CONDE DE ARANDA 14, 14-BIS – Javier González

CONDE DE ARANDA 14, 14-BIS - Javier GonzálezSeñoras, señores y niños, habitantes todos de la casa libre e independiente de Conde de Aranda, 14, 14 bis. Donde nadie es menos que nadie, donde los locos son cuerdos, donde los que nada tienen encuentran todo. Roca de náufragos y refugio de incómodos, sed bienvenidos…

He de reconocer que hasta que no he terminado de leer este libro, Conde de Aranda 14, 14 bis, de Javier González, no he querido ver por internet ninguna foto de la casa en cuestión, pero tras su apasionante lectura no me he podido resistir y me he lanzado a ver imágenes del lugar donde la historia y la literatura se dan la mano. Al autor ya lo conocía de haber leído otras obras suyas, como El viaje de los cuerpos celestes y Cinco segundos, y en verdad que esta última novela no desmerece en nada sus habilidades como narrador. Nos encontramos con uno de esos escritos que dejan tan buen sabor de boca que cuando pasan los años todavía te acuerdas de escenas y hechos ocurridos, confiando siempre en que algún día volverás a reunirte con los curiosos habitantes de la calle Conde de Aranda.

Pero qué hace tan especial esta novela. Es un poco difícil de explicar. Como cuando te piden que describas los sabores de un apetitoso plato que comiste en tu infancia, o que rememores el color de los primeros sentimientos de amor de tu adolescencia. Algo tienen de especial, pero son complicados de explicar con las palabras. Como ya he dicho, en ella, en esta novela, se junta en el mismo lugar lo misterioso, histórico, peculiar, terrorífico y cotidiano. A veces en una esquina de una de sus habitaciones puedes encontrarte con una novela de época; en otra, con una juvenil; en otra, con una de la Guerra Civil en Madrid. Como si metieras en una coctelera una novela histórica junto con El Hogar de Miss Peregrine para niños peculiares y lo agitaras al máximo hasta conseguir una bella obra literaria. 

Los ingredientes parecen apetitosos, ¿verdad? Pues bien, si he conseguido que se intrigue un poquito, pasemos al meollo de la reseña. ¿De qué va? Lo primero es darle protagonismo al edificio. Si alguien conoce Madrid ya sabrá dónde se sitúa la calle Conde de Aranda, pero si alguien no conoce la capital en demasía indicarle que esta rue se halla en el prestigioso Barrio de Salamanca, el más exclusivo de Madrid, donde existen edificios que te quitan el hipo por grandiosos. Y, claro, el nuestro en cuestión tampoco lo desmerece. Este peculiar edificio que  en un principio fue alcázar, luego palacio y finalmente convento es donde a través de los siglos un buen número de náufragos y perseguidos de la justicia (o de las injusticias) han recalado. Y es precisamente donde nuestro otro protagonista recala, un pícaro reportero que poco a poco va desentrañando los misterios que alberga, y que todavía atesora, dicho emplazamiento.

Allí, a través del diario de la niña Rufa, podremos viajar por las vivencias sufridas por sus habitantes desde que los moros eran los señores de Mayrit hasta los vaivenes producidos por la Guerra Civil Española. Al principio, he de reconocer, me costó ubicar el elemento histórico en la novela, a pesar de que en la misma portada del libro lo especificara claramente como “novela histórica”.  Pero poco a poco, a través de la gran matriuska de historias, al estilo de las Mil y una noches, el elemento histórico comienza a posarse poco a poco, como si la historia rodeara aquella casa convirtiéndola en un verdadero refugio de náufragos e incómodos. Nuestro avispado periodista conocerá, además de sus habitantes, un misterio de la guerra civil (con el que aumentará su magra cuenta corriente), las fantásticas aventuras del Madrid medieval e incluso las maravillosas aportaciones mágicas de un Houdini post mortem que harán vibrar al lector de principio a fin. Cada personaje de Conde de Aranda 14, 14 bis es inolvidable, desde recias monjas, adivinas, cuidadores de vacas gigantes, titanes de corazón avieso, héroes, villanos, anarquistas de tapadillo, hasta fantasmas que guardan tesoros. Cada uno de ellos, repito, me ha conquistado el corazón.

Una lectura que engancha y que los amantes de la literatura y la historia no deben dejar de pasar. Así que les dejo a ustedes, pues creo que me voy a dar una vueltecita por aquel barrio a ver si acercándome a su vereda puedo entrar en otra aventura al igual que hizo Alicia al caer por el agujero.

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando CONDE DE ARANDA 14, 14-BIS de Javier González en Amazon.

2 Respuestas a “CONDE DE ARANDA 14, 14-BIS – Javier González”

  1. Ariodante Dice:

    A mí la lectura de esta novela me sedujo desde el primer momento. Absolutamente recomendable.

  2. Txema Dice:

    Estupenda novela. Entretenida, imaginativa, divertida, sorpresiva… Vamos que me la empecé en el AVE Valencia Madrid y me la acabé en el AVE de vuelta.

    Javier dice que escribe las novelas que le gustaría leer. Yo digo que Javier escribe las novelas que me gusta leer y que me gustaría escribir.

    Una novela en el que sus personajes tienen algo especial, todos y cada uno de ellos. Los escenarios son evocadores y al igual que me sucedió con Cinco Segundos, al acabar tienes muchas ganas de conocer el lugar en el que se desarrrolla parte de la novela.

    Un poso histórico muy bien ambientado, una imaginación desbordante que te sorprende y descoloca a la menor ocasión, una socarronería del protagonista que se te hace simpático a pesar de ser un fantasma con cadenas y todo, y una frase final relacionada con los sueños que me parece genial y que suscribo.

    En definitiva, literatura de entretenimiento para devorar y que te deja con muy buen sabor de boca.

    Opino.

Deja una Respuesta