista: La sección de deportes del Corriere de la Sera, cubriendo el mundial en Sudáfrica. Que aproveche con los boquerones:

    PIRATI E GALEONI, PAPISTI E LUTERANI. UNA RIVALITÁ LUNGA CINQUE SECOLI

    JOHANNESBURG — Si racconta che per secoli le mamme olandesi, quando dovevano spaventare i figli per metterli a letto, dicessero che le truppe papiste di Fernando Alvarez de Toledo, duca d’Alba, detto il Macellaio delle Fiandre, fossero alle porte, capaci di ogni angheria verso gli odiati protestanti. Si racconta pure che, quando Giuseppe Verdi mise mano al Don Carlo, decise di costruire l’opera sui duetti, proprio perché le antitesi erano il motivo ricorrente della storia: luterani contro cattolici, l’amore contro il dovere, la libertà contro la tirannia, i borghesi contro i nobili, il popolo contro il despota, il privato contro il pubblico, la misericordia contro l’intransigenza; insomma, olandesi contro spagnoli. È vero che, dipingendo la sua straordinaria «Resa di Breda», Diego Velasquez mostra il comandante delle truppe spagnole Ambrogio Spinola nel gesto misericordioso di rialzare il capitano nemico, Giustino di Nassau, che accenna a un inchino mentre gli porge le chiavi della città. Ma si sa che i pittori di corte, per quanto grandi, ingentiliscono le cose. E poi Spinola non era spagnolo, ma genovese.

    Olanda e Spagna sono le due nazioni che nella storia moderna si sono combattute più a lungo. Anzi, l’identità storica dell’Olanda nasce proprio dalla guerra degli ottant’anni contro la Spagna, tra la rivolta del 1568 e la pace di Vestfalia del 1648. Ma il conflitto comincia prima, quando il principe Guglielmo d’Orange guida la ribellione dei Paesi Bassi contro Filippo II, che invia il temuto duca d’Alba, già governatore di Milano e di Napoli, a instaurare un regime di terrore, con ottomila persone processate e condannate per tradimento. Fu proprio il duca ad alimentare la leggenda nera dell’Inquisizione, ripresa da Verdi con la figura del Grande Inquisitore che invita Filippo II a uccidere il figlio ribelle, don Carlo appunto, come Dio per il bene del genere umano aveva lasciato morire Gesù sulla croce. Poche guerre hanno lasciato altrettanti miti e simboli: le scorribande dei pirati olandesi (e inglesi) contro i galeoni spagnoli, le dighe aperte per allagare le pianure e affogare gli invasori, le astuzia del manzoniano conte duca di Olivares, la impressionante saga dello scrittore Arturo Pérez-Reverte padre del capitano Alatriste, che al cinema — «Il destino del guerriero» — ha il volto di Viggo Mortensen, scelto per la sua somiglianza con il ritratto di Marte dio della guerra dipinto a Madrid da Velasquez; mentre la civiltà borghese di Amsterdam trovava la sua icona nella Ronda di notte di Rembrandt. E poiché come sempre la tragedia si ripropone sotto forma di farsa, oggi che Olanda e Spagna si ritrovano nella finale della Coppa africana (i boeri tifano Oranje, i neri per le furie rosse), esplode lo psicodramma di Wesley Sneijder: capocannoniere del Mondiale, ma poco amato in patria per il suo carattere latino e per il suo amore con una spagnola, Yolanthe Cabau, figlia di un’olandese e di un maiorchino di Ibiza.

    Dopo che la loro passione è stata smascherata dalle telecamere di un parcheggio, per lei Sneijder non ha solo lasciato la moglie, ma si è pure convertito al cattolicesimo, facendosi battezzare nella cappella dell’Inter ad Appiano Gentile e passando quindi dalla parte dei papisti. Appena finito il Mondiale, comunque vada, i due si sposeranno in un convento toscano. Se stasera Sneijder sbaglia partita, la stampa ostile gli rinfaccerà tutto. In realtà, la squadra più latina — difesa e contropiede, fiammate improvvise più che controllo del gioco, cinismo nello sfruttare le occasioni — stavolta è l’Olanda. Invece la Spagna applica la filosofia di Cruijff: «Finché hai tu la palla, gli altri non possono farti gol». Pressing, tattica del fuorigioco, fraseggio continuo — «melina» si diceva allora —, terzini che attaccano come ali, possesso palla a oltranza, ma anche grande dispendio di energie: pur con meno forza fisica, gli spagnoli ricordano sotto molti aspetti la mitica Olanda del ’74. Oggi gli Oranje giocheranno anche per realizzare il sogno incompiuto di Cruijff. A parte il portiere-macchietta Jongbloed, la formazione con cui l’Olanda scese in campo all’Olympiastadion di Monaco (perdendo dalla Germania) il 7 luglio 1974 mette ancora oggi i brividi: Suurbier, Rijsbergen, Haan, Krol; Jansen, Neeskens, Van Hanegem; Rep, Cruijff, Rensenbrink. Di che spaventare stasera i bambini spagnoli, per metterli a letto.

    Aldo Cazzullo
    11 luglio 2010© RIPRODUZIONE RISERVATA

  110. Balbo Dice:

    Para comer rico rico os recomiendo la Taberna del Capitan Alatriste. No dejeis de mirar su carta con sus curiosos nombres de platos…. no queda sino batirnos http://www.tabernadelcapitanalatriste.com/

    La proxima quedada de hislibreños la hacemos ahi jejejejejejeje :-)

  111. Ascanio Dice:

    Anda, qué bueno…
    Lástima no haber tenido anoche una “tarta de Flandes” para celebrar la victoria…

  112. Urogallo Dice:

    ¿No la tenías?. Basta remover unos huevos con migas de pan duro, como en la peli.

  113. Ascanio Dice:

    ¿Eso es una tarta de Flandes? Vaya cosa mala, ¿no?
    Entonces me quedo con mi helado de tarta de queso que me zampé. Es que anoche decidí comerme un kilo de papas fritas, 2 bolsas de frutos secos, 3 toneladas de helado… en fin, todo antes que comerme las uñas con tanta angustia. Estuve a punto de estrangularme yo sola con la bufanda de España…

  114. pepe Dice:

    Eso no es nada, querida, que (muy) altos dignatarios del gobierno de la nación (española) han manifestado en una entrevista que se les saltaron las lágrimas (de la emoción)…

  115. Balbo Dice:

    Yo cuando marco Iniesta estaba comiendome un helado Magnum ( de los pequeñitos comprado en el Dia) y le pegue un cacho mordisco que me quedo toda la garganta helada :.p

  116. Lezo Dice:

    Hola Hislibreños
    Lo primero de todo, que alegria por la victoria de España! Yo estaba en Roma, y no veais que ambientazo, toda Roma animaba a España!

    Lo segundo, me gustaria aportar mi granito de arena a la conversación. Objetivamente soy un fanatico de Alatriste, asi que por curiosidad he estado este año buscando libros de Reverte por las librerias de Napoles. Pues bien, son relativamente fáciles de encontrar, tanto en español como en italiano. Incluyendo los del Capitán Alatriste.
    Por otro lado, hay que reconocer que los italianos con los que yo he hablado no conocian al capitán, y eso que estuvo haciendo de las suyas por Napoles… no saben lo que se pierden.
    Tambien destacar que , aunque la mayoria de los españoles que estaban por aqui no se habian leido los libros, al menos si tenian una cierta idea de quien es Alatriste (aunque un poco vaga)

    Pues eso, un abrazo y seguid asi!!!
    ps: muy bien escogido el artículo, Soldadito Pepe!

  117. EL ORO DEL REY – Arturo Pérez-Reverte » Novela histórica » Libros de Historia, libros con Historia – Hislibris Dice:

    […] del Capitán Alatriste, y que por un casual no haya leído ninguna de las tres anteriores novelas (Las Aventuras del Capitán Alatriste, Limpieza de Sangre, o El Sol de Breda) se extrañará de que haya comenzado esta humilde reseña […]

  118. Javier Monteagudo Dice:

    Magnífica su reseña del primer libro de la serie y si te gusta la serie no te pierdas los libros que van a sacar con El País en una edición de lujo con tapa dura en vez de en rústica yo ya me he encargado el primero que se me paso.

Deja una Respuesta