EL ÁRBOL DEL AHORCADO Y OTROS RELATOS DE LA FRONTERA – Dorothy M. Johnson

517XHmwPN3L._SX306_BO1,204,203,200_Junto a “Indian Country”, la otra recopilación de relatos que también publica Valdemar, este libro constituye el núcleo fundamental de la narrativa corta de D.M. Johnson. La autora de Montana muestra en ellos una gran profundidad psicológica y un fuerte deseo de retratar a las personas reales que existieron y sirvieron de fundamento a los mitos y la épica del Lejano Oeste. Su interés y conocimiento de la cultura de los indios de las llanuras y de los modos y costumbres de los pioneros que colonizaron el estado de Montana son el detonante y la materia prima de sus narraciones, teniendo casi todas ellas como escenario algún rincón de Montana. Muchos de estos relatos fueron publicados en revistas como The Saturday Evening Post, Argosy, Collier’s o Cosmopolitan, revistas todas ellas que han sido paradigma de la cultura popular y de la literatura comercial norteamericana. 

Sobria y escueta en su estilo, Johnson muestra una amplia gama de tonalidades, y en sus narraciones pasa de la tragedia o la épica al humor, teñido a veces de melancolía, de realismo y brutalidad…recurriendo con frecuencia a un lirismo y una ternura que emocionan al lector.

El universo que encontramos en estas historias está pleno de vaqueros, diligencias, indios, tramperos, bisontes, buscadores de oro, predicadores enloquecidos, personajes míticos del Far West… son narraciones sobre lo que ocurrió realmente durante el siglo XIX; buena parte de la historia de la formación de los Estados Unidos. La mirada que la autora les dirige es a veces cálida, a veces distante, pero siempre con un punto de ternura, incluso cuando desarrolla situaciones altamente dramáticas, centrándose en periodos y ambientes específicos del western.

Johnson ha mantenido una magnífica relación con el cine: no solo porque -como ella misma ha afirmado- es una entusiasta del western en la gran pantalla, sino porque  la adaptación de sus relatos al cine ha sido bastante notable, sobre todo en manos de un gran cineasta como John Ford, al cual le han venido como anillo al dedo los textos de la autora de Montana. Ella es un buen ejemplo, por otra parte, de lo que el western cinematográfico ha podido recibir de la literatura que le ha servido de inspiración. Fueron los cineastas quienes buscaron adaptar sus relatos.

De esta serie de relatos, nueve son cortos y el décimo, largo, que es el que da título al libro. Casi todas están ambientadas en el siglo XIX, más temprano o más tarde.

La hermana perdida es una narración increíblemente lúcida en su dramatismo. La cuenta un niño que vive con su madre y tías mayores. Señoras ya maduras y devotas se enteran que una de sus hermanas, raptada por los indios de niña, ha sido localizada y recuperada. Esto causa un enorme revuelo en la casa, las hermanas se entusiasman por el reencuentro, y la casa bulle de preparativos para su recibimiento, sin imaginar por un momento que la mujer que va a llegar, tiene unos cuarenta años, de los cuales casi en su mayoría los ha pasado con una tribu india, se ha casado con un indio y ha tenido un hijo mestizo. En suma…es una india. Y no habla inglés.

En La ultima bravata, unos  malhechores («Nací fuera de la ley y básicamente me he quedado fuera de ella») son finalmente aprehendidos y llevados a la horca, y los recuerdos de uno de ellos, Wolfer Joe componen este relato, con unos recuerdos antes de morir. Son los recuerdos de un amor frustrado.

Bandido improvisado  es la siguiente narración, en la que un vaquero se ve envuelto en un buen lío al implicarse casualmente con una banda de atracadores.

El hombre que conoció a Buckskin Kid  es también otro juego de carambolas que un granjero recuerda cómo, cincuenta años atrás, estuvo en contacto con un pistolero y una violenta banda, y cómo una intervención ajena le libra de un futuro desastroso.

Un regalo junto a la carreta trata una historia que tiene un anclaje en el pasado: una familia de granjeros recoge  a un hombre malherido y le cuida. Y los recuerdos resurgen en este hombre, en cuyo lejano pasado ocurrieron unos dramáticos hechos que ahora querrá aclarar.

En Tiempo de grandeza  un hombre recuerda un suceso que le ocurrió a los diez años, cuando sus padres lo enviaron a trabajar para un viejo y ciego hombre de las montañas, que tras vivir múltiples aventuras, se ve en su ancianidad recluido en su cabaña con su caballo y su squaw que le cuida y necesita ayuda. La relación del niño con el viejo es distante pero en el fondo no falta un atisbo de ternura.

Diario de aventura  vuelve al tema de los encuentros casuales: un joven aventurero del Este, estudiante de Latín y Griego, que ha estado viviendo temporalmente con unos indios crows, para conocer sus costumbres, tiene, tras un ataque de indios cheyennes, un accidente: se encuentra aislado, solo, y con una pierna rota en plena montaña a punto de comenzar el invierno. Va escribiendo breves notas en su diario, destinado a quien le encuentre, y sobre todo, pensando en su novia, que quedó allá en Vermont con la promesa de su retorno y casamiento. La vida cambiará sus proyectos. Cómo lo hará y las casualidades que el destino le depara son el tema de esta  narración.

La historia de Charley  es una complicada red de encuentros y desencuentros,  en el que la vida errante de dos jóvenes pioneros que quieren empezar su vida común en el Oeste, se ve trastornada por las circunstancias hasta el punto de lanzarles a puntos opuestos. Una chica que se hace pasar por chico, para sobrevivir en un mundo de hombres violentos, un joven emprendedor que ve truncarse sus esperanzas, una dramática historia de amor y azar.

La squaw de la manta  es la única que está narrada desde un tiempo más cercano, aunque luego los recuerdos llevan al lector a un pasado más lejano. Las relaciones contrastadas entre dos niñas y después jóvenes, una blanca y la otra india, pero educada entre blancos, muestra el conflicto entre razas, como el primer relato del libro, La hermana perdida.

Finalmente El árbol del ahorcado cierra el libro con esta magnífica narración larga, que la mayoría conocerá por el cine, a cuyas pantallas fue llevada por Delmer Davies en 1959: en la época de la fiebre del oro, a un caótico y pobre poblado minero de Montana llega Joe Frail (Gary Cooper), un extraño y contradictorio médico sobre el que parece pesar un oscuro pasado. Tras el asalto de unos bandoleros a la diligencia, la única superviviente resulta ser una inmigrante suiza (Maria Schell) que, a causa de una insolación, se queda ciega. De cuidarla hasta que recupera la vista se ocupará Frail.  El empecinamiento de la chica suiza en asentarse en aquella violenta población minera y la lucha por la supervivencia, con una historia de amor por en medio, constituyen una de las más bellas narraciones, contada con sencillez y sobriedad.

El espíritu de los pioneros, la lucha -muchas veces épica- por la supervivencia, personajes normales en situaciones límite, reencuentros inesperados, el azar del destino, los recuerdos y explicaciones retrospectivas, son características que forman un hilo conductor que guiará al lector y le hará identificarse con los protagonistas, o al menos, vivir las historias que se nos cuentan con gran emoción.

Introducción : Alfredo Lara
Traducción de Gonzalo Quesada
Colección: Frontera / FR-005
ISBN: 97884-7702-754-6
págs: 304
Valdemar,  2013

 

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando EL ÁRBOL DEL AHORCADO Y OTROS RELATOS DE LA FRONTERA de Dorothy M. Johnson en La Casa del Libro.

     

5 comentarios en “EL ÁRBOL DEL AHORCADO Y OTROS RELATOS DE LA FRONTERA – Dorothy M. Johnson

  1. Urogallo dice:

    ¡Que bellos libros nos ofrece Valdemar!

  2. Balbo dice:

    Tendrían que conseguir los derechos sobre Valor de Ley, de Charles Portis. Os lo recomiendo. ;-)

  3. ARIODANTE dice:

    A mi aún me quedan por leer varios de la colección. Entre ellos, Indian Country.

  4. Hagakure dice:

    Este libro, así como toda la colección, es un bello y completo fresco sobre lo que se ha convenido en llamar “La Frontera”. Valioso.

  5. Argonauta dice:

    yo cuando leí Indian Country me quedé sin palabaras, cada relato es una pequeña obra de arte. No sabía que la misma autora tenía este otro en la misma colección… me lo apunto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.