DOS NOVELAS DEL SIGLO DE ORO ESPAÑOL – Fernando de Villena

Fernando de Villena (Granada, 1956) es un escritor español y miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada. Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Granada, con una tesis sobre el poeta cordobés del siglo XVII Luis Carrillo de Sotomayor. Reside en la actualidad en Granada, donde es profesor de Literatura Española. Ha publicado novelas, varios libros de crítica literaria y poemarios. Su obra poética nace influida por la belleza y perfección formal de la poesía de los siglos de Oro para abrirse más tarde a influencias contemporáneas. Cada uno de sus libros es una aventura distinta, unidos por el culto a la palabra, el amor al pasado, el gusto por las imágenes nuevas y por el color, la emoción ante la naturaleza, ante algunas obras del hombre y, sobre todo, por la búsqueda incesante de lo bello y lo misterioso.

RELOX DE PEREGRINOS
Diputación Provincial de Málaga, 1995

Novela que recrea el universo del Siglo de Oro español,  cuyo título homenajea a otro escritor del siglo, Fray Antonio de Guevara, que con su obra Relox de príncipes marca los pasos sobre la mejor gobernación a los soberanos. La  obra que nos ocupa se dirige a los peregrinos por los caminos que han de recorrer.

Peregrinando, pues, de una ciudad a otra entre España e Italia, el protagonista de la novela, el joven Fernando de Vega y Tenorio, granadino de Almuñécar, cuenta sus andanzas y aventuras al párroco de San Giovanni, en Roma. De cómo y por qué llegó hasta allí desde su pueblo natal y en una segunda parte, de cómo retornó, en 1610, al suelo patrio para encontrar y recobrar lo perdido y anhelado. Historia, pues, circular y redonda, en la que lo importante es el recorrido y lo que en él se cuenta.

Para todo ese peregrinaje, que es a la vez una iniciación a la vida de un joven que ha preferido ―hasta el momento― el estudio a la acción, el pretexto es el descubrimiento de un pergamino con una confusa indicación  sobre un tesoro escondido.  A causa de ello Don Fernando ha de huir de la casa paterna, conoce en su camino a un gran amigo valenciano, Don Enrique, que le acompaña en una parte de sus aventuras por Andalucía y cuya partida produce en nuestro protagonista gran desazón. Recorren Málaga y Sevilla, retornan a Granada, y finalmente Don Fernando parte hacia Italia, que desde Nápoles a Venecia, de ciudad en ciudad, va descubriendo las bellezas de aquel maravilloso país en el esplendor de su renacimiento, así como las bellezas de carne y hueso, que ya en palacios o conventos se abren como flores ante el empuje de tan gallardo doncel. En Venecia entra en contacto con alguien que le da la clave de dónde ha de buscar el tesoro escondido, por lo que la segunda parte del libro consiste en el recorrido de vuelta, pasando por Barcelona, Aragón, la corte madrileña de Felipe III, Toledo y finalmente, Granada. El verdadero tesoro, en mi opinión, es el descubrimiento de Isabel, a la que, habiendo tenido tan cerca, no supo reconocer hasta que su hermano, Don Juan de los Palacios da la clave del misterio de la identidad de la dama.

Engarza el autor con gran habilidad temas típicos del siglo, como la contraposición amor profano/divino, el recurso a los clásicos grecorromanos, el juego de la doble identidad hombre-mujer, el viaje como aventura y como conocimiento, patrón cervantino. Homenajea a los astros de la literatura haciéndoles deambular en algún momento por la escena, como Lope, Cervantes, Góngora, Quevedo, etc., incluso realiza un breve cameo el propio rey. Y así como el reloj va siguiendo las horas paso a paso, nos lleva el autor de la mano junto al protagonista, de la ceca a la meca, deambulando por un siglo que ha dado en España tantas luminarias como estrellas el cielo.

Obra breve que no cansa, distrae y entretiene a la vez que nos hace disfrutar de un lenguaje cuidadísimo, lenguaje que se ajusta al de la época y crea el clima ideal para ambientarnos, más que el paisaje y más que lo que cuenta. Es la forma, el estilo, el que lleva aquí el peso de la trama y de la historia.

******************

I G U A Z Ú
Port Royal Ediciones, 2006

Novela  de aventuras de corte histórico, enlaza esta obra con la anterior del mismo autor: Relox de peregrinos, (1995), ya que el personaje central y narrador, Miguel, es hijo de Fernando de Vega y Tenorio, protagonista de la precedente. Continúa la casa natal en Almuñécar (Granada), donde nace Miguel a principios del siglo XVII. La acción, sin embargo, comienza al llegar el joven a los veinte años y su padre, ya en la cincuentena, viéndose envueltos en gravísimos y tristes sucesos que perturban totalmente la vida familiar. Un asesinato, la fuerte sospecha sobre una sirvienta de confuso origen, una desaparición… son los detonantes para el desarrollo de esta larga y complicada aventura que el joven Miguel vivirá junto a su padre y posteriormente en soledad, y que le convertirá en todo un hombre.

Pero no sólo enlazan las dos novelas por los personajes, sino que el estilo y el tono general de esta podría muy bien ser una continuación de la primera, si bien el exotismo de los escenarios americanos contrasta con el clasicismo de las ciudades que recorre el padre en su juventud, a lo largo de su periplo europeo. El estilo usado en ambas nos retrotrae al Siglo de Oro, no sólo por las citas de otros ilustres literatos, sino por el vocabulario, los giros, la inserción de poemas de la época, los temas tratados: lances amorosos y de honor, dobles identidades, aventuras galantes y algo de picaresca, sueños de grandeza y dura realidad cotidiana. A pesar de estar narrada igualmente en primera persona, la obra abunda en múltiples narraciones secundarias, al modo cervantino, como  la  anterior, a través de las que conocemos por diversas voces la historia del siglo, de las ciudades y parajes visitados, las leyendas sobre ellos, la ficción y la realidad. Tragicomedia, con breves y finos toques de humor y de amor que salpimentan ambas narraciones, en las que Fernando de Villena nos transporta a otra época con el simple pasar de las páginas, que mantienen el atractivo y el interés constante.

Padre e hijo, junto a dos criados, viajan en persecución de la presunta asesina hasta Sevilla, donde también han de esquivar peligros, y de allí embarcan, siguiendo la estela de la joven,  cruzan la mar océana hasta Santa María del Buen Aire (Buenos Aires), se internan en la selva, atraviesan páramos y montañas, son atacados, han de evitar indios caníbales, traficantes de esclavos, tienen encuentros con los misioneros jesuitas que están desarrollando una experiencia especial con los musicales guaraníes, hasta llegar a las inmensas cataratas del Iguazú, que es donde se desvela el misterio ―o más bien una parte importante de él― de las identidades cruzadas. El retorno no deja de ser problemático, y las aventuras constantes, con un final algo teatral, donde se explican los motivos que dan origen a toda la historia.

******************

En suma: dos deliciosas lecturas, que leemos de un tirón y que por un tiempo nos sumergen por completo en un siglo maravilloso para la ficción y para la aventura. La primera más comedida en cuanto a la acción, la segunda de trama más complicada, más movimiento y escenarios más impactantes, donde  estilo y lenguaje se equilibran con la acción. Ambas se completan y complementan, por lo que recomendaría una lectura sucesiva.

Ariodante.
Mayo 2012.

Technorati Tags: , , , ,

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando DOS NOVELAS DEL SIGLO DE ORO ESPAÑOL en La Casa del Libro.

 

 

8 Respuestas a “DOS NOVELAS DEL SIGLO DE ORO ESPAÑOL – Fernando de Villena”

  1. rosalia de bringas Dice:

    Felicitar a la reseñadora por recordarnos este par de novelas tan interesantes sobre el Siglo de Oro español.
    Y, por supuesto, a Fernando de Villena, Don Fernando, de quien presumo haber tenido el placer de escuchar su verbo poético y precioso.
    Procuraré, desde luego, leer su prosa.
    Mi enhorabuena a ambos.

  2. ARIODANTE Dice:

    Gracias, Rosalía. El mérito lo tiene por entero Fernando, que es un escritor como la copa de un pino.

  3. Trecce Dice:

    Sin quitar mérito al autor, enhorabuena a la reseñadora.

  4. ARIODANTE Dice:

    Gracias, Trecce.

  5. Publio Dice:

    Buena reseña, Ario. Dos libros a tener en cuenta y que desde ya quedan anotados.

  6. Vorimir Dice:

    Buena doble reseña Ario sobre un autor conocido -como bien sabes- en la casa Hislibreña por su “Los siete libros del Mediterráneo”:

    http://www.edicionesevohe.com/index.php?main_page=product_info&cPath=4&products_id=17

  7. ARIODANTE Dice:

    Sí, lo sé, Vorimir, Fernando tiene un precioso libro de poesía …con una preciosa portada, sí….

  8. TIGLATH Dice:

    Gracias Ariodante!
    Que deliciosa doble reseña. has conseguido que aumenten mis ganas de seguir leyendo a este autor. Despues de mi buena experiencia con “Mundos cruzados” seguire adentrándome en su obra.

Deja una Respuesta