EL BERGANTÍN POTRILLO – Luis Delgado Bañón

EL BERGANTÍN POTRILLO - Luis Delgado BañónNuevamente dedicamos estas líneas a comentar la decimoctava entrega de la Saga Marinera Española, en la que Luis Delgado (Murcia, 1946), capitán de navío y escritor, nos relata pródigamente las aventuras del marino Santiago de Leñanza, conde de Tarfí, y a la sazón ya Duque de Montefrío. Serie marinera e histórica, en la que el autor dirige su atención a la historia naval española, como eje y marco de las aventuras de toda una saga familiar, la de los Leñanza y los Cisneros, unida por lazos de amistad y de sangre.

Tras las aventuras pasadas y relatadas en El navío Asia, Santiago de Leñanza sufre doble humillación: la de tener que volver a España para cumplir sus deberes para con el honor familiar y hacerse cargo de los desastres ocasionados por su prima, abandonando a su amada Beatriz en Veracruz, y a la vez, por lealtad al teniente general don Cayetano Valdés, cae en desgracia a los ojos de los políticos fernandinos, ya que el liberalismo se entiende como un peligro para que se cumpla la real voluntad del Deseado Fernando el séptimo. Así, se le recomienda, perdido el mando del navío Asia, que desaparezca una temporada de la Península, y marche a Indias. Resuelto desgraciadamente el tema familiar, le falta tiempo a Santiago para partir a las Indias, empeñado en recuperar a su amada Beatriz, sin pensar ni por un momento en la situación en que la había colocado con su desaire. Desembarca en La Habana, y espera la oportunidad para partir a Nueva España, lo que finalmente ocurre con la goleta Ventura, cuyo nombre no corresponde a lo que le ocurre en tierras americanas. Hundido y entristecido, retorna a la Habana, con la idea de iniciar el tornaviaje a Cádiz y obligarse a olvidar a su amada.

Pero la fortuna da muchos giros, y he aquí que nuestro protagonista se ve requerido para otras misiones, recibiendo un importante encargo, además de un ascenso: ya exhibe oro en las vueltas, y la faja de general. Celebrando por todo lo alto, recibe otro premio a sus desvelos, éste de índole más personal, íntima y placentera, por parte de una dama habanera de alcurnia.

Así pertrechado, se forma el convoy de buques que Santiago habrá de dirigir y escoltar hacia el continente americano, donde deberá transportar tropas y pertrechos para refrenar con mano dura las ansias independentistas de los territorios de Tierra Firme y Nueva España, así como los de La Plata y el Perú. Pero el flamante virrey de Nueva España, Ruiz de Apodaca, le encomienda otra misión oculta y muy personal, por lo que, una vez colocadas a buen recaudo las tropas de refuerzo, su derrota habrá de continuar hacia el norte de Perú, en aguas del Pacífico y costas mexicanas: Acapulco y San Blas. Es curioso cómo, siendo de bando político distinto, puesto que ya podemos hablar de bandos (el liberal y el absolutista), Apodaca y Leñanza, cuando abordan temas militares, sobre todo la defensa de las posesiones americanas, tienden en seguida al acuerdo.

Así pues, la escuadra comandada por el ya general Leñanza inicia desde La Habana, Cuba, un recorrido que les llevará, primero a las costas venezolanas, donde contactará con el joven general Don Pablo Morillo, que se aprestaba a tomar los baluartes de Isla Margarita y posteriormente, sitiar Cartagena de Indias, y al que le hace entrega de la mitad de las tropas transportadas.

Una vez cumplido este primer paso, el resto del convoy  parte hacia el Sur, para doblar el Cabo de Hornos y dirigirse a Lima donde hará entrega del resto de las tropas, que eran esperadas por parte del virrey del Perú, Marqués de la Concordia, para iniciar una ofensiva en tierras chilenas. Navegación no exenta de peligros, humanos y naturales, de los cuales Leñanza va saliendo triunfador, si bien con algunas desgraciadas pérdidas, como la ocurrida por el naufragio de una de las naves al chocar contra un iceberg en las aguas gélidas del lejano Sur, episodio dramático y muy bien narrado. Desde el principio Leñanza decide izar su insignia en el bergantín Potrillo, embarcación que considera la más marinera y manejable que la fragata Maria Cecilia. Además, la tripulación y los oficiales, comenzando por el teniente de navío Aldana, el teniente de fragata José Butrón, que funcionarán de maravilla en las acciones de guerra que más adelante tienen lugar.

Salpica el autor la navegación de anécdotas y relatos del propio Leñanza, aficionado a mantener a sus oficiales atentos a la historia naval, así como de otros marinos que cuentan de las características y peculiaridades de la costa que se recorre. Muy curiosa la historia del marino cartagenero Juan Fernández, descubridor de las islas que llevan su nombre actualmente, y de la nueva ruta para el tornaviaje hacia el sur.

Una vez en Lima, Santiago Leñanza recibe contraórdenes del virrey, con gran contrariedad por su parte, pero al menos se le permite continuar durante un breve tiempo hacia el norte, en cumplimiento de la misión encomendada por Ruiz de Apodaca, de la que el virrey del Perú tenía información.

Y aquí viene, tras unos cuantos capítulos tranquilos y de poca acción, salvo la cotidiana de mar, la guinda del libro. Los cuatro últimos capítulos, correspondientes a la misión mexicana, son intensísimos y de lectura seguida, acabando con una sorpresa final completamente inesperada, que nos deja con un agradable sabor de boca, y nos prepara para la siguiente entrega, que esperamos nos presente el autor en los próximos meses.

La edición, como siempre correcta y atractiva, incluye un mapa general del recorrido, lo cual es muy de agradecer, aunque quizás hubiera podido mejorarse con algunos planos más concretos de la bahía de Acapulco, de san Blas  o del ataque a isla Margarita.

EL BERGANTÍN POTRILLO
LUIS DELGADO BAÑÓN
Ed, Noray, Diciembre 2010
(18º vol. Saga Marinera Española)

Ariodante
Febrero 2011

[tags]Bergantín, potrillo, Luis Delgado Bañón[/tags]


Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EL BERGANTÍN POTRILLO en La Casa del Libro.

     

18 comentarios en “EL BERGANTÍN POTRILLO – Luis Delgado Bañón

  1. Koenig dice:

    Bien, bien. He empezado a leer la reseña y… ¡Voto a Bríos! Sólo he leído hasta «El Bergantín Penélope» y esta reseña es claramente traicionera en lo que a destripar la novela se refiere.

    Así que con mis felicitaciones a la autora, y a mi mismo por haber esquivado el escollo, viro y me retiro. :-)

    saludos.

  2. ARIODANTE dice:

    Peeero….si no cuento el final, sólo digo que hay sorpresa.

    1. Javi_LR dice:

      Mira, el martes, en el Cervezas y Libros, se lo podemos preguntar al autor mismo:

      «¿Piensa usted que Ariodante en su última reseña destripa demasiado su obra?»

  3. ARIODANTE dice:

    ¿Realmente lo creéis? Es posible, claro, porque cada vez es más difícil decir y no decir. Hay que hacer maravillas para poder escribir sobre una serie tan larga sin dar ningún detalle. Si se habla sólo de las características generales, siempre se diría lo mismo. Si decimos vaguedades, no hay quien distinga un libro de otro. Y si contamos demasiado de cada libro, amargamos al galo (jijiji…) o a otros que quieren la sorpresa.Estar en misa y repicando, ya se sabe, es muy muy complicado. He hecho lo que creía que era algo equilibrado, pero bueno, a veces me dejo llevar…a ver si en la próxima me contengo más.

  4. Urogallo dice:

    Es que ese problema ya surgió con la serie de Cornwell.

    Siéndo libros correlativos, solo se puede comentar el segundo destripándo el primero.

  5. Akawi dice:

    Creo, querida Ariodante, que después de aprender tanto con esta saga de Delgado Bañón, ya estarás preparada para hacerte a la mar. Jejejeje..
    Ultimamente llegas una racha maritima que da gusto y como es habitual en tí, nos has dejado una buena reseña.

  6. Akawi dice:

    Ariodante sabes, estoy leyendo La Cañonera 23, como tú me aconsejaste y me está gustando muchísimo, el autor tiene una prosa magnífica que me ha enganchado con suma facilidad.
    Gracias chiqueta. ¿Es así en valenciá?

  7. luis dice:

    Es difícil, cuando se refiere uno a cualquiera de los volúmenes de la saga, no entrar en un sinfín de pormenores que nos pongan en antecedentes del libro reseñado que destripen un poco al anterior o anteriores. No obstante, seguirá mereciendo la pena leer tales novelas.

  8. ARIODANTE dice:

    Jaja, sí, Akawi, se dice chiqueta (y se escribe xiqueta).
    Efectivamente, Luis, y esperamos seguir leyéndote por mucho tiempo.

  9. Akawi dice:

    ¿Qué tal en Cervezas y Libros, Ariodante? Cuéntanos cómo se desarrollo la tarde.

  10. ARIODANTE dice:

    Ya lo he contado…probablemente podrás leerlo el lunes. No he podido hacerlo antes porque llegué ayer de Madrid.
    Pero lo avanzo: por parte de los ponentes, estupendo (incluyéndome yo como lectora, jajaja!) Por parte del público asistente, también estupendo porque preguntaron mucho y hubo mucho rato de intervenciones. Por parte del público que no asistió…pues ahí está la pena. Que llovía y hacía un frío de mil demonios, y claro, eso corta de salir, y no se llenó, lo cual a mí me hubiera gustado porque tanto Luis como Edward se desplazaron expresamente para el acto, y lo hicieron desinteresadamente, como todos, pero ellos tenían que venir de la periferia. Otros sólo tienen que cruzar Madrid. Aun así, estuvieron simpatiquísimos ambos y muy divertidos.

  11. Javier Monteagudo dice:

    Ariodante fantástica reseña de un libro genial que estoy a medias de leer. Gracias a Luís Delgado por escribirlo y desear que goce de buena de salud y yo tambien para podeer acabar de leer completa la saga marinera española. Todavía sigo buscando una saga marinera española de otros siglos y lo único que he encontrado es lo de noray de Narrativa Marítima pero que son libros normalmente sueltos y sin continuación, que son entretenidos de leer pero nada que ver con lo de Luís que exprime a fondo el siglo XVIII y novela todos los hechos históricas de la Real Armada Española en este siglo y logrando que ficción, historia y entretenimiento sean todas una cuando estás leyendo cada uno de sus libros. Verdaderamente de matrícula de honor y en este campo creo que es un autor inmejorable si hablamos de literatura naútica de la Armada Española.

  12. Akawi dice:

    Me alegro de que haya ido bien, ya lo leere cuando salga.
    Lástima que el frío y la lluvia impidieran la asistencia de más gente.

  13. ARIODANTE dice:

    Javier, ¡contigo Luis Delgado no necesita muchos más valedores! ¡Eres un admirador nato! Luis trata el último tercio del siglo XVIII y sobre todo, se centra en el XIX. Hay un inicio de saga en el XVIII en la serie de Sartine, de Juan Granados, y con sagas o sin ellas, Edward Rosset explora a fondo el siglo XVII. O sea, que tienes para elegir. Jorge Villar ha comenzado una serie, también del XVIII con La campaña de Cabrera y El departamento de Cartagena, pero son más aventureros y muy poco históricos.

  14. Valeria dice:

    Aviso a navegantes en tiempos de crisis:
    La librería Náutica Cal Matias está liquidando libros por traslado. Algunos de los tomos de Una saga marinera española editados por Editoria Aglaya se pueden conseguir por menos de cinco euros.

  15. Geerardo Medrano dice:

    Como podria conseguirme ese libro…Yo vivo en una Comuna de Chile y el nombre de mi pasaje es Bergantin Potrillo pues es asi que di con este libro, me gustaria tenerlo…
    Desde ya Muchas Gracias.

  16. ARIODANTE dice:

    Hola, Gerardo, el libro lo puedes conseguir por Amazon, y si no estuviera disponible, escribes a la editorial Noray y se lo pides.

Responder a Valeria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.